Apantallar con novia, pero sin compromiso

Los dos candidatos a la presidencia han estado bajo gran presión de presentar a las personas claves de su gabinete. La gente quiere saber qué tipo de personas van a gobernar. No quieren firmar cheques en blanco. Tampoco confían en programas, en papeles, quieren ver personas confiables.

Hay temores que en un gobierno de Rodrigo Ávila sigan mandando los mismos de ahora. O sea, que en vez de apertura y reforma haya continuismo. La forma más convincente de disipar estas dudas es presentar a personas nuevas que ocuparán puestos claves. Personas comprometidas con las reformas democráticas y el fortalecimiento de las instituciones. Y con experiencia y capacidad para pilotear el barco en tiempos de tormenta.

Hay temores que en un gobierno de Mauricio Funes mandarían los comandantes del FMLN, los cuadros del Partido Comunista, los amigos de Hugo Chávez. O sea, que en vez de ‘cambio seguro’ haya ruptura con la democracia representativa, erosión de las libertades, alineación del país al eje Venezuela-Cuba, experimentos económicos estatizantes, etc. La forma más convincente de disipar estas dudas es presentar a personas con credenciales democráticas y probada capacidad que ocuparán los puestos claves. Personas que inspiran confianza a inversionistas y empleadores.

Los sectores que tienen estos temores frente a las dos fórmulas presidenciales y sus partidos son los que van a decidir esta elección. Son los que quieren estabilidad, pero no al precio de continuismo y estancamiento. Son los que quieren cambio, pero no al precio de perder la estabilidad y las libertades. Es la gente que exige a los candidatos que les enseñen a las personas claves de su futuro gabinete.

Lastimosamente, ninguno de los dos candidatos y partidos está dispuesto de contestar esta pregunta clave. Rodrigo Ávila ha dicho que no va a entrar a este tema antes de las elecciones. Lamentable, pero por lo menos claro.

Mauricio Funes, en cambio, está haciendo un juego de apariencias: Confrontado con enormes dudas y contradicciones en cuanto a quién mandaría en un gobierno del FMLN, comienza a mencionar personalidades de renombre y prestigio profesional. Los incorpora en su “equipo de gobierno”, pero inmediatamente los poderes fácticos de la Comisión Política del Frente dicen que no se trata del futuro gabinete, sino de asesores del candidato. Y tanto el candidato y los personajes mencionados se apuran a confirmar que nunca han hablado de cargos en el gabinete, sino de la elaboración de políticas públicas...

Muchos interpretan esta indefinición como una nueva manifestación de las contradicciones entre candidato y partido, entre moderados y ortodoxos. No lo creo. Esa es más bien la falsa pista que Mauricio Funes quiere dar para seguir construyendo su imagen de hombre independiente del partido y como moderado.

En realidad es una estrategia electoral consensuada entre el partido y su candidato. Es una división de trabajo: Tu juegas el papel de moderado que te permite acercar y poner en función de la campaña a personalidades y sectores de centroizquierda - y al mismo tiempo que aparecen en tus spots de televisión pidiendo el voto para vos, los lanzas al ruedo para que los dudosos vean caras confiables... Y nosotros, el partido, trabajamos tranquilamente en el plan de cómo asumir los puestos claves en los ministerios, en las instituciones, en la administración pública. Sobre todo en las áreas que permiten construir poder local, instituciones paralelas, movimiento social, redes territoriales...

Si se gana, a lo mejor estas alianzas y estos personajes siguen siendo útiles en los ministerios que de todas formas el FMLN no los quiere ocupar como partido. En los ministerios que de todos modos serían sujeto a mucha presión de parte de la empresa privada, los Estados Unidos, y la clase media. Presión de concertación y de estabilidad...

Y si no se gana, por lo menos se ha conseguido dividir y neutralizar a los sectores de centroizquierda, comprometiendo una parte con la campaña de Funes, empujando la otra parte hacia la derecha...

Lo del ‘equipo de gobierno’ de Funes es un juego de apariencias, donde los engañados son los votantes que se dejan confundir - y algunos de los personajes que se dejan utilizar. Muchos de ellos, no lo dudo, de buena fe. Otros, por puro oportunismo. Algunos, me consta, para evitar lo peor. Bueno, tal vez estos últimos tengan razón: En caso que gane Funes, preferiría tener en la cancillería a una persona íntegra como el doctor Dada, si esto es la forma de evitar que Nidia Díaz se convierta en la jefe de la diplomacia salvadoreña. Preferiría tener a María Isabel Rodríguez, mi amiga Chabelita, en Salud, en vez del doctor Guillermo Mata, quien condujo para el FMLN la huelga de los médicos y la casi destrucción del Colegio Médico.

Hay un momento en la jugada cuando no tener novia es mal visto. Entonces, mejor conseguirse una(s), pero sin asumir compromiso.

(El Diario de Hoy, Observador Electoral)

Certifica.com

SEXTA COLUMNA: CON LOS DADOS RECARGADOS DE ARENA.

Faltan pocos días para que las y los electores salvadoreños, acudamos a las urnas para votar y elegir al Presidente y al Vicepresidente de nuestra República para los próximos cinco años. Este evento forma parte de la modalidad democrática de gobierno que se encuentra vigente en El Salvador actualmente. He observado esta campaña electoral con el mayor cuidado que me ha sido posible, y debo hacer notar que durante más de un año, el partido político participante denominado FMLN, ha ido varios pasos adelante del partido ARENA.

Insisto en precisar la condición de partido electoral del FMLN, porque dejó de ser un Frente político militar hace muchos años y porque, además, no ha podido o no ha querido contribuir a la construcción de una alianza o coalición político electoral de partidos legalmente constituidos para ampliar las posibilidades de lograr la alternancia en el ejercicio del poder en El Salvador. No olvidemos que el FMLN ha perdido las tres últimas elecciones presidenciales, es decir, en todas las que ha participado desde su inscripción legal. Además, al calor de la campaña, algunas personas tratan de emular al FMLN con la UNO, pero el actual FMLN, orgánica y políticamente, dista mucho de la Unión Nacional Opositora de los años setenta, que derrotara al PCN en dos elecciones presidenciales, obligándolo a implementar sendos fraudes electorales en 1972 y 1977. Sin embargo hay que recalcar que, tanto en aquellas circunstancias como ahora, el eje principal de las campañas oficialistas y de los sectores capitalistas tradicionales, en contra del adversario político, ha sido el anticomunismo, aplicado a toda manifestación opositora con perspectiva de poder, llevado al extremo de convertirlo en una especie de ideología.

Hecha esta aclaración, decía que: El FMLN seleccionó y lanzó en primer lugar a sus candidatos a Presidente y Vicepresidente, propició o permitió la conformación de un Movimiento de Amigos de Mauricio, organizó la consulta ciudadana para estructurar su Programa de Gobierno, estableció contactos y concitó apoyos con significativos sectores de Salvadoreños en el Exterior, solicitó y llevó a cabo reuniones con importantes funcionarios del Departamento de Estado de los Estados Unidos de América, propició y realizó giras de acercamiento con Gobiernos Europeos de diferentes signos políticos, inició intercambios de ideas con primordiales Empresarios Salvadoreños, ejecutó giras de acercamiento con Gobernantes de América Latina y Centroamérica, sostuvo contactos con importantes Empresarios Extranjeros, realizó entrevistas con destacados medios de comunicación internacionales, ha desarrollado los puntos estratégicos de su Plan de Gobierno, y sobre esa base logró un posicionamiento político con una ventaja significativa y sostenida, que ha tenido un importante tropiezo en el hecho de no haber renovado su propuesta política para la Alcaldía de San Salvador, cuyo desempeño no convenció a la mayoría de votantes de la Capital, a pesar de tener elementos capaces de superar esos déficit y a pesar de contar con proyectos atractivos para el electorado capitalino.

Mientras este proceso se desarrollaba, el partido ARENA hacía lo propio, teniendo que luchar con el desgaste natural de cuatro períodos de gobierno y, sobre todo, con sus cuestionables resultados en lo económico, lo político, lo social, lo ambiental y lo administrativo público. Este partido seleccionó a su candidato a Presidente y también a su candidato a Vicepresidente en procesos controversiales, presentó tarde su Plan de Gobierno y no ha tenido el despliegue de relaciones políticas y públicas que requieren las circunstancias, por tanto, ha estado en desventaja en la mayoría de sondeos sobre preferencias electorales durante la mayor parte de la campaña; sin embargo, su triunfo en San Salvador le ha refrescado y por sobre todo cuenta con el respaldo incondicional de diversos y poderosos actores económicos, sociales y políticos, que le han hecho la contra campaña permanente al FMLN. La mayoría de Instituciones Gubernamentales, es decir, del aparato de gobierno, los más influyentes medios de comunicación televisados, hablados y escritos, la gran mayoría del empresariado salvadoreño, vale decir, el gran capital y sus aliados externos, y el propio aparato partidario de ARENA, se han coordinado para desatar, principalmente durante las últimas seis semanas, una especie de ventarrón propagandístico en el que casi no hay límites de ninguna naturaleza.

En casi todo tipo de expresión pública, ya se trate de programas de gobierno, declaraciones presidenciales o ministeriales, editoriales, entrevistas, artículos de opinión, noticieros, campos pagados, columnas periodísticas, caricaturas, programas especiales, conferencias, foros, paneles, correspondencia empresarial, comunicaciones electrónicas, etc., se tergiversa o se falta a la verdad, se carga la mano o se cargan los dados en contra del partido opositor identificándole con otros partidos políticos extranjeros, discursos y lineamientos políticos de mandatarios extranjeros, y no hay ningún escrúpulo para acusarles de asesinatos masivos y de toda clase de desatinos e incapacidades a los adversarios políticos que podrían hacer efectiva la alternancia mediante elecciones democráticas y en paz relativa por primera vez ¡ desde 1931 por lo menos!

Para impedir un posible triunfo de la oposición se hace acopio de todo tipo de recurso, a sabiendas que el oficialismo no tiene nada más que ofrecer y sí muchas cuentas que rendir y, probablemente muchos intereses creados que perder. Incluso se trata de sostener argumentos, a todas luces fuera de lugar, como el de que estaríamos eligiendo entre dos sistemas, y que se debe votar con sabiduría y sensatez, por supuesto siempre que el voto sea para el oficialismo y en contra de los comunistas. Y hay más, se dice que se debe preservar nuestro sistema de libertades.

En mi caso particular, que posiblemente compartirán muchas personas, reconozco que en El Salvador existe un conjunto de derechos y libertades en diversos ámbitos y dentro de los límites que marca la ley, y todo ello habría que preservarlo. Sin embargo, libertades fundamentales que tienen que ver con la elección de mandatarios, algunas manifestaciones de la libertad de expresión, la organización laboral en diversos sectores de la economía particularmente del agro, la libertad de competencia antimonopolista, y el libre acceso a la información pública, entre otras, de hecho se coartan y nos han sido conculcadas a la mayoría de la población durante décadas. Aunque no nos guste, nuestro país se parece en eso a algunos países gobernados por partidos comunistas. Habría que cambiar tal situación.

En El Salvador los cambios de gobierno han sido casi siempre dentro del mismo partido político, al grado que el actual Presidente ha maniobrado hasta la saciedad para garantizar la continuidad de su círculo de poder. Asimismo, opino que es falso que el 15 de marzo nos toque elegir entre capitalismo y socialismo, o entre democracia y dictadura, puesto que El Salvador es un país inequívocamente capitalista, cuya naturaleza del estado es republicana y su forma de gobierno democrática y representativa. Y aunque lo que voy a afirmar es discutible, lo que tiene sentido político en nuestro contexto es trabajar por las reformas, de toda naturaleza, que nos permitan avanzar hacia un capitalismo moderno y desarrollado, profundizar la democracia y redistribuir la riqueza socialmente generada.

Independientemente de que algunas personas representativas del FMLN consideren que este partido es “alternativa” al capitalismo predominante, ninguna revolución social de carácter socialista de las que ha habido y triunfado en el mundo se ha logrado por medio de las urnas o ha sido promovida por un partido que forma parte del esquema electoral. Todas esas revoluciones socialistas en Rusia, China, Vietnam, y Cuba para el caso, han sido el resultado de condiciones muy adversas para las masas populares y han sido dirigidas por entidades políticas o partidos extra parlamentarios, y aquellos países socialistas que todavía permanecen y presentan altas tasas de desarrollo económico, paradójicamente lo han conseguido con base en relaciones capitalistas de producción.

Sería de esperar que a estas alturas de la historia salvadoreña el partido ARENA, haciendo acopio de sabiduría, abandonase su anticomunismo a ultranza, dejase de ser como esa arena que sirve para cargar los dados dolosamente, y le permitiese a la ciudadanía salvadoreña apta, elegir sin imposiciones, libre y democráticamente su futuro gobierno, ya que si la oposición pierde estas elecciones de la manera que ha sido tradicional en este país, El Salvador habrá perdido una vez más la oportunidad de avanzar por la democracia, el desarrollo y la paz.

Europa, en marcha atrás

El legendario inversor estadounidense Warren Buffet dijo alguna vez: "Cuando baja la marea es cuando uno ve quién estaba nadando desnudo". Ese comentario aludía a la situación de las empresas en una crisis económica. Pero también se puede aplicar a los países y sus economías.

En Europa, la actual situación causa una preocupación creciente, porque la crisis económica global está dejando al descubierto de manera implacable los defectos y limitaciones de la Unión Europea. Ahora resulta evidente qué fue lo primero y más importante que perdió Europa con el rechazo del Tratado Constitucional: su fe en sí misma y en su futuro común.

En medio de la peor crisis desde 1929, Estados Unidos ha optado por un nuevo comienzo con la elección de Barack Obama y está ahora en el proceso de reinventarse. En contraste, cada día que pasa parece que los miembros de la UE se alejan más. En lugar de reinventarse, Europa, bajo la presión de la crisis y sus propias contradicciones internas, amenaza con volver al egoísmo nacional y al proteccionismo del pasado.

Actualmente, Europa tiene una moneda común y el Banco Central Europeo (BCE), que han resultado ser baluartes de la estabilidad monetaria durante la crisis financiera. Cualquier debilitamiento de estas dos instituciones causaría daños graves a los intereses comunes europeos. Pero la conducta de los Gobiernos europeos estos últimos meses plantea serias dudas de que vean así las cosas.

A medida que la crisis se prolonga, resulta más claro que la moneda común y el BCE no bastan por sí solos para defender el mercado común y la integración europea. Sin políticas económicas y financieras comunes, coordinadas al menos entre los miembros de la zona del euro, la cohesión de la moneda común y de la UE -de hecho, su misma existencia- corren un riesgo sin precedentes. Es cierto que la crisis está asfixiando a muchos países en el mundo. Pero dentro de la UE, e incluso de la misma zona del euro, se evidencian diferencias significativas y serios desequilibrios económicos.

En Italia, España, Irlanda, Portugal y Grecia la confianza se está evaporando rápidamente, mientras que a las economías más fuertes del norte de Europa, aunque también tienen problemas, les ha ido mejor. Si esto continúa y se terminan de facto los criterios de Maastricht y aumenta el proteccionismo nacional en forma de subsidios industriales, el euro estaría en serio peligro. Es fácil imaginar lo que el fracaso del euro significaría para la UE: un desastre de proporciones históricas.

Además, los nuevos Estados miembros de la Unión procedentes de la Europa del Este, que no tienen ni la fortaleza económica ni la estabilidad política de los más antiguos, están empezando a caer en picado. Esperar a ver qué sucede es la estrategia equivocada.

No hay razón para creer que la actual crisis económica global ya ha tocado fondo. Así pues, suponiendo que se intensifique más aún, Europa se enfrentará pronto a alternativas difíciles: o bien las economías más ricas y estables del Norte -principalmente la economía más grande, Alemania- utilizan sus recursos financieros, más cuantiosos, para ayudar a las economías más débiles de la zona del euro, o bien el euro estará en peligro y, con él, todo el proyecto de integración europea.

Entonces, ¿por qué no introducir rápidamente instrumentos nuevos como los eurobonos o crear un mecanismo de la UE comparable al FMI? Ambos serían costosos -sobre todo para Alemania- y por tanto no serían populares, pero las alternativas son mucho más costosas; de hecho, no son opciones políticas serias.

Institucionalmente, no hay manera de evitar un "gobierno económico europeo", una "coordinación económica mejorada" o como se le quiera llamar, que incluso sería posible de modo informal, sin necesidad de cambiar los tratados.

Desafortunadamente, resulta claro que el motor franco-alemán, esencial para que la UE actúe al unísono, está bloqueado en este momento. La retórica que utilizan Francia y Alemania indica que tienen mucho en común, pero los hechos dicen otra cosa totalmente distinta. En casi todos los aspectos estratégicos del manejo de la crisis, Alemania y Francia se están bloqueando mutuamente, aunque ambos están haciendo casi lo mismo, lo que no deja de ser irónico. Están pensando en primer lugar en ellos mismos, no en Europa, que como consecuencia carece de un liderazgo efectivo.

La UE fue y es la mutua concesión institucionalizada y debe seguir siéndolo ahora en medio de una crisis económica global. Si Alemania y Francia no resuelven sus diferencias y encuentran una respuesta estratégica común, se dañarán a sí mismos y a Europa en su conjunto.

Nunca debe olvidarse que la UE es un proyecto diseñado para el progreso económico mutuo. Si este vínculo económico desaparece, los intereses nacionales volverán a imponerse y harán trizas el proyecto. Europa no carece hoy de fortaleza económica, sino de voluntad política para actuar al unísono. Aquí es donde Alemania y Francia deben tomar la iniciativa.

(Retomado de El País, Madrid. Traducción de Kena Nequiz. Joschka Fischer fue ministro de Relaciones Exteriores de Alemania y jefe del partido Los Verdes que gobernaba en coalición con el Partido Socialdemócrata de Gerhard Schroder.)

Could Obama Say a Few Words for Democracy in El Salvador?

We all know that President Obama has a lot on his plate. On the other hand, as candidate Obama reminded us, "words matter," especially the words spoken by the President of the United States, and with El Salvador facing a watershed Presidential election on March 15, President Obama could do a lot for the people of El Salvador and the future of U.S. relations with Latin America simply by saying something along the following lines between now and March 15:

"The United States government will remain neutral in El Salvador's March 15 presidential race, will respect the election results, and will work toward a positive relationship with whichever party is elected."

If you haven't been following the recent history of U.S. relations with Central America in general and El Salvador in particular, that might seem like a pretty banal statement. But in the context of the actual history of massive U.S. interference in the region's political processes, such a statement would be revolutionary.

Before El Salvador's 2004 presidential election, Bush Administration officials attempted to influence the vote by suggesting that if the opposition party won, the status of Salvadoran immigrants in the U.S. would be threatened and remittances sent to El Salvador by Salvadorans working in the U.S. could be ended. These remittances have been estimated to comprise 10-20% of El Salvador's GDP, likely surpassing official development assistance, foreign direct investment, and tourism as a source of foreign exchange for El Salvador. These threats were widely reported in the Salvadoran press and have contributed to a lingering belief that the U.S. will not permit the opposition to win the election - a belief currently being stoked by right-wing campaign ads in the country, which are recycling the threats from 2004.

If the U.S. makes no statement that it will remain neutral and respect the results, the practical effect will be to preserve the enduring legacy of past interference, and thereby to effectively intervene against the opposition. An official statement is needed to clarify for Salvadoran public opinion that the U.S. will remain scrupulously neutral.

Representatives Raul Grijalva and Marcy Kaptur are sending a letter this week to President Obama urging him to affirm U.S. neutrality in the election. The letter says:

U.S. immigration policy should not be made into a political instrument used to influence foreign elections. Similarly, we reject the suggestion that the US government would seek to financially punish Salvadorans, in this country or in El Salvador , for exercising their right to elect a government of their choosing. As members of Congress, we will not support any such measure.

Could Obama say a few words for democracy in El Salvador? It would take him 30 seconds to do so. But it would be a big step towards repairing the damage of the last 30 years of U.S. policy.

Robert Naiman is National Coordinator of Just Foreign Policy. 

http://www.huffingtonpost.com/robert-naiman/could-obama-say-a-few-wor_b_171191.html

Los No ideologizados

Los titulares normalmente se llenan de las voces más estridentes, las voces ecuánimes no resuenan. Pero eso no significa, que no sean importantes a la hora de plantearnos los futuros electorales. Los No Ideologizados es un grupo grande de personas y jóvenes que no están casados con ninguna ideología. Esto no los hace débiles o indecisos como los llaman muchos, esto los hace fuertes y partes de una gran mayoría que a fin de cuenta es la que mueve el país, crea consensos y decide elecciones.

Hay muchas personas que dicen que los jóvenes son apáticos. Yo no creo esto, son innumerables los actos políticos en los que participan, son incontables los gritos que piden ser escuchados, normalmente lo que pasa es lo contrario, es en los aparatos políticos rudimentarios donde no hay cabida para las jóvenes. Las estructuras de juventud de los partidos salvadoreños piden a los jóvenes asumir la ideología de su partido, no piden opinión en la construcción de un nuevo pensamiento, piden usar el uniforme, tanto de ropa como de mente.

Las estructuras partidarias no tienen cabida para los jóvenes que no se identifican con la ideología de derecha o de izquierda pura. Los que pueden leer la biografía del Che y al mismo tiempo entender cómo funciona el mercado y respetarlo. Los que tienen igual apertura para escuchar los discursos de Schafik y también los de d’Abuisson. A los No ideologizados no les gusta ponerse camisas de fuerza, ya sean tricolores, rojas o de cualquier otro color. Cómo van a repartir y celebrar la democracia donde solo se considera un punto de vista.

No pueden encontrar una única respuesta a los problemas, pueden ver que hay grandes escalas de grises entre las distintas posturas. Los No ideologizados son muchos, no son tan vistosos como las manchas de jóvenes tricolores o rojos. Pero son los que podrán analizar con objetividad qué futuro es el que le conviene a El Salvador. Esa objetividad no significa que no tengan pasión, claro que la tienen y cada vez que tienen un espacio la expresan.

Son aquellos que al menor espacio para poder participar legítimamente en cualquier iniciativa, ya sea para construir una casa, para compartir con otros, para ayudar a un enfermo o para ayudarle al medio ambiente, siempre están listos y dispuestos a participar. Este gran colectivo de ciudadanos es la esperanza de cambiar los partidos, que estos entiendan que losapoyosno responden a su propia voluntad sino a una voluntad social. Que no somos los ciudadanos los que nos tenemos que casar con los lineamientos del partido, es el partido que tiene que entender cuales son los deseos de los ciudadanos.

Los No ideologizados son parte de un pensamiento horizontal, uno que no parte de estructuras rígidas.  Normalmente el análisis de los problemas parte de establecer un sistema que explique la totalidad. Desde esta óptica lo que no encaje con el análisis seguramente está equivocado. De esta manera los ideologizados pierden la perspectiva de la realidad, se vuelve más importante el sistema construido que la realidad misma. La suma de los distintos pensamientos y la creación de sistemas orgánicos contribuyen a crear una forma de abordar los problemas. Esta perspectiva complica muchos los análisis, pero los aproxima más a la realidad.

Los No ideologizados se vuelven incómodos, difíciles de manejar. Normalmente  cometen un error capital para las estructuras rígidas, ¡preguntan! Esta atrocidad es raramente tolerable, desde los esquemas de formación educativa retrógrados donde no se les permitía participar en clases, solo escuchar, donde no se les permite preguntar por las causas o los tiempos de la guerra, porque es muy difícil contestar. ¿Qué se hace un con un grupo de personas que no esta dispuesta a gritar la consigna de turno y no está dispuesta a cantar el himno? ¿Qué pasa cuando alguien no se quiere vestir de rojo o tricolor? De ambos lados la respuesta es que es traidor, es de los otros. Por esquinero sospechoso con el agravante de ser preguntón.

Los NO ideologizados, en realidad ¡todos!,  tenemos el derecho de criticar a las ideologías, tanto de derecha como de izquierda. Está en nosotros construir ese pensamiento horizontal que nos pueda hacer superar los fracasos de esas ideologías que ahora ya no explican la realidad de nuestro país. No para construir otra, pero sí para poder cuestionarnos libremente cuál es el destino que queremos en nuestro país. Más que eso, para construirlo.

(Publicado en La Prensa Gráfica; Blog de Democracia y Desarrollo. )

El suicidio moral de Funes

En última instancia, la elección presidencial es sobre el carácter. Tiene que ver con experiencia, tiene que ver con capacidad y preparación, tiene que ver con programa... pero lo más importante es el carácter.

Si es así, Mauricio Funes acaba de perder las elecciones.
Intentó involucrar a su contrincante Rodrigo Ávila en el asesinato de los tres diputados salvadoreños en Guatemala. En la entrevista que William Meléndez le hizo el lunes 2 de marzo en Canal 12, Funes mencionó tres veces una supuesta entrevista al narcodiputado guatemalteco “Manolillo” Castillo, en la cual acusaba a Rodrigo Ávila de haberse reunido, un día antes del asesinato, con los policías guatemaltecos ejecutores del crimen.

Esta entrevista a “Manolillo” Castillo que Funes cita es una falsificación. La revista guatemalteca ‘Y qué?’, citada por Funes, nunca hizo ni publicó tal entrevista ni tales declaraciones de “Manolillo” contra Rodrigo Ávila.

El periodista que pretende ser presidente tiene días de citar esta falsificación difundida por decenas de blogs cercanos al FMLN. En la entrevista en el canal 12, metió la acusación falsa contra Ávila, sin que nadie se lo preguntara, totalmente fuera del contexto de la conversación y con tono acusador contra los medios que no retomaban la supuesta vinculación de Ávila en el asesinato de sus correligionarios areneros.

Esto es grave. Suficientemente grave para convencer a cualquiera que Funes no es apto para ser presidente.

Yo siempre he defendido el derecho de las campañas electorales —y de los comentaristas— de ser agresivas. La crítica sin misericordia a partidos y candidatos es legítima y necesaria. Es necesario obligar a cada candidato que se haga cargo de sus actos en el pasado, sus errores, sus planteamientos, sus alianzas, sus metidas de pata, sus propuestas no sustentadas.

Pero usar a figuras oscuras como el narcodiputado “Manolillo” Castillo para involucrar al contrincante en un asesinato es otra cosa. Inventar publicaciones no existentes para destruir la integridad moral del contrincante, es muestra de una debilidad de carácter no admisible para gobernantes.

Es perfectamente legítimo acusar a cualquier candidato de incapaz, de confrontarlo con su pasado, de hablar de sus fracasos profesionales y políticos, de juzgarlo por sus amistades, de citar las incongruencias en sus discursos o libros. En este sentido es legítimo confrontar a Arturo Zablah con las incongruencias de sus posiciones antes y después de su incorporación a la fórmula arenera. Es legítimo confrontar a Salvador Sánchez Cerén con los crímenes de guerra cometidos por las FPL y con las barbaridades que dice en su libro. Es legítimo confrontar a Rodrigo Ávila con el fracaso del plan Mano Dura. Es legítimo confrontar a Mauricio Funes con las mentiras que utiliza para desacreditar las encuestas que no le favorecen. Todo esto no sólo es legítimo, es necesario sacarlo a la luz. Pero lo que Mauricio Funes está haciendo para involucrar y destruir la reputación de su contrincante es lo que en inglés llaman “character assassination”.

Ya se sabe que el intento de asesinato, hecho con torpeza y en desesperación, se convierte en suicidio consumado.

Alguien que ha ejercido el oficio periodístico durante 20 años conoce las reglas del manejo de fuentes. Un periodista, por una falta como la que Funes está cometiendo involucrando a Ávila basado en una fuente no verificada, pierde su trabajo. Para aspirantes a la presidencia el standard debe ser igual o más estricto.

(El Diario de Hoy, Observador Electoral)

ESPARCEN FALSA ENTREVISTA PARA ACUSAR A RODRIGO AVILA

Como suele suceder en vísperas electorales, surgen varias campañas negras cuyo único propósito es desinformar y engañar a la población. Este es el caso de una falsa entrevista que circuló en el Internet y en algunos medios salvadoreños en la que desprestigian a un candidato presidencial salvadoreño utilizando de manera malintencionada el nombre de Revista …Yqué? y el de su Director Editorial, Alejandro Arroyave.

Nuestra redacción recibió numerosas llamadas y correos de nuestros vecinos salvadoreños y de organizaciones de prensa nacionales e internacionales, consultando la veracidad de una supuesta entrevista que …Yqué? habría realizado al ex diputado guatemalteco Manuel De Jesús Castillo desde la cárcel, sindicado de tener responsabilidad en el asesinato de 3 diputados salvadoreños al Parlacen. Revista …Yqué? aclara ante la opinión pública que nunca ha realizado tal entrevista y que rechaza esas prácticas de desinformación, puesto que perjudican grandemente el proceso democrático, frágil ya de por si, en países como los nuestros.

En dicho montaje, las falsas declaraciones de “Manolito” Castillo indican que uno de los 2 candidatos que se disputan la Presidencia de El Salvador es responsable del crimen de los diputados al Parlacen, lo que evidencia que se trata de una campaña de desprestigio en la carrera final hacia las elecciones de ese país.

Revista …Yqué? desconoce si existe alguna verdad en esas declaraciones, pero sí identifica claramente su carácter de campaña negra, por lo que recomienda a los vecinos salvadoreños no tomar en cuenta esa falsa información, y por el contrario, instar a las instituciones de prensa del país a investigar el caso.

Lamentablemente, el Internet permite la reproducción desmedida de cualquier tipo de mensaje, sea cierto o no, fenómeno al que se le debe prestar mucha atención. Con el objetivo de orientar mejor al usuario de Internet, nos permitimos a continuación, con todo respeto, reproducir un extracto del artículo “De tecnología y campañas negras” del periodista Mario Antonio Sandoval, publicada en su columna Catalejo en el diario Prensa Libre, en el que aborda el tema con mucha claridad y ofrece acertadas recomendaciones para los usuarios de la red:
“EN POLÍTICA, LA PERVERSIÓN mayor de la Internet es la posibilidad de crear y diseminar campañas negras. Lo mismo ocurre con mensajes ofensivos, o simples mentiras, diseminadas desde direcciones electrónicas falsas, en el sentido de haber sido creadas con el objetivo de enviar estos mensajes denigrantes, llenos de falsedades o de interpretación antojadiza y malintencionada de algún hecho cierto. El usuario de computadoras se convierte en una víctima de la efectividad y certeza del Internet como medio de información, pues a diferencia de una mayoría abrumadora de casos, en los cuales es cierto lo expresado en los mensajes, en estas ocasiones el contenido tiene el fin de causar daño. En realidad, es difícil poder discernir cuándo es correcta y bien intencionada la información y cuándo debe ser desechada porque es falsa.
LAS CAMPAÑAS NEGRAS TIENDEN a aumentar en los meses previos a las elecciones. Algunas son grotescas, con lo cual disminuyen las posibilidades de su efectividad, pero otras son sutiles, y por ello también más peligrosas. Se prestan sobre todo a textos apócrifos, en el sentido de fingidos. Cualquiera puede copiar el logotipo de una institución, colocarlo en una página, escribir un mensaje mentiroso y enviarlo a docenas de personas, con la esperanza de provocar un efecto multiplicador, cuando los recipiendarios a su vez los envíen a otra gente, y así sucesivamente. Igualmente se pueden crear sitios o direcciones falsas supuestamente pertenecientes a alguien.

EL USUARIO DE INTERNET debe entonces dudar de todos aquellos mensajes con información sobre políticos, actividades relacionadas con las elecciones, candidatos, autoridades electorales, etcétera. Al más mínimo asomo de duda, simplemente desecharlos y, sobre todo, no enviarlos a más personas. Es la única manera de detener su efecto pernicioso: enviarlos a otra gente convierte en cómplice a quien lo hace y, eventualmente, sujeto a una demanda jurídica con base en la Ley de Libre Emisión del Pensamiento, también el marco de regulación de las comunicaciones realizadas por medio de Internet. Pero sobre todo, rechazarlos implica una derrota para quienes basan su efectividad electoral en esa forma de diseminación de falsedades.”

(Revista "Y qué" de Guatamala)

Nuevos valores para una nueva civilización

En el Foro Social Mundial de Belém, se concluyó que las alternativas al neoliberalismo y a la construcción del ecosocialismo no se engendran en la cabeza de los intelectuales o de programas partidarios, sino en la práctica social, a través de luchas populares, movimientos sindicales, campesinos, indígenas, étnicos, ambientalistas y comunidades de base.

Para gestar tales alternativas se exigen al menos cuatro actitudes. La primera una visión crítica del neoliberalismo. Éste profundiza las contradicciones del capitalismo, en la medida en que la expansión globalizada del mercado estimula la competitividad comercial entre las grandes potencias; desplaza la producción hacia regiones donde se puedan pagar salarios irrisorios; estimula el éxodo de las naciones pobres hacia las ricas; introduce tecnología de punta que reduce los puestos de trabajo; vuelve a las naciones dependientes del capital especulativo; e intensifica el proceso de destrucción del equilibrio ambiental del planeta.

La segunda actitud: organizar la esperanza. Encontrar alternativas es un trabajo colectivo, puesto que no surgen de la cabeza de intelectuales iluminados o de gurús ideológicos. De hay la importancia de dar consistencia organizativa a todos los sectores de la sociedad que esperan otra cosa diferente de lo que se ve en la realidad actual, desde agricultores que sueñan con trabajar su propia tierra a jóvenes interesados en la preservación del medio ambiente.

La tercera actitud es rescatar la utopía, el neoliberalismo no trata solamente de destruir las instancias comunitarias creadas por la modernidad, como la familia, el sindicato, los movimientos sociales y el Estado democrático. Su proyecto de atomización de la sociedad reduce la persona a la condición de individuo desconectado de la coyuntura socio-política- económica en la cual se inserta, y lo considera mero consumidor. Por lo mismo se extiende también a la esfera cultural. Como diría Emmanuel Mounier, el individualismo es opuesto al personalismo. Pascal fue enfático: “El Yo es odioso”.

En su apogeo el capitalismo lo mercantiliza todo: la biodiversidad, el medio ambiente, la responsabilidad social de las empresas, el genoma, los órganos arrancados a los niños, etc. y hasta nuestro mismo imaginario. Un ejemplo trivial es lo que se gasta en la compra de agua potable envasada industrialmente, dejando de lado el viejo y buen filtro de cerámica o incluso la recogida del agua limpísima de lluvia después de un minuto de precipitación.

Sin utopías no hay movilizaciones motivadas por la esperanza, ni posibilidad de visualizar un mundo diferente, nuevo y mejor.

Cuarta actitud: elaborar un proyecto alternativo. La esperanza favorece la emergencia de nuevas utopías, que deben ser traducidas a proyectos políticos y culturales que señalen las bases de una nueva sociedad, eso implica el rescate de los valores éticos, del sentido de justicia, de las prácticas de solidaridad y compartimiento, y del respeto a la naturaleza, en suma, se trata de un desafío también de orden espiritual, en la línea de lo que pregonaba el profesor Milton Santos, de que debemos priorizar los “bienes infinitos” y no los “bienes finitos”.

El proyecto de una sociedad ecosocialista alternativa al neoliberalismo exige revisar, después de la caída del muro de Berlín los aspectos teóricos y prácticos del socialismo real, sobre todo desde el punto de vista de la democracia participativa y de la preservación ambiental.

El ecosocialismo se caracterizaría por la capacidad de incorporar el concepto y las prácticas de igualdad social y desarrollo sustentable a partir de experiencias de los movimientos sociales y ecológicos, así como de la revolución cubana, del levantamiento zapatista de Chiapas, de los asentamientos del MST, etc.

Es vital incluir en el proyecto y en el programa los paradigmas emergentes actuales, como ecología, indigenismo, ética comunitaria, economía solidaria, espiritualidad, feminismo y holística.

Este sueño, esta utopía, esta esperanza que llamamos ecosocialismo no es sino la continuación de las esperanzas de aquellos que lucharon por la defensa de la vida como Chico Mendes y Dorothy Stang, dos luchadores cristianos que dieron sus vidas por la causa de los pobres, de los explotados, de los indígenas, de los trabajadores de la tierra y de los pueblos de la selva. (Traducción de J.L.Burguet)


- Frei Betto es escritor, autor de “Cartas desde la cárcel”, entre otros libros.

No minas en El Salvador, ¡Gracias señor presidente!

Que buena noticia la que nos ha dado el Presidente Saca. En notas publicadas en El Diario de Hoy y La Prensa Gráfica nos contaban de la fuerte convicción del Presidente de no permitir la minería de oro, en específico la explotación de oro en “El Dorado”, por parte de la empresa Pacific Rim.

Esta empresa ha sido muy manipuladora, aun en estas entrevistas  hacen referencia a una encuesta que realizaron muy amañadamente,  y pretenden ocuparla como prueba del apoyo que tienen de la sociedad, impusible que alguien les crea ya. En una columna previa hacia referencia a las prácticas de esta empresa, sus números y sus medias verdades. Ahora el Presidente ha sido muy claro, dijo:  “Están a punto de entablar una demanda internacional y prefiero pagar los millones a darles un permiso”.  Felicidades señor Presidente, así es un líder. Esa convicción me gustaría que la tenga para tantos otros temas ambientales.

El riesgo a la salud y el medio ambiente que pueden propiciar este tipo de actividades,  no lo pueden compensar las pocas regalías que ofrecían. No podemos tomarnos el riesgo de contaminar el Lempa por unos cuantos millones dólares, no lo vale. Nuestro único gran río merece protección. Aunque a decir verdad, existen medidas compensatorias y formulas que satisfacen las medidas medio ambientales y de salud necesarias para la existencia de minas. Pero en el caso salvadoreños no existe la confianza suficiente para que puedan operar y poder supervisar. Además Pacific Rim con su manipulación turbia poca confianza genera.

Y es que esto de las percepciones es así. La campaña sucia que denuncian en política estos días tiene el mismo efecto, no hace creíble los puntos por más que lo repitan, si de entrada quien lo dice tiene un interés. Los ataques, manipulaciones y exageraciones no surgen efecto, es más generan rechazo y desprestigio del autor. 

Ahora el Presidente puede consolidar su legado dejando de una vez por todas a El Salvador libre de minería metálica. Y no dejarle la responsabilidad al futuro Presidente. Puede que en el futuro nos recordemos de Tony Saca como el Presidente que libro a El Salvador de las minas. Esperemos entonces que esto no sea un pleito con Pacific Rim, sino que sea parte de una estrategia de desarrollo del país. Para esto necesitamos que se confirme que la negativa a los permisos de Pacific Rim, luego necesitamos que el Presidente impulse una buena modificación a la ley de minas en El Salvador.  O por lo menos a nivel ejecutivo aumentar la protección para que este tipo de explotaciones sean más complicadas de efectuarse.

El Presidente Saca tiene que aprovechar estos últimos meses de su gobierno, para asegurar que su legado se consolide, en materia ambiental tiene muchas deudas, puede que este sea el momento, ya que ya se va, de consolidar algunas cuestiones: como la protección de especies emblemáticas (como con la veda al consumo de huevos de tortuga), la reducción de fuente innecesarias de riesgo ambiental (como sería una prohibición total a la minería metálica), y un aporte significativo a la conservación territorial (como con la aprobación de la ley de ordenación del territorio) o tal vez el Espino, o tantas otras deudas. Llevamos uno y medio. Presidente, terminemos el buen camino de estos últimos tiempos. 

DIÁSPORA HISTÓRICA

Este pasado veinte de febrero, queda marcado en los anales históricos de la diáspora centroamericana que reside en los Estados Unidos de América, como el despertar de un nuevo gigante dormido. Ese gigante es la nación de centroamericanos de la clase pobre, compuesta por héroes campesinos, obreros y estudiantes, que por dos siglos en las fronteras centroamericanas, han sufrido las iniquidades del desprecio social, las opresiones antidemocráticas, las angustias de la pobreza y las frustraciones de sueños truncados debido a la ignorancia que produce la falta de educación.

La mayoría de políticos centroamericanos, han aplicado a nuestras sociedades, políticas públicas que producen mas inmigrantes a este país y eso nos fortalece, porque cada día somos una nación más grande y con mayores recursos, y como tal, es nuestra responsabilidad histórica, adoptar un compromiso político de unidad, el cual, nos produzca definir que ahora es nuestro turno histórico de incidir en el destino de las patrias que amamos y que con nuestros sacrificados dólares ayudamos a construir y desarrollar. 

Debemos utilizar los medios democráticos en nuestro poder para trascender e incidir políticamente en el destino de nuestros países, así, en este siglo podremos instituir junto a aquellos representantes democráticamente electos en las fronteras centroamericanas nuestra visión y nuestra aspiración de crear una Centroamérica próspera, innovadora, educada y democrática, que sea líder y ejemplo en el continente.

El precedente histórico más importante de la recién celebrada primera cumbre internacional de la diáspora centroamericana  en la Organización de Estados Americanos - OEA, consiste en la muestra de responsabilidad política establecida por los organizadores, quienes patrióticamente han asumido el compromiso, de hacer a un lado las ideologías políticas y favoritismos o indiferencias partidarias, que dividen a los centroamericanos en el exterior y como diáspora buscamos estrechar nuestras manos a los servidores públicos que representan a la nación centroamericana y velan por los intereses de nuestras familias en Estados Unidos y en las fronteras patrias.

Este hecho de altura política, lo demostró el acto remarcable, de entrega del premio excelencia presidencial de parte del director  del octavo sector del partido político salvadoreño Alianza Republicana Nacionalista – ARENA, Dr. Eduardo López-Rajo, al excelentísimo presidente de la república de El Salvador, Dr. Elías Antonio Saca, premio que recibió el embajador de ese país, Lic. Rene León y que consecuentemente, de parte este su servidor, se entregó el mismo premio en reconocimiento a la excelencia presidencial, al histórico líder revolucionario y excelentísimo presidente de la república de Nicaragua, José Daniel Ortega Saavedra, premio recibido en su nombre por el embajador Lic. Denis Moncada.

Este gesto simboliza lo que como lideres centroamericanos nos proponemos y que consiste en manifestar que todos somos importantes para conquistar nuestros ideales por romper las cadenas de la pobreza, de la dependencia internacional, de la corrupción institucional, del crimen organizado y la violencia social, entre muchos otros.

El presidente Saca y el presidente Ortega, simbolizan el antagonismo político en la región que nos vio nacer y aquí la diáspora ha descubierto que ese antagonismo ideológico es sano, si los intereses del pueblo que lideran se anteponen a los intereses particulares de sus partidos políticos y abren las puertas a la gobernabilidad democrática.

El éxito de este proyecto político, que encierran las cumbres centroamericanas que desarrollaremos en los próximos años, no puede ser medido en un solo evento, sino en la trascendencia del trabajo que hemos iniciado y que esperamos brinde en un futuro próximo con la colaboración de nuestros gobiernos, la seguridad migratoria que millones esperan en este país, la oportunidad de invertir con confianza nuestros ahorros en Centroamérica y así contribuir a la creación de empleo y desarrollo económico, la satisfacción de ser altamente educados y no permitir que la ignorancia limite nuestros sueños en la vida, pero sobretodo fortalecer la democracia que para las nuevas generaciones de Centroamericanos es un regalo precioso, otorgado por el derramamiento de sangre de cientos de miles de héroes que ofrecieron el más sublime sacrificio humano en la búsqueda y conquista de la Libertad, el respeto y la justicia.

Este es un momento histórico para la diáspora centroamericana en Estados Unidos. Los mozos obreros convertidos en empresarios, las sirvientas convertidas en maestras, los campesinos convertidos en activistas comunitarios, los estudiantes convertidos en políticos y cada uno de aquellos centroamericanos que se encuentran en el proceso de alcanzar sus sueños, son los que conforman al gigante que ahora despierta.

Los invito a que se conviertan en lideres de la diáspora, a que se interesen por su destino, y que sean próceres de la nueva Centroamérica que deseamos constituir en el siglo XXI.

El ideal de Francisco Morazán, por instituir una República Centroamericana vital y progresista, es una realidad vivida cada día por la diáspora, no como república, sino como nación. Aquí hemos descubierto que no somos paisanos guatemaltecos o hondureños o salvadoreños o nicaragüenses o ticos, sino que todos somos hermanos, somos centroamericanos, en búsqueda de las mismas aspiraciones, exitosos en nuestras mismas conquistas y victimas de las mismas iniquidades de una sociedad que aún no nos asimila y respeta como nos merecemos, pero que nos da la oportunidad de vencer la pobreza y contribuir al desarrollo de Centroamérica.

Somos una diáspora histórica y ahora existe un liderazgo que representa esos ideales, los organizadores de la histórica primera cumbre internacional de la diáspora centroamericana tuvimos la satisfacción y trascendental oportunidad de reunir a un grupo representativo de alto poder político y empresarial  centroamericano, ellos ahora conocen lo que la diáspora aspira y se han comprometido a construir juntos una nueva nación. 

TODO ESTA CONSUMADO

Los Partidos Políticos muy bien harían en ahorrarse esos centavitos que tienen presupuestado gastarse en estos últimos 15 días.

No nos engañemos. La población electoral salvadoreña ya tomo una decisión. Ya sabe por quién votar. Ya sabe que su voto es secreto. Que no tiene obligación de decirlo a nadie. Que debe protegerlo, no solo ocultándolo sino que hasta mintiendo; especialmente aquellos que, durante el decenio pasado, creyeron haber encontrado la bola de cristal, ganando  muchos millones de dólares a cambio de convertirse en la forma moderna de fraude electoral, como es la industria de “las encuestas”, que dentro del sistema de libertinaje de mercado neoliberal aprendieron muy hábilmente a manipular los resultados de un método científico que practicado objetiva e imparcialmente no tiene nada de malo; pero que manipulado por la ambición humana fueron las grandes perdedoras de las elecciones del 18 de enero de 2009.

La población electoral salvadoreña ya sabe qué clase de líderes y partidos políticos tiene.. Ya sabe que estos nunca han mandado y que todavía no son los que mandan. Pero, de alguna manera sabe, que su proceso democrático está en franco desarrollo; y que, a saber porque, pero por la razón que sea, cada tres años la llaman a elegir alcaldes y diputados; y cada cinco años a elegir presidentes; aunque su democracia, por el momento, quede reducido a eso.

La población electoral ha aprendido poco a poco a soportar la demagogia; la violencia verbal y escrita con la que a base del miedo como la otra forma moderna de fraude electoral, siempre la obligaron a votar por una opción  que en la realidad parece que no fue la mejor.

La población electoral salvadoreña ha desarrollado una conciencia colectiva capaz de resistir todas las amenazas tradicionales fueran comunistas, terroristas, narcotráfico, crimen organizado, corrupción e impunidad, con que las veinticuatro horas del día bombardearon su subconsciente a través de todos los medios de comunicación social y actividades proselitistas.

A la población electoral se le nota, más que indiferente, observadora ante esos fenómenos de readecuamiento electoral en donde los líderes – más por los compromisos adquiridos cuando los patrocinaron  que por afinidad ideológica –, se están moviendo para el lado que les corresponde, cuando la base social electoral va en sentido contrario como la prueba más evidente que los votantes no son propiedad de nadie.

Lo que si sabe la población electoral salvadoreña es que los que mandan tienen miedo porque las cosas han cambiado; y que comienzan a quedar muy lejos aquellos tiempos en que el Presidente se designaba en la Embajada de Estados Unidos y los ricos y los militares solo obedecían.

Si las cosas siguen así: por primera vez la población electoral salvadoreña tendrá la posibilidad de elegir un Presidente.  

La población electoral salvadoreña solo espera que se respete su decisión. Esto es DEMOCRACIA.

El Plan B del Frente

Pasan cosas raras que indican que, por lo menos, una parte de la dirigencia del FMLN ha llegado a la conclusión (o, por lo menos, está coqueteando con la idea) de que no les conviene que el señor Mauricio Funes gane la Presidencia.

El hecho de que el poderoso aparato partidario de la capital no esté jugando un rol activo en la recta final de la campaña presidencial ya no puede explicarse simplemente por el trauma que causó la derrota de la alcaldesa Violeta Menjívar. Además, toda la dirigencia del FMLN está aportando muy poco a una campaña presidencial que cada día gira más alrededor del candidato Funes y menos alrededor de la identidad política del partido.

El hecho de que toda la gigantesca campaña publicitaria esté en manos de los asesores brasileños y de los ‘amigos’ está empezando a crear resentimientos fuertes en el partido. El otro punto de que el candidato y sus amigotes manejen la chequera de la campaña, sin ni siquiera rendir cuentas al partido, no aporta en nada a limar los resentimientos.

Y encima de eso, el candidato está ofreciendo cargos no sólo a personajes como Héctor Dada y Héctor Silva (a quienes los dirigentes del Frente consideran competidores peligrosos porque pueden contagiar a su militancia con ideas socialdemócratas), sino incluso a personajes como Carolina Recinos y Roberto Hernández, quienes no han salido del Frente por diferencias ideológicas sino por pleitos sobre negocios oscuros...

En esta situación, los dirigentes del Frente hacen un cálculo: ¿Realmente nos conviene tragarnos todos estos sapos y seguir trabajando y sacrificando nuestra identidad ideológica para una presidencia de Funes?

La pura lógica lleva a conclusiones que por lo menos están siendo tomadas en cuenta en la reorientación estratégica del Frente. Una es: Si Funes gana, el Frente va a tener que cargar con la responsabilidad de proteger a los salvadoreños de los impactos de la crisis económica mundial; en cambio, si ARENA sigue gobernando, el FMLN puede capitalizar el aumento de la pobreza y las protestas sociales.

Además, el Frente tiene que hacer el siguiente cálculo: Ya el pacto con Funes nos llevó a aumentar nuestro voto para diputados y alcaldes. Para las próximas elecciones legislativas y municipales, ¿qué nos favorece más en tiempos de crisis y tormenta social –ser gobierno o ser oposición–?

Es cierto: Si ARENA sigue gobernando, el FMLN, como oposición, puede lograr en tres años el control de la Asamblea que tanto aspira. Y arrasar aún con más alcaldías. O sea, consolidar el control territorial y los mecanismos de ‘poder popular’ vía alcaldías y movimientos sociales en permanente acción reivindicativa.

De esta manera, en tres años, el Frente puede ser tan fuerte que para la próxima elección presidencial ya no necesitará a un prestanombre como Mauricio Funes. Ya no necesitará esconderse detrás de un candidato pintado de ‘moderado’. Ya no necesitará aliarse con los empresarios amigotes de Funes ni con las “principistas” del CD...

Una estrategia parecida está diseñada en el caso de que Funes gane. Para lograr lo mismo –consolidar su control territorial y construir mecanismos de ‘poder popular’ para poder ir a las siguientes elecciones sin fachadas y disfraces– el Frente tendría que asumir el control de todos los brazos del gobierno que facilitan la construcción de poder territorial y paraestatal: Salud, Educación, Red Solidaria, Gobernación, Inteligencia, Seguridad. En este caso, podrían dejar a Funes y sus amigotes que manejen la política económica y fiscal, que busquen estabilidad macro concertando con la empresa privada y Estados Unidos, pero que no se metan con el área social y territorial bajo control del Frente. Este era el Plan A, por lo menos, hasta el 18 de enero 2009.

Pero resulta que esta estrategia es mucho más compleja e implica mucho más riesgos para el Frente que la otra que apuesta por mantenerse en oposición. Primero, Funes tendría que tener la capacidad de manejar bien la crisis económica, cosa que el Frente sabe que es muy poco probable. Segundo, tendrían que asegurar que alguien como Héctor Silva no se meta en el área de Salud. Pero Funes ya lo instaló para coordinar su reforma de Salud...

En última instancia, el Frente se inclinará más por preservar su papel de oposición. Se siente más seguro en este terreno. Sobre todo en tiempo de crisis. Les sale más fácil asumir que ARENA va a fracasar (y que ellos puedan crecer desde la oposición) que tener confianza de que Funes logre lidiar con la crisis.

No hay indicios de que la dirigencia del FMLN esté decidida a sabotear las aspiraciones presidenciales de Funes. Pero seguramente ya no ponen todo en canasta ajena. De repente, el Plan B les resulta hasta más atractivo que el Plan A de ganar la presidencia.

Conclusión: Esperar hasta dónde llegará Funes en marzo, sin mucha ansiedad, y sin amarrarse al Plan A de derrotar a ARENA. De todos modos, quien perdería en marzo es Funes. El partido siempre gana, con tal que siga creciendo...

(El Diario de Hoy, Observador Electoral)