Green regeneration in Colombia

guardian.co.uk, Friday 30 April 2010 17.00 BST

Antanas Mockus


Say it quietly, but the next president of Colombia might not be a guerrilla-obsessed rightwinger. Just about everyone had expected Alvaro Uribe's successor to be a similar hardliner, such as former defence minister Juan Manuel Santos. Instead, Colombians are on the verge of electing a leader who will transform their parasitic political culture. Latin America's most exciting presidential prospect since Lula da Silva has arrived.

The great white hope is Antanas Mockus, candidate of the reinvented Green party. He has persuaded Colombians that they can do more than just insult their old-style politicians: they can vote them out.

Mockus is a former maths professor who left academia after baring his backside to a group of student protesters. Two years later, he was elected mayor of Bogotá. Politics did not make him much more conventional.

Between 1995 and 1997, he revolutionised security in the city, changing public attitudes and police tactics. Homicides dropped by 30%. Mockus refused city councillors' demands for pork-barrel spending, preferring to stall the political process than to buy them off. He launched tax reforms, including an additional voluntary payment for the wealthy, which helped Bogotá's citizens trust their government. While other mayors spent every last peso just for the sake of it, Mockus left behind an unprecedented budget surplus.

Put simply, he showed honesty, efficiency and imagination – qualities that progressive politics have been crying out for in Colombia (and Argentina, Venezuela, Peru). Brazil found similar appeal in Lula and his Workers party. But there's at least one key difference.

Ask an average Brazilian what's the best thing about Lula and she'll probably say that he has lived in poverty and wants to alleviate it. Ask an average Colombian the same question about Mockus, and the response is that he's a pedagogue, a teacher who encourages citizens to think and discuss. In other words, while Lula brings popular concerns into political debate, Mockus makes political debate into a popular concern. Latin America could use both approaches, but it has rarely if ever had a president like Mockus.

Indeed, after finishing his second term as mayor in 2003, Mockus seemed a has-been. He ran for president in 2006, winning only 1.2% of the vote. He wanted to promote "citizenship culture", but ended up in an ad campaign about gas leakages. He was a fading star, the embodiment of the Colombian phrase, "No one is a prophet in their own land".

By the time he launched a new presidential campaign in 2009, observers (including this one) had written him off. Colombian voters were demanding a strong leader who would stand up to the Farc, as Uribe had done. Many still rule out voting for a female candidate (Noemí Sanín of the Conservative party) for that very reason. Mockus's academic approach seemed principled but doomed.

Then in early April, having won the Green party primary, Mockus, aged 58, revealed he had been diagnosed with Parkinson's disease. Doctors opined his mental abilities would be untouched for 12 years, but surely voters would be put off?

Not a chance. Ahead of the election on 30 May, a recent poll puts Mockus in first place with 38% – a 9% lead over ex-minister Santos. That would put Mockus and Santos into a June runoff, where the former mayor could mop up enough votes from two other progressive candidates, Gustavo Petro and Rafael Pardo, to get the 50% needed. Another poll has the two neck-and-neck in the first round, with Mockus winning the run-off.

How is such a comeback even thinkable? In retrospect, Mockus's recent weakness was a reflection of Uribe's strength. Competing with a popular incumbent in 2006 was a fool's errand. But Uribe is now a spent force: the constitutional court refused his bid for a third term, and allegations of corruption and his attempts at health reform have damaged his popularity. A victim of Blairite hubris, Uribe is now scrabbling around in search of a legacy.

There's something else. Colombians want change. Their politics is not completely dysfunctional – ministries are filled with competent public servants. But the system is laced with corruption. Under Uribe, agricultural subsidies were handed out to powerful families, innocent civilians were killed by the military and dressed up as guerrilla casualties, the government allied with congressmen linked to paramilitary groups, and the security service spied on and intimidated judges and human-rights activists under orders from the presidential palace.

Mockus's campaign is an ethical backlash against this anything-goes culture. "I want us to cure ourselves of illegality," he says, proposing "Democratic Legality" to replace Uribe's Democratic Security policy. He labels public funds "sacred". Under Colombian electoral law, Mockus was entitled to £2.5m of state money for his strong performance in the primaries; he refused most of it. Meanwhile, the Santos campaign has allegedly threatened to withdraw state subsidies for those who don't support his rallies.

What about other issues? Santos and Uribe have tried to paint Mockus as soft on crime, but the homicide statistics in Bogotá – at one time lauded by Uribe himself – tell a different story. Mockus is out to prove, as he did as mayor, that the government can have more than one priority. He is best placed to expand the political agenda, bringing in social development.

Mockus has the backing of three other outstanding former mayors, including Sergio Fajardo, now on his vice-presidential ticket. On Facebook and at campaign events, there is genuine excitement at the alliance. If Uribe's popularity came from people's fear, Mockus's comes from optimism, especially among the young, that Colombia is ripe for a well-considered revolution.

Of course, observers of Latin America do well not to worship false idols. If Mockus is elected, he'll have to deal with a congress dominated by Santos's wretched U party, as well as the reality that the drugs war can neither be abandoned nor won. In any case, Colombia's political machines may rev up just in time to nick the presidential race for Santos.

For now, however, the momentum is with Mockus, and he has earned it.

Carta al doctor Héctor Dada, ministro de Economía

Estimado Héctor:

Me alegra que al fin lograste convencer al gabinete y al presidente que pongan en marcha la focalización del subsidio que todos recibimos para el gas. No sé porque hasta octubre, pero al fin se atreven a tomar esta medida que todos sabemos que es impopular... pero necesaria.

Tenías razón de estar insistiendo que el Estado no puede seguir gastando más de 100 millones de dólares cada año para subvencionar el gas a pobres, clase media y ricos igual.

Te van a caer críticas por el aumento del gas, pero no les hagas caso: Hay que focalizar los subsidios y sólo seguir dándolos a los que realmente los necesitan. Por muy crítico que soy de este gobierno, de mi no vas a escuchar críticas por hacer lo correcto, aunque también a mi me duele pagar más por el agua, la luz y el gas.

De paso sea dicho: ¿Por qué te bloquearon durante meses esta urgente reforma al subsidio del gas, pero por otra parte el presidente y su vice se inventaron un nuevo subsidio generalizado, él de los uniformes? ¿Porqué no lo focalizaron desde un principio? Ahora Funes y Sánchez Cerén están regalando uniformes, zapatos y útiles a cientos de miles de familias que no necesitan este subsidio, en vez de concentrarse en los sectores identificados como pobres?

¿Por qué focalizan por un lado, y por el otro ponen a funcionar otra regadera de subsidio general? No voy a criticar que no han logrado focalizar el subsidio al transporte público, porque sé que es super complicado. Pero el subsidio a los uniformes lo creó este gobierno, sin necesidad, y sin focalizarlo.

Bueno, Héctor, disculpe. Te quería felicitar y terminé regañándote, además por pecados de otros. A ver qué día te piden hacerte cargo de la tarea impopular de focalizar el nuevo subsidio escolar. O sea, quitarlo a los que no lo necesitan.

Con cordiales saludos, Paolo Lüers

(Más!)

1 de Mayo

En mi Berlín, todos los primeros de mayo fueron memorables. La primera vez que asistí a una manifestación del 1 de mayo en Berlín fue en los años 50.

Fue en mi primer viaje a la capital. Tenía tal vez 14 años y escuché a Willy Brandt, en aquel entonces alcalde de Berlín Occidental, hablar a un millón de personas: "Son inseparables la justicia social y la libertad individual. Trabajadores de Berlín: No se dejan engañar por una izquierda falsa que quiere sacrificar la libertad para buscar la justicia. Al final no tendrán ni libertad ni justicia...".

Luego, ya residiendo y estudiando en Berlín, el 1 de mayo del 1969, que terminó en batallas campales entre trabajadores y trabajadores, unos en favor de la guerra de Vietnam, otros en contra.

Y unos con apoyo de la policía. Me detuvieron bajo la acusación de haber fregado a un caballo policial tirándole canicas para que se deslizara. Por suerte, no me lo pudieron comprobar. Pero pasé semanas sin poder levantar el brazo por la paliza que me cayó por parte de un policía montado...

Luego, el 1 de mayo de 1974: un millón de trabajadores en la calle de Berlín, pero en dos lugares diferentes. Frente a la alcaldía de Schöneberg los sindicalistas "oficialistas", en el barrio industrial Wedding los sindicalistas "rebeldes". Siendo delegado sindical en una de las fábricas grandes de Siemens, me tocó hablar en la concentración "rebelde". Nadie entendió ni una palabra de mi discurso, porque la policía nos puso dos helicópteros encima...

El siguiente año, nuestro intento frustrado de participar, con nuestras propias banderas, en el 1 de mayo del otro lado del Muro. Ni siquiera nos dejaron pasar de la frontera...

Un par de años más tarde, el histórico 1 de mayo de la reunificación del movimiento sindical: un millón de gentes juntas, desafiando a los enemigos de la democracia en las dos Alemanias, la Oriental y la Occidental.

Sólo los grupúsculos de sindicalistas comunistas se mantuvo aparte, porque no les gustó que los trabajadores estaban pidiendo libertad sindical para los obreros de Alemania Comunista. Claro, ¿cómo pedir libertad sindical en el Estado de Obreros y Campesinos?

Recuerdo otro 1 de mayo, no sé qué año de los 70, celebrado en Kreuzberg, para acercar al movimiento sindical a los inmigrantes turcos, griegos y yugoslavos concentrados en este barrio. Tal vez el Día del Trabajador más lindo, porque se convirtió en una fiesta multicultural, con músicas y comidas exóticas, bailes aún más exóticos, y con mucha alegría. Creo que fue el único 1 de mayo sin violencia en Kreuzberg...

En El Salvador nunca he asistido a una marcha del 1 de mayo. Sólo durante la guerra, cuando me tocó coordinar que las marchas se registraran en fotos y en vídeo. Luego de la guerra, se han convertido en eventos del FMLN - partido que nunca permitió que surgiera nuevamente un movimiento sindical autónomo y fuerte. Todo el mundo lo sabe - por más que Dagoberto Gutiérrez trate de mostrar que existe un "movimiento social" autónomo del FMLN.

Toda la vida me he negado a aceptar que los partidos políticos se montaran encima del 1 de Mayo. Nos enfrentamos a esta manipulación en Alemania Oriental, donde el Día del Trabajador se convirtió en un desfile militar (con tanques y misiles) y paramilitar (con los obreros "organizados"), presidido por los viejitos del Politburó. Una farsa perversa. Y también en Occidente, donde tuvimos que temporalmente dividir el movimiento sindical para lograr su autonomía del Partido Socialdemócrata.

La verdad: Me hacen falta los primeros de mayo que son fiestas de la autonomía, fraternidad y combatividad de los sindicatos. El 1 de mayo, para mí, es un día de nostalgia.

(El Diario de Hoy)

Carta al Director de Centros Penales

Estimado licenciado Moreno:

Ahora, con los amotinamientos y muertos en las cárceles, queda evidente que su política de negociar con los dirigentes de la pandillas ha fracasado. Rotundamente.

Ahora hasta usted dice que “la ley no se negocia”. Al fin. Si desde el principio hubiera asumido esta posición, tal vez no estaríamos en esta crisis.

Pienso que era correcto abandonar el concepto de “mano dura”, como idea principal de Seguridad Pública. Pero abandonar la “mano dura” en las cárceles, era un error fatal.

Todas las concesiones que Usted les dio a los pandilleros, no han servido para nada: No han disminuido los asesinatos, ni tampoco las extorsiones. Por lo contrario. Sólo han servido a hacer las cárceles más inseguros.

Hoy los pandilleros presos quieren más concesiones: Más visitas íntimas y con menos controles, y un régimen que no permite hacer efectiva el aislamiento de los capos en la cárcel de máxima seguridad en Zacatecoluca. Ambas exigencias son claves para las pandillas para poder seguir operando desde las cárceles.

Una pregunta: ¿A quien quiere engañar cuando declara detrás de los amotinamientos no están las pandillas, sino reos ‘comunes’ y ‘ex-pandilleros’? Usted sabe perfectamente quienes mandan en el sistema carcelario. Y que no es usted.

Su política ha fracasado, licenciado, a un alto costo para la sociedad. Su única salida decente sería renunciar y dejar espacio para el presidente encargue la seguridad de los cárceles a la Fuerza Armada.

Saludos, Paolo Lüers

(Más!)

¿Cómo recuperar el sex appeal?

Es tiempo para ARENA de poner las cartas sobre la mesa. Todas. Es tiempo que los que quieren hacer política, muestren sus caras y sus ideas y empiecen a trabajar.

Hubo una decisión que tuvo sentido en la crisis después de las elecciones y durante el proceso de divorcio con el ex-presidente Saca: no incorporar a la dirección partidaria a los que tienen ambiciones presidenciales.

Porque había que hacer el trabajo de limpiar la casa - y eso lo tuvo que hacer un grupo transitorio que no buscaba quedarse para las elecciones. Era correcto que Alfredo Cristiani asumiera esta tarea y sus costos políticos, y que las figuras históricas del partido le echaran el hombro.

Pero ahora la mesa está servida para que se sientan los que quieren y pueden dirigir ARENA hacia las elecciones. Ahora todos los que tienen ambiciones, que comiencen a trabajar y mostrar que tienen capacidad de unificar, carisma para convocar a los jóvenes, valor de romper moldes, ganas de pelear.

¿Que esto crearía competencia? Sí, ¿y qué tiene de mala la competencia, una vez que hay reglas claras? Entonces, hay que definir las reglas y empezar a trabajar.

Tienen que entrar a la jugada pública, sin amarres artificiales, los que quieren competir por la dirección del partido y por la presidencia de la República.

Claro que no todos cabrán en el COENA. De todos modos, ARENA necesita una reestructuración de sus órganos de dirección. Necesita construir partido. Porque ARENA nunca ha sido realmente partido político, sino un aparato (por cierto, muy eficiente) para hacer campañas electorales y después asegurar el poder al presidente. Eso no es partido, no es un organismo vivo, ni mucho menos democrático.

No sirve para la oposición y para la renovación.
Una de las cosas que ARENA tiene pendiente, impostergablemente, es crear encima del COENA -que es una especie de gerencia- una dirección política deliberante, plural y representativa.

El COENA seguirá siendo el ejecutivo del partido - pero falta una especie de senado, que discute y decida políticas y estrategias, y en el cual se expresan, miden y concilian las diferentes tendencias, sectores e intereses que existen en un partido una vez que se abre a la democracia interna.

En este órgano de decisión tienen que estar representados los dirigentes representativos, las figuras emblemáticas e históricos; pero sobre todo las figuras con potencial presidencial, los talentos jóvenes y hambrientos, los mejores alcaldes y diputados. Todos los que representan algo en el partido, sea bases, sea legado histórico, sea fuerza innovadora, sea potencial intelectual.

La juventud que está ante las puertas del partido queriendo convertirlo en un instrumento para nuevas ideas y alianzas, tiene que ser muchísimo más agresivo. Los espacios del poder político no se conceden, se conquistan - y hoy es cuando.

Hoy es cuando, porque nadie puede trazar una hoja de ruta para ARENA que pase por la innovación de contenidos y el relevo generacional. Nunca un partido grande como ARENA ha estado tan maduro para que una generación audaz lo agarre, le refunda y lo haga vehículo suyo y de las reformas que necesita el país.

Esto ya no se puede discutir a nivel de quién entra al COENA y quién no. No se trata de definir quién termina siendo el director de actas o el director de transporte.

Se trata de asumir la tarea histórica de construir partido con todo lo que significa: la ruptura audaz con conceptos erróneos del pasado; una definición ideológica clara (que incluye una definición inequívoca de las ideologías adversarias a derrotar); y democracia interna con pluralismo y balances de poder.

Me imagino que todo esto está siendo discutido dentro de ARENA. Pero de nada sirve si no es un proceso transparente, un debate público - los únicos métodos de recuperar la confianza y la credibilidad.

Cuenta no sólo el resultado, también el proceso. Salga lo que salga del proceso interno de ARENA, si es percibido como producto de chanchullos y arreglos detrás del telón, no resuelvo su problema de falta de credibilidad y falta de sex appeal. La receta es: apertura, transparencia, audacia.

(El Diario de Hoy)

Carta a Hugo Barrera


Estimado Hugo:


Todos dicen que usted va a ingresar al COENA para dirigir ARENA. Te escribo esta carta para decirte: Deberías declinar esta oferta.

¿Qué clase de relevo generacional será la de ARENA si a esta altura regresan al COENA los veteranos como tú y Mario Acosta? Yo siempre pensaba que, cuando de relevo se hablaba, entraba la generación siguiente, no la anterior. La de los hijos, no la de los abuelos...

¿Qué clase de renovación política es la de ARENA si ahora recurren a los guerreros de la guerra fría para asumir el liderazgo? Yo siempre pensaba que renovación, para que sea creíble, tiene que incluir nuevas ideas, nuevas propuestas, y nuevas maneras de hacer política: más democráticas, menos ideológicas, más plurales, más reformistas, menos conservadoras...

Es cierto, ARENA tiene una crisis de liderazgo, como todo el país, incluyendo el FMLN. Hay vacíos de liderazgo que llenar.

El partido que salga de esta crisis con un liderazgo verdaderamente nuevo, audaz, democrático y abierto será la fuerza invencible para las próximas batallas electorales. En este sentido, aunque parezca absurdo, ARENA tiene una ventaja sobre su adversario, el FMLN: Por lo menos tiene conciencia de su vacío de liderazgo y de su necesidad de renovación ideológica. El FMLN está convencido que con su actual dirigencia, sus actuales amarres ideológicos, sus actuales estructuras verticales y autoritarias se ha vuelto invencible.

Hugo, a usted y a toda la generación de fundadores de ARENA, les toca la decisión difícil: seguir empujando el carro, con toda su fuerza y experiencia, sin querer manejarlo.

Saludos, Paolo Lüers

(Más)

El capitalismo y Fortune

Propuesta de portada de Chris Ware para Fortune rechazada. Una crítica al capitalismo que no deja piedra puesta. Ver arriba de los rascacielos las celebraciones de los grandes empresarios, el dinero de los Tesoro remolcado por un helicóptero, el elefante (republicano) y su culto, China y Gracias por el fondo, los trabajadores méxicanos, etc.