Carta a mis lectores

Estimados lectores:
 

Desde que Alecus y yo lanzamos el libro “Jodiendo en Serio” (con las mejores cartas y caricaturas publicadas durante los últimos tres años en Más!), me sorprende todos los días la reacción de ustedes, nuestros lectores.

Yo no tenía idea de cuánto gente aprecia nuestro trabajo. Me doy cuenta que nuestras ganas de joder, que se plasman en nuestras cartas y caricaturas, responden a una necesidad de ustedes de reírse de los poderosos que nos gobiernan. Reírse para no llorar...

En las librerías donde se vende el libro, en las tertulias de radio donde lo hemos presentado, ustedes han respondido a nuestra jodedera con una gran sentido de humor. 

Esto me demuestra que por más que nuestros políticos se toman en serio, la gente se ríe de ellos. Siempre sabía que los salvadoreños tienen un gran sentido de humor, que esta es parte de la estrategia que tienen para sobrevivir y para salir adelante. Pero me alegra mucho darme cuenta que más allá del sentido de humor muy común en el salvadoreño, este paisito ya tiene una cultura de la crítica y de la tolerancia muy superior al ejemplo que nos dan los políticos y los gobernantes.

Esto me da una gran esperanza: con humor, con crítica y con tolerancia todos los problemas y conflictos se vuelven más fáciles de resolver. Un pueblo que se ríe de sus gobernantes, no tiene que recurrir a la insurrección para defenderse. Un pueblo que no permite que sus gobernantes se tomen demasiado en serio y se sientan encima de la crítica, ya no es indefenso.

Las reacciones tan positivas de nuestros lectores a un libro tan polémico, controversial e irreverente como “Jodiendo en Serio” nos demuestran que el país ha avanzado bastante. Y nos dan ánimo a seguir jodiendo, ¡pero en serio!

Con mucho respeto y cariño a mis lectores,
Paolo Lüers

El libro “Jodiendo en Serio – cartas de Paolo y cartones de Alecus” está en venta en las librerías – y en La Ventana, por supuesto.

Carta al Secretario de Asuntos Estratégicos de la Presidencia

Querido Hato Hasbún:
 

Nunca te he visto así, ni en la vida real ni en televisión: tan enojado, tan cerrado, tan arrogante.
Siempre he pensado que a vos, en este gobierno, te toca un papel muy difícil: hacerle contrapeso a la prepotencia del presidente, obligarlo a reflexionar, introducir otros puntos de vista, abrir espacio a la concertación...

De repente me doy cuenta que ya te jodiste, porque te contagiaste. Ya hablás igual que tu jefe. Ya reaccionás con el hígado, como tu jefe. Ya perdiste el humor que a diferencia de tu jefe siempre tuviste.

Sobre todo cuando te sientes en defensiva. Parece que te saca de quicio (al igual que a tu jefe) el hecho que los empresarios, en vez de resignarse ante el poder presidencial, están armando un debate sobre la falta de un nuevo plan de seguridad que corrija los errores de los últimos años, y sobre el intento de imponer un impuesto al patrimonio.

En vez de escuchar bien los argumentos, descalificás a los dirigentes empresariales acusándoles de actuar en función de estrategia partidaria y electoral. Y a las críticas que nosotros hacemos en los medios, los descalificás como “tonterías”. Sin cuidado, yo no me ofendo. También reparto patadas.
Pero yo no soy secretario y asesor del presidente. Tu cargo, Hato, te obliga a escuchar los argumentos, no descalificarlos en televisión. 

Es más, al seguir usando los argumentos populistas contra “los ricos que no quieren aportar a la seguridad de todos”, vos estás cayendo en el discurso electorero del FMLN. Y vos, como el hombre que organiza y canaliza cómo se asesora al presidente, sos el último en el país que se puede dar el lujo de caer en discursos populistas y electoreros.

Me da miedo el corto circuito entre el presidente y sus asesores...

Saludos, Paolo Lüers

(Más!)

Los 2 años perdidos de ARENA

Paolo Lüers
Me quedó pendiente la otra cara de la evaluación de los dos años que han pasado desde el cambio de gobierno: los dos años perdidos por la oposición.
Suena muy fuerte este juicio. Bueno, ni modo, así de tajante fue el juicio que en este mismo espacio Observador Político hice de los dos años de gobierno de Funes: dos años perdidos.

Cuando el partido ARENA perdió las elecciones presidenciales del 2009, los votantes le encomendaron dos tareas: ejercer la oposición al gobierno del FMLN y de Funes - y en este proceso renovarse, superar los problemas internos que lo llevaron a la derrota, y posicionarse como alternativa democrática para las elecciones del 2012 y del 2014.

Dos años más tarde, hay que constatar que ARENA no hizo su tarea. Precisamente porque falló en su rol de oposición, tampoco pudo avanzar mucho en el segundo campo. Porque tanto para renovarse, como para superar los problemas internos, y sobre todo para construir un proyecto político atractivo, es condición indispensable ejercer de manera integral y creíble el rol de la oposición política y parlamentaria.

No es suficiente oponerse, denunciar y decir 'no'. Para que el ejercicio de la oposición lleve a un partido a renovarse y a construir una alternativa, tiene que ser una oposición que para cada política, cada propuesta, cada proyecto de ley, cada discurso del gobierno y de los partidos gobernantes desarrolle una propuesta mejor. No es una cuestión de oposición constructiva o más moderada versus oposición destructiva o más agresiva, como muchos señalan de manera superficial. La crítica más destructiva que un gobierno puede sufrir no es la simple negación, sino la crítica que reside precisamente en la capacidad de construir y presentar públicamente alternativas creíbles, viables y concretas a cada política oficial.

Esa es la oposición buena, la destructiva para el gobierno y constructiva para el país. Y para el propio proyecto político.

Si un partido desarrolla de manera consecuente, coherente y sostenida (durante dos años) este tipo de oposición, en el mismo proceso resuelve sus problemas internos. Para construir un proyecto político alternativo y convincente, primero tiene que fomentar el debate interno, el análisis crítico, y la capacidad de incluir críticas, propuestas, aportes de la sociedad civil, sobre todo de su público cautivo: los profesionales, los ejecutivos de empresas, la clase media, y los jóvenes. Sólo en un debate abierto y plural con todos estos sectores (y otros), un partido de oposición puede construir el proyecto político que necesita para volver a convertirse en mayoría.

Lo que en ARENA muchos todavía no han entendido es que el proceso de renovación y de posicionamiento como alternativa necesariamente es un proceso democrático. O es democrático, o no funciona. Tiene que crear democracia interna y democracia en la relación entre el partido y la sociedad. Tiene que crear pluralismo, debate, tolerancia. Para desarrollar las nuevas ideas y propuestas, pero sobre todo para poder proyectarlas con fuerza y credibilidad a la opinión pública, el partido tiene que tener voceros que no solamente más capacitados profesionalmente, sino también mucho más creíbles. Para tener credibilidad, tienen que ser voceros que no representan los liderazgos antiguos que llevaron al desgaste y fracaso al partido. Y no sólo tienen que ser caras nuevas, sino personajes fuertes quienes con autoridad pueden proyectar que el partido está cambiando.

Yo desafié a ARENA, en una columna publicada hace dos años, a crear un 'gabinete de sombra', con una mezcla de personajes que combina a los mejores profesionales en cada campo con los mejores políticos del partido. Hasta ahora, no han producido ni la sombra de un gabinete de sombra...

No han podido, porque esto sólo funciona si es parte de un genuino proceso de construcción de pluralidad, democracia interna, inclusión de ideas y relevo generacional. No se trata de una dirección visionaria contratando a los mejores mentes como voceros. Por lo contrario, ¡se trata de una dirección visionaria abriendo espacios a nuevas liderazgos que la van sustituyendo!

Esto no quiere decir que la renovación de ARENA no haya avanzando en nada. Hay tendencias muy positivas, hay pasos en la dirección correcta: la separación del partido del grupo del ex-presidente Saca; la elaboración de nuevos estatutos por parte de un sector renovador; la inclusión de sectores críticos que incluso lograron revertir las decisiones erróneas de la dirección y de la fracción en el caso del decreto 743. Todos son pasos en la dirección correcta. Pero no son suficientes. Si los nuevos estatutos no se aprueban y aplican; si ARENA no se da una dirección plural que representa a los diferentes intereses y tendencias dentro del partido y dentro de la sociedad; si entre los candidatos para el 2012 no surgen nuevos liderazgos (o más bien si los nuevos liderazgos no son tomados en cuenta para el 2012); si no construyen el gabinete de sombra con los hombres y mujeres más capacitados y más combativos para ejercer la oposición al gobierno y en el proceso construir el nuevo proyecto político... la gran oportunidad de la oposición se pierde.

(El Diario de Hoy)

Busque el libro JODIENDO EN SERIO en todas las librerías serias o en La Ventana. Contiene 120 cartas de Paolo & 120 caricaturas de Alecus.

Le deseamos una pronta recuperación presidente Chávez... y a Venezuela

Deseamos sinceramente que se mejore, presidente. No queremos para usted mal alguno, ni quisiéramos que fuera la enfermedad quien le venciera. La única derrota que esperamos para usted es, en todo caso, la derrota democrática que provenga de la voluntad mayoritaria de nuestro pueblo, a través de los votos.
Ojalá que su recuperación sea rápida. Nuestro país tiene ahora desafíos muy grandes por delante y necesitamos un gobierno que ejerza con plenitud. Hemos de resolver el grave problema de la rampante inseguridad en nuestras calles: Venezuela se ha convertido en uno de los países más inseguros del mundo, con 65 homicidios al día, de los que 63 quedan impunes. No puede ser, presidente, que con el petróleo diez veces más caro que hace una década, nuestra economía tenga una de las tasas de crecimiento más bajas de toda América Latina y uno de los índices de inflación más altos de la región. Nuestra deuda externa sigue aumentando, sufrimos cortes de electricidad a diario y los alimentos escasean. También debemos atajar el hacinamiento, inseguridad y violencia en nuestras cárceles, que tanta inquietud está provocando entre las venezolanas y venezolanos. Es verdad que hemos reducido la pobreza -por cierto, en línea con lo que ha hecho Brasil, Chile o Argentina-, pero una vez más gracias a los ingresos petroleros récord, con el barril más caro en los 100 años de esta industria. Tampoco la educación ha mejorado como se podía esperar: todavía hay dos millones de niños y jóvenes que no van a la escuela, cada vez de menor calidad, por no hablar de nuestras universidades. Los logros conseguidos que tenemos que reconocerle no pueden ser excusa para amedrentar a la oposición, para encarcelar a quienes piensan distinto, para amenazar con la muerte como única alternativa al socialismo, para tratar de hacernos creer que Venezuela y usted son una misma cosa, en el mejor populismo del siglo pasado, como si fueran una unidad de destino, como si después de usted no hubiera nada, solo el vacío y el caos.
Hemos de trabajar juntos, presidente, en la transición que ya está llamando a la puerta. La transición a una democracia completamente asentada, sin derivas autoritarias ni dogmáticas. Venimos recorriendo el país desde hace años y nuestra gente está deseando contribuir a una Venezuela en paz, progreso y bienestar. Nuestra gente sueña con "la Mejor Venezuela", como dice el título de nuestro proyecto para el país: unida, solidaria y libre. Una Venezuela que encare el futuro con optimismo, sin volver tampoco a prácticas pasadas. Usted y su gobierno, presidente, no pueden inhabilitar ese deseo, que es más fuerte que usted y que yo. Nuestro pueblo está muy por encima de nosotros. Ahora, más que nunca, está unido en la búsqueda de una alternativa real que inicie una nueva etapa: progresista, igualitaria, próspera, tolerante. Un pueblo que ha perdido el miedo, una mayoría demasiado grande que no puede ser ya silenciada. Hemos iniciado un camino que no tiene marcha atrás. Y usted lo sabe.
Nos alegramos de que haya regresado a Venezuela, Sr. Chávez. Después de tres semanas que ha mantenido al país en vilo, gobernando desde una clínica cubana, no podemos permitirnos seguir mucho más tiempo sin saber realmente quién está al frente del país. Si no puede trabajar tan intensamente como le exige el cargo, para eso está su vicepresidente, tal como fija el artículo 234 de nuestra Constitución. Le reconocemos a usted el liderazgo del país y la legitimidad democrática, pero nadie en Venezuela es imprescindible, presidente. Nadie.
Y menos en un sistema democrático de carácter presidencialista, donde la acción de gobierno pivota justamente en el jefe del Estado. Más cuando usted ha concentrado en su persona todos los poderes con leyes abusivas. También debería informar de manera transparente del alcance y gravedad de su enfermedad para no añadir tensión e incertidumbre al presente de los venezolanos.
Con todas sus debilidades y altibajos, la nuestra, que es la democracia más antigua de América Latina, tiene fuerza suficiente como para saber afrontar pacíficamente su futuro. Si la democracia opta por usted, todos lo respetaremos. Y si no lo hace, también.
Le deseamos una pronta recuperación, Sr. Presidente. 

(El País/Madrid; Leopoldo López es el líder de Voluntad Popular, movimiento y partido de la oposición en Venezuela.)

Carta al presidente de Venezuela

Estimado teniente coronel Hugo Chávez:
 

Me alegra que esté de regreso en Venezuela. Ojala que logre vencer el cáncer y asumir nuevamente la conducción del gobierno.

Los venezolanos tienen el derecho de tener un presidente con plenas facultades de gobernar. Y tienen el derecho de vencer en las urnas al hombre que ha metido en su país en la corrupción, la destrucción de las instituciones democráticas y, a pesar de toda la riqueza petrolera, en la quiebra.

Venezuela necesita que en el 2012 el cambio llegue por la voluntad popular, no por una enfermedad ni por el pleito entre los lugartenientes que haga colapsar la ‘revolución bolivariana’. 

Los venezolanos -y más allá toda América- necesita, para su salud mental política, que se ponga punto final a esta locura que usted inició en febrero del 1992 con su fallido golpe de Estado. Y el único punto final que realmente cierra el capítulo y abre uno nuevo es la voluntad popular expresada en elecciones. El ‘chavismo’, esta aberración caudillista y absolutista, tiene que terminar con el pueblo derrotando en las urnas a Chávez, no con una enfermedad mortal, ni con un golpe de Estado, ni con el desmoronamiento del chavismo sin Chávez.

Es por esto que desde San Salvador le mando mis mejores deseos. Deseo que supere el cáncer; que supere el vacío de poder en que cayeron su partido y su gobierno en su ausencia; que esté en condiciones para presentarse de candidato en las elecciones del 2012. 

El pueblo y la historia tienen una cuenta abierta con usted. Que tenga salud y fuerza para saldarla, le desea Paolo Lüers

(Más!)

Ya está en todas la librerías el libro JODIENDO EN SERIO, con 120 cartas de Paolo y 120 caricaturas de Alecus. También se vende en La Ventana.

El Ministerio de Obras Públicas puede ayudar a conservar Áreas Protegidas

La fragmentación de hábitat es uno de los principales problemas para la conservación. Esta se produce cuando un tipo de hábitat (o ecosistemas) es interrumpido por una barrera infranqueable para el animal en cuestión. En la naturaleza existen muchos tiempos de barreras, que dan origen a nuevas especies y distintos patrones de distribución, pero cuando creamos barreras artificiales de especies en peligro de extinción se vuelven necesarias tomar medidas para solucionar el problema.

La gestión de áreas protegidas en El Salvador se ha visto disminuida, nunca ha sido una prioridad de ningún gobierno, pero la gestión actual del Ministro Rosa Chávez es la que más a descuidado este temática. Han hecho avances en otros sectores, pero biodiversidad y áreas protegidas está muy relegada. Hemos visto la preocupación con la que el Dr. Serrano se ha quejado de la actuación en el Parque Nacional El Imposible en dos artículos en La Prensa Gráfica y a mi entender todavía no está solucionado el problema.

En El Salvador tenemos más de 100 áreas protegidas, muchas de ellas en abandono y sin protección alguna, otras pocas, alguna ONG se ha hecho cargo de la gestión de la misma, en las menos, existen guardarrecursos del gobierno que colaboran con las medias de protección. Pero la gran realidad es que no existe una aproximación sistemática para solucionar el tema de las áreas protegidas.

Las áreas protegidas deberían de ser un polo de desarrollo en sentido opuesto al tradicional. La búsqueda de la sostenibilidad pasa desde la conservación estricta, hasta los grados más permisivos pero muy interesantes como la categoría V de UICN, paisaje protegido, o las reservas de la Biosfera. En estas últimas el valor a conservar es la relación entre hombre y naturaleza. A partir de esta podemos tener una cosmovisión más holística sobre el desarrollo. A partir de entender estas relaciones podemos crear modelos distintos que se traducen en mejores lugares para vivir (ciudades, colonias, nuestra casa, etc.)

Las áreas protegidas a lo largo de la historia, son ejemplos de ese tipo de desarrollo, son las joyas de la conservación de la biodiversidad. Son el ejemplo del territorio que deberíamos de aspirar a tener. En El Salvador cada vez más las estamos abandonando.

Hay acciones concretas que podemos hacer para mejorar nuestro sistema de áreas protegidas. Una de ellas es identificar las barreras artificiales que afectan la distribución de nuestras especies. En otras palabras identificar las carreteras donde se mueren animales al cruzar. El desarrollo de nuestra red vial después de la administración Flores fue uno de los más sorprendentes y muchos salvadoreños se sienten orgullosos de sus carreteras. Pero también este desarrollo nos ha traido consecuencias nefastas.

De las joyas de la conservación tenemos un caso emblemático. El Parque Nacional San Diego-La Barra está cortado por la carretera nacional 12, la que conduce de Santa Ana a la Frontera Anguiatú, comúnmente conocida como carretera a Metapán. Exactamente en el kilometro 104.5 se encuentra la entrada al parque. Lo que la mayoría de nosotros no sabemos es que esta carretera divide el sector San Diego (685 Ha) y el sector Loma de la Cuaresma (283 Ha) y son estos poco más de tres kilómetros una de las barreras más importantes que hay en el país.

Desde que comenzamos a estudiar mamíferos en El Salvador y la creación del Grupo de Trabajo de Mastozoología de El Salvador (GTMES), han sido innumerables los especímenes que se han encontrado muertos. Se han encontrado ocelotes, tigrillos, venados, osos hormigueros, gato zonto, mapaches. Por no hablar de culebras y otros animales. Últimamente en el foro del GTMES se ha vuelto a discutir el tema. Y yo me he tomado la libertad de hacer pública esta discusión.

Necesitamos reductores de velocidad en estos tres kilómetros críticos para la fauna nacional. No solo necesitamos rótulos, la administración del Parque ya ha puesto muchos y no han reducido los incidentes. Y los estudios internacionales nos demuestras que este es el método más efectivo.

Una modificación a la legislación en el estado de Arizona redujo la mortalidad de venados en un 82% cuando agregaron reductores y restricciones de velocidad a la rotulación. El impacto es claro y significativo. Tal vez uno de los proyectos más emblemáticos de la conservación, el lince ibérico, el felino en mayor peligro de extinción del mundo, es un ejemplo de estas medidas. En 2003, existían dentro del Parque Nacional Doñana unos 30 linces, en el 2008 ya se reportaban 50, con un conjunto de medidas de conservación que incluían serías restricciones para la velocidad entre Almonte y Matalascañas. Esta última medida fue impulsada por la Consejería de Obras Públicas y Transporte de la Junta de Andalucía.

Así ahora necesitamos que el Ministro de Obras Públicas se una a la conservación de la fauna salvadoreña y retome la protección de las áreas protegidas, comencemos con los tres kilómetros de San Diego – La Barra. Al final, todos los que nos conducimos por esa carretera lo agradeceremos, hasta las rastras de Holcim. Y todos los salvadoreños lo agradecerán también, porque habremos logrado dar un paso para la conservación de la biodiversidad en el país. 

Noam Chomsky: Judge María Lourdes Afiuni Has Suffered Enough


With this public letter I want to express my open support of the liberty of judge María Lourdes Afiuni, detained in Venezuela since December 2009. In November of last year I was informed of her situation by the Latin American initiative of the Carr Center for human rights policy at Harvard University. Ever since, I have been directly involved in mediation efforts with the Venezuelan government, with the purpose of releasing her from prison through a gesture of clemency by President Chávez.

Judge Afiuni had my sympathy and solidarity from the very beginning. The way she was detained, the inadequate conditions of her imprisonment, the degrading treatment she suffered in the Instituto Nacional de Orientación Femenina, the dramatic erosion of her health and the cruelty displayed against her, all duly documented, left me greatly worried about her physical and psychological wellbeing, as well as about her personal safety.

Those reasons motivated me in December 2010 to address, jointly with the Carr Center, a petition for an official pardon from the president in the context of the yearly presidential amnesties.

In January I received with relief the news that Venezuela's attorney general had suggested house arrest for judge Afiuni given her fragile health condition, which ended up with emergency surgery. Being in her house with her family and with adequate medical attention has been without doubt a significant improvement of her situation.

However, judge Afiuni has suffered enough. She has been subject to acts of violence and humiliations to undermine her human dignity. I am convinced that she must be set free, not only due to her physical and psychological health conditions, but in conformance with the human dignity the Bolivarian revolution presents as a goal. In times of worldwide cries for freedom, the detention of María Lourdes Afiuni stands out as a glaring exception that should be remedied quickly, for the sake of justice and human rights generally and for affirming an honourable role for Venezuela in these struggles.

For the above reasons I want Venezuelans to be aware of my total solidarity with judge Afiuni, while I affirm my unwavering commitment with the efforts advanced by the Carr Center in Harvard University to release her from imprisonment. At the same time, I shall keep high hopes that President Chávez will consider a humanitarian act that will end the judge's detention.