Carta al ex-presidente de Chile

Estimado Ricardo Lagos:

Todos hablan de Obama. Claro que es importante que el presidente de Estados Unidos visite El Salvador. Pero tal vez sea más importante la visita suya..

Como en la sombra de la visita de la estrella Obama nadie habla de usted, lo hago yo. Usted fue el primer presidente de izquierda que llegó a gobernar Chile luego de dictadura militar que se estrenó con el violento golpe de estado contra otro presidente socialista, Salvador Allende.

Usted fue el hombre que condujo a la modernidad a la izquierda chilena, superando los vicios del dogmatismo, del resentimiento - y el complejo de víctima permanente...

Usted fue el que mostró que un gobierno de izquierda puede hacer las reformas necesarias sin romper con la estabilidad y sin declarar basura y aberración todo lo que han hecho gobernantes anteriores.

Me imagino que es por esto que ANEP, para su Encuentro Nacional de la Empresa Privada, trae como invitado especial y como orador principal a un socialista como usted, don Ricardo.

Porque esta experiencia de una izquierda profundamente democrática, que sabe construir relaciones de armonía y confianza con la empresa privada, nos hace falta aquí. No tiene idea cómo nos hace falta una izquierda moderna y reformista. Bueno, derecha también...

Así que bienvenido a El Salvador, don Ricardo. Sólo le pido dos favores: cuando le den el micrófono en el encuentro empresarial, por favor hable claro. Por favor rete a los empresarios de ser tomar más en serio su responsabilidad social; y al gobierno a tomar más en serio su responsabilidad por crear las condiciones para el crecimiento y la generación de riqueza, antes de querer cobrar su tajada como gobierno...

Y si tiene oportunidad de hablar con su colega Funes en privado, ¿por qué no le explica cómo hizo para construir ganarse la confianza de los empresarios chilenos...?

Un caluroso saludo de Paolo Lüers

(Más!)

¿Qué pasa con el orden constitucional en Centroamérica?

En el artículo 186, la Constitución de Guatemala dice: “No podrán optar al cargo de Presidente o Vicepresidente de la República: (...) c) Los parientes dentro de cuarto grado de consanguinidad y segundo de afinidad del Presidente o Vicepresidente de la República...” Punto.

La Constitución de Nicaragua, artículo 147, dice: “No podrá ser candidato a Presidente ni Vicepresidente de la República: a) El que ejerciere o hubiere ejercido en propiedad la Presidencia de la República en cualquier tiempo del período en que se efectúa la elección para el período siguiente.” Punto.

Más claras no pueden ser las constituciones prohibiendo la reelección presidencial y previniendo el establecimiento de dinastías. Sin embargo, la esposa del presidente de Guatemala, Sandra de Colom, y el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, son candidatos a la presidencia en sus respectivos países. Para los gobiernos, las Cortes y las autoridades electorales de ambos países, las prohibiciones constitucionales son letra muerta.

¿Qué pasa con el orden constitucional en Centroamérica?

Lo más probable es que esta vez la ruptura de la constitucionalidad no va a llevar ni a la OEA, ni a Naciones Unidas, ni al gobierno de Barack Obama, ni a instancias como el Banco Mundial o el BID a tomar medidas contra Nicaragua o Guatemala.

Todos estos organismos decretaron, en el 2009, medidas de aislamiento diplomático y cierre de financiamiento a Honduras, cuando llegaron a la conclusión que en este país se había roto el orden constitucional. Honduras todavía no ha sido admitido en la OEA, a pesar de que su nuevo gobierno surgió de unas elecciones cuya legitimidad nadie ha podido cuestionar. Colmo de hipocresía.

Los mismos que en el caso de Honduras han insistido en medidas drásticas de la comunidad internacional, permiten sin ningún reclamo en dos países de Centreo América que las familias gobernantes se perpetúen en el poder, violando abiertamente sus respectivas constituciones.

Los mismos que permiten a Colom y Ortega sus esquemas de reelección ilegal sin reclamos y protestas, negaron a los hondureños el derecho de evitar que el presidente Mel Zelaya busque la reelección, también ilegal en Honduras. El mundo al revés.

¿Tendrá algún costo para Ortega y Colom su desafío a la constitucionalidad? ¿Tendrá algún costo para Nicaragua y Guatemala si sus instituciones permiten a sus respectivos gobernantes de pasarse encima de la constitucionalidad? Los hondureños sí pagaron (y siguen pagando) un alto costo por lo que la comunidad internacional clasificó como ruptura constitucional. Parece que la comunidad internacional está más bien del lado de quienes buscan perpetuarse en el poder ilegalmente. Así fue en Honduras, y parece que así será ahora en otros dos países de la región.

Desconozco si el subsecretario Arturo Valenzuela, quien en el State Department de Washington dirige la política hacia América Latina, en su reciente visita al El Salvador haya recibido del presidente Funes muestras de preocupación sobre el peligro en que se encuentra el orden constitucional en Guatemala y Nicaragua. Desconozco si Valenzuela le haya pedido a Funes que ponga su liderazgo, que según la administración Obama ejerce en la región, en favor de la defensa de institucionalidad en sus países vecinos. Desconozco si la situación irregular en Nicaragua y Guatemala será sujeto de las pláticas que el presidente Obama tendrá en San Salvador.

Si no está en la agenda este tema, no sé de qué están hablando quienes adjudican a Mauricio Funes liderazgo regional y un rol en la defensa de la democracia.

(El Diario de Hoy)

Columna transversal: Fuente Ovejuna reloaded

No voy al teatro. Me aburre. Una vez que me liberé de la idea de que uno tiene que admirar el teatro para ser culto, dejé de ir al teatro. No ha dejado ningún vacío en mi vida.

Las veces que he asistido al teatro en los últimos 40 años han sido por cortesía o para conquistar novias. Perdí la curiosidad respecto al teatro. También a otras formas de la alta cultura. En cambio el cine, la música rock, el jazz, la fotografía y las novelas de suspenso nunca dejaron de provocarme curiosidad.

Este fin de semana fui a ver una obra de teatro. Que es otra cosa que ir al teatro. La presentación de la obra tuvo lugar en el patio de una casona en Suchitoto, no en el asfixiante y cursi Teatro de la Ruinas de Alejandro Cotto, donde solamente entrar te convierte en súbdito de rituales culturales.

En la casa de los bichos teatreros de Suchitoto, en un escenario montado debajo de un palo de mango, delimitado por los corredores de una casa de diseño colonial, presencié una fascinante puesta en escena Fuente Ovejuna, de Lope de Vega.

Me gustó tanto que el día siguiente fui a otra función.

¿Qué pasó? ¿Será que, así como algunos de viejo regresan a la iglesia, yo regreso al teatro?

No. Lo que pasó es diferente, una historia sin precedentes en el país. Unos artistas locos, inspirados y apoyados por los teatreros de Stratford/Canadá (que convirtieron una moribunda ciudad industrial en un centro internacional de teatro), juntaron en los cantones de Suchitoto a 50 bichos para formar una escuela de teatro. No sólo de actuación, sino también de producción, iluminación, vestuario y carpintería para teatro...

A un año de trabajo, y luego de armar dos obras horribles, han quedado 28 de los 50 bichos, contagiados por la idea de detectar y desarrollar capacidades y creatividades escondidas en ellos. Y ellos agarraron una obra de Lope de Vega, se apropiaron de ella, le dieron vuelta, y presentaron una versión que expresa su rabia con la violencia, con la cultura de las pandillas y con la impotencia de los supuestamente indefensos...

No cayeron en ninguna de las trampas que normalmente están en el camino del teatro "educativo" o "popular". No cayeron, ni por un momento, en la trampa de lo panfletario, como les pasó con el primer ensayo que mostraron el año pasado, "Las voces de los cerros", que no reflejaba otra cosa que la manera torcida que los directores canadienses, que la pusieron en escena con los jóvenes de Suchitoto, ven a los "sufridos indígenas". Cuando vi este panfleto, llegué a la conclusión que este proyecto teatral de Suchitoto ya se había jodido.

Tampoco volvieron a caer en la otra trampa que los jodió en su segunda obra: querer hacer teatro tradicional y ceremonial. El año pasado pusieron en escena La casa de Bernarda Alba, de Federico García Lorca, con actrices profesionales en los papeles principales y las alumnas de Suchitoto en los papeles de sirvientes. Claro que no podía salir otra cosa que teatro diletante.

Evitando estas trampas, la escuela de teatro de Suchitoto regresó a lo simple y puro en el teatro: las ganas de joder de los jóvenes, y su urgencia de expresarse.

La manera cómo se apropiaron de la trama de Lope de Vega, les permitió darle rienda libre a su vena juguetona y a poner en escena con orgullo lo que han aprendido: cómo primero liberar y luego controlar sus cuerpos y sus voces.

Combinan este placer lúdico con la expresión, a gritos, de su frustración con una vida dominada por el miedo. El resultado es contagiante. De repente, incluso para un escéptico como yo, el teatro ha recuperado su razón de ser: movernos el tapete...

Para mí, el teatro ya no tenía esta capacidad; ya se había reducido a un ritual cultural, sin el poder de tocar nuestras vidas.

En Suchitoto vi, en la cara de los 120 espectadores, casi todos jóvenes, que el teatro les estaba tocando su vida, retándolos a verla y vivirla de otra manera.

Para los 28 alumnos la vida definitivamente ha cambiado. Varios de ellos, como Héctor Vides López en el papel de Mengo, Fátima Molina Miranda en el papel de Laurencia, y Estela Abrego Landaverde en el papel de la alcaldesa, talvez todavía no lo saben, pero el teatro ya los convirtió en artistas que podrían optar por una carrera profesional.

(El Diario de Hoy)

Ultimo llamado a los diputados del partido FMLNGANAPNC

Señores:

Ustedes quieren aprobar un gran fraude, una burla, una ley mentira. La venden como reforma electoral, pero todo quedará igual.

Como muchas veces, el contenido no es lo que el empaque promete. Eso se llama fraude.

Dicen que con esta reforma los ciudadanos podremos votar por candidatos, con nombre, apellido y foto. Pero esta reforma que ustedes quieren aprobar está hecha para que al final siguen siendo los partidos los que deciden sobre quienes de los candidatos salgan electos. No los votantes.

Hoy es su última oportunidad de recapacitar. Todavía están a tiempo para hacer la reforma como la Constitución y la decencia mandan. Abren la posibilidad que los votantes decidan quienes de los candidatos propuestos salgan elegidos. Aprueban un mecanismo que garantiza que sólo salgan electos los candidatos que han acumulado más votos por su persona, y no los que encabezan la lista hecha por las dirigencias partidarias.

Ya sabemos porqué ustedes quieren salvar a puro huevo el perverso sistema del voto por bandera partidaria: es la garantía del poder absoluto de los ‘iluminados’ y caudillos que controlan los partidos, y mediante los partidos, controlan la política del país.

Pero les tengo malas noticias: Sólo sobrevivirán los partidos que están dispuestos a abrirse a la democracia, la transparencia y la reforma. Bueno, malas noticias para ustedes, pero buenas para el país.

Saludos, Paolo Lüers

(Más!)

Queja ciudadana sobre reducción de servicios del ISSS

Región Paracentral y Usulután de El Salvador, 2 de marzo de 2011


SEÑOR PAOLO LÜERS,

CIUDAD DE SAN SALVADOR.


Los suscritos, habitantes de la región paracentral del país (Cojutepeque, San Vicente, Zacatecoluca) y Usulután, debidamente identificados con nuetsros nombres y documentos únicos de identidad, por este medio lo saludamos muy cordialmente y le deseamos el mayor éxito en sus actividades profesionales y empesariales.


Señor Lüers, queremos denunciar antes su digna persona y por su medio a la ciudadanía en general a través del blog Siguiente Página, que en las localidades referidas, los usuarios del ISSS carecemos, o bien total o parcialmente, de atención de urgencias desde el año pasado cuando EL ISSS DEDUJO EL MENCIONADO SERVICIO QUITANDO TODAS LAS NOCTURNIDADES Y ESTABLECIENDO EN TAN SOLO OCHO HORAS EL MISMO LOS FINES DE SEMANA Y DÍAS FESTIVOS.


Se supone que no quedamos desprotegidos, puesto que, según refieren los representantes del ISSS, podemos acudir a hospitales nacionales, en donde, como usted comprenderá, ya tienen su propia carga laboral inmanejable, agregándole la de los asegurados en el ISSS y en Bienestar Magisterial. La acción entonces podrá ser legal, pero ilegítima.


Lo anterior ya lo hicimos del conocimiento de la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, y entendemos que están procesando nuestras quejas. Pero nos sorprende que el nuevo Director General ISSS, Dr. Leonel Flores Sosa, no resuelva tales anomalías, que ya son del conocimiento de él. Más bien parece que amenaza con continuar recortando plazas y servicios con mayores consecuencias que las actuales.


Por tal razón, señor Lüers, suplicamos su intervención en tan penoso asunto, que contradice la cacareada política gubernamental de fortalecimiento de la atención sanitaria.


¿O será que los doctores y las enfermeras o están en los servicios de urgencias del ISSS porque andan en los caseríos y cantones atendiendo a la población rural?


De no ser así, ¡ayúdenos!, señor Lüers, a recuperar esa atención que permite canalizar con prontitud nuestros problemas de salud, especialmente los fines de semana, evitando que gastemos más en lo privado, aparte que ya dimos nuestras cotizaciones, por lo que no resulta justo que nos remitan hacer cola a los hospitales nacionales en donde nos atienden médicos residentes y practicantes de pre-grado de diferentes universidades, ya que la mayoría funciona como hospital escuela.


Por su atención, muchísimas gracias. Y ojala merezcan nuestras denuncias un espacio en su prestigioso medio comunicacional.


Atentamente,


Luis Antonio Mónchez López

Lucia Alegría Blandón

Ana Yanci Ríos Alegría

(y 25 firmas más, todos con su número de DUI)

Carta a las mujeres salvadoreñas

Queridas mujeres:

El día que sale esta carta publicada es el Día Internacional de la Mujer. A pesar de que yo me niego a observar las reglas del lenguaje no machista que algunas organizaciones feministas quieren imponer (“Queridas amigas, queridos amigos; o querido/as amigos/as, o querid@s amig@s”), soy un admirador de la rebeldía de las mujeres contra el orden establecido del machismo y de la desigualdad.

Admiro a las mujeres que se niegan a ser sumisas a sus novios, esposos, jefes, dirigentes, presidentes...

Me encanta el desafío a todo tipo de autoritarismo. El movimiento feminista ha sido una de las fuerzas motrices de la democratización, en la China como en los países árabes, en Europa como en las Américas; en el siglo pasado como en la actualidad...

A veces las luchadores contra la terrible represión de los viejos dogmas caen en el error de crear nuevas verdades absolutas, que tratan de ejercer nuevas dictaduras con nuevas reglas y nuevas intolerancias. Entonces, hay que hacer uso de la crítica, de la disidencia.

Saludo a todas las mujeres que siguen adelante en la lucha diaria por la igualdad entre mujeres y hombres. Saludo a todas las salvadoreñas que sostienen sus familias a pesar de la indiferencia o ausencia de los hombres. Saludo a todas las mujeres que se toman sus derechos a diario en las escuelas, universidades, fábricas, en los barrios...

Saludo a las mujeres fuertes que ayudan a otras mujeres más débiles a no rendirse, a no someterse, a no perder sus reflejos de rebeldía y dignidad.

Saludo con admiración y eterna sorpresa a mis hijas, quienes son ejemplos de la manera como hoy las mujeres se toman el espacio que les corresponde en la sociedad. Saludo a mi esposa, quien es ejemplo de la combinación de perseverancia y ternura con la cual se gana batallas.

¡Feliz día de la mujer! Celebren sus triunfos y sigan adelante.

Paolo Lüers

(Más!)

GANA la mancha paredes

Ayer pasé por La Palma, cuanto me alegra ver un pueblo bonito, trato siempre que puedo por lo menos parar a tomarme un café y caminar por sus calles. En medio de pinos y con poquito de fresco (frio ya no hace desde años) uno realmente disfruta del pueblito de montaña. Sí tan solo lograran quitar los cables de la luz y los anuncios comerciales estaríamos en la presencia de uno de los pueblos más bonitos de Centro América.

Despertando de este idilio está la casa naranja. Por favor, como quieren ser un partido diferente sí lo que hacen es arruinar uno de los pocos pueblos turísticos que tenemos. Hay que cuidarlo, hay que llevarlo de la mano y ustedes lo pintan de NARAJA. Un esperpento, pero sobre todo poco imaginativo e intelectualmente corto.

Realmente me gustaría platicar con los estrategas electorales de ARENA y FMLN, seguro dirán que la pinta y pega es algo necesario, “para entretener a las bases”. Así las bases tienen algo que hacer. Fenomenal, a mi se me ocurren 800 cosas más que se necesitan hacer, que corten la grama aunque sea o que pinten las casas como están en La Palma o en Ataco. En conclusión que hagan obra y no desorden. Pero esto solo lo logran hacer partidos que tienen base.

Me parece que GANA no solo se robó diputados de ARENA, sino que también la misma absurda estrategia. De un día para otro el país amaneció pintado, seguramente le pagaron a unos cuantos y compraron mucha pintura naranja. Estoy seguro que si no es apunta de monedas, no logran mover a nadie. Que falta de mística la de nuestros partidos que no pueden mover un alma con la fuerza de sus ideas, sino que los mueven a punta de espejitos. Bajeza de los partidos, hoy ejemplificada en GANA. Cualquier que va a pintar por unas cuantas monedas, lo dice, “solo fui porque me pagaron”, en cambio si uno participa en un movimiento político con convicción propia, lo defenderá con completo y genuino interés.

Y es que le pasa a GANA que quiere ser grande por tener dinero, y no por haber construido base. No me puedo imaginar que piensen distintos. Es más seguro los asesores de GANA dijeron algo como esto: “tenemos que demostrar que somos fuertes”… “ya sé pintemos el país y seguro piensan que tenemos gente en todos lados”. Señores no es cierto, se ve que tienen plata, pero no que tienen base, además con eso a nadie engañan.

Consecuencia de estas luminarias estratégicas es que nos pintan nuestros pueblito turísticos, consecuencia de esto merecen nuestro repudio. Y hasta tengo que confesar que por un momento pensé que era la casa de Protección Civil al fin se les ocurre hacer algo tan llamativo para poder informar bien a las personas, más no era GANA haciendo el ridículo.

Y que quede claro, no me importa si pintan de rojo, tricolor o naranja, me parece la mejor manera de "enfeeser" el país y desperdiciar el tiempo de los ciudadanos. Pero lo máximo es cuando lo hacen en el municipio turístico por excelencia, vamos a ver si pensamos la próxima.

SEXTA COLUMNA: DR. GUILLERMO MANUEL UNGO, IN MEMORIAM.

Cuando un ser humano muere, lo que nos queda a sus congéneres es el recuerdo, y en la medida en que la trayectoria de aquella persona haya sido significativa para los demás, así será la memoria que de ella tengamos.

A veinte años de su muerte y a cerca de veinticuatro años de haber conversado con él por última vez, deseo manifestar en principio que por mi parte, el Dr. Ungo será recordado, cuándo y dónde corresponda, con respeto y reconocimiento.

La semblanza que presento a continuación está hecha desde la perspectiva de un compañero de Partido, desde el interior de la organización misma, en la que tuvimos el privilegio de compartir acciones, pero también de discutir, debatir, confrontar (en la correcta acepción del término) y acordar propuestas para impulsarlas como conjunto, como Partido.

Espero en esta memoria, no faltar a la verdad.

I.- La figura política fallecida en 1991.

Tengo entendido que al momento de su muerte, el Dr. Guillermo Manuel Ungo Revelo fungía como Secretario General del Partido Movimiento Nacional Revolucionario (MNR) de El Salvador, y que en ese entonces el MNR formaba parte de la coalición de partidos llamada Convergencia Democrática, entidad participante en el ámbito electoral salvadoreño. Lo anterior significa que estuvo al frente de su partido por más de veinte años.

En el transcurso de esos años el Dr. Ungo fue, además, candidato a la Vice Presidencia de la República por la Unión Nacional Opositora (UNO), Delegado ante el Foro Popular (FP), Directivo de la Internacional Socialista para América Latina (IS-AL), Miembro de la Junta Revolucionaria de Gobierno de la República de El Salvador (JRG), Directivo de la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina (COPPPAL), Presidente del Frente Democrático Revolucionario (FDR), Miembro de la Comisión Político Diplomática (CPD) de la Alianza FDR/FMLN, entre otros.

En esas titularidades se destacó por sus funciones como promotor de iniciativas políticas, participante en la redacción de numerosos documentos partidarios y unitarios, conductor de equipos de trabajo, gobernante, ponente en diversos foros nacionales e internacionales, concurrente ante eventos de diversa naturaleza, vocero de estructuras unitarias y partidarias ante medios de prensa nacionales y extranjeros y, principalmente, como interlocutor legítimo y calificado ante gobernantes y dirigentes de muchos países a escala mundial.

Es probable que entre todas aquellas responsabilidades, hayan sido, primero, su participación como Miembro elegido por el Foro Popular (una amplia concertación de fuerzas sociales y políticas), en la Junta de Gobierno que intentó democratizar el país a raíz del Golpe de Estado que jóvenes militares impulsaron en octubre de 1979; y segundo, su nombramiento de Presidente del FDR como derivación del asesinato del Ing. Enrique Álvarez Córdova perpetrado por un escuadrón de la muerte en noviembre de 1980, las dos tareas más delicadas que le tocó asumir. En ambos casos, el Dr. Ungo demostró su entereza moral y ciudadana para resistir las presiones y amenazas que recibía de diversos lados, y salir adelante con dignidad y claridad de propósitos.

Esa era la talla de la personalidad que ahora recordamos; la de un individuo con una gran vocación política.

En la antigua Grecia se entendía al ser humano como un zoom politikom, como animal político, inmerso y partícipe en la Política por su propia naturaleza. Pues bien, al interior del MNR de la década de los setenta y los ochenta, un grupo de compañeros le admirábamos ese tipo de actitud, su capacidad para captar el momento político, para comprender lo complejo de los contextos sociales y las relaciones de poder, y su sentido de anticipación con respecto de los procesos políticos.

El anticomunismo como política e ideología predominante en El Salvador durante muchos años del siglo anterior, mediante el cual eran tildados de comunistas por igual, los liberales demócratas, los demócrata cristianos, socialdemócratas y socialistas, críticos de los gobiernos de turno militares o civiles; críticos de las estructuras de poder oligárquicas y del intervencionismo de los gobiernos estadounidenses, y que podía tener como consecuencia la pérdida de la vida en cualquier momento; dicho anticomunismo lo obligó junto con su familia a marchar al exilio, habiendo recibido demostraciones de solidaridad de varios gobiernos y partidos afines, particularmente del Gobierno de la República de Panamá, país donde se radicó. Ello le impidió asistir a las exequias de su madre en El Salvador, pues el gobierno militar demócrata cristiano no le garantizaba su integridad física.

II.- El universitario, el jurista, el académico de las ciencias políticas y sociales.

El joven Bachiller del Liceo Salvadoreño realizó estudios en la Facultad de Jurisprudencia y Ciencias Sociales de la Universidad de El Salvador, habiéndose graduado como Doctor en dicha especialidad. También hizo estudios técnicos en el área de las Artes Gráficas en una Universidad de los Estados Unidos de América; de ahí su dominio del idioma Inglés.

Durante su estadía en la Universidad de El Salvador, en su calidad de estudiante formó parte de Acción Católica Universitaria Salvadoreña (ACUS), y como jurista se le vio formando parte del equipo de Secretarios de la Rectoría de la Universidad, que entonces era encabezada por el Dr. Fabio Castillo Figueroa. Fue autorizado como Abogado y Notario por la Corte Suprema de Justicia de la República de El Salvador, habiendo ejercido su profesión en un prestigioso Bufete de Abogados, y también se incorporó como Docente en la Facultad de Derecho de la Universidad de El Salvador.

Lo anterior es una evidencia del grado de compromiso que asumió, pues bien podría haberse quedado en el ejercicio pleno de su profesión, sin mayores complicaciones, en la comodidad de su propio despacho; sin embargo, prefirió el servicio público en la Universidad y posteriormente en el seno de la ciudadanía salvadoreña.

Como a finales de los sesenta existían únicamente dos universidades en nuestro país, el Dr. Ungo fue proclive a la aproximación que se fue dando paulatinamente entre la Universidad de El Salvador y la Universidad Centroamericana de El Salvador, José Simeón Cañas.

En ese mismo período y a principios de los setenta del siglo anterior, la Universidad se sumergió en una intensa actividad política interna y movilización estudiantil, que condujo a la demanda de renuncia de sus cargos en contra de varios Decanos. Solidario con el Decano de la Facultad de Derecho, renunció a su cátedra junto con un buen número de profesores. La Universidad fue desestabilizada de tal manera que la intervención militar de junio de 1972 la encontró profundamente dividida y no pudo reaccionar ante el cierre de sus instalaciones que se prolongó por mucho tiempo. Este fue un golpe estratégico en contra del pensamiento y el desarrollo de la ciencia y la técnica en nuestro país.

En tales circunstancias, el Dr. Ungo se incorporó a la UCA, en la cual tuvo el cargo de Director de Investigaciones. En esta Universidad colaboró estrechamente con varios Rectores y Directores en el desarrollo académico y científico, especialmente en las áreas de la filosofía, la sociología y la ciencia política.

No era extraño escucharle discutir las hipótesis o tesis de reconocidos politólogos o sociólogos de América Latina, los Estados Unidos de América o Europa, así como el estado del debate sobre la transición a tal o cual sistema económico, político o social, la relación entre lo jurídico y lo político, el rol del Estado, las clases sociales o las formas de gobierno. Los autores que tenían más presencia en aquellos momentos eran objeto de su atención e interés académico, y gustaba confrontar sobre sus proposiciones con los demás profesores de los Estares “C” y “A” de aquella prestigiosa Universidad.

A pesar de su entrañable amistad con la mayoría de los Directores de la UCA, criticaba, constructivamente, el exceso de confianza que aquellas autoridades jesuitas y no jesuitas depositaban “en el poder del verbo” para transformar las condiciones de nuestra sociedad. Su experiencia le indicaba que eso era importante, pero que hacía falta algo más para intervenir con eficacia en semejante realidad de opresión y exclusión.

Tenía una sólida cultura general, fruto de la lectura de las principales obras de reconocidos escritores. Era dado a la apreciación del teatro, el cine, la música y la danza, entre otras. Gustaba de la pintura y estaba al tanto de otras manifestaciones culturales relativas a las formas de vida de diversas sociedades del pasado y el presente, y por ello sus análisis o simples conversaciones eran casi siempre matizados con alguna referencia cultural.

III.- El practicante de las ideas y corrientes políticas e ideológicas.

Si bien es cierto que su Partido, el MNR, fue fundado bajo inspiración liberal demócrata, con influencia de las corrientes políticas latinoamericanistas predominantes en nuestro continente antes y después de mediados del siglo XX (el nacionalismo revolucionario), las cuales reivindicaban y privilegiaban los intereses nacionales por sobre los intereses extranjeros y los de las oligarquías locales aliadas; bajo su dirección, se produjo al interior del Partido una intensa discusión de varios años de duración, tendiente a definir mejor su identidad política.

Sin abandonar aquella rica herencia histórica, que proclamaba el rechazo al intento de convertirnos en nuevas colonias de potencias extranjeras y negarnos nuestros derechos fundamentales como sociedades, el Partido procuró hacer acopio de nuevas ideas, recibiendo en su seno a un importante grupo de personas que provenían de la Federación Socialista Democrática (FSD) de la Universidad de El Salvador de los años sesenta.

Antes de ello es justo consignar que el Dr. Ungo provenía de las filas de una organización estudiantil cristiana católica romana, que muchos de sus compañeros habían optado por la democracia cristiana como ideología y que su padre también era fundador de la democracia cristiana en El Salvador. Esas influencias y una Facultad de Derecho de corte marcadamente liberal, habrían de repercutir en una mentalidad que tendía a defender principios tales como la libertad, el pluralismo, la igualdad y la fraternidad como sustentos de la democracia y adversos a toda clase de dictadura.

Acostumbrado a la discusión y manejando la lógica, la sociología y la política con magistralidad y un tanto de paciencia con nosotros, el Dr. Ungo supo conducir la discusión en los organismos de dirección partidaria, de tal manera que el MNR fue avanzando del nacionalismo revolucionario a la democracia revolucionaria, es decir, hacia la democracia social, incluso hasta el socialismo democrático, pero no más allá.

Todo ello le implicó muchas horas de estudio y la consulta de diversos autores, así como el intercambio con sus alumnos en la cátedra, en muchos seminarios y talleres con sus compañeros de partido, y con dirigentes partidarios y científicos sociales de América y Europa.

IV.- El político, el dirigente partidario.

El Dr. Guillermo Manuel Ungo Revelo, fue durante más de veinte años, Secretario General del Movimiento Nacional Revolucionario, M. N. R., de El Salvador. Compartimos con él la pertenencia a ese partido político, desde 1972 hasta 1987 aproximadamente. Durante ese lapso formamos parte de muchas Comisiones de trabajo, del Comité Ejecutivo Nacional y de la Comisión Política del Partido. Compartimos asimismo, la Representación partidaria en el exterior, cuando las condiciones nos relegaron al exilio por más de diez años.

Durante todo ese tiempo, se pueden advertir varios momentos que contaron con su valiosa participación: 1) el trabajo en la Unión Nacional Opositora (UNO) hasta el fraude electoral y la imposición de 1977; 2) la conformación del Foro Popular en 1978; 3) la Junta de Gobierno de octubre de 1979; 4) la integración de las organizaciones democráticas con las revolucionarias a lo largo de 1980; 5) la irrupción de la guerra civil en 1981 y la gestión de la solidaridad internacional a partir de ese momento; 6) la propuesta de Gobierno de Amplia Participación en la primera mitad de los años 80; 7) la política de diálogo negociación, y 8) la solución negociada a la guerra civil en nuestro país.

Podemos afirmar que en todo momento el Dr. Ungo hizo gala de realismo político, cuestionando sobre el cómo y el porqué de cada iniciativa o propuesta, en el afán de hacer bien las cosas y consciente de sus posibilidades y sus límites. Bajo tales criterios se manejaron las relaciones con el PDC y la UDN al principio, así como con las demás organizaciones que vendrían a continuación.

Elaboró bastante la idea de la “democracia restringida y excluyente” que caracterizó los gobiernos militares surgidos del fraude y la imposición, y sostenidos por el poder oligárquico, el intervencionismo estadounidense y los principales medios de comunicación del país.

Era consciente que, ante tales adversarios, se necesitaba unir fuerzas, utilizar todos los recursos intelectuales, organizativos y materiales para restaurar la democracia y avanzar hacia el progreso social. Por ello mantuvo consecuentemente la idea de llevar a cabo las reformas posibles al sistema imperante tales como: la reforma agraria, la educativa, y la tributaria, primordialmente, y por ello trabajó conjuntamente con el Partido.

Durante el breve período de la Junta Revolucionaria de Gobierno, delegó parte de sus funciones, pero acomodó su tiempo en Casa Presidencial para mantenerse al tanto de los análisis y percepciones partidarios sobre el contra golpe de los altos mandos que estaba en marcha.

Cuando la Junta de Gobierno del 79 fue anulada y la guerra civil fue inevitable, se mantuvo fiel a los principios antes mencionados, tratando de obtener un apoyo de características plurales, de amplia solidaridad, también de gobiernos de la esfera capitalista y de entidades sociales de tales países.

Todo ello permitió que en intensas discusiones e intercambios de ideas en el seno de la Dirección del FDR, con la Comandancia General del FMLN y al interior de la Comisión Político Diplomática, se fuera elaborando una política de diálogo y negociación. Esta fue la antesala de las conversaciones de Paz de La Palma y Ayagualo durante el gobierno del PDC y sus aliados. En La Palma le tocó presidir la delegación del FDR/FMLN y proyectar una adecuada imagen nacional e internacional.

En el ámbito internacional, el reconocimiento que implicó la Declaración Franco Mexicana (FMLN/FDR fuerza beligerante en un conflicto armado interno), le significó mayores responsabilidades, pues su condición de ex Miembro de la Junta de Gobierno de El Salvador le permitía acceder a mayores niveles de autoridad, pero también recibir mayores presiones políticas.

V.- El ser humano.

El Dr. Ungo que recordamos también tenía sus aristas como todo ser humano. Teniendo tantos amigos como tuvo, a principios de los años setenta nos pidió, a un grupo de jóvenes recién graduados universitarios, que nos dirigiéramos a él por el nombre más familiar de Memo. Probablemente estaba enterado que cuando nos referíamos a él lo llamábamos Memo Ungo. Conscientes de cierta diferencia generacional, de su grado académico y de su estatus de Secretario General, las tres cosas juntas, seguimos tratándolo de Doctor, aunque al principio le molestara un poco.

También discrepábamos con él cuando insistía en relativizar todas las cosas, hablando permanentemente en forma dubitativa de “si y no” o bien actuando como “abogado del diablo”, poniéndose aparentemente a favor del adversario. A fin de cuentas sabíamos que lo que pretendía era romper con el simplismo o “bajar la temperatura”, e incluso hacer notar el exceso de confianza que a veces poníamos en alguna posición “de izquierda”.

Amigo de las bromas y los chistes tendía a elaborar paralelismos entre la política y el erotismo, por ejemplo, del maridaje de la democracia cristiana con el ejército, lo que le significó el calificativo de líder de la “izquierda erótica”. No se le escapaban ni los más serios Comandantes del FMLN o gobernantes de algunos países, socialistas o capitalistas. No le simpatizaba el exceso de formalidad y tenía un gran sentido del humor, incluso del humor negro. Podía reír con facilidad al resultarle divertida alguna situación, así le afectara a él mismo, cualidad de personas muy seguras de sí mismas.

Su tendencia a privilegiar lo intelectual, en cierto modo, lo hacía recurrir a pequeños grupos a los que llamaba “petit” comité. Quizá por ello el MNR fue, en aquellos tiempos, un partido de cuadros, de intelectuales, profesionales, técnicos, empleados, estudiantes y obreros calificados, y nunca un partido de masas.

VI.- El ejemplo para el futuro de nuestro país.

El Dr. Ungo murió cuando todavía le quedaba mucho por hacer, mucho por aportar. Sin pretender que fuese insustituible, sí podemos afirmar que su ausencia se ha advertido en la estructuración de diversos procesos, mecanismos y organismos tendientes a desarrollar el contenido democrático de los Acuerdos de Paz. Con el tiempo y en la práctica, varios de tales acuerdos se han desvirtuado o se ha tergiversado su significado. Sus dotes parlamentarías habrían sido muy útiles durante los veinte años transcurridos desde su muerte.

En sus últimos esfuerzos trató de poner a prueba el esquema electoral de partidos y su representatividad. Ahora que se habla de reforma electoral y que tanto obstáculo se ha puesto y se sigue poniendo, sin demeritar los actuales esfuerzos, sus conocimientos, su experiencia y capacidad argumentativa se hacen necesarios. También en lo concerniente a un auténtico partido de ideología Socialdemócrata hace falta un dirigente de su estatura moral y política, reconocido nacional e internacionalmente, legitimado en la práctica, fiel a los Principios de Libertad, Justicia y Solidaridad que caracterizan a este tipo de institutos políticos.

Para finalizar, el Dr. Ungo trató de ser consecuente con lo que pensaba, con lo que decía y con lo que proponía. Prefería postergar algunas decisiones antes que dar un salto al vacío si no estaba suficientemente convencido de algo. Por ello recurrió a cuanta consulta tuvo a su alcance, dentro o fuera del MNR, en función de hacer avanzar los procesos que condujeran a hacer de la política nacional algo decente.

En síntesis, puede decirse que constituye un ejemplo de trayectoria democrática.

Por la vigencia de los principios y objetivos por los cuales luchó, por sus características de demócrata a toda prueba, por su indiscutible capacidad de trabajo y visión política, le tendremos en mente, con aprecio, mientras vivamos.

Esperamos que así sea.