Telegramas urgentes a nuestros líderes

El 1 de mayo inicia un nuevo juego en el póquer político, con las cartas distribuidas de otra manera. Requiere nuevas movidas y estrategias. Aquí algunos consejos urgentes:

Magistrados del Tribunal Electoral: Yo sé que están muy ocupados contando votos, pero una vez que terminen, no se olviden de renunciar.

Sigfrido Reyes: Más le vale aceptar la embajada en Moscú. Si no, te quedas sin el plato y sin la sopa.
ARENA: Decidan democráticamente a quiénes lanzar para la Junta Directiva de la Asamblea. No excluyan a nadie el derecho de postularse. Dejen que la fracción decida.

FMLN: Negocien la presidencia de la Asamblea con ARENA, abriendo camino para una gobernabilidad que no dependa de tratos oscuros con mafias.

CD: Acepten la sentencia del pueblo y disuelvan su partido. Trabajen en la sociedad civil y construyan desde abajo una izquierda democrática.

Michelle Sol: Arrancaron mal, usando la primera sesión del Consejo para aumentar impuestos. Pongan a su Concejo plural a hacer un análisis y un plan.

Will Salgado: Hay vida fuera de la alcaldía. No solo vendiendo electrodomésticos. Depende de vos construir una nueva mayoría, no solo en San Miguel, sino en todo oriente.

Consejo Nacional de Seguridad: Dejen de servir de pantalla del gobierno. Abran un verdadero diálogo sin exclusiones. Conviértanse en Consejo de Paz.

PCN y PDC: Tienen que decidirse si quieren ser parte de la solución, dando un nuevo rumbo al país, o muletas desechables de un gobierno que fracasa.

Abogados patriotas: Comiencen desde ya a definir los perfiles del nuevo Fiscal General y de los magistrados que darán continuidad a la Sala Constitucional.

Jóvenes profesionales y empresarios, activistas en movimientos sociales: No esperen 3 años para tomar su lugar en el debate nacional y en la política. La renovación no es un asunto electoral, sino de trabajo sistemático y sostenido.

Presidenciables: Levanten la mano ya, muestren su cara, tomen liderazgo en el debate sobre seguridad, educación, empleo, sostenibilidad fiscal. Compitan abiertamente, generando propuestas, no en secreto, conspirando.

Presidente de la República: Decídase por un solo discurso y manténgalo con coherencia, hable en Casa Presidencial, en la calle o en Caracas.

Saludos,
(Mas!/El Diario de Hoy)

Carta a los pandilleros

La semana pasada ustedes me hicieron llegar un comunicado para manifestar que están dispuestos a hacer lo suyo para detener y desactivar esta escalada violenta entre ustedes, las fuerzas policiales y militares del Estado. Yo publiqué este comunicado, porque la población necesita conocer las posiciones y propuestas de todos los actores de este conflicto, que tiene fregado a todo el país.

En el comunicado dicen ustedes que para propiciar un clima más favorable para que los conflictos entre pandillas, Estado y sociedad se resuelvan mediante el diálogo y no mediante más violencia, ustedes decidieron dar un primer paso, de manera unilateral, como muestra de su voluntad: la suspensión de acciones violentas de las pandillas contra policías, soldados, custodios - y contra la población.

Todo esto solamente tiene sentido si ustedes cumplen su palabra.

El gobierno ha trasladado al penal de Zacatecoluca a todos los pandilleros que hace 3 años han sido protagonistas de los diálogos que ha llevado a la tregua, y que de alguna manera han sido los garantes de este proceso con el cual definitivamente durante 2 años se logró reducir la violencia y poner sobre la mesa dos temas: la reinserción de los pandilleros; y la suspensión de las extorsiones - ambos mediante la creación de oportunidades laborales. Todos sabemos que en ambos temas queda la deuda pendiente. Ustedes no han disminuido las extorsiones; y la sociedad no ha abierto ventanas de oportunidades para la reinserción de ustedes.

Tengo claro que ahora la situación es mucho más complicada que en el 2012, cuando comenzamos a hablar. Por una parte la decisión política del gobierno de descartar tajantemente la búsqueda de soluciones mediante el diálogo, sino de buscar el desmantelamiento de las pandillas mediante la confrontación, incluyendo la militar. Por otra parte hay un problema de comunicación: Los verdaderos tomadores de decisiones por parte de ustedes están bajo estricto régimen de aislamiento en Zacatraz. Estoy claro que no podrán leer esta carta, ni pueden intervenir en el debate nacional sobre la violencia y las diferentes estrategias de cómo enfrentarla.

Hoy todo depende de ustedes, los pandilleros en los barrios y cantones - e incluso, a pesar de los intentos del gobierno de cortar toda la comunicación desde los penales, de los que están presos. Tocaría a ustedes convertir en realidad lo que anunciaron en su comunicado: que no aceptan la tesis del gobierno del FMLN que la confrontación es el único camino que queda.

Negociación no va a haber, según el gobierno. Diálogo puede haber, pero no con el gobierno, sino solamente con los sectores (ahora muy minoritarios) de la sociedad civil que están dispuestos de mantenerlo vivo, contra viento y marea, contra amenazas y presiones. Si ustedes unilateralmente rompen la cadena de venganza y confrontación violenta, tal vez estos sectores pueden abrir nuevos espacios para el diálogo - e incluso convencer al gobierno que haga su parte: eliminar toda actividad de exterminio y de ejecuciones y capturas al margen de la ley.

En este sentido les hago el llamado: Rompan la espiral de venganzas, así como lo han prometido en su comunicado; respeten la vida de policías, soldados, funcionarios y sus familias. Paren esta locura de las granadas. No hagan nada que radicalice y profundice el conflicto, y todo lo que esté a su alcance para reducir su intensidad.

Si no, incluso los pocos que creemos en el diálogo y la reinserción no podremos hacer nada para evitar que todos nos hundamos en una guerra en la cual todos vamos a perder.

Piénsenlo. Y no se olviden: Palabra es palabra. 

(Mas!/El Dierio de Hoy)

Columna transversal: Terremoto, golpe de Estado y lógica

Cuando la correcta aplicación de la ley y de la lógica se interpreta como "terremoto político" o como "golpe de Estado técnico", algo está mal en nuestro país.

¿De qué terremoto estaba hablando el entrevistador del Canal 33, Sergio Méndez, el martes pasado? De una sentencia de la Sala de lo Constitucional, publicada este mismo día, que no hace otra cosa que constatar que mientras el Tribunal Suprema Electoral no termine el escrutinio para los diputados en el departamento de San Salvador, no existen diputados electos para este departamento. La única conclusión lógica posible: Mientras no sabemos quiénes serán los 24 diputados que representarán San Salvador, porque aún no hay escrutinio válido, nadie podrá asumir el cargo de diputado de este departamento. Y como el Tribunal Supremo Electoral ha hecho todo lo posible para que el nuevo escrutinio de San Salvador, que la Sala le había ordenado efectuar, no terminara a tiempo para la inauguración de la nueva Asamblea 2015-2018, este viernes 1 de mayo no podrán asumir sus cargos los 24 diputados que corresponden a San Salvador. Así de simple. Así de lógico.

¿Y esto es un "terremoto político", como lo califica el imitador de Ismael Cala? ¿Y esto es un "golpe de estado", como lo califica el presidente de la Asamblea saliente y dirigente del FMLN, Sigfrido Reyes, quien por suerte el 1 de mayo va a su casa (o al exilio dorado en la embajada en Moscú)?
Terremoto o intento de golpe de Estado sería si el 1 de mayo tomasen posesión, con toda la pompa, 24 candidatos cuyos votos todavía están siendo contados. O si la Sala no hubiera intervenido en el intento del Consejo Nacional de la Judicatura de amañar la selección de candidatos a magistrados de la Corte Suprema (vea abajo).

Hay 24 ciudadanos que disponen de pedazos de papel otorgados por el TSE, que los acreditan como diputados electos, y algunos de ellos reclaman que estas credenciales les dan el derecho de sentarse el 1 de mayo en la Asamblea, o incluso de postularse como directivos del nuevo Legislativo, esté terminado o no el recuento de votos. Pero son credenciales que el TSE otorgó en base de un "escrutinio final" que, en el caso del departamento de San Salvador, fue declarado sin lugar por la Sala, porque a todas luces no representaba fielmente la voluntad popular. Obviamente, con la sentencia de la Sala que ordenaba volver a contar todos los votos del departamento de San Salvador, estas 24 credenciales (más las de 24 suplentes), 24 de estas credenciales perdieron validez. Es cierto, la mayoría de estos 24 portadores de credenciales caducadas al fin saldrán confirmados como diputados, si es que el TSE en algún momento presenta los verdaderos resultados. Pero con el 18% de los votos recontados al momento de escribir estas líneas, ya es evidente que teníamos toda la razón de exigir que se abran las urnas. Ya se detectaron miles de votos que no habían sido tomados en cuenta en el escrutinio que el TSE declaró "final". Por tanto, es bien posible que más que uno de los 24 candidatos en cuestión al final de esta historia podrán enmarcar sus credenciales de diputado electo y colgarlas en sus baños, como grato recuerdo de un episodio tragicómico, pero sin asumir como diputados.

La Sala no hizo otra cosa que aplicar la consecuencia lógica de su sentencia anterior, para evitar una crisis institucional, con una nueva Asamblea que elija como miembros de su directiva a personas cuya elección todavía está en disputa.

En cambio: La orden de la Sala que 24 escaños quedarán vacíos hasta que el último voto sea contado y el escrutinio se declare válido, no causa ninguna crisis institucional. La Asamblea se puede conformar con 60 diputados. Pueden posponer la elección de la junta directiva. Incluso si los 60 diputados, que el 1 de mayo asumen sus cargos, decidieran no legislar mientras la Asamblea no sea completa, el país no entra en crisis. Durante la reciente campaña electoral, el trabajo del órgano legislativo se paralizó durante semanas, y el país seguía funcionando como siempre…

La otra sentencia emitida por la Sala el pasado martes tampoco es más que la aplicación lógica de principios ya establecidos en otros casos. Así como la Sala sentenció en el caso de la Corte de Cuentas y del Tribunal Supremo Electoral, ahora declaró inconstitucional la elección del abogado Tito Edmundo Zelada como presidente del Consejo Nacional de la Judicatura, por su falta de independencia y su militancia partidaria. Y declaró improcedente la nominación, por parte de este Consejo, de 15 candidatos a magistrados, porque salieron de un procedimiento anteriormente declarado inconstitucional. Ninguna sorpresa, ningún terremoto, ningún golpe de Estado. Sólo la consecuente aplicación de la ley, la generación de seguridad jurídica, y la consolidación de la división de poderes.

(El Diario de Hoy)

Carta a la Asamblea saliente

Estimados diputados:
Ustedes ya tuvieron 3 años para legislar. Quedaron con mucha deuda. Pero ya están al punto de ser sustituidos por una nueva Asamblea, luego de unas elecciones en las cuales los ciudadanos decidimos a quienes de ustedes reelegir y a quienes mandar a su casa.

En los últimos días de la Asamblea saliente, concéntrense solamente en las reformas constitucionales urgentes, para que la nueva Asamblea las pueda ratificar y para que no se pierdan otros tres años sin que se hagan las reformas necesarias.

Todo lo demás, déjenlo a la nueva Asamblea. No traten de usar mayorías que ya no expresan la voluntad popular para adelantarse al trabajo de la Asamblea entrante.


En este sentido, fue un flagrante abuso (uno de tantos que se cometieron en esta Asamblea 2012-2015) forzar la aprobación de préstamos, en vez de dejar que la nueva Asamblea los discuta. Ustedes ya no tienen ninguna legitimidad para aprobar más endeudamiento, mucho menos con métodos tan cuestionables como los que usaron para la aprobación de los 900 millones. No sé cómo el bloque FMLN-GANA convenció u obligó a la diputada Sandra Salgado, luego de que se negó a dar el voto número 56 para los préstamos, a retirarse; y luego, poner un suplente fiel a la línea partidaria, y repetir la misma votación. Esto es política gangsteril. Y posiblemente, inconstitucional…

El gobierno va a tratar de meter más préstamos a votación de la Asamblea saliente, porque les sale más cómodo que negociar con la oposición y construir acuerdos sólidos de gobernabilidad. Cualquiera de ustedes que se presta a esta maniobra, actúa en contra de la voluntad popular expresada en las urnas.

Tampoco tiene ningún sentido que ustedes, vía exprés y sin el debate necesario, aprueben la Ley de Responsabilidad Fiscal. Pasaron tres años sin voluntad de crear esta ley urgente, y ahora la quieren aprobar sin definir bien los límites del endeudamiento, solo para evitar que la nueva Asamblea, con otra correlación de fuerzas, emite una ley que realmente obligue al gobierno a actuar responsablemente.

Pero hay una reforma que ustedes le deben al país - y todavía hay tiempo para aprobarla en esta Asamblea saliente, para que sea ratificada inmediatamente por la entrante: la reforma del Tribunal Supremo Electoral. Las recientes elecciones han demostrado, sin lugar a ninguna duda, que el Tribunal, así como está concebido, no puede garantizar elecciones libres, confiables y transparentes. Y aunque es cierto que los magistrados electorales actuales deben renunciar (o ser sustituidos por la nueva Asamblea), el problema del TSE va mucho más allá de la incapacidad y la falta de vocación democrática de sus magistrados. Es un problema estructural que hay que resolver con una reforma constitucional. Todo el mundo sabe cuál es la solución, y hay propuestas de ley que ustedes tienen años de tener en sus gavetas: la separación estricta de las funciones administrativas y logísticas de las funciones jurisdiccionales, en dos instituciones autónomas una de la otra. Esta es la gran deuda que ustedes tienen con el país - y tienen la obligación de saldarla antes de entregar a la nueva Asamblea.

Esta reforma tiene mucho más urgencia que la otra en la que ustedes se embarcaron, que prolonga a 5 años el mandato de la Asamblea y de los Concejos Municipales. Pero ya que se aprobaron esta reforma, tienen la obligación adecuar los plazos constitucionales para la elección de magistrados de la Corte Suprema de Justicia, ya que no puede ser que en el futuro una misma Asamblea elija dos veces magistrados de la Corte. Porque esto significa que una mayoría coyuntural, reflejada en una Asamblea, tendría el poder de crear una Corte a su semblanza ideológica.

Todo lo demás corresponde a la nueva Asamblea. Ustedes concéntrense en estas dos reformas, para cerrar su ciclo con algo de dignidad. Saludos, 
(Mas!/El Diario de Hoy)