Carta a FESFUT

Estimados funcionarios del fútbol nacional:
¿Y a quién de ustedes se le ocurrió el término ‘amaño’ para la venta de partidos de fútbol? Es un término muy eufemista, o sea que pinta bonito y poco ofensivo algo feo y dañino.

Veamos en un diccionario: maña es “Destreza, habilidad. Artificio o astucia. Vicio o mala costumbre.”

Los que venden partidos de la Selecta no lo hicieron por maña. Lo hicieron por pisto,  para estafar y defraudar. Defraudar, en última instancia, a los aficionados que pagan, gritan y lloran para apoyarlos...

Hay que llamar las cosas por su nombre: lo que hicieron es estafa. Es un delito serio, no es una maña. Todos tenemos mañas, pero no todos somos delincuentes.

Hay que investigarlo. Ustedes lo verán de otra manera, pero para mi la FESFUT no es la instancia adecuada para investigar, porque lo más probable es que sea parte del problema. Tiene que investigar la fiscalía, y si se conforma que hubo delito, tiene que perseguirlo. Hay que investigar si sólo fueron jugadores, o también uno que otro funcionario que cobró ‘comisión’...


No hay que asumir que estos jugadores, tan incompetentes que son para jugar fútbol, tengan la capacidad de mantener, sin apoyo y mediación de los funcionarios de sus clubes y de la FESFUT, un esquema de fraude tan complejo...

Pero hay que decir otra cosa: No me extraña por nada que los partidos de la Selecta hayan sido vendidos. En un deporte cuya organización federativa es sistemáticamente corrupto, y donde se venden clubes enteros, ¿cómo no se van a encontrar jugadores para vender un gol o dos?

En un país donde se venden partidos políticos (enteros, o diputado por diputado), claro que también se venden partidos de fútbol. En este contexto de permisividad e impunidad, no cualquier jugador humilde, mal pagado, y con mínima formación escolar va a tener la fortaleza de rechazar un par de miles de dólares por un golito – sobre todo cuando medios, funcionarios, y políticos hablan de mañas y no de delitos. Y cuando todos asumen que los van a verguear de todos modos...

No quería escribir sobre este tema, porque toda la indignación sobre el escándalo me parece hipócrita. Pero hay que decir un par de verdades: Si en este país hay un clima propicio para la candidatura de Elías Antonio Saca; si personajes como Guillermo Gallegos y Chico Merino pueden formar parte de la junta directiva del parlamento; si tenemos un presidente que habla de transparencia pero no permite que se sepa nada sobre los gastos suyos y de su familia - ¿realmente nos extraña que el fútbol nacional no es tan limpio como los ideales olímpicos originales?

Ustedes, los funcionarios de los clubes y de FESFUT, tienen una enorme tarea por adelante, si quieren reconstruir la confianza y el amor del pueblo al fútbol nacional. Si el primer paso no es una radical limpieza en la propia casa, jamás lo van a lograr.

Saludos, Paolo Lüers
(Más!/EDH)

Columna transversal: German y Carolina

Me gustó mucho la columna que Marvin Galeas publicó el jueves pasado en este espacio: ‘El Viejo German’. Recibió un homenaje póstumo en las sagradas páginas editoriales de El Diario de Hoy un guerrero del Golfo de Fonseca que se hizo responsable de la vida de la comandancia de la guerrilla de Morazán y de la seguridad de la Radio Venceremos. Esta idea me encanta: para dejar claro que esta distinción no es un accidente de la historia, sino un signo de que sí hemos cambiado al país, voy a escribir otro homenaje a este guerrillero. De todos modos, el chele German merece mucho más que esto...


Así que me voy a meter en el género que Marvin ya tiene años de desarrollar en El Diario de Hoy: la columna narrativa que revive personajes y hechos relevantes de nuestra guerra.

Hace unos 10 años, fui a Morazán a buscar al Viejo German. No lo había visto desde los días de la desmovilización de las fuerzas guerrilleras en el 1992. La última vez lo vi en la primera Asamblea General del ERP en tiempos de paz, en Jocoaitique. Cuando se armó una acalorada discusión con Joaquín Villalobos, German le dijo: “Durante la guerra, yo hubiera cumplido cualquier orden tuya, y me hubiera muerto para sacarte de cualquier huevo. Pero ahora ya no somos soldados, ahora tenés que convencernos...”

En las siguiente asambleas, con discusiones aun mucho más controversiales, el Chele ya no participó. Como muchos que quedaron en Morazán, se sintieron abandonados.

Llevé conmigo a una amiga, cuya madre había caído en combate en enero del 1981 en el cerro de Conchagua. Y como el Chele German fue fundador de la guerrilla del Conchagua, decidí buscarlo para ver qué sabía sobre la muerte de esta mujer.

Encontramos su casa en la Segundo Montes, aquella comunidad de ex-refugiados en Meanguera, donde también han construido sus casas y rehecho sus vidas cientos de ex-combatientes del ERP. Una casa campesina de estas que nunca dejan entrar mucha luz. Sorprendimos a German dormido en su hamaca adentro de la casa. Cuando se despertó, vio en la puerta a dos figuras envueltas en luz. El guerrero de docenas de batallas se levantó, y en vez de acercarse a sus visitantes, retrocedió al último rincón de la casa, con cara de espanto y palidez de muerto – como si hubiera visto un fantasma. “Soy yo German, Paolo.” Pero no me estaba viendo a mi, sino a la muchacha, y al rato dijo un nombre: “¿Caro? ¿Caro?...”

Pensaba ver el fantasma de la muchacha que murió a exactamente la misma edad que ahora tenía su hija. Al rato el Viejo cayó en la cuenta: “¡Sos la hija de Carolina! Siempre nos hablaba de su bebé... ¡Qué susto! Pensaba que es ella.” Abrazaba a la hija, y cuando levantó la cara, vi que el guerrero más duro que había visto en la guerra estaba llorando. Bueno, los tres estábamos llorando...

Luego German nos contó cómo murió Caro. Jamás había contado esta historia a nadie. “¿Por qué, Chele? Si cada rato nos estuvimos contando historias de guerra...”

“Por pena. ¿Cómo iba a contar que esta muchachita perdió su vida salvándome la mía. Si el jefe era yo – y yo tuvo que sacar vivos a mi gente – y nos termina salvando el culo una muñequita como esta niña aquí, igual de chiquita, igual de guapa, que ni siquiera era combatiente, era radista y enfermera...”

Nos cuenta cómo cayeron en una emboscada y un francotirador le pegó una balazo a Carolina. Sólo a ella, todos los demás inmediatamente se cubrieron. Caro ya no podía caminar. No se podían retirar, porque no podían dejar a la herida. Y cargándola nunca lograrán salir. Ya bajo fuego permanente y con la certeza que al rato los iban a encerrar, se hicieron la idea que ahí se iban a morir todos.

Hasta que Caro dijo: “German, déjenme dos G3 y bastante munición. Yo les voy a cubrir la retirada. ¡Váyanse ya!”

Y aunque German no quiso aceptarlo, así fue. Caro murió cubriendo la retirada a German y su pelotón. Con ella murieron varios soldados, pero ningún otro guerrillero. German nunca olvidó esta escena, y nunca dejó de sentirse culpable. En muchas noches de posta vio la silueta de Carolina. Nunca contó a nadie lo que pasó aquel día en el Conchagua, hasta que apareció, en la puerta de su casa, la silueta de Carolina...

Nos despedimos, otra vez con lágrimas. Fue la última vez que vi a German. Y Caro, la hija, al fin pudo cerrar el capítulo de la muerte de su mamá. Gracias a German, que al fin no era tan macho que pensaba. Descanse en paz, Viejo.
(El Diario de Hoy)

Carta al nuevo dueño del grupo radial SAMIX

Estimado señor Saca:
Tengo entendido que, aunque todo el mundo sabe que su papá, el candidato, despacha en las oficinas del grupo radial SAMIX, ahora usted, su hijo, ha asumido la dirección de esta empresa mediática. O incluso, si entendí bien lo que su papá dijo en su reciente entrevista televisiva, la propiedad. Felicidades, siempre es bueno ver jóvenes emprendedores cosechando éxitos en el mundo empresarial...

¿O será que la herencia en vida que su papá dijo que le hizo a usted sólo es un subterfugio legal - para que nadie le pueda reclamar que su candidatura presidencial choca con la constitución que no permite que asuma un presidente que explote concesiones del Estado? Porque las frecuencias radiales indudablemente son concesiones estatales...

Hay malas lenguas que dicen que poco antes de las elecciones traspasar la propiedad de 11 estaciones de radio a un hijo sin experiencia en la administración de empresas es lo que los abogados llaman ‘fraude de ley’. O sea, que el traspaso sólo es formal, pero que su papa sigue controlando las radios - candidato o no, constitución o no...


No se preocupe: Si es fraude, lo cometió el candidato, no usted. Usted, en este tramafaz, sería más bien víctima y no cómplice, más bien engañado y no testaferro...

Cuando yo escuché a su papá diciendo que ya no existe ninguna inconstitucionalidad porque ya traspasó sus acciones y la representación legal a usted, me surgieron, mal pensado que soy por oficio, algunas preguntas: ¿Y cómo es que hizo la primera vez que asumió la presidencia de la República? ¿Será que en el 2004 el presidente Saca transfirió las acciones en sus empresas radiales a alguien a un alguien – o asumió la presidencia sin cumplir con la constitución? ¿Y si en el 2004 se despojó de sus empresas, cómo es que ahora nuevamente eran suyas y tuvo que heredarlas a usted?

De todos modos, nadie lo va a reclamar, por lo menos no en serio. ARENA, en un su arranque de lucidez, ya dijo que no quiere bloquear la candidatura de su papá con recursos legales sino derrotándole políticamente, o sea en las urnas. El FMLN mucho menos, porque le conviene la división del voto de la derecha. Y los magistrados parece que ya tienen suficientes problemas sin meterse en este...

Así que no habrá problemas. Usted siga disfrutando ser dueño y ejecutivo sin tener que asumir la responsabilidad empresarial. Su papá que siga con su campaña presidencial. De todos modos, no puede ganar, así que no corremos peligro que el mismo hombre, por segunda vez, asuma la presidencia violando los artículos 127 y 152 de la Constitución.

Mientras dura la campaña y la casa SAMIX todo regrese nuevamente a normal, como en el 2009, disfrute el privilegio de ser el alto ejecutivo más joven del país.

Saludos de Paolo Lüers
(Más!/EDH)

Carta a Billy Sol Bang, ex-presidente de la CEL

Querido Billy:
Me da pena ajena cómo actuó la Asamblea Legislativa (bueno: el bloque FMLN-UNIDAD que actualmente la domina): solicitó oficialmente, como Asamblea Legislativa, a la Fiscalía que investigue tu patrimonio personal, para ver si como presidente de la CEL te has enriquecido ilícitamente. Al mismo tiempo me da risa: La piedra que te tiran, indudablemente les va a caer en la cabeza a los que usan la impunidad que les da el fuero de diputado para difamar.


Todos que te conocemos a ti y tu historia, totalmente independiente de coincidencias ideológicas o partidarias, sabemos que has sido de los pocos servidores públicos que siempre han combatido la corrupción, la economía de cheros y primos, y el enriquecimiento a costa del patrimonio de la nación. Sólo falta ir a visitarte en tu casa en la maltrecha colonia Flor Blanca o en tu finca para dar se cuenta que todavía existen hombres que han manejado miles de millones para el Estado – y siguen viviendo de su trabajo diario...

La “comisión de investigación”, que el bloque FMLN-UNIDAD impuso en la Asamblea para investigar la CEL, perdió de antemano toda credibilidad cuando se negó a investigar TODA la historia de la CEL, incluyendo los capítulos más oscuros durante las presidencias de Saca y Funes. De antemano era un esfuerzo para joder a Paco Flores, o sea parte de la campaña electoral.

Y así salieron las recomendaciones: Que investiguen por posible enriquecimiento ilícito a todos los funcionarios de la era de Paco Flores que han intervenido en la construcción del asocio público privado más exitoso de nuestra historia, entre la CEL y la compañía italiana ENEL, para implementar una nueva industria: la explotación de la energía geotérmica.

Tú y Toño Rodríguez, quien dirigió esta nueva industria mientras tú presidías la CEL, hoy en la mira del bloque FMLN-UNIDAD, van a entrar en la historia del país como los funcionarios más visionarios que hemos tenido. Ustedes construyeron una política energética a largo plazo, aseguraron las inversiones para implementarla, y limpiaron de corrupción las empresas estatales de energía. Todos esto logros fueron sistemáticamente destruidos por las administraciones Saca y Funes. Ya no hay estrategia energética, ya no hay inversiones en este rubro, y volvió la corrupción a la CEL y la GEO...

La “comisión investigadora” no ha escuchado a ningún testigo y no ha recibido ni un sólo documento que aporte el más mínimo indicio de malversación de fondos, corrupción o enriquecimiento ilícito en el contexto de las negociaciones entre la CEL y la ENEL. No hay absolutamente NADA en los archivos de esta comisión que justifique su conclusión: que investiguen posible enriquecimiento ilícito de Billy Sol Bang, Miguel Lacayo y Francisco Flores.

La tal comisión cayó en el total ridículo cuando su presidente, el diputado Jaime Valdez, te interrogaba sobre un “conflicto de interés” entre tu calidad de tesorero de ARENA y tu cargo como presidente de la CEL. Tú corregiste al diputado explicando que fuiste tesorero del partido hasta el 18 de julio del año 1991 y que asumiste la presidencia de la CEL el 19 de febrero del 1993. Y lo ridículo se volvió absurdo cuando el diputado Valdez del FMLN te preguntó porqué habías dejado de ser tesorero de ARENA. Tu respuesta: Porque este día 18 de julio del 1991 ustedes me secuestraron...

Billy, que sigas durmiendo tranquilo, porque los ciudadanos honestos del país, de derecha y de izquierda, te vamos a defender contra los pícaros.

Te manda saludos Paolo Lüers
(Más!/EDH)