Carta a Roberto Silva, ex-diputado preso en Estados Unidos


Estimado Roberto:


¿Cómo la está pasando allá en la cárcel federal en Arizona? Me imagino que un poco mejor - ahora que te pisaste al Chele Tórrez, al Fiscal General Safie y posiblemente a Tony Saca...

Hiciste esta jugada de campeones para conseguir que los gringos no te entreguen a la justicia salvadoreña. ¿Cómo pueden entregarte a un país donde los políticas piden medio millón de dólares para arreglar juicios?

Pero nada es de choto. En cambio, los gringos agarran la grabación que hiciste con tu cuate Tórrez, y la filtran a la prensa. Un tiro genial: Matan a varios pajaritos de un sólo disparo: cae el Chele Tórrez, cae el fiscal Safie, cae la movida de Saca de mantener a un fiscal que le cubra la espalda, cae el control de Saca sobre ARENA, cae el intento de trueque con el FMLN: fiscalía contra magistrados de la Corte...

Sos un genio, Roberto: Con una jugada de carambola cambiaste el panorama político del país en plena transición. Le diste impulso a la renovación de ARENA y paraste en seco las negociaciones sobre la elección del fiscal y de la corte. Bueno, with a little help from your friends - con una pequeña ayuda de los gringos...

Hasta la vista, Paolo Lüers

(Publicado en Más)

Responsabilidad conjunta


En cafetines, gimnasios, entrevistas matutinas, la plática va sobre si el gobierno entrante será del FMLN o de Mauricio Funes; si en el gobierno mandará la Comisión Política del partido o el presidente; cuántos ministerios tendrá el FMLN y cuántos tendrán los Amigos de Mauricio; etcétera, etcétera.

Ya no aguanto escuchar esta paja.

Independientemente de cómo se reparten los ministerios y las autónomas, tendremos un gobierno del FMLN presidido por el señor Mauricio Funes, ex-periodista, y el señor Salvador Sánchez Cerén, ex-comandante guerrillero. Por esto votó el 52% de los que participaron en las elecciones. Nadie les preguntó si querían que gobernara el FMLN o Funes. Los electores tenían solamente dos opciones: marcar la bandera de tricolor, para que siga gobernando ARENA; o marcar la bandera roja, para que asuma el gobierno el FMLN. Todo lo demás es paja.

La mayoría votó por la bandera del FMLN, por el programa de gobierno elaborado por el FMLN, por la fórmula presidencial presentada por el FMLN. Votaron por el paquete FMLN-Funes.

La contradicciones dentro del partido, entre el partido y su fórmula, dentro de la fórmula, entre el partido y sus aliados – son reales, pero son problemas internos de ellos que tienen que superar o administrar para poder gobernar. La ciudadanía no tiene parte en este forcejeo. La ciudadanía eligió un gobierno. Punto.

El doble discurso, antes estrategia de campaña, hoy se sigue empleando e incluso perfeccionando para generar gobernabilidad y para evitar una oposición unida. Para que el lenguaje ‘moderado’ de Funes sorprenda y tenga impacto, necesariamente hay que mantener el lenguaje radical del partido. Para que Funes sea percibido como la última línea de defensa contra los partidarios de los modelos de Cuba y Venezuela y contra políticas anti-empresariales, hay que mantener vivo el debate sobre quién va a mandar, quién va a definir las políticas del Estado...

Lo que el presidente electo dice a la empresa privada, a los partidos de oposición, a Obama, a los gobiernos de izquierda democrática, a los profesionales, a los medios es básicamente lo siguiente: “En la medida que ustedes me apoyen, o por lo menos me den tregua, voy a tener independencia del partido y de Hugo Chávez.”

Y el eco se escucha en todas partes: Darle agua y tiempo a Funes, ¿no será esa la mejor manera de debilitar al FMLN? Es absurdo, pero se escucha en todas partes. ¿Cómo debilitar al partido de gobierno apoyando al gobierno?

Cuidado: No estoy diciendo que o hay que apoyar las políticas del gobierno del Frente que sean racionales, resultado de consensos, y que sirven para enfrentar la crisis económica o para fortalecer la institucionalidad. Hay que hacerlo de todas formas, pero sin la ilusión de apoyando a Funes se debilita al Frente, o que se aporte a transformar al Frente en un partido moderado, confiable y democrático.

Los apoyos que el gobierno entrante del FMLN necesita de empresarios, medios y partidos opositores hay que negociarlos, consiguiendo garantías y compromisos en materia de institucionalidad, libertad de expresión, reformas políticas. Debilitar al FMLN en su capacidad de imponer políticas anti-democráticas, formas de ‘democracia directa’, etc. no funciona confiando en la buena voluntad y la vocación democrática de Mauricio Funes, sino mediante el ejercicio de oposición constructiva y concertación.

El partido FMLN y el presidente Funes tendrán responsabilidad conjunta sobre todos los aciertos y errores del gobierno y su partido. Ya gobernando no se vale el juego de apariencias. Son un sólo gobierno y partido de gobierno y como tales serán evaluados.

Funes será responsable de todo lo que el partido haga en los próximos años, dentro y fuera del ejecutivo, dentro y fuera de la Asamblea, dentro y fuera de las instituciones, dentro y fuera de sus alcaldías. Incluyendo de lo que haga en la calle. Y el FMLN será responsable de todo lo que el gobierno haga o deje de hacer en los próximos cinco años, no sólo de los ministerios dirigidos por militantes.

(Publicado en El Diario de Hoy/Observadores)

¿Qué hacer con la Basura? Reciclemos Latas y botellas de vidrio.

Pasaron las vacaciones y hay que comenzar a trabajar de nuevo. Pero no solo las de semana santa sino que las de las elecciones, tuvimos año y medio en que poco a poco la actividad de todos se tornó meramente electorera, unos contra otros, polarizados y viviendo en el reino de nunca jamás, o sea de cuentos de hadas. Llegó la hora de despertar de ensueños y promesas de campañas y ponernos a trabajar por le futuro de El Salvador. Ahora el presidente electo Funes tiene mucho trabajo que hacer, tiene un gabinete que crear, esperemos que el cambio prometido también se vea en medio ambiente y tengamos alguien potente y decisorio que guie el país hacia un futuro sustentable.  Esperamos también del presidente Saca que termine con golpe maestro en el tema ambiental, por ejemplo las minas.

Pero ahora que despertamos del letargo electorero es hora de seguir la serie ¿Qué hacer con la basura? Que comenzamos con: ¡Hagamos algo con la basura! Y luego comenzamos a ver que si tenemos soluciones en El Salvador ya planteamos que hay que hacer con las baterías, el papel y el aceite. Ahora queremos ampliar para darle a nuestro lectores alternativas de que hacer con la latas de aluminio y botellas de vidrio. La ideas que no exista la excusa de no conocer.

En primer lugar analizamos el caso de las botellas de vidrio, en El Salvador no hay alternativas muy buenas para el reciclaje, sobre todo fuera de San Salvador. En realidad la alcaldía de San Salvador es la mejor fuente para poder reciclar.

Alcaldía Municipal de San Salvador. Teléfono 2202-6147, 2202-6148 y 2202-6150. Con la Ing. Claudía María Rico de Contreras. Estación de servicios municipales ARAGON, Autopista a Comalapa, Km. 1 ½. Frente a Rancho Navarra. Página Web www.amss.gob.sv email: irico@amss.gob.sv  Solo se recibe en la estación de servicios ARAGON y todo el material debe ir separado, se recibe sin pago por el mismo.

LIZA, S.A. Teléfono 2241-0457. Con Margarita de Borja. 6 C. ote. Y Fnl. Av. San Martin No 4-7, Santa Tecla. Email: mticas@liza.com.sv. Se reciben botellas de vidrio directamente en el lugar.

Para las latas de aluminio existen más alternativas. Hay tres alcaldías que ofrecen el servicio de reciclaje (San Salvador, Ayutuxtepeque y Suchitoto), así como varias empresas privadas. Son actividades fáciles que podemos contribuir a solventar el problema de la basura. Los contactos son los siguientes:

Alcaldía Municipal de Ayutuxtepeque: Teléfonos 2272-6255  2272-0546 22726244. Con Ana Margoth Handal de Arias. 1a calle oriente no. 1, Ayutuxtepeque. Email: alcaldesadeayutuxtepeque@yahoo.com Se recolectan con el Servicio de Aseo Municipal.

Alcaldía Municipal de Suchitoto. Telefonos 2335-1041 y 2335-1120. Con la Sra. Concepción Juárez. Centro de Reciclaje Cantón Milingo, desvío La Manetca, a 1 Km. Del casco urbano de Suchitoto. Email: Conny127@hotmail.com suchitoto@navegante.com.sv. Hay separación de materiales directamente en el tren de aseos. Así que en Suchitoto separe su basura.

Lista de empresas que reciclan latas de aluminio

CAPSA S.A. DE C.V. l_rivas7777@yahoo.com SR. LUIS RIVAS 2278-0867

ECO SISTEMAS INTEGRALES S.A. DE C.V. ecosistemas@integra.com.sv 2264-6384                2264-6385 y 2264-1488 DR. SALVADOR ALFREDO EGUIZABAL

EL COCAL – NEJAPA REYNALDO HURTADO JAIME PORTILLO 7994-7828 Compra de materiales reciclables

FUNDACION RECICLADORA DE RESIDUOS PLASTICOS (RECIPLAST) 2260-6606 y 2260-6605 CLAUDIA SALAZAR  www.swisscontact.org.sv cs@swisscontact.org.sv

INDUSTRIAS DE RECICLAJE SALVADOREÑA S.A. (INDRESA) 2225-5918  2225-6667  22254634(FAX) VICTOR CHIZMAR                      VLADIMIR MARTINEZ gerencia@indresa.com.sv                    trafico@indresa.com.sv

INVEMA LIC. ALONSO BARRERA 2281-1511 y 2281-1514           alfonsobarrera@invemascrap.com

INVERSIONES CRISSAL 2261-2326 2261-2322 2282-1901 SR. EDUARDO VILLALOBOS        

INVERSIONES REPACESA ING. ERICK ANTONIO AMAYA GUILLEN 2261-1079 2261-1072                  2261-1063 2261-1070 irepacesa@navegante.com.sv

IRCA, Agencia MOYSI-RAMIZ irca@mail.com o ruthpriscilagh@hotmail.com   Licda. Ruth Priscila Ramírez 2222-8905 y  2222-9883

PROMA. 2271-5832 y 7967-8296. promaongs@yahoo.com con Nelson Antonio Deras.

PROCOMES 2227-0029 procomes@salnet.net www.procomes.org.sv con Cristina Lovo o Gilma de Calderon

TAMCIS S.A. DE C.V. 2228-4085 y 7886-4891. Lu.tamayo@gmail.com Sr. Luis Tamayo

UNICA 2211-4059 unicaservicio@integra.com.sv Fernando Flores

Carta a Hugo Martínez, diputado del FMLN

Querido amigo Hugo:

Ya que tu jefe te lleva a pasear a todas las cumbres presidenciales donde va con Don Tony, me imagino que vos serás el canciller de la República. ¡Te felicito!

Fijate que vos serás un buen canciller. Ya que tenía que ser alguien del partido, mejor vos que Nidia Díaz o Sigfrido Reyes, quienes se mueren de ganas de viajar en primera clase.

Claro, el peligro es que Sigfrido, para no quedar sin nada, quiere ser el Chele Rank del nuevo gobierno. Eso para nosotros, los periodistas, sería un reto de primera. Pero bueno, mejor que tengamos pesadillas los escribanos y no los presidentes del mundo...

La gran ventaja de ser canciller es que puedes mandar a Nidia de embajadora a Corea del Norte, si es que tu jefe decida abrir relaciones con el museo del marxismo-leninismo. En el partido te lo agradecerían. Y si de un solo despachás al Ayatollah Chamba Arias a Irán y a Lorena Peña a Tailandia, te vuelves tan popular en el Frente que te puedes lanzar a la carrera por la siguiente presidencia...

Bueno, no vayamos tan lejos. Primeras cosas primero. Todavía no hay gabinete y Mauricio nos puede regañar si tomamos decisiones sin consultarle. Mejor mantener un perfil bajo en Trinidad y Tobago - todavía no le caigás con todo a Hilary...

Tu asesor, Paolo Lüers

(Publicado en Más)

Reflexiones del compañero Fidel: DEL BLOQUEO NO SE DIJO UNA PALABRA





El gobierno de Estados Unidos anunció a través de la CNN, que esta semana, Obama visitaría a México, iniciando su viaje rumbo a Puerto España, Trinidad y Tobago, donde estará dentro de cuatro días para participar en la Cumbre de las Américas. Anunció el alivio de algunas odiosas restricciones impuestas por Bush a los cubanos residentes en Estados Unidos para visitar a sus familiares en Cuba. Cuando se indagó si tales prerrogativas reconocían a otros ciudadanos norteamericanos, la respuesta fue que no estaban autorizados.

Del bloqueo, que es la más cruel de las medidas, no se dijo una palabra. Así se le llama piadosamente a lo que constituye una medida genocida. El daño no se mide solo por sus efectos económicos. Constantemente cuesta vidas humanas y ocasiona sufrimientos dolorosos a nuestros ciudadanos.

Numerosos equipos de diagnóstico y medicamentos vitales no son asequibles para nuestros enfermos aunque procedan de Europa o Japón, u otro país, si utilizan algunos componentes o programas de Estados Unidos.

Las restricciones relacionadas con Cuba deben aplicarse por las empresas de Estados Unidos que producen bienes o prestan servicios en cualquier parte del mundo en virtud de la extraterritorialidad.

Un influyente senador republicano, Richard Lugar, varios más de su partido con igual título en el Congreso, y otro número de importantes senadores demócratas son partidarios de eliminar el bloqueo. Están creadas las condiciones para que Obama emplee su talento en una política constructiva que ponga fin a la que ha fracasado durante casi medio siglo.

Por otro lado, nuestro país que ha resistido y está dispuesto a resistir lo que sea necesario, no culpa a Obama de las atrocidades cometidas por otros gobiernos de Estados Unidos. No cuestiona tampoco su sinceridad y sus deseos de cambiar la política y la imagen de Estados Unidos. Comprende que libró una batalla muy difícil para ser electo, a pesar de prejuicios centenarios.

Partiendo de esa realidad, el Presidente del Consejo de Estado de Cuba expresó su disposición a dialogar con Obama y, sobre la base del más estricto respeto a la soberanía, normalizar las relaciones con Estados Unidos.

A las 2 y 30 de la tarde el jefe de la Oficina de Intereses de Cuba en Washington, Jorge Bolaños, fue citado por el subsecretario de Estado, Tomas Shannon, al Departamento de Estado. Nada de lo que conversó era diferente de lo señalado por la CNN.

A las 3 y 15 p.m. se inició una larga conferencia de prensa. La esencia de lo que allí se dijo está contenida en las palabras textuales del asesor presidencial para América Latina, Dan Restrepo, quien declaró:

“Hoy el presidente Obama ha ordenado que se tomen ciertas medidas, ciertos pasos, para extender la mano al pueblo cubano, para apoyar su deseo de vivir con respeto a los derechos humanos y para poder determinar su destino propio y el destino de su país.

“El presidente ha dado instrucciones a los secretarios de Estado, Comercio y Tesoro, para que pongan en marcha las acciones necesarias para eliminar todas las restricciones a individuos para que puedan visitar a sus familiares en la isla y mandar remesas. Además ha dado instrucciones para que se tomen pasos para permitir el flujo libre de información entre el pueblo cubano y entre quienes están en Cuba y el resto del mundo, y para facilitar la entrega de recursos humanitarios enviados directamente al pueblo cubano.

“Al tomar estas medidas para ayudar a cerrar la brecha entre familias cubanas divididas y promover el flujo libre de información y artículos de ayuda humanitaria para el pueblo cubano, el presidente Obama está esforzándose por cumplir los objetivos que fijó durante la campaña y desde que asumió el cargo.

“Todos aquellos que creen en los valores democráticos básicos anhelan una Cuba que respete los derechos humanos, políticos, económicos, básicos, de todo su pueblo. El presidente Obama considera que estas medidas ayudarán a hacer realidad ese objetivo. El presidente alienta a todos quienes comparten este deseo que sigan comprometidos a su firme apoyo para el pueblo cubano.

“Gracias.”

Al finalizar la conferencia el asesor confesó con franqueza: “Todo se hace por la libertad de Cuba.”

Cuba no aplaude las mal llamadas Cumbres de las Américas, donde nuestros países no discuten en igualdad de condiciones. Si de algo sirvieran, sería para hacer análisis críticos de políticas que dividen nuestros pueblos, saquean nuestros recursos y obstaculizan nuestro desarrollo.

Ahora solo falta que Obama persuada allí a todos los presidentes latinoamericanos que el bloqueo es inofensivo.

Cuba ha resistido y resistirá. No extenderá jamás sus manos pidiendo limosnas. Seguirá adelante con la frente en alto, cooperando con los pueblos hermanos de América Latina y el Caribe, haya o no Cumbres de las Américas, presida o no Obama los Estados Unidos, un hombre o una mujer, un ciudadano blanco o un ciudadano negro.




Fidel Castro Ruz

Abril 13 de 2009

6 y 12 p.m.

(Publicado en CubaDebate)

In Cuba, Change Means More of the Same, With Control at the Top

HAVANA — When President Raúl Castro of Cuba began one of the biggest government shakeups in decades early last month, he explained the move simply as an attempt to streamline the government.

But the firing of a half-dozen top functionaries — including the surprising firing of two internationally prominent ministers — showed that under Mr. Castro, politics and decision-making are likely to remain as centralized and tightly controlled as they were under his brother, Fidel.

Rather than dismantling Cuba’s socialist framework, Raúl Castro seems to be trying to make it work more efficiently. He has tinkered, for example, with the revolution’s signature successes: universal health care and education, both of which have had problems in recent years. While Fidel put younger, untrained teachers in classrooms, Raúl has been trying to entice retired teachers to return to work. Raúl has also shifted doctors so that those who were sent to Venezuela in exchange for low-cost oil do not leave parts of the island without medical care.

Mr. Castro removed the two noteworthy officials — Felipe Pérez Roque, the foreign minister, and Carlos Lage, the vice president and de facto economics czar — in advance of a party congress in the fall, the first in many years at which a Cuban leader will have to gather support for his plans. In doing so, he appears to want to consolidate control over the economy, which is in shambles, and Cuba’s dialogue with the United States, which is expected to increase under President Obama.

Cuban officials said that Mr. Pérez Roque and Mr. Lage had become too visible and that they had conveyed to foreign politicians false expectations about how the country would change and who would be in control of its direction. The officials declined to be more specific.

The men were also involved socially with a Cuban named Conrado Hernández, who was surreptitiously recording their conversations during regular parties at his ranch in Matanzas. Some of those recorded conversations, which Cuban officials recently discovered, included acerbic criticism and off-color jokes about various government leaders, including Fidel and Raúl Castro.

Mr. Hernández, who served as the liaison on the island between the Cuban government and business interests in the Basque region of Spain, has been detained for over a month, Cuban officials said, because he was supposedly passing the recordings to Spanish intelligence officials, a claim that the Spanish Embassy in Cuba adamantly denies.

The Cuban officials spoke on the condition of anonymity because they were not authorized to speak with reporters.

On the streets of Havana, the capital, people seem to care less about the politics of the shakeup than whether the changes will make any difference in their lives.

“Politics here is a sport whose spectators are all blind,” said a man as he swept up litter along the seaside Malecón and who, like most people interviewed, did not want to be quoted by name. “Everyone knows things are happening. No one is sure what. So you stop trying to watch.”

People say they have seen small improvements in the economy that do not go far enough. Many roads in Havana have been repaired. Microwave ovens, DVD players and cellphones are now in stores, but most Cubans cannot afford them.

The nation still imports more than 80 percent of what it consumes, and Raúl Castro is trying to encourage farming by giving fallow lands to those willing to work it. But the money they can earn selling the food remains below what is needed for the tools and labor needed to start a farm.

Mr. Castro faces a tough road ahead. Three hurricanes last season cost Cuba $10 billion, or 20 percent of the gross domestic product. Salaries remain low, food prices are high and housing is scarce. Bartenders, with access to dollars, earn wages many times that of physicians. Tourism was up last year but the price of Cuba’s top export, nickel, dropped by 41 percent.

Many Cubans are putting their hopes for the economy on Mr. Obama’s easing of longstanding restrictions on family travel and remittances to Cuba, which he is expected to announce in the coming days.

Some people believe Mr. Obama needs to do much more to make a difference.

“Financially, the effect those steps would have for Cuba is tiny,” said Luís René Fernández, a University of Havana foreign policy specialist. “Only opening up travel to all Americans and lifting the blockade will have a measurable impact.”

In the meantime, as the American embargo continues, foreign companies are gradually increasing their presence in Cuba. Brazil, China and Russia have joined the search for oil in Cuban waters in the Gulf of Mexico.

Spanish companies have always had a strong economic presence here, and relations between the countries have grown stronger since Spain passed a law last year that allows anyone with Spanish grandparents to become a Spanish citizen. But the recent accusations against Mr. Hernández have complicated diplomatic matters; Spanish officials sent a delegation to Cuba this weekend to talk with officials about the issue.

Mr. Hernández’s troubles began at his farm in Matanzas, about 60 miles east of Havana, where he, Mr. Pérez Roque and Mr. Lage met regularly for drinks and dominoes.

During at least one of those tape-recorded gatherings in early February, which was attended by Mr. Lage, Mr. Pérez Roque and Fernando Remírez de Estenoz, the head of the Cuban Communist Party’s Foreign Relations Department, the conversation drifted off course and the men began making vulgar jokes about Fidel Castro’s age and health and about the political capabilities of Raúl Castro and José Ramón Machado Ventura, the vice president, according to two Cuban officials.

Though it is not clear why Cuban officials detained Mr. Hernández originally, they raided his office where they found the recordings and an unauthorized diplomatic passport that Cuban officials say was given to him by Mr. Roque. He was arrested Feb. 14 at the airport in Havana.

On March 2, Raúl Castro announced his shakeup. After Mr. Pérez Roque received a standing ovation in the lobby after he left his office for the last time, Raúl Castro called a meeting on March 6 to explain his actions to his top 20 officials. In broad details, he described the evidence against the men and played certain sections of the recordings for those gathered.

This article has been revised to reflect the following correction:

Correction: April 10, 2009
Because of an editing error, an article on Monday about a recent political shakeup in Cuba by President Raúl Castro, brother of Fidel Castro, misidentified the leader cited by René Fernández, a University of Havana foreign policy specialist, as needing “to do much more to make a difference” in helping to ease Cuba’s economic isolation. He was referring to President Obama, not President Castro.

The article also omitted a first reference to the first vice president, one of President Castro’s close friends. He is José Ramón Machado Ventura. The article also misstated the location of Matanzas, site of a social gathering at a farm where two recently purged Cabinet ministers had been secretly taped making disparaging remarks about the Castro brothers and Mr. Machado. It is about 60 miles east of Havana, not west.

(The New York Times, 6 de abril 2009)

Los cambios ministeriales, un proceso sano y necesario. Explicación de las causas.

Documento distribuido entre los miembro del PCC de Cuba para explicar recientes destituciones de Lague y Pérez Roque

Todos los revolucionarios deben conocer las causas de la destitución reciente de varios funcionarios cubanos, de personas que hasta hace unas semanas ocuparon puestos de máxima responsabilidad dentro de la Revolución, pero que traicionaron la confianza depositada en ellos por Fidel y Raúl.

Aunque Fidel, con la generosidad que lo caracteriza, evitó entrar en detalles que afectaran aún más la reputación que esos dirigentes despilfarraron con sus actos indignos, es importante que los cuadros del Partido, los dirigentes del gobierno y los amigos de la Revolución en otras partes del mundo conozcan estas causas.

Hay quien piensa que no deben explicarse, que al hacerlo se le “dan armas al enemigo”. Pero lo que no vamos a hacer los verdaderos revolucionarios es escondernos para defender nuestros principios, ni ocultar los errores que algunos cometieron, ni callar cuando algunos han traicionado la confianza de Fidel y de Raúl, como si aún así merecieran nuestro respeto o nuestra lástima. Los errores deben explicarse para que no se repitan, para que otros dirigentes o cuadros del Partido no bajen la guardia, para que aquellos que no han luchado en la Sierra ni han hecho nada por el triunfo de la Revolución no pequen de exceso de protagonismo y se crean que los puestos que ocupan les pertenecen de manera indefinida. Tienen que saber que los cargos son siempre de la Revolución, para servir al pueblo, y que los mantendrán solamente si se mantienen por el camino de la revolución, marcado por Fidel y Raúl.

José Luis Rodríguez y Carlos Lage:
José Luis Rodríguez es un buen funcionario desde el punto de vista tecnócrata, pero se ha dejado seducir por las ideas importadas de los cambios fracasados en el ya desaparecido campo socialista. Ya en pleno período especial, planteó como posible solución para los problemas de Cuba una reforma económica en la que se permitiría la pequeña empresa privada. Fue requerido por las máximas instancias de nuestro Partido, y el propio Raúl tuvo que intervenir para detener esa corriente que se apartaba del verdadero pensamiento revolucionario y que se estaba incubando por algunos “estudiosos” del ya desaparecido Centro de Estudios de América (CEA). Por su gran capacidad de trabajo, y teniendo en cuanta el momento de confusión que los cambios en la Unión Soviética pudieron provocar en algunos, se le dio una oportunidad y posteriormente una gran responsabilidad como Ministro de Economía. Pero la lección no había sido aprendida.

Aprovechando la enfermedad del Comandante en Jefe, y pensando que el compañero Raúl no sabría llevar la nave con rumbo firme, Carlos Lage Codorniú y José Luis Rodríguez se dedicaron a desempolvar los viejos planes de mercachifles que tantas veces ha denunciado Fidel. Pensaron que con empresas privadas, con eso que ellos llaman “libertad económica” –y que no es más que el enriquecimiento injusto de unos cuantos mediante de la explotación de los otros- iban a salvar el socialismo. Y ya sabemos que no, que el socialismo se salva con más rigor, con más control y más esfuerzo, no con maniobras entreguistas al enemigo. No vamos a construir el socialismo con el trabajo privado, o con empresas privadas, o con chiringuitos de pacotilla, vamos a construir el socialismo con más trabajo, más vigilancia revolucionaria, menos despilfarro y más disciplina.

A todas estas políticas de mercachifles hubo que comenzar a poner coto después de los huracanes que devastaron nuestra patria. Mientras Carlos Lage y José Luis Rodríguez pensaban que dejando a los campesinos vender los productos a cualquier precio o permitiendo el libre mercado se iban a solucionar los problemas, otros revolucionarios responsables denunciaron la ambición desmedida de unos pocos… Se realizaron amplios dispositivos policiales contra el mercado negro, y eso ha permitido que a pesar del golpe tremendo de los huracanes, los precios de los productos no hayan aumentado, porque no hemos permitido que los mecanismos propugnados por Lage y José Luis Rodríguez entregaran el país al capitalismo. Mientras esas fórmulas capitalistas no han funcionado nunca, hay otras fórmulas socialistas que sí han funcionado y que se han aplicado con éxito en las empresas gestionadas actualmente por el MINFAR. Fórmulas y métodos de gestión que implican más socialismo, no menos. Y esas fórmulas, que se basan en el mayor control, en la lucha sin cuartel contra la corrupción y en el esfuerzo revolucionario son las que hay que aplicar al resto de nuestra economía.

Fernando Remírez de Estenoz y Felipe Pérez Roque:

Aunque la persona más públicamente conocida es Felipe Pérez Roque, no se puede minimizar la responsabilidad de Fernando Ramírez Estenoz como jefe del Departamento de Relaciones Internacionales del Partido Comunista (PCC), que durante muchos años encabezó la representación cubana en Naciones Unidas en Washington. A un hombre que vivió en Estados Unidos y que tuvo esas responsabilidades no se le pueden perdonar los errores cometidos. Y entre estos errores, el más grave es darle ilusiones al enemigo, hacer creer a Washington que Cuba estaba “a punto de cambiar”, como si nuestro país no hubiese cambiado ya hace cincuenta años. Esa política de blandenguería ante el enemigo, de mendigar favores, de prometer falsas reformas es una política contraria a nuestros principios, y contraria al pensamiento de Fidel, que siempre ha tenido claro que no hay nada que negociar con el enemigo.

En el caso de Pérez Roque, esa línea entreguista se reveló en unas declaraciones durante su viaje a Rusia, cuando realizó las desafortunadas declaraciones de que “si mañana nos quitamos de encima el bloqueo, seremos el país más justo y libre en la Tierra”. Como si no fuéramos desde hace cincuenta años el país más libre y más justo de América Latina, el país más libre y más justo del mundo. ¿O es que hicimos una Revolución para esperar cincuenta años a que Estados Unidos nos quite el bloqueo para sólo entonces ser libres y justos? ¿Es que le vamos a dar el privilegio a Estados Unidos de decidir nuestro futuro? ¡Jamás! Llevamos cincuenta años siendo libres, y habría que preguntarse en qué clase de libertad estaba pensando Pérez Roque cuando dijo esas palabras. ¿Libertad para renegar de nuestro pasado heroico? ¿Libertad para comenzar la senda del capitalismo de la cual tan sabiamente nos arrancara Fidel? Esa libertad no la queremos. Pues a eso –y a darle entrevistas a Televisa- se dedicaba Pérez Roque cuando viajaba por el mundo. A pedir limosna, a prometer “cambios” en Cuba, aprovechándose de la enorme confianza que Fidel y Raúl habían depositado en él, aprovechándose de la enorme confianza depositada en el por nuestro pueblo, que le eligió diputado.

Pero no sólo se dedicaron a anunciar cambios fuera de Cuba, sino que intentaron imponer dentro de Cuba determinadas prácticas que no estaban consensuadas con los líderes de la revolución. Aprovechando la enfermedad del compañero Fidel, y el proceso de autocrítica revolucionaria emprendido por Raúl, estos funcionarios dedicaron a cambiar por su cuenta cosas que no pueden ser cambiadas tan fácilmente… Bajo sus orientaciones, el Ministerio de Relaciones Exteriores preparó una normativa según las cual los cubanos que viven fuera de Cuba podrían entrar a Cuba sin pedir ningún permiso, y los cubanos que viven dentro de Cuba podrían salir también, eliminándose los permisos de salida, la tarjeta blanca y las habilitaciones de pasaporte. Esos funcionarios engreídos comenzaron a hacer todos esos cambios internos e inconsultos, llegando incluso a pedir la redacción de nuevos reglamentos del MINREX para la tramitación de los permisos de entrada y salida. Y todo esto se estaba haciendo a espaldas de Fidel y Raúl, como si la Revolución ya no tuviera enemigos externos, como si Cuba no tuviese que defenderse de los enemigos y los vende patrias que abandonaron la isla por oscuros y egoístas intereses.

Esos cambios se estaban haciendo, y se llegaron a anunciar en el extranjero, y Pérez Roque y Remírez Estenoz querían realizar los cambios mediante la política de hechos consumados, como si fueran los dueños del país. Como dijo Fidel: “La miel del poder por el cual no conocieron sacrificio alguno, despertó en ellos ambiciones que los condujeron a un papel indigno”. Y ¡Qué papel más indigno que bajar la guardia, que poner en riesgo nuestra seguridad, sabiendo como lo saben que somos un país en guerra con la mayor potencia militar de los últimos siglos!

Fernando Remírez Estenoz vivió muchos años en Estados Unidos, y debía conocer perfectamente las políticas agresivas de ese país hacia Cuba. No podía ignorar los graves peligros que para la Revolución podían acarrear todos esos mensajes de debilidad en la política exterior. Desde este grupito, por un lado se intentaban impulsar dentro del gobierno unas medidas capitalistas para solucionar los graves problemas de nuestra economía, mientras que por otro se iban abriendo grietas en nuestras relaciones internacionales, grietas que daban ilusiones al enemigo sobre un posible desmantelamiento del sistema por parte de unos dirigentes a las que se les había subido el poder a la cabeza.

Pérez Roque, Lage y otros funcionarios fueron en su día escogidos para sus puestos por la dirección del Partido, porque sabían interpretar el pensamiento del compañero Fidel. Como depositarios de ese pensamiento, se convirtieron en hombres de confianza, en hombres queridos -hay que decirlo- para el pueblo cubano. Pero justamente por ser merecedores de tal confianza es más grave su traición. Al enfermar Fidel, intentaron proponer unos métodos de dirección basados aparentemente en el “trabajo en equipo” y las decisiones colegiadas. Con el argumento de que la genialidad de Fidel es irrepetible, intentaron proponer una nueva dirección en el proceso revolucionario, como mecanismo para introducir sus ideas peregrinas y minar nuestra ideología. Por suerte, sus maniobras desviacionistas han sido detenidas a tiempo. Es difícil creer que personas tan experimentadas hayan cometidos errores tan graves por simple espíritu naif. El tiempo dirá si no hubo algo más en ese intento de desviar el camino, en esa traición a la confianza.

Esa confianza ha sido traicionada, y sólo la generosidad profunda de Fidel, y el reconocimiento por parte de los implicados de sus graves errores, ha hecho que no se le dé la respuesta que a toda traición a la patria corresponde.


(Publicado en el blog cubano desdecuba.com/generaciony)

El rumbo de Chávez

El régimen venezolano combina la existencia de elecciones con la persecución de opositores

La detención del general Raúl Baduel es sólo el último episodio del progresivo acoso del presidente Hugo Chávez a la oposición política, y también a los miembros del Ejército que se han distanciado de la revolución bolivariana. La actuación del general Baduel fue decisiva para que Chávez recuperase el poder después del golpe de Estado de 2002, que alcanzó a deponerlo durante 48 horas. Pero las relaciones entre ambos se fueron deteriorando cuando el general abandonó el Ejército y, desde su nueva situación civil, criticó la deriva autoritaria del régimen venezolano. Para Chávez dejó de ser el camarada que le había salvado de los golpistas y pasó a convertirse en traidor, en la estela de otros oficiales encarcelados en el Centro Nacional de Procesados Militares.

Baduel se encuentra internado preventivamente en esta prisión, acusado de delitos supuestamente cometidos durante sus dos años como ministro de Defensa de Chávez. Su encarcelamiento parece una artimaña jurídica, en la medida en que la justicia no ha logrado por el momento establecer los cargos concretos que se le imputan y la detención preventiva dictada contra él para evitar un improbable "riesgo de fuga" concede a la acusación 30 días, ampliables por otros 15, para hacerlo. Aunque Baduel no es el primer oficial de alto rango procesado en la Venezuela de Chávez, sí es, sin embargo, uno de los más significativos, puesto que a su trayectoria militar y política dentro del régimen suma la autoridad moral que deriva de haber repuesto a Chávez en el poder tras el golpe de 2002.

Aunque Baduel es percibido por Chávez como un serio rival para el rumbo político que ha emprendido, su detención no puede interpretarse al margen de una estrategia más amplia del presidente venezolano en relación con el Ejército. Entre las diversas instituciones del Estado que Chávez está poniendo poco a poco al servicio de su revolución bolivariana hay que contar las Fuerzas Armadas. En este caso no se trata sólo de someterlas, desactivando su eventual potencial de resistencia. El propósito de Chávez parece ir más lejos, sustituyéndolas por un cuerpo de voluntarios que cumplirían las funciones tradicionales del Ejército, aunque desde una fidelidad absoluta a su persona.

El régimen venezolano no sólo hostiga al general Baduel, sino también a otros opositores: el ex candidato presidencial Manuel Rosales y los gobernadores de Miranda, Táchira o Carabobo. También al periodista Teodoro Petkoff, a quien se acusa de no haber pagado los impuestos de sucesiones en 1974. Para alejar las acusaciones de dictador, Chávez alega sus victorias electorales y el respaldo mayoritario en los referendos que han abierto la puerta a algunas de sus medidas más autoritarias. El chavismo dice estar dispuesto a respetar las urnas, pero sólo después de emplear todos los medios del Estado para impedir que la oposición pueda vencer. Pero el argumento no vale: regímenes perfectamente totalitarios ha habido que han salido de las urnas y han ganado referendos.