Vicepresidentes y actos públicos.

Parece que tanto en El Salvador como en Estados Unidos lo único que interesa es saber quienes van a ser los vicepresidentes. Abundan tanto las especulaciones y el chambre político que los periódicos, los columnistas y los políticos solo de eso hablan. En El Salvador la elección del candidato a la vicepresidencia por parte de ARENA parece ser lo más interesante que está pasando. No debería ser tan complicado sumarse en el tiquete de Rodrigo Ávila, pero al parecer los asesores y hombres fuertes del partido hacen todo para complicarlo. Repetir formulas de otros partidos no va a solucionar los problemas de ARENA.

El Frente llena el Cuscatlán y ARENA también. Bravo por ambos se ve que tienen buena logística. Pero de ahí a que digan que atraen a las masas por llenar un estadio es mentira. Las palmaditas y la euforia después de los estadios llenos son mentiras, es sentirse contentos para darse ánimos entre militantes. En su momento lo dije, el discurso de Funes no conectó con la gente, desde entonces a la fecha parece que Funes ha mejorado su discurso de plaza pública, veremos. Lo de Ávila fue peor, fue una acto realmente mal hecho, mal puesta en escena, discurso retrogrado y hasta ofensivo, la gente se levantó y se fue antes de terminar sus 40 minutos. Mal hecho, ARENA imitando al Frente, se vio mal.

Luego con los candidatos, ahora se le ocurre a ARENA que necesita un candidato de fuera, un independiente. Y claro quien mejor que Arturo Zablah. Él es un buen candidato de centro si está respaldado por una alianza o un partido de centro. Él por si solo no es una postura de centro, del cual tienen desconfianza los areneros y del cual tiene desconfianza el Frente. No entiendo que aporta a Rodrigo Ávila y a la candidatura de ARENA. No parece muy lógico.

El Frente si le ha funcionado un candidato de fuera, porque necesitaban cambiar la imagen de ingobernabilidad que tenían encima. Tenían que limpiar la cara de tantos discursos incendiarios, de tanto acercamiento a Chávez. Aun así siguen dando argumentos para desconfiar de ellos, siguen apareciendo en actos con Ortega, orgullosamente Sigfrido Reyes defendía que había estado en el aniversario de la revolución sandinista, fueron al acto de Ortega. Siendo que los verdaderos compañeros revolucionarios estaban en Monimbo cantando con Carlos Mejia Godoy y escuchando a Ernesto Cardenal, de la mano de Dora Maria Téllez. Pero no, los del frente con Ortega, en un acto donde el orador principal era Chávez. Por eso es que necesitan a Mauricio, por eso la figura, su figura, tiene que ser distinta a la del Frente. Por eso en lugar de estar diciendo que él y el Frente piensan igual debería de decir más claramente que piensan distintos. Y es que por favor ya basta el pensamiento único y uniformado. Suficiente tuve con mis años del colegio para que ahora se suponga que todos tenemos que tener un pensamiento único, y que dentro de un partido político se tenga que tener un pensamiento único. ¡Vivan las diferencias! Dentro de estas el candidato del Frente debería imponer su liderazgo, el grupo de amigos de Mauricio debería de hacerse sentir y debería de tener presencia y debería de decir que piensa distinto, sino que aportó Mauricio.

Ahora ARENA quiere repetir la formula, eso no creo les funciones, su realidad es distinta. Se necesitan hombres o mujeres de partido sólidos, estructurados, con experiencia, con capacidad para asumir liderazgo dentro de las diferencias en que vive el partido ARENA. Deberían ser gente de adentro y no de fuera. No se porque buscar tanto a Arturo Zablah si pueden tener personas de indudable talento y trayectoria dentro del partido. No se porque buscar a miembros de la CND, si indudablemente ninguno de ellos se identifica con los ideales areneros.

Deberían de buscar a Cecilia Gallardo indudablemente la líder del proyecto más éxito de este gobierno. Deberían de buscar a Hugo Barrera, un señor con años de política, con posturas que no comparto, pero sin lugar a dudas un líder. Más complicado pero deberían de considerar a Ana Vilma de Escobar o Elizabeth de Calderón. Ahí tienen gente buena, gente que puede trabajar por el partido, gente que puede hacer ver que hay unidad dentro de ARENA, que a pesar de las diferencias se puede trabajar por hacer una buena plataforma. Ahí están los lideres que tanto buscan afuera y que tan difícil es que encuentren. ¿Por qué buscan afuera si la respuesta la tienen en su partido?

Columna transversal: Convención de brujas en Managua. O ¿cómo explicar esto a mis hijos?

(Berlin, Alemania) En Managua, Nicaragua, en la Plaza de la Revolución, se encontró Rosario Murillo, la mujer fuerte detrás del trono de su esposo, el comandante-presidente Daniel Ortega, y por sus súbditos conocida como ´la bruja´ con Margot Honecker. También ella, como ministra de educación y esposa del jefe del partido comunista de la extinta República Democrática Alemana, fue la mujer fuerte en un país “en camino al socialismo”. Adivinen cómo llamaron a Margot Honecker en el lenguaje popular de sus súbditos: “la bruja”...

El 19 de julio, en años no tan lejanos la gran fiesta de una insurrección popular auténtica contra un régimen déspota, ¿esta fecha histórica, convertida en una convención de brujas? Qué degeneración más triste...

No es ni casualidad, ni un error político que una mujer que simboliza un régimen cruelmente represivo como la Alemania Socialista haya sido invitada a Managua para recibir la orden Rubén Darío. Es coherente con la transformación del sandinismo de Daniel y Rosario en un régimen despótico. Los sandinistas coherentes con la tradición de la insurrección antisomocista del 1979 no estaban invitados a la tarima de honor en la Plaza de la Revolución: Dora María Tellez, Cónica Baltonado, Sergio Ramírez, Henry Ruiz, Víctor Hugo Tinoco, Ernesto Cardenal, los hermanos Mejía Godoy... Me imagino que tampoco hubieran aceptado. Estaban ocupados organizando la resistencia contra lo que ellos llaman la nueva dictadura dirigida por Daniel Ortega y Rosario Murillo.

Invitar a la “fiesta sandinista” a Hugo Chávez (quien fue el orador principal) y Margot Honecker es un posicionamiento político. Demuestra qué Daniel Ortega y su FSLN se han quedado con las raíces autoritarias y ortodoxas del sandinismo. Las otras raíces y componentes del sandinismo –la lucha por la democracia, la defensa de los derechos humanos, el espíritu libertario-- han quedado en oposición.

Si Rosario Murillo, la esposa de Daniel Ortega, fuera solamente una bruja, no sería más que una nota folklórica. Pero “la Bruja Chayo” es la persona más poderosa de Nicaragua, sin que nadie la haya elegido, menos su esposo. Así Margot Honecker. No la llamaron bruja por excéntrica o loca, la llamaron así por el miedo que causaba, por represiva y por su inmenso poder detrás del trono. Aparte de su esposo Erich Honecker, quien de 1976 hasta el colapso de su régimen en 1989 fue el segundo hombre más poderoso del campo socialista, esta mujer fue la persona más temida y odiada del régimen que cayó en 1989 en una revolución pacífica protagonizada por los movimientos ciudadanos. Los esposos Honecker tuvieron que huir, primero a Rusia, luego a Chile, porque Gorbachev, el presidente soviético, se negaba a reprimir militarmente a la oposición democrática contra los comunistas alemanes. Se negaba a salvar el poder de los Honecker, porque eran los más férreos adversarios de su política de la Perestroika y de la democratización del Bloque Socialista.

Esta mujer es la invitada de honor de Daniel Ortega. A lo que ella representa ideológica y históricamente impuso Daniel Ortega la orden Rubén Darío. Esta decoración otorga la República de Nicaragua a personas por extraordinarios méritos en los campos de cultura y educación. La obra más destacada de Margot Honecker, como ministra de educación, fue la introducción de dos materias obligatorias a las escuelas de la república: marxismo y preparación militar. Y el mayor aporte solidario que su esposo Erich dio al primer gobierno de Daniel Ortega fue el envío de sus expertos de la “Stasi” (seguridad del Estado) a enseñar a los sandinistas a defender la revolución contra enemigos internos. A todo esto va la orden Rubén Darío. Pobre poeta, pobre sandinismo, pobre Nicaragua...

Me entero de la vergonzosa convención de brujas y déspotas precisamente en Berlin, el día que trato de explicar a mis hijos --en el lugar de los hechos--- las tristes pero muy aleccionadoras historias del muro de Berlín, de la idea preciosa del socialismo pervertido por burócratas como Margot y Erich Honecker, de la insurrección de los obreros contra el “gobierno de los obreros y campesinos” en 1953. Nos sentamos en un café exactamente donde los Honecker y sus camaradas construyeron el muro, y de repente veo en un periódico un titular grotesco: “Viuda de Honecker condecorada por Sandinistas.” ¿Y cómo voy e explicar esto a mis hijos?

Todos menos uno

García Márquez relata que uno de los diputados que viajaban con los guerrilleros hacia el aeropuerto, pues allí serían entregados a cambio de los prisioneros políticos traídos des las cárceles en todo el país, se mostró asombrado ante aquella explosión de júbilo popular en las calles. "Y entonces, el comandante Uno, que viajaba a su lado, le dijo con el buen humor de alivio : ya ve, esto es lo único que no se puede comprar con plata".

La plata entonces no estaba de por medio, y ningún guerrillero de aquel comando veía el asalto al Palacio Nacional como un negocio. Los que sobreviven siguen viviendo sin medios de fortuna, y los que ya murieron, vivieron siempre pobres. Ninguno de ellos fue corrompido por el trastorno de los valores éticos, como años después, desgraciadamente, no pocos de sus camaradas de armas. Es la diferencia entre el ideal y el cinismo. El tráfico de drogas equipara al jefe guerrillero con el narcotraficante, y al anularse los ideales, se echa al trasto de la basura la ética, y no hay más romanticismo posible.

La guerrilla sandinista de aquel entonces ganó en el mundo respeto, apoyo diplomático, respaldo de gobiernos, de parlamentos, de escritores como Garcia Márquez, Graham Greene, Julio Cortázar. Hoy, en lugar de alegrarse nadie porque las FARC retenga aún rehenes, todo el mundo les exige que los libere de manera incondicional, desde Fidel Castro al Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos, donde están representados los gobiernos latinoamericanos.
Un voto unánime, salvo por el del gobierno de Nicaragua, para que tomen nota.

Las palabras de Petkoff

Hay un solo Teodoro Petkoff. El hombre que se sienta en la mesa del almuerzo se parece al dibujito que aparece al lado de su editorial en el diario Tal Cual. Los bigotes y las gafas dibujan el movimiento de su rostro juvenil. Tiene 76 años y no hay un reportero que pase por Venezuela sin hablar con él, pues es la cara, la voz y aún más -para hablar con referencias al pasado- la pluma de la oposición al presidente Hugo Chávez Frías.

A su manera el diario Tal Cual es un caso en la prensa del siglo XXI. Un diario que pide pago, y lo consigue, por entrar al santuario de su sitio: la reproducción de las páginas con el editorial de Teodoro Petkoff. Un texto insustituible, pues no hay en la oferta de los medios venezolanos algo que se puede comparar con la mezcla de autoridad, desafío y comentarios que propone cada día el columnista en la portada de su vespertino. Ese poder del texto impreso sobre papel es lo que me interesa. Petkoff come rápido, aparta su plato vacío y habla de las próximas elecciones municipales, de la dificultad para conseguir la unidad de una oposición castigada por unas medidas de inhabilitación que impiden el acceso a la candidatura a personas que podrían ganar. Es la lucha de siempre entre chavistas y el otro bando en Venezuela. Pero lo de Petkoff como editorialista va más allá de Venezuela. Cuando se hace siempre la pregunta ¿van a desaparecer los periódicos de papel?, la actividad de Petkoff responde: no, si son imprescindibles para sus lectores.

"No hay otro soporte comparable para mantener una influencia política, reconoce Petkoff. Sin el diario, para mí habría sido imposible seguir haciendo oposición a Chávez." Su visión del líder venezolano es la de un hombre cuya posición ya pasó por su posición más alta. "Baja, dice Petkoff, no es una caída y se puede detener, pero es una dinámica que no va a conocer una marcha atrás: Chávez pierde fuerza por razones internas e internacionales". Siguen una serie de anécdotas, de bromas, de pequeñas informaciones y de fórmulas que me dan la sensación de que Petkoff utiliza la mesa del almuerzo para preparar su próximo editorial. Todos los que comen con nosotros le ayudan a arreglar su borrador. Al día siguiente, puedo comprobar que es cierto: el editorial de Petkoff es la versión editada de su intervención en nuestro almuerzo. Aún más: tengo en el sitio la versión vídeo, pues Petkoff lee su editorial. Pero del texto escrito, nada; en línea, sin pagar, no se consigue una sola palabra. El problema de la prensa escrita no es una supuesta competencia de los medios digitales. Es su relación con sus lectores. Es de imprimir algo que procura tanto placer y sorpresa que es imprescindible para sus lectores. Lo que hace Petkoff al escribir como un editorialista en la época de la tipografía en plomo.