Carta a los amigos de la libertad en Berlin y El Salvador: No hay que ceder

Queridos amigos:
Berlin es mi ciudad. No nací ahí. No crecí ahí. No pasé mi infancia ahí. Pero es la ciudad donde me convertí en ciudadano pensante y crítico. La ciudad de Berlin de la guerra fría, del muro, pero también de la rebelión estudiantil del 68 donde me nació vocación a la política, el periodismo, la literatura y la rebelión.


El Breitscheidplatz (Plaza Breidscheid), a la sombra de la Gedächtniskirche (Iglesia Memorial) que con su campanario-ruina y su nave moderna simboliza al mismo tiempo la guerra y la reconstrucción de Alemania, para mi ha sido escenario de fiestas inolvidables, pero también de manifestaciones donde nos enfrentamos a la guerra de Vietnam, al pasado nazi de nuestros padres y a los antimotines.

En esta plaza, como en cada diciembre convertida en mercado navideño, el terrorismo islámico golpeó a esta ciudad cosmopolita y multicultural. El atentado, cometido con un camión que echaron encima a los visitantes de este mercado navideño, es un atentado contra lo que simboliza Berlin: la libertad.

Así lo sentí yo. Así lo sintieron mis amigos que siguen viviendo en Berlin. La reacción de los berlineses fue unánime: “Jamás vamos a permitir que el terrorismo nos obligue a cambiar nuestra forma de vida. La única defensa aceptable es más democracia, más pluralidad, más libertad.”
La capital europea de las fiestas sigue de fiesta. Sus habitantes, al tiempo que condenan al terrorismo, rechazan las voces que gritan por más Estado policíaco, por restricciones a las libertades, y por políticas contra los inmigrantes y refugiados que huyen de las guerras en Medio Oriente. Su convicción: Solo una sociedad abierta y solidaria tiene la fuerza de resistir los embates del terrorismo y autoritarismo.

Lo mismo está pasando en El Salvador. Ante el asedio de la delincuencia y la incapacidad del gobierno de enfrentarla con políticas que va a las raíces del problema, muchos gritan por más represión, más militarización de la policía – al fin, por una democracia más restringida. Pero también hay muchos que reaccionamos como los berlineses: No queremos defender nuestra libertad restringiéndola. No queremos un Estado de policía. No queremos una policía militarizada.

Navidad es buen momento para hacer esta reflexión. Alemania está bajo asedio de los populistas, pero la canciller Angela Merkel se niega a aplicar políticas de mano dura contra todos los inmigrantes y refugiados, sólo porque algunos atacan los valores de libertad y pluralismo. Su receta no es exclusión, sino más inclusión, contrario a lo que Donald Trump predica en Estados Unidos y a lo que FMLN practica en El Salvador. Los enemigos de las sociedades abiertas y plurales quieren aprovechar la crisis de seguridad para construir sociedades con menos libertades. No les hagamos el favor.

Felices fiestas, a pesar de todo.


44298-firma-paolo

 (MAS!/El Diario de Hoy)


Los 12 artículos más leidos del 2016 en SIGUIENTE PAGINA.

Feliz año nuevo. Esperamos que nos sigan en el 2017







Telegramas de fin de año a políticos y funcionarios: Ya sé que nunca contestan

Casa Presidencial: Recuérdense, hoy jueves 22 vence el plazo que les dio la sentencia del Instituto de Acceso a la Información Pública para decirme cuánto cuesta el (ir)reality show del Buen Vivir.

Fiscal General:
¿Disculpe, pero hay investigación contra Herbert Saca y Mecafé, o solamente allanaron para buscar pruebas contra Tony Saca y Mauricio Funes? ¿O ya son testigos criteriados?

Presidente:
No tiene que esperar hasta el 24 para dar a los alcaldes el FODES. No es regalo de navidad. Es su deber pagarlo mes a mes.

Sala Constitucional:
¿No van a sacar la sentencia que nos devuelve el derecho de libremente circular por todos los carriles de la Juan Pablo y del Bulevar del Ejército?

Magistrado Rodolfo González:
No es el ejército que los está amenazando. Es el FMLN.

Mauricio Landaverde:
¿En el Ministerio de Justicia hay alguien que ha estudiado Derecho? Si hay, que le explique que es inconstitucional su decreto de negarle a miles de privados de libertad, de manera absoluta, el derecho al sol, independientemente de su comportamiento individual.

Ministro Carlos Cáceres:
¿Va a renunciar o se queda – o es sólo un berrinche que todos los fines de año repite?

Mauricio Interiano:
Usted habla mucho del rumbo que no tiene el gobierno del FMLN. Es tiempo que defina cuál es el rumbo que ARENA quiere dar al país.

Arzobispo:
No es necesario que cada domingo aproveche su investidura para dar su opinión sobre política, economía, seguridad. Tampoco quiere que los ministros, generales y empresarios emitan juicios teológicos.

ANEP:
No es en la Corte Suprema que van a arreglar el problema del salario mínimo. Es negociando con los sindicatos. Luego le cuentan al gobierno lo acordado.

Hugo Martínez:
Si el presidente no quiere hablar de Siria, ¿qué tal que usted como canciller hable claro sobre el genocidio en Alepo y la participación de Rusia?

ARENA:
Si el gobierno del FMLN no presenta un presupuesto como la Constitución manda, ¿por qué no lo hacen ustedes? No es su responsabilidad, pero alguien lo tiene que hacer. Los números están sobre la mesa.

Presidente de CEL:
Permítame una entrevista para explicarme cómo los proyectos El Chaparral y Ampliación de la 5 de Noviembre serán rentables para el país, a pesar de la explosión de su costos.

Presidente de CEPA:
Ya parece inútil la pregunta, ¿pero cuántos años más pasará el Puerto de La Unión sin funcionar? Ya son 8.

Ya sé que nunca contestan, pero no voy a dejar de preguntar. Felices fiestas,


44298-firma-paolo

(MAS!/El Diario de Hoy)



 

Carta a los líderes políticos, académicos, religiosos y generadores de opinión: No podemos callarnos

 

Alepo "liberado", según la agencia de prensa Rusa


Estimados:

El domingo vi un vídeo que me llenó de vergüenza. Una presentadora de la televisión israelí, la única de origen árabe, interrumpió su programa y comenzó a dar un mensaje muy personal, y en inglés, al mundo entero. Un llamado de atención. ¿De qué se trata? Del genocidio en Alepo, en Siria, ciudad destruida y “recuperada” por el gobierno de Siria y la fuerza área de Rusia,  ante la inacción del mundo entero.

Aquí el mensaje de Lucy Aharish:
“Ahora mismo en Alepo, Siria, a sólo 8 horas de Tel Aviv, se está produciendo un genocidio. ¿Saben qué? Déjenme ser más precisa: Es un holocausto. Sí, un holocausto. Tal vez no queramos oír ni asumir que en el siglo XXI, en la era de las redes sociales y en un mundo donde la información puede caber en la palma de tu mano, en un mundo donde se puede ver y escuchar a las víctimas y sus historias de terror en tiempo real, en este mundo, estamos parados sin hacer nada mientras niños son asesinados cada hora.

No me pregunten quién está en lo correcto y quién equivocado, quiénes son los buenos y quiénes son los malos, porque nadie lo sabe. Y francamente, no importa. Lo que importa es que está sucediendo, ahora mismo frente a nuestros ojos, y nadie en Francia, en Reino Unido, Alemania o América, está haciendo nada para detenerlo.


¿Quién está manifestándose en las calles por los hombres y mujeres inocentes de Siria? ¿Quién está gritando por los niños? Nadie. 


La ONU celebra reuniones del Consejo de Seguridad y se limpia las lágrimas, cuando ven la imagen de un padre que sostiene el cuerpo de su pequeña hija. Hay una palabra para esto: hipocresía.


Soy árabe, soy musulmana, soy ciudadana del Estado de Israel, pero también soy ciudadana del mundo,  y estoy avergonzada. Me avergüenza como ser humano que elijamos líderes que son incapaces de articular sus condenas y ser poderosos en sus acciones. Me da vergüenza que el mundo árabe esté siendo tomado como rehén, por terroristas y asesinos, y que no estemos haciendo nada. Me avergüenza que la paz de la humanidad sea irrelevante una vez más.


¿Necesitamos un recordatorio? Armenia, Bosnia, Darfur, Ruanda, Segunda Guerra Mundial. No, no lo necesitamos. Albert Einstein dijo: “El mundo no será destruido por los que hacen el mal, sino por aquellos que los observan sin hacer nada”.
Este poderoso mensaje recurrió el mundo en YouTube, en las redes sociales, en muchos medios grandes y pequeños. Estoy seguro que todos que lo hemos visto compartimos la palabra de Lucy: “Me da vergüenza”.

¿Pero qué hacemos, qué podemos hacer? Que cada uno pregunte su conciencia. Lo mínimo es levantar la voz y exigir que nuestro gobierno se pronuncie. La comunidad internacional tiene que aislar a los gobiernos de Siria, Rusia e Irán. Hay que condenarlos de igual manera como todos condenan a ISIS. Aunque Lucy Aharish tiene razón que esta locura hay que pararla, sin antes determinar quiénes de las fuerzas beligerantes son los malos y quiénes los buenos, la única manera de defender a la población civil es parando tanto a ISIS y como a Asad, y los respectivos poderes detrás de ellos: los estados árabes que apoyan a los islamistas, así como Rusia e Irán, que militarmente intervienen en Siria para mantener en el poder a Asad, el destructor de Alepo.

Lo mínimo que nos dicta la decencia es presionar cada uno a su gobierno para que salga de su inacción o hipocresía y condene a los poderes que están destruyendo Siria.

‘Liberaron’ Alepo, destruyéndolo y masacrando a su población. Están produciendo cientos de miles nuevos desplazados, que no tienen adónde ir para encontrar protección. Y con esto Rusia e Irán logran desestabilizar al mundo entero, sobre todo Medio Oriente y Europa.

Me uno al llamado de esta valiente reportera árabe-israelí. Todos debemos unirnos a su vergüenza, su rabia su coraje. 


Saludos,
44298-firma-paolo

El vídeo de Lucy Aharish está en: www.youtube.com/watch?v=T8XwVVX4nGE

 

 

Lea:

“Estamos parados sin hacer nada mientras niños son asesinados cada hora”: Lucy Aharish


(MAS!/EL DIARIO DE HOY)


Debate: Acuerdos de Paz, ¿mentira o acierto?

La mentira de los Acuerdos de Paz


Manuel Hinds, 16 diciembre 2016 / EDH
Después de los Acuerdos de Paz mucha gente pensó que en el conflicto no había habido ganadores ni perdedores. El FMLN, que durante la guerra entera había demostrado que luchaba por establecer un régimen comunista y por hacer prevalecer los intereses cubanos de pronto, cuando la Unión Soviética cayó, cambió a decir que en realidad había luchado por establecer un régimen democrático, basado en el imperio del derecho, como quedó consignado en dichos acuerdos.

Con el tiempo, sin embargo, hay dos cosas que han ido quedando claras. Primero, que en realidad el FMLN perdió la guerra, y que su supuesto apoyo al establecimiento de un régimen democrático y del derecho fue nada más un truco, un cambio de táctica, la traslación de la guerra al terreno político dejando como fin último la eliminación de la democracia y el derecho para establecer un régimen tiránico controlado por las elites del FMLN. Segundo, ha quedado clarísimo que el FMLN nunca fue un proyecto orientado hacia el pueblo salvadoreño; siempre fue un proyecto personal para satisfacer el deseo desmedido de las elites del partido de figurar y obtener el poder total, político y económico.

Esto ha sido confirmado una y otra vez. En el congreso del partido llevado a cabo hace un año, volvieron a afirmar que la revolución rusa de octubre de 1917 sigue siendo su inspiración, que quieren establecer una economía sin propiedad privada, y que quieren obtener el poder total para ya no soltarlo jamás.

Todos estos eran los objetivos que el FMLN había tenido durante la guerra, y fue por esos objetivos que Fidel Castro los apoyó hasta que el comunismo cayó en el mundo entero excepto Cuba y Corea del Norte. Sólo fue en ese momento, cuando fueron derrotados en la guerra, que trataron de decir que habían ganado porque lo que habían querido era la democracia. Sólo fue un momento porque inmediatamente después de firmar la paz se pusieron a erosionarla con un partido que ha trabajado y sigue trabajando para subvertir el orden constitucional del país para poder adquirir el poder total para el FMLN.

Poco a poco el FMLN ha ido infiltrando a todas las instituciones democráticas del país, incluyendo a todos los partidos de oposición, para que, con un método u otro, con seducciones o amenazas, con promesitas o promesotas, todas hagan lo que el FMLN quiere que hagan en contra de los intereses del país. Así, el FMLN y su gobierno logran conseguir todo el dinero que necesitan para su proyecto de eliminar la democracia, sin tener que ceder a siquiera una condición, sin tener siquiera que presentar un presupuesto que diga la verdad, y sin tener que negar que el presupuesto es mentiroso en el proceso seguir amenazando a magistrados y fiscales. El FMLN ha corroído las bases mismas de todos los partidos y las instituciones que podrían oponérseles.

Ahora quedan sólo dos instituciones que defienden el imperio de la ley y los derechos inalienables de los salvadoreños: la Sala de lo Constitucional, que ha venido haciéndolo desde hace varios años, y la Fiscalía General de la República, que lo ha comenzado a hacer hace unos meses. Es ahora contra ellas que el FMLN y su gobierno están dirigiendo todos sus ataques, porque saben que es allí, sólo allí, y en los periódicos, en donde todavía existe el deseo, el valor y la capacidad de defender los ideales y las realidades de nuestra democracia.

Sin enfrentar ninguna oposición, el presidente de la república, sus funcionarios, y el FMLN siguen tratando de intimidar a la Sala y a la Fiscalía, demostrando así una vez más que sus objetivos nunca han sido la democracia y el imperio del derecho que dijeron apoyar al estar vencidos al final de la guerra, sino el establecimiento de una tiranía como la cubana y la venezolana, que ellos siguen declarando admirar. Para ellos, los Acuerdos de Paz fueron la Gran Mentira, la Gran Hipocresía que necesitaban construir para seguir erosionando la democracia. El pueblo salvadoreño no puede dejar que sigan acosando a la Fiscalía y a la Sala para lograr destruir la Constitución que en realidad siempre han querido destruir.

 

* * * * * * * * * *

 

Los aciertos de los Acuerdos de Paz 

 

Paolo Luers, 19 diciembre 2016 / EDH-Observadores
Coincido con mi amigo Manuel Hinds en muchos de las afirmaciones en su artículo ‘La mentira de los Acuerdos de Paz’. Es cierto que el partido FMLN no tiene vocación democrática, y ciertamente no está comprometido con el sistema republicano, con su división de poderes. Es cierto que en sus ataques a la Sala de lo Constitucional y la Fiscalía se manifiesta el menosprecio a la independencia de estos órganos.

Pero también es cierto que los gobiernos del FMLN son los primeros que han tenido que enfrentar una Sala independiente. Los anteriores gobiernos de la postguerra, conducidos por ARENA, no tuvieron que enfrentar esta prueba democrática. Más bien han establecido mecanismos que les garantizaron una Corte Suprema, una Fiscalía, una Corte de Cuentas supeditadas al gobierno de turno. Fue esta falta de institucionalidad que ha facilitado al FMLN, una vez que llegó al gobierno, poder aplicar el mismo sistema y perfeccionarlo. Hasta que llegó, por accidente, la actual Sala y mandó a parar…

En lo que no coincido con Manuel Hinds es en la apreciación de los Acuerdos de Paz. No es cierto que el FMLN, en las negociaciones de paz, haya engañado al otro bando de la guerra y al pueblo salvadoreño, diciendo que ya no va a buscar transformaciones del sistema político , social y económico. Mucho menos es cierto que el FMLN insurgente (que no hay que confundir con el actual partido FMLN) haya perdido la guerra. Si la hubiera perdido, ni ARENA, ni la Fuerza Armada ni los Estados Unidos hubieran aceptado la desmilitarización del país, la reducción y depuración de la Fuerza Armada, la incorporación de la insurgencia en el sistema político, la amnistía, ni muchos menos el desmontaje de todos los cuerpos de seguridad y la creación de una nueva policía con amplia participación de cuadros del FMLN.

Todos los actores internos y externos del proceso de negociación tenían claro que el Acuerdo de Paz significaba precisamente esto: el traspaso del conflicto bélico al terreno político y electoral. Siempre perduraría el conflicto, pero ahora como conflicto político, bajo las reglas de la democracia y de la ley. El Acuerdo de Paz no significaba que las fuerzas en pugna tenían que abandonar sus posiciones ideológicas. Tenían que dejar las armas y el uso de la violencia para imponer sus respectivas ideologías, y usar, dentro del marco constitucional redefinido en 1992, la lucha política, electoral, y el ejercicio de la libertad de expresión, organización y manifestación.

No tiene sentido denunciar ahora lo que Manuel Hinds llama “la traslación de la guerra al terreno político”. Esto fue precisamente la esencia de una paz sin ganadores y perdedores. Y era lo correcto hacerlo. Lo único posible. El mismo presidente Cristiani dijo: Una de las causas de la guerra fue que a la izquierda se había cerrado el espacio político dentro del sistema.

Quien revisa los documentos y los discursos del FMLN en este período de transición se da cuenta que sus dirigentes siempre lo han dicho: La lucha no termina, lo que termina es la guerra, la violencia política, y lo que sigue es la lucha política, social y de ideas. De paso sea dicho: Los dirigentes de ARENA dijeron lo mismo – y ambos estaban con todo el derecho. Esta era la lógica de los Acuerdos de Paz. Es por esta razón que, sabiamente, ambos bandos se pusieron de acuerdo de dejar fuera de los Acuerdos de Paz la parte económica. No porque no había contradicciones y contraposiciones ideológicas, sino para canalizarlas dentro de las nuevas reglas de la competencia política, electoral y social.

Una vez insertada dentro de la nueva realidad de pluralismo, inclusión política, respeto a los derechos humanos, la izquierda salvadoreña se comenzó a dividir sobre la esnecia de la paz lograda: Unos aceptaron la democracia representativa, el orden constitucional-republicano y el pluralismo creados por la guerra y los Acuerdos de Paz, y los asumieron – otros los aceptaron sólo como nuevas condiciones y modalidades de lucha, pero siempre buscando erosionar esta Constitución y el pluralismo para establecer un régimen de ‘democracia directa’, sin división de poderes, de corte socialista. En última instancia, la disyuntiva de a izquierda fue: ¿Nos incorporamos dentro de un sistema pluralista, luchado por más justicia social, o buscamos una hegemonía de clase y partido – en fin, una dictadura?

Lastimosamente no se dio una división limpia, creando dos partidos: uno comunista y uno socialdemócrata, sino la división se dio de forma paulatina. Primero salieron 2 de las 5 organizaciones que habían formado el FMLN histórico (ERP y RN), para formar el Partido Demócrata, y negociaron con ARENA el ‘Pacto de San Andrés’. Luego salieron los Renovadores de Facundo Guardado, años más tarde los que formarían el FDR, y de último el grupo de Héctor Silva. Siempre fueron divisiones de cúpula, y el FMLN restante, que en esencia es el Partido Comunista, se quedó con la marca y con las bases. Un bloque socialdemócrata, que hubiera podido disputar al FMLN la representación de la izquierda, nunca se articuló.

El FMLN actual es esencialmente la refundación del Partido Comunista, superando las división entre FPL y PC que en los años 70 se había dado sobre la cuestión de la lucha armada. No es casualidad que en el FMLN depurado surgiera como figura principal Schafik Handal, el líder del PC, y que las cabezas restantes de las FPL, Medardo González y Salvador Sánchez Cerén, se ven como discípulos de él.

Y ahí regreso a las coincidencias con Manuel Hinds: El FMLN actual busca remover los obstáculos que le impiden perpetuarse en el poder – y en este momento la barrera principal es la consolidación de órganos del Estado independientes, que defienden la Constitución. El FMLN estaba bien contento con la herencia de ARENA: un Estado con órganos corruptos o corruptibles; y toda su ira se concentra contra la Sala, que rompió con este esquema, y contra una ciudadanía que logró arrastrar a ARENA, ya en oposición, a comprometerse con la institucionalidad

(El Diario de Hoy)