Carta a la Honorable Asamblea Legislativa: La “Ley Doña Mila y el Albañil”

Estimados diputados:
Tengo que comenzar con una aclaración: Normalmente, a la gente que me pide dedicar mis cartas a ciertos temas, les digo: No hago cartas ni columnas por encargo. Este servicio se presta en el mercado central. Y si son colegas columnistas, les digo: ¿Y por qué no lo escribes vos, acaso no te atrevés? Pero en este caso, hago una excepción, porque el colega que me lo pidió sólo escribe columnas muy serias, y este tema es más de jodarria… o sea, ideal para mis cartas.

Bueno, lo que me pidió el colega es arremeter contra las barbaridades que ciertos funcionarios públicos cometen imponiéndonos sus malos gustos en forma de ornatos horripilantes, obras artísticas o monumentos cursis. Ya más o menos resignado ante los ataques de genialidad de nuestro “Albañil del Pueblo” Gerson Martínez, con su “bosque de cemento” en la Jerusalén, su “Michi Verde” en la Diego Holguín (perdón, Boulevard Monseñor Óscar Arnulfo Romero…), las “manotas” que nacen de la tierra en Merliot, y su obra maestra, el “Parque de Transparencia” dedicado al “Principito”, también en Merliot, lo que le rebalsó el vaso de paciencia al colega fue el monumental “Zipper de la Infidelidad Responsable” que mandó a poner Milagro Navas en Santa Elena, sacrificando para esto los árboles que adornaban la franja central del Boulevard Santa Elena.
La "Michi" de Gerson Martínez
Las "Manotas" de Gerson

El Monumento Masónico de Mila

El "zipper" de Mila



Ante la insistencia y la visible indignación de mi amigo columnista, quien como vecino es uno de los directo y diariamente afectados de esta ataque a la estética, fui un día a Santa Elena para evaluar el daño. Me quedé convencido que hay que hacer algo…

Por tanto, me dirijo a ustedes, honorables diputados, para solicitarles que por favor pasen un decreto especial que podría llamarse “Ley Doña Mila & el Albañil”. Y con urgencia, porque se acercan elecciones y estos dos funcionarios van a tratar de dejar su máxima huella en nuestras ciudades – y esto hay que evitar.


Siempre les critico a ustedes cuando hacen leyes enredados y contaminados de retórica. Por tanto les propongo una ley simple y precisa, de un solo artículo:

“Considerando que su mal gusto y su capricho de arrogarse facultades de artistas o urbanistas está creando una nueva forma de contaminación de nuestro medio ambiente, se prohíbe al ministro de Obras Públicas Gerson Martínez y a la alcaldesa del municipio de Antiguo Cuscatlán Milagro Navas la construcción de monumentos y de cualquier obras que ellos consideran ornato público. Cualquier violación de este decreto será sancionado con 6 meses de servicio comunitario.”


 Sin más que agregar, me despido de ustedes confiando que van a actuar para defendernos del mal gusto impuesto por funcionarios públicos caprichosos. Saludos,
44298-firma-paolo
(MAS! y EL DIARIO DE HOY)

 

Carta a Salvador Sánchez Cerén: ¿Quiere ser el presidente que revivió los escuadrones?

Estimado señor presidente:
Los colegas de la revista Factum (a los cuales felicito) publicaron una investigación que comprueba que dentro de la PNC operan grupos de exterminio. De hecho son escuadrones de la muerte, igual que los que operaban durante la guerra civil. Con la pequeña (pero significativa) diferencia que ahora no existen bajo la protección de un régimen militar, sino de un gobierno de izquierda.

Usted tiene dos opciones: o desmantela estas estructuras de terrorismo del estado y erradica de su política de Seguridad esta aberración – o se hace cómplice.

Hace falta una investigación fiscal, jurídica y posiblemente parlamentaria para determinar quiénes son los autores intelectuales de esta práctica de exterminio. Su director de policía ya se hizo el suizo. Seguramente su ministro de Seguridad hará los mismo. Dirán que van a investigar. Pero nadie confia en la voluntad de la PNC de investigarse a si mismo.

No se trata de grupitos de malos policías fuera de control. Es mucho más serio: No es una policía fuera de control del gobierno, sino una policía y un gobierno fuera de control de la ley. El mismo secretario presidencial Hato Hasbún presentó la famosa FES (la fuerza especial de la PNC en cuyo seno operan los escuadroneros) como “batallón de limpieza”. Los policías que cometen estas ejecuciones lo hacen convencidos que están implementando la misión que sus máximos jefes les han dado, en el marco de una política oficial de Seguridad, diseñada y supervisada por el director de la PNC Howard Cotto, el ministro de Seguridad Mauricio Landaverde, y secretario presidencial y comisionado de Seguridad Hato Hasbún, el vicepresidente y coordinador de Seguridad Oscar Ortiz. Pero la última responsabilidad, por mandato presidencial, la tiene usted como presidente de la República. Usted es el comandante en jefe de la Fuerza Armada y de la PNC.




Entonces, la pregunta es: ¿A quienes de los arriba mencionados usted va a responsabilizar y sustituir por haber promovido y protegido el surgimiento de los escuadrones de la muerte estatales? Todos son cuadros de su partido. ¿O van a buscar a algunos oficiales y agentes no afiliados al FMLN para sacrificarlos?

En caso que le sirva de consolación, usted no es el único que tiene que rendir cuentas sobre este escándalo. El Fiscal General tampoco ha cumplido con su deber de investigar cada uno de los hechos violentos que involucran a la policía, para ver si realmente se trata de enfrentamientos, o para determinar que se trata de ejecuciones. Los fiscales no han cumplido su deber de investigar a fondo las escenas, para evitar que han sido alteradas por los policías. Siempre nos hemos preguntado qué hay detrás de los partes de guerra que suele dar Howard Cotto sobre supuestos enfrentamientos, pandilleros muertos y armas recuperadas. Siempre nos hemos preguntado si estos hechos se investigan y esclarecen, si se colectan las pruebas científicas, si se hacen las obducciones. Y siempre nos hemos preguntado: ¿Cómo se generan estos enfrentamientos, quién los provoca y con qué fin: captura o aniquilamiento?

La PNC y la fiscalía han desmantelado algunos grupos de exterminio, pero da la impresión que solamente los que actúan “free lance”, fuera del control e independientes de la policía y del FMLN. Hoy le toca desmantelar a los propios.

Si no quiere entrar en la historia como el presidente guerrillero que revivió los escuadrones de la muerte, actúe. Saludos,


44298-firma-paolo

Lea la investigación de FACTUM:
En la intimidad del escuadrón de la muerte de la Policía


Grupo élite de la PNC involucrado en homicidios, agresiones sexuales y extorsión

“De ser ciertos los hechos, son una acción delictiva”  (REACCIONES DE HOWARD COTTO)

O busque la reproducción de todo el dossier en SEGUNDA VUELTA




(MAS! y EL DIARIO DE HOY)

 

Carta a las “niñas”: Sean vírgenes… o exijan sus derechos

Estimadas jóvenes salvadoreñas:
Siempre cuando hay un problema que nuestra sociedad y los políticos no quieren enfrentar, inventan o reforman una ley. A veces unánimemente, entre todos los partidos, bajo el aplauso de todos que al fin duermen tranquilos: iglesias, grupos feministas, organizaciones de derechos humanos, y hasta los hipócritas que se oponen a que ustedes tengan acceso a educación sexual y métodos anticonceptivos…

Prohibieron el matrimonio para menores de 18 años. Problema resuelto. Busquemos otro asunto que requiere de una nueva ley.

¿Problema resuelto? ¿Cuál? Hablaron mucho del problema -real, serio y masivo- de las jóvenes menores de edad víctimas de violaciones. Dijeron que muchos de los matrimonios de muchachas menores de edad embarazadas sirvieron para encubrir el delito de la violación. Seguramente es cierto. ¿Pero alguien cree que va a haber menos violaciones, solo porque el hombre ya no se puede casar con la víctima? Paja: Nadie viola una menor de edad para casarse. El flagelo de las violaciones hay que combatirlo con otras medidas, no solo de mejor investigación policial, sino sobre todo empoderando más a las menores, para que conozcan sus derechos.

Ahora ustedes, al salir embarazadas antes de cumplir 18 años, ya no se podrán casar con el padre, sea violador, abusador o sea que se trata de una historia de amor. Entonces, va a haber más uniones no matrimoniales, con menos protección para la joven madre y para el niño.

Entonces, ¿cuál es la próxima ley que se van a inventar? ¿Prohibir el embarazo de menores? ¿Prohibir el amor entre menores? ¿Un decreto de castidad? ¿Una policía sexual?

Hablaron mucho, y tienen razón, que a las muchachas no les conviene convertirse en madres a tan temprana edad, ya que esto les resta opciones de estudio y desarrollo profesional. Correcto. ¿Pero este problema se va a resolver prohibiendo que se casen? No.

Vivimos en una sociedad en la cual es un hecho irreversible que un gran porcentaje de menores de edad son sexualmente activos. Ninguna ley puede revertir esto. Ustedes, con toda razón, lo ven como un derecho. Porque los menores de edad no solo tienen derecho a educación y opciones profesionales, también tienen derecho a vivir su sexualidad – y el Estado no tiene porqué meterse en esto. Me pregunto: en todo este debate sobre el matrimonio infantil que llevó a la reforma de la ley, ¿a ustedes les han preguntado qué piensa y qué quieren? Lo dudo. Me pregunto: Tiene sentido tratar a las niñas de 12 o 13 años de la misma manera como a las muchachas de 16 y 17, en cuanto a su derecho de decidir sobre su sexualidad y sobre unirse o no con el padre de su hijo, en caso que salgan embarazadas? Bajo la ley, todas son menores de edad, pero en la realidad viven situaciones bien distintas con sus padres, con sus novios, con la sociedad en general…

Los problemas del embarazo de menores, así como el problema de las violaciones, van a persistir igual. La nueva ley no va a cambiar nada para prevenir estos fenómenos sociales.

La única manera de combatir los embarazos de menores se llama educación sexual, incluyendo acceso libre a métodos de prevención de embarazo. Garantizados por el Estado, como un derecho de los y las menores de edad, incluso en caso que los padres no estén de acuerdo. Ahh, pero cuando hablamos de esto, muchos de los hipócritas que estaban lamentando las violaciones y los embarazos de menores y exigiendo que el Estado intervenga ya no están de acuerdo. Violaciones, no; embarazos, no; matrimonios de menores, no – pero educación sexual y anticonceptivos, ¡Dios guarde!

Sólo jóvenes bien educados y conscientes de sus derechos, van a enfrentar los desafíos de violencia sexual y embarazos inconvenientes. 

Saludos,
 44298-firma-paolo
(MAS! / EL DIARIO DE HOY)