Carta al secretario técnico de la Presidencia

Estimado Alex Segovia:
 

Me imagino que como principal asesor económico del presidente y como jefe del gabinete económico-social, vos fuiste el arquitecto del impuesto que ustedes llaman ‘de seguridad’ y que otros describen como ‘impuesto sobre el ahorro y la inversión’.

Claro, entiendo que esta idea se vende bien a la gente que ya está empezando a encachimbarse con este gobierno de ustedes que no resuelve ni el desempleo ni el alza de precios ni mucho menos la inseguridad. “¡Que paguen los ricos!”, es el refrán de la canción populista, y todos los que se sienten excluidos y jodidos aplauden. “Al fin joden a los empresarios...”

Pero, ¿no te pone a pensar el hecho que todos los expertos del gobierno Obama, que actualmente están en el país para trabajar junto con ustedes el plan para reactivar la economía salvadoreña, te han recomendado no implementar esta mala idea de un impuesto sobre el patrimonio? Ellos insisten en que urge crear incentivos a la inversión, cuando ustedes siguen insistiendo en lo contrario: castigar la inversión con el impuesto sobre el patrimonio.

Alex, como economista ¿no entras en duda cuando los expertos del gobierno de Washington te dan el mismito argumento que los empresarios nacionales? El argumento que este impuesto va a tener un impacto negativo sobre la inversión y la creación de empleos. 

A los dirigentes de ANEP les puedes decir que tienen agenda partidaria, que quieren desestabilizar al gobierno FMLN-Funes-GANA. Pero, ¿qué les contestás a los representantes del presidente Obama, el gran aliado de tu presidente Funes, cuando te dicen lo mismo?

¿Qué les decís a los empresarios que te dicen que no son solamente 2300 ricos que van a pagar este impuesto, sino miles de gente de clase media, con tal que hayan ahorrado toda la vida para dejar a sus hijos propiedades o acciones?

¿Y qué me decís a mi, que no tengo velas en este entierro porque no he ahorrado, pero que me preocupa del impacto negativo que este impuesto tendrá sobre nuestra economía?

Algún día quisiera escuchar respuestas. Te saluda Paolo Lüers

(Más!)

Columna transversal: ¿Qué país piensa que está gobernando?

En medio de la crisis constitucional más grave de los últimos años, el presidente va para México a un gira mediática para trasmitir la imagen de que aquí todo está bien.
“Mi gobierno ofrece a la inversión extranjera seguridad jurídica; somos respetuosos de la institucionalidad, hay independencia plena de los poderes”, declara Mauricio Funes a la revista mexicana ‘El Economista’. 

Para cualquiera que está observando el deterioro de la institucionalidad democrática, este argumento es muy alejado de la realidad. Sólo hay que analizar el intento del ejecutivo y de la mayoría legislativa que lo apoya contra la Sala de lo Constitucional, la repartición del control de la Corte de Cuentas y del Tribunal Electoral entre los dos partidos de la coalición de gobierno, y el boicot a la reforma electoral, para llegar a la conclusión contraria: el gobierno de Funes atenta contra la institucionalidad; y la independencia de varios poderes (Corte de Cuentas, Tribunal Electoral, Corte Suprema, Fiscalía...) está en peligro.

A pesar de la evidente falsedad del discurso de Funes y de sus afirmaciones sobre el respeto a la institucionalidad y al principio republicano de la independencia de los poderes, el hombre más rico del mundo, el magnate mexicano Carlos Slim, le prometió a Funes inversiones importantes de 300 millones de dólares. Ojo: a pesar de la malísima relación que Mauricio Funes tiene con los empresarios e inversionistas nacionales; y a pesar de la inseguridad jurídica que el FMLN y su presidente están creando con su irrespeto a la independencia de las instituciones que supuestamente sirven de contrapesos y controles al ejecutivo. Sería interesante saber cuáles son los compromisos que el presidente de El Salvador ha asumido con Carlos Slim para que este, que conoce perfectamente la situación real de El Salvador y sus instituciones, se haya comprometido con este nivel de inversiones.
Tienen que ser compromisos a largo plazo – los mismos que el presidente, hasta la fecha, no ha estado dispuesto a concertar con los empresarios e inversionistas nacionales. Mientras Funes en México y Guatemala estaba hablando de supuestos acuerdos con la empresa privada en temas tan cruciales como el plan de seguridad y la manera de financiarlo, y las políticas de creación de empleo, los gremios empresariales aquí en El Salvador todavía estaban esperando que Casa Presidencial les entregue estos planes.

En vez de planes y propuesta para poder discutirlos, el ‘presidente de todos los salvadoreños’ mandó a los empresarios mensajes de guerra mediante los medios mexicanos: “Hoy enfrentamos la oposición de un sector, el de la derecha radical, entronizada en el principal partido de oposición y en las cámaras empresariales”, expresó Funes a ‘El Economista’ en México.

Y en otra entrevista, concedida al periódico ‘La Jornada’, Funes incluso reconoce porque ha fracasado en la parte medular de su proyecto político: "Tuve que haber construido un pacto social desde el primer día. No lo hice porque tuve que enfrentar al FMLN, que pensó que había ganado la presidencia y que se podía vaciar en el gobierno (...) En ese enfrentamiento con el partido, en esa discusión a veces pública, a veces privada, se me fue el tiempo”. 

"Esta presidencia está atacada por la izquierda y por la derecha", confíesa Funes a la directora de ‘La Jornada’, Blanche Petrich. Claro, a un presidente, que además llega al poder sin ninguna experiencia ni política ni gerencial, ¿quién le va a pedir resultados si tuvo que perder dos años en pleitos con un partido anclado en el siglo pasado y sus ideologías obsoletas? ¿Cómo no tenerle lástima si además está siendo atacado por una “derecha radical” atrincherada no sólo en el partido de oposición sino también en los gremios empresariales?

¿Pero cómo explicar que el presidente de la República haga a su amiga Blanche Petrich una confesión como esta: “Sabía que me iba a distanciar de las aspiraciones históricas de la población”?

La única manera de entenderlo que se me ocurre es esta: Este hombre ya se resignó. Se ha quedado sin proyecto político propio frente a la resistencia del FMLN a convertirse en un partido democrático, abierto, plural y moderno. Todo el discurso (que también pronunció en México, en particular al entrevistador de ‘El Economista’) de “una izquierda moderada, democrática, sensata y pragmática” al FMLN y sus dirigencia le resbala. Sin consecuencias. Sin huellas.

Pero aún así, y porque se ve cercado de “la derecha radical” y de un sector privado que tampoco le cree su discurso de la “izquierda moderada”, Funes se compromete a trabajar para que el próximo presidente, a elegir en el 2014, sea del Frente: “Pero las demandas más sentidas será un próximo presidente quien pueda materializarlas. Por eso trabajo... para garantizar continuidad del proyecto.” (La Jornada)

Parece que va a perder también los restantes tres años de su mandato con discusiones inútiles con el Frente.

(El Diario de Hoy)

Carta a la presidenta del Tribunal de Ética Gubernamental

Estimada licenciada Silvia Lizette Kuri de Mendoza:


Así que si quiero sobornar a un ministro, tengo que hacerle entrega del dinero el fin de semana, preferentemente en la playa o en un burdel, para que se a claro que el hombre en este momento preciso no está ejerciendo su cargo público. Lo mejor sería tomarle foto o video donde se ve que está de pijamas o medio desnudo en el momento de recibir el pisto. Como prueba que realmente está recibiendo el dinero en su tiempo libre y en su calidad de ciudadano cualquiera.

Esta es, en esencia, el contenido de la resolución del Tribunal de Ética Gubernamental que usted preside, sobre el caso Disneylandia. Me refiero a la demanda interpuesta contra el presidente de la República por el viaje a Disneylandia, con toda su familia y en un jet privado.

A pesar de que el presidente reconoció en público que el avión privado le fue proporcionado por un ‘empresario amigo’, su Tribunal llegó a la conclusión que el presidente, al aceptar este regalo de entre 100 y 200 mil dólares, no atentó contra ninguna ley ni violó la ética gubernamental. Por una razón muy simple: porque “los hechos tal y como han sido planteados en la denuncia se basan en situaciones que no están vinculadas a la competencia funcional que se le adjudica al servicio público denunciado, es decir que no fueron efectuados por el denunciado en el ejercicio de sus funciones como servidor público.”

En cristiano este enredo quiere decir: el presidente estuvo choteando, cuando recibió el generoso regalo de su ‘amigo empresario’. Por tanto no estaba ejerciendo la presidencia y no tenía porque atenerse a las restricciones que tiene el presidente de recibir regalos, dinero, donaciones...

Así de simple, ustedes declararon ‘improcedente’ la denuncia. Ni siquiera averiguaron quién era el ‘empresario amigo’ que pagó el avión para la familia presidencial.

Así que, quien quiere sobornar a un ministro o jefe policial, que lea bien la sentencia del Tribunal de Ética para saber a qué horas y adónde hacerlo...

Gracias por la aclaración, licenciada. Le saluda Paolo Lüers

(Más!)

Manual oficial para la corrupción


Paolo Lüers

¿Recuerdan cuando el presidente de la República llevó a la familia de su señora a Disneylandia en Florida?
¿Recuerdan que para este viaje usó un avión privado? ¿Recuerdan que al salir al público las fotos de la familia presidencial en el avión de lujo, el secretario de comunicaciones de Casa Presidencial declaró que los costos de este viaje en avión privado no fueron pagados con fondos del estado, sino por un 'amigo empresario' del presidente que no querían identificar?
Bueno, un grupo de ciudadanos presentó una demanda en el Tribunal de Ética Gubernamental para que investigara si el presidente, al aceptar este tipo de regalo (valor del viaje: entre 100 y 200 mil dólares) de un empresario ha violado la ética gubernamental.
Citamos de la resolución que emitió el Tribunal de Ética Gubernamental, el día 23 de junio 2011. Es un texto digno de publicar, por la trascendencia que tendrá para nuestra cultura política de corrupción:
"Los hechos tal como han sido planteados en la denuncia que se le atribuyen al Presidente de la República no encajan en el ejercicio de la función pública, tal como es definida en la letra a) del art. 3 de la LEG; por ello, no pueden ser objeto del procedimiento administrativo sancionador que la Ley de Ética Gubernamental establece.
Por ende, es procedente de conformidad con el art. 55 letra c) del Reglamento de la Ley de Ética Gubernamental, declarar la improcedencia de la denuncia presentada, en virtud de que los hechos tal y como han sido planteados en la misma se basan en situaciones que no están vinculadas a la competencia funcional que se le adjudica al servicio público denunciado, es decir que no fueron efectuados por el denunciado en el ejercicio de sus funciones como servidor público.
Si bien es cierto los denunciantes exponen que las funciones del señor Presidente de la República 'no se suspenden y se ejercen durante del período presidencial correspondiente que es de cinco años', este Tribunal no puede dejar de mencionar que lo que no se suspende es el cargo público; ya que cuando el funcionario público realiza una actividad de naturaleza privada no actúa en nombre del Estado o al servicio de éste o de sus entidades en cualquiera de sus niveles jerárquicos, sino más bien su actuar se mueve en el ámbito privado, por lo que las conductas ejecutadas en ésa esfera no corresponden al marco de la Ética pública.

Por otro lado, los denunciantes atribuyen al servidor público denunciando la transgresión a la prohibición ética de solicitar o aceptar, directamente o por interpósita persona, dádivas, regalos, pagos, honorarios o cualquier otro tipo de regalías, por acciones relacionadas con las funciones del cargo público, contenida en la letra a) del art. 6 de la LEG.

Sin embargo, en su relato los denunciantes no establecen que el Presidente de la República se haya comprometido con el empresario que supuestamente le prestó el avión privado en realizar algún tipo de acciones relacionadas con la función de su cargo público a cambio de dicha prestación...
En vista de ello, a la presente denuncia le afectan dos motivos de improcedencia, pues los hechos atribuidos al señor Presidente de la República, licenciado Carlos Mauricio Funes Cartagena, se suscitan en su esfera privada sin incidir en el ejercicio de sus funciones; y tampoco transgreden la prohibición ética de solicitar o aceptar, directamente o por interpósita persona, dádivas, regalos, pagos, honorarios o cualquier otro tipo de regalías, por acciones relacionadas con las funciones del cargo público [letra a) del art. 6 de la LEG], por las razones antes expuestas."
Quiere decir: Cualquier soborno a un funcionario público "no corresponde al marco de la Ética pública" y no será sancionado, siempre y cuando:
el funcionario lo reciba fuera de horas hábiles, o sea dentro de la "esfera privada";
no dejen constancia escrita del favor que el 'donante' recibirá a cambio.
Así de fácil. El Tribunal de Ética Gubernamental emitiendo el manual de corrupción. Sin investigar quién es el 'empresario amigo' que pagó por el viaje de la familia presidencial. Sin ni siquiera pedir una explicación al funcionario denunciado. Por lo menos, en la resolución no se menciona nada al respecto.
¿Para qué sirve un Tribunal de Ética que no establece, por lo menos los hechos?

(El Diario de Hoy)


Certifica.com

Carta al director de la unidad de salud

Estimado director:
 

Hoy sí lo fregaron. Tiene que lidiar con el dengue, el rotavirus y otras pestes recurrentes. Tiene que manejar un presupuesto y bodegas de medicina que nunca alcanzan. Tiene un sólo inspector para el papeleo interminable de los permisos de salud de los comedores, restaurantes y hoteles..

Y ahora viene la Ley de Control del Tabaco y le nombra a usted policía de tabaco, para poner multas a quien fume en una oficina, una funeraria, un cafetín, una discoteca. No sólo esto, su inspector de salubridad va a tener que encargarse de los permisos de vender tabaco que los sabios diputados se inventaron. Ya veo al pobre hombre multando a las señoras de canasto o de las tienditas.

Pero esto no es todo: usted no sólo va a andar de policía, sino también de juez especial anti-tabaco. Porque la unidad de salud será la entidad que va a recibir denuncias, hacer inspecciones, escuchar testigos, emitir multas, resolver quejas, recibir recursos de descarga, emitir resoluciones... 

Le felicito: trabajo interesante va a tener: un experto en saludo convertido en todo un experto legal. Va a lidiar con señoras encachimbadas que ya no pueden vender cigarros en la calle. Con fumadores iracundos porque la suegra no lo deja fumar en su propia casa. Con meseros que se niegan a actuar de policías auxiliares.

El resultado: Más papeleo, más inspecciones, más burocracia. Posiblemente menos salud preventiva, porque su personal tendrá menos tiempo para combatir las diarreas o las gripes. No tomando en cuenta las campañas de re-educación a os fumadores.

Estoy en favor de una ley que regula adónde no se puede fumar. Es necesaria. Pero sin tanta paja y tanta burocracia. 

Saludos, Paolo Lüers

(Más!)

Aquí topamos: pasando de la indignación al compromiso

“Necesitamos un dictador, ya no más partidos políticos, necesitamos una nueva constitución”, esas son las voces que se escuchan estos momentos en El Salvador. Entiendo la frustración y la indignación que se siente ahora que vemos el actuar de la asamblea legislativa. Es más que claro que los partidos políticos nos han decepcionado. Es más tiene mucha culpa de lo que ahora esta pasando. Pero no eso no significa que no sean el principio de solución también.


Los partidos políticos nos han decepcionado todos. No se escapa ninguno. El FMLN nos prometió cambio, nos habló de una nueva izquierda y nos hizo miles de promesas. Ahora no puede venir a decirnos que no es responsable de Mauricio Funes, él es presidente porque el FMLN lo propuso. Sus aciertos o desaciertos son también del FMLN, no se pueden separar, no nos pueden hablar del gobierno como un ente extraño, ajeno a ellos.

Hace dos años en una columna acá en Siguiente Página, hacia ver los inconvenientes de la candidatura de Mauricio Funes, en ese momento me refería a que su independencia más que una virtud era un problema. Me referí al carácter del entonces candidato. En aquel momento de pasiones desatadas me insultaron, casi como que hubiera usado el nombre de Dios en vano. Ahora estamos viviendo los resultados de ese matrimonio. No se pueden desligar por más que el presidente quiera o que el partido lo pretenda. Es responsabilidad del FMLN.

ARENA tampoco puede venir a decirnos que todos los males de su partido están eliminados una vez expulsaron al ex presidente Saca. Son los diputados que la cúpula del partido eligió los que se dejaron seducir por GANA. Son los políticos que ARENA crió los que ahora están aliados al FMLN. Son estos mismos los que conspiran por la Corte de Cuentas y el Tribunal Supremo Electoral. El partido le debe una disculpa a sus votantes, por poner estos candidatos.

ARENA no puede tranquilamente decir que lo malo que sucedió en sus gobiernos fue solo durante el gobierno de Saca. Y aunque este fuera el caso, no pueden desentenderse, durante esos cinco años fue el líder del partido y nadie se atrevió ha hablar en contra de él. Ahora no pueden exculparse en él. ARENA no puede venir a decirnos que la forma en que se conduce el FMLN con GANA es distinta a como ellos procedían con el PCN. Ninguna es buena.

De estas y muchas otras decepciones que los partidos políticos nos han dado entiendo la indignación con ellos, entiendo la indignación de los que pensaron que Mauricio Funes era casi el Mesías y ahora es solo un presidente poco exitoso. Entiendo que la necesidad de controlar la delincuencia nos haga pensar que un “Maximiliano Hernández Martínez” es lo que necesita El Salvador. Pero ya sabemos los dictadores de derecha y el futuro que han tenido los países latinoamericanos en ese camino.

Entiendo menos los gritos para una nueva constitución o para impulsar la democracia participativa. Porque no tenemos que remontarnos al pasado es solo necesario ver la difícil situación que vive el querido pueblo venezolano para comprender que esa no es una solución. Y es que en este espejo es donde más nos deberíamos de ver. La crisis de los partidos políticos tradicionales provocaron que un militar como Chávez pudiera llegar al poder. Provocaron que muchos románticos de la revolución y la justicia social creyeran en él (y hay algunos que todavía siguen enamorados). Fueron estos partidos políticos los crearon la desilusión tan grande dentro de los venezolanos que no tuvieron otra alternativas que creer en el militar.

Ahora la salida en Venezuela pasa por la renovación de los partidos políticos y la unión de izquierda democrática y centro derecha para crear una alternativa viable, donde los venezolanos puedan creer de nuevo y despertar de los tristes años que les han tocado pasar.

El Salvador no ha llegado a estos extremos, todavía, pero necesitamos buenos y mejores partidos políticos, que respondan a la gente, que no sean corruptos y que salvaguarden la república. Pero como podemos creer en esta clase política y en estos partidos que tanto nos han decepcionado. Simplemente no podemos creer en ellos. Hay que obligarlos que nos hagan caso, tienen que sin lugar a dudas convertirse en representantes de la voluntad popular. Para esto solo hay un camino. Hay que tomarse los partidos políticos, una nueva generación tiene que ingresar a ARENA y el FMLN.

Señores y señoras, aquí topamos, no veo otro camino. No creo se pueda fundar otro partido distinto. No podemos seguir solo con movimientos sociales. Tenemos que pasar de la indignación al compromiso. Nadie decente le gusta el oficio de político. Pero aquí no hay otro camino.