Carta a Antonio Ledezma, el alcalde secuestrado de Caracas

Estimado alcalde:
Espero que estés vivo y sano. La última noticia de Caracas este viernes era que todavía estabas desaparecido, luego de que militarmente ocuparon (y destrozaron) tu despacho de Alcalde Mayor de Caracas y te llevaron a punta de fusiles y a golpes. Amigos en Venezuela me dijeron que estabas en la sede de la temible SEBIN, la policía secreta de Maduro, y que ni tu familia ni tus abogados han podido constatar tu situación de salud y jurídica.


Espero que la movilización popular en Venezuela e internacional en todo el mundo consiga pronto tu libertad. Te cuento que el alcalde de la capital de mi país, Norman Quijano, inmediatamente se ha pronunciado exigiendo tu libertad. Igual otros alcaldes del país, académicos y organizaciones ciudadanas. Los únicos que se han solidarizado con Nicolás Maduro son los dirigentes del FMLN, condenando el intento de golpe de Estado que el régimen te acusa haber preparado.

Todos sabemos que los golpes de Estado lo hacen los que tienen las armas, y que en Venezuela los únicos que tienen armas son los militares que están gobernando al país. El pecado tuyo es otro: desde la sociedad civil has exigido la renuncia de Maduro y de los militares del poder. Imperdonable.

El FMLN se solidariza con Maduro, porque mediante ALBA le está financiando sus campañas electorales y sus empresas. El resto de la sociedad salvadoreña, te lo aseguro, está con ustedes: con Leopoldo, con Mario Corina, con Capriles - y con Antonio Ledezma.

Me da risa que a ti te acusen de golpista, cuando de hecho te hicieron golpe de Estado a ti. Fuiste electo libremente Alcalde Mayor del Distrito Metropolitano de Caracas, derrotando al candidato chavista, y Hugo Chávez y Nicolás Maduro te quitaron casi todas las competencias constitucionales, interviniendo ilegalmente la alcaldía desde el gobierno central.

Yo estuve contigo en agosto del 2009 cundo tú, recién electo alcalde por primera vez, trataste de entregar al Ministerio del Interior tu plan de seguridad pública para la ciudad de Caracas, que a esta altura ya estaba entre las tres ciudades más violentas del mundo – y los únicos funcionarios que te recibieron fueron policías antimotines para cerrarte el paso. En mi reportaje escribí: “Una operación guerrillera: O no te dejan entrar, y te robas cámaras; o entras, y en la salida das declaraciones. Siempre sales ganando. Una acción mediática, pero de serio contenido político: la inseguridad en Caracas…”

Y cuando te pregunté cómo pensabas trabajar, en esta condiciones adversas, como alcalde, tu respuesta fue: “Seguir trabajando con la gente, con las alcaldías que componen el distrito metropolitano, con el gobernador de Miranda. Y seguir exigiendo al gobierno que respete la descentralización y la división de poderes…”

Obviamente nunca respetaron ni la descentralización ni la división de poderes. Hasta llegar al colmo, hace dos días, de secuestrarte de tu despacho a punta de fusiles…  

Me recuerdo de lo que me dijiste cuando por primera vez nos conocimos. Los famosos “colectivos armados” de Chávez habían tirado unas bombas al edificio de Globovisión, que en aquel entonces todavía era un canal independiente y crítico, para intimidar a este medio opositor. Cosa que en el 2009 no lograron, pero con otros ataques violentos y jurídicos lograrían, 4 años después su objetivo: los dueños del canal se cansaron y lo vendieron a un amigo de Chávez y Maduro. Un medio independiente menos.

Aquel día en agosto del 2009 de las bombas en Globovisión, yo llegué de reportero y tú de alcalde. Todo el personal estaba evacuado en el parqueo. Tú agarraste un megáfono y dijiste una frase que se me quedó grabada: “Hagan lo que hagan: bombas, capturas, balazos - las voces críticas nunca se van a apagar. Ni la suya, ni la mía.”

Cumpliste. Por 6 años difíciles, cumpliste. Y aunque estés preso, igual que Leopoldo López, que ya lleva un año encarcelado, las voces críticas, en vez de apagarse, se multiplican.

Animo, alcalde, la razón está de tu lado. Paolo Lüers
(Mas/El Diario de Hoy)

Columna transversal: Una excelente iniciativa

En medio de la multitud de mensajes de esta campaña electoral, pasó casi inadvertida una de las pocas que no ha sido demagógica: el llamado de Roberto Cañas a sus contrincantes en la carrera por la alcaldía capitalina de sentarse y construir un "Pacto por San Salvador". Duele decirlo: nadie le hizo mayor caso, precisamente porque no era altisonante, no era demagógica, sino muy racional. Las propuestas racionales, en tiempo de campaña, tienden a tener poca resonancia.

Roberto Cañas hizo una reflexión muy simple: Esta vez se está eligiendo, por primera vez, un concejo plural. Los que ahora estamos enfrentados, en los próximos tres años vamos a tener que gobernar la ciudad juntos. Ya no estamos eligiendo caciques sino a un alcalde que sepa presidir y hacer funcionar productivamente un concejo incluyente que refleje la voluntad de todos.

"Ninguna fuerza por si sola puede imponer su propia visión ni un programa único, y las transformaciones que la capital necesita no pueden salir adelante sin llegar a consensos básicos. Es una necesidad imperiosa lograr acuerdos que coloquen el interés general por encima del interés de cualquier partido político, que permitan sacar adelante San Salvador", escribió Roberto Cañas en su propuesta a los otros cinco candidatos.

Claro, con frases así no se ganan elecciones, y Roberto Cañas seguramente lo sabe. No está en esta carrera para ganar sino para introducir en esta campaña la racionalidad de una izquierda no populista, sino profundamente democrática. Por esto hizo la propuesta del "Pacto por San Salvador", y precisamente por esto el otro candidato que finge representar la izquierda ni siquiera le contestó.
Hay un patrón en esto: Bukele, que es un candidato sin ninguna trayectoria de vida o trabajo que lo certifique ser de izquierda, sino más bien representa la continuidad del pacto que en 2009 el grupo empresarial dirigido por Tony Saca hizo con el FMLN para crear un nuevo grupo económico y político hegemónico, puede sentarse a discutir con cualquiera, menos con el único candidato de izquierda en esta disputa. Por esto ha evadido cualquier formato de foro o debate donde tendría que enfrentarse a las posiciones de izquierda democrática y racional que representa Cañas.

Los candidatos de la derecha no tienen este problema, y como era de esperar, han reaccionado positivamente a la iniciativa de Roberto Cañas. Deberían hacerla realmente suya y promoverla, y sí en última instancia firmar el Pacto, aunque Nayib Bukele y el FMLN se nieguen a participar. De todos modos, Nayib Bukele no ha apostado al concepto del concejo plural, ni siquiera se incluyó en la lista de concejales. Bukele y el FMLN, nuevamente se evidencia, apuestan únicamente a un gobierno municipal dominado por ellos y no ven ninguna necesidad de concertación. El discurso de la superación de la polarización, que Bukele heredó de Tony Saca y UNIDAD, es sólo esto: discurso. Igual que en la caso de Saca, para Bukele unidad significa que sectores de la derecha y del empresariado se incorporen a su proyecto político y empresarial y no la construcción de acuerdos entre todos. Como dijo Tony Saca: Yo soy Unidad.

Regresemos a la apuesta que Roberto Cañas hace a la racionalidad y al pluralismo: Viendo los diferentes planes de gobierno de los seis candidatos, pareciera fácil construir esta visión común. Tanto en el diagnóstico como en las soluciones que ofrecen los candidatos, hay mucho más coincidencias que contradicciones. Si cada uno (y sus respectivos partidos) tomara en serio sus propios planes, y no como instrumentos de campaña para engañar a la ciudadanía, debería consensuar un "Pacto por San Salvador", hacerlo público, y hacerlo suyo en el futuro concejo plural de la capital, gane quien gane el cargo de alcalde. Con su iniciativa audaz y racional, Roberto Cañas ha mostrado que su candidatura como representante de izquierda no es una locura quijotesca sino un gran aporte a la democracia.

(El Diario de Hoy) 

Carta a Óscar Ortiz sobre la destrucción del volcán

Muy estimado Óscar:
Escribo esta carta a vos, porque siempre hemos sido amigos, y porque sos el único en este gobierno que puede explicarnos lo que está pasando en el volcán de San Salvador. La ministra de Medio Ambiente, que por oficio tendría que cuidar este patrimonio nacional, ya se hizo la suiza ante las impactantes noticias y fotos que se publicaron sobre Linda Vista Gardens, que demuestran el grado de deforestación, alteración de terrenos y vulnerabilidad creada por este megaproyecto. La Oficina de Planificación del Área Metropolitana (OPAMSS), tampoco. Ambos dicen que no dieron ningún permiso, ni para construcciones, ni para deforestación, ni para la terracería masiva - pero ambos no hicieron nada para detenerlos.

La alcaldía de Santa Tecla, en cuya jurisdicción se está causando el daño ecológico provocado por desarrollos como Linda Vista Gardens, no quiere hablar del asunto. Yo los entiendo: Están en la recta final de unas elecciones que posiblemente tienen miedo de perder…

Pero vos, Óscar, has sido alcalde de Santa Tecla, cuando comenzó este desmadre (que por cierto puede causar desastres de verdad, tipo deslaves). Y me contaron que vos, además, sos chero del dueño de esta proyecto, el señor Pedro Salvador López Galindo. Te conozco como hombre, o sea como alguien que ante un problema tan serio va a dar la cara. Tenés la obligación moral y política de explicar qué está pasando en esta zona protegida, donde todo el mundo sabe que cuesta un ojo de la cara sacar en la alcaldía el permiso de botar árboles y de construir viviendas y negocios.

Además vos, Óscar, tenés algo que defender: como Vicepresidente en este segundo gobierno del FMLN sos el hombre que para muchos (incluido yo) representás la esperanza de más transparencia y menos chanchullo que en el anterior. Tiene que tener un sentido que te negaste a dejar tu alcaldía para incorporarte en el gobierno de Funes, y que aceptaste dar la cara por el gobierno de Sánchez Cerén.
Entonces, Óscar: ¿Qué está pasando en el volcán? ¿Qué trato hizo la alcaldía de Santa Tecla con el señor López Galindo? Porque es imposible que no se hayan dado cuenta de todas las construcciones, muros de contención, parqueos que ha construido, si hasta desde San Salvador se ve la gran mancha deforestada. Y Linda Vista Gardens no es el único proyecto de construcción sin permisos en el volcán. Hay otras obras grandes de terracería, donde están moviendo grandes masas de tierra e incluso triturando rocas.

En Linda Vista Gardens, luego de meter maquinaria pesada para aplanar terrenos grandes para parqueos adicionales, se celebró en diciembre la boda de Nayib Bukele. No sé si vos estabas en la lista de invitados, pero tu partido y la alcaldía no pueden decir que no sabían del daño al volcán que se estaba haciendo. Hace poco, miembros del gobierno, como Roberto Lorenzana, y de la cúpula del FMLN celebraron una cena en apoyo a su candidato Bukele en Linda Vista Gardens. ¿Y nadie de ellos se dio cuenta de la deforestación y del peligro de derrumbes y deslaves que se están generando en esta parte del volcán?

Nadie puede atreverse a violar las leyes municipales y de medio ambiente si no se siente protegido por autoridades que se hacen del ojo pacho. Esto es la percepción que se está creando - y no te conviene. Así que es necesario que hablés, como dirigente político, como exalcalde, y como la cara bonita de este gobierno. Saludos cordiales, Paolo Lüers
(Mas!/El Diario de Hoy)