Carta a mis lectores

Compatriotas:
Mientras escribo estas líneas, afuera en Plaza Palestina hay una manifestación, que algunos quieren usar para expresarse contra mi persona, contra mis cartas, contra mi negocio, y contra mi participación en el desfile bufo y el carnaval de la alegría del 31 de mayo.

Cuando ese día miles de ciudadanos celebramos el fin del quinquenio Funes, expresamos la esperanza que con él salieran del ámbito político no solo el despilfarro de Casa Presidencial, sino también el resentimiento, la prepotencia, y los permanentes ataques personales a cualquiera que piensa diferente…

Y de hecho es así. Con solo una semana sin Funes en el poder, el país ya respira otro clima, más relajado, con menos stress y ansiedad. Aunque no se desmarque de Funes, los primeros discursos y acciones del presidente Sánchez Cerén marcan una clara diferencia de estilo. Luego de 5 años que la palabra “diálogo” era una mentira inmediatamente desmentida por berrinches presidenciales, la gente comienza a creer que vale la pena intentar llegar a entendimientos…

Pero seríamos muy ingenuos si esperáramos que con solo salir del poder Funes, todo cambiará. El pozo envenenado necesita tiempo para limpiarse. Mauricio Funes nos dejó una herencia de confrontación que no se borra automáticamente y deja huellas en la cultura política. Introdujo al aparato del estado y los movimientos sociales financiados por Casa Presidencial la descalificación personal sistemática, la intolerancia y hasta la persecución política. Cuando hablo de la confrontación que nos heredó Funes, no me refiero a la confrontación política y de ideas, que es normal y necesaria, sino a ataques a las personas, su reputación, y su dignidad. Hubo oficinas en entidades estatales que se dedicaron a esto, de manera anónima: minar la dignidad de opositores, empresarios, políticos, periodistas, funcionarios que no se plegaron.

Aun si el nuevo presidente decide realmente desmontar estos aparatos de guerra sicológica incrustadas en entidades gubernamentales, la mentalidad confrontativa sistemáticamente creada desde arriba queda en el ambiente partidario, cultural y social del país. Incluso en las filas de oposición, porque la guerra sucia no tiene exclusividad ideológica. Sin embargo, una vez que estas actitudes dejan de ser financiadas, organizadas y protegidas desde el poder del estado, los pozo envenenados se van a   comenzar a limpiar.

En las redes sociales están pidiendo que me deporten del país, porque sienten que la fiesta del 31 de mayo fue una falta de respeto al presidente y a su madre, que lamentablemente falleció precisamente cuando la caravana se desplazaba por la colonia Escalón. Además alegan que faltamos el respeto al pueblo de Palestina, por haber usado la Plaza Palestina para esta fiesta de despedida al presidente. Nadie le faltó respeto a la madre del presidente ni mucho menos al pueblo de Palestina. Sólo expresamos nuestra opinión sobre la forma de gobernar de Mauricio Funes.

Al sentir que las campañas de ataque personal a los críticos del gobierno ya no tienen el aval de Casa Presidencial, se van a sentir menos envalentonados. Las reacciones a las críticas van a ser menos violentas, y los que nos dedicamos a la crítica, unos desde la oposición política, otros desde la opinión pública y los medios, otros desde movimientos ciudadanos, ya no tendremos que concentrarnos en el carácter y la falta de probidad de los gobernantes, sino en la confrontación de ideas y propuestas.

Así que los que protestan en Plaza Palestina por los derechos del pueblo de Palestina, bienvenidos. Los que pintaron consignas en pro de la causa de Palestina en las láminas del parque, solo están haciendo uso del derecho que a todos asiste de hacer uso de los espacios públicos para manifestarse y expresarse libremente.

Trabajamos por más tolerancia y menos división. Paolo Lüers
(Mas!/EDH)

"La oportunidad histórica para recuperar la Paz que se abrió el 09 de Marzo de 2012, aún sigue abierta"

LOS VOCEROS NACIONALES DE LAS PANDILLAS: MSX3, BARRIO 18, MAO-MAO, MAQUINA, MIRADA LOCOS 13, PRIVADAS Y PRIVADOS DE LIBERTAD DE ORIGEN COMÚN; AL PUEBLO SALVADOREÑO Y DEMAS PUEBLOS DEL MUNDO, hacemos saber:

    •    Pasadas las Elecciones del 09 de Marzo del año en curso, las Pandillas, Maras,  Privados y Privadas de libertad de origen común, fuimos de los primeros que saludamos la victoria del Profesor Salvador Sánchez Cerén y Oscar Ortiz; pese a que aún, no se habían declarado en firme los resultados. Hoy que ya han tomado posesión de los cargos de Presidente y Vicepresidente de la Republica, queremos augurarles éxitos en la gestión, otorgarles el beneficio de la duda y reiterarles nuestra disposición y voluntad de contribuir en la solución del más grave problema que agobia al país - la violencia - en lo que esté al alcance de nuestras posibilidades.

    •    Se acaba  de cerrar el período más complejo para trabajar por la Paz en El Salvador; quienes estaban obligados a trabajar para alcanzarla, más bien alimentaron la violencia y se alejaron cada vez más de la Paz; muestra de ello es que en el último año los índices de violencia, en lugar de seguir disminuyendo, se volvieron a incrementar. Ello solo reafirma lo equivocado que representa el querer combatir la violencia con más violencia; la zozobra con más zozobra y la inseguridad con más inseguridad. Estamos en un nuevo momento, esperamos que sea de certidumbre, esperanza y de Paz.

    •    Llamamos al Pueblo Salvadoreño a no dar crédito a ningún tipo de rumores de “Toques de queda”.  Aclaramos que las pandillas y maras no hemos impulsado en los últimos días esas acciones, ni pretendemos hacerlo; quienes se han dedicado a ello han sido mentes perversas que actúan con impunidad y que han pretendido crear un clima de zozobra, miedo y temor para provocar odio y resentimiento hacia nosotros y así justificar la acción represiva y el accionar de Grupos de Exterminio que en los últimos días han cobrado la vida de muchos de nuestros miembros, Familiares y Civiles.  Esperamos que el nuevo Gobierno enfrente con firmeza a esos grupos, tanto los que actúan desde fuera de la Institucionalidad del Estado como a los que lo hacen desde adentro.

    •    La oportunidad histórica para recuperar la Paz que se abrió el 09 de Marzo de 2012, aún sigue abierta, aprovecharla en beneficio del País depende de todos: Gobierno, Iglesias, Empresarios, Sociedad Civil, Autoridades Locales y  miembros de Pandillas. Solo juntos, en un gran esfuerzo de nación, podremos construir la tan anhelada Paz a la que aspira este sufrido Pueblo.

    •    Finalmente, aprovechamos para responder públicamente  a la carta que nos enviaron los COMANDOS DE SALVAMENTO, de fecha 5 de mayo del corriente año, solicitando facilidades para el buen desempeño de su trabajo humanitario; en consecuencia de lo anterior, les informamos que en reconocimiento a la excelente labor que ustedes realizan ya estamos tomando cartas en el asunto y orientando a nuestros miembros en los territorios para que les brinden todas las facilidades y el apoyo necesario para que ustedes puedan prestar eficaz y oportunamente su servicio humanitario.

El Salvador, 03 de Junio de 2014.


Carta al nuevo ministro de Educación

--> Estimado Carlos Canjura:Vos sos la sorpresa de nuevo gabinete. Sorpresa grata. Algo bueno está pasando. Cuando hace 7 años, en el 2007, te lanzaste de candidato a la rectoría de la U con un programa de recuperar su excelencia académica, tu partido FMLN te negó el apoyo y hizo ganar a Rufino Quezada, el candidato de los sectores de izquierda que tenía secuestrada la universidad. Pero hoy, Salvador Sánchez Cerén te nombra ministro de Educación. No me atrevo a interpretar que en estos 7 años el FMLN haya evolucionado de un partido de talibanes dogmáticos a un partido que apuesta a la calidad de educación. Más bien pienso que en el seno del partido siguen coexistiendo los que apuestan a rufianes como Rufino y otros que apuestan a intelectuales serios como vos.

En 2007, a pesar de todos los esfuerzos que mucha gente de diversas formas de pensar hicimos para que la Universidad te eligiera rector, la Universidad quedó nuevamente en manos de las fuerzas que durante décadas la habían condenado a la mediocridad. Por culpa del FMLN, hay que decirlo. Quedaron frustrados los esfuerzos que vos, docenas de académicos, y la Chabelita Rodríguez como rectora habían hecho para recuperar la calidad de la educación superior. Nunca entendí cómo el Frente podía ser tan ciego y no apoyar a la doctora Rodríguez en su gestión al frente de la U, ni a vos como su sucesor lógico…

Sentí esta derrota como propia, como un enorme retroceso y una oportunidad perdida. Por esto me entusiasma tanto que ahora, 7 años después, el mismo Frente te nombró ministro de Educación. ¿Habrá esperanza que el cambio al fin alcance al partido que tanto habla del cambio?

Estoy seguro que los conflictos que tuviste en el partido como precursor del programa de Jóvenes Talentos y como candidato a la rectoría no van a desaparecer por arte de magia. Pero igual estoy seguro que vas a pelear, como siempre has hecho, para superar la poca visión que sobre la calidad de la educación tiene la izquierda salvadoreña. Bueno, no solo la izquierda…

De tu capacidad de pelear por tus principios y de remover los obstáculos en tu propio partido dependerá si como ministro de Educación tendrás los apoyos, los recursos, y el espacio político necesarios para impulsar una política pública nueva, orientada a la calidad educativa. Igual que en la Universidad, vas a encontrar férrea resistencia cuando hablés de la necesidad de elevar -¡y evaluar!- la calidad de los profesores para poder mejorar la calidad académica de los alumnos. En esta lucha te vas a dar en la madre con sindicalistas retrógrados y con dogmas de la izquierda mediocre. Pero también te vas a encontrar con mucho apoyo, dentro y fuera de las escuelas, dentro y fuera de tu partido, porque en la sociedad hay una sed de educación – pero de una educación de calidad, que abra nuevos horizontes, que forma ciudadanos críticos, no la educación que repite y repite y repite consignas, creencias, dogmas religiosos o ideológicos.

Tienes adelante una gran tarea. Ojala que tengas el valor de enfrentar a los escépticos, tanto en la izquierda como en la derecha. Ojala que tengas la fuerza para resistir las tendencias de politizar las escuelas. Ojala que tengas la capacidad de enamorar a muchos sectores fuera de las escuelas y fuera del partido de tu proyecto.

Cuente conmigo, Carlos. Paolo Lüers
(Mas!/EDH)

Carta al general David Munguía Payés

Estimado ministro:

Felicidades por renovado nombramiento como ministro de Defensa. Es una de las decisiones más acertadas que ha tomado el presidente S
ánchez Cerén hasta ahora. ¿Y sabe por qué lo digo? No solo por el especial aprecio que le tengo a usted como el hombre de palabra que he venido conociendo en los dos años que hemos cooperado en los esfuerzos de reducción de la violencia. Cuando uno se mete en gestiones tan complejas y controversiales, todo depende de la confianza que se logre construir.

Aplaudo tanto esta decisión del presidente por otra razón aún más de fondo: Con su nombramiento en Defensa, Salvador Sánchez Cerén muestra que puede tomar decisiones contra corriente, incluso impopulares, y sabiendo  que sectores importantes le van a reclamar: dentro de su partido, de sus aliados, e incluso de la oposición. Usted nunca ha sido santo de devoción de algunos sectores dentro del partido y de la izquierda que se considera intelectual, que mantienen su anti-militarismo aun a 20 años de paz, aun contra una Fuerza Armada supeditada al poder civil. Y en particular contra usted que aceptó el ministerio de Seguridad, en contra de todas las sospechas que iba a militarizar la seguridad pública – y usted hizo todo lo contrario. Imperdonable…
Por mantenerle a usted en Defensa, el presidente pagará un alto costo frente a sectores influenciados por la UCA, FESPAD, El Faro y otros que se consideran los administradores y policías de lo políticamente correcto… Y también pagará un costo en círculos liberales en Estados Unidos (por cierto muy influyentes en la opinión pública), que vieron con suma reserva el involucramiento suyo y del general Salinas en Seguridad Pública, desafiando las directrices del FBI de supeditar todas las políticas de Seguridad a la lucha contra el tráfico internacional de drogas.
El recién publicado libro de Héctor Silva jr., titulado Infiltrados, que describe a usted como el principal responsable de que el gobierno Funes no haya tomado acción contra el narcotráfico y su influencia dentro de la PNC, echa leña a un fuego ya latente desde el conflicto sobre si era o no constitucional su nombramiento como ministro de Justicia y Seguridad en el 2011. El Faro, La Prensa Gráfica, la UCA convirtieron en campaña el lanzamiento de este libro. Campaña principalmente contra usted, general. Campaña infame, porque Silva no aporte ninguna prueba contra usted, más allá de fuentes anónimas de policías y operativos de inteligencia que buscan revancha, porque usted les quitó poder, cuando estaba al mando de Seguridad. Hasta el director de la Academia Nacional de Seguridad Pública, Jaime Martínez, se sintió envalentonado y comenzó a promover las difamaciones hechas en el libro de Silva contra funcionarios del gobierno del cual forma parte. Francamente me extraña que el presidente haya confirmado como responsable de la formación académica de nuestros policías a alguien que públicamente apoya la tesis de Silva que existe un pacto entre la PNC y el crimen organizado.
Lo más cómodo para el presidente hubiera sido apartar a usted o incluso sacrificarlo, como chivo expiatorio. El hecho que hizo lo contrario, tomando la decisión impopular de confirmarlo como ministro de Defensa, habla muy bien de su estilo de liderazgo. Y tendrá un enorme beneficio: Contará en su gabinete de Seguridad con un funcionario que entiende bien la complejidad del proceso de reducción de violencia, que inició con la tregua y que fue puesto en riesgo por la actuación de Ricardo Perdomo, quien nunca entendió el proceso.
Ya que le estoy escribiendo, general, tengo que aprovechar para hacerle dos críticas: deje de disfrazarse de general Barrios, y reduzca al mínimo necesario sus operativos de seguridad cuando se desplaza.   
Suerte y éxitos, Paolo Lüers

(Mas!/EDH)

Dos discursos y un presidente que los tendrá que conciliar

El primer discurso del presidente Salvador Sánchez Cerén fue mucho menos pretencioso que el de Mauricio Funes hace 5 años, cuando tomó posesión de su cargo presidencial. Gracias a Dios. Ya sabemos que pasó con estas palabras grandilocuentes y ambiciosas, con los cuales el 1 de junio 2009 sembró esperanzas en sectores mucho más allá de su partido, solo para luego, durante sus 5 año de gobierno, defraudarlas una por una.

El recién investido presidente decidió no encargar a nadie de sus propagandistas un super discurso, sino prefirió decir palabras que todo el país puede reconocer auténticas de él. Al fin, luego de tres impostores de estadista, un presidente que parece decir lo que es, y ser lo que dice. Enhorabuena.

Sánchez Cerén dijo en la feria: "Ejerceré la presidencia con austeridad, eficiencia y transparencia. Los recursos del pueblo son sagrados. No más corrupción". Aunque el Nuevo presidente, en varias ocasiones expresó palabras de solidaridad con su antecesor Mauricio Funes, sobre todo en el contexto de la muerte de su madre, todos entendemos que no solo estaba tirando indirectas a los gobiernos de ARENA sino sobre todo al que acaba de terminar su turno. En este mismo contexto se entiende el énfasis en esta frase: "Recibo con humildad y respeto la banda presidencial.” Bueno, esto no es con Flores, es con Funes. Continuidad de los cambios suena bien, pero Sánchez Cerén quiere que no lo confundamos con Funes.

En su discurso repitió como seis veces la frase central del discurso inaugural: “Solo unidos crecemos todos”. Y cada vez estaba dirigida a diferentes audiencias. Es evidente: Sánchez Cerén quiere (mas bien está convencido que necesita) que la oposición, los empresarios, los funcionarios del Banco Mundial y del Fondo Monetario (durante décadas sinónimos de enemigo para el FMLN) escuchen este mensaje. Y al mismo tiempo, y por esto lo repitió tantas veces, el éxito de su presidencia depende de que su partido entienda este mensaje: Contra y sin el sector privado no podemos crecer. Y sin crecer, nuestro gobierno fracasará. Otra manera de decir al país: Se terminó esta estúpida confrontación del gobierno con los inversionistas.

Quiero resaltar otra sorpresa positiva en sus discurso: Inmediatamente después de hablar del honor que se debe a los miles de combatientes y civiles que dejaron su vida en la lucha contra la dictadura, el ex-comandante Leonel, casi cortando el frenético aplauso de su barra militante en el acto de inauguración, dijo lo mismo sobre los solados y oficiales que murieron en la guerra civil cumpliendo la misión de defensa del estado. Esta frase causó más bien silencia entre sus seguidores – pero el presidente la dijo sabiendo que así será.

En general: un discurso en tono de un hombre que sabe que necesita dialogar y buscar entendimientos del otro lado de la frontera ideológica todavía bien marcada por su propio partido -y por él mismo, pero que está dispuesto a cruzar esta frontera y a pagar un el costo político interno que esto implique.

Ya en la tarde apareció otro Salvador Sánchez Cerén, que ya no habla del honor que se debe a guerrilleros y soldados, sino solamente de “los héroes caídos en la lucha del pueblo”; que habla de Fidel Castro y Hugo Chávez como ejemplos; que ya no habla que va a trabajar para cumplir con el mandato del partido FMLN. Habla el comandante Leonel casi pidiendo perdón por el discurso aguado de la mañana.

Es obvio que el presidente Sánchez Cerén, que se presentó a la nación en la mañana con un discurso de unidad y conciliación, y el militante del FMLN y comandante Leonel, que se presentó en la tarde a una plaza llena de banderas rojas, son dos personajes que van a chocar a la hora de enfrentar los problemas del país. Pareció que el mismo Salvador Sánchez Cerén, al terminar su discurso en Plaza Barrios, se dio cuenta de este dilema. Por esto cerró el discurso con una llamado fuerte a la militancia de entender que como presidente tiene que buscar el entendimiento con el resto del país, con esta mayoría que no votó por el FMLN, que no adora a Fidel Castro ni a Hugo Chávez. Así le va a tocar al presidente, si quiere que el país progrese: tendrá que rogar a su propio partido, muy anclado en su tradición de lucha revolucionaria, antiimperialista y anticapitalista, a entender que él como presidente tiene que buscar entendimientos con ARENA, con los empresarios, y hasta con los más odiados: los intelectuales de izquierda no partidaria, independientes y críticos.

Si Salvador Sánchez Cerén, el presidente, se sabe imponer a Leonel, el comandante amigo de Fidel, Ortega, Chávez y Schafik, este gobierno puede funcionar mucho mejor que el de Mauricio Funes. O mejor dicho: No imponer, si este hombre sabe abrir el camino para que su partido realmente cambie y se comprometa con la democracia, puede ser que su gobierno resulte un paso necesario para la democracia salvadoreña y su  sistema de alternancia pacífica. Pero ojo: el partido, en palabras de Medardo González, ya le estaba contestando al presidente Sánchez Cerén, acordándole (tal vez incluso reclamándole) que al mando del proceso de cambios va a el partido.
(El Diario de Hoy)