Carta al hombre que se cree heredero de monseñor Romero

Ciudadano presidente Mauricio Funes:
De todos los disparates de su presidencia, este ha sido el de peor gusto: “ARENA tiene una obsesión por callar la voz del presidente, algo similar a lo que ocurrió hace 30 años con monseñor Romero.” Citado del portal Transparencia Activa de Casa Presidencial, así que no puede haber duda que usted realmente ha dicho esta frase. Lo dijo, y lo dijo así. No sé si cuenta como blasfemia, pero por lo menos es un insulto a monseñor Romero..

Callar a quien abusa de su cargo de poder no es lo mismo que callar a quien denuncia  los abusos del poder. Y presentar una demanda jurídica no es lo mismo que tirar balazos para callar a alguien.

Usted se refiere a la denuncia que ARENA hizo ante el Tribunal Supremo Electoral del uso que usted, como mandatario, hace de los recursos del Estado para intervenir en la campaña electoral. No voy a profundizar en este aspecto jurídico-político del asunto, porque ya mi colega y amigo Rodrigo Molina Rochac (en su columna en elblog.com) dijo todo que hay que decir al respecto: “Suficiente la indignación que nos causa a los ciudadanos el saber que estamos subsidiando los lujos y caprichos de nuestro gobernante y sus allegados, para que por encima de eso también tengamos que pagar con nuestros impuestos para escuchar al señor presidente insultar, ofender y calumniar sin reparo alguno a quién se le antoje por la razón que se le ocurra.”

Voy a enfocar en el aspecto ético y histórico del asunto. ¿Cómo se atreve usted a comparar la voz de monseñor Romero, que desafiaba la represión y sólo pudo ser callada por una bala asesina, con un programa presidencial en la radio oficial donde desde la arrogancia e impunidad del poder se critica, insulta y difama a los opositores?

¿Como se atreve a comparar los riesgos que corría Romero cada domingo con su homilía con el único peligro que corre usted cada sábado con su programa radial: el riesgo de hacerse el ridículo y de causar pena ajena incluso entre sus funcionarios y partidarios?

La de Oscar Arnulfo Romero era la voz de los ciudadanos indefensos contra el poder. En el programa de radio de usted habla el presidente de la República usando medios y recursos del estado para difamar a ciudadanos y partidos opositores. Y una acción tan civilizada e impotente como una demanda ante el Tribunal Suprema Electoral contra el uso indebido que hace el presidente de los medios estatales, usted la compara con el disparo que apagó la voz de monseñor Romero. Usted, en la soledad del poder y del lujo, ha perdido toda dimensión histórica y ética de sus acciones.

Por favor, tome en cuenta esta carta como aporte de un ciudadano a su programa radial de hoy sábado.

Paolo Lüers
(Más!/EDH)
@paololuers

¡¡¡ Qué tráfico !!!

Realmente estoy asombrado del tráfico vehicular que estamos padeciendo y me permito hacer algunas puntualizaciones al respecto.
 

Se finaliza el Bypass de Santa Tecla, la Diego de Holguín, cuya finalidad era devolverle a dicha ciudad la tranquilidad en su zona céntrica y ahora sus ´principales calles e...stán convirtiéndose en pequeñas autopistas para competir con la otra recién terminada. Digo lo anterior porque el tratamiento que se les está dando no es un pinche recarpeteo; es un cambio radical en su estructura con requerimientos indicados para vías de alta velocidad. Pareciera que le sobra el dinero al FOVIAL, no se cuanto estará costando pero ha de ser un montón de dinero.

Lo triste será que buena parte de estas nuevas y caras vías serán ocupadas por los vendedores ambulantes del centro de Santa Tecla, gran sensibilidad la del ministro Quinteros de fabricarles un piso ( En el que se pude manejar arriba de los cien kilómetros por hora) para que instalen sus champas. Y la velocidad de tránsito será la misma que ahora ya que los microbuseros de la 101 se encargarán de ello. Bravo por eso.

Siempre critiqué la solución de los buses articulados que proponía Quijano en su primera campaña municipal porque es una solución que en otros países latinoamericanos ha fracasado ya que resultan insuficientes para el volumen de pasajeros además del alto costo de mantenimiento de sus carpetas de rodamiento ya sean estás hidráulicas o asfálticas, en Bogotá ya colapsó por el estado de las vías.

Pero viene el flamante gobierno del cambio y hace suya la solución de Quijano y la echa a andar, justamente coincidiendo con el otro trabajo de Santa Tecla, provocando un caos generalizado en todo el gran San Salvador. ¿Para qué? Para tener un sistema que al final no funcionará y por el que el usuario pagará dos o tres veces la tarifa actual por un servicio desde ya deficitario.
 

La solución óptima del tráfico siempre es una. Requiere de mucho estudio y planificación que ahora es evidente de que no existen. Es el fruto de poner en cargos técnicos a ignorantes del tema sólo por su filiación política. Desde Paco Flores vienen poniendo ministros que no son Ingenieros, Quirós pensó que el MOP era el ministerio de carreteras y se olvidó de lo demás, ya vieron el desmadre en los temas de hidrología que aparecieron luego del desaparecimiento del DUA por obra y gracia de este señor, Gutiérrez y Nieto igual daban vía en el tema y el actual "santo varón" ha desarrollado una buena técnica para aprenderse de memoria el lenguaje adecuado, lástima que a cada rato se equivoca, lógico, no estudió sobre eso, sólo repite como lorita lo que le dicen sus asesores, pésimos por cierto, y pone la carita de "yo no fui"

  Así no vamos a ninguna parte, un país tan pobre no puede darse el lujo de equivocarse tanto, ojalá el futuro gobernante no sea tan testarudo e ignorante como los anteriores y ponga a la gente capacitada técnicamente para cada cargo, ahora es un caos, lo que prevalece es la politiquería bajera, en seis meses quieren hacer lo que no han hecho en cuatro años y medio y lo PEOR lo están haciendo RE-MAL.

(Tomado del perfil de facebook del autor)

Carta a la Asamblea Legislativa

Estimados diputados:
Les guste o no les guste, tienen que volver a elegir presidente de la Corte, y esta vez la persona idónea, luego de que fuera removido por la Sala de lo Constitucional el señor presidente Padilla, a quien eligieron en tan complicado parto en Casa Presidencial el año pasado.

Mientras ustedes todavía trataron de digerir la sentencia de la Sala, salió Vanda, la primera dama, y dijo: Es tiempo que elijan a una mujer. El día siguiente lo repitió su esposo, y luego todo un coro de loros en la Asamblea, en los medios, en los talk shows: ¡Una mujer a la presidencia de la Corte!

Todo el mundo de acuerdo: Una mujer es la solución. Yo me pregunto: ¿Cómo es posible que no nos hemos dado cuenta que lo que nos ha metido de una crisis institucional tras otra no es el maldito problema de la independencia (o más bien de la falta de independencia), sino un problema de género? Todos peleamos batallas ficticias sobre institucionalidad - y nadie se dio cuenta que la verdadera lucha por el destino de la Corte (y dentro de la Corte) es un pleito entre hombres y mujeres, entre machismo y feminismo.

Gracias a Vanda, de repente queda claro lo que está pasando en la Corte: Los cuatro machos magníficos de la Sala de lo Constitucional contra las mujeres de la Sala de lo Contencioso. ¿Cómo no lo pudimos ver? Tiene razón la señora primera dama: Lo políticamente correcto es llevar a una mujer al poder en la Corte.

Yo espero que ustedes, diputados (y sobre todo diputadas), no se dejen confundir de aquellos necios que siguen hablando de la independencia como criterio principal para esta elección - y de la idoneidad, de la excelencia académica, de la capacidad crítica y todas estas pajas. De todos modos, para ustedes los diputados es muy complicado este asunto de la independencia. Hay unos locos que insisten que los magistrados de la Corte no sólo sean independientes de cualquier partido, sino que tengan la capacidad intelectual y la fuerza ética para tomar distancia crítica a lo que el gobierno de turno defina como “interés nacional” o como “interés del pueblo”...

Hay otros locos que siguen pensando que necesitamos magistrados que pueden ir contra el interés de preservación de todo el sistema de partidocracia que se ha establecido en el país.

Hay ingenuos, incluso, que quieren buscar a la persona que, además de independiente, tenga la capacidad de reconstruir, en el seno de la Corte Plena, la armonía y la responsabilidad común.

Pero viendo a nuestra Asamblea, es obvio que la mayoría de ustedes, como buenos militantes de sus respectivos partidos, no van a dejarse confundir de todos estos argumentos rebuscados. La mayoría de ustedes, me imagino, siguiendo la sabiduría de la señora prima dama y su esposo, y anda buscando a la mujer idónea. 

Saludos, Paolo Lüers
(Más!/EDH)
@paololuers


Carta a los candidatos a vicepresidente

Estimados amigos Oscar, René y Pancho:
Les mando atentamente la invitación a un reto: Quiero entrevistarlos a ustedes, los compañeros de fórmula de Sánchez Cerén, Norman Quijano y Elías Antonio Saca. Es un reto, porque hasta ahora ninguno de ustedes me ha convencido en su papel de segundo. Les haré un montón de preguntas bastante críticas, algunas irreverentes, otras provocativas. Cada uno de ustedes tres me conoce suficientemente para saber que no hago trampa ni estaré faltándoles el respeto.

¿Por qué quiero entrevistar a los segundos, cuando todo el mundo dice que no son importantes, que incluso cuando gayan sido electos no serán más que figuras decorativas? Porque estoy convencido del dicho: Dime con quien andas y te diré quién sos. Por esto vale la pena poner mucha atención a los personajes con los cuales se rodean los candidatos: jefes de campaña, futuros ministros, coordinadores de los planes de gobierno, pero sobre todo los candidatos a la vicepresidencia.

Al nombrar a ustedes, cada uno de los candidatos ha mandado un mensaje a los ciudadanos: Miren, este es mi socio, el hombre que me complementa. En este sentido es importante hacer una radiografía a cada uno de ustedes, los vices.

¿Por qué será que vos, Oscar Ortiz, aceptaste abandonar tu cómoda posición de crítico y dirigente de reserva dentro del FMLN, para acompañar a un hombre que tal vez lo respetás como persona, pero no como dirigente y pensador capaz de hacer evolucionar la izquierda salvadoreña? ¿Y por qué Salvador Sánchez Cerén te eligió a vos, cuando en el fondo no confía en tu fidelidad ideológica? ¿Y luego de perder esta elecciones, cuál será tu rol? ¿Hundirte con la cúpula del Frente o asumir el liderazgo y la transformación del Frente?

¿Por qué vos, René Portillo Cuadra, aceptaste abandonar tu rol como académico independiente para acompañar a Norman Quijano, quien representa la clase política que tanto han criticado ustedes, los intelectuales críticos? ¿Y por qué Norman te eligió a vos y qué mensaje quiso mandar con esta decisión, cuando pudo haber apagado fuegos internos nombrado a uno de los exponentes de los sectores que hasta el final criticaron tu candidatura?

Y la pregunta a ambos, René y Oscar: ¿Por qué se han adaptado tan rápido al lenguaje oficial de sus partidos, cuando el capital principal que podrían aportar es su distancia crítica y su independencia?

Y usted, Francisco Lainez, ¿cómo es que aceptaste acompañar a Saca, cuando fue el hombre que en el 2008/9 te engañó y humilló en esta farsa de competencia de precandidatos? ¿Y qué mensaje buscó mandar el candidato presidencial de GANA nombrando como su vice a un hombre que hace poco quiso ser candidato de ARENA para derrotar a Saca?

Si están dispuestos de responder este tipo de preguntas (y muchas otras, igualmente polémicas) en unas entrevistas de fondo, yo estaría encantado de publicarlos en El Diario de Hoy.

Esperando sus respuestas se despide Paolo Lüers
(Más!/EDH)
@paololuers