Carta para una mujer valiente

Estimada María Corina Machado:
Ayer viernes te vimos hablar en la central de la Organización Americana de Estados en Washington. No te pudimos ver y escuchar en la reunión del Consejo Permanente, porque todos los aliados de Venezuela (¡incluyendo El Salvador!) votaron en contra de que tú, como representante de la oposición venezolana, pudieras usar este foro para hablar del fin de la democracia en tu país.

No te dejaron hablar. Te tuvieron miedo - y a la verdad. ¡Pero qué tontos, aparte de cobardes!: Luego de la censura, tu vos se escuchó aún mucho más fuerte, cuando luego de la vergonzosa decisión de los 22 gobiernos (aliados o dependientes de Venezuela) que hoy en día hacen la mayoría en la OEA, te dirigiste al mundo en una conferencia de prensa.

Hagamos historia. La OAS fue fundada en 1984 para fortalecer la paz, consolidar la democracia y promover los derechos humanos en todo el continente americano. Cuando la democracia está siendo pisoteada en un país miembro, muchas veces los demás países se hacen de ojos pachos y justifican su silencio con el principios de la no intervención en asuntos internos de otros países. Y por definición, la OEA es un organismo de gobiernos, donde las fuerzas de oposición normalmente no tienen voz. A menos que un país democrático y solidario, haga uso de su derecho de ceder su silla en la OEA a un vocero de la oposición en otro país.

Panamá hizo esto en 1979: Invitó a la OEA, como parte de su delegación, a un vocero de los sandinistas de Nicaragua. De esta manera, el padre Miguel D’Escoto, a nombre de la oposición al general Somoza, habló ante la ONU sobre torturas, desapariciones, represión en su país.

Pocos años después, el gobierno revolucionario nicaragüense, cuyo canciller fue el mismo padre Miguel D’Escoto, hizo el mismo gesto invitando al doctor Guillermo Manuel Ungo a hablar ante la OEA para denunciar las sistemática violación de los Derechos Humanos en El Salvador. Y en el año 2009, el gobierno de Venezuela cedió su silla y su voz ante la OEA a Patricia Rodas, la canciller del depuesto presidente Mel Zelaya de Honduras para pedir sanciones del organismo regional contra un gobierno que caracterizaba como golpista.

Ayer el gobierno de Panamá te llevó a ti, Maria Corina, al Consejo Permanente de la OEA para hablar a nombre de la oposición venezolana sobre la grave situación de derechos humanos, de censura y de represión en Venezuela. Irónicamente el gobierno de Nicaragua y el gobierno de Venezuela, que en el pasado han hecho uso de este derecho de prestar voz a un pueblo reprimido, esta vez se opusieron rotundamente a tu derecho de expresarte y a nuestro derecho de conocer la verdad sobre Venezuela. Y con los votos de gobiernos como el nuestro y muchos otros que tienen negocios con ALBA, ellos lo lograron. A nombre del 50% de la ciudadanía salvadoreña que se opone a la alianza de nuestro gobierno con Venezuela, quiere pedirte perdón por la cobarde actitud de nuestro gobierno: junto con todos los países satélites del ALBA, El Salvador votó contra tu derecho de hablar ante la OEA. Nos da vergüenza.
Tu discurso en la conferencia de prensa fue impresionante. Imposible callarte, María Corina. Imposible no escucharte. (Cualquier lo puede buscar en Internet: http://cnn.com/video/data/2.0/video/spanish/2014/03/21/cnnee-venezuela-maria-corina-machado.cnn.html).

Terminaste tu discurso diciendo que no sabes a qué destino vas, cuando regresas a Venezuela, porque el gobierno de Madura ya anunció que te quitarán el fuero de diputada y te echarán presa por instigación al golpe de estado. Pero que sabes perfectamente cuál es tu tarea: regresar a tu país y luchar para una transición democrática. A partir de este tu discurso, muchos en las Américas estamos contigo y con tu gente, Maria Corina.

Un abrazo, Paolo Lüers
(Más!/EDH)

Columna transversal: Cut your losses

Digo esto en inglés, porque no funciona bien en español: Reducir las pérdidas asumiéndolas. Norman Quijano y ARENA tienen que reconocer ya que perdieron la batalla por la presidencia y dedicarse al futuro. No hay que perder ni un día más para entrar en serio en la tarea de ponerse en forma para las elecciones del 1 de marzo del 2015 (que son las que realmente van a definir el rumbo del país); y en su renovación (de liderazgo, ideario y funcionamiento). De paso sea dicho: estas dos tareas urgentes son dos caras de la misma medalla: Sin renovación, ARENA no estará en condiciones de construir mayoría para el 2015.

No dije que ARENA perdió las elecciones, sino que perdió la batalla por la presidencia. Un partido tiene que estar preparado para ganar en las urnas,y también en las mesas. Si no se capacita para ambas batallas, pierde. Esto es lo que pasó el 9 de marzo. Un partido que no es capaz de movilizar el día de las elecciones un aparato electoral que garantiza que no se pierda en la mesa del conteo ningún voto ganado en la urna, no gana elecciones. Por lo menos no cuando el árbitro es tan parcial como nuestro TSE y cuando el adversario a vencer es el FMLN.

El hecho que ahora ARENA esté llorando y pataleando para que se abran las urnas y se revisen uno por uno los 19 mil votos anulados y los 4 mil impugnados, se debe a un hecho constatable que vale la pena resaltar: ARENA ya no es la maquina electoral invencible de antes. Esta vez se enfrentaron dos maquinas electorales muy disparejas: la del FMLN, super-organizada, altamente motivada, y en la cual cada miembro de junta receptora de votos, cada vigilante de urna, cada supervisor estaba entrenado para lograr anular el máximo de votos de ARENA. Y esta maquina se enfrentó a la de ARENA, en su mayoría compuesta por voluntarios con poca experiencia, sin disciplina partidaria - bien motivada, pero poco entrenada.

Resulta que los vigilantes e integrantes de mesa del FMLN sistemáticamente y en todas las urnas usaron todo tipo de argumentos, hostigamientos y tácticas de desgaste para anular o impugnar votos emitidos para ARENA. Obviamente todos habían recibido línea y entrenamiento para este efecto. Y resulta que sus homólogos de ARENA no estaban preparados, por nada, para esta batalla. Nadie les había enseñado cómo conseguir la anulación de votos, y nadie los había preparado para resistir la presión, a la cual los sujetaba la maquinaria del FMLN, para anular voto de ARENA.

He entrevistado a docenas de personas que cuidaron urnas para ARENA. Al interrogarlos en detalle, todos dijeron que luego de rebatir múltiples intentos de anular votos, al fin dejaron pasar 1 ó 2. Algunos salieron de esta batalla con la satisfacción de haber frustrado 10 intentos de robarles votos y que “solo me metieron dos goles”. No querían ser exageradamente necios, y de todas formas nunca se imaginaban que el resultado iba a ser tan reñido que literalmente cada voto contaba.

Hasta después, cuando vieron el escrutinio nacional, se dieron cuenta que estos 1 ó dos votos nulos que dejaron pasar en su conteo, multiplicados por los más de 10 mil urnas, podrían haber definido las elecciones...

También la dirección del partido se dio hasta después se dio cuenta del fenómeno de las anulaciones masivas. Y cuando ARENA empezó a exigir a gritos que abran las urnas para revisar, inmediatamente el FMLN le restregó en la cara: ¿Y ustedes desconfían de su propia gente, que firmó todas las actas, incluida la constancia de anulaciones e impugnaciones?

La culpa no es de los voluntarios de ARENA. En su gran mayoría son ciudadanos queriendo cumplir un deber cívico. No tienen la malicia de los aparatos electorales profesionales que saben que a veces las elecciones no se ganan o pierden en las urnas, sino en las mesas. Un partido que no es capaz de organizar, motivar, entrenar y supervisar un aparto electoral que en las meses no pierde ningún voto ganado en las urnas, pierde las elecciones. Es parte de la tarea, igual que convencer y movilizar a los votantes.

Si para distraer de este fracaso, de esta misión no cumplida, ARENA inventa otras denuncias de fraude, como las del voto doble de los activistas del FMLN y el voto de los privados de libertad, corre el peligro de perder algo mucho más valioso que una elección: credibilidad. Norman Quijano no merece esto.

Es cierto: Hay que cobrarle al TSE, al presidente de la República y al FMLN todas las irregularidades y violaciones a la ley electoral que cometieron. Ni Funes ni el TSE pueden salir en caballo blanco de estas elecciones viciadas. Pero no reconocer el resultado, cuando se ha perdido por no cumplir las tareas que correspondieron al partido, es un error fatal. Y peor error aun es meter en este lío y exponer a incalculables riegos a la Sala de lo Constitucional, que bien puede ser la última línea de defensa de la institucionalidad democrática. Además, con su recurso Norman Quijano se obliga a mantener, aunque ya peligrosamente aislado, la posición dura de no reconocer a un gobierno, que ante el pueblo y el mundo ya se está constituyendo – por lo menos para las semanas que necesita la Sala para sentenciar. Lo mejor para Norman Quijano y ARENA sería retirar la demanda, felicitar al gobierno entrante y dedicarse a ponerse en forma para la tercera ronda electoral en marzo del 2015. Pasando por la renovación de su liderazgo, su ideario y su funcionamiento.
(El Diario de Hoy)

Carta al joven que se comió su papeleta electoral

Estimado amigo Víctor Hugo Rodríguez:No lo puedo creer: la fiscalía realmente te quiere acusar por haberte comido el 9 de marzo tu papeleta electoral. Y según las noticias: la acusación es por fraude electoral. Puedes ir a la cárcel por 3 años.

Ahí el volado realmente se pone interesante: ¿Cuál fraude? ¿A quién has defraudado al comerte la papeleta? Porque por lo que se sabe, fue tuya la papeleta que te comiste. Si me hubieras robado mi papeleta para comértela, le hubieras privado al partido de mi elección de 1 voto. Y a mi de mi derecho al sufragio. Pero al comerte tu propia papeleta, ¿a quién le quitaste un voto?

Tal vez la fiscalía debería averiguar si antes de comerte tu papeleta, la marcaste, y cómo la marcaste: ¿Por el FMLN, por ARENA, o la anulaste? En caso que te comiste una papeleta que llevaba un voto para un partido, ¿este partido podría declararse ofendido por el robo de 1 voto? Quien sabe. ¿Y si anulaste tu voto, marcando ambas banderas, o poniendo alguna palabra obscena – entonces, quién sería el ofendido? Tal vez los de El Faro que hicieron campaña por el voto nulo...

Huevos, pero de todos modos los fiscales no te pueden preguntar cómo marcaste tu papeleta antes de comértela, porque el voto es secreto...

Fijate, por más que aplico a este asunto mis instrumentos de análisis sesudo, no encuentro por dónde te pueden acusar de fraude. Tal vez tu defensor me debería llamar de testigo experto...

Entiendo, por lo que otros alegan, que la tuya fue una expresión artística. Ahí sí me terminan de confundir totalmente, porque no veo cómo entra el arte en el hecho de comerse una papeleta. De paso te tengo que preguntar: ¿y cómo te la tragaste sin echarle por lo menos limón y sal?

Regresemos a lo del arte. Esto que la hartada de la papeleta sea una obra de arte tiene que ser una paja que se inventan los demás artistas desocupados que andan jodiendo en facebook. Para mi, cometiste un simple acto de protesta ciudadana. Si te meten al bote, no es por artista, sino por ciudadano, haciendo uso del derecho de protestar, de expresarte libremente. Esto de la libertad incluye perfectamente locuras como la tuya, no tenés porque declararte artista para comerte una pinche papeleta.

Otra inquietud: ¿Realmente te llamás Víctor Hugo, como el novelista francés, o es otra onda artística tuya? 

Sea como sea, te manda saludos Paolo Lüers
(Más!/EDH)

Tiempo de conflicto y apertura

"Dejen de repetir pendejadas como 'El país necesita reconciliación'. Necesitamos transparencia, que Funes se quede callado, ¡y unas cervezas!", puse en Twitter el martes 11 de marzo, luego de tres días de Ley Seca.

Bueno, Funes se quedó callado hasta el sábado siguiente, cuando resumió la campaña proselitista como si estuviéramos preparándonos para una tercera vuelta. No hay mucha transparencia, porque el Tribunal Supremo Electoral se negó a abrir las urnas, y ARENA hizo denuncias poco fundamentadas. Y ya nos tomamos todas las cervezas necesarias para lidiar con nuestra alegría o decepción, respectivamente.

Pero sigue vigente y actual la primera parte de mi tuit irreverente: Dejen de repetir pendejadas como "El país necesita reconciliación". Bueno, tal vez no hubiera tenido que decir "pendejada" a tan profundo anhelo de armonía expresado por tanta gente. Digamos: lugar común. O con un poco más de malicia: Cursilería política.

¿Quién dice que el mensaje el votante es que demanda que dejen de pelearse, que se pongan de acuerdo, que concierten un plan de país, y que se reconcilien? Es más: Yo digo que no existe un solo mensaje, y no existe EL votante. La mitad de los votantes mandó un mensaje, y la otra mitad otro. Los que votaron por Norman Quijano no mandaron un mensaje a ARENA de que busque el entendimiento con el FMLN, sino que lo sustituya en el poder. Y en caso que para esto no alcancen los votos, que le haga oposición y no permita que se profundicen los cambios al sistema político y económico propuestos por la izquierda. Y al revés igual: Los que votaron por Sánchez Cerén no mandaron un mensaje al FMLN de que, en vez de profundizar el proceso de cambio, busque acuerdos con la derecha.

Para poder hablar en serio de concertación, primero hay que establecer un balance de poder. Solo hay concertación viable entre iguales, no entre uno que tiene el poder y el otro que no tiene nada para equilibrarlo. Conclusión: Si el país necesita que los dos polos lleguen a acuerdos por el bien de la Nación, primero hay que crear el equilibrio en 2015, en las elecciones legislativas y municipales.
Si ARENA hubiera ganado el 9 de marzo, el 2014 se hubiera podido convertir en el año de la concertación, porque hubiéramos tenido un equilibro de poder entre gobierno y oposición: Uno controlando el Ejecutivo; el otro, la Asamblea. Con el FMLN quedando en el Ejecutivo, y con ARENA en posición muy débil en la Asamblea, el 2014, por lógica, será un año de confrontación, de medición de fuerzas y no de reconciliación. La oposición tiene que ser beligerante para defender la independencia de la Corte Suprema, de la Fiscalía; para combatir la parcialidad de la Corte de Cuentas y del Tribunal Supremo Electoral; para resistir a la tendencia de partidización de la Policía Nacional Civil; para salvaguardar el sistema de pensiones y la libertad de prensa; para defender el clima de inversiones...

Todas estas batallas la oposición las va a hacer desde su desventaja en la Asamblea, o sea principalmente mediante la movilización de la opinión pública y, si necesario, en la calle. Sólo así la oposición puede aspirar que las elecciones del 1 de marzo del 2015 cambien la correlación de fuerzas, establezcan un nuevo equilibrio de poder y así abran la posibilidad realista de una concertación que llegue a acuerdos de nación entre gobierno y oposición, Estado y empresariado, política y sociedad civil.

Llamar a la concertación cuando el problema a resolver es la falta de equilibrios y el peligro de que el gobierno gane control de todas las instituciones, es un grave error y resta fuerza. Hay tiempos de lucha y tiempos de reconciliación, tiempos de conflicto político y tiempo de concertación.
La oposición no puede darse el lujo de perder tiempo, ni con intentos vanos de llegar a acuerdos de país ni con luchas quijotescas para retrospectivamente revertir el resultado del 9 de marzo. Todo lo que a partir de ahora la oposición haga tiene que estar en función de construir una mayoría para el 2015.

Esto incluye especialmente la manera como tiene que llevarse a cabo el debate sobre la renovación de ARENA: En la situación crítica en que se encuentra la oposición a partir de las elecciones de febrero/marzo 2014, no puede ser un debate abstracto, solo de principios, sino tiene que tener una clara finalidad: poner a ARENA en condición de consolidarse como representante y alternativa para toda la oposición al proceso de transformaciones constitucionales, institucionales y económicas que quiere avanzar el FMLN. O sea, poner a ARENA en condición de poder ganar las elecciones parlamentarias y municipales del 2015.

Analizando lo que pasó en las dos rondas electorales del 2014 (o más bien entre las dos rondas), queda claro que el proceso de renovación de ARENA (de su liderazgo, su funcionamiento y su ideario) no es simplemente un asunto interno que se resuelve convocando un Congreso representativo para sus estructuras. La renovación que ARENA necesita para ganar en el 2015 tiene que cambiar esencialmente la relación entre partido y sociedad civil. Por esto, el debate de renovación tiene que involucrar a los sectores sociales y las corrientes de pensamiento que el partido necesita representar para convertirse en mayoría. Por tanto, estamos hablando de un proceso que esencialmente es apertura, construcción de pluralismo y de debate interno y con la sociedad.

Es muy simple: si con la consolidación del FMLN en el poder existe el peligro de autoritarismo y erosión de la democracia, la respuesta por parte de la oposición (y del partido que la quiere representar) tiene que ser: más democracia, apertura hacía la sociedad, la crítica y la renovación de ideas. La magia de la remontada del 9 de marzo es la muestra de esta tesis. Y lo errático de su actuación partidaria en la manera de defender el voto y de cuestionar al resultado oficial, demuestra la urgencia de abrir el proceso de renovación. El capital ganado con la apertura luego del desastre del 2 de febrero puede ser el inicio de una acumulación histórica, pero igual se puede perder con unas cuantas malas apuestas.
(El Diario de Hoy)

Patria, socialismo o muerte

En el periódico Tal Cual de Venezuela, mi amigo Carlos Genatios escribe una columna llamada "Aquí Opinan". Carlos es un prominente intelectual venezolano, quien luego de servir entre el 1999 y el 2001 como ministro de Tecnología en en primer gabinete de Hugo Chávez, se convierte en uno de los más consistentes críticos de las tendencias autoritarias del chavismo.
El 17 de enero del 2014, Carlos Genatios publicó su columna bajo el título "Patria, socialismo o muerte", recogiendo el lema oficial del chavismo. Esta publicación le ha valido a Genatios y los cuatro directivos de Tal Cual una demanda penal por parte del hombre fuerte del chavismo, el teniente Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional y del oficialista PSUV. 

Comenta el periódico colombiano El Tiempo en su editorial del 13 de marzo: "Cuando el gobierno de Hugo Chávez empezó a cerrar medios de comunicación y a promulgar leyes para controlar la información tocó fondo la libertad de prensa en Venezuela. Sin embargo, la absurda acusación penal que ha hecho Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional, en contra de los directores del diario de oposición Tal Cual es prueba incontestable de que la pesadilla no cesa. El asambleísta Cabello ha denunciado al periódico por una columna de opinión que –dice– le atribuye una frase que jamás pronunció: “Si no le gusta la inseguridad, váyase de Venezuela”. Y, como probando que la censura es un hecho en el país vecino, una jueza impuso a los periodistas medidas cautelares, como la prohibición de salir del país y la obligación de presentarse cada 8 días mientras se falla el caso.
Los cuatro periodistas hostigados, Teodoro Petkoff, Francisco Layrisse, Manuel Puyana y Juan Antonio Golía, revelaron al mundo su situación el pasado 6 de marzo por medio de una carta que no debe pasar desapercibida. Petkoff, de 82 años, exguerrillero, exdiputado y uno de los intelectuales venezolanos más reconocidos, fue miembro de los principales partidos de izquierda de su país, pero en 1998 se separó del movimiento socialista en el que militaba, el MAS, cuando este tomó la decisión de acompañar a Chávez en la búsqueda del poder. Se dedicó Petkoff entonces al periodismo. Dirigió el diario El Mundo, pero pronto salió por presiones del Gobierno. Su respuesta a aquella experiencia, prueba de la represión y de la polarización que estaban empezando en Venezuela, fue fundar el periódico Tal Cual."
He tenido el privilegio de recibir la amistad de Teodoro Petkoff y de Carlos Genatios. Compartieron conmigo su más profundo conocimiento de la historia de la izquierda venezolana, su división en pro y en contra del populismo chavista, y del complicado camino de construir un proyecto político progresista para restablecer la democracia en Venezuela. Aquí la nota de Carlos Genatios.
Paolo Luers


Patria, socialismo o muerte
de Carlos Genatios / Tal Cual

Patria: Sin poder de compra de los ciudadanos (cesta básica a 15.622 Bs que no los ganan ni un profesor universitario, ni un maestro o funcionario público); escasez de alimentos (lejos de la soberanía alimentaria). Las viviendas las construyen rusos, bielorrusos, turcos, y con frecuencia las empresas venezolanas necesitan traductores para ser subcontratados. En registros y documentos de identidad, intervienen cubanos. Chinos exploran nuestras riquezas minerales. Ocupamos el puesto 134 (de 148) delíndice de competitividad del Foro Económico Mundial (148 en calidad de instituciones, 148 distracción de fondos públicos, 148 Independencia judicial, 145 crimen organizado y 125 infraestructura). Nuestra moneda, con el nombre del padre de la Patria, tiene una fachada oficial y otra 10 veces más baja, devaluada hasta la humillación. La presidenta del Banco Central de Venezuela dijo que se "pasaron" inadecuadamente entre 15 y 20.000 millones de $, y la sacaron del cargo.

¿Soberanía territorial? Los guyaneses exploran nuestro mar territorial, China explota nuestros recursos mineros y tenemos petróleo a futuro hipotecado con ellos, a pesar de haber tenido precios de más de 100$.

Importamos gasolina de EEUU.

Al 85% de los estudiantes que entraron en la UCAB les faltaba cursar contenidos del bachillerato, y sólo el5% de los que ingresaron a Ingeniería en la UCV aprobaron el repaso de matemática. "Un ser sin estudios, es un ser incompleto", S. Bolívar.

¿Patria? Socialismo: el socialismo se propone la propiedad colectiva de los medios de producción y la lucha por la justicia social y la igualdad.

Ya la URSS desapareció, y ese socialismo no existe ni en Vietnam, ni en los países de Europa del Este, ni en China. En Cuba han despedido 2.000.000 de empleados públicos, y promueven pequeñas y medianas empresas, los pocos medios de producción generan poca riqueza, que la aprovechan pocos, y Cubasobrevive gracias al petróleo venezolano.

En Venezuela, el único medio de producción real es la industria petrolera (cada vez más en manos chinas) y todas las industrias nacionalizadas, tienen muy baja productividad.

¿Socialismo?... No hay.

Muerte: Eso sí hay.

"Cerraremos 2013 con un estimado conservador de 24.763 muertes violentas y una tasa conservadora de 79fallecidos por cada cien mil habitantes." (1 asesinato cada 21 minutos), "de cada cien venezolanos yvenezolanas que fallecieron en 2013, por todas las causas posibles (enfermedades del corazón, cáncer, diabetes, HIV), 12 murieron por causas violentas distintas a accidentes o suicidios."
http://observatoriodeviolen cia.org.ve/ws/informedel-ovv-diciembre2013-2/ .Y el presidente de la Asamblea Nacional ha dicho: "Si no les gusta la inseguridad, váyanse". ¿Es esa una propuesta política? La civilización no queda allí: "El primer humano que insultó a su enemigo en vez de tirarle una piedra, fue el fundador de la civilización", S. Freud.

@carlosgenatios

Carta al presidente electo

Estimado Salvador Sánchez Cerén:
Lo felicito. Ha sido declarado por el Tribunal Suprema Electoral presidente electo y asumirá el cargo el 1 de junio 2014. Guste o no guste a la otra mitad de la ciudadanía que no votamos por usted, es un hecho que gobernará al país por los próximos 5 años. Y merece expresarle felicitaciones y desearle éxito.

Desde esta columna “Carta de Paolo”, que sale tres veces la semana en los periódicos Más! y El Diario de Hoy, voy a acompañar su gestión con el mismo ojo crítico y el mismo lenguaje irreverente como lo hice con los presidentes Tony Saca y Mauricio Funes. Don Tony, varias veces cuando lo critiqué muy fuerte, me invitó a tomarme unos tragos y discutir. Mauricio Funes, cuando alguna carta le dolió, salió en radio, televisión, conferencias prensa o discursos de inauguración de obras a insultarme. Y Norman Quijano, como candidato, aguantó mis críticas hasta cierto punto – y luego decidió mejor pedirme ayuda para mejorar su campaña... Tres estilos diferentes - ¿cuál será el suyo? Durante la campaña, usted decidió ignorar cualquier crítica, nunca enojarse, nunca responder. Bueno, para esto tuvo al actual inquilino de Casa Presidencial...

Ya veremos, pues, como conviviremos. Porque usted, aunque yo quisiera, no va a dejar de gobernar. Y yo, aunque usted quisiera, no voy a dejar de ejercer la crítica. Voy a hacer lo siguiente: Olvidarme de todo lo que sé o pienso saber de usted, y sólo juzgarlo por lo que a partir de ahora diga, haga o no haga. Bueno, obviamente comparándolo con lo prometido. Lo prometido es el punto de partida. El pasado no contará para analizar su gestión. Este descuento incluye todos los chanchullos que se hicieron para que usted ganara, aunque sea con una ventaja mínima. Este capítulo triste lo voy a cobrar al FMLN y a los magistrados del TSE, no a usted ni a Oscar...

Entremos en materia, pues. Este lunes lo presentó la televisión en Casa Presidencial, junto a Funes y los dos equipos de transición - el del gobierno saliente y del nuevo. Todos felices, el único que en esta escena no estaba sonriendo fue monseñor Romero, debajo de cuyo retrato ustedes estaban sentados. Tres comentarios críticos a esta su primera actuación oficial como presidente electo: si nos quiere convencer de su voluntad de moderación y concertación (o por lo menos conseguir el beneficio de la duda), no nos presente como “equipo de transición” a todo el Politburó del FMLN: “Ramiro” Merino, Sigfrido Reyes, Norma Guevara, Lorena Peña, Melgar, Medardo... Usted nos presentó los comisarios políticos, no  un equipo para construir gobierno y gobernabilidad.

Segundo: ¿Qué hace el presidente de la Asamblea Legislativa en una comisión de transición del ejecutivo? Aparte del rechazo que despierta Sigfrido por su visceral lucha contra la independencia de la Corte Suprema, ¿qué señal da la mera presencia del presidente de un órgano del estado en la constitución del otro, del órgano ejecutivo? Señal de menosprecio a la división de poderes. ¿Le conviene a usted arrancar así?

Y tercero: Se entiende que usted trate al presidente Funes, mientras esté ejerciendo, con cierto respeto. Pero por favorcito, no anuncie que, luego del traspaso del mando, usted le va a dar un papel para seguir “aportando”. Estimado Salvador, si algo tenemos todos en común los que votamos por una u otra opción, son las ganas de festejar el 1 de junio: unos la llegada de usted, y la otra mitad (o incluso, supongo, muchos más) la salida de Funes. Mejor adoptemos la regla de oro mexicana: ex-presidente va a su casa y se queda callado. Si no, pregunte a los de ARENA...

Bueno, por el momento estos tres reclamos. Le deseo mucho éxito, por el bien del país.

Saludos, Paolo Lüers
(Más!/EDH)