Diferentes lecturas del empate

Así que resulta que los tres candidatos están empatados. Hay varias maneras de interpretarlo, y todas tienen algo de verdad.

Primera lectura: Nadie ha logrado despegarse del pelotón, como se dice en el ciclismo. Cualquiera puede ganar, cualquiera puede ser el descalificado en primera ronda.

Otra lectura: ARENA ha hecho el giro en su campaña, Paco Flores ha asumido la dirección de la campaña, han empezado a gastar seriamente en medios – y no han logrado levantar a Norman Quijano. Por lo contrario, el candidato del FMLN ha tomado la delantera, y Saca ha cerrado la brecha.

Tercera lectura: Ya varios meses de todos contra ARENA (el presidente en cada aparición pública; los partidos del Bloque FMLN-GANA-PCN-PDC; más los 5 diputados comprados, más las quintas columnas a la Walter Araujo) y no han logrado provocar que el apoyo a Norman Quijano se desplome.

Repito: Todas estas lecturas tienen algo de verdad. Yo me inclino más a la primera, porque cualquiera de las otras dos interpretaciones tiene fuertes argumentos en contra. Por ejemplo: el giro de la campaña de ARENA bajo la dirección de Paco Flores es demasiado incipiente para poder haber cambiado la tendencia que desde hace meses se inclinaba hacia el empate entre tres. Además, hasta la fecha ARENA se ha concentrado exclusivamente en consolidar su voto duro – y exitosamente, porque ya no ha bajado en las encuestas. Pero ni siquiera se ha dirigido hacia los indecisos y los sectores fuera del partido. Por tanto, es muy temprano para el juicio que la ueva estrategia de ARENA fracasó.

Y la lectura más favorable para ARENA (que a pesar de tener que pelear contra todos, no se ha desplomado), también tiene su debilidad. ARENA no ha logrado capitalizar lo que debería ser su más fuerte ventaja: el monopolio de oposición contra un gobierno fracasado. Sin embargo, ARENA no supo evitar que el campo electoral de la derecha se dividiera en dos bloques casi iguales, a pesar de que la “otra derecha” (la de Saca) traicionó y abandonó la oposición al gobierno FMLN y dio sostenibilidad a las políticas erróneas de este gobierno. 

Lo realmente crítico para ARENA es que parece no entender si su problema es falta de oposición o más bien exceso de oposición. Por esto con frecuencia cae en cualquiera de estos dos excesos: A veces no ejerce la oposición que la población espera. Y de repente parece oponerse por ganas de joder. Muchos le hemos dicho a ARENA: Es por falta de claridad de la oposición. La cuestión no es cuánta oposición, sino qué tan clara, transparente y coherente es la oposición...

Me quedo con la lectura que todo está abierto. Luego de un año de campaña adelantada, al final todo se va a definir en los últimos meses de la campaña formal. Como debe ser. Haberse lanzado dos años antes a la jugada no le ha dado ninguna ventaja, ni a Quijano ni a Sánchez Cerén. Ni tampoco Saca, quien se lanzó más tarde, pero estuvo en campaña desde el 2009. Me gusta que así sea: tres candidatos, cada uno puede ganar. Cada uno tendrá que medir cada paso. Cualquier error grave le puede costar la descalificación a cualquiera de los tres. Tal vez así las campañas se compongan.
(El Diario de Hoy)

Carta a los 3 candidatos

Estimados amigos:
Me imagino que cada uno de ustedes tiene por lo menos un asesor de campaña que los anda convenciendo que estas elecciones las va ganar quien mejor maneje las redes sociales. O sea, quien mejor “conecte” con los jóvenes – y que los bichos están, por ejemplo, en twitter...


Entonces, ustedes comienzan a invadir twitter con docenas mensajes cada día. Como estos, por ejemplo:

“Este país tiene futuro porque tiene jóvenes, quienes son el presente de #ElSalvador”

“La juventud salvadoreña es quien construye el presente y futuro de nuestra patria.”

 “Creo en la juventud salvadoreña esa que día a día se despierta con el único objetivo de trabajar por alcanzar sus sueños.”

Para guardar el equilibrio, seleccioné una frase de cada uno de ustedes. Aquí no hay preferencia. Que se diviertan (o que se vuelvan locos) mis lectores, tratando de identificar de cuál de los 3 candidatos proviene cada una de estas profundas frases. Yo no lo voy a revelar, porque no tiene importancia ninguna. Hablan de polarización, hablan de graves peligros para el país en caso que el adversario asuma el poder – pero nadie puede distinguir sus discursos. Son frases que cualquiera puede decir... o dejar de hacerlo. No importa.
 
O tomemos esta frase, también de un mensaje en twitter de uno de ustedes:
“Un gobierno de hombres y mujeres que estamos para servir al pueblo y no para servirse del pueblo.”

Estoy seguro que ni el que puso esta frase el 22 de junio de este año, se recuerda con certeza si realmente fue él o a lo mejor uno de sus adversarios quien lo dijo. Así es con los lugares comunes.

Sería interesante hacer una prueba y pedir a gente en la calle que identifiquen quién dijo las siguientes dos frases, también mensajes twitter de candidatos presidenciales:

“Gracias a doña Mayra Delgado, de Moncagua, por abrirnos las puertas de su hogar para realizar la consulta ciudadana.” Creo que todo el mundo pensaría que es de Tony Saca, pero no es cierto.

O este tuit: “Tenemos que hacer cumplir la ley, ustedes saben que yo no ando negociando con pandilleros.” Todos dirían que aquí habla Norman Quijano. Pero tampoco es cierto.

No les voy a revelar quién es quién, porque realmente no importa. Solo digo a mis lectores que en esta carta cité dos voces a cada uno de los tres candidatos. Por la onda del equilibrio...

Si ustedes quieren conquistar a los jóvenes, no es suficiente invadir sus espacios cibernéticos. Así como lo están haciendo, están mandando un mensaje fatal: que piensan que los jóvenes son tontos.

Navegando en twitter y viendo las olas de bañera que provocan los candidatos, comienzo a imaginarme los debates televisivos entre ustedes tres, y no estoy seguro que quiero verlos.

Saludos, Paolo Lüers
(Más!/EDH)

Carta a los habitantes de Valle del Sol

Estimados amigos:
Ustedes me invitaron, el sábado pasado, a una fiesta que jamás voy a olvidar. Yo ni sabía que existía en Apopa una comunidad llamada Valle del Sol, con más de 18 mil habitantes. Mucho menos sabía que este vecindario ha sido, durante años, una de zona de guerra, con a veces hasta 200 homicidios al año. Y ni idea tenía que ustedes son una de las comunidades que se tomaron en serio lo de la tal tregua de pandillas cuando surgió hace unos 15 meses. Más bien, la hicieron suya. La implementaron al pie de la letra, entre todos: los pandilleros del Barrio 18 que viven en la comunidad, las otras pandillas de la zona, la inmensa población juvenil de este sector de Apopa, la junta directiva de Valle del Sol, las iglesias de la comunidad, las escuelas... todos.




Esta celebración a la cual me invitaron tendría que reflejarse como noticia en todos los noticieros y periódicos: Hay paz en Valle del Sol. Entre los 18 mil habitantes de esta comunidad de Apopa han logrado reducir los homicidios a cero. Donde antes había tiroteos y amanecieron muertos cada rato, tienen 15 meses sin lamentar una vida perdida a la delincuencia. Claro, esta noticia no aparece, porque es demasiado buena para ser verdad...

En los sets de televisión donde los “analistas” diariamente declaran la muerte de la tregua, una mañana deberían estar sentados Don Víctor Barahona, el presidente de la comunidad Valle del Sol; y el doctor David Ramos, el pastor de Misiones Betania que ha puesto su iglesia evangélica en función de construir la paz en este rincón de Apopa; y uno de los líderes del Barrio 18 en Valle del Sol, que hace 15 meses decidieron que querían hacer la paz con su comunidad – y han cumplido. Tal vez, si lográramos de esta manera hacer visible lo que está pasando en los montes refundidos de Apopa, fuera diferente la discusión pública sobre la tregua...
Tal vez, si ustedes desde su experiencia en Valle del Sol lograran explicar al país cómo se hace para construir la paz social, cómo se logra que no sólo desaparezcan de la vida de una comunidad entera los homicidios, sino también los robos, las violaciones e incluso las extorsiones, este país tendría más esperanza...

Fui a la celebración en Valle del Sol para conocer, para escuchar, para preguntar. Luego de haber hablado con docenas de ustedes: con las pupuseras, con los directivos, con los profesores, con las pandilleros, con los feligreses, con los alumnos... no me queda duda ninguna: Ustedes lograron la paz. Ustedes están perdiendo el miedo. Ustedes caminan en la oscuridad de estas calles y veredas sin problemas. Los niños juegan libremente. Y los pandilleros se están convirtiendo en lo que siempre han pretendido ser y no lograron por su actuación delictiva: parte del barrio.

Y todo esto, sin ninguna intervención del gobierno. En Valle del Sol, la tregua se hizo sostenible, porque la comunidad se apropió de ella. No la comunidad internacional con millones de dólares, no el gobierno con sus anuncios engañosos de reorientar su gasto social hacía las comunidades. No, la comunidad de los habitantes.


Y ustedes no están solos. En la fiesta de Valle del Sol hablé con directivos y activistas de otras comunidades vecinas que quieren seguir su ejemplo. En Ilopango hay comunidades enteras que van por el mismo camino. Es cierto: Todavía son casos aislados, son islas de paz en un mar de delincuencia y miedos. Pero, ¿qué nos impide tomarlos como punto de partida de un proceso integral de paz en todo el país? ¿Y qué pasaría si el gobierno de verdad invirtiera en estos procesos comunales, con proyectos educativos, de salud y productivos?

Gracias, amigos de Valle del Sol, por esta lección; gracias a don Víctor y sus directivos; gracias al pastor Ramos y sus jóvenes activistas de Misiones Betania; gracias a “Donkey” y sus homeboys del Barrio 18... Paolo Lüers
(Más!/EDH)