Carta al fiscal general: Mal perdedor, mal ganador

Estimado señor Douglas Meléndez:
Usted no solo es mal perdedor, también es mal ganador. Cuando perdió el caso tregua, porque el juez Godofredo Salazar absolvió a todos los acusados, usted de inmediato salió a atacarlo públicamente. No es el comportamiento que un fiscal general debe tener ante los juzgadores. Es más: Inmediatamente mandó a presentar otra acusación a Raúl Mijango, uno de los acusados principales en el caso tregua. Y luego, otra…

Lo que le tocó hacer es apelar la sentencia y esperar a que la cámara resuelva, pero no atacar al juez y poner en duda su honorabilidad. Ahora la cámara declaró nula la sentencia y ordenó una nueva vista pública. O sea, en esta instancia, usted ganó. Pero ojo, no ganó el caso. La cámara no condenó a nadie, no le toca hacerlo, solo encontró fallos en la sentencia y remitió el caso a otro juez.

Pero usted mostró que también es mal ganador. En vez de preparar mejor su caso y someterlo al nuevo juez y la nueva vista pública, de inmediato fue al ataque mediático contra el juez Salazar, amenazando con investigar y acusarlo penalmente. ¿Por qué? Para presionar al señor juez que va a presidir la nueva vista pública.

Y en esta ocasión se le escapó en declaraciones ante la prensa algo que debe pararle el pelo a todos los jueces y magistrados del sistema judicial: “Es importante que los tribunales superiores, como las cámaras e incluso la Sala de lo Penal respalden el actuar de la fiscalía.”

No, señor: Las cámaras y las salas no son para respaldar a la fiscalía. Son para juzgar con imparcialidad. Lo único que pueden respaldar es la ley. Así como la fiscalía tiene que ser independiente, los jueces y magistrados también, incluso (y sobre todo) de la fiscalía. Así como los fiscales tienen que respetar la presunción de inocencia, también los jueces y magistrados.

Presionar a los jueces con campañas mediáticas y amenazas de investigación y persecución penal es inadmisible para un fiscal general. Atenta contra su propia independencia y dignidad y las de los juzgadores. No podemos tener a un fiscal general que cada vez que pierda un caso arme berrinches contra el juez; y que cada vez que obtenga la reversión de una sentencia no favorable a la fiscalía se lance al ataque amenazando al juez de echarlo preso.

Necesitamos que el nuevo fiscal general, que la Asamblea tendrá que elegir este año, sea una persona más equilibrada, más profesional, y menos mediática que usted. Y sobre todo que sea un profesional de derecho que entienda que el fiscal general no solo tiene la función de acusar, a nombre del Estado, a las personas imputadas de delitos, sino que también (y sobre todo) tiene que ser el garante del Estado de Derecho. Esto incluye garantizar que se aplique el principio constitucional de la presunción de inocencia, así como defender otro principio constitucional: que los jueces puedan aplicar justicia libres de presiones y amenazas.

Deje que la nueva vista pública en el caso tregua se desarrolle sin presiones indebidas de ninguna parte. Deje que se haga justicia, basada en pruebas, y no en campañas mediáticas.


Saludos,


(MAS! / El Diario de Hoy)


Vea también la carta en la cual los jueces salvadoreños
denuncian al Fiscal General ante Naciones Unidas
Los jueces penales denuncian al fiscal general Douglas Meléndez

 

Escrutando el escrutinio. Columna Transversal

Fui invitado a presenciar el escrutinio final de San Vicente —por el PCN. Querían a un testigo independiente en este procedimiento, del cual dependía la tercera diputación en dicho departamento. Sabían que iba a ser muy cerrado entre su candidato Roberto Angulo y el de GANA. Contra mucha resistencia de GANA y FMLN, la coalición ARENA/PCN había conseguido una decisión del Tribunal Electoral (desde el desastre de 2015 le quité el atributo “Supremo”) de abrir todas las urnas para revisar todas las papeletas. Sabían que en las mesas de escrutinio se iban a enfrentar no solo a GANA, sino igual al FMLN. Tengo la impresión que me querían presente como testigo para presionar al Tribunal a proceder correctamente.

Acepté la invitación. Así que por cuatro días me uní al PCN y me colgué un carnet de “Supervisor” con su logo azul. Sorpresas que da la vida. Agradezco a Roberto Angulo, Memo Rodríguez y Mario Ponce la confianza que me dieron. Y la oportunidad de observar, desde adentro, cómo funciona el misterioso escrutinio final. Nunca trataron de influenciar mis comentarios públicos.

Durante los cuatro días de este escrutinio publiqué en redes sociales muchos detalles observados. No los voy a repetir, sino más bien formular las conclusiones que solo pude sacar porque pude estar metido dentro del proceso.

Primera conclusión:

Todo el mundo piensa que en estos escrutinios finales, donde todos los partidos están metidos con sus representantes de mesa, sus dirigentes y sus expertos, se negocian los votos. Yo sospechaba lo mismo. Es natural cuando algo ocurre detrás de puertas cerradas y sobre todo cuando pasan días y noches sin que se publiquen resultados. Luego de esta experiencia concluyo que no es así. Los partidos, en estos escrutinios, no negocian votos ni resultados, los pelean. Pude observar que de hecho el sistema, que está basado en la desconfianza mutua entre los partidos, funciona. Lento, tedioso, pero funciona. El Tribunal está permanentemente obligado a resolver las quejas, los reclamos y las exigencias de los partidos y se encuentra ante un permanente monitoreo de cada decisión que toma. La gente sospecha que esto funciona con chanchullos como “Te doy la alcaldía de Zacatecoluca, pero dejáme Gotera”. No es así. Vi a los partidos peleando sobre cada alcaldía y cada diputación. Esto sí, a veces haciendo alianzas, como en el caso de GANA, que recibió apoyo incondicional del FMLN —hasta en sus exigencias más irracionales.

Esta es la segunda conclusión de todas mis observaciones:

Hay una complicidad sólida entre FMLN y GANA, pero también una alianza sólida entre PCN y ARENA. Parece que la nueva correlación de fuerzas en la Asamblea así va a terminar asentándose, en dos bloques: PCN y PDC con ARENA, y GANA con el FMLN. Esto puede cambiar, pero los ánimos, saliendo de estas elecciones, son así —y marcaban todo el ambiente, por cierto tenso, en el Cifco.

Mi conclusión personal:

Viendo su comportamiento en el Cifco, ni con guantes firmaría acuerdos con GANA.

Tercera conclusión:

Urge la reforma del Tribunal Electoral. Urge que la Asamblea revise toda la legislación electoral y luego componga un ente que asuma con autoridad y reglas claras su rol como Tribunal Supremo. Paralelamente hay que crear otro ente separado, encargado de la administración y ejecución de las elecciones. Así como estamos no podemos continuar en materia electoral, si queremos detener la erosión de la confianza en las elecciones.

Algunas reglas que hay que definir
:
Que solo haya votos válidos (o sea validados por la JRV) y votos no válidos. En esta categoría hay que acumular los votos que hoy se separan en diferentes categorías: nulos, impugnados, abstenciones (o votos en blanco). A todos ellos hay que aplicar la norma de por ley revisarlas en el TSE en caso que su suma sea mayor que la diferencia entre partidos o coaliciones. La otra regla por establecer: en cada caso que un acta esté mal elaborada, hay que abrir la caja y revisar todas las papeletas. Reglas claras, menos pleitos, menos dudas.

Urge que las entidades electorales tengan independencia política, pero también presupuestaria. Urge que se apliquen tecnologías que permitan tener conteos y resultados ágiles y confiables. Urge repensar el concepto de la “ciudadanización” (¡qué palabra más monstruosa!) del proceso electoral. Mi conclusión: la desconfianza mutua institucionalizada entre los partidos es el mejor garante de elecciones limpias. En lo que sí hay que avanzar es en la profesionalización, empezando con los magistrados, los encargados de la logística y de los sistemas tecnológicos, hasta llegar a los secretarios de las JRV, quienes tienen que garantizar que las actas fielmente reflejen las votaciones. Mucho trabajo para la nueva Asamblea Legislativa…

Posdata:

¿Y quién ganó al final la tercera diputación de San Vicente? Nadie. Terminó el escrutinio y no hay ganador. Depende de un acta que, al validarla daría el gane a Roberto Angulo, del PCN. Pero como las papeletas de esta urna “se perdieron” para luego aparecer en un basurero, GANA solicitó al Tribunal no tomar en cuenta los 157 votos válidos reflejados en el acta 9140 de San Emigdio en Guadalupe. Los magistrados decidieron sopesar su decisión durante Semana Santa…

(El Diario de Hoy) 

 

Carta a los diputados electos: ¿Más de lo mismo o regeneración democrática?

Estimados amigos:
Las primeras decisiones que van a tomar son la elección de su Directiva y la aprobación del “Protocolo de entendimiento” para la nueva legislatura 2018 – 2021. En estas dos decisiones se va a demostrar si ustedes han entendido la voluntad popular expresada en las elecciones recientes, o si esta Asamblea, aunque con nuevas caras y diferente correlación de fuerzas, será más de lo mismo. “Más de los mismo” significaría que la crisis de representatividad democrática y de la credibilidad se va a profundizar…

“Más de lo mismo” sería nombrar nuevamente una Directiva símbolo de corrupción, despilfarro, privilegios, incapacidad y chanchullo institucionalizado. No pueden volver a poner a la cabeza del parlamento a una persona de dudosa reputación, como Guillermo Gallegos, ni una persona con dotes autocráticas, como lo fue Lorena Peña. Tampoco pueden componer una Directiva de 14 integrantes, cuando no se necesita más de 7. Dos representantes de cada partido mayoritario, y uno de cada minoritario.

El parlamento alemán, teniendo 709 miembros y siendo de verdad el primer órgano del Estado en una democracia parlamentaria, solo tiene 5 integrantes: uno de cada partido democrático representado en el Bundestag. El partido AFD, de ultraderecha y con tendencia racista, no está representado, porque sus candidatos a la Directiva no recibieron los votos necesarios del pleno legislativo, por no cumplir el requisito de honorabilidad y apego al orden constitucional.

La ciudadanía va a observar si ustedes entendieron sus mensajes y pongan como presidente de la Asamblea a una persona que exprese la voluntad de limpiar la Asamblea de corrupción, privilegios y chanchullos. Mucho depende de la decisión de ARENA de postular la persona idónea. Porque a ARENA no le toca la presidencia simplemente por la cantidad de sus votos, le toca con legitimidad solamente si de verdad quiere liderar un cambio en la forma de hacer política.
El documento base de la Asamblea se llama “Protocolo de entendimiento”. ¿Pero qué tipo de entendimiento ustedes decidirán tener? ¿Un entendimiento sinónimo de pactos de mutua conveniencia partidaria – o un entendimiento en el estricto sentido de la palabra: una ruta trazada para constituir una Asamblea que resuelva los problemas de la ciudadanía?

Normalmente todo esto se pacta entre las cúpulas de los partidos, antes de que ustedes ni siquiera han tomado posesión. Pero son ustedes, como diputados de elección popular quienes tienen la última palabra. Teóricamente ustedes tienen el poder. Hagan uso del poder que les hemos delegado, para evitar que esta nueva Asamblea arranque con pies hinchados y cabeza inflada.


En un momento, ustedes pueden perder todo, cuando ni siquiera han asumido sus cargos. En las primeras sesiones de sus fracciones, y luego en la primera plenaria, ustedes determinarán si van a asumir el poder que la Constitución y los votantes les otorgaron, o si van a estar condenados a ser extras en un show escrito y dirigido por otros.


Saludos,

(MAS! / El Diario de Hoy)

 

Carta a Casa Presidencial: Too little, too late – o la montaña parió un ratón

Estimado señor presidente:
Ayer nos dio a conocer los cambios en su gabinete – según usted para responder “al sentimiento y las expectativas de amplios sectores de la ciudadanía, haciendo sentir sus prioridades y demandas” en las pasadas elecciones.

O no ha entendido el sentimiento y las expectativas de la gente, o no tiene capacidad de responder adecuadamente. Porque los cambios de funcionarios que usted nos presentó, no resuelven nada.

Too little, too late.
La montaña parió un ratón.

La única medida que la gente le va a agradecer es la remoción de Marcos Fortín de ANDA. Y el director del FOVIAL que nombró para sustituirlo, es buena selección.

También era inevitable sustituir a Eugenio Chicas, sobre todo porque ustedes siguen pensando que el suyo en el fondo no es un problema de malas políticas, sino de mala percepción e comunicación. Seguramente Roberto Lorenzana hará un papel mucho más decente y eficiente como vocero del gobierno. El problema es que moviendo a Lorenzana, usted está desarmando la secretaría que mejor ha trabajado. Y como el problema suyo es de malas políticas, lo que debería haber hecho es fortalecer la Secretaría Técnica y darle más competencias. Digo, para que alguien en Casa Presidencial esté mandando, ya que usted no lo hace. Y no me diga que Óscar Ortiz es el indicado para ser un Secretario Técnico eficiente y con autoridad. Nadie se lo va a creer. Es obvio que lo pasaron a este cargo para que esté ocupado y deje de joder por la candidatura presidencial del FMLN…

También es de aplaudir que al fin haya quitado al ministro de Economía, don Tharsis. Porque en este ministerio han fracasado las políticas de subsidio que tanto daño hicieron a la gente – y a su partido, en las elecciones. Pero entonces no había que poner a la viceministra Luz Estrella. Había que quitarla también. Claro, esto no se atrevió, porque el ministerio es botín de ALBA, y don José Luis Merino se puede encachimbar si usted le quita a su ministro, quien debe millones a ALBA, y a la vez a la comisaria política Luz Estrella…

Tampoco parece nada razonable jalarse a don Tharsis a Casa Presidencial, con un cargo inventado de Comisionado para la Inversión, en vez de simplemente mandarlo a su casa.

Hablemos de atracción de inversiones, que sí es una cosa clave. Ahora tendrá 3 funcionarios en esta área: un ministro fracasado y reciclado en CAPRES, Sigfrido Reyes en PROESA, y José Luis Merino en la Cancillería. Un trío perfecto para espantar a cualquier inversionista. A los tres hubiera tenido que sacar de su gobierno…

Lo que la gente esperaba eran cambios en Seguridad y Salud, que son las dos áreas de su gobierno donde la incapacidad tiene harta a gente. Bueno, tal vez son tres, incluyendo el Viceministerio de Transporte. Dejar estos tres ministerios así como están, la gente lo va a tomar como lo que es: muestra que usted hizo un par de cambios para que todo siga igual. Igual de mal.


Usted se acaba de pegar un tiro en la pata. Su gobierno va a seguir agonizando, y su partido va a sufrir otra debacle electoral en febrero 2019.


Saludos,

(MAS! / El Diario de Hoy)

 

Carta a los que urgen reformar la legislación del aborto: No es el momento.

Estimados amigos:
Para poner las cosas claras: Estoy con ustedes. Tenemos que despenalizar el aborto en casos específicos: cuando el embarazo sea resultado de violación y abuso de menores; cuando mantener el embarazo pone en peligro la vida de la madre; y cuando el feto no tiene posibilidades de vivir fuera del útero. Esta reforma es necesaria para garantizar los derechos humanos y la salud de las mujeres, sobre todo de las menores de edad y de mujeres de poca educación y escasos recursos.

Sin embargo, no es el momento de llevar esta iniciativa a la Asamblea Legislativa. Lo más probable es que no hay votos suficientes. Y si los hubiera, sería con una muy escasa mayoría. Pasar una reforma de este tipo con una mínima y coyuntural mayoría, en una sociedad muy dividida sobre este tema, sería un grave error. Más aun cuando la Asamblea entrante, resultado de las recientes elecciones, tendrá otra correlación de fuerza – también en el tema del aborto. La propuesta de flexibilizar la penalización del aborto de alguna manera ha sido tema de la contienda electoral – y la ciudadanía ha elegido una mayoría de diputados que se oponen a esta reforma.

El tema del aborto sigue siendo un factor de fuertes divisiones en nuestra sociedad. Tratar de aprobar esta reforma en la Asamblea saliente (si es que pueda) nos dividiría aun más, y esto en una coyuntura cuando la ciudadanía tiene otras prioridades y otras decisiones que tomar, en vista de la elección presidencial de febrero 2019. Está en juego la viabilidad del país ante el flagelo de la violencia y ante la falta de crecimiento económico, empleos y desarrollo social. Dividir la sociedad, en este momento, por temas como el aborto puede llevarnos a una fracturación que no nos permitirá definir el rumbo del país.

Sé que muchos de ustedes van a criticar que estas son consideraciones de conveniencia. Pero detrás de ellas hay otras que son de fondo y de principios: Para que una sociedad decida y asuma reformas en temas tan controversiales, que chocan con las convicciones de amplios sectores, debe concluirse un proceso social y cultural que logre cambiar la manera como la mayoría pondera los diferentes principios jurídicos y éticos que están en juego. Por que aquí no se trata de unos derechos válidos y otros obsoletos. Se trata de ponderar dos valores, dos derechos, dos libertades, dos principios válidos.

Para que nuestra sociedad llegue al punto que una sólida mayoría pueda estar de acuerdo con la flexibilización de la ley en el tema del aborte, falta mucho esfuerzo: de debate, de aprender respeto mutuo, de educación, de sensibilización. Otros países han transitado por este proceso y al final hecho estas reformas, sin mayores rupturas de la sociedad. Este camino no se puede acortar, tratando de aprovechar una coyuntural correlación de fuerzas legislativas.

Los que en serio quieren producir este cambio cultural, harán bien en hacer su trabajo de información, sensibilización y debate serio, para que exista una mayoría social a favor de esta reforma – y una minoría que la pueda tolerar.


Entiendo que para muchas mujeres será difícil aceptar este llamado a la paciencia y persistencia. Pero no veo otra forma racional de proceder.


Saludos,

(MAS! / El Diairio de Hoy)

El Observador Electoral en el escrutinio sin fin. De Paolo Luers



Una columna en tuits de Paolo Luers, 17 marzo 2018
 
 (Twitter / El Diario de Hoy)