Carta al vicepresidente: Es tu hora, agarrá Seguridad

Estimado Oscar:
Es hora de asumir tu responsabilidad. El presidente está buscando con quién sustituir a Benito Lara, quien ha fracasado aparatosamente en Seguridad. Ya no es sostenible para el partido mantener este gabinete de Seguridad.

La pregunta del millón: ¿Quién puede asumir este reto, cambiar el rumbo de la política de seguridad, y evitar que nos sigamos desangrando más?

Ya salió el chambre que están pensando en poner a Nidia Díaz. Suena como chiste, pero hay otros chistes que se han convertido en triste realidad… Otros dicen que puede ser Hato Hasbún. Pero Hato ha conducido la política de Seguridad, por encargo de Funes, durante los dos años que Manuel Melgar estuvo al frente del ministerio. Y Sánchez Cerén lo volvió a poner como Comisionado Presidencial Especial de Seguridad. ¿Cómo va a cambiar el rumbo el que lo perdió?

En una plática antes de que salieras electo vicepresidente, me dijiste que habías aceptado el cargo para que pudieras conducir, desde Casa Presidencial, el área Seguridad – basado en tu experiencia como alcalde, que exitosamente diseño programas de prevención. Fuiste uno de los pocos alcaldes que tuvieron la visión y los huevos de encarar a los pandilleros de tu municipio, hablar con ellos y sus comunidades, e incluirlos en la construcción de una “Santa Tecla sin Violencia”. Tenés la experiencia para buscar el diálogo y soluciones integrales sin comprometer el Estado y la justicia.

Si alguien del nuevo gobierno podía dar un nuevo rumbo a la política de seguridad, en crisis luego de la llegada de Ricardo Perdomo, fuiste vos. Bueno, tu presidente y tu partido tomaron otra decisión, apostaron a los cuadros de ‘línea dura’ y su propuesta de resolver el problema de la violencia es con más violencia, con una guerra sin cuartel del Estado contra las pandillas. Y te dejaron la tarea de atraer inversión, pero sin nunca darte el poder para crear las condiciones para facilitar el crecimiento.

Hoy que la política de Hato Hasbún, Manuel Melgar, Benito Lara, Eduardo Linares y Ramírez Landaverde ha fracasado, vos tenés todas las condiciones y el derecho de ofrecerte al presidente como el hombre que va a sacar el buey de la barranca. Pero con una condición: que te dejen hacer los cambios necesarios - en la política, en la estrategia, en la filosofía de seguridad, y en la policía; que te den la autoridad y el respaldo para poder ejercer el liderazgo necesario para esta misión; que te quiten a Hato y Melgar de encima…

Tal vez algunos de tus camaradas lo van a ver con celo, pero tal vez van a decir: que se haga pedazos Oscar, porque este volado de Seguridad no tienen remedio.

Si vos quieres preservar la opción de surgir de este gobierno como un líder, no puedes sentarte a la orilla del rio viendo pasar los cadáveres. Tienes que tomar la iniciativa, ofrecer soluciones, arriesgarte. Tal vez de esta manera terminás relanzando tu liderazgo. De la otra forma, simplemente esperando que los demás sigan fracasando en el tema de Seguridad, te hundirás con ellos.

Es tu hora, Oscar. No habrá otra. Saludos y suerte, 


(Mas!/El Diario de Hoy) 

 

En el aniversario de la paz, una defensa de la amnistía

Otro aniversario de los Acuerdos de Paz: discursos, actos solemnes, fotos y palabras de firmantes de aquel entonces y gobernantes actuales: paz, reconciliación, acuerdos nacionales…


Pero todo esto quedará en discursos bastante hipócritas, porque nuevamente el ambiente está envenenado por el viejo y absurdo debate sobre la amnistía. Varios de los protagonistas del proceso de guerra y paz, por parte de una de las dos fuerzas beligerantes, están sentados en sus casas esperando la posible llegada de la PNC con ordenes de captura emitidas en España. Pero la incertidumbre no sólo afecta a ellos: si se consumen estas capturas y extradiciones, todo el país tiene que reaccionar.

El gobierno y su partido, ambos dirigidos por personas beneficiadas por la amnistía, no quieren ejecutar las ordenes de captura contra los militares, por razones obvias, porque tienen pánico a la caja de Pandora que se abriera. Pero tampoco se atreven a hablar en defensa de la amnistía, mucho menos en defensa de los militares requeridos por la Audiencia Nacional española. Así que ante una nueva crisis de institucionalidad, nuestros gobernantes simplemente se callan…

Todos miran hacia la Corte Suprema, que tendrá que decidir sobre la solicitud de extradición. Sin extradición, no habrá detenciones. Y la Sala de lo Constitucional tiene pendiente su sentencia sobre la amnistía.

¿Por qué la clase política, tanto la generación que firmó e implementó los Acuerdos de Paz como los protagonistas actuales, delegan a los magistrados de la Corte un tema que evidentemente requiere del liderazgo político?

En esta situación de múltiples factores de incertidumbre, nuevamente brota la vieja discusión sobre justicia y paz, los derechos de las víctimas, y la amnistía – promovida por sectores que tienen años de promover la suspensión de la amnistía y la apertura de procedimientos penales sobre crímenes de guerra cometidos en El Salvador. El FMLN a veces les da cuerda, a veces se calla, pero nunca habla claro en defensa de lo que ellos mismos gestionaron y que es el fundamento sobre el cual se insertaron en el sistema político-partidario y económico-social del país: la amnistía.

Los Acuerdos de Paz necesitan que los defendamos, para no permitir retrocesos en el proceso democrático. Y no se puede defender los Acuerdos de Paz sin defender la amnistía. En los años 80 la sociedad salvadoreña (y no solo las cúpulas de las partes beligerantes, sino la sociedad entera) tomó una decisión casi unánime, bien sopesada y convencida: privilegiar la paz encima de la justicia; facilitar el fin de la guerra y construir la paz, aun al costo de no poder satisfacer la sed de justicia y venganza.

No vengan ahora con el cuento que esto era una auto-amnistía, una decisión entre los beneficiados de la amnistía -los jefes militares y comandantes guerrilleros- para no tener que responder por sus respectivos abusos, violaciones de derechos humanos y crímenes de guerra. Fue el clamor mayoritario de la sociedad, expresado por iglesias, gremiales, partidos, organizaciones civiles, intelectuales.

Mucho menos es lógica la tesis que la amnistía fue una maniobra de la derecha. De ella se beneficiaron los secuestradores de empresarios y embajadores igual que los torturadores de los cuerpos de seguridad; los responsables del masacres de El Mozote igual que los responsables de los ajusticiamientos masivos de San Vicente; los escuadroneros que asesinaron a políticos de derecha igual que los jefes de los comandos urbanos responsables de la masacre en la Zona Rosa.

Si nadie tiene el valor de defender esta amnistía; si nadie quiere decir que está opuesto a que el país extradite a sus ex militares a España; si nadie de sus antiguos adversarios quiere decir al general José Guillermo García que puede vivir tranquilo, luego de que sus amos de entonces, los estadounidenses, lo abandonaron y deportaron… lo haré yo. Como alguien que ha puesto en línea su vida durante la guerra y peleado por terminar con la represión, a nuestros antiguos enemigos les doy la misma mano hoy que nos estrechamos en el 1992 para terminar la guerra.

Estoy a favor que se conozca la verdad de todos los crímenes, pero esto no es un asunto de investigación penal, sino de investigación histórica, política, antropológica, y ética. Cada uno tenemos juicios pendientes, pero con nuestra conciencia, con nuestros hijos, con la historia - no con la justicia, y ciertamente no con la justicia española o estadounidense. Estados Unidos, el gran estratega detrás de muchos crímenes de guerra en El Salvador, es incapaz de enfrentar su triste historia de guerras contrainsurgentes, pero cínicamente juzga en tribunales migratorios a quienes implementaron sus estrategias de tierra arrasada.

Si nuestro país puede vivir con un presidente que, de no ser por esta amnistía, hubiera enfrentado juicios por crímenes de guerra, ¿cómo no podremos tolerar que los militares vivan entre nosotros? Y repito: el problema de este presidente no es su pasado, sino su presente y la visión que tiene del futuro.

Afortunadamente son sectores minoritarios que siguen aprovechando esta coyuntura de los juicios en Estados Unidos y España para mantener vivo el debate sobre la amnistía que la mayoría de salvadoreños hace ratos ha archivado. El problema es que la mayoría no habla y a veces se deja intimidar por el uso arrogante de conceptos éticos, religiosos y filosóficos que hacen para desacreditar el sentido práctico y pragmático de la amnistía como instrumento necesario para terminar un conflicto bélico. Hace falta no dejar el lado ético a los fariseos y hablar de los imperativos de la paz y de la integración de todos a la sociedad civil; del extraordinario esfuerzo de tolerancia que requirió la amnistía para funcionar.

En este aniversario de los Acuerdos de Paz, rescatemos el valor de la amnistía. 

(El Diario de Hoy) 


Columna transversal: Premiar los fracasos

El otro día un amigo, por cierto buen conocedor de las cosas internas del FMLN, me dijo: ¿Te diste cuenta que el Frente tiene la maña de premiar los fracasados entre sus compañeros?

Y comenzamos a hacer la lista: Violeta Menjívar fracasa al frente de la alcaldía de San Salvador, y la hacen viceministra y luego ministra de Salud. También Blandino Nerio y El Diablito Ruiz, luego de su desastrosa gestión como alcaldes, resurgen como diputados. A Javier Martínez su propio partido le quita la alcaldía de Suchitoto por falta de liderazgo, pero luego de un período de exilio como gobernador de Cuscatlán lo elevan a viceministro de Seguridad, sin que tenga la mínima experticia o experiencia para este cargo.

Sigue la lista: Luz Estrella Rodríguez, luego de no poder convencer como alcaldesa de Apopa, termina recibiendo como premio de consolación el cargo de viceministra de Economía. Zoila Quijada fracasa en su intento de defender la alcaldía de Apopa, pero no cae en el vacío: el partido le da una diputación. Sigfrido Reyes ejerció el cargo de presidente de la Asamblea Legislativa con una arrogancia que lo convirtió en hipoteca política para su partido, pero el presidente Sánchez Cerén, quien no es conocido por ser amigo de Reyes, se ve obligado a nombrarlo presidente de la agencia PROESA, con un salario superior a lo que ganó en la Asamblea…

¿Qué hay detrás de esta tendencia de premiar a los fracasados? Podría ser una mala concepción de solidaridad: Por más grande que sea tu cagada, tu partido no te deja caer… O puede ser que ahí realmente se expresa la profunda desconfianza ideológica contra la idea de la meritocracia: Por más que nos jodan con esta paja de la meritocracia, nosotros valoramos más la fidelidad partidaria que la preparación profesional o académica.

Un partido, sobre todo un partido de gobierno que administra al Estado, tiene que sancionar a los funcionarios que no cumplen bien sus responsabilidades – y premiar y promover a los funcionarios capaces. La resistencia del presidente actual de relevar a los ministros fracasados, incluso en casos tan graves como Seguridad, demuestra que el Frente no comparte esta concepción. Por esto tampoco este gobierno está interesado en la mejor iniciativa de ley que en 6 años han presentado ellos mismos: la ley que reforma la administración pública, elaborada bajo el liderazgo de uno de sus pocos funcionaros competentes, Antonio Morales.

Solo podemos esperar que cuando llegue a ganar ARENA, no prevalezcan en su gobierno los que comparten esta aversión contra la meritocracia, sino cuadros ejecutivos que en la administración pública aplican los mismos altos estándares de calidad y de rendición de cuentas que exige el sector privado. También en ARENA existe el mitos de la camisa sudada como requisito para cargos de alta responsabilidad - y me recuerdo de la controversia que se generó cuando reclamé a uno de los líderes de ARENA que saliera en una foto a la par de un afiche que dijera: “Vale más una onza de lealtad que cien libras de sabiduría”.

Uno puede tener cierta confianza que ARENA sea más dado a privilegiar la meritocracia sobre la cherocracia y la partidocracia, ¿pero con qué criterios llegó Alberto Romero a jefe de fracción o Jorge Escobar a la Junta Directiva de la Asamblea? Tienen que haber sido remanentes de los criterios de una ARENA en la cual Francisco Merino pudo llegar a vicepresidente de la República, Walter Araujo y Antonio Salaverría a presidente del COENA, Mario Acosta a ministro de Gobernación, y Guillermo Gallegos a jefe de fracción…

También, para ser justos, hay que preguntar: ¿Por qué Rodrigo Ávila, quien como jefe de la PNC y viceministro de Seguridad no supo combatir la violencia, nuevamente es vocero de su partido en el tema Seguridad? ¿Habrá sacado conclusiones de su amplia experiencia, revisando todas las políticas de Seguridad de la postguerra, para proponer al fin un nuevo rumbo, con nuevas estrategias? Que yo sepa, no.

El partido que logre convencer a los ciudadanos que en sus filas (y en su gobierno) solo avanzan los más capaces, ganará las elecciones con facilidad.






Carta al director general de la PNC: ¿Ya leyó art. 6 de la Constitución?

Estimado comisionado Ramírez Landaverde:
Por favor dígame que la carta que circula en redes sociales, del inspector jefe Joaquín Eduardo Hernández Rodríguez al Fiscal General en funciones es una vil falsificación, parte de una campaña de desprestigio…

En esta carta, se pide a la Fiscalía de la República “aperturar caso por Apología de Actos de Terrorismo” contra El Diario de Hoy y sus periodistas por haber publicado una serie de artículos sobre el control que las pandillas ejercen en la ciudad capital.

Al no ser una falsificación, estaríamos en un grave problema, porque entonces sería la prueba de que la PNC, creada por los Acuerdos de cómo policía que respete y garantice nuestros derechos constitucionales, hace lo contrario. En este caso, o sea si la carta es auténtica, por favor díganos que el inspector jefe ya está suspendido de sus tareas como jefe del departamento de investigaciones en la delegación centro de San Salvador. Y no sólo él, sino también los autores intelectuales de este atentado contra al libertad de prensa, o sea los superiores que han autorizado.

CYOIN96UAAQHyEWAlguien tiene que haber ordenado al inspector jefe que tomara esta iniciativa que, a todas luces, no corresponde a su cargo. No quiero pensar que fue usted…

El inspector jefe, en su carta, solicita la acción penal contra el periódico, basado en “el artículo 8 de la sentencia 22-20007/42-2007/89-2007/96-2007 de la Honorable Corte Suprema”.

Quien sea que escribió esta carta demuestra mucha confusión jurídica – y lógica. La sentencia en cuestión no es de la Corte Suprema, sino de la Sala de lo Constitucional. Y el artículo 8 que cita no es de la sentencia, sino de la “Ley Especial contra Actos de Terrorismo LECAT”, que dice así:

“APOLOGÍA E INCITACIÓN PÚBLICA DE ACTOS DE TERRORISM
Art. 8.
El que públicamente hiciere apología del terrorismo o incitare a otro u otros a cometer cualquiera de los delitos previstos en la presente Ley, será sancionado con prisión de cinco a diez años.”

Si el autor de esta carta hubiera leído la sentencia de la Sala, se hubiera encontrado con este candado que los magistrados pusieron para que a nadie se le ocurra que los magistrados dan luz verde a restringir la libertad de prensa. Se hubieran topado con esta frase:

“Tales dimensiones de la apología, podrían colisionar de forma aparente con el ejercicio de importantes derechos constitucionales como el de la libre expresión y difusión del pensamiento, libertad de opinión y crítica pública..”

La conclusión de la Sala: Si un texto publicado no constituye “una incitación directa a cometer un delito o delitos determinados, quedará fuera de la órbita de lo punible”, como “todas aquellas expresiones ideológicas, políticas, artísticas … que no supongan tal fin..."
 
Los artículos de El Diario de Hoy, que la PNC clasifica como “apología del terrorismo”, obviamente no incitan a ningún delito. Describen el alcance del control de las pandillas, lo que obviamente equivale a constatar que la PNC está fracasando, esto sí. Pero, ¿a partir de cuándo es ilegal criticar a la PNC o al gobierno?

Si ustedes, los máximos jefes policiales y sus oficiales, entendieran el concepto de la libertad de expresión y prensa, esta carta jamás hubiera sido escrita.

No nos demos paja. Si hasta la fecha usted no la desmintió, la carta es auténtica. Además coincide con el discurso suyo y del ministro Lara. Es un ataque inusual e inaceptable a la libertad de prensa por parte de la institución llamada a proteger estas libertades. Una iniciativa de este tipo no la toma un inspector jefe de la delegación Centro. A menos que se sienta respaldado por sus superiores en la PNC y en el gobierno.

Usted tiene la palabra, comisionado. Saludos,


Posdata: En caso que no lo haya leído, el art. 6 de la Constitución dice: “Toda persona puede expresar y difundir libremente sus pensamientos siempre que no subvierta el orden público, ni lesione la moral, el honor, ni la vida privada de los demás.” Describir la realidad y criticar a las autoridades no subvierte el orden público, la represión de libertades sí.

(MAS!/El Diario de Hoy)



En memoria del terremoto del 13 de enero 2001 y de Raul Otero



"A Cielo Abierto". La foto síntesis de la exposición, de Raul Otero


Hoy se cumplen 15 anos desde que la tierra botó en nuestro país casas, iglesias, escuelas, cantones y barrios enteros, el 13 de enero 2001. Este terremoto y su repetición el 13 de febrero 2001 nos hicieron conciencia de los vulnerable que el istmo centroamericano con sus faldas tectónicas y sus volcanos.

El mismo día 13 de enero del 2001, cuatro fotógrafos salimos para registrar el impacto del terremoto, las destrucciones, las víctimas, los desplazados. Fue el inicio de un viaje al interior del pas que duró 2 semanas enteras, y que se repitió en febrero. Fuimos Paco Campos, Sebastián Alejo, Raul Otero y Paolo Luers. Fue un viaje inolvidable que nos conectó aun más con nuestro país. Para mí, fue el segundo recorrido por el corazón del país. El primero fue durante la guerra...

En memoria a los terremotos del 2001 y en homenaje a Raul Otero, quién el año pasado murió en Los Angeles luego de un largo combate al cáncer, publicamos en este sitio una pequeña selección de la exposicón "Al Cielo Abierto", que los 4 fotógrafos editamos en 2001 - y que sirvió a varios organismos internacionales a recaudar fondos para la reconstrucción.

Faltan en esta selección otros lugares igualmete afectados que también visitamos en este viaje al propio país: Berlin, Cangrejera, La Libertad, San Julián... y otros.

Sin Raul Otero, nunca hubiéramos terminado la exposición. A él le dedicamos todos estas fotos. Y a los salvadoreños que conocimos en nuestra recorrido.


Raul Otero en Las Colinas/Santa Tecla

Las Colinas
Las Delicias/Santa Tecla
Alegría
Alegría

Armenia
Tepecoyo
Tacuba
Tacuba

Tacuba

Tacuba
California
Comasagua
Comasagua


Comasagua

Santiago Nonualco

Santa María Ostuma

Santa María Ostuma

Santa Tecla, Biblioteca Gallardo

Santa Tecla

Jayaque

Jayaque
Los Amates
San Vicente

San Vicente
San Pedro Nonualco
San Pedro Nonualco


San Augustín/Usulután

San Augustín/Usulután

San Augustín/Usulután

San Augustín/Usulután

San Augustín/Usulután

Guadalupe
Guadalupe

Guadalupe

Verapaz

Verapaz
San Miguel Tepezontes
San Francisco Javier
San Cayetano Esteban

San Cayetano Esteban
Sonsonate

Tecapán
San Juan Tepezontes

San Miguel Tepezontes
Santiago María
Santiago María

Santiago María
Santa María Ostuma

Tecapán


Nahuizalco
Guadalupe
Juayua
Tecoluca
Candelaria



Cojutepeque

Cojutepeque


Cojutepeque
Jayaque
San Augustín
Santa Tecla/Las Colinas

Santa Tecla
Santa Tecla
San Vicente
Santa Ana
San Juan Tepezontes
Vercruz abajo (San Vicente)
Vercruz arriba (San Vicente)
Verapaz

San Augustín




San Pedro Nonulalco
San Pedro Nonualco
San Pedro Nonulalco