Carta a los miembros de GANA: No les toca decidir el futuro de Bukele. Solo el futuro de su partido

Estimados:
Nayib Bukele piensa que su candidatura presidencial está siendo bloqueada por ARENA y el FMLN. Según Bukele, ARENA y FMLN (y no consideraciones jurídicas) están detrás de las sentencias de la Sala y luego del TSE que lo dejaron sin su taxi amarillo llamado Cambio Democrático.
De repente, la última palabra sobre la participación de Bukele en las elecciones presidenciales la tendrán ustedes, los votantes en las primarias internas de GANA. Pero ojo: Esto es porque a él se le ocurrió postularse como candidato de GANA, como último recurso para no quedar afuera. No es cierto que por eso ustedes ahora tengan que votar en contra o en pro del derecho de Bukele de correr para presidente. Según Bukele, ahora el futuro de la democracia del país depende de ustedes y de su decisión de aprobarlo como candidato.

No se traguen esta paja: Lo único que tienen que decidir ustedes el domingo es si quieren que su partido sea presentado en las presidenciales por Will Salgado o por Nayib Bukele. Punto.

¿Cómo llegaron ustedes a esta situación absurda?

En un madrugazo, el hombre se inscribió como precandidato a GANA, porque se le acabaron las otras opciones. Se peleó con el FMLN, comenzó tarde a armar su propio partido, y luego se montó en un vehículo con licencia incierta. Ahora, resulta que su única salvación es tomarse Gana.

¿Y cómo hizo su inscripción? No fue a la sede naranja, sino a la sede del CD. No se inscribió ante la autoridad electoral de GANA, sino ante Andrés Rovira, Nelson Guardado, quienes no tienen nada que ver con el Tribunal Electoral Nacional de GANA. Herbert Saca los hizo llegar a la sede del CD para hacerle el favor a Bukele. Todo se hizo a escondida, cuando normalmente Bukele no hace nada si no hay cámaras y micrófonos. Según ellos, lo hicieron en la oscuridad de la noche, a las 11.20 pm. Pero mucho indica que más bien fue madrugón, o sea fuera del plazo, el jueves 26 de julio, aunque los documentos firmados lleven fecha del 25…

Claro, en esta ocasión no le convenían las cámaras, no con Herbert Saca haciendo los arreglos. ¿Les inspira confianza todo esto?

Si el Tribunal Electoral Nacional de GANA valida esta inscripción, ustedes tendrán que decidir si su candidato presidencial será Will Salgado, dirigente de GANA desde el 2011, o Nayib Bukele, afiliado a GANA desde el 26 de julio 2018; y si su candidato a Vicepresidente será Juan Carlos Mendoza, viejo militante y diputado de GANA, o Félix Ulloa, afiliado desde hace 3 días. Sus dirigentes están divididos. Unos obedeciendo a Herbert Saca, otros insistiendo en la institucionalidad del partido.

A ustedes les toca decidir. No sobre el futuro de Bukele, sino sobre el futuro de GANA. Ustedes no tienen la responsabilidad de garantizarle a Bukele su derecho de correr por la presidencia. Claro que tiene este derecho, pero también lo tiene Will Salgado. Siempre cuando ustedes le apoyen.

Ustedes olvídense de todo esto y sólo decidan a quién de los dos quieren de candidato: Will Salgado o Nayib. Si votan por Will Salgado, Bukele les va a decir: Vean, otra vez me bloquearon. Paja: Ustedes tienen el soberano derecho de elegir como candidato a la persona con la cual más se identifican. El resto es problema de Bukele, o tal vez de Herbert Saca o de Walter Araujo, quien solo usó GANA para correr por la alcaldía, para inmediatamente pasarse al lado del ganador.


Yo no me meto en sus asuntos, ni siquiera soy amigo de GANA. Pero si del “fair play”. No les toca decidir sobre el futuro de Bukele. Solo sobre el futuro de su partido.
 


Saludos,



 

Carta a Will Salgado: Bienvenido al ring

Estimado Will:
No pudiste resistir. Bienvenido al ring.

Ahora todo el mundo discute si tu candidatura tiene sentido, especulando si puedes llegar a la segunda ronda o no. Así ha sido el guión de las primeras entrevistas que te hicieron como candidato. Pero es inútil mientras no sepamos si Bukele corre o se queda afuera. Son dos escenarios muy diferentes.

Te voy a decir por qué me encanta que te lanzaste. Con vos en el ring, la campaña electoral será menos aburrida. Con un candidato que habla sin pelos en la lengua y además de manera muy concreta, terrestre y no abstracta, y que además no tiene un guión ideológico y sabe improvisar, todos los demás van a tener que modificar sus discursos – no necesariamente sus contenidos, pero sí su forma de dirigirse al salvadoreño de a pie. Esto es ganancia. Me tiene sin cuidado que navegás con la bandera de GANA. Ciertamente no me simpatiza GANA, pero a vos tampoco. Vos sos Will. Vos entrás como macho sin dueño, y esto es tu principal arma. Aunque estemos claros: En el camino tendrás que hacer alianzas. La postura de macho sin dueño es simpática y útil, y nadie la sabe explotar mejor que vos – pero en una carrera presidencial nadie llega a la meta sin asumir compromisos.

Sin embargo, la entrada de un macho sin dueño dinamiza el debate político, mucho más que la entrada de Bukele. Lo voy a poner de otra manera: Todos, sin excepción, van a pescar en el mar de los desencantados y frustrados. Hugo Martínez y Carlos Calleja llegaron a la candidatura prometiendo nuevas formas de hacer política, aunque hasta la fecha han quedado en generalidades, sin concretizar. El partido Vamos nació para movilizar a los que no se identifican con los partidos tradicionales, pero aunque (y tal vez porque) su candidato Josué Alvarado es una persona buena, creíble y decente, le faltan el ñeque y la malicia para conectar con los resentimientos. Bukele se presenta como el redentor, pero su problema es que su discurso y su personalidad son destructivos. Es demasiado evidente que quiere movilizar el descontento, pero para deslegitimar el sistema democrático institucional, no para fortalecer y corregirlo. Le traiciona su ambición de poder, que no cabe en este sistema.

En esto venís vos: el macho sin dueño, que sí sabe conectar con el descontento que existe en la población, pero que ofrece soluciones: “Yo puedo resolver. Yo puedo poner orden. A mi nadie me va a mangonear.” A lo mejor son soluciones demasiado simples, a lo mejor no funcionarán. Pero lo positivo es que al fin hay alguien que puede captar el descontento, pero sin llevarlo a la antipolítica, a confrontaciones estériles, a actitudes antisistema. Enhorabuena.

Lo positivo es que vas a obligar a los otros candidatos a aterrizar. Será más difícil para Hugo Martínez, porque su partido le deja menos espacio para moverse. Será más fácil para Carlos Calleja. No pueden seguir hablando de cambios y visiones abstractas, mientras vos estás ofreciendo soluciones simples. Ganancia para la competencia democrática.

Un ejemplo: Mientras los otros candidatos, por miedos entendibles, tocan el problema de la inseguridad con guantes de seda y discursos abstractos, vos te lanzás diciendo: “Yo lo arreglo, tengo formación militar.” Vos sabés, igual que yo, que el problema no tiene solución militar. Pero tal vez sos el más indicado para pensar fuera del cajón y llegar a decir: “Es importante topar al adversario, pero pensando como militar sé que, una vez que lo topamos, hay que dejarle una salida.”


Tal vez te toca a vos romper el tabú y, basado en firmeza, ofrecer el diálogo y la paz. Tal vez este será tu aporte: obligar a discutir el tema seguridad de manera realista y audaz.



Nosotros dos nunca vamos a terminar compartiendo el mismo proyecto político. Pero sí compartir debates.


Saludos,


 

Carta a Carmen Aída Lazo: Seguí siendo incómoda


Vos sos el complemento que da credibilidad a Carlos Calleja cuando habla de Nueva Visión. Imaginémonos si Calleja hubiera propuesto de vice a Milagro Navas, a Milena de Escalón, al alcalde de Santa Tecla Roberto D’Aubuisson, o a cualquier otra figura histórica de ARENA; o a Mario Salaverría de la gremial azucarera, o a cualquier otra figura de la élite empresarial. ¿Cómo hubiera podido convencer a la gente que esta formula no será más de lo mismo?

¿Cómo Calleja hubiera podido convencer a la gente que busca una nueva forma de hacer política y un gabinete basado en méritos y no en lealtad partidaria o identidad de intereses corporativos?

Con cualquiera de estas otras opciones tal vez los areneros de las camisas sudadas se hubieran sentido más cómodos, convencidos que nadie iba a sacudir sus tradiciones, sus dogmas y sus privilegios. El método tiene historia: Si se tiene un candidato presidencial que no corresponde al molde partidario, pongámosle a un Comisario Político que lo amarre al partido. Con esta lógica el FMLN puso a Salvador Sánchez Cerén como vice de Funes. Y como a Hugo Martínez lo ven un poco raro, acaban de ponerle una soldadita del partido como Karina Sosa…

Convencer a los convencidos se llama ese método.

Pero Carlos Calleja sabe que esta vez no son los convencidos los que van a poner presidente. Ya no hace mayoría el voto duro. Hay que ir por los no convencidos, abrirse a sus dudas e inquietudes. Y para hacer esto, el candidato tiene que salir de los amarres del partido. Incluso de los amarres de quienes lo llevaron a la candidatura.

Carlos Calleja sorprendió a propios y extraños con una decisión audaz: Proponer como vice a una mujer como vos: académica, símbolo de una nueva clase media pensante, independiente, crítica que no se debe a sus apellidos, ni a padrinos poderosos, ni a movidas corruptas, sino que debe todo a su esfuerzo intelectual y trabajo duro. Esta clase media y los jóvenes que a ella aspiran pueden verse reflejados en vos. Tu nominación es mucho más que un gesto de Calleja, es la primera promesa cumplida. Es la concreción de su promesa, hasta ahora un poco abstracta, de inclusión y unidad.

También importa la forma de tu nominación. La decisión de Calleja de permitir que sean los partidos aliados que tomen el crédito por la audaz selección de la vicepresidenta, puede haber asustado a muchos en ARENA, pero fue el primer paso para construir una nueva mayoría que necesariamente tiene que trascender a ARENA, incluso trascender la suma de los partidos coaligados, e incluir y movilizar amplios sectores de la sociedad civil.

Para esta tarea estratégica probablemente no hubieran podido encontrar mejor candidata que vos.
Tu función es atraer votos fuera de ARENA, de sectores distanciados y desconfiados de ARENA, incluso de ciudadanos tentados por la antipolítica. Tú tarea no es movilizar el voto arenero, mucho menos el voto conservador que posiblemente reacciona escéptico a tu nombramiento. Al final vas a terminar motivando a estos sectores, pero no por portarte bien o adaptarte a sus dogmas, sino que te vean atrayendo amplios sectores afuera del partido.

Para hacer esto, es esencial que no abandonés tus posiciones independientes y críticas hacia ARENA, ni siquiera en los temas controversiales para muchos areneros. Esto no significa que vos pongás énfasis en estos temas. El énfasis estará en los temas que une a la nueva mayoría: crecimiento, inclusión social, educación de calidad, prevención.

No hace falta caer bien a los areneros, ni convencerlos que pensás como ellos. Sos la que piensa diferente, pero apuesta a su candidato y trabajará para que gane. Tu candidatura pierde sentido si te retractás de tus posiciones independientes, porque tu función es complementaria, no ser una militante más.


Tu papel no será cómodo, ni para vos ni para la coalición. Pero si de comodidad se tratara, te hubieras quedado en tu carrera académica.


Saludos,