Carta de Alemania (1)

Me impacta con cuánta pasión, pero también responsabilidad se discute aquí en Alemania el tema Gaza. O el tema Israel. O el tema Hamas… Sea como sea, es el tema principal en los medios, en pláticas, en talkshows, en las familias, incluyendo la mía; entre amigos, incluyendo los míos. Lo debaten entre extraños, en los cafés, los bares, las universidades…

Luego del holocausto (la matanza de millones de judíos en toda la Europa cometida por los alemanes), en este país no es fácil criticar a Israel. Siempre está el fantasma del antisemitismo. Por una parte el antisemitismo real y existente, el que ha sobrevivido el proceso de reconciliación, descontaminación ideológica y democratización que ha vivido Alemania a partir de la derrota de la dictadura nazi. Y por otra parte el supuesto antisemitismo, la sospecha permanente del antisemitismo – siempre y cuando alguien critica la estrategia militar israelí o la política de los asentamientos judíos en territorios palestinos. Es complicado para los alemanes criticar a Israel. Siempre tienen que mostrar que ya no son antisemitas. Muchas veces prefieren callarse.

También es complicado apoyar a Israel. Por ejemplo, yo apoyo a Israel en esta guerra fea en Gaza, porque admiro el juramento que se hicieron los judíos sobrevivientes del holocausto: “Jamás volveremos a ser víctimas indefensas. Vamos a golpear a cualquiera que nos quiere atacar…” Admiro su férrea voluntad de superar la hostilidad de la naturaleza y de sus vecinos. Admiro su capacidad de poner fin a dos mil años de comportarse y sentirse como víctimas. Argumento que en Gaza no es una guerra contra Palestina, sino contra Hamas, una organización terrorista y fundamentalista que predica la intolerancia. Pero siempre me tengo que enfrentar a la sospecha (no solo de extraños y amigos, sino incluso de mi mismo) de que mi apoyo a Israel es resultado de un complejo de culpa colectiva que me hace ciego e insensible ante los crímenes de guerra de Israel. Para evadir esta sospecha, inmediatamente decimos: Yo apoyo a Israel, pero critico sus excesos… 

Me encontré aquí en Alemania a militantes de izquierda que hablan como si mañana van a ir a Gaza para combatir contra ‘la dictadura israelí’ y el ‘nuevo apartheid’. Y a otros que hablan como si están por ir a Israel para defender a los judíos. Por supuesto, todo es paja. Hacen bulla, pero son minorías irrelevantes. La mayoría discute el problema con seriedad, a pesar de los complejos de culpa y los fantasmas. En el fondo, todos sabemos que tanto Israel como Palestina tienen derecho de existir – y de luchar por defender este derecho. Y también sabemos que en ambos bandos hay radicales que para avanzar sus causas felizmente ponen en riesgo la vida de los civiles, incluyendo los propios.

Pero esto no impide a tomar partido en este conflicto. En Gaza, los fundamentalistas tienen el poder absoluto y usan a la población civil de escudo para sus ataques militares a Israel. En Israel, los fundamentalistas y racistas son una minoría, y el estado y sus Fuerzas Armadas gozan del apoyo y están bajo el control de una mayoría democrática multipartidaria.

La única solución es que el pueblo de Palestina y sus organizaciones representativas quiten a Hamas el control militar y político en Gaza y constituyan un gobierno legítimo que puede negociar con Israel la paz, la futura convivencia pacífica y el desarrollo compartido. Si la poderosa Al Fatah no puede (o no quiere) derrotar a Hamas, lo tendrá que seguir haciendo Israel. Lamentablemente, el costo lo pagará el pueblo palestino.

Sados desde Alemania, Paolo Lüers
(Mas!/EDH)

Carta al fiscal general

Estimado Luis Martínez:
Hay delitos que necesitan por lo menos de dos para cometerlos. Por ejemplo, la corrupción. No hay corrupto sin corruptor. No hay corruptor sin receptor de corrupción. Si un funcionario de gobierno es corrupto, es por que alguien le paga. Y si alguien es culpable de pagar sobornos, es porque hay funcionario que lo recibe.

¿Y en el caso del ‘tráfico de influencias’? Nadie puede ejercer este delito sin que haya funcionario público que se deje influenciar.

La Fiscalía General de la República acusa al padre Antonio Rodríguez del delito de ‘tráfico de influencia’, y según los reportes de los medios el caso que presentan es el siguiente: Un reo, miembro de la pandilla Barrio 18 Sureños, es trasladado del penal de Cojutepeque al penal de máxima seguridad de Zacatecoluca. El padre Toño intercede por él, y el reo regresa al penal de Cojutepeque. La fiscalía lo clasifica como delito: ‘trafico de influencia’.

Surgen algunas preguntas, señor fiscal. ¿Cuál influencia tiene un padre católico de una parroquia en Mejicanos para trasladar a un reo de alta peligrosidad? O para decirlo en otras palabras: Si el traslado del reo es prueba del delito de ‘tráfico de influencia’, ¿con quién trafico el párroco? ¿Quién de los pocos funcionarios que tienen el poder de ordenar el traslado de reos, lo ordenó en este caso? O, para decirlo aun más claro: ¿Quién es el funcionario que se dejó indebidamente influenciar por el padre, haciéndose así cómplice del delito de ‘tráfico de influencia’?

Y la pregunta más importante y más incómoda que resulta de las anteriores: Si se cometió un delito, ¿por qué no está siendo acusado por la fiscalía y capturado por la PNC la persona (o las personas) que cometieron este delito junto al padre? Como dijimos al principio, no hay corruptor sin funcionario corrupto, y no hay tráfico de influencias sin alguien que se deje influenciar indebidamente.

Entonces, estimado señor fiscal, explíquenos: ¿cómo usted puede sostener a acusación de tráfico de influencia sin ni siquiera mencionar al funcionario que se dejó influenciar?

Para empezar: ¿Quiénes pueden ordenar el traslado de un reo? Que yo sepa solo son tres: un juez de vigilancia, el Director General de Centros Penales, y el Ministro de Justicia y Seguridad. Entonces, en este caso: ¿Quién autorizó el traslado, y por orden de quién? Y no me diga que por orden de un padre de Mejicanos.

No puede ser difícil para fiscalía investigar quién autorizó el traslado. A esta altura usted ya lo sabe. Entonces, ¿por qué usted sostiene la acusación contra el padre, que supuestamente ejerció influencia indebida, pero no hay acusación contra nadie que en base de esta influencia indebida tomó una decisión ilegal? Siempre suponiendo que el traslado del reo fue ilegal, como la fiscalía sostiene…

A mi no me consta si fue legal o ilegal el traslado de Zacatraz para Cojute. Incluso he escuchado versiones muy distintas, que la fiscalía también debería investigar: que la verdadera decisión arbitraria de las autoridades no fue el traslado del pandillero de Zacatraz a Cojute, sino su traslado anterior a esta cárcel de máxima seguridad. Dice este rumor que se trató de una medida de presión sobre la pandilla, para que aceptara al padre Antonio como nuevo mediador… ¿Quién estaba interesado en promover al padre como mediador? Tal vez esta es la pregunta clave. ¿Quién mejor que usted para investigarlo, señor fiscal?

Es ampliamente conocida la estrecha relación del padre Antonio con Ricardo Perdomo, quien fue ministro de Seguridad en este tiempo. Fue Perdomo quien propuso al padre Antonio como persona clave para su proyecto de ‘diálogo nacional’ con el cual trató de desplazar y aislar a los mediadores de la tregua.

Podría ser que este caso, al cual usted presenta como un caso contra la tregua, al fin resulte ser otra cosa muy diferente.

Saludos, Paolo Lüers

Habrá quienes dicen que estoy defendiendo al padre Antonio. Estoy defendiendo el principio de la presunción de la inocencia, válido para todos, incluyendo para personas como este padre que no me cae nada bien.
(Mas!/EDH)

Columna transversal: Alegato por el voto cruzado

La Sala de lo Constitucional está preparando su sentencia sobre el voto cruzado. Ojalá que tenga la sabiduría y el valor de abrir espacio a este nuevo paso hacia la democratización de nuestro sistema electoral y partidario.

El voto cruzado significa que los ciudadanos podremos votar por candidatos a diputados de diferentes partidos y de la lista de independientes no-partidarios. Sería el paso lógico luego de haber introducido, con su sentencia del año 2011, el voto por cara. Antes sólo podíamos escoger entre las listas de los diferentes partidos. A partir del 2012 podemos escoger, dentro de la lista de nuestro partido preferido, entre los diferentes candidatos propuestos por este partido. Si la Sala da el siguiente paso y aprueba el voto cruzado, podremos votar por los mejores candidatos de los diferentes partidos y de los independientes.

No conozco los problemas constitucionales que los magistrados tendrán que valorar para tomar esta decisión. Pero soy fiel creyente, junto con muchos constitucionalistas, que el derecho, en última instancia, es un asunto de la razón común. No puede ir contra la razón común que cualquier ciudadano puede entender.

Una vez que nos dieron el derecho de votar por personas, no existe ninguna razón de limitar esta libertad a escoger entre los candidatos de un solo partido. Una vez que votamos por caras, ya no existe razón de mantener el concepto rígido del partido preferido. Estoy seguro que así va a sentenciar la Sala.

Sin el voto cruzado, no tiene ningún alcance práctico el derecho de postularse sin respaldo de ningún partido. En el 2102 casi nadie votó por los candidatos independientes, y no por falta de calidad de los postulados. No, ningún independiente llegó ni cerca al número necesario de votos, porque cada uno de los votantes sentimos que desperdiciábamos nuestro voto si lo dábamos a un independiente, por simpático, carismático y capaz que fuera. Dando el voto a un independiente, ya no podíamos votar por el partido que necesitábamos fortalecer para crear equilibrio de poder. El resultado: Votamos por varios candidatos de nuestro partido de preferencia, aunque algunos quizás no tenían ni cerca la calidad de uno de los independientes. O de otros candidatos de partidos minoritarios.

Si nos dan el derecho de votar libremente, como la Constitución manda, podremos votar por los mejores. El simpatizante del Frente puede escoger a los mejores de la lista roja, pero además votar por un independiente, por un candidato del CD que le gusta, e incluso por algún candidato de ARENA que considera competente y honesto. Y al revés: Yo que voy a votar por los renovadores que aparezcan en la lista de ARENA, podré al mismo tiempo votar por mi amigo Payín Imendia, una vez que logre las 20 mil firmas para postularse como independiente en el departamento de San Salvador. Y pueden aparecer un par de candidatos atractivos en las listas de Cambio Democrático o del Partido Socialdemócrata. Los partidos pequeños o nuevos, sin que los votantes del FMLN y de ARENA pueden dar votos a sus candidatos, no van a existir.

Si no hay voto cruzado, yo en estas elecciones del 2015 tuviera un verdadero dilema. Estoy convencido que es importante que ARENA, y en particular los renovadores y los jóvenes en ARENA, se consoliden. Pero también quiero que alguien como Payín entre al parlamento. Él sólo puede tener el efecto que en otros países han tenido los verdes y los piratas. Si no hay voto cruzado, tengo que decidir si voto por mis candidatos dentro de ARENA o por Payín. Un dilema absurdo.

O si fuera votante en La Libertad, donde parece que mi amigo Facundo Guardado se va a postular en la lista del PDC, ¿qué haría – votar por ARENA o votar por Facundo?

Sin el voto cruzado, las candidaturas de Facundo y Payín y de los candidatos socialdemócratas no tendrán sentido. Con el voto cruzado, podemos componer un parlamento con las mejores personas de todos los partidos, incluyendo los independientes. Con el voto cruzado, se obliga a los partidos a postular excelentes candidatos. Y los partidos pequeños y emergentes, pueden convertirse en vehículos para llevar al parlamento a personalidades extraordinarias que no caben en las maquinarias electorales de los grandes. Sería pura ganancia.

Me encanta la idea de poder votar por un par de candidatos innovadores del FMLN, sin tener que adoptar este partido como mi preferido y exclusivo. Ya no quiero tener partido exclusivo. Me fascina imaginarme una Asamblea donde aparte de los sospechosos y obedientes de siempre hubiera tipos rebeldes como Payín Imendia y Facundo Guardado. Ya me imagino que cada votante, en las redes, sacaría su planilla cruzada personalizada: Voten por los números 11, 15 y 25 de ARENA, el 8 del FMLN, el 18 del CD y por X independiente. La campaña ya o sería monopolio de los partidos…

Al fin tendremos diputados que se deben a sus votantes, no a los aparatos partidarios. De paso sea dicho, anticipando el voto cruzado: Ayudemos a Payín Imendia a reunir las 20 mil firmas. Les garantizo: con este loco, la campaña (y luego la Asamblea) será más divertida.
(El Diario de Hoy)

Telegramas para la clase política

Al presidente: No puedo creer que usted viaja a Venezuela por el cumple de Chávez. Ni que estuviera vivo...

A Hato Hasbún: ¿Cómo se siente ser el secretario de comunicación de la Presidencia de El Salvador y tener que difundir los mensajes del presidente Obama contra la migración?

A Manuel Melgar: Leí en El Faro que Carlos Dada llamó a ministro de Seguridad por lo del abuso policial contra uno de sus periodistas, y quien contestó fue usted. ¿No son casi tres años que usted ya no es ministro de Seguridad?

A Benito Lara: ¿Cuándo va a levantar el embargo ilegal que Perdomo decretó contra visitas de la prensa a penales y entrevistas a internos?

A los directores de medios: ¿Y cuándo algún medio va a protestar contra este embargo y exigir transparencia en las cárceles?

A Jorge Velado: ¿Qué tanto se tardan en armar un “gabinete de sombra” de la oposición y obligar al FMLN y al gobierno a debatir las políticas públicas?

A la fracción de ARENA: ¿Qué diablos estaba haciendo el diputado Menjívar en España?

A Donato Vaquerano: Cómo me alegraría si alguien de ustedes renunciara a su candidatura para hacer campaña a un candidato de la generación postguerra. Con solo uno que lo haga, cambiaría la imagen de ARENA.

A Carlos Callejas: Me encanta que empezamos a ver y escuchar la versión contemporánea del G20.

A Roberto D’Aubuisson y los generales Juan Orlando Zepeda y Mauricio Vargas: Gracias por responder a mis cartas críticas con la propuesta de entrar en un debate serio.

Al Sigfrido Reyes: ¿Al fin, va a pasar sus vacaciones de agosto en GAZA? Pagándolas usted. La solidaridad supone un esfuerzo personal.

A Hugo Martínez: ¿Cuándo ordenará a su embajador en Venezuela reportarse en El Salvador y no regresar a Caracas mientras no cesen las violaciones a Derechos Humanos en este país? Digo, así como hicieron con la embajadora en Israel.

A Fito Salume: Al fin, nunca me explicó cuál de mis palabras en la carta al diputado Roberto D’Aubuisson dañó en su honor a usted o a su recluta Ochoa. ¿Populista o tránsfuga?

Saludos, Paolo Lüers
(Mas!/EDH)

Nuestro compromiso con la Unidad y con el rescate de la democracia verdadera: partidos de la oposición venezolana

Los partidos de la opsoción venezolana asociados a la Mesa de La Unidad Democrática (MUD) publicaron un comunicado sobre la renuncia del  Secretario Ejecutivo de esta entidad coordinadora, el doctor Ramón Guillermo Acevedo. Muchos han querido analizar que la unidad de la oposición se encuentra en crisis. Tanto la carta de renuncia de Aveledo como este comunicado firmado por todos los partidos miembros de la MUD demuestra lo contrario: Se trata de renovación y relevo, no de división. (PL)


EL COMUNICADO
Los partidos miembros de la Mesa de la Unidad Democrática que firmamos este documento, queremos manifestar nuestro profundo reconocimiento y agradecimiento al Doctor Ramón Guillermo Aveledo por su inconmensurable labor como Secretario Ejecutivo de esta alianza democrática durante los últimos 5 años.
A lo largo de este tiempo se logró estructurar la Unidad con una visión estratégica para el cambio político y no simplemente electoral. Asimismo, se establecieron reglas claras que permiten que hoy, diversos partidos, que representamos distintas corrientes del pensamiento político, podamos coexistir en aras de la consecución de un fin común, que no es otro que el rescate de la democracia y el desarrollo de nuestra Venezuela. En esta ardua tarea el aporte de Ramón Guillermo Aveledo ha sido fundamental.
El doctor Aveledo es un demócrata a carta cabal que no ha cesado ni un minuto en todos estos años de lucha en su empeño en brindar cohesión y notable coherencia a los desafíos de estructurar una unidad entre iguales. Venezuela y la lucha por y para la democracia queda en deuda con él.
Estamos seguros que Ramón Guillermo Aveledo, todavía tiene mucho que aportar para el fortalecimiento de la MUD y la consecución de la democracia en Venezuela.
Queremos ratificarle al pueblo venezolano nuestro compromiso con la Unidad y con el rescate de la democracia verdadera, para así poder tener un país con seguridad ciudadana, inclusión social, prosperidad, progreso y desarrollo para todos.
 
Acción Democrática
Avanzada Progresista
Alianza Bravo Pueblo
COPEI
CONVERGENCIA
Cuentas Claras
Fuerza Liberal
Gente Emergente
La Causa R
MOVERSE
Movimiento de Integridad Nacional MIN-Unidad
Movimiento Progresista de Venezuela
Movimiento Republicano
Primero Justicia
Proyecto Venezuela
Un Nuevo Tiempo
Unidad Visión Venezuela
UNPARVE
URD
Vente Venezuela
Voluntad Popular

Aquí la carta de renuncia de Ramón Guillermo Aveledo:

Dirigentes de los partidos de la
Mesa de la Unidad Democrática.
Presente.-


Muy estimados amigos,

En los últimos meses, una campaña artera y sañuda se ha desarrollado contra la Unidad y su instrumento, la Mesa de la Unidad Democrática, y se ha escogido a fin de golpearla, disparar contra la credibilidad de su vocero y servidor. Empezó en los laboratorios del poder arrogante, pero no se quedó allí, la insensatez lo acogió con lascivia. En la fuente o en la desembocadura, playas unitarias han sido mojadas por esas aguas contaminadas.

Las políticas están sometidas al análisis y la crítica, por formación democrática y espíritu académico lo sé. Otra cosa es la mentira calculadamente sembrada en una sociedad angustiada y polarizada. Ni una sola de esas calumnias he respondido ni responderé. Figurar entre los blancos predilectos de los extremismos, sencillamente, honra.

Pero no es mi papel ser el centro de una polémica entre nosotros. El éxito de la tarea que pueda cumplir desde la función encomendada, se basa en la confianza. No estoy aquí como obstáculo para nadie. Mi trabajo no es ganar discusiones, sino ayudar a generar consensos. Y la situación del país es tan grave que se nos exige máxima eficiencia en aquello que se espera de nosotros. Así que precisamente por compromiso con la Unidad, para cuidarla mejor como el logro que es, en las actuales circunstancias, creo que lo procedente es hacerme a un lado. Sin romper, desde luego, los lazos que a este proyecto me unen, porque son irrompibles.

No quiero que mi nombre y la polémica que pueda suscitar, sigan siendo excusa para que se dispare por mampuesto a la Unidad. No me voy de la Unidad, solamente cambio mi puesto de lucha. De la Secretaria Ejecutiva que he ejercido estos cinco años y que hoy entrego, asumo con la frente en alto la condición de militante de la Unidad.

Dejo de ser el primero y paso a ser el último de la fila. Para servir a Venezuela, para ser útil a la Unidad, importa lo que uno haga y no la posición que uno ocupe.

Libre del compromiso de la coordinación, rescato mi derecho a la opinión y al aporte personales. Ofrezco mi colaboración a todo aquel partido o compañero que la necesite para mejor cumplir los fines comunes, y a la Unidad en su conjunto. Pueden contar conmigo. Es mi modo de agradecerles.

Como ciudadano que defiende la libertad, seguiré luchando porque no se olvide a nuestros presos y exilados.

Me concentraré principalmente en la tarea de políticas públicas, de apoyo a las gestiones regionales, locales y parlamentarias, a la difusión de los logros de la Unidad, y a la promoción del diálogo entre venezolanos, porque el modelo basado en la imposición ha colapsado, y el diálogo nos hace falta hoy, y más falta nos hará mañana.


Muchas gracias por todo. Amigo,

Ramon Guillermo Aveledo



Un comentario del columnista Luis Vicente Leøn en El Universal:

¿Se dividió la MUD?

La oposición debe seguir adelante, a la búsqueda de otros actores

LUIS VICENTE LEÓN |  EL UNIVERSAL
domingo 3 de agosto de 2014  12:00 AM
Tan pronto salió la noticia de la renuncia de Aveledo la pregunta fue: ¿se dividió la MUD?

La respuesta es no. La MUD no puede dividirse porque no es un partido político ni una institución que aglutine un pensamiento homogéneo. Es, por diseño, un espacio de encuentro entre múltiples actores de la oposición que son heterogéneos, que tienen diferentes visiones del país, con muchos liderazgos que tienen intereses propios (legítimos) y por lo tanto son competidores naturales. Los une, sí, un objetivo mayor que es la necesidad de cambio de un gobierno al que califican no sólo de malo, sino antidemocrático. Ese objetivo mayor los obliga a sentarse a buscar acuerdos. A planificar en conjunto una estrategia para derrotar a su enemigo más importante. Pero esos acuerdos no significan que se unifique su pensamiento, ni sus intereses cotidianos, ni su proyecto país. Se unifica la lucha circunstancial contra el chavismo. La MUD es el lugar que han creado precisamente para buscar reglas de juego que les permitan canalizar sus diferencias y decidir a quién seguir en un momento determinado, lo que no significa que estén todos de acuerdo o crean que es la mejor vía, opción o líder seleccionado en cada ocasión. Simplemente es una cesión para lograr el primer objetivo y luego tener espacios democráticos para competir entre ellos.

Y cuando termina un proceso electoral, ¿qué creen ustedes que va a pasar? Lo que pasa en todas partes; comienza una revisión y un debate sobre lo que se hizo bien y mal. Obviamente que surgen críticas y se buscan responsables. Se mueven las fuerzas internas y los actores que se han sentido desplazados o minimizados intentan tomar posiciones de poder e influir en el futuro. Por su parte, los que han dominado la escena se defienden e intentan mantener su fuerza y control. Son momentos de conflicto, de presión de cambio y de oxigenación del debate. Algunos liderazgos sufren en ese proceso y pueden perder fuerza o influencia y otros surgen y se posicionan. Y todo esto ocurre preferiblemente lejos de un nuevo proceso electoral. ¿Y no es ese acaso el mejor momento para que pase?

Que Churchill haya sido derrotado internamente en su partido y sacado de su posición de poder en Inglaterra postguerra no significa que haya sido malo, ni que su contribución no haya sido brutal, pero llega el momento en que el cambio, conveniente o no, es simplemente inevitable.

No estoy comparando a Aveledo con Churchill (esto para los típicos gafos que centrarán su crítica hoy en esa tontería). Simplemente estoy diciendo que incluso para actores fundamentales de la historia, llega el momento de salir y no tiene que ver con que seas bueno o malo, sino con que el país cambia, las circunstancias también y no tiene sentido que las instituciones no se adapten u oxigenen. Aveledo ha sido un actor fundamental para la oposición y para la MUD. Se merece todo el respeto y consideración. Su labor desinteresada ayudó a unificar listas y a lograr un candidato presidencial de unidad, que terminó a un punto de diferencia del candidato oficial, contra todas las ventajas del poder, en pleno velorio de Chávez. Aveledo elevó el nivel del discurso opositor. A él todo el reconocimiento; pero ahora la oposición debe seguir adelante, a la búsqueda de otros actores que también contribuyan a su consolidación y que no deben ser líderes activos con aspiraciones personales o representantes de algunos de los lados que se enfrentan, sino notables que estén dispuestos a crear espacios de encuentro y debate en el que nunca se castre o limite el espíritu de la democracia, que es divergir cívicamente y defender los derechos ciudadanos. De eso se trata.

Luisvicenteleon@gmail.com