An Open Letter to the American People - 76 Nobel price winnners support Obama

This year's presidential election is among the most significant in our nation's history. The country urgently needs a visionary leader who can ensure the future of our traditional strengths in science and technology and who can harness those strengths to address many of our greatest problems: energy, disease, climate change, security, and economic competitiveness.

We are convinced that Senator Barack Obama is such a leader, and we urge you to join us in supporting him.

During the administration of George W. Bush, vital parts of our country's scientific enterprise have been damaged by stagnant or declining federal support. The government's scientific advisory process has been distorted by political considerations. As a result, our once dominant position in the scientific world has been shaken and our prosperity has been placed at risk. We have lost time critical for the development of new ways to provide energy, treat disease, reverse climate change, strengthen our security, and improve our economy.

We have watched Senator Obama's approach to these issues with admiration. We especially applaud his emphasis during the campaign on the power of science and technology to enhance our nation's competitiveness. In particular, we support the measures he plans to take – through new initiatives in education and training, expanded research funding, an unbiased process for obtaining scientific advice, and an appropriate balance of basic and applied research – to meet the nation's and the world's most urgent needs.

Senator Obama understands that Presidential leadership and federal investments in science and technology are crucial elements in successful governance of the world's leading country. We hope you will join us as we work together to ensure his election in November.

Signed by:

Alexei Abrikosov Physics 2003 - Roger Guillemin Medicine 1977
Peter Agre Chemistry 2003 - John L. Hall Physics 2005
Sidney Altman Chemistry 1989 - Leland H. Hartwell Medicine 2001
Philip W. Anderson Physics 1977 - Dudley Herschbach Chemistry 1986
Richard Axel Medicine 2004 - Roald Hoffmann Chemistry 1981
David Baltimore Medicine 1975 - H. Robert Horvitz Medicine 2002
Baruj Benacerraf Medicine 1980 - Louis Ignarro Medicine 1998
Paul Berg Chemistry 1980 - Eric R. Kandel Medicine 2000
J. Michael Bishop Medicine 1989 - Walter Kohn Chemistry 1998
N. Bloembergen Physics 1981 - Roger Kornberg Chemistry 2006
Michael S. Brown Medicine 1985 - Leon M. Lederman Physics 1988
Linda B. Buck Medicine 2004 - Craig C. Mello Medicine 2006
Mario R. Capecchi Medicine 2007 - Marshall Nirenberg Medicine 1968
Stanley Cohen Medicine 1986 - Douglas D. Osheroff Physics 1996
Leon Cooper Physics 1972 - Stanley B. Prusiner Medicine 1997
James W. Cronin Physics 1980 - Norman F. Ramsey Physics 1989
Robert F. Curl Chemistry 1996 - Robert Richardson Physics 1996
Johann Diesenhofer Chemistry 1988 - Burton Richter Physics 1976
John B. Fenn Chemistry 2002 - Sherwood Rowland Chemistry 1995
Edmond H. Fischer Medicine 1992 - Oliver Smithies Medicine 2007
Val Fitch Physics 1980 - Richard R Schrock Chemistry 2005
Jerome I. Friedman Physics 1990 - Joseph H. Taylor Jr. Physics 1993
Riccardo Giacconi Physics 2002 - E. Donnall Thomas Medicine 1990
Walter Gilbert Chemistry 1980 - Charles H. Townes Physics 1964
Alfred G. Gilman Medicine 1994 - Daniel C.Tsui Physics 1998
Donald A. Glaser Physics 1960 - Harold Varmus Medicine 1989
Sheldon L. Glashow Physics 1979 - James D. Watson Medicine 1962
Joseph Goldstein Medicine 1985 - Eric Wieschaus Medicine 1995
Paul Greengard Medicine 2000 - Frank Wilczek Physics 2004
David Gross Physics 2004 - Robert W. Wilson Physics 1978
Robert H. Grubbs Chemistry 2005

Peleando con fantasmas


Era de esperar: las encuestas se vuelven munición en la batalla electoral. Esto siempre suele pasar y es entendible si la tendencia que diagnostican las diferentes encuestas son inequívocas. Pero es muy peligroso cuando esto no es el caso, cuando más bien las diferentes encuestas pintan imágenes muy contradictorias.

Claro, cada candidato está tentado a hacer propaganda con la encuesta que más le favorece. En este sentido es casi lógico, aunque no de buen gusto, que el FMLN está colocando campos pagados de página entera en los periódicos haciendo suyas las cifras de la última encuesta
de la UTEC. Bajo el titulo “Lo dice la nueva encuesta de la UTEC” ponen una inmensa barra roja con el nombre Mauricio Funes con 45.6% y una barra minúscula azul con el nombre de Rodrigo Ávila con 30.9%.

Y no me extrañaría si mañana saliera un campo pagado de ARENA poniendo las cifras de la encuesta que más favorece a su candidato. A lo mejor no lo ha hecho debido a que hasta ahora no ha salido ninguna encuesta que dé ventaja a Ávila.

Este tipo de apropiaciones no le hacen ningún favor a la credibilidad de las encuestas. Tampoco a la credibilidad de los candidatos, dicho sea de paso.

Bueno, propagandizar las encuestas favorables es un asunto de gusto y credibilidad. Se vuelve un juego peligroso cuando los partidos y los candidatos acusan a las encuestas desfavorables de estar mintiendo, manipulando, conspirando. Las encuestas de La Prensa Gráfica y de El Diario de Hoy salieron el martes y el día siguiente Mauricio Funes utilizó una entrevista en Canal 33 no sólo para descalificarlas, sino para acusar a los periódicos y sus casas de encuestas de formar parte de una conspiración de ARENA para preparar un fraude. Hoy dicen que le brecha se hizo mínima, mañana dirán que estamos empatados, y después sacan encuestas que muestran al candidato de ARENA con ventaja. Así va el argumento.

¿Y si mañana de verdad hay un empate? Claro, se confirma la tesis de que el adversario, junto con los medios y las casas encuestadoras, está preparando el fraude. Qué conveniente...

Es un juego con fuego. Hace tres años casi arde la colonia Escalón porque las brigadas de activistas del Frente se querían tomar la sede del TSE en el Hotel Radisson para evitar un fraude en la elección municipal de San Salvador. En la televisión estaban transmitiendo el recuen-
to voto por voto, dando diferencias mínimas y cambiantes entre los dos candidatos, y afuera estaban preparando acciones violentas “para defender el voto”. Para suerte de los vecinos de la colonia Escalón -no necesariamente para suerte de la ciudad- la candidata del FMLN al fi-
nal ganó -con 44 votos de ventaja- y nos ahorramos la batalla campal. El Frente nunca explicó con qué derecho estaba denunciando un fraude, cuando la diferencia era tan mínima que era imposible saber quién iba a ganar.

El FMLN y su candidato desde ya están dejando bien clara la disyuntiva: O ganamos o es fraude. O las encuestas y los medios de prensa nos diagnostican una cómoda ventaja, o mienten para preparar el fraude.

No hay ninguna razón para asumir que LPG Datos, Borge y Asociados o Mitofsky (los tres institutos de opinión pública que diagnostican que la brecha entre los candidatos se está cerrando) estén manipulando. Ni más ni menos hay razón para asumir que están manipulando las tres universidades que presentaron encuestas que que muestran que Funes está manteniendo una ventaja de 15 puntos porcentuales.

Hay quienes siguen pintando la imagen que en este país los medios siguen manipulados por el gobierno, y que las universidades siguen condenadas a ser aliadas de la revolución. La verdad es otra. Tanto los medios como las universidades tienen compromisos serios con la independencia, la crítica, la pluralidad, la verdad. Algunos con sus contratiempos y recaídas en la lógica de la polarización y de la necesidad de integrarse a uno de los bloques que se disputan la verdad. Pero en general, ya nadie tiene derecho a asumir que los medios siempre van a manipular para favorecer a la derecha, y que las universidades van a mentir para favorecer a la izquierda.

Lo que pasa y aparentemente no es aceptable para el FMLN y sus candidatos es una cosa muy compleja, pero en el fondo muy simple: a cinco meses de las elecciones presidenciales, las preferencias de los votantes todavía son muy contradictorias y volátiles. Todavía no hay una tendencia clara. Esto se refleja en cada una de las encuestas y en las contradicciones entre unas y otras. Muy mínimas diferencias metodológicas pueden causar resultados considerablemente distantes. Las encuestas -cada una y en su conjunto- demuestran que hay tendencias conflictivas en una gran parte del electorado.

Más les vale a los candidatos entender y aceptar esta realidad compleja, si quieren responder a las inquietudes, temores, aspiraciones y contradicciones en el electorado, en vez de estar peleando con fantasmas de conspiraciones y fraudes.

(Publicado en El Diario de Hoy, Observador Electoral)

Carrera de persecución

Algo está mal con las encuestas. El mismo día martes 28 se publican tres encuestas, de tres institutos prestigiados de opinión pública, pero nos pintan dos imágenes totalmente diferentes.

Los resultados de la encuesta de El Diario, realizada por Borge y Asociados, y de La Prensa Gráfica, coinciden: La carrera presidencial se ha hecho sumamente cerrada, Rodrigo Ávila y Arturo Zablah están ya casi empatados con la fórmula del FMLN. Pero la tercera encuesta, realizada por la Universidad Tecnológica, muestra una diferencia muy marcada de 15% a favor de Mauricio Funes y Salvador Sánchez Cerén. Muy parecido a los resultados que el mes pasado publicó la UCA.

¿Existe en El Salvador una verdad de los periódicos y otra de las universidades? No puede ser. Conociendo la trayectoria de las cuatro institutos de opinión pública, es absurdo pensar que las marcadas diferencias en sus resultados se explican por manipulación. Ni las universidades ni los periódicos están mintiendo, por más que algunos fanáticos en ambos bandos hablen de manipulación.

Habrá que hacer un análisis muy serio, exhaustivo e imparcial de las diferentes metodologías empleadas por las diferentes encuestas, desde las bases demográficas hasta la formulación de las preguntas y el entrenamiento de los encuestadores.

Mientras tanto, ¿a quién creer? - Cada uno con su olfato, papá - como si no existieran encuestas. A mí personalmente, tanto la lógica como lo que a diario escucho en los ambientes donde me muevo me indican que la tendencia de esta carrera es al empate, a una larga pelea con ventajas cambiantes y donde no veremos ganador seguro sino hasta cuando se acabe...

Hay, por cierto, una dos coincidencias entre las tres encuestas que hoy desayunamos: Primero, que el FMLN sigue adelante de ARENA. Segundo, la diferencia se está haciendo más estrecha. Cada uno mide otro nivel de diferencia, pero siempre se está reduciendo. Cualquier otra cosa sería ilógica, ya que desde el principio se trataba de una carrera de persecución, donde uno sale con gran ventaja y el otro tiene que ganarle terreno. ‘Catching up’ es el nombre de esta carrera.

En este tipo de carreras, se gana con estrategia. Y la estrategia es timing, manejo del tiempo, administrar las fuerzas. Quien se confía, pierde. Y este peligro lo corre él que va adelante, no él que persigue. Por esto, ojo con la lectura de las encuestas. El error del FMLN es que están convencidos que ya ganaron. Combina esto con la convicción ideológica de la izquierda que los periódicos, como son de derecha, mienten y manipulan - y ya tienes la receta segura para perder...

Para el perseguidor, para el cazador, las encuestas hoy publicadas, con todas las discrepancias, tienen un mensaje clarísimo: Estás en desventaja, ¡a trabajar! No importa cuánta es la diferencia en números, el otro está en defensiva.

Espero que en los próximos días aparezcan analistas capaces de resolver el enigma de las encuestas. Mientras tanto, los corredores tienen que usar sus instintos. O confiarse de los números que más les convienen - y perder.

(Publicado en El Diario de Hoy, Observador Electoral)

Aplaudamos las buenas iniciativas

Últimamente ha habido tres iniciativas del gobierno y privados que merecen ser aplaudidas: la Alcaldía de San Salvador ha lanzado una campaña sobre el tema de la basura, el Ministerio de Medio Ambiente comenzó una campaña de responsabilidad empresarial llamada Red Verde, y diversas organizaciones han comenzado una campaña empresarial en pro del medio ambiente llamada El Salvador Verde.  Cuando se hacen bien las cosas o cuando se intentan hacer bien hay que reconocerlo.

La alcaldía de San Salvador ha comenzado una campaña simpática, veremos si efectiva, para concientizar a la población del municipio sobre la importancia de poner la basura en su lugar, esto es fundamental para atacar el problema de la basura en la capital, una ciudad más limpia no es en la que más basura se recoge, es en la que menos se bota. Esta idea es una fuerte que hay que incorporarla en la vida normal de San Salvador (y de todo nuestro país). La alcaldesa Menjivar invierte mejor su dinero en este tipo de campañas que en las propias campañas electorales, utilizar inteligentemente su dinero es importante para guiar con el ejemplo.

Evidentemente el problema de la basura pasa por una buena recolección, pasa por jornadas de limpiezas como la que han hecho para la cumbre iberoamericana, pasa por la colocación de buenos y vistosos basureros por la capital, y también pasa por este tipo de campañas. Aunque un poco tarde en su periodo, pero aplaudimos esta iniciativa de la alcaldesa.

El Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) esta impulsando una campaña para fomentar la responsabilidad empresarial en temas ambientales. El Objetivo es cambiar prácticas irresponsables y tomar conciencia de los pequeños cambios que podemos realizar en nuestras empresas que generaran grandes contribuciones y en este caso ganancias. Funciona sencillo: hay que implementar un programa de reciclaje dentro de tu empresa, hay que patrocinar a una escuela pública en la implementación de uno de cinco programas o un programa o lugar a tu elección y luego se firma un convenio.

Listo a partir de este momento puede utilizar el logotipo de Red Verde. Por lo cual te aplaudiremos. La idea de crear y fomentar sellos sostenibles una de las formas más importantes de lograr impulsar la conversión tecnologías sostenibles. De momento se han incorporado a esta iniciativa: Industrias La Constancia, HSBC, FUSADES, DISZASA, Philips, Arsal Laboratorios, Diana, Telefónica y Kimberley-Clark. Felicidades a ustedes y a las escuelas a las que han llevado: agua potable, cocinas ahorradores de leña, programas de reciclaje, reforestación y ahorro energético.

La otra campaña que se esta llevando acabo en estos momentos se llama El Salvador Verde. Es una iniciativa privada que su fortaleza más grande es tratar de crear una red de personas y empresas interesadas en realizar actividades de fortalecimiento de la conciencia ambiental, esto pasa por campañas para reforestación, el día verde, en el que le pedían a todos los salvadoreños vestir de verde (iniciativa que en época electorales es complicada), y ahora un innovador certamen de video. Es más mediática que sustantiva, pero también merecen nuestro reconocimiento. Forman parte de esta iniciativa: DELL El Salvador, La Despensa de Don Juan, Kimberley-Clark, Centroamerica Porter Novelli, SalvaNATURA, Telefónica, Banco Agrícola, Nejapa Power, ADEN Bussines School, La Prensa Gráfica, APEX BBDO y Grupo Roble.

Esta iniciativas tiene que seguir y fortalecerse, hay otras iniciativas que valdría la pena comentar. Sigamos adelante. 

No olvidemos a los legisladores

Encuestas en toda la nación, muestran que este próximo cuatro de noviembre la inmensa mayoría de latinos aptos para votar, lo harán por el honorable senador Barack Obama, lo cual, no es una sorpresa para nadie, sino que confirma que la comunidad latina, ha sufrido suficiente con las políticas públicas del partido republicano en la última década y ha decidido darle la espalda y confiar en alguien más.

Ahora bien, pregunto, ¿Por quién votarán los latinos para establecer el nuevo senado y la nueva cámara de representantes?

Es necesario que los electores tengan muy en cuenta que, la elección de un presidente, como el candidato demócrata Obama, quien ofrece un plan de gobierno que aboga e impulsa los intereses y aspiraciones de la comunidad latina, no es suficiente, sin el apoyo legislativo necesario que pueda garantizar la implementación de dicho plan.

En este contexto es imperativo que nos preguntemos lo siguiente: ¿Quiénes son los responsables de obstaculizar y detener las diversas iniciativas de reforma migratoria desde el senado y la cámara de representantes?, ¿Quiénes son los responsables de impulsar la separación de nuestras familias?, ¿Quiénes son los responsables de mantener a miles de nuestros hijos combatiendo en una guerra que no nos favorece en nada?, ¿Quiénes son los responsables de construir un muro que no protege a nadie?, ¿Quiénes son los responsables de legislar casi exclusivamente para la élite económica que ha producido la actual crisis financiera?

La respuesta es muy simple: El responsable de todo eso es el partido republicano. 

La democracia en este país es una de las más sólidas en el mundo, y debido a ello, es que estamos a la víspera de un cambio histórico, el cual, se encuentra en las manos de los votantes latinos, no solamente, al elegir como presidente a Barack Obama, pero aún más, cuando logren elegir una mayoría de representantes legislativos, tanto en el senado, así como, en la cámara de representantes, quienes ensanchen el camino de la reforma migratoria de Obama y no la entorpezca.

La mayoría demócrata en el senado y en la cámara de representantes es vital para que se garantice un proceso ligero de aprobación de la reforma migratoria, así como, para la aprobación de otros programas importantes del plan de gobierno de Obama, por lo tanto, es preponderante el contribuir de esa manera a consolidar el cambio político que necesitamos, aun cuando, la influencia del voto latino en las elecciones legislativas no sea tan decisiva como lo es en las presidenciales.

Para el partido republicano, una derrota política de esta magnitud ocasionaría una profunda revisión de sus principios ideológicos, los cuales deben adaptarse a las nuevas realidades que viven los habitantes de este país de inmigrantes. Su muy posible derrota en estas próximas elecciones estará ligada a la absurda oposición a la reforma migratoria, a la prolongación innecesaria de las tropas en Irak y sobretodo, a la crisis económica derivada de la aplicación de la política económica del presidente Bush.

Reinventarse políticamente es un proceso necesario para mantenerse en la élite política de una nación, el partido demócrata ha sabido hacerlo de una manera hábil, la cual ahora, lo sitúa al frente de las preferencias electorales, con un compromiso histórico fenomenal, pero altamente digerible en la esencia política que representa el senador Barack Obama. 

Bajo el liderazgo de Obama en la presidencia de la república y el complemento político de una mayoría demócrata en el senado y la cámara de representantes, esta nación tiene la mejor oportunidad de sobresalir una vez más y ofrecer a todos sus habitantes la oportunidad de obtener el sueño por el cual nos encontramos aquí. 

Calumnia, que algo queda

Hace un par de semanas leí, primero con estupor y luego con indignación, las acusaciones divulgadas en la revista checa Respekt por Adam Hradilek y Petr Tresnak, y reproducidas al punto por la prensa internacional. Según estos investigadores de las cloacas del régimen estalinista de la ex Checoslovaquia, esto es, los archivos de la Stasi, Milan Kundera habría delatado a un desertor, Miroslav Dvorácek, al ser informado por su amigo, hoy fallecido, Miroslav Dlast, de su presencia clandestina en Praga, huésped de la compañera universitaria de ambos, Iva Matlika, con quien posteriormente Dlast se casó.

La manera de presentar los hechos por el corresponsal en París de este periódico -desde el título de su segunda crónica, El insoportable pasado de Kundera, hasta párrafos como "la mayoría de las veces el pasado acaba por atraparnos. Es lo que probablemente le sucedió al escritor Milan Kundera...", y la frase de que no se sabía hasta hoy "que hubiese actuado como comisario político"- ignoran la presunción de inocencia de quien es víctima de tales calumnias. El espacio concedido al rotundo desmentido de Kundera no ocupa ni una décima parte del texto en el que se detallan las supuestas revelaciones de los colaboradores de la revista checa.

Conociéndose bien las posibilidades de una manipulación mafiosa de los archivos policiales -la fabricación de informes y documentos destinados a desacreditar a los opositores e intelectuales rebeldes es una práctica común a todos los regímenes totalitarios del mundo-, sorprenden dos cosas. Primera: la aceptación inmediata y acrítica por los medios informativos de las acusaciones vertidas contra un escritor molesto tanto para el régimen estalinista que reinó en Praga de 1948 a 1989 como para los sectores nacionalistas y reaccionarios, más pro-Bush que el propio Aznar, que marchan viento en popa en la actual República Checa.

Segunda: la tardanza en sacarlos a la luz, siendo así que los espulgadores de pasados poco limpios están al pie del cañón para apuntar a los culpables de leso patriotismo y que, para colmo, cambiaron de nacionalidad (en realidad Kundera fue despojado de ella en 1980), y más grave aún, de lengua (recuerdo lo de "el ahora francés Julio Cortázar" firmado por un puñado de mediocres, celosos de su talento).

El morbo y sensacionalismo de la noticia avasallan en el mundo de hoy al profesionalismo de la información. Cualquier personaje público -y, pese a su encomiable deseo de ser simplemente una persona, Kundera lo es-, puede convertirse en blanco de todo tipo de acusaciones respecto a su vida profesional y privada, sus preferencias sexuales, sus remotas afinidades políticas con estalinistas o nazis, y un largo etcétera. Basta que un bloguero de mala uva o el oscuro titular de una página web lancen el infundio para que éste se divulgue en tiempo real por nuestro infeliz planeta. Como dice Yasmina Reza en un artículo de opinión publicado en Le Monde del pasado 16 de octubre, "la impotencia absoluta de una persona ante tal marejada" obliga a reflexionar sobre el código ético y la deontología profesional, pues "las palabras forman parte de nuestra percepción de lo real y pronunciadas o escritas toman caminos imprevisibles que pueden ser destructores".

Los sembradores de sospecha que, a partir de documentos fácilmente manipulables, de admisiones tardías de hechos reales que se remontan a la adolescencia del atacado o de simples cotilleos de aficionados a la chismografía, intentan desmontar de sus inventadas estatuas a quienes admiramos por su valor artístico e independencia de todos los poderes fácticos, se frotan las manos desde su presunta altura moral: ¡vean ustedes, son como los demás! (ellos no, dada su insignificancia, nadie les pedirá cuentas y alcanzarán al revés con sus patrañas una fama ilusoria y efímera).

La carta del historiador literario checo Zdenek Pesat del 15 de octubre -y el excelente artículo de Monika Zgustova que leo mientras corrijo estas líneas- ponen las cosas en su lugar. Estudiante de Filosofía y cuadro del partido comunista en la universidad praguense, Pesat recibió la visita, dice, de Miroslav Dlak, en la que éste le informó de que su amiga y luego esposa Iva albergaba en su domicilio a un ex compañero de estudios desertor y supuesto espía y que, a fin de protegerla, había denunciado a Dvorácek a la Stasi.

Los amigos y admiradores de Kundera queremos expresar nuestra protesta contra tal linchamiento mediático y reivindicar su ejemplaridad de artista y de intelectual ajeno a todo compadrazgo político, aun a sabiendas de que corría el riesgo de sufrir por ello los ataques y golpes bajos de una cáfila de enemigos amparados en el anonimato y la ubicuidad del universo virtual en el que actualmente vivimos.

(El País, Madrid)

No confíen en candidatos que prometen arreglar el mundo

El peligro de las grandes batallas políticas en tiempos electorales es que nadie ve los problema pequeños. Sin embargo, son ellos los que más nos chingan la vida a los ciudadanos.

Es desesperante ver tantos problemas sencillos –de sencilla solución– que nadie resuelve, porque todos están ocupados –¿cegados?– por los problemas trascendentales, donde están en juego la civilización cristiana y/o el progreso de la humanidad.

A ver si algún candidato nos da alguna pista de cómo resolver, por ejemplo, el problema que en Soyapango, sobre la autopista que conduce de Nejapa a Cojutepeque y San Miguel, todos los fines de semana se instala una feria. No estoy hablando del acostumbrado desorden de ventas informales en los centros urbanos –aunque sobre esto también sería bonito escuchar a hablar a los candidatos–, sino de ventas ilegales en una autopista que conecta al país con Guatemala y Honduras. Los candidatos, recorriendo el país en sus campañas, deben estar pasando por este desmadre peligrosísimo cada rato. ¿Será mucho pedir que uno de ellos diga: “El 1 de junio del 2009 voy a dar instrucciones al Viceministerio de Transporte y a la PNC de desalojar estas ventas que causan serios peligros para el tráfico vehicular en una autopista?”

Una vez que den instrucciones a sus futuros viceministros de transporte, talvez podrían dejar claro también que no están dispuestos a tolerar que siga funcionando la trampa que VMT y PNC nos tiende diariamente en la autopista a Comalapa. Quiero imaginarme a un presidente con el valor de decir: “Las autopistas, ya que hemos pagado tan caras por ellas, son para el tráfico rápido, voy a quitar todos estos rótulos que limitan la velocidad en la autopista Comalapa a 60km/h”. Todo el mundo sabe –se supone que también los candidatos– que la única razón imaginable de esta limitación de velocidad es poder cobrar diariamente cientos de multas de $57 a los que transitamos por esta vía como Dios manda, o sea a 100 km la hora.

Para empezar, sería una medida revolucionaria crear un Ministerio de Transporte y una política pública de transporte. Porque también hay que arreglar el minúsculo asunto del transporte público. Todo el mundo le hizo bromas a Mario Valiente por su idea del Metro, y muchos piensan que pueden hacer bromas a Norman Quijano por el Metrobús, pero a la par del resto de candidatos estos señores son visionarios.

Otro tema del cual no he escuchado hablar a los candidatos a la presidencia es la basura. La basura ha sido tema de pleitos, crisis y confrontaciones durante décadas. Lo extraño es que al acercarse las elecciones, nadie habla de la necesidad de crear un sistema nacional de desechos sólidos, ya que queda comprobado que las alcaldías no pueden asumir y resolver el problema. A Héctor Silva y Orlando Mena, los dos alcaldes excepcionales que se han echado este paquete al lomo, en vez de promoverlos a presidente, los han querido crucificar. Claro, los candidatos a la presidencia pueden decir que por ley la basura y su disposición final son asuntos de los alcaldes. Pero esto significa fingir demencia ante lo obvio que es que necesitamos cambiar el marco legal para poder resolver estos problemas.

Propongo un sistema muy fácil para que los ciudadanos racionen sus votos: Votar por los candidatos que a los problemas sencillos proponen soluciones sencillas. Ir por lo sencillo: Antes de que nos cuenten cómo piensan resolver los problemas complejos, como por ejemplo el impacto sobre El Salvador de la crisis de los mercados internaciones financieros, que nos expliquen cómo, cuándo y con qué fondos piensan resolver los problemas terrestres que nos afectan todos los días. Estos problemas que nunca se han resuelto, no por ser complicados, sino simplemente por falta de voluntad y falta de valor de los gobernantes: el desorden del transporte público, la invasión y destrucción de los centros de las ciudades por el comercio informal, la recolección y disposición final de la basura, la contaminación de los ríos y mantos acuíferos. Simplemente no hay que confiar en ningún candidato –a presidente, a alcalde, a lo que sea– que promete arreglar el mundo sin decir cómo arreglar el vecindario. Porque proponer cómo arreglar el mundo, sólo requiere fantasía. Proponer cómo arreglar el vecindario, requiere capacidad y, sobre todo, valentía.

(Publicado en El Diario de Hoy, Observador Electoral)