Carta al Procurador General de Derechos Humanos

Estimado Oscar Humberto Luna:

Yo sé que a usted le toca defender a quién esté vulnerado en sus derechos humanos. Este es su trabajo y normalmente lo hace muy bien.

Pero, ¿de dónde saca usted que existe un derecho humano de reclamar para su uso privado un pedazo de nuestras calles o aceras, para edificar ahí una tienda, una cocina, un comedor?

Incluso si asumimos que en los puestos callejeros no se esté vendiendo nada ilegal, nada de contrabando, nada de piratería, nada proveniente de furgones robados, nada de drogas (lo que los dos sabemos que es mentira), siempre son ilegales. Siempre estas ventas son un atentado contra la salud y la seguridad de la ciudadanía. Siempre hunde en el caos y la bancarrota al comercio formal.

¿Y los derechos de los comerciantes formales del centro que ven sus negocios hundirse en el caos de comercio informal en sus entradas? ¿Y los derechos de los peatones que no tienen aceras para caminar?

Señor procurador, usted condena al alcalde Quijano por el hecho que hace cumplir la ley. Una pregunta, procurador: ¿Se puede defender los derechos humanos sin defender la ley? Yo digo que no.

Usted no puede ser tan inocente para creer que el crimen organizado que se lucra del comercio ilegal, y las pandillas que lo usan como caldo de cultivo, hubieran permitido que los vendedores acepten un traslado voluntario.

Los vendedores no son victimas del alcalde, sino de estas mafias. Todos los días. En un régimen de violencia. Todos deberíamos de apoyar, y no boicotear, el intento del alcalde capitalino de secar esta pantano, limpiar la ciudad y crear condiciones que el comercio ilegal se formalice en condiciones de mejor seguridad y higiene.

Usted está cometiendo un error grave: En vez de quebrar el poder de las organizaciones que se lucran de las necesidades de los vendedores de sostener a sus familias, usted les otorga legitimidad. Porque usted insiste en que el alcalde negocie con estas mafias.

Espero que recapacite, señor procurador. Atentamente, Paolo Lüers

(MAS!)

Saramago

"No me hablen de la muerte porque ya la conozco"


Poco después de cumplir 86 años, recuperado de una grave recaída física, el Nobel portugués mantuvo una charla con el también escritor Manuel Rivas. El resultado fue una entrevista publicada en EL PAÍS el 23 de noviembre de 2008...

La entrevista en El País

De literatura e ideología


José Saramago vino a recordarnos que hay una gran literatura portuguesa. Nos recordó que había el extraordinario antecedente de Fernando Pessoa y antes la extraordinaria contribución de Eça de Queirós. Pero José Saramago escapó, sin renegar de ella, a su condición puramente nacional para unirse a la gran constelación mundial de narradores (Gabriel García Márquez, Nadine Gordimer, Günter Grass, Juan Goytisolo...) que constituyen hoy la narrativa de la globalidad.

José Saramago nunca escribió un mal libro. Toda su obra mantiene un altísimo nivel, una gran calidad. Fuimos amigos personales aunque a veces diferimos políticamente. Pero una prueba de la amistad es saber estar en desacuerdo y mantener una gran amistad. Saramago tenía un carácter fuerte, sabía enojarse con justa causa. Dio batallas políticas importantes en México y en el mundo. Pero al fin y al cabo, lo que sobrevive de un escritor no es su ideología sino su literatura.

Le envío mis condolencias a la bella y querida Pilar y lamento de nuevo la pérdida del gran escritor y amigo José Saramago.

(El País, Madrid)

Los muertos de todos

Los muertos de la Guerra Civil española deberían ser de todos. Y todos esos muertos deberían recibir el homenaje de la sociedad entera, porque en su mayoría lo fueron injustamente. En ambos bandos. Yo creo que eso es lo que quería decir Joaquín Leguina en el artículo que ha sido tan mal celebrado en las últimas semanas.

Veamos por orden algunas cosas. La primera, que no hay que discutir mucho para concluir que la República era el régimen legal y legítimo, y que los rebeldes comenzaron una inmensa matanza con propósitos exterminadores desde que se inició el golpe de Estado del 18 de julio. A esa sangre le siguió más sangre, vertida desde muchos lados.

Los defensores de la causa de la República (entre los cuales me cuento) olvidan a menudo que muchos republicanos actuaron, en bastantes ocasiones, con la misma crueldad y frialdad que los golpistas. Y no siempre desde el descontrol que la inexistencia del Estado facilitaba. Valgan cuatro ejemplos:

El de Paracuellos del Jarama, donde milicias organizadas que dependían del PCE y de la CNT acabaron con la vida de más de 2.000 sospechosos de connivencia con los insurgentes. No eran la República, pero formaban parte de su entramado. Lo demuestran las actas de la CNT halladas por Diana Plaza, que trabajaba para mí como documentalista para el libro La batalla de Madrid.

El de los asesinatos de Barcelona. Varios miles de personas de la pequeña burguesía (o simplemente católicos) fueron asesinados de forma planificada por la FAI, según la documentación aportada por Miquel Mir en su libro Diario de un pistolero de la FAI.

El libro de Fernando del Rey Paisanos describe con una documentación abrumadora cómo, desde antes del comienzo de la sublevación, en un pueblo manchego llamado La Solana, todo el mundo sabía a quién tenía que matar en cuanto comenzara el enfrentamiento que ya se olía.

En Cataluña, al finalizar la guerra, se produjeron matanzas de prisioneros realizadas por milicias que dependían del Gobierno y controlaban las cárceles. Javier Cercas, que ha participado en esta polémica, ha novelado los sobrados datos que existen al respecto.

Estos cuatro ejemplos bastan, a mi juicio, para afirmar que se dieron casos abundantes de planificación en el bando de la República, que afectan a fuerzas fundamentales de las que la defendían.

Eso no impide seguir sosteniendo que, de forma general, se pueda decir que la República era un régimen legítimo que estaba defendido por personas honradas, pero también por asesinos, mientras que los alzados formaron un conglomerado criminal que también fue defendido por personas decentes.

Pero si pasamos a las víctimas y nos alejamos de la política, podemos analizar con un poco de cordura lo que de ahí nos debe quedar. Aquí me voy a contentar con exponer un solo ejemplo que es el más espinoso: Paracuellos.

Y es que poca gente comenta que de los más de 2.000 asesinados a las afueras de Madrid en noviembre y diciembre de 1936 no existe identificación individual. Se sabe de muchos, se sabe que están ahí, pero no se conoce ni el número exacto ni la identidad de cada uno de los cadáveres que reposan en las zanjas. ¿Merecían la muerte? ¿Hay que sacarles el ADN a todos? Pienso que no, que nos basta con reconocer que fueron asesinados de forma injusta y que algo les debe recordar. Los franquistas les han recordado siempre. ¿Y los demás?

Como a los demás. Lo que está todavía pendiente es la recuperación de la dignidad de muchos que fueron asesinados por los franquistas. Devolverles la dignidad y dar a sus familias la posibilidad de completar el duelo que Franco les negó. Hay que ser malnacido para seguir negándolo. Y han sido, por su parte, muy poco hábiles y diligentes los Gobiernos de la democracia que no han completado esa tarea.

Creo que llegar a un acuerdo sobre estas bases es bastante sencillo.

No existe ninguna diferencia de grado entre las víctimas de Paracuellos y las de Badajoz. Ha existido una diferencia de trato durante 40 años. Pero todos fueron asesinados a sangre fría, de forma indiscriminada, sin juicio y sin causa. Les podemos hacer iguales ahora. Pero la base para conseguirlo es reconocer que ninguno fue asesinado justamente, por mucho que de los asesinos, que no lo fueron todos los combatientes, unos fueran golpistas odiosos y otros fueran odiosos defensores (aunque nos pese a algunos) de una causa justa.

Detesto el franquismo, todo lo que supuso y toda la herencia que dejó. Pero no me cuesta nada, sino todo lo contrario, proclamar que todos esos muertos son míos. Los que están en unas fosas y los que están en otras.

Y que no considero míos a ninguno de los que los asesinaron. Ni son míos los milicianos que fueron a Paracuellos ni los falangistas que limpiaban cada pueblo de forma ordenada. En casi todos los casos se trataba, además, de gente que estaba en la retaguardia, que no combatía, que solo mataba a seres indefensos.

Franco mató el doble que los republicanos. Eso, ¿qué tiene que ver con cada víctima?

(El País)

Es absurdo querer ordenar la ilegalidad

Es una vergüenza: El alcalde Norman Quijano tuvo que ir a la Asamblea Legislativa para explicar y justificar su política de recuperar el espacio público usurpado ilegalmente por vendedores que han instalado en las plazas, aceras y calles sus negocios.

Otra vez, el mundo al revés: En vez de ofrecer al alcalde el apoyo parlamentario en su decisión de poner fin a años de inoperancia y tolerancia o complicidad con la ilegalidad por parte de los gobiernos metropolitanos, algunos legisladores lo quieren obligar a rendirse ante el chantaje de los vendedores y del crimen organizado que tiene su caldo cultivo en el caos urbano que generan.

La Asamblea, en vez de complicarle el trabajo a los alcaldes que sí quieren recuperar los espacios públicos y el tejido social gravemente dañado en los centros urbanos, deberían pedirles explicaciones a los alcaldes que no cumplen con su deber constitucional de aplicar la ley en las calles de las ciudades.

Por el simple hecho de hacer bien su trabajo y cumplir su deber, al alcalde Norman Quijano le montan emboscadas en la Asamblea y a los agentes del CAM les lanzan granadas. Difícil imaginar que el FMLN sólo está detrás de la emboscada en la Asamblea y que las emboscadas en la calle son ‘espontáneas’. El discurso del diputado Jorge Handal del FMLN no se distingue del discurso de los cabecillas de las manifestaciones violentas de los vendedores y de las amenazas emitidas por los pandilleros de la Tutunichapa contra el alcalde que se atreve a proceder contra lo que ellos reclaman como territorio controlado: las ventas callejeras alrededor de los hospitales. Los mismos argumentos (”el alcalde está robando el sustento diario a los pobres”), las mismas amenazas (”los desalojos provocarán violencia”).

¿Es tan difícil de entender que los pobres entre los vendedores son víctimas de inescrupulosos comerciantes, contrabandistas y mafiosos quienes se lucran (en grande) de su situación precaria? No son víctimas del alcalde que quiere romper el dominio de estas estructuras ilegales y ofrecerles a los vendedores alternativas más dignas y sin dependencia de la ‘protección’ de las mafias.
¿Es tan difícil de entender que los pobres que tratan de ganarse la vida en las ventas callejeras, están sometidos a un régimen de violencia diaria? La violencia en el centro no se inicia cuando la alcaldía comienza a enfrentarse a la ilegalidad, sino reina en las calles del centro por años.

Los opositores al alcalde Quijano, en la Asamblea y en la calle, tratan de confundir a la opinión pública con la consigna: “¡Ordenamiento sí, desalojo no!”.

Pero esto precisamente ha sido la política de los últimos alcaldes de San Salvador que no han resuelto el problema, sino más bien lo han profundizado y ampliado: Han “ordenado” las ventas en la aceras y calles, lo que era una eufemismo para la práctica de quitarlos de un lado y permitir que se instalen en otro.

Norman es el primer alcalde capitalino que ha entendido que no se trata de “ordenar” las ventas en las calles y aceras, sino de eliminarlos y sustituirlas por puestos de venta formales, legales, higiénicas, que no usurpan para uso privado el espacio de todos los capitalinos.

Es una falacia querer reducir y pervertir la gestión gubernamental en una labor de “ordenar” lo ilegal. Lo ilegal no se “ordena”. Los gobiernos tienen el deber constitucional de erradicar la ilegalidad. Para poder hacerlo, tienen que desarrollar alternativas formales y legales que ya no ponen en peligro la salud y la seguridad de los ciudadanos y su libre acceso y goce de los espacios públicos (plazas, aceras, calles).

En este sentido, es falsa la disyuntiva entre desalojo y ordenamiento. Sin desalojar al caos no hay orden. El alcalde tiene razón: Hay que seguir desalojando las ventas callejeras. Todas. Y crear puestos de venta y puestos de trabajo dignos. En mercados, en edificios, en terrenos con infraestructura adecuada. Hasta que no quede huella del cáncer que está comiendo nuestra ciudad y nuestra convivencia.

Es triste que funcionarios públicos se presten a interpretar que a los vendedores que se resisten a los traslados a los mercados les asiste un derecho a vender en la calle o en las aceras. Y que el alcalde está violando estos derechos. No existe un derecho de instalar su puesto de venta en la calle bloqueando el tráfico o en la acera bloqueando el acceso del público a los comercios formales. Existe un derecho de ganarse la vida, pero no a costa de todos los demás. No pasándose encima de las leyes y de los intereses de los demás ciudadanos.

A los funcionarios y diputados que no entienden esto, propongo que Norman Quijano, en un operativo de “ordenamiento”, les ponga una docena de puestos de venta y comida en frente de sus casas, en las zonas residenciales donde están acostumbrados a vivir tranquilamente.

(El Diario de Hoy)

Carta a Rodolfo Parker

Estimado Rodolfo:

al fin te deshiciste de los mafiosos que tuviste en el PDC. Ojala que con la salida del clan Salgado, de Franzi Zablah y de los impresentables de Santa Ana también se termine, ¡de una vez por todo!, el oportunismo en el PDC. Ojala que ustedes sepan aprovechar esta ocasión para hacer una limpieza total de su manera de hacer política.

Ya nada de agarrar en sus filas a cualquier tránsfuga de otros partidos. Ya nada de agarrar como candidatos a personajes oscuras con tal que tengan pisto para la campaña. Ya nada de pistoleros como alcaldes...

¿Sabes qué es lo irónico y al mismo tiempo maravilloso, Rodolfo? Mientras toda esta podredumbre se destapa en el PDC y ustedes están ejecutando las amputaciones para salvarse de la gangrena, ya se está acercando a su partido una generación de jóvenes con ganas de llenar el vacío. Ustedes ya no tienen necesidad de buscar figuras como Will Salgado, ya no tienen necesidad de hacer pactos oscuros con personajes oscuras. Sólo tienen que tener el valor de apoyarse en los jóvenes que han apostado al PDC y que sólo han esperado que usted mande al carajo a los caudillos y farsantes con que han llenado al partido.

La solución, Rodolfo, la tienes a la mano, casi en casa. Tienes la oportunidad maravillosa de aprovechar la crisis para dar paso a la renovación, a la juventud, a la recuperación ética de su partido.

Por favor, no la deje pasar, Rodolfo. El país necesita partidos de oposición que apuesten al futuro.

Saludos, Paolo

(MAS!)

El 17 de junio

El 17 de junio fue, durante mi juventud, día nacional de fiesta en Alemania Occidental. En Alemania Oriental, fue un día de tensa calma, con toda la policía desplegada y con los opositores en 'detención preventiva'.

De ambas formas se conmemoraba el día miércoles 17 de junio de 1953, cuando en Berlin Oriental miles de obreros de la construcción, y luego en toda la República cientos de miles de obreros de todas las industrias, se declararon en huelga y salieron a las calles exigiendo libertad.

¿Una huelga general en un Estado que orgullosamente se llamaba del "Estado de los Obreros y Campesinos"? Impensable, pero pasó. ¿Más de un millón de trabajadores saliendo a la calle, tomando control de las oficinas de la Seguridad de Estado y de docenas de estaciones policiales, en un país comunista? Inimaginable, pero realidad histórica.

Los comunistas alemanes, patrocinados por las tropas soviéticas de ocupación, habían ya destruido todos los sindicatos independientes y socialdemócratas. Los únicos sindicatos existentes dependían directamente del partido y del Estado. Por eso, la ira de los trabajadores, encendida por un decreto del Comité Central de aumentar en 10% las horas de trabajo por el mismo sueldo, se dirigió a la poderosa Confederación Libre de Sindicatos que había aprobado este paquetazo. En todas las ciudades los obreros insurrectos se tomaron sus locales sindicales y expulsaron a los funcionarios comunistas.

El Partido Socialista Unificado (que coincidencia que precisamente así se llama el partido de Hugo Chávez...) además había recientemente aprobado un nuevo plan de "entrada acelerada al socialismo", aumentando drásticamente el control político-policial sobre la población, y con medidas económicas que causaron graves problemas de desabastecimiento.

El partido con todo su aparto paramilitar, y el Estado todo y su temida "Stasi" (Seguridad del Estado) se vieron impotentes. No podían controlar la situación en las calles y las fábricas del país. Llamaron a la "Policía Popular", y los generales (todos leales comunistas) dijeron: "No vamos a reprimir a los trabajadores."

Temiendo que la insurrección les iba a quitar el poder, los dirigentes del partido pidieron a los "amigos soviéticos" que intervinieran militarmente. El Ejército Rojo de la Unión Soviética declaró el estado de excepción, tomó el control total del país, y movilizó, en la tarde del 17 de junio, 16 divisiones. Tanques soviéticos tomaron posición en todas las ciudades, enfrente de las fábricas y de las sedes sindicales ocupadas por los obreros insurrectos.

De niños incorporamos en nuestros juegos las imágenes de hombres desarmados retando tanquetas. Son inolvidables las fotos de soldados rusos con cara de susto y profunda confusión enfrentando a trabajadores desarmados.

Por supuesto, esta primera de una serie interminable de insurrecciones populares en los países comunistas de Europa Oriental fue reprimida exitosamente, pero a un altísimo costo político y moral. Años después, las mismas imágenes se repitieron en las calles de Varsovia, Budapest y Praga: tanquetas soviéticas contra estudiantes y obreros encachimbados, pero desarmados. Esta historia continuó hasta que llegó el momento en que el virus del cambio afectó a la misma Rusia. A finales de los años 80, de repente Moscú se negaba a seguir salvando, con sus tropas, a los regímenes insostenibles den Alemania Oriental, Polonia, Rumania, Hungría y Checoslovaquia.

El 17 de junio, en la memoria de los sindicalistas alemanes, sigue siendo el día en que recuerdan que la lucha por la justicia no tiene sentido ninguno si se restringe la libertad. Luego de la unificación de Alemania, ya no es día nacional, fue sustituido por el 3 de octubre, día de la unificación de las dos Alemanias. Hay quienes dicen que era tiempo de quitar esta "celebración anticomunista" del 17 de junio. Para mi, este día nunca fue el día del anticomunismo, sino el día de la libertad sindical, del derecho inalienable de organizarse libremente. Esta libertad hay que defender contra quien la quiere irrespetar, no importando si desde la derecha desde la izquierda.

(El Diario de Hoy)

La entrevista a Chávez en BBC

Para ver la entrevista de Stephen Sackur (BBC) con Hugo Chavez, haga klick aquí

Hugo Chávez grants rare interview to western media


Hugo Chavez speaks at his closing campaign rally ahead of Sunday's  referendum

Venezuela's president, Hugo Chávez intends to inject new urgency into his socialist, anti-imperialist revolution because, he says, there is clear evidence that "capitalism is destroying the world".

In a combative 60-minute interview with the BBC Hardtalk programme in the presidential palace in Caracas, Venezuela's president blamed his country's deepening recession on the irresponsible economic policies of the US and he expressed disappointment with Barack Obama's "very negative signals" towards Latin America.

"I wish Obama would focus on governing the United States and would forget his country's imperialist pretensions," the 55-year-old leader said.

Chávez rarely grants extended interviews to the western media. This one was arranged to coincide with the Caracas premiere of Oliver Stone's new documentary, South of the Border. The film portrays a Latin America being transformed by leftist radicalism. The leaders of Brazil, Argentina, Bolivia and Ecuador all get walk-on parts, but it is their Venezuelan counterpart who has the starring role. Stone and Chávez shared a limousine to the red carpet launch of the film in Caracas's national theatre.

"What's being going on in Venezuela for the last 10 years is amazing – a piece of history. The least I can do is introduce this man and this movement to the American people," said Stone, Chávez beaming by his side.

Whether many Venezuelans will ever see the film remains unclear. The premiere was full of Socialist party bigwigs and activists who hooted with delight as their president was seen lambasting George Bush, beating off a coup attempt in 2002 and generally adopting the mantle of a 21st-century Castro. But no amount of support from a maverick US film-maker can disguise a simple truth; domestic support for Chávez's "Bolívarian socialism" is being sorely tested by a second consecutive year of recession.

Venezuela possesses the biggest oil reserves outside the Middle East and supplies more than a tenth of US oil imports, but still the economy has woefully underperformed others in Latin American in the last two years. Inflation is at 30% and seems likely to rise further. The Venezuelan currency, the bolívar, has been devalued and is still sinking among Caracas's parallel market money changers. In the capital's sprawling hillside barrios jobs are scarce and Chávez's party is looking electorally vulnerable just three months before parliamentary elections.

He blamed the economic woes squarely on America's "rampant, irresponsible capitalism" which was taking the world "on the road to hell". "In England and in Europe you should know this," he said. "You have more problems than we do."

Chávez quoted a stream of economic statistics to illustrate his claim that his 11 years in power had "begun to redress the balance between a very rich Venezuelan minority and a very poor majority" – unemployment halved, extreme poverty down from 25% to 5%, he said.

Domestic critics of his nationalisation programme – which has turned the oil, power and agriculture sectors into vast state bureaucracies – accuse him of creating a "Bolívarian bourgeoisie" of corrupt officials and cronies. But Chávez emphasised he intended to go further with his socialist model. Privately owned enterprises are now being expropriated with increasing frequency – a recent controversial example involved the French-owned Exito supermarket chain after allegations of profiteering and currency manipulation.

"Eleven years ago I was quite gullible," he said. "I even believed in a third way, I thought it was possible to put a human face on capitalism. But I was wrong. The only way to save the world is through socialism, but a socialism that exists within a democracy; there's no dictatorship here."

But a crackdown on opposition was highlighted last Friday with an arrest warrant issued for the owner of the TV channel Globovisión, which takes a critical line against Chávez.

Guillermo Zuloaga has since gone into hiding, but he recently told Hardtalk: "I have the right to have my own personal opinions and to say whatever I like about Mr Chávez ... he has to be able to accept criticism.'

"The socialism that Chávez is looking for is just a way to manufacture poor people."

During the interview Chávez became visibly agitated when questioned about his government's respect for an independent judiciary, freedom of the press and the rights of political opponents.

As the tension rose Oliver Stone, who was seated in a corner listening intently to the exchanges, gestured to the president with both hands. The message was easy to read: calm down.

Chávez claimed Venezuela's press was "100 times more free than that in the US", but when challenged over the recent suspension of the privately run RCTV, ostensibly for failing to abide by a legal requirement to air his numerous (often very long) addresses to the nation, he again went on the attack. "Another lie of yours. You're a great compiler of lies. Where did you get these huge lies from? Listen, are you a qualified journalist?"

It's not Chávez's domestic record that most concerns the west; it's his determination to create an "axis of unity" with those he sees as fellow strugglers against western imperialism. He lists the leaders of China, Russia, Syria and Belarus as "good friends", along with Iran's President Mahmoud Ahmadinejad. In the last three years Tehran and Caracas have strengthened military and intelligence co-operation while deepening trade ties, and Chávez responded indignantly to the latest round of UN sanctions against Iran. "Venezuela is a free country and we will not be blackmailed by anyone. We will not accept being told what to do over Iran, we will not accept being anyone's colony," said Chávez. But he categorically denied claims frequently aired in the US that Venezuela is supplying Iran with uranium.

His disappointment with the US president was expressed in highly personal terms. "I shook Obama's hand and I said, 'I want to be your friend.' My hand is still outstretched. I am not Obama's enemy but it's difficult not see imperialism in Washington. Those who don't see it, don't want to see it, like the ostrich."

The president did have a dialogue with the last Democrat in the White House, and that memory seems to have sharpened his disillusionment with Obama. 'I said to Hilary Clinton in front of President Obama, 'I wish I could enjoy the same relationship with a US president that I had when your husband was in power.'"

Chávez refused to say whether he would seek another term in elections scheduled for 2012. Though few doubt that he will, having pushed through the abolition of term-limits in a hard-fought referendum and he has spoken of ruling until 2030.

"Fidel has spent his whole life on his [revolution]," Chávez said. "Whatever life I have left I will dedicate to this peaceful democratic revolution in Venezuela."

Stephen Sackur's Hugo Chávez interview airs on the BBC News channel tomorrow night at 11.30pm

Carta a Tony

Estimado Tony:

Pierda cuidado, señor ex-presidente, no es con usted. Es para un Tony que me dejó un mensaje en Facebook que decía así: “¿Qué es lo que va mal en Alemania? Una selección llena de extranjeros...”

¿Qué te pasa, Tony? Todos somos extranjeros. Menos los 'indígenas'. Según tu criterio, aquí los que tienen apellidos españoles (por ejemplo, Sánchez) o árabes (como Handal o Saca) o italianos (como Cristiani) son extranjeros... ¡No jodás, ni siquiera en Nahuizalco!

¿Te molesta que jugadores alemanes tengan nombres como Gómez, Miroslav o Khedira? Pues, no todos los gringos se llaman Johnson o Smith, cada día más se llaman Pérez o Martínez y comen pupusas o tacos...

Al fin los alemanes reconocen que son un país de inmigrantes. Una sociedad multi-étnica. En Alemania viven millones de familias cuyos padres o abuelos vinieron de Polonia, Turquía, Portugal y 100 otros países más...

¡Que bueno que esto ahora se refleje en la selección nacional! Claro, muchos alemanes todavía tienen problemas con el hecho que su nueva estrella de fútbol se llame Mesut Özil (que es un nombre turco). Pero este delantero con apellido turco es tan alemán como mi hijo es salvadoreño, a pesar de su apellido alemán...

Este nuevo fútbol alemán ayer que sorprendió al mundo ya no es sólo eficiencia, sino también elegancia, fantasía, inteligencia, baile, y ganas de joder. El nuevo equipo alemán es tan bueno, porque es multicultural. Tiene éxito, porque incorpora a todos los elementos que han transformado y enriquecido la cultura, la vida y el carácter de Alemania. ¡Gracias a los millones de inmigrantes!

Me siento mucho, Tony, pero vos como guanaco deberías entender lo que significa la migración. No sólo lo malo sino también lo maravilloso de la migración.

Saludos, Paolo Lüers

(Más!)

En El Salvador, el mundo al revés

El gobierno de Francia anunció un plan de reducir el gasto público, en los próximos 3 años, 54 mil millones de dólares. 17 mil millones al año que el gobierno gastará menos de lo presupuestado.

Para el mismo lapso, el gobierno alemán aprobó un plan de reducción de sus gastos de 96 mil millones de dólares. 32 mil millones al año que el gobierno gastará menos.

En Italia, el gobierno decretó un ahorro de sus gastos de 29 mil millones de dólares, para los años 2011 y 2012. Al año 14.5 mil millones.

El gobierno socialista de España anunció un plan de reducir sus gastos, en un sólo año, en 18 mil millones de dólares.

Y así en toda Europa. Y todos los gobiernos europeos (de derecha y de izquierda) están dispuestos a asumir un costo político inmenso: huelgas, manifestaciones, hasta violencia callejera. Incluso en países con una paz social tan estable como Alemania y España los sindicatos han anunciado huelgas.

Las medidas de ajuste del gasto público (que incluye el gasto social) pueden costarle las elecciones a varios partidos que ahora gobiernan en Europa. Sin embargo, como no hay alternativa viable, todos los gobiernos europeos, no importando su signo ideológico, asumen su responsabilidad, bajan sus gastos - y asumen los costos políticos.

En El Salvador el gobierno de Funes presenta un Plan Quinquenal que no implica ningún recorte del gasto público. Para El Salvador, la receta es la contraria: aumentar el gasto del Estado y financiarlo aumentando los impuestos y el endeudamiento.

El gobierno francés también va a aumentar la recaudación tributaria, anulando ciertas exenciones al impuesto sobre la renta. Estas medidas ciertamente afectarán a todos los franceses, incluyendo obreros y empleados públicos. Por esto, la amenaza de huelgas.

Pero la relación entre el aumento de la carga tributaria y la reducción del gasto estatal es más o menos 1:9. O sea, los ciudadanos y empresas van a pagar 6 mil millones más al gobierno, pero este va a ahorrar 54 mil millones. ¡Así sí!

Aplicando esto a nuestro país: Si el ministro de Hacienda, con la reforma tributaria (o sea el aumento de impuestos) de diciembre de 2009, aumentó la recaudación en 250 millones (esa era su meta), tendría que reducir el gasto de su gobierno en unos dos mil 250 millones de dólares.

Y si en los próximos 4 años el gobierno quiere aumentar, vía pacto fiscal y el aumento gradual del IVA, en unos 1000 millones de dólares, tendría que reducir, en el mismo lapso, el gasto estatal, en unos 9,000 millones de dólares.

Esta sería aplicando la formula francesa de 1:9. Por cada dólar más de impuesto, 9 dólares de ahorro. Seguramente no se puede aplicar a El Salvador una fórmula europea.

Tal vez en un país con tanta deuda social, el ahorro del gasto público tiene que ser en menor proporción. Pero debe haber una relación racional entre querer cobrar más impuestos y estar dispuesto a reducir gastos.

Hay que crear una relación aceptable entre reducción de gastos y mayor recaudación, antes de exigirnos a los ciudadanos y las empresas sacrificios para sanear las finanzas públicas. Pero de esto no hay nada en el Plan Quinquenal.

Cuando comienza en serio la negociación del 'pacto fiscal', esta debería ser la posición de la empresa privada y de la oposición: aumento de la tributación sólo cuando el Estado reduce sustancialmente sus gastos.

¿Que esto puede afectar a sectores de la población? Sí. ¿Que esto puede causar protestas, tal vez incluso violentas y antigubernamentales? Sí. Precisamente por eso se hace un pacto fiscal, para conjuntamente todos (gobierno, partidos, oposición, empresa privada) compartir la carga y compartir el costo político. Pero sin compartir la carga nadie compartirá el costo político.

Si sólo de aumentar impuestos se trata, nadie va a firmar ningún pacto. En este caso quien asume la responsabilidad (y el costo) serán el gobierno y su partido.

(El Diario de Hoy)

¿Por qué no crece México?

Prohibido escribir

El periodista Francisco "Pancho" Pérez fue sentenciado a 3 años y 9 meses e inhabilitado política y profesionalmente por el tribunal 5º de juicio en Valencia, estado Carabobo. Adicionalmente deberá pagar una multa de 1.200 unidades tributarias. El caso fue solicitado por el alcalde de Valencia, Edgardo Parra, por comentarios que hizo "Pancho" Pérez en su columna “En Secreto”, publicada el 30 de marzo de 2009 en El Carabobeño.

El alcalde Parra formuló la denuncia alegando “ofensa a funcionario público e injuria contra persona encargada de servicio público".

Por tratarse de una pena inferior a cinco años, el Código Orgánico Procesal Penal no prevé privativa de libertad en este caso.

El secretario del CNP Carabobo, Ángel Perozo, explicó que “el gremio periodístico del estado Carabobo sale enérgicamente a la calle a rechazar esta contundente medida que coarta los artículos 57 y 58".

"Tenemos que salir los periodistas porque esto es un mal precedente para la libertad de expresión en el país", señaló.

Explicó que los delitos que se le imputaron son difamación e injuria agravada. "Es indignante. Ahora no es un sólo Pancho Perez el que va a salir a hablar. Ahora somos mil Pancho Pérez. En Carabobo a los colegas no les van a prohibir decir lo que tengan que decir", manifestó.

Destacó que decidieron declarar persona no grata al alcalde de Valencia. "Los periodistas no somos enemigos. Somos promotores de entendimiento y de paz. El CNP intervino como ente mediador. En nuestra intervención establecimos dos o tres reuniones. Esto es una sentencia contra la libertad de expresión", dijo.

Al ser entrevistado telefónicamente, Francisco Pancho Pérez dijo que en su columna de opinión señaló que en la estructura operativa de gobierno de Valencia el alcalde mantiene a su entorno familiar en cargos de importancia.

"Él consideró que eso era una injuria y una afectación a su dignidad como alcalde de Valencia y acudió a un tribunal de juicio. Yo tengo 40 años de ejercicio ininterrumpido en El Carabobeño y el tribunal declaró mi inhabilitación como periodista", dijo.

Relató que el alcalde nombró a su hermana, a una cuñada y a su esposa como funcionarios de alto rango en la administración municipal. "Esto crea una situación irregular en la que se despachan y se dan el vuelto. Es información que conoce todo el mundo. Mantengo esa posición porque soy un periodista de 40 años de ejercicio profesional", declaró.

Explicó que, en todo caso, el alcalde tenía la posibilidad de solicitar un derecho a réplica, pero prefirió solicitar el juicio.

"No he dicho que son delincuentes ni nada por el estilo. Mantengo una columna desde hace 30 años que sale todos los lunes y es una referencia para la opinión en Carabobo. Esperamos los 10 días de ley de la publicación de la sentencia y en ese momento vamos a apelar porque sostenemos que es una decisión aberrante. De rodillas no me van a conseguir. Es una agresión a la libertad de expresión", concluyó.

Por su parte, la jefa de redacción del Diario El Carabobeño, Carolina González, rechazó de manera absoluta la sentencia e inhabilitación del periodista. Asimismo, calificó la situación del comunicador social como un ataque a la libertad de expresión.

Recordó que los periodistas y la sede del impreso, ya han sufrido otro tipo de agresiones. "El alcalde estuvo por acá y tuvo actitudes agresivas con las personas, y los medios, y ahora se desencadena en una condena contra el periodista", apuntó

Señaló que sobre el ataque a la sede de El Carabobeño no se hizo ningún tipo de señalamiento a presuntos responsables.

"Estamos en espera que demos el respaldo y podamos seguir apoyándolo en ésta situación que es nefasta", finalizó.

(Globovisión)