Carta a Nayib Bukele: Se equivocó nuevamente

Estimado alcalde:

Usted obviamente está mal asesorado. Pelearse con el fiscal general, cuando este todavía es como una página blanca, un hombre que aun no ha escogido sus batallas, sus amigos y sus enemigos, es un error de principiante.

También está mal acompañado. A personeros como Alejandro Muyshondt, Marcos Rodríguez y Walter Araujo, mejor hubieras dicho: No me defienda, compadre. Hoy queda usted, en el imaginario de la gente, rodeado por ellos, juntos a Neto Sanabria y Peter Dumas.

Seguramente piensa que fue un gran logro que el FMLN hizo suya la convocatoria para la marcha contra la fiscalía – y que el mero Medardo González te haya acompañado. Otro error. Si ya es grave cuando una persona investigada trata de intimidar al fiscal general echándole encima una manifestación – el hecho que sea un partido (¡el partido gobernante!) que organiza y encabeza esta coerción es doblemente grave, es un atentado a la institucionalidad.

Nada de esto le va a ayudar a usted. Mucho menos su declaración desafiante, nada menos en frente de la sede del fiscal general: “Si usted, señor fiscal, va a trabajar por este pueblo, este pueblo va a estar con usted. Si usted, señor fiscal, va a trabajar para La Prensa Gráfica, este pueblo lo va a ir a sacar de la oficina”. Esto se llama coerción. Y acto seguido: “¿Si fui yo, aunque no lo he hecho, a quién le importa?” Esto se llama apología del delito. Ambas cosas son inaceptables en un funcionario público.

Todo parece que la fiscalía tiene bien documentada y comprobada su participación (personal y como funcionario) en la planificación y financiación de los hechos delictivos conocidos como la “clonación” de los periódicos El Diario de Hoy y La Prensa Gráfica. Si para usted no es delito grave, es cosa suya y demuestra que clase de funcionario es usted. Para los que hacemos nuestra vida ejerciendo el periodismo y defendiendo la libertad de expresión, sí es grave que desde el poder del estado se atente contra los medios de comunicación.

Si estas clonaciones de los periódicos hubieran sido iniciativas de unos ciudadanos que de esta manera querían manifestarse políticamente, yo mismo hubiera recomendado a los dueños de los medios afectados no tomar acción legal. Pero desde el principio tuvimos elementos que nos hicieron pensar que este ataque (y múltiples otros contra medios, columnistas, analistas…) no provenían de unos ciudadanos sino de esferas del poder estatal. A estructuras y funcionarios del Estado, llámense gobierno central o gobierno de San Salvador, no se puede dejar pasar este tipo de transgresiones – y una vez que el poder estatal está involucrado, ya no es “delito lleve”, es grave por definición.

Entonces, sí importa, señor alcalde.

Usted tuvo suerte que Fabio Castillo le acompañó en esta locura frente a la fiscalía. Es extraño, luego de toda la frustración que tuvo que vivir con Mauricio Funes, a quien también defendió al principio. Fabio es tan honesto que en algún momento nos va a pedir disculpa por haber defendido a usted. Más vale que escuche a Fabio, que es el único asesor honesto que tiene. Ya dijo Fabio: Esta acción de clonar los periódicos fue mala, si me hubieron preguntado, les hubiera dicho que no lo hagan. Escúchele, alcalde.

Fue un error también de Fabio de participar en este desafío a la independencia del fiscal general. Repito: Si el partido oficial, con su secretario general a la cabeza, marcha sobre la fiscalía general, está en peligro la independencia de la institución. A Fabio le indujo a cometer ese error su amor al “partido de los muchachos”. A Medardo un mal cálculo estratégico. Pero a usted el amor a si mismo. Esta es la diferencia.

Lo mejor que puede hacer, para la ciudad y para usted mismo, es apartarse de su cargo mientras siga la investigación. Si lo depone en alguien tan honesto como Fabio Castillo, todos ganaremos, hasta usted.

Saludos, Paolo Luers
(Mas!/El Diario de Hoy) 



Carta al VMT: ¿Por qué una licencia cuesta 5 veces más que un DUI?

En estos días me tocó reponer mis documentos. Se me había ‘extraviado’ mi cartera, con todo y DUI y licencia.

Para reponer mi DUI pagué $10.30 – y 15 minutos más tarde salí del Duicentro con mi nuevo documento. Feliz.

Para reponer mi licencia pagué $52.01 y pasé 75 minutos en las instalaciones de SERTRACEN. Encachimbado.

Cuando me cobraron los $52.01 me quedé pensando porqué una licencia cuesta 5 veces más que un DUI. No encontré ninguna justificación. El proceso técnico es el mismo: tienen que accesar a un banco de datos, verificar tus datos, escanear tus huellas dactilares, tomarte la foto, e imprimir tu carnet. Parece tener ninguna explicación que la licencia cueste 5 veces más que el DUI…

Pero todo en la vida, hasta las cosas más absurdas, tienen explicación. Mientras pasé en SERTRACEN de un escritorio al otro, comencé a entender el enemigo del costo exagerado de la licencia: Mientras en el Duicentro todo el trámite se hace en 1 escritorio, con una empleada, en SERTRACEN son 5 pasos. O sea, en SERTRACEN tienen que intervenir 5 empleadas para proporcionarme la licencia. La primera que toma los datos y las huellas dactilares. Paso 2: te cobran. Paso 3: te toman la foto. Paso 4: te imprimen un documento para que lo firmés. Paso 5: te entregan el documento, que ni siquiera es la licencia, sino una hoja con un permiso provisional. La licencia la tenés que recoger en 30 días…

5 veces cola. Por esto salen los 75 minutos.

En cambio, en el Duicentro todo esto lo hace una sola empleada, en 15 minutos. Solo que antes tenés que ir al banco a pagar; tuve suerte, solo me costó otros 5 minutos.

Cuando salí de SERTRACEN, todo se me había explicado. Es una simple cuestión de matemática:
El trámite en el Duicentro toma 15 minutos e involucra 1 empleada.
El trámite en SERTRACEN toma 15 x 5 = 75 minutos e involucra 5 x 1= 5 empleadas.
Por tanto, la licencia cuesta 5 veces más que el DUI.

La pregunta del millón, o más bien dos:

1) ¿En qué se basó el funcionario, me imagino el viceministro del VMT, para autorizar las tarifas de SERTRACEN?

2) ¿Paga SERTRACEN comisión sobre la ganancia, que seguramente también es 5 veces más alta que en el caso de la compañía Mühlbauer, que maneja los Duicentros? ¿Y a quién?

Estimado viceministro del VMT: Por favor tome estas dos preguntas como trámite de acceso a la información pública. Espero su respuesta.

Saludos,
 e2b99-firma-paolo

(Mas!/El Diario de Hoy) 

Carta al FMLN: Son gobierno, háganse cargo

Compañeros:
Van a cumplir 7 años en el poder – y todavía hablan como si fueran oposición. Un ejemplo: Lorena Peña dio la pauta - y todos ustedes repiten como loros que es un escándalo que las AFP cobran una comisión de 20% sobre los ahorros de los cotizantes.

Bueno, la verdad es que no son 20%, son 16.9% de la suma que entre trabajador y patrón mensualmente pagan a la AFP. Y si de esto restamos el seguro, a la AFP quedan 9.65% de comisión. Como la mitad de lo que dice Lorena. Hagan la cuenta, pero con la calculadora, no con el manual de propaganda…

Esta comisión puede ser un exceso, o puede ser lo adecuado, habría que revisarlo. La cosa es que a quien le toca revisarlo es a la Asamblea Legislativa. Es la Asamblea, y no las AFP (y mucho menos ANEP o FUSADES), que fija estas comisiones. Y en la Asamblea, ustedes tienen casi 7 años de tener la mayoría de 43 votos (juntos con sus fieles aliados) que se necesita para cambiar las comisiones de las AFP. Pero ni el gobierno de Funes, ni el gobierno de Sánchez Cerón, ni la bancada del FMLN han hecho nada para revisar y reducir las comisiones. Así que se puede afirmar: Estas comisiones son política oficial del FMLN, así como lo fueron de ARENA antes del 2009.

Hace poco, luego de la muerte de Francisco Flores, Moisés Urbina volvió a transmitir partes de la última entrevista hizo al ex presidente, en 2013. Hablando de la permanente crítica (es más: demonización) del FMLN a la dolarización Flores dijo: “La dolarización es política oficial del FMLN, así como fue política oficial de mi gobierno.” -¿Cómo?, le decía Moisés, jamás el FMLN ha hablado bien de la dolarización…

Y decía Paco Flores: “Es una cosa lo que hablan, y otra la política que impulsan estando en el gobierno. Nosotros dolarizamos el país, y así como se dolariza se puede desdolarizar, con los mismos 43 votos. Pero ni Mauricio Funes, ni el FMLN, teniendo la mayoría necesaria, lo hicieron. Ni siquiera lo intentaron. Así que ellos asumieron la dolarización como su propia política oficial, como la política del Estado – gracias a Dios!”

Es cierto. Tampoco el segundo gobierno del FMLN movió un dedo para desdolarizar al país. Ya son 7 años que el FMLN administra un país dolarizado. Es su política. Punto.

Pero ustedes siguen hablando pestes de la dolarización, del TLC, de las comisiones que cobran las AFP – pero nunca han ido a la Asamblea para revertir estas políticas. Ustedes siguen cultivando el discurso ideológico contra ‘la oligarquía’, pero su gobierno no pierde oportunidades de tomarse fotos en Casa Presidencial o en viajes a Washington con los empresarios más emblemáticos del país. En su discurso frente a sus bases, los  organismos monetarios internacionales como el Fondo Monetario, el Banco Mundial, o el BID (Banco Interamericano de Desarrollo) siguen siendo ‘instrumentos del imperialismo’, pero desde que ustedes están gobernando, la práctica es diametralmente contraria: Tratan de se los mejores amigos de estas instituciones y sus funcionarios. Y como dijo Paco Flores: Gracias a Dios. Porque si su política fuera tan erratica como su discurso, el país no solo estuviera en crisis, estuviera en quiebra.

Si tienen dudas de las comisiones que cobran las AFP, instalen desde la Asamblea una mesa técnica para revisarlas. Ustedes son tan responsables de las comisiones existentes como cualquier diputado de ARENA.

Y digan al secretario técnico de la Presidencia, a su compañero Roberto Lorenzana, que no sea tan irresponsable de usar el fantasma de la desdolarización para extorsionar a la oposición, a la empresa privada y a la opinión pública que dejen de oponerse a la expropiación de los fondos de pensiones. Lorenzana sabe, igual que ustedes, que el FMLN nunca planteó revertir la dolarización, por una simple razón: Sería un desastre económico. Así como hubiera sido un desastre no haber dolarizado al país.

Igual que en el caso de la amnistía. Muchos de ustedes, hablando con los ‘movimientos sociales’, apoyan la exigencia de algunos de abolir la amnistía. Pero ningún diputado del FMLN jamás ha presentado en la Asamblea una iniciativa de ley para hacerlo. Claro que no: Saben que sería un desastre.

Son temas que a ustedes les gusta sacar para arengar, pero a la hora de la verdad, no corresponden a su propio populismo. Asuman las políticas que su partido y su gobierno, por acción o por falta de acción contraria, han implementado como políticas del estado. A veces, un partido (y sobre un partido gobernante) tiene que defender hasta causas impopulares. Si no lo hace, es mentiroso y pierde credibilidad.

Saludos, Paolo Luers

(Mas!/El Diario de Hoy)