Carta al presidente de la República: Desarme a los francotiradores

Estimado Salvador Séanchez Cerén:
Las pláticas con el Banco Mundial por buenas razones son reservadas, aunque todos sabemos que existen – y que constituyen la única salida viable para el país de salir de su crisis de las finanzas públicas.

Sólo así, amarrando compromisos con la oposición y al mismo tiempo con el Banco Mundial, el gobierno del FMLN puede evitar que los últimos dos años de su mandato lleven al colapso a todos: al gobierno, al partido de gobierno, y a la economía del país. Lo de poner parches ya no funciona, se necesita una solución integral, que incluye pensiones, reducción de gastos y aumento de ingresos, o sea impuestos y futuros préstamos para financiar el déficit fiscal hasta que se pueda eliminar. Es más: lo necesitan ambos gobiernos, el actual igual que el próximo que elegiremos en 2019.

El gobierno no debe dinamitar este posible acuerdo integral con acciones desesperadas, como por ejemplo imponer una reforma de pensiones no consensuada, para salir de su aprietos actuales. Y la oposición tampoco debe poner en peligro la solución integral con intransigencias que agudicen la desesperada situación fiscal del gobierno.

En ambos campos hay quienes entienden esto y están tejiendo, junto con el Banco Mundial, la solución integral.

Pero también hay francotiradores. Es tiempo de desarmarlos. El problema es que del lado del gobierno y su partido hay una falta de liderazgo preocupante. El presidente no toma decisiones firmes y no corta en seco el doble discurso y doble juego dentro del gobierno, dentro del FMLN y entre partido y ejecutivo. Hay que reconocer que ARENA, a pesar de sus conflictos internos, ha mostrado mucho mayor coherencia.

Si esta falta de liderazgo y este miedo de tomar decisiones no se resuelven, esta oportunidad de llegar a una solución integral patrocinada por el Banco Mundial se va a perder. Es obvio que se trata de decisiones no necesariamente populares. Por esto es indispensable que gobierno y oposición juntos asuman los costos políticos.

La ventaja es que se trata de un problema esencialmente técnico, y que se tiene en la mesa a los técnicos no solo del Banco Mundial, sino también del gobierno y de la oposición, no sólo los políticos. Estos últimos suelen ser los francotiradores, y alguien, repito, tiene que desarmarlos. Y si no lo hace el presidente de la República, por su lado, y si no lo sigue haciendo el presidente del COENA, cada uno con los suyos, ¿quién lo hará?

Dejen trabajar a los expertos y cúbranles las espaldas.

Urge que usted, como presidente de la República, ponga orden en su gobierno, y que ARENA no permita que su crisis de dirección le reste coherencia.

Saludos,

44298-firma-paolo
(MAS! / El Diario de Hoy)


Columna Transversal: Pensar fuera de la caja

Si ARENA decide no apostar a la apertura, habrá que pensar en una alternativa. Parece que esta decisión ya está tomada y consumada. El momento de la apertura como estrategia para construir una nueva mayoría en el país ya pasó, ya se perdió. Se hubiera tenido que producir en el proceso interno de selección de candidatos para alcaldes y diputados, ampliando la oferta electoral del partido con candidatos que pueden bajar y tal vez borrar esta barrera que existe entre ARENA y los sectores que necesita atraer para desplazar al FMLN.

Esta oportunidad no se aprovechó – no por accidente o por actuaciones torpes de algunos dirigentes, sino por diseño del actual liderazgo partidario. El resultado: El partido les tiró la puerta en la cara a quienes estaban dispuestos a arriesgarse con ARENA, confiando en las promesas de renovación. Y en consecuencia, renunciaron a su reelección los únicos dos diputados que habían apostado a este acercamiento con la sociedad civil. El partido se auto-amputó una pierna, por que no aguantó la picazón del hongo de pie…

Aunque esto ya parece no tener solución dentro de ARENA, subsiste la necesidad de construir una mayoría social y electoral capaz de sostener un proyecto político de regeneración del país y sus políticas públicas. Sigue siendo una prioridad ineludible para todos. Entonces, si la apertura de ARENA está descartada, hay que buscar otra forma. Y hay que buscar esta otra forma de manera responsable y con cabeza fría. Ya estuvo el berrinche, es hora de estrategia.

Por esto es lógico que ahora está surgiendo con fuerza el debate sobre candidaturas no partidarias. Lo que siempre parecía una opción quijotesca para gente excéntrica, en este contexto puede convertirse en la opción sensata y necesaria. Existe una mayoría social que no acepta que el FMLN se prolongue en el poder, erosionando la institucionalidad democrática y la factibilidad económica y social del país, pero que tampoco conecta con ARENA, y mucho menos ahora. Los únicos que podrían movilizar estos sectores de la sociedad, para evitar que caigan en las tentaciones de la anti-política o en apatía, por el momento son candidaturas no partidarias. Pero pueden adquirir sentido estratégico sólo bajo condiciones que ahora urge discutir friamente:
  • No pueden ser iniciativas individuales, sino tienen que tener el respaldo de un movimiento ciudadano que les dé representatividad y mandato; además será la única forma de superar los obstáculos legales puestos por el sistema partidario actual para evitar que haya diputados no partidarios;
  • Este movimiento hay que construirlo con claridad de propósito. El primero es: aportar a construir una mayoría nueva más allá del FMLN y sus aliados; para esto hay que tener claridad que ARENA tiene que ser parte de esta mayoría a construir. Yo sé que a muchos no les gusta esta idea.
  • El segundo propósito: usar las candidaturas no partidarias del 2008 y la intervención activa en las elecciones presidenciales para construir una nueva fuerza partidaria que en el 2021 puede competir y cambiar el mapa político.
Si el primer propósito exige disposición de alianza con ARENA, el segundo requiere de disposición de competir contra ARENA.

En esta dialéctica tienen que saber moverse quienes acepten el reto de las candidaturas independientes. No se trata de meter a un par de iluminados a la Asamblea, sino de construir una tercera fuerza. Los llamados a emprender esta aventura son los que están fuera de ARENA, pero quienes quieren renovar la política y, sobre todo, desplazar al FMLN antes de que arruine el país. A los renovadores dentro de ARENA, en especial a mis amigos Juan Valiente y Johnny Wright, recomiendo no participar en este proyecto. En ARENA queda mucho por hacer, porque sin una fuerte ala renovadora dentro del partido no funcionará ninguna alianza amplia.

Dentro de este movimiento que se convertiría gradualmente en partido deben tener cabida todos que han entendido que para defender el sistema republicano y construir un país de oportunidades hay que evitar que el FMLN siga gobernando, pero que también hay que evitar que ARENA sea la única opción.

Los militantes y dirigentes de ARENA no deberían ver esto como amenaza, sino como la tal vez incómoda pero indispensable oportunidad de llegar a lo que se necesita: una nueva mayoría para regenerar el país. Una nueva fuerza céntrica será muy incómoda para ARENA, porque actuará como permanente correctivo y reto. Pero será indispensable porque será su complemento.

Los primeros en entender esto deberían ser Javier Simán y Carlos Callejas. Ellos saben que sólo con ARENA (y mucho menos con una ARENA sin apertura) sus proyectos políticos no tendrán sustento.

(El Diario de Hoy) 

Carta al ministro de Seguridad: ¿Autocensura quiere?

Comisionado Landaverde:
Entiendo que no le gusta que los medios informen y opinen sin restricciones sobre la violencia en el país. A nadie que dirige una política de Seguridad fracasada le conviene. Además, como buen soldado (disculpe: policía) del FMLN, está en su ADN el desprecio al desorden que significa una prensa no regulada. O cualquier cosa no regulada por el Estado, más bien por el gobierno, sobre todo por su gobierno.

Pero como no puede regular el ejercicio de la libertad de prensa, porque la Constitución no lo permite, se inventa una ley que ordena a los medios ejercer “autorregulación”.

Surge entonces un proyecto legislativo con el aparatoso nombre “Ley del Sistema Nacional de Prevención de la Violencia”, y entre un montón de previsiones dudosas esconden el artículo 30, que manda que los medios de comunicación tienen que “contribuir en la promoción de la prevención de la violencia, la convivencia y la cultura de paz en la población, procurando la autorregulación ética de la información y contenidos no violentos para no afectar la salud mental de la población, sin perjuicio del respeto a la libertad de expresión, de prensa y de información.”

Una joya de redacción, comisionado. No puede existir una autorregulación mandada por ley. Y mucho menos una autorregulación obligatoria sin perjuicio de la libertad de prensa y de la expresión. Es un absurdo. O es autorregulación, o sea voluntaria y autónoma del Estado, o es regulación, o sea censura.

Lamentablemente para ustedes y afortunadamente para los periodistas, la censura no puede existir. Los periodistas vamos a seguir publicando lo que logremos investigar sobre la violencia y los crímenes, incluyendo los cometidos por una policía mal dirigida; sobre los fracasos de su política de mano dura y sobre la militarización de la PNC.

Los opinadores vamos a seguir diciendo las cosas por su nombre, aunque usted piense que esto va en detrimento de la salud mental de la población. Pero la salud mental que tienen en mente ustedes es la tranquilidad de un pueblo que confía en su gobierno y se traga restricciones de sus libertades. Nosotros trabajamos para una salud mental informada, crítica y activa.

Para nosotros, los periodistas y opinadores, esta ley que usted propone significa otra forma de censura. Cuando publicamos investigaciones, fotos, videos, análisis o columnas que demuestran la realidad cruda de inseguridad, la falta de control de las fuerzas de seguridad, y las barbaridades que cometen estos en su desesperación, no nos va a llamar la atención un censor del gobierno – nos va a censurar el editor o director del medio, que por ley estará obligado a la “autorregulación”. El efecto será el mismo: silencio, información tibia, opinión sin dientes…

La verdadera intención de esta ley, que ustedes tratan de esconder en frases ambiguas sobre “autorregulación sin perjuicio de la libertad de prensa”, la revela sin tapujos el diputado Misael Mejía, su hombre en la Comisión de Seguridad de la Asamblea: “Los medios deben sacar lo bueno del Gobierno y dejar de vender noticias negativas”. Así de simple, sin tanta paja.

Olvídese, comisionado: En este país nunca habrá autorregulación por ley – por más que anhelen tener aquí algo como la famosa “Ley RESORTE” en Venezuela, que permite al gobierno sancionar y cerrar medios cuando no respondan a la “responsabilidad social” definida por el gobierno, o cuando a criterio del ejecutivo “alteran el orden público, difundiendo noticias que alteran la salud mental de la población”.

No con nosotros, comisionado. Saludos,


44298-firma-paolo

(MAS! / El Diario de Hoy)

Carta a los futuros conductores: Contesten contra todos sus instintos

Estimados patanes:
Necesitamos un descanso de tanto debate político. Mejor les voy a revelar las seis preguntas del test sicológico para conductores. Hace siete meses, cuando decidieron imponerlo, le hice una propuesta al VMT. Me alegra que me hicieron caso, con pocas variaciones. Nelson García incluso lo ha mejorado. Es que entre patanes se entienden…

Aquí el test:

Usted ve a un peatón cruzar la calle frente a su vehículo debajo de una pasarela. ¿Cómo reacciona?
  • Acelero, pero en el último momento freno chillando las llantas – para que el h.j.p. aprenda.
  • Pito para que corra.
  • Freno para dejarlo pasar.
  • Nada, a ver si logra pasar. De todos modos, tenia que haber usado la pasarela.
En un retén le dan el alto, porque va en contrasentido. Una agente joven le pide los papeles. ¿Cómo reacciona?
  • “Hola, mamita chula, que tal si arreglamos esto con una cervecita más noche.”
  • “Mire, yo soy amigo del subjefe de la Policía de Tránsito.”
  • Le doy mis papeles y firmo la esquela.
  • “¿Y usted sabe manejar, muñeca? Mejor arreglo con su compañero.”
El consumo del alcohol tiene mucho que ver con la seguridad vial. Abajo encuentra 4 explicaciones científicas. Marque la correcta.
  • Con un par de cervezas el hombre se pone menos tenso y maneja mejor.
  • El alcohol afecta la capacidad de reacción.
  • Sin un par de tragos nadie aguanta el caos que reina en el tráfico.
  • Como de noche todos andan bolos, entre ellos se entienden.
Usted sale con su esposa de una fiesta. Ha tomado varias cervezas. Su esposa le dice que le deje manejar. ¿Cómo reacciona?
  • “Yo a pija todavía manejo mejor que vos, vieja.”
  • “Gracias, mi amor.”
  • La dejo manejar, pero como es mujer, le digo cuándo cambiar velocidades, dónde doblar y cuándo pitarle a otros bolos que andan por la calle.
  • Le doy una cachetada y le enseño cómo se maneja.
El vehículo que anda delante de usted atropella una moto y se da a la fuga. ¿Cómo reacciona?
  • Me paro, reviso cómo está el motociclista y hablo al 911.
  • Me voy a la mierda. Si el otro se fue, ¿por qué voy a perder tiempo yo que no hice nada?
  • Voy detrás del carro que se fugó.
  • Llamo al 911 y me voy.
Usted se parquea en frente de una cochera. Mientras se baja, aparece el vecino y le pide mover el vehículo. ¿Cómo reacciona?
  • Depende del tamaño del vecino.
  • Le saco la pistola, a ver si respeta.
  • Me disculpo y muevo el carro.
  • Le menciona su madre, cierro el carro y me voy al chupadero enfrente.
La recomendación: Marque las respuestas que le parecen las más culeras, y no va a tener ningún problema con el test. Una vez tenga su licencia, hágale caso a sus instintos. 
Saludos,

44298-firma-paolo
(MAS! / El Diario de Hoy)

 

Carta a Mauricio Interiano: Este COENA tiene que apartarse

Estimado Mauricio:
No soy el primero que te lo dice, aunque los otros (y mucho más idóneos) lo hicieron detrás de puertas cerradas: Tenés que renunciar. Tenés que dejar que otros arreglen el desmadre que tu COENA ha creado. ¡Y ya!, antes de que el barco averiado haga agua. Es lo único decente: reconocer que para la solución que necesita tu partido, ustedes ya no pueden aportar, porque son el problema a resolver y el obstáculo a remover.

Estoy seguro que algunos te plantean una solución intermedia: Quedate, sólo hacé una recomposición del COENA, sacá a los más impresentables (el Grillo Barrientos, Calvo…), y meté alguna gente nueva. No creo en esto: Tuviste varias oportunidades de recomponer a tu COENA, muchos te lo urgieron – y nunca quisiste hacerlo. Esto se llama falta de liderazgo.

Ya no es un problema del COENA, sino del partido, de su futuro y su capacidad de ganar elecciones. Tu mandato ha sido: Poner al partido en condiciones de ganar las elecciones del 2018 y 2019. Para esto había que convencer a la mayoría escéptica del país: harta del FMLN y desconfiada de ARENA. En esto fracasaste: Armaste un COENA excluyente que no superó la división existente; diste poder a dinosaurios que, lejos de promover la renovación, buscaron la restauración.

Seguiste hablando de apertura, pero tu COENA la bloqueó en la práctica. Para esta primaria el COENA hubiera tenido que motivar y proactivamente reclutar a mujeres y hombres críticos, frescos, renovadores, competentes a competir por alcaldías y diputaciones. Hicieron lo contrario: Vetaron a los pocos que se animaron. Le diste rienda suelta a personajes que no permitieron que entrara gente que pensara diferente. Gente dispuesta de luchar para sacar al FMLN del gobierno, dispuesta a acercar a ARENA votantes más allá del ámbito conservador.

¿Cómo van a ampliar la base electoral de ARENA, incursionando en el corazón de la juventud, de las profesionales, de la clase media, si no amplían la oferta electoral con gente como Aida Betancourt, que representa estos sectores decisivos para las elecciones? Tu tarea era reclutar como candidatos a docenas de Aidas, Johnnys y Juan Valientes, para que la sociedad civil vea que en ARENA habrá quienes los representan – pero terminaron vetando y humillando a la única que tuvo el valor de inscribirse; y empujaron a renunciar a los únicos dos diputados que gozan de amplio reconocimiento en los sectores que ARENA necesita movilizar para ganar las elecciones.

El barco todavía no hizo agua. Aun hay tiempo para sacarlo a flote. Para esto se necesita un nuevo COENA, dirigido por alguien que sepa unificar al partido y relanzar su renovación. Y para reparar el daño ya hecho Juan Valiente y Johnny Wright deben formar parte de la solución, o sea del nuevo COENA.

No se trata de marginar la parte conservadora del partido y sus bases. Se trata de abrir espacio para la parte que ustedes han marginado, vetado, maltratado. Se trata de componer un partido amplio y plural que podrá construir una mayoría amplia con todos los que quieren desplazar al FMLN y defender las libertades: conservadores, liberales, social-liberales, y socialdemócratas.

El problema es que todos ellos, que no tienen expresión partidaria pero quieren participar en la regeneración del país, ya no tienen confianza en ARENA, porque no tienen confianza en vos y este COENA. Por esto te tenés que apartar y dejar espacio a otros que sí pueden recuperar la credibilidad, la confianza y la esperanza, dentro y fuera del partido.

Vos podés ser parte de esta solución – o el hombre que permite que se hunda el barco. Saludos,


(MAS! / El Diario de Hoy)