Carta a ARENA: No abran el champán antes de tiempo

Era de esperar: en algún momento la acumulación de tantas políticas fracasadas del gobierno, tantas mentiras, tanta incapacidad mezclada con arrogancia de poder del Frente, tenía que expresarse en las encuestas electorales. Ahora La Prensa Gráfica inauguró la carrera electoral con su encuesta y no puede causar ninguna sorpresa que el FMLN esté pagando el costo de sus pecados, y de que ARENA esté arriba en la preferencia de los salvadoreños.

Me imagino que hay caras largas en el campo del Frente y sus dirigentes, y caras alegres en el campo de ARENA. Pero cuidadito, falta un año, y veremos muchas encuestas antes de ir a elecciones en marzo del 2018. El Frente tiene razón de preocuparse, pero aun tiene tiempo para corregir sus políticas. Ya reconocieron que tienen que aplicar austeridad a su inflado y lujoso aparato de gobierno. Y ya estarán pensando en serio si se pueden dar el lujo de seguir haciendo lo mismo en Seguridad.

Pero ARENA no tiene mucha razón de celebrar. Lo que se refleja en esta encuesta, que ve a la oposición arenera 12 puntos encima del partido de gobierno, es el rechazo al FMLN, no necesariamente simpatía con ARENA. Es rechazo a las políticas del gobierno, pero no puede ser apoyo a las propuestas de ARENA, por una simple razón: Aún no hay propuestas claras de ARENA.

La reacción más fatal por parte de ARENA sería pensar que van bien. Es cierto, el gobierno y el FMLN van mal, y la gente comienza a expresarlo. Si los dirigentes de ARENA sacan las conclusión equivocada que su partido va bien, con el agravante que ya no hace falta más renovación programática y de liderazgo, pueden llevarse sorpresas feas en próximas encuestas.

938d09c2-65fb-444c-a8e8-da4e2aa1f3e0_xxxlw
Lo único que comprueba el hecho que ARENA ahora sale mejor parada en la opinión de los votantes es que les gusta el discurso de renovación que ARENA ha adoptado. Pero a puro discurso no se puede sostener una ventaja, hay que consolidarla con hechos concretos, con actos de renovación. Si en las elecciones internas que ARENA tendrá este año para elegir sus candidatos a diputados y alcaldes, el partido da pasos para atrás en vez de atreverse a avanzar a más apertura, más democracia, más meritocracia, la ventaja se puede perder rápido. No hay nada más dañino que defraudar expectativas despertadas. Si no lo creen, pregunten al FMLN que entusiasmó a muchos sectores con la idea del cambio, pero terminó haciendo lo mismo…

No se equivoquen, opositores. Convertir el descontento con el gobierno en votos por ustedes requiere de muchos pasos prácticos de honestidad, humildad, audacia y apertura.

Guárdense el champán y comiencen a trabajar. Saludos,

44298-firma-paolo
(MAS!/El Diario de Hoy)

Carta a Gustavito, símbolo y víctima de un Estado absurdo

No tengo idea adónde terminan los hipopótamos muertos. Pero donde estés, estoy seguro que estará mejor que donde estabas. Un majestuoso animal salvaje, reducido a una pinche piscina, sin libertad, sin espacio, sin nada que se aparezca a su hábitat natural – esto no era vida.

Estaba decidido de no dedicarte carta. No escribo a animales. Además, tu caso ya está en la boca de todos. De repente, en un país plagado de violencia, surge como símbolo de todas la víctimas… ¡un hipopótamo! Sólo faltaba especular si te asesinó la MS o la 18 u otro sospechoso de. ¿Para qué opinar de esto, si ya toda pendejada estaba dicha?

Pero de repente, poco a poco, detrás de tantas cortinas de humo, aparece otra imagen diferente al Gustavito como símbolo de la violencia: vos como símbolo de un Estado fallido. Bueno, más bien de un sistema de gobierno fallido por absurdo. Nunca vamos a conocer la causa concreta de tu muerte, ya que la Secretaría de Cultura de la Presidencia, en una ataque inusual de diligencia, se deshizo de tu cuerpo maltratado (el famoso corpus delicti), antes de que se pudiera determinar lo que te había pasado. Muy conveniente. Nunca conoceremos la acumulación de negligencia e incompetencia está detrás de tu miserable vida y muerte – sea cual sea la causa forense de tu fallecimiento: enfermedad fatal, descuido, falta de atención adecuada, depresión o vandalismo asesino.

Es absurdo confiar que sepa manejar un zoológico una Secretaría de Cultura que depende de la presidencia (o sea de una entidad política y no técnica), y que como tal ni siquiera es capaz de lidiar con los asuntos de cultura y arte. Si la alcaldía de San Salvador sería más idónea para asumir y transformar el zoológico, no sé. Pero tiene razón Bukele en decir: Así como están el zoológico y la Secretaría de Cultura, amarrados a los diseños políticos de la Presidencia, no debemos permitir que continúen.

Quizás no queda otra que cerrar el zoológico. ¿Tienen nuestros niños el derecho de tener un lugar para ver a animales exóticos? No. Hay miles de otras formas, en películas y videos y en Internet, para enseñarles como realmente viven estos animales.


1488332171701


Hay que cerrar la Secretaría de Cultura de la Presidencia. Fue idea loca de Funes y Vanda la creación de este monstruo, en vez de una entidad autónoma, profesional y apolítica. Y al llegar Sánchez Cerén, le pareció conveniente tener esta Secretaría al servicio de su propia locura del “buen vivir”.

Pero todo esto ya te vale, Gustavito. Saludos,




44298-firma-paolo
Posdata: El rediseño de MAS! me plantea el reto de regresar al formato original, con el cual las Cartas de Paolo nacieron, por cierto en MAS! Acepto con ganas el reto de plasmar el mensaje de mis cartas en 420 palabras. Menos paja, más al grano. Menos análisis, más lenguaje directo. Más disciplina, menos retórica.

(MAS!/El Diario de Hoy)

Abraham Rodríguez: El último intelectual en la política salvadoreña

Murió Abraham Rodríguez, uno de los últimos grandes caballeros e intelectuales en la política salvadoreña. Hará falta al país esta voz de sensatez, institucionalidad y defensa de la Constitución – voz nunca altisonante, pero a veces devastadora en su crítica y defensa de principios.

Hay dos momentos en la historia que don Abram, si hubiera alcanzado la más alta magistratura del país, hubiera podido ahorrar al país enormes desvíos en su camino a la democracia.

Si Abraham, el gran intelectual de la Democracia Cristiana, hubiera asumido la presidencia en 1984, en vez del caudillo Napoleón Duarte, a lo mejor El Salvador no hubiera tenido que pasar por 8 años más de guerra antes de alcanzar la paz. A esta altura, Duarte ya estaba quemado por su fatal alianza con los militares, y amarrado a los intereses norteamericanos. Como constitucionalista, antimilitarista y patriota que fue, Abraham hubiera tenido mucho más posibilidades de proponer al sector privado e incluso a la ARENA de Roberto d’Aubuisson un plan de paz con la insurgencia. Duarte ni siquiera lo intentó, y sus diálogos nunca fueron más que monólogos.

Pero Abraham no tuvo la fuerza ni la voluntad de disputarle a Duarte el liderazgo. No era la hora de un político racional con aversión al caudillismo. Así que la campaña del 1984 se peleó entre Duarte y d’Aubuisson. Caudillo versus caudillo.

Foto: Edu Ponces/El Faro
 El otro momento histórico donde Abraham hubiera sido el más indicado para aspirar al poder para dar viabilidad al país fue 10 años más tarde, en la primera elección presidencial de la postguerra. En 1993 se desencadenó un gran debate dentro del FMLN, todavía compuesto por las cinco organizaciones que la habían formado durante la guerra. Fue un debate sobre qué tipo de país construir, y con qué alianzas y qué concepto de democracia. Unos, que resultaron mayoritarios, concebían la política y las elecciones como prolongación de la lucha revolucionaria para llegar al socialismo. En cambio, los que resultaron minoría, por lo menos en el recién creado aparato partidario, concebían su incorporación al sistema legal y político como oportunidad para construir una nueva mayoría para reformar el país y para consolidar un verdadero pluralismo democrático.

Al acercarse las elecciones presidenciales, este debate desembocó en dos estrategias diferentes (y a la larga incompatibles): usar las elecciones presidenciales para consolidar al FMLN como fuerza revolucionaria y socialista, aunque era claro que no podía ganar; o convertir la izquierda en parte de una alianza con las fuerzas democráticas, alrededor de una propuesta de reforma política y social, consolidando el Estado de Derecho y las instituciones. Para la primera estrategia, promovida por el PC de Schafik Handal y las FPL de Salvador Sánchez Cerén, el candidato era Rubén Zamora. Para la otra estrategia, promovida por el ERP de Joaquín Villalobos y la RN de Fermán Cienfuegos, el candidato idóneo era Abraham Rodríguez.

Prevaleció la línea de Schafik. Rubén se enfrentó a Armando Calderón Sol. El FMLN perdió, no solo las elecciones, sino también su unidad y su pluralismo. Poco después, el FMLN sufrió la primera de una serie de divisiones, donde siempre los reformistas abandonaron al partido.

Si el Dr. Abraham Rodríguez se hubiera convertido en 1994 en el líder de una amplia alianza reformista (y tal vez en el presidente), el país se hubiera ahorrado el vergonzoso capitulo del ‘gobierno de cambio’ de Mauricio Funes. Y hoy no estuviéramos rogando a Naciones Unidas a aplicarnos recetas contra la polarización que bloquea el desarrollo nacional. Abraham hubiera sido el gran reformador de la postguerra, presidiendo una alianza que incluía a un FMLN pluralista, con debate interno, con liderazgo plural. Al rechazar esto, el FMLN luego, ya depurado a un partido ortodoxo y vertical, tuvo que echar manos a un Mauricio Funes para alcanzar la alternancia. O sea, a un prestanombre sin base social, sin peso moral, sin carácter democrático. Todos conocemos el triste resto de esta historia.

Abraham Rodríguez, incluso sin haber podido aprovechar las dos oportunidades históricas de enrumbar al país, hizo invaluables contribuciones a la transición democrática, siempre defendiendo con caballerosidad y lealtad a sus principios la Constitución, el pluralismo, el orden republicano de la división de poderes.

Don Abraham nos hará mucha falta en la coyuntura decisiva, cuando se tratará en el 2018 de renovar la Sala de lo Constitucional y proteger la institucionalidad alcanzada.
(El Diario de Hoy)

341-abraham

Carta a los bien asegurados: ¿No les da pena?

Poco estimados funcionarios beneficiarios de seguros privados de salud:
Ya hemos puesto contra la pared a los diputados por el lujo que se dan con los seguros privados que se recetaron. Tan así que ya no se atrevieron a firmar nuevos contratos millonarios.
Pero poco a poco va saliendo a la luz toda la vergonzosa verdad: No sólo los diputados se recetaron estos privilegios, es práctica común en todo el Estado. La Prensa Gráfica averiguó que entre 2012 y 2016 el Estado derogó más de 144 millones de dólares para seguros médicos privados de sus altos funcionarios. Y va en ascenso: En el año 2012 fueron 20 millones, en el 2016 ya fueron 38 millones. Obra del gobierno del “cambio” y del otro del “buen vivir”…

De paso sea dicho: Estos números no son completos. Faltan los millones que gastan las autónomas como CEL, ANDA y CEPA, así como las superintendencias para asegurar a sus funcionarios. El total real debe sobrepasar los 50 millones anuales.

La pregunta del millón (literalmente) es: ¿Quiénes son los funcionarios que se benefician? Veamos el ejemplo del Ministerio de Justicia y Seguridad: Se gastó 15.76 de los 144 millones para seguros privados, un promedio de 3.15 millones al año. Entonces, ¿qué beneficio tienen de este seguro los agentes que diariamente arriesgan su vida y su salud? No creo que esta suma haya alcanzado para asegurar a los 23 mil policías. ¿Será que repartieron este pastel sólo entre los altos funcionarios del ministerio, de la PNC y de Centros Penales, o sea entre los que mejor salario tienen y menos riesgos corren?

Otro caso interesante es el de Salud. Resulta mentira, pero también este ministerio, que maneja a los hospitales públicos, gastó en seguros médicos privados: 155 mil, o 30 mil al año. Así de caros que son estos seguros, esta suma sólo puede cubrir a un puñado de altos funcionarios. Privilegios de cúpulas.

Obviamente, los ministros, viceministros y directores de Salud no confían en sus propios hospitales, conociendo la falta crónica de insumos y medicamentos, la sobrecarga laboral de enfermeras y médicos, la falta de camas. ¿Sería injusto que exigiéramos que los responsables del sistema de salud pública se sometan a los servicios que ellos brindan a los ciudadanos? Es al revés: Mientras ellos no dependan, para su salud y su vida, de los servicios públicos que ellos mismos administran, los hospitales nacionales y del Seguro Social van a estar en la situación precaria que todos conocemos.
Pregunto a la ministra de Salud, al director general de la PNC, al ministro de Seguridad, y al director de Centros Penales: ¿No les da pena gastar millones en su propia salud, mientras diariamente mandan a los policías, los custodios penitenciarios, las enfermeras y los médicos a arriesgar su salud para servir a la gente?

Podría hacer este tipo de preguntas a todas las cúpulas de las instituciones que año por año gastan en privilegios para ellos mismos, mientras llevan al estado al punto de la quiebra financiera y a la incapacidad de garantizar los servicios públicos básicos que deben a los ciudadanos.

Resumen: A los funcionarios que ganan suficiente, el Estado les paga salud privada. A los que no alcanzan para pagárselo, les dejan los hospitales desfinanciados.

Todos sabemos que los seguros médicos privados no son el único privilegio de los mandamases. Además se recetan camionetas de lujo, vales de gasolina, gastos de representación, y viajes, todo a costa de fondos públicos.

¿Hasta cuándo creen ustedes que la ciudadanía les deja pasar este autoservicio de beneficios? Saludos,

44298-firma-paolo

Posdata:

El Ministerio de Salud contestó en twitter:
screen-shot-2017-02-28-at-10-31-33-am

Si es así, mi crítica no aplica a las autoridades de Salud y felicito a los titulares. Queda la pregunta si los datos reportados por La Prensa Gråfica sobre gastos de seguros privados en las instituciones del goberno entre 2012 y 2016 son erróneas o aplican a la administración anterior.
En este contexto, La Prensa Gråfica publicó el día de hoy 28 de febrero lo siguiente:


screen-shot-2017-02-28-at-10-48-11-am

 

Vea los artículos de La Prensa Gráfica:

27 de febrero: País paga $144 millones en seguros privados

28 de febrero: CEL, CEPA, ANDA, ISSS y hospitales gastan $53.5 millones en seguros

(MAS!/El Diario de Hoy)