Editor confronts genocide in 'Senselessness'

About Horacio Castellanos novel 'Senslessness'. By Mauro Javier Cardenas, San Francisco Cronicle, Friday, May 23, 2008)

One approach to discovering exciting new Latin American writers is to scout for contemporary authors whom Roberto Bolaño counted among his favorites. Another approach is to just wait for New Directions to publish them. Either method will eventually lead you to Horacio Castellanos Moya and his novel "Senselessness," recently translated seamlessly into English by Katherine Silver of Berkeley. Castellanos Moya is "the only writer of my generation," Bolaño said, "that knows how to narrate the horror, the secret Vietnam that Latin America was for a long time."

Castellanos Moya belongs to the modernist tradition of bile: of Celine and Thomas Bernhard, particularly the fluid, compulsive rhythms of Bernhard's long sentence style. Something alchemic results from this pairing of the Bernhard style with the horrors Castellanos Moya chooses as his subject. It's as if a new habitat has been found - one in which rapturous spouting doesn't turn to puffery. It all seems to have started with his first novel, "Revulsion: Thomas Bernhard in San Salvador" (1997), a barbed monologue against everything Salvadoran: pupusas, the putrid state university, the ex-guerrillas who grovel after the rich, the trove of assassins that makes up the military, whorehouses, beer. In El Salvador, "Revulsion" earned Castellanos Moya notoriety and death threats. He now lives in Pittsburgh.

"Revulsion," however entertaining, now reads as a warm-up to the masterwork that is his 2004 novel "Senselessness." In it, a vitriolic Central American journalist is hired by the Catholic Church to copy edit the "one thousand one hundred pages" of firsthand accounts "that documented the genocide they had perpetrated against their so-called compatriots." "They" are the armed forces, which in "Senselessness" still assert a frightful power over this unnamed Central American country. And they aren't too happy with the report the narrator is copyediting or with anyone associated with it. (The report in the novel seems inspired by "Guatemala: Never Again," the historic four-volume document published by the human rights office of the archbishop of Guatemala).

How will the "depraved atheist" handle the dark enormity of the material he's copyediting? And how will it affect him? These are just two of the many questions - aside from the strength of the prose style, which at times seems to bolster the narrator against a howling collapse - that make of "Senselessness" an arresting read.

The paranoid narrator with his self-described "sick imagination" partially copes with reading the hundreds of testimonies by transcribing into his personal notebook sentences he finds compelling. He then shares these culled fragments with whomever he meets. What he wants is for others to appreciate their "sonority," their "curious syntactic constructions" that remind him of the poet Cesar Vallejo. Most react uncomfortably to this sharing, although, in a way, this is what one might expect from people dealing with an acrid type.

But as we gradually find out, the narrator's callousness does not make him immune to the pain of others. After he decides not to share one of these fragments with the bishop, he tells us he was afraid the bishop "might see me as a deluded literati seeking poetry where there were only brutal denunciations of crimes against humanity ... that he would think that I was a simple stylist who wasn't paying any attention to the content of the report."

At the beginning of the novel, the narrator is transfixed by one such piece of "poetry":

"I am not complete in the mind, I repeated to myself, stunned by the extent of mental perturbation experienced by this Cakchiquel Indian who had witnessed his family's murder, by the fact that this indigenous man was aware of the breakdown of his own psychic apparatus as a result of having watched, albeit wounded and powerless, as soldiers of his country's army scornfully and in cold blood chopped each one of his four small children with machetes, then turned on his wife, the poor woman already in shock because she too had been forced to witness as the soldiers turned her small children into palpitating pieces of human flesh."

This statement sums up "in the most concise manner possible the mental state of tens of thousands of people," leading the narrator to conclude "that it was the entire population of that country that wasn't complete in the mind." These transcribed sentences snag our attention on almost every page: "The houses they were sad because no people were inside them"; "[t]he pigs they are eating him, they are picking over his bones"; "[a]t first I wished to have been a poisonous snake, but now what I ask for is their repenting."

There are more of these fragments than there are scenes of military barbarism. There are only four: The first one, set in a bar, is couched in humor; the second scene he frames as the outline for a future novel; but the last two are as explicit as the torture scenes in Mario Vargas Llosa's novel about Trujillo and the Dominican Republic, "The Feast of the Goat." This carefully arranged mix of many bits of testimony and a dearth of complete scenes gives the reader the impression of advancing into the dark, surrounded by a cemetery of voices portending terrors that will be fully realized toward the end of the book.

The end of "Senselessness" is brutal. The awful fate of the indigenous people of Central America, a region cursed by American intervention and wars, stays with you. As one of the fragments of testimony (echoing the last grieving lines of Czeslaw Milosz's poem "Dedication") copied down by the narrator says, "May they wipe out the names of the dead to make them free, then no more problems we'll have."

(Publicado en San Francisco Chronicle)

Columna transversal: El país necesita que sus veteranos de guerra caminen con la frente en alto

El domingo pasado se reunieron en Perquín unos 70 ex guerrilleros para iniciar una nueva batalla. “Los veteranos del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) nos organizamos para trabajar porque ningún hombre y ninguna mujer que ha participado de la guerra en nuestras filas viva avergonzado, marginado ni se conduzca con la cabeza baja, sino orgullosos de su aporte a la historia del país y participando del desarrollo político, social y económico que juntos hemos hecho posible,” reza en su declaración de principios.

El acta de constitución de la Asociación de Veteranos Rafael Arce Zablah lo firmaron campesinos de Morazán, cooperativistas de Usulután y profesionales de San Salvador, en representación de los miles de veteranos del ERP que participaron en distintos encuentros y asambleas preparatorias. Gente orgullosa de su participación en la organización guerrillera más combativa entre las cinco que formaron durante la guerra el FMLN. Gente que al firmar la paz regresó a la vida civil, reconstruyó sus familias, casas, fincas, negocios, carreras. Gente que ahora ejercen su liderazgo acumulado en todos los partidos políticos así como afuera de la política partidaria, en organizaciones sociales, en ONGs, en el sector empresarial, en la academia, en los medios de comunicación.

El ERP decidió disolverse casi inmediatamente después de firmar la paz, no sólo como estructura militar, sino también como organización política. Misión cumplida. Ya no necesitamos partido, ya nada de verticalismo, somos ciudadanos, somos independientes.

Después de 15 años de dispersión (y, en algunas ocasiones, de enfrentamientos, sospechas, acusaciones) los ex-integrantes del ERP (ex-guerrilleros, ex-cocineras, ex-activistas, ex-logísticos, ex-comandantes, ex-colaboradores, ex-propagandísticos...) reconvertidos en médicos, trabajadores, profesores, agricultores, contadores.... comenzaron a sentir un vacío. Un vacío emocional, una necesidad de volverse a encontrar, a volver a sentir la hermandad y la igualdad. Pero también un vacío político. ¿Qué se ha hecho este liderazgo político, esta iniciativa, esta creatividad, esta audacia, que convirtieron al ERP en una de las guerrillas más exitosas de América Latina? ¿Adónde está toda esta capacidad, que durante la guerra hizo la diferencia, ahora cuando el país más lo necesita para salir de la polarización estéril?

¿Y qué pasó qué en las versiones que tanto la derecha como el FMLN dan de la historia reciente del país los aportes del ERP quedan afuera o tergiversados?

Cientos de veteranos se comenzaron hacer estas preguntas. Y comenzaron a reencontrase. Volvieran a sentir que era mucho más lo que los unía que lo que los separaba. Que tenían una historia común – y también una responsabilidad compartida: cuidar este país, esta democracia, estas libertados que se lograron construir haciendo la guerra y haciendo la paz.

Todos coincidieron que ningún partido los representaba. Que necesitaban representarse ellos mismos.

Algunos propusieron refundar el ERP como partido. Pero la gran mayoría rechazaba esta idea. Eso sólo los iba a dividir. Cobró fuerza la idea de construir una asociación totalmente autónoma de veteranos sin fines partidarios, pero de un gran significado político. Una asociación donde la militancia política no es requisito, pero tampoco obstáculo, sea cual sea el partido. Donde la identidad compartida de haber participado, en la función que sea, de las luchas del ERP es más importante que nuestras actuales preferencias electorales.

Al primer encuentro nacional en Perquín en noviembre de 2006 llegaron más de tres mil veteranos del ERP, a pesar (o talvez a raíz) del boicot que había decretado la dirigencia del FMLN. Una fiesta de la unidad, de la independencia - y del compromiso con la paz. “Combatientes del ERP 1981-1991, contra la violencia del 2006” rezaban las camisetas que se pusieron los participantes.

En una columna en El Faro escribí sobre este encuentro histórico: “La gran sorpresa del 11 de noviembre en Perquín: Por muy dispersos que estén los veteranos del ERP, siguen siendo organizadores, militantes de causas progresistas, activistas, soñadores. De guerrilleros se han convertido en ciudadanos. Lo que el FMLN no ha podido hacer --de ‘vanguardia revolucionaria’ convertirse en expresión de la sociedad civil-- los veteranos del ERP lo han hecho, cada uno o en pequeños grupos, obligados por las exigencias de la sobrevivencia, combinados con las exigencias de su conciencia. El gran potencial de esta militancia histórica del ERP reside precisamente en esto: Son ciudadanos, no funcionan con lógica de partido, sino con lógica de sociedad, con lógica de país. (...) Y parece que todos siguen compartiendo el mismo ideario que los unió en la guerra: justicia, libertad, creatividad, pluralidad. Y sobre todo el compromiso de ser eficientes, no quedarse en teorías, no darse pajas, sino trabajar, hacer, mover, transformar.”
Los amigos en el FMLN pueden estar tranquilos: Lo que empezó en el encuentro en Perquín en noviembre del 2006 y lo que se constituyó este domingo legalmente no es un partido que competirá con ellos. Es la libre asociación de los guerrilleros convertidos en ciudadanos. Un ex-combatiente de la Brigada Rafael Arce Zablah describió los fines de esta asociación así: “No vamos a poner alcaldes, no somos partido. Pero quien en el futuro quiere ser alcalde en Morazán, del partido que sea, va a tener que hablar con nosotros si quiere ganar...”

Tranquilitos, detrás de esto no está conspirando Joaquín Villalobos, sino unos campesinos necios de Morazán que convencieron al resto de ex-integrantes del ERP que la experiencia y convivencia compartidas en la guerra eran demasiado preciosas para darse el lujo de no darles continuidad y vida ahora en unción de la paz.

Surgió una asociación de veteranos de la guerrilla que ya está construyendo relaciones con los veteranos de las otras organizaciones que en la guerra integraban el FMLN, con los veteranos del ejército nacional, con veteranos de la guerra de Vietnam. Ya era tiempo que existiera. El país, para defender y hacer sólida la paz y la reconciliación, necesita que sus veteranos de guerra caminen con la frente en alto.

(Publicado en El Diario de Hoy)

Urge El Faro

Siempre me he cuidado de mantener muy buena amistad con mis ex-novias. No tiene sentido negar la atracción que una vez nos hizo amantes, sólo porque llegamos a sentir que nos era imposible compartir todos los días.

Hay amores que son eternos, pero no de todos los días y todo el día. Así es la cosa mía con El Faro.

Obviamente, es una declaración de amor, aunque ya no quiero escribir, semana por semana, en sus páginas. El problema con El Faro era que no logramos crear distancia. Demasiada identificación. Para mi, El Faro tenía que ser perfecto, y no lo era, obviamente. Tiene algo mucho mejor que perfección: el atrevimiento desenfadado y desinhibido de comenzar la construcción de un periodismo nuevo desde cero, sin ínfulas de perfección...

Para ellos, mis columnas tenían que ser expresión de su manera de concebir el periodismo - y yo los defraudé con mis polémicas a veces poco mesuradas, les toqué el nervio con mis críticas internas a veces demasiado exigentes y impacientes...

Hicimos bien tomar distancia. De todas formas, mi compromiso principal con El Faro ya lo había cumplido. No era mi columna, sino la ejecución, durante dos años, de los debates bajo el nombre “Encuentros-la cena política de El Faro”. Poner al Faro en el centro del debate nacional; poner el debate al centro del Faro...

Desde la nueva distancia, veo más claro el enorme aporte de El Faro a la cultura política salvadoreña: la independencia radical, sin restricciones. Cosa que los medios comerciales no pueden lograr por definición, y mucho menos los medios estatales, gubernistas, partidarios, sectoriales o comunitarios.

Con El Diario Hoy, donde hoy publico, no existen los problemas de esta exagerada identificación y falta de distancia. Más bien existen acuerdos claros que respetan las diferencias. El hecho que El Diario de Hoy me da --aparte de proporcionarme su enorme caja de resonancia-- un grado extremadamente alto de independencia como autor, no quita la necesidad que exista un medio que como tal sea verdaderamente independiente. Ese es El Faro, y por ello, lucharé por su existencia y su desarrollo, sea donde sea que yo escriba mis insignificantes opiniones.

No es un gesto de falsa humildad. La opinión, la columna, la independencia de cada uno de nosotros son insignificantes a la par de lo que está en juego con El Faro: la existencia de un medio que como tal es verdaderamente independiente.

Esto se traduce en el reto de cómo hacer este medio sostenible sin empeñar su independencia. Un medio que no es sostenible financieramente, tiene su independencia amenazada. O está condenado a estancarse en su proceso de crecimiento y profesionalización. Uno de los dos --o la independencia o el desarrollo-- está vetado, si El Faro no consigue sostenibilidad financiera. Sus directores tienen la responsabilidad de remover esta espada de Damocles que amenaza la independencia o el desarrollo del Faro, o ambos.

Me recuerdo del editorial que escribí para el último número de Primera Plana, periódico semanal que suspendimos en 1995, luego de un año de existencia, precisamente por falta de sostenibilidad. Este editorial no fue publicado, porque mis compañeros en la dirección del periódico lo consideraban demasiado amargo. Puede ser. Sin embargo, tuve razón. Escribí en el editorial de despedida que no publicamos:

“Cada sociedad tiene los periódicos que merece. La sociedad merece lo que realmente demanda. Si la sociedad salvadoreña realmente demandara un periódico independiente y crítico como Primera Plana, el periódico sería sostenible. El hecho que hay tan pocos empresarios dispuestos a invertir en este periódico; el hecho que hay tan pocos empresarios dispuestos a firmar contratos de publicidad con este periódico; y el hecho que sólo hay tres mil lectores salvadoreños dispuestos a invertir en una suscripción anual, son muestras irrefutables que no existe una demanda conciente de renovación del periodismo como la estamos tratando de hacer. No veo sentido que regalemos, con ayuda de fundaciones internacionales, a la sociedad salvadoreña un periódico que no está dispuesta a sostener. Por esto decidimos cerrar Primera Plana antes de mantenerla viva con donaciones.”

Estoy convencido que hoy, casi 15 años más tarde, la situación es diferente. En parte, porque la sociedad ha desarrollado demandas mucho más exigentes a sus medios. Y en parte, porque El Faro ha mostrado como se puede hacer mucho con pocos recursos. Deseo, de todo corazón, que la sociedad salvadoreña demanda y está dispuesta a sostener y hacer crecer un periódico como El Faro.

(Publicado en El Faro)

Médicos corta pelo del ISTA

Ayer domingo 18 de mayo en La Prensa Gráfica publicaron una noticia que me hizo acordarme de una de las instituciones más desprestigiadas, más manipuladores, burdas y baratas del aparato gubernamental. De verdad que simplemente debería de dejar de existir. Sería un avance para el país que el Instituto Salvadoreño de Transformación Agraria dejara de existir.

El problema con el ISTA es de nacimiento. Las primaras voces opositoras a su existencia fueron los fundadores del partido ARENA, ahora parece que se les ha olvidado que es la rama del gobierno encargada de aplicar la reforma agraria. Si, eso significa el proceso de reforma agraria no ha terminado. Según entiendo la mayoría de grandes terratenientes y familias poderosas acusan a la reforma agraria de ser la responsable del colapso del agro en El Salvador. Tanto que ahora el presidente promete una ley de arrendamiento de tierras para tratar de solventar este asunto. Bueno no es tan fácil el asunto, pero de haber llegado a esa conclusión, ¿no deberían de estar haciendo esfuerzos significativos por clausurar el ISTA? ¿O es que hay algo más?

El ISTA ha saboteado abierta y legalmente el proceso de consolidación de áreas protegidas de El Salvador durante años. Ha entorpecido y enredado procesos para que en la actualidad sean prácticamente inaplicables. Del proceso de reforma agraria se reservaron ciertos fragmentos de propiedades para dedicarlas a conservación, estos fueron los primeros pasos en la consolidación de un sistema de áreas protegidas. Se reservaron más de 1000 hectáreas de La Joya en San Vicente, unas tantas más en el Volcán de Conchagua, en Santa Barbara, Colima, Nacuchiname, Normandía, etc. Un total de 21,000 hectáreas en 91 propiedades. Las cuales deberían ser administradas al Gobierno, en principio por el Servicio de Parques Nacionales y Vida Silvestre del Ministerio de Agricultura, en la actualidad por Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales. De esas se han transferido 20. Después de más de 25 años de haber iniciado el proceso de reforma agraria.

Esto ha sido por falta de presión y exceso de burocracia de parte del MARN, así como por la viveza y proteccionismo que ha tenido el ISTA. En la ultima de estas movidas establecieron un procedimiento de 16 pasos para transferir la tierra, que involucra en muchos casos la buena voluntad del ISTA, así han quedado decretos de transferencia archivados por años. Todo para no perder el control de las tierras que tienen en este momento.

Pero ¿por qué le interesa tanto al ISTA seguir en control de estas tierras?, pues lo hemos estado viendo y muy pocos han dicho algo al respecto. El Faro hizo una serie de reportajes donde explicaban y ejemplificaban como opera el ISTA, como entregaron títulos de propiedad a simpatizantes de ARENA en pago por realizar campaña a favor de ellos, como entregaron títulos de propiedad regalados al tío del expresidente del ISTA, Miguel Tomás Lopez, hasta hace muy poco también miembro del COENA. Eso queda muy bien explicado y ejemplificado en los reportajes de El Faro. De esto que parece un escándalo, solo lograron que Miguel Tomás Lopez no siga a cargo del ISTA, pero los procesos de la institución son los mismos y la utilización burda partidista sigue igual.

De ahí llegamos al artículo de la Prensa Gráfica de esta semana. Nos informa que el ISTA ha organizado una jornada médica en el municipio de Tecoluca. Por cierto, lugar donde hubo un fuerte enfrentamiento político y legal para la transferencia del parque ecológico León de Piedra. Como parte de la jornada médica nos cuentan como se dedicaron a dar cortes de pelo a las personas que así lo desearan. Mientras los empleados públicos tenían camisetas del candidato a la alcaldía de Tecoluca por parte de ARENA. Ahora, que venga alguien a decirme que esto no es una movida política, sino ¿qué tienen que estar haciendo los médicos corta pelo del ISTA en Tecoluca con camisas de ARENA? Y es que este tipo de cosas lo hacen abiertamente, hasta invitan a la prensa. Habrase visto tanto descaro.

Me queda claro porque sigue funcionando el ISTA, para hacer trabajo burdo, politiquero y barato. No creo que ARENA necesite de estas cuestiones, este partido está para más, por lo menos eso esperaría yo, al parecer me equivoco.

Pero sin lugar a dudas el ISTA, no solo por estas razones tiene que cerrar, sino porque no tiene razón de ser, el proceso de reforma agraria tiene que darse por terminado. Necesitamos un cambio en la política de tierras. Necesitamos la ley de arrendamiento, pero también necesitamos que se aplique la Ley de Áreas Naturales Protegidas, más que eso necesitamos la creación de un verdadero instituto de tierras capaz de supervisar los procesos de arrendamiento, así como abrir mecanismos de custodia del territorio, que permita al estado u organizaciones conservacionistas, custodiar tierras privadas para su conservación. El debate sobre las tierras pasa por las medidas y las aplicaciones de leyes especiales para administrar ciertas zonas del país (Puerto de La Unión), pero no pasa por el ISTA.

Por favor cierren el ISTA ya.

No podía terminar la columna de esta semana sin dejar de hacer mención al caso FARC-Ramiro. Muchos podrán hablar de novelas, de lo que tiene que decir o dejar de decir Rodrigo Ávila, Tony Saca o Mauricio Funes. Muchas historias-justificaciones-excusas pueden poner. Pero vamos a ver, no me pueden venir a decir que esto es un invento de la derecha internacional o que hay muchos Ramiros. ¿Es qué realmente creen que El Salvador es tan importante en la geopolítica mundial? para que esto sea orquestado por el gobierno colombiano en colaboración con El País y otros tantos diarios del mundo ¿Qué todos estos periódicos se jugarían su prestigio para perjudicar a Ramiro de El Salvador? Había oído hablar de egos, pero esto es demasiado.

Fertilizantes, energía y alimentos

SANTIAGO GRISOLÍA 07/05/2008 El Pais

La agricultura ha ido perdiendo importancia económica en los países industrializados, como es el caso de España, donde en los últimos años sólo representaba el 3% del PIB. Ello nos hizo crearnos la ilusión de que no debíamos preocuparnos por los productos alimenticios, y es la razón por la que los países de la Unión Europea apenas si permiten el cultivo de plantas transgénicas en su territorio.

Craso error, como demuestra la actual escalada de precios, que además evidencia lo que economistas y científicos llevan años anunciando: que el constante y vertiginoso aumento de la población mundial hace que la cantidad de alimento disponible esté condicionada por la calidad y abundancia continuada de las cosechas, y por el manejo de los depósitos que los gobiernos poseen.

Pocas comunidades son capaces de autoabastecerse. Y las actuales políticas de aumento de las extensiones de tierra destinadas a un monocultivo, para favorecer la rentabilidad internacional, provocan, cuando las cosechas generales son escasas, unas condiciones tendentes a aumentar el hambre en la zona en cuestión.

Esta reflexión evidencia muchos factores poco éticos de las sociedades actuales, los que con toda seguridad, desgraciadamente, aumentarán.

La pérdida de una cosecha de cereales, que todavía hoy cubre la mayor parte de las necesidades nutritivas de la población mundial, puede ser una gran catástrofe. Ahora mismo estamos viviendo una de esas catástrofes, debido especialmente a que la gran demanda de arroz supera las cantidades disponibles, lo que provoca un aumento de precios que lo ha convertido en un producto inasequible para las paupérrimas economías del tercer mundo.

Recordemos que esta semilla es responsable de la alimentación de cerca de la mitad de la población mundial. Al parecer, ha habido una mala cosecha. Pero ello no explica el aumento desorbitado del precio, que prácticamente se dobló en pocos días. Está claro que la deficiencia en productividad de este alimento depende en parte del agua, un bien cada vez más escaso, y también del excesivo aumento de precio de los productos energéticos. Pero esta crisis también responde a que los países que poseen cantidades almacenadas, ante el riesgo de quedar desabastecidas, hayan restringido su venta, y a la política arancelaria de la Unión Europea y otros países desarrollados.

Y no cabe acusar de la situación actual a la producción de productos bioenergéticos tales como el bioetanol, puesto que el arroz, que yo sepa, no se utiliza para estos fines. Y tampoco tiene una explicación clara el gran aumento del coste del petróleo, excepto por el deseo de hacer más ricos a determinadas personas o entidades.

Algunos economistas aseguran que se trata de un proceso coyuntural de reajuste del mercado: el anuncio del aumento de precio del arroz ha disparado la demanda en algunas regiones europeas, lo que propicia la carestía. Pero esto, según esos economistas, contribuirá a que las plantaciones de arroz aumenten. Olvidan que no todos los terrenos son aptos para el cultivo del arroz, y que para forzar las producciones se requieren cantidades siempre en aumento de fertilizantes sintéticos, cuyo precio se ha triplicado en un año. En los países industrializados, según datos de la Asociación Internacional de Industrias Fertilizantes, el consumo ha aumentado un 65% en los últimos 8 años.

La dramática consecuencia de este proceso es que miles de personas en los países pobres morirán de inanición mientras la crisis se resuelve. Son parte de esos llamados "daños colaterales" de los que tanto hablamos en los países desarrollados. Los mismos que padecemos un enorme problema de obesidad y que estamos limitando las variedades de cultivo a aquellas que nos resultan más rentables.

Se habla con pavor de los alimentos transgénicos, como obra de un grupo reducido de oscuro poder. Pero los agricultores llevan siglos realizando experimentos genéticos sin control. Hemos traído animales y plantas de los más remotos lugares de la tierra y los hemos instalado en nuestros jardines y terrenos, sin cuidar las consecuencias. Hemos cruzado especies vegetales y animales distintas para crear otras que nos resultaran más útiles, aun sabiendo que eran estériles y condenadas a extinguirse sin nuestra constante intervención, pongo por caso las mulas. Hemos esterilizado animales para que nos resultasen más sabrosos. Hoy se estima que cada día desaparecen algo más de 5 especies vivas para siempre. Muchas de ellas llevaban millones de años poblando el planeta.

De aquí que, afortunadamente, se esté hablando del Arca de Noé, que almacena las semillas de cuantas especies hemos identificado a fin de preservarlas y evitar una catástrofe.

La ciencia no es la responsable de las desgracias del hombre, aunque es cierto que los humanos logramos transformar en armas todo cuanto descubrimos. Incluso la palabra.

Con una población mundial en constante crecimiento, y con unas demandas de calidad de vida mayores, el precio del arroz está condenado a subir. Porque pronto los habitantes de países en desarrollo no se contentarán con los cereales como principal alimento en su dieta, y esto aumentará el consumo de arroz, trigo y otros a fin de nutrir con ellos a los animales que estos humanos coman. El precio del arroz es el precio del desarrollo de la humanidad, y sólo la solidaridad y la ciencia parecen capaces de hacerlo asequible, en un futuro, a todos.

Santiago Grisolía es presidente ejecutivo de los Premios Rey Jaime I.

Memorias secretas

La noticia del hallazgo de computadoras pertenecientes al occiso terrorista Raúl Reyes, y la legitimidad de dicho hallazgo por medio de la Interpol, ha sacudido fuertemente a las esferas políticas y diplomáticas latinoamericanas en Washington DC.

Antes de que la Interpol legitimara el contenido de las computadoras, el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza manifestó de manera enardecida su escepticismo con respecto a la validez de los documentos que el periódico EL PAÍS de España hiciera públicos la semana pasada, en los cuales se confirman los lazos conspirativos que existen entre el Presidente Venezolano, Hugo Chávez, el Presidente Ecuatoriano, Rafael Correa, el Presidente Nicaragüense Daniel Ortega, lideres políticos comunistas y la agrupación terrorista FARC, por promover y expandir el controversial proyecto político del Socialismo del siglo XXI en Latinoamérica bajo el movimiento bolivariano, pero mas grave que todo, el intervenir en la lucha democrática que Colombia ejerce sobre el narcotráfico y terrorismo en sus fronteras patrias.

El gobierno colombiano presidido por Álvaro Uribe ha demostrado - con causa - al resto del mundo, la integridad con la cual ejecutó el manejo del equipo incautado en el campamento del entonces segundo en jerarquía político-militar de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), después del bombardeo realizado el pasado primero de marzo en territorio ecuatoriano.

El revelante y muy comprometedor contenido de los archivos encontrados en estas computadoras, ha profundizado la crisis político-diplomática entre Colombia y sus vecinos Venezuela y Ecuador, pero a la vez, ha escalado la magnitud de ese conflicto en el cono norte sudamericano a toda Latinoamérica y Estados Unidos, a donde las redes de influencia de las FARC tienen presencia.

En Caracas, el Presidente Hugo Chávez le llamó al anuncio de Interpol “ Una Payasada”; en Quito, el Presidente Rafael Correa, según la agencia noticiosa AFP declaró “El informe... ni nos va ni nos viene, no nos interesa en lo mas mínimo”, además, ha ofrecido renunciar si se comprueba que recibió dinero proveniente de las FARC para su campaña política; en Washington DC, según la revista Time, el senador republicano por Indiana, Richard Lugar, con mucha cautela, ha recomendado a la administración del Presidente George Bush que, no se le permita al presidente Chávez utilizar las herramientas anti estadounidenses que a menudo infiere al referirse de que estas revelaciones se tratan de otra trasgresión del intervensionismo imperialista en el hemisferio.

Lugar recomendó que, “si Venezuela es encontrado ser cómplice, seria inteligente para EE.UU., permitir que las dinámicas regionales tomaran su curso”; “Si EE.UU. responde con demasiada fuerza, la atención será cambiada de una trasgresión Venezolana a otro ejemplo de intervensionismo estadounidense”.

Sin duda en las próximas semanas muchas mas revelaciones de estos archivos serán dadas a conocer a la opinión publica, pero lo que en este momento entre los políticos estadounidenses en Washington DC, se define es la forma como enfrentar y solucionar este problema en su patio trasero.

Según la revista Time, la legitimidad del contenido de la información realizada por Interpol le da causa a la administración del presidente Bush el incluir al gobierno de Chávez en la lista de patrocinadores internacionales del terrorismo. Lo que justificaría sanciones económicas para Venezuela.

Particularmente en Centroamérica, este conflicto ha trascendido en la actual campaña política para presidente de mi país, adonde, el partido político opositor FMLN se ha visto afectado, debido a que los archivos de las FARC ligan al máximo líder del partido comunista salvadoreño (PCS) – la principal organización política que constituye, dirige y controla al FMLN – José Luis Merino, alias, Ramiro Vásquez, como mediador en el trafico de armas entre las FARC y traficantes australianos.

Además, se menciona en estos documentos de las FARC que el occiso comandante comunista Shafick Handal junto a Ramiro Vásquez, les solicitaron ayuda económica por un valor de cinco millones de dólares para la campaña política en la cual Handal corrió como candidato presidencial por el FMLN en 2004. Las FARC recomendaron a los comunistas salvadoreños el realizar trabajos de inteligencia en Panamá para identificar un objetivo que produjera diez o veinte millones de dólares y luego compartirlo en partes iguales, con esto se supone que las FARC recomendaban ejecutar un secuestro.

El partido de izquierda salvadoreño ha sido derrotado en tres elecciones presidenciales debido a los temores que surgen entre la ciudadanía con respecto a la posibilidad de que la naciente democracia salvadoreña sea transformada en una dictadura comunista similar a la cubana.

Con el fin de disipar esos temores para estas próximas elecciones presidenciales el FMLN inició una campaña de imagen en la cual promociono un cambio de la figura temida a razón de sus practicas comunistas ortodoxas del pasado y en la cual eligió como candidato presidencial a un entrevistador noticioso muy popular y admirado por el pueblo, quien no es militante del partido político y que hasta ahora se ha identificado el mismo como independiente, aunque desde su denominación como candidato se le ha acusado por sus adversarios y escépticos como un títere o caballo de Troya que los comunistas que controlan el partido utilizan para su obtención del poder.

La asociación del llamado “poder detrás del trono” como lo es Ramiro Vásquez, con las FARC, ocasiona que surjan nuevamente los temores sobre los verdaderos propósitos de la comisión política y el candidato presidencial sobre el objetivo de convertir a El Salvador en un país socialista de ganar las elecciones del próximo año.

Objetivamente, la inmensa mayoría de los latinoamericanos que vivimos en un sistema democrático como el estadounidense repudiamos la existencia de grupos terroristas como las FARC y no es ninguna sorpresa que de igual forma repudiamos a los representantes políticos que fomentan el trafico de armas, de narcóticos, el secuestro político y el terrorismo generalizado.

Estas memorias secretas escondidas en las computadoras de las FARC han estremecido a Latinoamérica y esperemos que a través de ellas se logre deducir responsabilidades de manera que se aplique la justicia internacional a los responsables para erradicar este tipo de practicas que no benefician a los pueblos democráticos.