Carta a los diputados sensatos

Estimados:
Espero que todavía existan, por lo menos algunos, diputados sensatos. A ustedes me dirijo. Espero que en momentos cruciales ustedes puedan olvidarse de sus intereses electorales y sus pleitos enfermizos, y unirse para darle al pobre país nuestro una oportunidad de salir del estancamiento.

Estoy hablando de la Ley de Asocios Públicos Privados. Era un proyecto de ley para abrir nuevos espacios a la inversión. Y al mismo tiempo resolver problemas de infraestructura y modernización, que sobrepasan la capacidad financiera del Estado. Una ley que deberíamos haber tenido desde hace años, para evitar que tengamos un puerto construido, pero sin funcionar; para evitar que entremos en crisis energética; para evitar que nuestro aeropuerto pierda competitividad; para evitar que nuestro sistema carcelario se convierta en una vergüenza nacional; para evitar que nuestros hospitales y escuelas no den abasto...

Hoy ya tenemos todos estos problemas. Pero nunca es tarde, hay que hacer esta ley y empezar a trabajar. Estado y empresarios juntos.

Pero viene el FMLN y convierte una ley de promoción de la inversión en una ley de candado a la inversión. Esto es lo que está pasando en la Comisión de Hacienda de la Asamblea: Con la amenaza de hacer fracasar la aprobación de la ley que tan urgentemente necesita el país, el Frente extorsiona para que pongan candados por todas partes. Candado para que nunca pueda haber una inversión conjunta con la empresa privada en nada que tenga que ver con salud, educación, seguridad pública, el sistema penitenciario, la rehabilitación de los internos, el agua...

Y parece que ARENA se deja extorsionar. Adiós al sueño que el obsoleto Hospital Rosales sea sustituido, no en 30 años, sino en 5, con co-inversión privada. Adiós al sueño que empresa privada y gobierno se pongan de acuerdo para financiar y construir cárceles modernas y seguras, con talleres, escuelas vocacionales y fabricas incorporadas. Adiós al sueño de un esfuerzo conjunto para impulsar la investigación tecnológica en la UES. Todo esto va a al traste, porque los trasnochados asustan con el petate de la privatización.

Ustedes saben que no se trata de privatización. Por supuesto será el ministerio de Salud que manejaría el nuevo hospital Rosales. Por supuesto que será al ministerio de Seguridad que administraría las nuevas cárceles. Por supuesto la Universidad no pierde su autonomía. Pero sería con inversión privada que estos proyectos urgentes se construyan. Serían asocios públicos privados que en las cárceles y en los barrios crearían puestos de trabajo para facilitar la rehabilitación de jóvenes en riesgo y de privados de libertad...

Con sus candados, el Frente está consiguiendo que la Ley de Asocios Públicos Privados sólo se podrá aplicar a carreteras, puertos, aeropuertos, energía. Si es que luego de la guerra contra la ENEL italiana, que ya es socio en LaGeo, todavía encuentren quien quiera invertir en energía...

Incluso en estas áreas, el FMLN insiste en poner más candados. Quieren poner dos nuevas burocracias: una Dirección de Asocio Público Privado, y otra que se llamaría Organismo Fiscalizador de Asocio Público-Privado... ¡Cómo les encanta poner “direcciones”  y “organismos” y sopas de letras! - en vez de usar la institución ya existente que es PROEZA y darle las facultados de ley que necesita...

Todo esto, parece, ya pasó por la Comisión, con todo y candados. Depende de ustedes, los diputados sensatos de los distintos partidos, que rechacen la Ley de Candados a la Inversión y aprueban una que atraiga inversión.

Saludos, Paolo Lüers
(Más!/EDH)

Carta a los bailarines de ‘Desplazados’

Muy queridos amigos:
Nunca voy al teatro, por miedo de aburrirme. No quiero ofender a los artistas levantándome a media función, pero tampoco quiere, por pura cortesía, sufrir lo insufrible...


Las fotos de "Desplazados" son de Miguel Servellón

La otra noche ya no me sirvió este pretexto para no ir al teatro Poma. Habíamos compartido tantas tertulias tan agradables en La Ventana que me dije: Tienen una química tan excepcional estos artistas ticos y guanacos, que tengo que ver a qué se traduce esto en su show ‘Desplazados’. Bueno, les tengo que confesar que el nombre de la obra me tenía un poco preocupado. Ojala que no vaya ser un panfleto dedicado a lo ‘políticamente correcto’, donde ven el mundo desde la perspectiva de víctimas, denunciando. O como dice mi amigo Horacio Castellanos: el arte del indio pijiado...


Pero conociéndolos a ustedes como artistas irreverentes, gente realmente creativa y cagada de chiste, no veía cómo podían caer tan bajo. Así que me arriesgué. Rompí mi propia regla y fui al teatro.

¡Y qué sorpresa más grata! Presencié excelencia dancística en esta fusión de bailarines y coreógrafos de El Salvador y Costa Rica. No estaba preparado para la elegancia de Néstor Morera (de nuestra Compañía Nacional de Danza) y de Allan Cascante (del grupo tico ‘Las Hijas de Otro’). Mucho menos para el derroche artístico de Byron Nájera (El Salvador) y Melissa Hernández (Costa Rica). Martha, Elsy y Guadalupe, las 3 hermanas Gómez, demuestran lo lejos que nuestra Compañía Nacional de Danza ha llegado. Ya sabía que ustedes son buenos, pero en este experimento de fusión con una tropa tica independiente y audaz, se ve su verdadero potencial. Una expresión artística del potencial del Asocio Público-Privado. La compañía estatal junto con independientes en un teatro privado.

De danza no sé mucho, a pesar de que me enamoré de una bailarina y vivo con ella desde entonces. No tengo la más mínima idea si lo que yo ví en esta obra tiene algo que ver con sus intenciones coreográficas. No me importa, yo la danza contemporánea, igual que la pintura moderna y abstracta, nunca la trato de ‘entender’. La danza, si es mal hecha, me aburre y no me dice nada. Si es bien hecha, me causa fuertes sensaciones.
Esta su obra me causó, en cada movimiento, en cada gesto, en cada elemento mímico, en cada solo... una sola sensación: ternura.

Nunca he visto una cosa tan coherente, tan fluida, que de miles de formas complementarias expresa... ternura. Yo no entiendo porqué esta cosa se llama ‘Desplazados’, ni quiénes en cada escena son desplazados y quienes salvadores, si es que existen. No sé y no me importa. Yo vi, durante una hora, en los más diferentes movimientos de todos ustedes, hombres y mujeres, gestos de ternura. Siempre cuando uno de ustedes toca a otro, el movimiento termina en una acaricia. Un toquecito de caricia. Ningún gesto grande, pero miles de gestos pequeños. Incluso los movimientos que comienzan con rupturas medio violentas, siempre terminan con otro toquecito de caricia.
Yo vi una hora cargada de energía, un derroche de movimientos acrobáticos, muy veloces, pero que siempre redundan en... elegancia y amor.

Obviamente no sirvo de crítico de arte. Nunca he ejercido esta pajística. Solo quería, porque ustedes me regalaron tan generosamente su amistad, expresarles lo que me transmitieron esta noche: energía y ternura; fuerza y elegancia; excelencia y amor. Suena a cursilería. Y así es cuando es panfleto. Pero a veces, pocas veces, es arte genial.

Gracias por este regalo,
                                             Paolo Lüers
(Más!/EDH)

Entrevista a Billy Sol Bang: "Sin participación estatal, LaGeo es un agujero negro"

Lo que está en juego es el país, dice Guillermo "Billy" Sol Bang, el expresidente de la Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica de El Salvador (Cel), y al decirlo se refiere a un caso que ha estado al centro de la atención pública y que es investigado por una comisión especial en la Asamblea Legislativa: un contrato pactado entre el Estado y la empresa italiana Enel Green Power en junio de 2002, un asocio público privado diseñado para incrementar rápidamente y a bajo costo la generación de energía geotérmica en El Salvador. Sol Bang lideró el proceso de crear el asocio público privado que, hasta la fecha, conforma LaGeo y que la transformó de una empresa con pérdidas anuales a una que genera grandes réditos para el país.



¿Qué ventaja tenía convertir a la generadora de energía geotérmica, LaGeo, en un asocio público privado?


El interés nacional y el interés nuestro era generación de energía eléctrica, sostenible y limpia, al menor costo posible, para el beneficio del pueblo. Y ya lo estamos viendo en los rendimientos de la planta y en los rendimientos de la generación y por el efectivo que le está generando a INE en este momento. Tuve una información de que ya ha pasado de 200 millones de dólares.
Y esto, ¿no lo podía haber hecho el Estado por sí solo?
Sí, podríamos haberlo hecho, pero el tiempo habría sido demasiado largo y habríamos tenido limitaciones crediticias. Nos habríamos entretenido muchísimos años. Enel vino a invertir y lo logró en meses plazo.
Cuando el Estado se involucra en este tipo de asocio, se asume desde un principio que el privado va a tener ganancias, ya sea con LaGeo o con el Puerto de La Unión.
Lógico. Nadie invierte a perder. En cualquier asocio público privado, la empresa participante va a adquirir el derecho a recibir los dividendos que genere con sus inversiones y disponer de ellos como decida. El ejemplo clásico de un asocio público privado es el caso de Enel en LaGeo. Enel en sí, es un asocio público privado mundial, en la que 70% es privado y el 30% es público, del Estado italiano.
¿Por qué se necesitaba inversión extranjera en la geotermia?
Ahora, por ejemplo, un pozo cuesta 6 millones de dólares. Ese es el problema del sector eléctrico: se tiene que invertir permanentemente. Antes, cada diez años Cel montaba una hidroeléctrica y siempre se mantenía reserva. En las últimas dos administraciones no ha sido así. Lo que nos está evitando una crisis energética hoy es la poca demanda, porque no hay crecimiento económico.
Es decir, que si lográramos la forma de reactivar el crecimiento económico, ¿de repente estaríamos con carencia de energía?

Entraríamos en déficit, sería una situación muy peligrosa.
¿Quién tiene la culpa de eso?
Parte de la culpa está en la falta de planificación en el sector eléctrico y porque no se le ha permitido usar sus ingresos para su desarrollo. Si en vez de meterse en este litigio que de cualquier manera perdió, el país se hubiera metido en el plan de inversión conjunta con Enel estaría diferente la situación energética. Tendríamos ahora alrededor de 40 MW geotérmicos más instalados. ¿Cuánto cuesta al día esa generación? Las dos últimas administraciones han cometido dos pecados: detener la inversión en geotermia y no invertir ni avanzar en la generación de energía hidroeléctrica. El interés nacional se ha ido por la ventana. El Chaparral está paralizado y ahora tiene un costo muy alto. Cuando nosotros iniciamos El Chaparral costaba alrededor de 160 millones de dólares. Todavía no ha arrancado y ya andan cerca de haber gastado eso. La relación costo/beneficio ya no es positiva.
¿Habría que regresar al plan de inversión geotérmica que el arbitraje internacional puso en suspenso?
Así es. Tenemos que hacerlo, porque lo que está en juego no es el asocio público privado con Enel, lo que está en juego es el país. La belleza que tiene la asociación con Enel es que podemos generar energía a bajo costo, limpia y sostenible. La sostenibilidad depende de la tecnología. Enel tiene un campo geotérmico funcionando desde 1907. Los campos geotérmicos necesitan tecnología avanzada. Fui con el ingeniero Antonio Rodríguez (el exgerente general de LaGeo), a visitar los campos geotérmicos más grandes del mundo, en California, al norte de San Francisco. Ahí han perdido su capacidad por sobre explotación. Están generando entre el 60 y el 70 % de lo que podrían estar generando de acuerdo a la capacidad instalada. En Ahuachapán no pudimos recuperar capacidad instalada por la forma en que explotábamos los pozos antes. La generación de geotermia es algo que se controla día a día y se tiene que hacer bien y con tecnología sofisticada.
Si hay una posible inconstitucionalidad y si hay una privatización encubierta en este caso, ¿ocurrió con el traspaso a INE de las acciones que Cel tenía en LaGeo?

Lo dije desde el inicio: hasta que se realiza el traspaso de acciones de Cel en LaGeo a INE fue que empezó la batalla contra Enel. Hay correspondencia del expresidente de la Cel, Nicolás Salume, felicitando por la relación que había entre los italianos y Cel. Pero llega el traspaso de las acciones y empieza una batalla para lastimar a los inversionistas italianos. 
¿Cómo llegó la orden de que se transfirieran esas acciones, que son bienes del Estado? Simplemente con un acuerdo de junta directiva. Ahí empezó una privatización encubierta y, posiblemente, una inconstitucionalidad. Esto es lo que las comisiones de la Asamblea y la Fiscalía deben investigar.
Usted creó INE. ¿Se creó esta sociedad anónima con el propósito de convertirla en socia de LaGeo y traspasarle las acciones del Estado?
No, nunca. Cuando nosotros transferimos acciones para la privatización de la distribución de energía eléctrica necesitamos 11 acuerdos legislativos. INE es una empresa que fundamos en mi tiempo para una contingencia. Estábamos previendo un desfase en la generación de energía térmica dado que la empresa que la generaba, Duke Energy, iba a sacar de comisión parte de su equipo. Este fue el proyecto Talnique, pero nunca lo echamos a andar porque Duke reaccionó rápido y trajo los equipos nuevos y no se dio el desfase. INE no tuvo nada que ver con LaGeo.
¿Por qué considera peligroso que las acciones de Cel en LaGeo se hayan traspasado a INE?
Primero, esto es peligroso en el sentido de que el manejo de los recursos, ¿quién lo va a auditar? ¿Quién lo va a controlar? Segundo, es peligroso porque existe la posibilidad, y no nos engañemos, de que INE puede, como una S.A. de C.V., vender esas acciones a cualquiera, a los que tienen una enorme caja chica. Estas son las acciones más valiosas que tiene el Estado. Yo creo que por ahí está lo que se está tratando de ocultar.
Cuando Cel tenía acciones en LaGeo, ¿qué mecanismos controlaban el destino de los dividendos?
Además de la Corte de Cuentas, la junta directiva de Cel era controlada por representantes de gobierno y de la empresa privada que vigilaban el destino de los dividendos. Y en ese tiempo yo escogía a las mejores personas que estuvieran en la junta directiva. Al grado que me hacían trabajar duro a mí. El personal tenía terror de asistir a las juntas directivas porque sabían que los iban a cuestionar. Lo mejor del sector empresarial estuvo conmigo en la junta.
¿Significa esto que el candado principal de control de los recursos geotérmicos en LaGeo era el hecho de que el Estado, a través de Cel, era el socio de LaGeo?
Con el traspaso de las acciones de Cel a INE, el Estado ya no tiene control directo y auditado de su participación en LaGeo. Mucho menos la sociedad civil, que ya no tiene participación en la junta directiva de Cel. Eso cambia el panorama.
Si se acata el laudo, ¿el Gobierno estaría obligado a revertir el traspaso de acciones, de INE a Cel?
Así es. Porque Cel ya no tiene control en LaGeo, lo tiene INE. Cualquier acuerdo que se dé, ¿qué fuerza tiene el gobierno cuando está representado por una sociedad anónima y no por una institución controlada por el Estado? Sin participación estatal LaGeo es un agujero negro.

"El Estado jamás sacrificó un bien en el asocio con Enel"

Si hay un momento de antología en la comisión especial de la Asamblea Legislativa que indaga el contrato entre Cel y Enel, ese momento ocurrió durante la visita de Guillermo Sol Bang.



De entre las varias acusaciones vertidas en su contra, sin prueba alguna, la más grave es la que sostiene que cuando Guillermo Sol Bang aprobó el asocio público privado entre Cel y Enel, lo hizo motivado por un interés personal que entraba en conflicto con los intereses del Estado.
¿Cuál es la supuesta prueba de esa acusación? El hecho de que cuando en junio de 2002 Sol Bang, como presidente de Cel, firmó ese contrato con Enel, también era el "tesorero de Arena", como lo aseveró el presidente de la República, Mauricio Funes, el 21 de enero de 2013.
Al responder a esa acusación el pasado 10 de abril, Sol Bang miró al presidente de la comisión especial, el diputado Jaime Valdez del FMLN, y explicó que él no había sido tesorero de Arena desde que fue secuestrado en 1991 por el FMLN. El contrato con Enel se firmó once años después.
Valdez guardó silencio
De hecho, Sol Bang fue el último empresario secuestrado por el FMLN antes del final de la guerra. Ese acto fue realizado por miembros del partido comunista y puso en peligro el proceso de negociaciones por la paz, luego de que la "ofensiva final" del FMLN en 1989 fracasara.
Desde que Sol Bang compareciera ante la comisión especial, nadie lo ha vuelto a acusar de conflicto de intereses. Sin embargo, el diputado del FMLN ha formulado otras teorías.
La primera de ellas, según Valdez, es que el asocio público privado con Enel era innecesario porque Cel tenía en ese entonces 400 millones de dólares para invertir en el sector eléctrico. Valdez asegura que existen registros de que Sol Bang dijera esto. Y tiene razón. Pero no fueron 400 sino 560 millones de dólares.
"Tuvimos esa disponibilidad cuando hicimos la privatización de la distribución, que la vendimos en 560 millones de dólares", explica Sol Bang. "Pero esto fue en tiempos de Armando Calderón Sol. Y ese dinero se usó para pagar Letes y deudas del Gobierno".
Sol Bang quería invertir ese dinero en la construcción de la presa El Cimarrón. "Tuve serios problemas [con Calderón Sol] cuando no me lo permitieron", recordó.
Contrato da protección
Valdez admite que no es Enel quien tiene la concesión de los campos geotérmicos y que, por lo tanto, no hubo un traspaso de recursos del Estado. Pero, según él, la "privatización encubierta" ocurre cuando se da la posibilidad de que Enel se convierta en accionista mayoritario.
"Esto se sabía desde un principio", responde Sol Bang. "Me extraña que hasta ahora lo estén alegando. Obtener mayoría accionaria de LaGeo fue condición de las ocho empresas que participaron en la licitación".
"Por esa razón", explica, "se dieron condiciones en el acuerdo de accionistas en el que el accionista minoritario tiene privilegios que difícilmente tendría en el sector privado. Tienen hasta poder de veto".
"Y para evitar abusos", concluye, "el socio minoritario siempre tiene derecho a sus dividendos".
(El Diario de Hoy)

De espaldas al mar


El Salvador es un país con 21 mil kilómetros cuadrados, con una línea costera de 321 kilómetros, sí tomamos la definición de franja costera de 20 kilómetros al interior de la dicha línea, entonces un tercio del país es costa y sí le agregamos la extensión de mar, según la definición en el artículo 84 de la Constitución, que son hasta las 200 millas náuticas desde la línea de marea más baja. Eso hace unos 100 mil kilómetros cuadrados de océano salvadoreño. Conclusión, El Salvador es más mar y costa que tierra firme.
En tierra firme nos cansamos de convivir con la miseria. De convivir con la gañanería política. Son innumerables las historias de pequeños truhanes que se aprovechan de su pequeño círculo de poder para tratar de llevarse algunos pesos de más. "Ponete vivo que si no el otro se lo lleva", parece ser la frase insignia de muchos salvadoreños. Comprensible por el hacinamiento en que vivimos, pero inadmisible como sociedad. Convivimos en infierno legal entorno al derecho sobre las tierras, sino pregunten a cualquier dueño de una pequeña parcela o gran finca si no ha tenido problemas.
En tierra firme abundan quienes tratan de mover un cerco para que su casa de playa tenga jardín más grande o por la necesidad de cultivar unos metros más de milpa. No quiero hacer un juicio de valor sobre sí en un caso está bien y en el otro no, el asunto es que no hay seguridad jurídica. Y eso sólo por poner unos cuantos ejemplos, ¿y si miramos al mar?
En el mar de nuestro país sucede de todo. Está en el olvido, nuestra ciudades, nuestras preocupaciones y nuestro diario vivir sucede de espaldas al mar. Tiramos la basura a los ríos y quebradas que van a parar al mar; utilizamos plaguicidas, fertilizantes y madurantes que van a parar al mar; dejamos que pasen narcolanchas; nuestra fuerza naval no tiene gasolina para mover sus botes; dejamos pescar a la flota camaronera en las tres millas náuticas que están prohibidas por ley; dejamos que se aletee tiburón; dejamos que exista piratería, cuántos no han sido robados mar adentro; dejamos que nuestros pescadores sean parte del circuito de narcomenudeo; permitimos que delfines y tortugas mueran por barcos que pescan con redes de arrastre; permitimos que se pesque hasta el agotamiento de nuestros recursos; permitimos que se pesque langosta de tallas que no han llegado a la edad reproductiva; permitimos que se arponee sin control (delfines, meros, etc.); permitimos que se pesque con dinamita; permitimos que se pesquen tiburones bebés; permitimos que en Acajutla los barcos descarguen las aguas de lastre sin ningún control e investigación; permitimos la pesca con palangre y centenares de tiburones, tortugas y delfines quedan enganchados con anzuelos hasta que mueren y le decimos pesca incidental; permitimos que barcos con bandera taiwanesa aleteen tiburón en nuestras mares; permitimos que ciudades hagan sus descargas de aguas negras en el mar sin tratamiento alguno, y cuantas cosas más que no nos enteramos.
El problema de nuestro mar es grave, ahí van a parar todos los desechos de la tierra, ese maravilloso océano que tenemos frente a nuestras costas merece respeto y admiración; ese recurso tan valioso que lo hemos tenido a nuestras espaldas merece mucho trabajo para protegerlo. Este no es un llamado solamente conservacionista, es una necesidad para comenzar de una vez por todas a ordenar El Salvador; a utilizar las maravillas que tenemos en una forma positiva y solventar nuestros problemas y porque esta vez no lo hacemos… ¡desde el mar hasta el Pital!

Publicado originalmente en EDH 20 de mayo de 2013: http://www.elsalvador.com/mwedh/nota/nota_opinion.asp?idCat=50839&idArt=7898740

Carta al presidente de la República

Señor presidente:

Ya terminando otra carta, sobre otro tema, me llega la noticia de la sentencia de la Sala de lo Constitucional que declara inconstitucional el nombramiento del ministro de Justicia y Seguridad y del Director de la PNC. David Munguía Payés y Francisco Salinas tienen que entregar sus cargos actuales. Y creo que puedo hablar en plural: aunque no nos gusta ni nos convence esta sentencia, usted la va a tener que acatar y nombrar a una nueva dupla para dirigir el aparato de seguridad pública del país.

Yo personalmente estoy convencido que esta sentencia es errática. En todos los sentidos. En el sentido constitucional: No puede ser inconstitucional que un ex-militar asuma cualquier cargo público. Pero no voy e entrar en este campo, porque de todos modos los que tienen la última palabra ya decidieron. El fallo es errático también en cuanto al impacto político: Es un golpe al de todos modos frágil proceso de paz iniciado con la tregua. Usted tiene ahora el huevo de cómo evitar que este golpe ponga en peligro el proceso. Si usted no encuentra un ministro y un director que entiendan el proceso iniciado por la tregua y la dinámica de la mediación, este proceso se va a estancar. Y este tipo de procesos, si no avanzan y producen resultados positivos, entran en crisis.


Apartando todas las diferencia que en casi todos los demás campos tenemos, señor presidente, respetuosamente le hago el llamado de supeditar todas las decisiones que a raíz de esta sentencia tiene que tomar a la necesidad de  preservar y fortalecer el proceso de reducción de violencia y delincuencia que entre todos hemos iniciado.

Hay crisis que se pueden aprovechar para avanzar. Esta es una. Usted puede nombrar personas idóneas para sustituir al ministro y al jefe de la PNC. Pero además usted puede dar un paso realmente audaz y nombrar a David Munguía Payés Comisionado Presidencial para el proceso de reducción de la violencia, rehabilitación, reinserción y reconciliación. Así como usted puso a su esposa a focalizar, con el respaldo de la Presidencia, todas las políticas del gobierno hacía la inclusión de la mujer, usted va a necesitar que alguien asuma este papel en este nuevo campo prioritario: la intervención social en las barrios; la inserción social y productiva de los jóvenes en riesgo, incluyendo los pandilleros y sus familiares; y la reparación de los tejidos sociales en las comunidades.

Haciendo esto, usted mandaría una señal clara y positiva: La sustitución de Munguía Payés del ministerio no va debilitar al proceso de paz, por lo contrario se va a consolidar con el nombramiento de un comisionado que con pleno respaldo del presidente va a focalizar y coordinar todos los esfuerzos del gobierno, de la cooperación internacional y de la sociedad civil para atacar las raíces sociales y económicas de la violencia.

La conferencia episcopal decidió que como institución no quiere ser parte de este proceso. Pero ni monseñor Fabio Colindres va a abandonar su papel de mediador, ni los párrocos van los procesos locales de paz local. La Sala obliga a Munguía Payés a salir del ministerio, pero no a salir del proceso de paz. Si usted no lo puede incorporar en su gabinete, nosotros invitamos al general a unirse a la Fundación Humanitaria y ayudarnos a articular el aporte de la sociedad civil a este proceso de paz. Nosotros no pensamos que hay que marginar a los militares cuando como civiles quieren servir a la sociedad.

Saludos de Paolo Lüers
(Más!/EDH)