Carta a los lectores de periódicos, los radioescuchas y televidentes

Estimado público:
A lo mejor no saben  apreciar siempre el privilegio que gozamos de poder escoger entre periódicos de derecha y de izquierda; entre radios comerciales y comunitarios, radios del FMLN y de la izquierda radical; entre radios del gobierno y de la empresa privada; radios de Elías Antonio Saca y de los evangélicos; entre televisoras que critican al gobierno hasta cuando tiene razón, y otras que lo defienden hasta cuando comete barbaridades; entre un canal de Will Salgado y otros de Toby y de Nayib Bukele. Y además de poder navegar en facebook y twitter, donde cada uno se expresa sin limitación ninguna.


Este privilegio se llama libertad de prensa, otros la llamen libertad de expresión, otros el derecho a la información y la transparencia. La pluralidad de opiniones y verdades puede generar confusión: Todo parece relativo, y cada uno de nosotros tiene que sacar sus propias conclusiones y tratar de encontrar la verdad. Cuesta.

Pero cuidadito cuando vienen y tratan de “poner orden” en esta jungla de opiniones y noticias contradictorias. Siempre terminan imponiendo una sola verdad y una sola opinión. Y como esto es imposible, porque atenta contra la naturaleza humana, terminan con represión.

Normalmente este peligro emana del Estado, o de sus brazos el partido y el movimiento popular. Como en Venezuela, donde cerraron, por orden del presidente, varias televisoras y docenas de radios que no se sometían al lineamiento del pensamiento único del partido de gobierno. A los demás medios los sometieron a presión, y más que alguno dejó de hablar de político, incluso dejó de dar noticias. Quedaron unos cuántos que siguieren resistentes a la censura. Y estos ahora los están comprando grupos empresariales que viven de los negocios multimillonarios con el gobierno. De esta manera, acaban de callar a Globovisión, el último canal de televisión no alineado al gobierno, luego de acosarlo y quebrarlo. Quedan los periódicos. Hace un par de días compraron la más grande empresa editora de diarios, dueña entre otros de Ultimas Noticias, el rotativo más popular y grande de Venezuela. Quedan El Nacional y El Universal, ambos al borde de la quiebra por el acoso político, financiero y judicial del gobierno. Y ya hay compradores haciendo ofertas...

Lo mismo pasó hace poco al Nuevo Diario en Nicaragua. El boicot del gobierno lo llevó al borde de la quiebra, entonces el gobierno ofreció comprarlo, y lo terminó comprando un empresario que hace buenos negocios con Daniel Ortega. Lo mismo pasó con varios canales de televisión. Fin de la pluralidad.

Cuento todo esto para que entendamos que, aunque aquí el gobierno no anda cerrando medios ni comprándolos, no estamos exentos de peligro. Los tentáculos de Albapetróleo ya se metieron con los medios. Ya compraron licencias de televisión, ya compran radios (la Sonora, la 102.1). Ya Nayib Bukele maneja el canal TVX, ya Saca compró la influyente 102.9. Ya existen rumores sobre ofertas indecentes a los dueños de canales de televisión como el 12, Megavision y el 33...

Y ya vemos que algunos medios comerciales grandes “suavizan” sus posiciones editoriales para no entrar en pleito con el gobierno – y en problemas financieros que los hagan vulnerables... No voy a decir nombres, pero todos saben de cuáles estoy hablando...

Los periodistas, el público y la comunidad empresarial (los anunciantes) tenemos que ponernos buzos para que se mantenga el privilegio de poder escoger entre medios con diferentes líneas editoriales. Algunos dirán: No hay medios independientes. Tal vez. Pero mientras no todos dependan del mismo poder, sino de varios intereses opuestos, existe pluralidad.

Saludos, Paolo Lüers
(Más!/EDH)

Carta a los papás

Estimados compadres:
Hay regalos que nadie pide y nadie quiere. Entonces, mejor las devolvemos, y si esto no es posible sin ofender, los botamos o los engavetamos. Tengo una gaveta llena de estos chunches.

Hoy nos cayó un regalo que es peor. Es un regalo impuesto: el día del padre con asueto nacional obligatorio para el sector público y el sector privado.

No sólo que nadie lo pidió, el colmo es que los diputados de GANAFMLN nos lo regalan, pero los que tenemos que pagarlo somos nosotros mismos. Lo recibimos como padres y lo pagamos como ciudadanos, sea en calidad de contribuyentes (pagar el día feriado a todos los empleados públicos), sea en calidad de consumidores (porque no crean que las empresas van a asumir este costo extra, sino lo van a pasar a sus clientes).

Lo que los padres de familia estamos pidiendo (más bien, exigiendo a gritos) no es un día más de vacación o de pago doble, sino empleo, crecimiento y seguridad. Ya calcularon que este regalito electoral va a costarle a la economía salvadoreña 12 millones de dólares al año. Así que tienen razón los industriales que piden que se derogue esta tontería. Pero, ¿cuál es la respuesta de los diputados del FMLNGANA? Si siguen jodiendo, vamos a decretar lo mismo para el día de la madre. Y luego el día del niño, el día del chucho, el día de la secretaria, etcétera...

Yo no tengo nada contra el día del padre. Muchos países lo celebran, pero lo celebran, igual que el día de la madre, un determinado domingo cada año. Así es en Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y Holanda. No se dan el lujo de decretar asueto para celebrar el día de la madre o el día del padre. En Alemania el “Vatertag” tiene una gran tradición: lo pusieron encima de una fecha religiosa, que de todos modos tenía asueto. El día de padre se celebra en grande: con excursiones colectivas e inmenso consumo de cerveza. Muchos le dicen el “día de la cervecerías”, así como el día de la madre (segundo domingo de mayo) es el “día de las floristerías”. Pero a nadie se le ocurre parar la economía para estas fechas. Todo el mundo va a joder el día del padre, pero cada uno paga su cuenta, no el estado o la economía nacional. Y así tiene que ser.

En vez de decretar este tipo de tonterías, los diputados deberían abolir estos días. Ciertamente abolir el asueto. No es por decreto que vamos a celebrar a las mamás o a los padres, sino por ganas de darles un homenaje.

Este regalo, que no pedimos y no podemos devolver, es una ofensa.

Saludos a todos los padres, celebremos el placer de tener hijos. Y los diputados que no se metan.

Saludos de Paolo Lüers
(Más!/EDH)

Carta al fiscal general de la República

Estimado Luis Martínez:

Nunca quise polemizar ni mucho menos confrontar con usted. Porque sigo convencido de lo que le expresé en un mensaje en twitter hace un par de semanas: “Usted tiene la obligación de perseguir el crimen, nosotros tratamos de prevenirlo. No puedo creer que las dos tareas no sean compatibles.” Cuando digo ‘nosotros’, me refiero a todos que estamos en el esfuerzo de reducción de la violencia que empezó con la tregua entre pandillas, pero que hace ratos la trascendió...

Así que hoy tampoco voy a polemizar. Pero como usted decidió avisarme por los medios de comunicación, y no de forma personal o con citación formal, que la fiscalía me quiere ‘entrevistar’, también le contesto en un medio: Con mucho gusto participaré en esta entrevista, aunque no tengo claro qué es una entrevista en la fiscalía: ¿Es un interrogatorio? ¿Es un testimonio? ¿O es para recibir alguna notificación que seré sujeto de investigación?

Uno de mis amigos juristas me informó que al decir en público la fiscalía que me citará en el contexto de una investigación, tengo que mandar a mi abogado a indagar en qué calidad y con qué propósito me quieren citar: testigo, sujeto de investigación o acusado de un delito...

Sin embargo, se trata de un problema político más que jurídico. Por la simple razón que participando en la organización de la entrevista a los pandilleros no puedo haber cometido ningún delito. Pero sí me metí en el ojo de un huracán político y mediático.

Entiendo que el único hecho con posible relevancia jurídica que usted puede investigar es el permiso de traslado de los reos. La entrevista como tal, como hecho mediático, religioso y político, no puede ser sujeto de investigación. Por esto no entiendo en qué calidad y con qué propósito la fiscalía quiere “entrevistar” al entrevistador, el pastor Toby jr, o a este servidor. Hay quienes piensan que fue ilegal que a los dos reos los hayan trasladado de su respectiva cárcel al Tabernáculo. Yo no comparte esto. Pero bueno, esto es sujeto de investigación. Pero nadie puede racionar que realizar la entrevista (en el caso de Toby) o incluso proponer su realización (en el caso mío) puede ser un delito.

Ciertamente ni Toby ni yo somos ejecutores de la Ley Penitenciaria. No formamos parte de la toma de decisiones sobre permisos o traslados de reos. Difícilmente un comunicador comete delito al mandar cualquier solicitud, incluso la más descabellada e imposible de atender positivamente por parte de las autoridades. Así que al pastor y a mi persona, si nos quieren investigar, estarían investigando un acto periodístico – y esto, usted bien sabe, sería muy delicado.


Así lo veo, fiel a mi convicción que la aplicación de la justicia no puede ser otra cosa que la aplicación de la razón común. Y la razón común me indica, repito, que el caso en discusión es un asunto político y no realmente jurídico. Esto lo confirma su propia decisión de incluir en su “investigación” a los actores que intervienen políticamente y como comunicadores, pero que administrativamente no tienen nada que ver con el sujeto de esta investigación: la manera que fueron otorgados los permisos que hicieron posible la participación y los traslados de los privados de libertad. Si usted tiene otra opinión y considera sujeto de investigación también la parte periodística del asunto, por favor nos notifique debidamente esta decisión de abrir una investigación que compromete la libertad de prensa.

Me es casi imposible imaginarme esto, conociendo su profesionalidad y su compromiso con el estado de derecho.

Con mucho respeto y toda confianza le saluda Paolo Lüers
(Más!/EDH)



¿Recuperar la finca perdida?

Me alegro que al fin Arena, su candidato y su equipo hayan logrado darle dirección y personalidad a su campaña. Sólo que no me gustan. Sin embargo, les deseo suerte, porque ciertamente no podían seguir en esta angustiante falta de rumbo, definición y liderazgo.

Empecemos con el eslogan principal: “Juntos vamos a recuperar El Salvador.” Okay, suena fuerte. Entiendo que es un mensaje principalmente hacía el interior de las propias bases del partido. Puede ser que en este sentido funcione. Pero dirigido hacía afuera, hacía el disputado centro de la sociedad, este mensaje es fatal. ¿Cómo que recuperar al país? ¿Acaso era suyo y quieren que vuelva a ser suyo?

¿Juntos quiénes? Los que no son del partido y no han sido del gobierno, no han perdido el país en el 2009. Suena muy feo: Todos juntos los que mantuvieron el poder durante décadas lo quieren recuperar; quieren recuperar su país como su fuera una finca perdida. Así suena. Lo que la campaña plantea es dar un paso para atrás, al pasado. Esto puede ser agradable para los bases de Arena, aunque dudo que para todas. Pero ciertamente no es atractivo para el centro de la sociedad, donde se encuentra la mayoría de los indecisos. Estos buscan un rumbo hacía adelante, al futuro. Recuperar es restablecer el estatus quo de antes. Recuperar es restauración. Pero el país no necesita restauración, sino reforma. Son dos rumbos contrarios: o van para atrás o van para adelante.

La sociedad quiere escuchar otro mensaje: Juntos vamos a construir el país del futuro. Ni siquiera reconstruir: construir. Esto sí es incluyente. Esto sí es rumbo. Esto sí da ánimo. El concepto de recuperar incluye solamente a los que sienten que les han arrebatado un país que legítimamente es de su propiedad.
Si yo tuviera que decidir mi voto solamente en base de los anuncios que veo en estos días, votaría por el FMLN.

Si comparo el spot del gritón de ARENA con el spot de 4 años de gobierno del FMLN con los  niños corriendo, no hay otra: el gritón, la arenga, las consignas, las banderas me saben a pasado. El lenguaje y los gestos del patriotismo barato al estilo de los igualmente insufribles anuncios del Agrícola me cae en los huevos. En comparación, el spot del FMLN es simpático, expresa civilidad, es mucho mejor realizado, y no usa banderas ni consignas. Claro, no creo ninguno de los mensajes, porque no creo en las promesas cumplidas, por esto no hay peligro que vote por ellos. Pero repito, si solo fuera por los anuncios, otra cosa sería...

Regresemos a la nueva campaña de Arena.: “Luzcamos con alegría nuestros colores. Cantemos con orgullo nuestro himno.” Bueno, entiendo que quieren darle ánimo a sus bases que estaban desmotivados y con mucha duda sobre la identidad de su propio partido. Correcto. Pero nuevamente: Animar a las bases con el grito “Adelante al pasado” no funcionará, y mucho menos funcionará con los sectores críticos, independientes y profesionales que necesitan que los convenzan que votar por Arena no es votar por el pasado...

Para darles ánimo a su propia gente y al mismo tiempo a la agente fuera del partido, Arena tendría que haber adoptado precisamente lo contrario, lo audaz, la ruptura: Vamos a hacer las reformas que nadie se ha atrevido a hacer - ni nosotros en el pasado, ni la izquierda en el presente. Vamos a combatir el autoritarismo y la corrupción con más democracia, más transparencia, más pluralismo, más debate, más crítica, más concertación, y con instituciones más independientes...  Para lograr esto, vamos a dejar en el museo nuestro himno y los retratos del mayor. Vamos a seguir usando nuestra bandera, pero no en primer plano. La bandera detrás de la cual vamos a unir a la gente no es la de Arena sino la del futuro.

El estilo de la campaña, así como sus contenidos, tendrían que ser civil, no militante. De otra manera nadie en los sectores urbanos, profesionales, jóvenes de clase media (que son los que van a decidir las elecciones) se podrá identificar con la candidatura. La campaña tiene que expresar una cultura de ciudadanos, no una cultura interna, excluyente y militante. Para ganar estas elecciones, hay que convencer votantes y no reclutar brigadistas de pinta y pega.

Con este estilo de campaña, con estos mensajes, con este lenguaje, Arena corre serio peligro que, a pesar de la falsedad de su posición centrista, siga creciendo Saca, aprovechando que nadie está ocupando el centro de la sociedad. Y que siga incluso creciendo el FMLN, si en serio está dispuesto de abandonar su estrategia tradicional de inundar el país con banderas, camisetas, y gorras rojas, como siempre han hecho. Cambio que no pienso muy probable luego de ver la puesta en escena chavista del 1 de junio en la autopista sur y el Bulevar Diego Holguien.

Con esta nota estoy iniciando una serie de artículos para que retomarán el origen de estas columnas que iniciamos en el 2008 bajo el nombre “Observador Electoral”. Incluirá opiniones, crónicas, entrevistas y análisis de las tres campañas que compiten por la presidencia. Saldrían semanalmente hasta terminar el proceso electoral.
(El Diario de Hoy)

A worthy peace offering for Honduras and El Salvador - Ofrecimiento de paz digno para Honduras y El Salvador

Traducción no oficial de articulo: “A worthy peace offering for Honduras and El Salvador” Por Washington Post 2 de Junio 2013.  Nota original aquí 

(Por Consejo Editorial, Publicado: 2 de junio)

Aunque las guerras civiles terminaron hace mucho tiempo en los países centroamericanos, aun siguen manteniendo las cifras entre los países más violentos del mundo. Según las Naciones Unidas en el 2011 Honduras resaltaba con la mayor tasa de homicidios a nivel nacional - 91,6 asesinatos por cada 100.000 habitantes -, mientras que El Salvador ocupaba segundo lugar de  69,2. (La tasa de EE.UU. es inferior a 5 por 100.000). En parte, el derramamiento de sangre es un legado de las guerras de la década de 1980 y las armas que dejaron atrás, y en parte es el producto del tráfico de drogas internacional. De acuerdo con el Departamento de Estado, casi el 80 por ciento de la cocaína transportada a Estados Unidos pasa por Honduras.

Gran parte del problema de violencia viene de la guerra entre pandillas, siendo que en ambos países tienen decenas de miles de pandilleros que están fuertemente armados. Durante los últimos 15 meses, El Salvador ha participado en un experimento audaz para detener el derramamiento de sangre: una tregua entre las dos pandillas principales, la tregua mediada por la Iglesia Católica y facilitada por el gobierno. El impacto ha sido innegable: Las autoridades informaron que los asesinatos se redujeron a la mitad en el primer año que se comenzó la tregua, las tasas de homicidios bajaron de  4.000 homicidios entre 2009 y 2011 a 2,195  registrados en el 2012.

La semana pasada se anunció en Honduras una tregua similar en la que participan las mismas pandillas: la Mara Salvatrucha (MS-13) y Barrio 18 (MS-18). Nuevamente, en el proceso de mediación están los líderes de la Iglesia Católica y de la Organización de los Estados Americanos, el presidente Porfirio Lobo expresó su apoyo, y está por organizarse una Comisión para establecer diálogo entre las pandillas y el gobierno.

Lo que queda por ver es si la estrategia de la tregua puede provocar una disminución de la violencia, de modo sostenible, en los dos países. En El Salvador, la tregua de pandillas sigue siendo poco aceptada a pesar de la disminución en las tasas de homicidios. Eso es porque las pandillas continúan extorsionando a grandes y pequeñas empresas, y realizando robos y secuestros para su financiación. En Honduras, las pandillas están en guerra con la policía, y entre ellos mismos. La Prensa Asociada ha informado que los “escuadrones de la muerte” de la policía han matado a decenas de miembros de las pandillas.

Lo que se necesita son programas que, basados en la tregua, incluyan a los miembros de las pandillas en programas de capacitación y empleos. En El Salvador, el presidente Mauricio Funes ha puesto en marcha una iniciativa en la que los municipios se convierten en "municipios de paz." En los que a cambio de poner fin a la extorsión y otras actividades ilegales, los pandilleros pueden unirse a los programas de empleo o recibir préstamos para iniciar sus pequeñas empresas. El presidente Funes ha prometido $ 33 millones a 18 municipios hasta el momento, una suma considerable en un país de 6 mil millones.

Sí la tregua de Honduras quisiera producir resultados, se necesitarían programas similares - y los Estados Unidos puede desempeñar un importante papel de apoyo. Aunque la administración Obama ha mantenido su distancia de los acuerdos de tregua, la Administración ha pedido un aumento del 20 por ciento en el próximo año para financiar la Iniciativa de Seguridad Regional Centroamericana, cuyo objetivo es combatir la delincuencia a través de capacitación a fuerzas policiales y programas de apoyo para jóvenes. Teniendo en cuenta los esfuerzos en curso en El Salvador y Honduras, la financiación adicional es digna de apoyo en el Congreso.
(The Washington Post)