Carta sobre lo bueno del 2011


Carta sobre lo bueno del 2011
Estimados lectores:

El martes escribí sobre lo feo del 2011, el jueves sobre lo malo, y hoy me toca sobre lo bueno.

Claro que ha habido cosas buenas en este año que hoy termina. Muy buenas. Voy a comenzar con lo más importante: la derrota que la ciudadanía dio al nefasto decreto 743. Los partidos, pasándose de listos, querían amarrarles las manos a los magistrados de la Sala de lo Constitucional antes de que tuvieran tiempo de declarar inconstitucional el control que las cúpulas partidarias mantenían sobre la elección de los diputados.
Pero el decreto contra la independencia judicial causó tanta protesta, sobre todo entre jóvenes universitarios y profesionales, que primero ARENA y luego también el FMLN se tuvieron que retractar y al final devolverle a la Sala su independencia. Y así la Sala procedió a revolucionar nuestro sistema electoral, obligando a los partidos y la Asamblea a aceptar el voto por persona. En este caso, los movimientos de ciudadanos indignados y los magistrados de la Sala ganaron la batalla por la democracia y la institucionalidad. El gran perdedor: el presidente de la República, quien hasta el último momento defendió el decreto de mordaza a la independencia judicial...

Entonces, son dos buenas noticias gemelas: la presión ciudadano defendiendo la Constitución, y el resultado final: la conquista del voto por persona.

Y casi al final del 2011 (el año de más violencia y homicidios de la pos-guerra), la mejor noticia de todas: ante el fracaso de su política de seguridad y la presión de la sociedad, el presidente decide entregar la tarea de reformular y dirigir la política de Seguridad al único integrante de su gabinete dispuesto a enfrentar y combatir en serio a las pandillas y su control sobre barrios, colonias y municipios enteros. Asume el mando en Seguridad David Mungía Payez, a pesar de la férrea resistencia del FMLN, que no quería soltar el control sobre la PNC. Y lo mejor de esta buena nota: el nuevo ministro asume el reto con valor y decisión. Y produce inmediatamente un viraje de concepción: declara que la amenaza primordial para los ciudadanos proviene de las pandillas, mientras que el jefe de Inteligencia del Estado todavía insistía en lo contrario: que no son las pandillas los responsables de la violencia, sino los carteles de droga...

Entonces, la siguiente buena noticia: la sustitución de Eduardo Linares como jefe de Inteligencia.

Nunca es tarde para las buenas noticias.

Feliz Año 2012 les desea Paolo Lüers
(Más!)

Carta sobre lo malo del 2011


Carta sobre lo malo del 2011

Estimados lectores:

El martes expliqué cuál es la diferencia que veo entre lo malo y lo feo. Hay cosas malas que se pueden mejorar - y hay cosas feas que son maldad e incurables. Como el resentimiento que nuestro presidente tiene con los gremios empresariales, simplemente porque insisten en su independencia y no dicen  “¡Mande, señor presidente!”

Pero no todo es tan perdido como los vicios de poder del presidente. Hay cosas malas que caracterizaron el 2011, que podrían mejorarse si arribáramos a políticas públicas diferentes. Por ejemplo, el terrible deterioro de las calles y carreteras. Me imagino que al acercarse las elecciones vamos a ver al MOP y FOVIAL trabajando duro para llenar los baches. Vamos a sufrir menos en las carreteras, pero más en la casa viendo los spots de televisión que el FMLN va a sacar mostrando los baches reparados...

Otro mal del 2011: el creciente populismo de este gobierno. Primero la insufrible campaña publicitaria del subsidio al gas, queriendo convencer a la clase media de la bondad de este gobierno. Esto combinado con el abandono que el presidente ordenó del proyecto de focalizar el subsidio a los que realmente lo necesitan. Luego el otro regalo electoral empacado en papal rojo del FMLN y entregado por el presidente en vísperas de navidad: un cuarto millón de salvadoreños que ya no van a pagar impuesto sobre la renta, porque el Frente así lo dispuso, para no seguir cayendo en las encuestas...

Y un día después de haber aprobado el aumento del impuesto de renta a los pocos que siguen pagándolo, dos anuncios del gobierno: Vamos a seguir premiando a los buseros con subsidios, aunque no se reflejen en mejora del servicio. Y vamos a mantener al ministerio de Educación en el negocio de la confección y repartición de zapatos y uniformes, aunque no haya dinero para mejorar la calidad de la educación...

Otro sufrimiento del 2011: la incapacidad del gobierno de enfrentar a las pandillas y sus campañas diarias de asesinatos. Pero sobre esto punto mejor escribo el sábado, en la carta sobre lo bueno del 2011, porque al fin hay una buena noticia en materia de seguridad: el nuevo ministro parece dispuesto a reorganizar el aparato de seguridad para al fin enfrentar a las pandillas.

Nos vemos el sábado, Paolo Lüers
(Más!, El Diario de Hoy)

Columna transversal: La historia no contada de la comunicación en tiempos de guerra

El otro día me entrevistó un investigador social. Quería reconstruir en un libro la inusual historia del proyecto de comunicación que desarrolló el ERP durante la guerra civil salvadoreña. Hablamos de la Radio Venceremos, y cómo se transformó en el Sistema Radio Venceremos, que produjo revistas, exhibiciones fotográficas y películas, ganando premios en festivales internacionales, pero al mismo tiempo exhibiendo sus documentales en reuniones clandestinas en San Salvador y en asambleas de campesinos en todo el oriente del país. Hablamos de la campaña "Armas para El Salvador" en Alemania, una locura mediática sin precedentes, con la cual recogimos cuatro millones de dólares para armar a los insurrectos salvadoreños.

Hablamos de la película "Doble cara", que rodamos en los años 1987-88 en Santa Ana y Ahuachapán, y en la cual intervinieron cnco diferentes equipos de filmación compuestos por cineastas y periodistas de Estados Unidos, Puerto Rico y El Salvador: dos viajando con la guerrilla en las montañas de occidente, tres grabando con la Fuerza Armada y cubriendo sindicatos y organizaciones campesinas.
Hablamos de "El Salvador Media Project" en New York, que nos permitió distribuir las películas del Sistema RV en EE.UU. y Europa, y nos abrió la puerta a Hollywood, para reunir el dinero necesario para seguir con la locura de la comunicación como eje de la estrategia guerrillera. Mediante esta oficina, que fundamos con documentalistas de New York, logramos armar equipos que terminaron metiendo sus cámaras en operativos de la guerrilla urbana y campamentos guerrilleros, pero también adentro de los cuarteles de la Fuerza Armada.

Contando todo esto en detalle tomé conciencia retrospectiva de la audacia de este proyecto comunicacional. Una locura de este tamaño sólo podía funcionar si se juntaban dos factores: una dirigencia político-militar sumamente visionaria, que entendió que en esta guerra lo mediático tenía que cobrar la misma importancia estratégica que lo militar y lo político, y un equipo creativo de artistas e intelectuales al mismo tiempo independientes y disciplinados. Un acto de balance muy complicado dentro de una organización política-militar.

¿Qué clase de gente logró reunir el ERP para este proyecto comunicacional? ¿De dónde venían y qué hacen ahora?

Cuando al principio de la guerra Guillermo Escalón filmó en Morazán "La decisión de vencer", ya era el cineasta más destacado de El Salvador. Hoy es el gurú del cine documental y experimental en Guatamala, Francia y El Salvador, sus tres países.

El venezolano Hernán Vera estudió cine en Londres, para terminar pasando toda la guerra en Morazán como "Maravilla": escribiendo para la radio y filmando combates. Epigmenio Ibarra, quien en El Salvador se convirtió en el corresponsal de guerra por excelencia (y desde esta posición en el socio clandestino del Sistema RV), al sólo terminar la guerra fundó con Hernán Vera la productora mexicana "Argos". Revolucionaron la telenovela mexicana con "Nada personal" y docenas de otras producciones.

El escritor venezolano Carlos Henríquez Consalvi se hizo famoso como "Santiago", la voz de la Venceremos, y luego de la guerra fundó el "Museo de la palabra", un proyecto extraordinario y sumamente creativo de mantener viva la memoria histórica.

Los hermanos Giovanni y Marvin Galeas fueron de los escritores jóvenes incorporados al Sistema Radio Venceremos, junto con Jacinta Escudos y Pablo Cerna. Giovanni y Jacinta salieron en 1984, pero Marvin se quedó durante toda la guerra con la radio. Hoy los tres son escritores y columnistas con mucha influencia. Marvin además se ha convertido en uno de los cerebros de las campañas electorales de ARENA. A Pablito Cerna un cáncer le arrancó la vida en 1995, cuando estaba al punto de convertirse en el pionero del periodismo investigativo.

Mario César Martí, quien durante años fue el vínculo y traductor entre todo este equipo de locos y la dirección del ERP, hoy es uno de los pintores de más trascendencia de Centroamérica. Vive en Francia. Carlos "El Chino" Figueroa y Jorge "Toni" Ávalos condujeron desde New York el "El Salvador Media Project" del ERP , hoy Jorge es uno de los principales dramaturgos salvadoreños, y "El Chino" ha convertido su productora Meridiano89 en la vanguardia y cantera de la producción cinematográfica del país.

Katia Lara se incorporó con 16 años al equipo de cine de RV, aprendiendo la magia de la edición, hoy es la cineasta más exitosa de Honduras. Su hermana Karla también fue del equipo de cine de la RV, y ahora como cantautora es todo un símbolo en Honduras. Daniela Heredia se incorporó como cineasta a Media Project, fue la editora de "Doble cara", y luego fundó "PublicArt", la productora del ERP nacida en San Salvador antes de los Acuerdos de Paz. Hoy dirige "La Ventana", uno de los puntos de referencia de la vida cultural salvadoreña.

Gustavo "El seco" Amaya inició el trabajo de fotografía del ERP y terminó siendo el jefe del equipo de fotógrafos y camarógrafos en Morazán. Hoy dirige una de la ONGs más importantes de municipalismo y proyectos con jóvenes.

Y el que firma esta columna, luego de coordinar durante la guerra los trabajos de cine del Sistema RV, en 1994 fundó junto con Horacio Castellanos Moya, Miguel Huezo Mixco y Pablo Cerna el semanario "Primera Plana", y hoy es uno de los columnistas más controversiales del país.

Todos estos personajes (y docenas de fotógrafos, camarógrafos, diseñadores y escritores más) convergieron, en medio de la guerra, en un proyecto comunicacional sin antecedentes. Espero que salga el libro con el cual comienza esta columna.

(El Diario de Hoy)

Carta sobre lo feo del 2011



Carta sobre lo feo del 2011

Estimados lectores:

Voy a aprovechar esta última semana del año  para hacer un balance del 2011: lo bueno, lo malo y lo feo. Empecemos con lo feo, para terminar el año con el sabor de lo bueno...

Pero veamos la diferencia entre lo malo y lo feo. Lo primero son cosas que van mal en el país, pero que con políticas acertadas se pueden mejorar: el crecimiento económico, la seguridad pública, la inversión, la productividad...

En cambio lo feo son cosas que no tienen solución, porque son cosas de carácter (o más bien de falta del mismo), de actitudes, de vicios... Cosas que realmente indignan. No son cosas malas, sino maldades, que no se pueden mejorar, sino hay requieren cambios de fondo y raíz.

En este sentido, lo más feo del 2011 ha sido la actitud conflictiva del presidente con el sector privado. Ha sido una constante durante todo el año - y ha sido señalada al presidente por algunos de sus ministros, por funcionarios internacionales y de la administración Obama, quienes han querido construir puentes para facilitar acuerdos sobre el crecimiento, la inversión y el empleo.

Pero obviamente la actitud negativa con los gremios empresariales no es un problema racional que puede tener soluciones racionales, sino es un problema de hígado, de prejuicio y de resentimientos llevados a política presidencial.

El problema es que todas las grandes apuestas del país: los asocios público-privados, la conversión del puerto de La Unión en un polo de desarrollo e inversión, el Asocio por el Crecimiento con Estados Unidos, el segundo proyecto Fomilenio... todas estas apuestas estratégicas sólo van a tener éxito si el gobierno logra construir consensos y compromisos compartidos con el sector privado y con la oposición.

Lo otro feo del año 2011 ha sido la manera cómo el gobierno Funes ha manejado el sector energético: los nombramientos de personajes cuestionados en las presidencias de CEL, INE y LaGeo; el desastre de la construcción de la presa hidroeléctrica El Chaparral; y la decisión del gobierno de no acatar la sentencia internacional a favor de ENEL como socio estratégico para el desarrollo de la energía térmica – han hecho al país un daño casi irreparable.

Lean el jueves sobre lo malo, y el sábado 31 sobre lo bueno que ha pasado en 2011.

Saludos, Paolo Lüers

(Más! y El Diario de Hoy)