Declaración del II foro internacional de filosofía de Venezuela

Nosotros, compañeros y compañeras intelectuales, provenientes de países de América Latina y el Caribe, Europa, Estados Unidos y Africa, reunidos en Caracas con motivo del II Foro Internacional de Filosofía de Venezuela, estimamos necesario hacer las siguientes consideraciones:

1.El proyecto de dominación imperial de carácter planetario, liderado por Estados Unidos, constituye hoy la principal amenaza para la soberanía de nuestros pueblos, los recursos naturales, el bienestar y los proyectos democráticos de América Latina y del mundo.

2.Frente a las estrategias y políticas de ese poder, las multiformes expresiones de la resistencia popular, constituyen las trincheras principales en las que se está jugando el destino de la humanidad.

3.En la actual circunstancia, el pensamiento crítico representado en este Foro, asumiendo la tradición histórica de solidaridad y lucha de los pueblos oprimidos, encara de manera firme los intentos hegemónicos de querer reducir a su mínima expresión la riqueza de la vida y compromete su acción en favor de la construcción de una sociedad más justa y humana.

4.América Latina y el Caribe, en su empeño por fortalecer los principios de solidaridad, no intervención y complementariedad puede jugar un papel importante en la necesaria recomposición de las relaciones internacionales, en la búsqueda de una nueva legalidad al servicio de la paz y la seguridad de pueblos y naciones.

5.Junto con otras iniciativas y propuestas gubernamentales democráticas, Venezuela y su itinerario de Revolución Bolivariana, viene estableciendo un significativo referente de resistencia y de voluntad política por consolidar un modelo de desarrollo basado en el respeto de la persona humana, en la independencia política y económica, de cara al mundo y con capacidad de autodeterminación.

6.Desde el ángulo de nuestras reflexiones críticas valoramos las propuestas políticas vinculadas al ALBA, suscrito ya por Venezuela, Cuba y Bolivia, que buscando genuina y fraternalmente el bienestar y desarrollo de sus pueblos, la apertura real de fronteras, el uso autónomo y aprovechamiento racional de los recursos naturales, y una verdadera integración de Latinoamérica y el Caribe que asegure su independencia económica y soberanía, va conformando una real alternativa al proyecto de dominación de Estados Unidos, que se empeña en imponer su control hegemónico en la región a través del ALCA y los tratados de libre comercio y de seguridad.

7.Valoramos altamente los avances democráticos en la política interna y diplomática del gobierno venezolano, en la medida que su concreción constituye un aporte esperanzador para evitar la legitimación de la invasión a Irak, el permanente asedio al pueblo palestino, la disposición de hacerlo en otras latitudes y la acentuación del inaceptable bloqueo a la Cuba socialista. Condenamos las políticas de Estados Unidos encaminadas a retrotraer el proceso de emancipación y liberación de los pueblos so pretexto de la lucha contra el terrorismo.

8.Repudiamos la doble moral de la política internacional de Estados Unidos, que apoya los programas nucleares de naciones como India o Israel al tiempo que condena los de Irán y Corea del Norte, provocando una escalada en el armamentismo de destrucción masiva que amenaza la convivencia mundial y la continuidad de la vida sobre el planeta. Propugnamos el desarme total de la humanidad.


No he de callar por más que con el dedo

ya tocando la boca ya la frente

silencio avises o amenaces miedo

Francisco de Quevedo

En Caracas, a los 10 días del mes de julio de 2006.

1.Alba Carosio (Venezuela).

2.Albert Kasanda (Congo).

3.Alejandro García Malpica (Venezuela).


.....

29.Héctor Samour (El Salvador)

.....

66.Vladimir Acosta (Venezuela)

67.Vladimir Lazo (Venezuela).

68.Yamandú Acosta (Uruguay).

69.Yohanka León (Cuba).

(aporrea.org)

Carta al Coordinador General del FMLN, Gerardo González

Estimado Medardo:

Pocas veces hemos estado de acuerdo últimamente. Pero cuando tienes razón, tienes razón.

Tuviste toda la razón del mundo de no ir a Washington, cuando te lo pidió el presidente Funes en el último momento.

Las visitas de Estado se planifican durante meses. Quién acompaña al presidente y quienes no, esto es un mensaje político. La decisión de Funes era clara, durante meses: No necesito llevar a los partidos políticos, la visita a Obama es mi momento de fama...

Y de repente alguien en Washington le habrá dicho: Miren, cuando se reúnen con las gallinas de oro (Banco Mundial, etcétera), quieren verlos juntos, el presidente con los partidos, el gobierno con la oposición...

Entonces, de la noche a la mañana te invitó el presidente: Arregle sus maletas y váyase a Washington, para la foto de unidad nacional...

Y vos le dijiste: No, señor presidente, así no se hace política. Mucho menos política de unidad nacional. Esto es falta de seriedad. Estas cosas se planifican. Se hacen por consenso, no por orden presidencial...

¡Muy bien, Medardo! Me imagino que también le dijiste que la aprobación de préstamos se hace en la Asamblea, no en una reunión improvisada en Washington. Si quiere presentar en Washington unidad nacional, tiene que hacer una concertación previa. Y si esta ni siquiera la puede hacer con su propio partido, ¿de qué unidad estamos hablando?

Te felicito por esta actitud de dignidad, igual que en el caso de las penas para asesinos juveniles. Votar con ARENA contra el presidente quiere huevos.

Saludos, Paolo Lüers

(Más!)

Carta al ministro de Seguridad

Estimado Manuel Melgar:

Te dejaron con las maletas hechas. Neles, pasteles, nada de conocer la Casa Blanca desde adentro. Nada de codearse con los jefes del FBI, CIA, DEA...

Cuando el presidente te nombró ministro de Seguridad, lo hizo a pesar de las advertencias de los gringos. Ellos dejaron bien claro: “Melgar está vetado. No le daremos visa. No es bienvenido en Estados Unidos. Si lo nombran, se complica la cooperación en materia de Seguridad...”

Es que los gringos no se olvidan de lo que llaman “la masacre de la Zona Rosa”, cuando un comando guerrillero ejecutó a cuatro marines miembros de la seguridad de su embajada. Y como vos fuiste uno de los comandantes responsables de esta acción, puedes ser muy ministro ahora, pero nunca te van a dejar entrar a Estados Unidos.

Y aunque no lo digan en público: Por más que el presidente Funes se declare amigo de Obama, los que dirigen las instituciones de seguridad de Estados Unidos nunca tendrán plena confianza a un gobierno salvadoreño que nombra como ministro de Seguridad a un personaje vetado por ellos.

¿No te sientes humillado cuando el canciller Hugo Martínez declara a la prensa que no te llevaron a Washington, porque no había cupo ara todo el gabinete, y que tampoco se llevaron a la ministra de Salud? ¿No te da pena que el canciller tenga que decir mentiras, cuando es tan obvio porqué no te pudieron llevar a visitar a Obama?

Saludos, Paolo Lüers

(Más!)

Columna transversal: No hay proyecto cultural, ni adentro ni afuera del gobierno

Así como no han tenido liderazgo cuando estaban instalados e investidos en los puestos de mando de la Secretaría de Cultura, tampoco lo tienen ahora que Casa Presidencial los mandó al carajo. Ni liderazgo, ni rumbo, ni proyecto claro..

Esa es la impresión triste que causa el reportaje videográfico que publicó El Faro de una reunión en La Luna, donde se dieron cita todos los artistas que se sentían ofendidos por la decisión del presidente de despedir a Breni Cuenca de la cartera de Cultura. Frustración, rabia, tristeza y, sobre todo, impotencia y falta de decisión. Es genial el título que dieron a este reportaje: "Y ahora, ¿cuál es el plan, capitán?"

Resulta que no hay plan ni mucho menos capitán. Esta patética reunión tuvo lugar un día después de la sustitución de Breni Cuenca. A los protagonistas se nota que todavía estaban bajo efecto del trauma: ¡Los agentes del cambio despedidos por el presidente del cambio! Ahora ha pasado un mes, y ni la ex-Secretaria de Cultura, ni sus ex-directores que medio renunciaron, medio fueron despedidos, ni nadie de los artistas ofendidos ha presentado una propuesta a los cientos de artistas, escritores, teatreros, bailarines, trabajadores de cultura afectados por la acefalía de la Secretaría de Cultura y por el cinismo de Casa Presidencial.

Proyectos e instituciones culturales se han quedado paralizados. Muchos se han quedado sin contratos y pagos, y en la acéfala Secretaría de Cultura no hay nadie que puede arreglar la situación de los artistas y que han quedado literalmente colgados de la brocha. La Compañía Nacional de Danza es sólo un ejemplo. Los bailarines están ensayando diariamente, sin saber quién va a responder por sus contratos, salarios y gastos.

Los que hasta hace poco han manejado la cartera cultural del Estado, se quejan de su situación, pero no han asumido el compromiso de defender su proyecto cultural (y los intereses de los artistas involucrados) en la arena pública y política del país.

Es increíble: Entre todos los artistas e intelectuales afectados y ofendidos por la manera cómo el poder presidencial los trata a ellos y la cultura, no son capaces de articular una acción colectiva contra el gobierno que todos ellos denuncian, en los cafetines y blogs, como autoritario, arrogante e indiferente a la cultura...

El dilema que los tiene paralizados es el siguiente: Están en contra de cómo actúa este gobierno, pero no quieren convertirse en opositores. Como el gobierno es "de izquierda", tienen miedo que, una vez que asumen posturas de crítica y oposición, los tilden de derechistas. No quieren verse en mala compañía con otros que hemos criticado este gobierno "del cambio" desde el principio. El miedo de que les digan '"traidores" los hace traicionar su propia causa y la decencia...

Entonces, que no anden llorando. Si son tantos los descontentos, pero no tienen el valor de convertirse en un problema para el presidente, entonces tampoco hubieran hecho nada útil continuando en la Secretaría de Cultura. Si tienen un proyecto coherente, ¿cuál es el problema de articularlo y empujarlo desde la oposición a un gobierno que los expulsó?

¿No hemos sido oposición toda la vida, y no es la crítica nuestro arma principal como intelectuales? ¿No es la crítica un elemento fundamental para la cultura? ¿Entonces, por qué no la usan ahora, en público, para defender un proyecto político y cultural? No me van a decir que uno tiene que estar en el gobierno y ser amigo del presidente para desarrollar un proyecto cultural (y político) verdaderamente de izquierda, o sea crítico, rebelde, creativo y autónomo...

(El Diario de Hoy)

Telegramas a gobernantes que nos deben respuestas

Estimado presidente de CEPA:

¿Cuándo va a empezar a trabajar el puerto de La Unión que nos regaló Japón?

Estimada ministra de Salud:

¿Ya pusieron la segunda piedra al nuevo Hospital Maternidad?

Estimado director de Correos:

¿Me puede conseguir la dirección de la Ciudad de la Mujer? Por más que busco, no puedo encontrar esta institución creada por la primera dama...

Estimado subsecretario de Transparencia:

¿Y la Ley de Transparencia que usted promovió cuando era representante de Transparencia Internacional en El Salvador, todavía tiene apoyo de Casa Presidencial? En caso que no, ¿cuándo va a renunciar, para seguir la lucha desde afuera del poder?

Estimad primera dama y secretaria de Inclusión Social:

Si va a nombrar a un sustituto de la titular de Cultura que despidió, ¿será antes o después de que se desplomen las instituciones culturales que ahora no tienen quien les firme contratos o cheques?

Estimado secretario de Comunicación de la Presidencia:

¿Qué ondas con el Canal 10, ‘la señal del cambio’? ¿Cuál cambio?

Estimado ministro de Defensa:

¿Podría ser tan amable de hacer público el informe que por ley tuvo que entregar al presidente en febrero sobre el impacto del despliegue de la Fuerza Armada sobre la seguridad ciudadana?

Estimado ministro de Hacienda:

¿Cuántos fondos del presupuesto 2010 se han transferido de los ministerios a la partida de gastos imprevistos de Casa Presidencial, haciendo uso del mismo mecanismo legal que utilizó el ex presidente Saca?

Estimado ministro de Seguridad:

¿Me podría proporcionar copia del Plan de Seguridad, o todavía no existe?

Todos los telegramas los firma atentamente Paolo Lüers

(Más!)

Pactos

En la última fase de la contienda electoral, los estrategas de la campaña de Mauricio Funes tomaron una decisión que posiblemente les aseguró la victoria: mostrar caras de un posible gabinete de Funes.

Y eran caras que a los electores de clase media urbana les daban la confianza que votando por Funes no estaban votando por un gobierno del FMLN, sino por una izquierda moderna, democrática, plural. Apareció a la par de Funes la cara de Héctor Silva, la víctima emblemática de la depuración que el FMLN había hecho de la tendencia reformista en sus filas. Apareció el doctor Héctor Dada, dirigente socialcristiano de reconocida trayectoria anti-autoritaria. Aparecieron intelectuales como Roberto Turcios, quienes tienen años de distancia crítica de la ortodoxia y de las prácticas anti-democráticas del FMLN. Junto con el economista Alex Segovia, un ex-asesor del gobierno de Duarte, y los empresarios del grupo Cáceres, estas caras se presentaron como ‘los hombres de Funes’ que iban a gobernar. Ningún dirigente ni comandante del FMLN apareció en estas fotos...

Al mismo tiempo, los estrategas de la campaña de Rodrigo Ávila impidieron celosamente que su candidato hiciera algo parecido. No permitieron que Ávila hiciera caso a los consejos de muchos de sus amigos y presentara, en esta última fase de la batalla electoral, su equipo de gobierno, con caras muy diferentes a los personeros que controlaban al partido y Casa Presidencial. Pero estos personeros también controlaron la campaña y no permitieron que Rodrigo Ávila se rodeara de un equipo de gobierno que no sean ellos mismos.

Así que en la recta final de la campaña presidencial se presentaron dos candidatos que enfrentaron el mismo problema principal: la sombra de sus partidos. Ambos enfrentaron el mismo doble reto: la gente tenía serias dudas de su capacidad personal de gobernar; y al mismo tiempo tenía miedo que se iba a imponer el continuismo - en un caso el continuismo de la administración Saca; en el otro caso el continuismo de la ortodoxia del FMLN. La gente no quería ni ortodoxia ni continuismo, ni de la derecha ni de la izquierda.

Las dos campañas, en la recta final, enfrentaron de manera muy diferente estos retos: Funes se presentó con personalidades con credenciales de independencia frente al FMLN; y Ávila se presentó básicamente cercado y controlado por los personeros claves de la era Saca en ARENA y en el gobierno.

Ganó el más audaz. Ganó el que logró que lo percibieran como el candidato con más independencia de su partido.

Sin embargo, gobernar es otra cosa. ¿Qué papel juegan en el gobierno Funes las personas de la izquierda que son independientes del FMLN y de sus padrinos en Cuba y Venezuela?
Son instrumentales para administrar, junto con los empresarios amigos de Funes, la parte del ejecutivo que no fue entregado al FMLN. Se concentraron, sobre todo, en las secretarías (Técnica, Asuntos Estratégicos, Cultura, Comunicación...) de la Presidencia, en Economía y en el FISDL. Algunos ya fracasaron rotundamente: Todo el montón de intelectuales de izquierda independiente que entró con Breni Cuenca a la Secretaría de Cultura, ya perdieron la ilusión que desde el poder y respaldado por la autoridad del presidente iban a crear un proyecto fuerte de izquierda democrática, creativa, plural - o cambiando al FMLN o creando una nueva fuerza izquierda que compita con los ortodoxos y chavistas. El presidente ya los expulsó del poder, dejando claro que su proyecto nada tiene que ver con cambiarle de polaridad a la izquierda salvadoreña.

Otro importante proyecto frustrado de la izquierda democrática es el de la transparencia. Funes creó una subsecretaría para el tema, nombró como titular a uno de estos personajes de la izquierda independiente, quien además fue uno de los protagonistas de la amplia iniciativa de ciudadanos e instituciones que presionaron por una Ley de Transparencia... y enterró el proyecto. Nada de Ley de Transparencia, nada de erradicar el uso de los fondos discrecionales de Casa Presidencial, nada de cambio de la Ley de Presupuesto que permite pasar fondos de los ministerios a Casa Presidencial...

El hecho que el sub-secretario de Transparencia no haya sido despedido, como lo fue la secretaria de Cultura, es debido a que aún no se ha negado a acatar ordenes del presidente.
¿Y los demás representantes de ‘la otra izquierda’? En Economía, haciendo lo posible para mantener un mínimo nivel de estabilidad y confianza en lo macro-económico. En el FISDL y en la sub-secretaría de reforma territorial, haciendo lo imposible para crear contrapesos a la manera como el Frente está traduciendo su presencia en el gobierno en estructuras de control territorial y ventaja electoral.

Frente al FMLN, que sí tiene estrategia a mediano y largo plazo y que sí tiene organización territorial capaz de acumular y de absorber esfuerzos e inversiones realizadas desde el poder del ejecutivo, estos personajes de la otra izquierda operan en defensiva. Están en total desventaja: No tienen plan, porque no han entrado al gobierno como grupo, sino cada uno por su lado. Entrando así, han roto sus canales de concertación con el resto del espectro político, incluyendo con sus tradicionales socios en el resto de la centro-izquierda y el centro. El único aliado que tenían, el presidente, los ha abandonado en su proyecto político de usar el poder para crear una izquierda diferente. El presidente, al sellar su pacto con el FMLN, se dio cuanta que acababa de empeñar este proyecto. Le queda el plan B, un proyecto conjunto con sus amigos empresarios de usar los cinco años en el poder para acumular poder económico...

Para esto tiene que mantener a flote su gobierno. Para esto necesita que lo sigan apoyando los idealistas de la otra izquierda, que le ayudaron a ganar las elecciones y a llenar parte de su gabinete. El pacto con el FMLN no le permite a Funes gobernar bien. Pero el pacto con personajes de la izquierda democrática por lo menos le permite seguir escondiendo la incapacidad de este gobierno de enfrentar los retos de seguridad y de crecimiento económico. Si además logra vender a la empresa privada la idea de una alianza de gobernabilidad paralela al pacto que tiene con el FMLN, Funes puede pensar que podrá pasar los cinco años flotando: sin resolver, pero sin hundirse.

Pero un gobierno que no resuelve, tal vez no cae, pero sí hunde el país. Problemas no resueltos se acumulan y profundizan. Todos sus aliados -los de hecho de la izquierda democrática que ya están comprometidos con Funes, y los potenciales aliados en sectores de derecha y del sector empresarial, deberían revisar bien su estrategia. Para esto es indispensable que vuelvan a dialogar entre ellos.

Juntos posiblemente podrían obligar al presidente a definir claramente su relación con el FMLN: O rompe el pacto - o de una vez por todo se define como parte de la estrategia del FMLN de tomar el poder total en el 2014.

En ambos casos, la actual oposición y el sector privado podrían negociar con el gobierno la gobernabilidad. En caso de reafirmarse el pacto Funes-FMLN, habría que buscar un pacto mínimo para evitar que el país y su economía colapsen. La derecha y la empresa privada aportando a la gobernabilidad desde la oposición. Oposición y gobernabilidad no son excluyentes.

En el caso poco probable de una ruptura entre Funes y el FMLN, sería un pacto de formar un gobierno de transición con apoyo del sector privado, de la izquierda democrática y de las derechas.

Lo que no se puede aceptar al presidente es un sistema de pactos paralelos: con el FMLN contra la derecha, y con los empresarios contra los peligros que implica el pacto con el FMLN. Y con la ‘otra izquierda’ contra FMLN y ARENA...

Esta política de los pactos compartimentados llevará al país a la verdadera ingobernabilidad.

(El Diario de Hoy)

"Más allá de los insultos lo que no hay es disposición al diálogo en Venezuela"

ENTREVISTA a SANTIAGO CANTON SECRETARIO EJECUTIVO DE LA COMISION INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS

Hay consenso en América Latina acerca de que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) es uno de los organismos más eficientes y mas útiles de la OEA, sino es el único. En 1979, cuando las dictaduras militares todavía gobernaban muchos países de la región incluyendo la Argentina, la CIDH fue a nuestro país e hizo un informe histórico sobre lo que había pasado durante la guerra sucia.

Tras la publicación del informe sobre Venezuela que dio a conocer esta semana, el presidente Hugo Chávez dijo sin embargo, que la CIDH es "una mafia" y que su Secretario Ejecutivo, el argentino Santiago Canton es "excremento, puro excremento".

Trascendió además que Venezuela pidió al secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, la cabeza de Canton a cambio de un voto en favor de su reelección.

Durante una entrevista exclusiva con Clarín, Canton dijo que no está dispuesto a renunciar en momentos como éste. Numerosos embajadores ante el organismo salieron en su apoyo. El argentino Rodolfo Gil dijo que el gran valor de la CIDH es su independencia. "Debemos respetar sus conclusiones. Eso no significa que las tengamos que compartir. Siempre podemos contraargumentar, pero debemos descartar la crispación, las descalificaciones y los agravios", dijo.

Chávez lo calificó de excremento, ¿Qué le responde?
Nada. No voy a rebajarme a ese nivel. Lo que preocupa, sin embargo, es la indiferencia frente a los serios planteamientos que está haciendo la CIDH.

En el informe, ustedes denunciaron la concentración de poderes, la represión de libertades y derechos y el ambiente de "intolerancia política". ¿Chávez no dijo nada al respecto?
No. Siempre que hacemos un informe sobre otros países tenemos luego un diálogo con el gobierno. Pero en este caso sólo se armó un show mediático en contra del sistema interamericano de derechos humanos. Mas allá de los insultos, lo que no hay es disposición al diálogo.

Chávez amenazó con irse de la CIDH...
Espero que no ocurra, porque eso significaría una desprotección mayor para los ciudadanos.

El gobierno venezolano dice que la CIDH está politizada, que se ocupan más de Venezuela que de México, Colombia o de EE.UU. donde se violan los derechos humanos todos los días en Guantánamo.
Tenemos más visitas realizadas a Guatemala y a Colombia que a Venezuela. Con EE.UU. tenemos mas casos en trámite..

¿Cómo es posible eso si EEUU ni siquiera es miembro de la Convención Interamericana de Derechos humanos?
Correcto. Pero firmó la Declaración de Derechos humanos de 1948, y en ese marco nosotros hemos realizado informes sobre Guantánamo y ahora estamos preparando uno sobre la situación de los inmigrantes en las cárceles.

La oposición argentina cree que nuestro país está en camino de transformarse en una Venezuela. Argumentan que la relación del Poder Ejecutivo con los otros dos poderes y con la prensa es antidemocrática y que ha llegado el momento de que la CIDH haga un informe sobre la situación. ¿Usted qué opina?
Discúlpeme, pero soy argentino y por eso tengo que abstenerme de responder. La presidenta de la CIDH, que es venezolana y fue nombrada por el gobierno de Venezuela también se abstuvo de opinar sobre el informe que hicimos. Es lo correcto.

Para que la CIDH pueda visitar un país tiene que ser invitado. ¿No es una limitación?
Si. Es necesario modificar eso. Pero también es cierto que los países siempre nos invitan. Hasta los golpistas de Honduras nos invitaron. Sólo Venezuela nos niega la entrada.

¿Pero entonces es válido un informe como el que hicieron sin haber podido ir a Venezuela?
Sí, porque lo hicimos en base a denuncias y a un cuestionario que enviamos al propio gobierno y que aceptó contestar.

Chávez está pidiendo su cabeza.
Lo sé. Pero está el tema de la independencia de la CIDH de por medio. Ni el secretario general ni los estados tienen injerencia en el trabajo de la Comisión. Esta ha sido una de las características históricas de la comisión, que todos -incluyendo Insulza- valora mucho

¿Piensa renunciar?
No, no es el momento. No tengo un mandato de tiempo. Los miembros de la CIDH, que son quienes me nombraron, me pueden decir mañana que me tengo que ir. Y yo también me puedo ir por desgaste. Pero no es el momento de renunciar.

(Clarin/Argentina)

La ayuda internacional y la corrupción en El Salvador

En medio de la crisis financiera que sacudió los mercados internacionales de capital el año pasado, el Banco Mundial anunció con orgullo un nuevo "paquete de asistencia" de US$250 millones para este país. Unos meses después se desató un escándalo sobre por qué nunca se pudo rastrear el destino de una cantidad de dinero similar en los libros del gobierno.

Por si no entendió la conexión, déjeme expresarlo de otra forma: mientras los países desarrollados le han estado otorgando ayuda a El Salvador para tratar de ayudar al país, se sospecha que los políticos salvadoreños podrían haber tomado fondos de la caja nacional para ayudarse a sí mismos.

¿Cuál es el problema? Esa pregunta podría hacerse sobre la ayuda extranjera de forma más amplia. Pero es especialmente relevante para este país, que ha estado progresando a través de una liberalización económica iluminada durante 20 años, pero que ahora corre el riesgo de ser descarrilada por la corrupción.

Los supuestos actos de corrupción ocurrieron durante el mandato del ex presidente derechista Tony Saca, quien dejó el cargo tras un mandato de cinco años en junio pasado y desde entonces fue expulsado de su partido Arena. El programa del Banco Mundial al que nos referimos fue implementado en julio, bajo el nuevo gobierno del presidente Mauricio Funes , del partido FMLN. Pero hay una conexión: hasta ahora, el gobierno de Funes no ha demostrado interés alguno por investigar lo que ocurrió con todo ese dinero. En cambio, el partido gobernante parece estar usando la amenaza de una investigación para lograr que Saca los ayude a ganar votos en el Congreso. No puede existir algo más cínico que eso.

Todo esto podría parecer la clase de estrategia para entendidos de un pequeño país de América Central sobre la que es difícil entusiasmarse. Pero las lecciones son importantes.

Este país eligió al izquierdista pero moderado Funes y su vicepresidente de línea más dura —y ex guerrillero marxista no arrepentido— por un estrecho margen. No eligió un Congreso controlado por el FMLN. Pero en octubre, 12 legisladores reconocidamente cercanos a Saca se pasaron de bando y comenzaron a votar junto al FMLN.

Si esto le permite a la clase política aquí a comenzar repentinamente a arrastrar al país hacia atrás, en el camino del colectivismo y el autoritarismo, será debido a la corrupción, y alimentará la pobreza, la falta de desarrollo e instituciones disfuncionales. Eso no es bueno para los intereses de seguridad de Estados Unidos o para el mundo desarrollado en general, y es el motivo por el cual es imprudente extender ayuda extranjera a un sistema político sospechoso.

Cuando Saca asumió en 2004, parecía que El Salvador podría convertirse en el primer país en América Latina en salir de la pobreza bajo un gobierno elegido de forma democrática. Sus reformas abrieron mercados y aumentaron la competencia. El resultado, según el Programa de Desarrollo de Naciones Unidas, fue que la cantidad de hogares viviendo en la pobreza se ubicó en cerca de 35%, un marcado descenso frente al 60% de 1991 cuando terminó la guerra civil. La tasa de pobreza incluso descendió un poco más a 30% para 2005.

Desde ese momento la pobreza ha estado aumentando, y Saca tiene gran parte de la responsabilidad. El ex mandatario dañó el desarrollo de muchas formas, incluido el bloqueo de una nueva operación minera de oro y permitir que languideciera un importante proyecto portuario. Peor, la transparencia disminuyó. Le pregunté, en una entrevista aquí hace tres semanas, que respondiera sobre las acusaciones que señalan que derrochó unos US$250 millones de fondos del gobierno durante su mandato. Negó el derroche pero admitió que unos US$200 millones fueron desviados del presupuesto del Congreso a un grupo de fundos discrecionales bajo su control durante su presidencia. Dijo que no puede recordar con exactitud cómo fueron asignados, pero que los recursos fueron usados para "carreteras, hospitales y emergencias".

Es verdad que los presidentes salvadoreños tienen desde hace mucho tiempo el poder de usar excedentes del presupuesto para gastos discrecionales. Pero bajo el mandato de Saca la magnitud cambió. Otros ex presidentes no tocaron más de US$2 millones a US$3 millones durante sus mandatos. Saca multiplicó esa cantidad por cien.

Ese fondo irregular le dio un enorme poder y sus críticos afirman que no le tembló el pulso a la hora de usarlo. Personas dentro de Arena afirman que usó el dinero para obtener el control del partido. Eso no pasa de una acusación, pero es irrefutable que durante su presidencia se convirtió en el jefe de Arena.

"La gente solía unirse a Arena porque creían en sus valores", me dijo un salvadoreño enfadado. "Pero con Saca, todos recibieron pagos". El ex mandatario fue el primer presidente de El Salvador de Arena que también mantuvo la presidencia del partido.

Todo esto podría ser esclarecido si El Salvador tuviera un cuerpo independiente para analizar el gasto discrecional. Pero la "corte de cuentas" no es independiente. Es controlada por un pequeño partido político —el Partido de Conciliación Nacional— cuyo poder fue concedido por la legislatura a cambio de su voto. El público debe confiar en la evaluación de esa corte de cuentas de que Saca no ha hecho nada malo.

Si el Banco Mundial realmente quiere ayudar a El Salvador , quizás debería ofrecer auditar los libros de Saca. Sería un paso gigante hacia el desarrollo.

(The Wall Street Journal)