Carta a TCS

Estimado Don Boris:

Me imagino que ustedes tienen un montón de argumentos, contratos, cláusulas para justificar porque estamos condenados a ver el mundial exclusivamente en canal 4.

El problema no es que sea canal 4. El problema es que hay canales internacionales que gastan millones de dólares para mandar a Sudáfrica a los reporteros y analistas de deporte más calificados – pero nosotros tenemos que escuchar a unos comentadores que ni siquiera están cerca de los estadios. Y además, permítame la ofensa, no son los mejores. Más bien, son mediocres, se les cae la baba por ciertos equipos, están llenos de prejuicios con otros. No saben pronunciar los nombres de los jugadores que no sean argentinos, brasileños y otros de

Está bien que usted compre la exclusividad para el mundial. Pero entonces tiene la responsabilidad de contratar a narradores excelentes – ¡y mandarlos al mundial!

Nosotros pagamos mensualmente para tener en cable canales internacionales con gran capacidad para cubrir mundiales. Pero gracias a usted, no podemos ver sus transmisiones. Están bloqueados los canales que lleven el mundial directamente desde Sudáfrica. Y nosotros tenemos que ver transmisiones en vivo desde las instalaciones de Canal 4...

La mala calidad de la cobertura de TCS tiene una explicación lógica: falta de competencia.

Saludos, Paolo Lüers

(Siguiente Página)

Carta a Claro

Señores:

No uso estas cartas públicas para resolver problemas personales. Sin embargo, mis problemas con Claro no son personales, los comparten millones de salvadoreños.

Además, realmente no me queda otra opción. He hablado cantidad de veces por teléfono al “Servicio al Cliente”, y jamás me han comunicado con un supervisor. He visitado su central en Olímpica para que alguien me recibiera y resolviera mi reclamo. Sólo para darme cuenta que no existe ninguna ventanilla para recibir quejas de clientes. Tuvo que esperar 84 minutos en la fila de clientes que piden “modificaciones”. Al final me atendió una señora muy amable y me dijo que no había ningún problema en resolver mi problema. Ella lo iba a resolver en este momento. En dos horas se reestablecería mi servicio. Casi le doy besos. Sólo que era paja. Dos horas más tarde, en vez de recibir nota que ya estaba reestablecido mi servicio, recibí nota que tenía que pagar 204 dólares de adelanto a la próxima factura.

Tengo días sin servicio, porque, según Claro, he “sobrepasado el límite de consumo”. Tengo un contrato post pago. Me niego a pagar por adelantado una factura ni siquiera emitida, sin saber en qué consiste el alto consumo.

Me dicen que lo hacen para protegerme. Que galán. Cortándome el servicio de celular cuando estoy en carretera, realmente me protege...

Ya no voy a hacer llamadas inútiles y visitas a un “servicio al cliente” que no atiende al cliente. Que le miente. Que lo deje sin solución. No voy a seguir con una compañía que, en vez de premiar al cliente por alto consumo, la castiga.

Quiero suspender el contrato, porque Claro no lo cumple. Resuélvanme por lo menos esto.

Y pensando que yo los he defendido en público, cuando la Asamblea quería interferir sus tarifas. Esto le pasa a uno cuando defiende principios...

Paolo Lüers

(Siguiente Página)

Carta al diputado Roberto Lorenzana

Estimado diputado:

Espero te encuentres bien en San Petersburgo, ciudad joya de Rusia. Para un cuadro comunista nostálgico como vos, me imagino, sigue siendo Leningrado, la cuna de la revolución roja...

Lastima que vos y tus compañeros de viaje, por estar arduamente trabajando por el bien de El Salvador, día y noche, casi no tendrán tiempo de gozar del vodka, del champán negro de la península Crimea, del caviar y de otros deleites excitantes que los rusos saben ofrecer a sus distinguidos huéspedes.

“Es una visita histórica de los diputados de El Salvador a sus homólogos de la Federación Rusa”, reza un comunicado de la agencia de viaje llamada Asamblea Legislativa. Lastima que el comunicado es tan escueto y no revela lo que realmente quisiéramos saber: ¿Qué diablos están haciendo visitando un parlamento ruso que es aun menos democrático y menos productivo que el nuestro? Y el otro detallito: ¿Cuánto nos cuesta este chiste?

Na zdorovje, tovarich! (¡a tu salud, camarada!), te desea Paolo Lüers


PS: Por favor haga mis saludos y todos los conceptos vertidos en esta carta extensivos a sus compañeros de viaje de la derecha: Mario Marroquín de ARENA, Francisco Merino del PCN y Rafael Paz de GANA. ¡Que disfruten!, nosotros pagamos...

Por qué todo el mundo necesita a sus liberales

...En la política británica existe un gran centro liberal. Y existen unas poderosas tendencias antiliberales en el Partido Laborista y el Partido Conservador: estatalistas, autoritarias, multiculturalistas y populistas en la izquierda; xenófobas, inflexibles, de sálvese quien pueda y populistas en la derecha. Los demócratas liberales son los únicos que son, prácticamente todos, de verdad liberales. Lo que necesitan explicar -y de ello puede depender su propia supervivencia política- es no solo que representan la gran tradición del liberalismo en su mejor adaptación a la Gran Bretaña del siglo XXI, sino también que son los únicos capaces de hacer que los otros dos partidos sean, si no honrados (demasiado pedir de cualquier político), al menos más liberales...

(Lea el artículo completo en El País/ Madrid. Timothy Garton Ash es catedrático de Estudios Europeos en la Universidad de Oxford e investigador en la Hoover Institution de la Universidad de Stanford. Traducción de María Luisa Rodríguez Tapia.)