Carta a la conciencia nacional: Apostemos a la reconciliación

Howard Cotto apareció en televisión confirmando que la PNC ha recibido ordenes de captura contra los exguerilleros que en 1991 dieron muerte a 3 asesores militares norteamericanos, luego de haber derribado su helicóptero militar en el municipio de Lolotique. El director de la PNC y también exguerrillero dijo que no se sabía los nombres de los imputados, porque “no eran figuras conocidas en la opinión pública”.

Bueno, comisionado: Como se trata de excompañeros y amigos míos, te voy a decir quiénes son: Se llaman Fernán Hernández “Aparicio” y Severiano Fuentes “Porfirio” y han sido destacados combatientes en la lucha que te ha catapultado a tu cargo en la PNC – que yo sepa, más destacados que vos.

Y encima del sacrificio de pelear en la guerra, ellos han hecho otro que ningún otro comandante o combatiente ha sido capaz de hacer: Luego de la firma de la paz, se presentaron voluntariamente a la justicia. No querían que el controversial caso del helicóptero norteamericano que derribaron, y de la muerte que dieron a dos sobrevivientes, se convirtiera en obstáculo para el complicado y frágil proceso de implementación de los Acuerdos de Paz.

“Porfirio” y “Aparicio” tuvieron la hombría de asumir su responsabilidad. Ante el juez se hicieron cargo de haber derribado la nave, y de haber dado “tiros de gracia” a los dos militares norteamericanos sobrevivientes, pero mal heridos. El tercero había muerto en la caída del helicóptero. Asumieron su condena e ingresaron al penal de Mariona.

Luego fueron sobreseídos, en cumplimiento de la Ley de Amnistía, y salieron libres. Ahora, al haber declarado la Sala de lo Constitucional inconstitucional esta amnistía, los andan buscando para que 25 años después cumplan su condena. Por esto las órdenes de captura que emitió la fiscalía, cuyo titular tampoco se molestó en darles el beneficio de mencionarlos con sus nombres y explicar las circunstancias.

Estos dos hombres, tratados por el director de la PNC y el fiscal general como unos fulanos anónimos que no vale la pena identificar por su nombre y su trágica historia, al ser capturados pagarán el costo de la suspensión de la amnistía – y de la negligencia de la Presidencia de la República y de la Asamblea Legislativa. Ambos no han cumplido con la sentencia de Sala que les mandaba generar una Ley de Reconciliación Nacional que buscara soluciones a este tipo de casos, sobre todo los que no son de “crímenes de lesa humanidad.”

Precisamente este semana, en una audiencia de seguimiento convocada por la Sala, se hizo evidente que ni en Casa Presidencial ni en la Asamblea se está trabajando en esta legislación indispensable para no dejar un vacío legal y ético luego de la suspensión de la amnistía. Simplemente nadie ha hecho caso a esta parte de la sentencia.

En este vacío legal, del cual nadie se hace responsable, están cayendo las vidas de “Porfirio” y “Aparicio” y sus familias.

Están en la misma situación que el coronel Benavides, quien fue condenado en el caso del asesinato de los jesuitas, luego amnistiado, y luego de la sentencia de la Sala recapturado para cumplir su condena. Pero en este caso, la UCA y los jesuitas han solicitado al Estado que le conmuten la condena y lo pongan en libertad. Una iniciativa valiente y profundamente humana.

Lo mismo hay que exigir en el caso de “Porfirio” y “Aparicio”. Igual que el coronel Benavides no constituyen ningún peligro para la sociedad. Presentándose en 1992 voluntariamente, han mostrado que para ellos la paz tenía prioridad sobre sus intereses personales. Espero que los jesuitas, el Cardenal Rosa Chávez y la ciudadanía respalden la solicitud de reducir su condena y concederles libertad.

Saludos,
44298-firma-paolo
(MAS! / El Diario de Hoy)

 

Carta a la generación salvadoreña de postguerra: Rebélense contra la hipocresía

 
Hitler y Staffenberg Iizqu.)
Amigos:
El 20 de julio, aniversario del atentado que un grupo de altos jefes militares alemanes intentaron para matar a Adolf Hitler, siempre fue un día complicado durante mi juventud en la postguerra. Declarado por ley “Día de la Resistencia”, pero nunca fiesta nacional, nunca “día nacional”, tuvimos que asistir al colegio en vez de ir a un lago o las piscinas públicas. No había clases, pero un acto solemne, donde tuvimos que escuchar el sermón del director, que nadie podía entender. No sólo porque éramos muy jóvenes, sino por su incongruencia. Todos sabíamos que el tipo había sido ferviente militarista y nazi durante la guerra, y ahora, democratizado y “desnazificado” el país, le tocó hablarnos de la “noble resistencia” y del “honor de los verdaderos patriotas y militares”.

Por suerte, también tuvimos un profesor que no sólo una vez al año, no sólo el 20 de julio, nos hablaba del nacionalsocialismo, del nacionalismo, del militarismo, de los crímenes de guerra y del Holocausto. Claro, este hombre no fue nazi durante la guerra, sino preso político, por el crimen de ser socialdemócrata. Por supuesto, a él jamás lo dejaron dar el discurso del 20 de julio…

Los discursos oficiales en el Parlamento, de ministros, jueces, fiscales y diputados, siempre se parecían más al sermón de nuestro director que a lo que nuestro profesor de historia nos hizo estudiar. Nunca explicaron porqué ellos no habían hecho nada contra la dictadura, la guerra y los campos de concentración. Más bien resaltaron a los “héroes del 20 de julio” como prueba que no todos en su generación eran o nazis o cobardes.

Tampoco explicaron que la élite militar prusiana, en gran parte proveniente de familias aristocráticas como su líder, el Conde Claus Schenk von Stauffenberg, se rebeló contra los nazis cuando comenzaron a perder la guerra, en 1944, no sin antes armarle a Hitler la formidable máquina militar que necesitaba para invadir a Polonia, Francia y la mitad de Europa.

Nadie en estos discursos oficiales mencionaba que la persecución de socialdemócratas, comunistas, y sindicalistas y el exterminio de los judíos comenzó en 1933 – y la resistencia de los militares del 20 de julio hasta 10 años más tarde. O sea, cuando ya habían muerto millones en los campos de batalla, las prisiones y los campos de concentración.

Esta ambivalencia y hipocresía escuchó mi generación de postguerra en nuestras casas, nuestras escuelas, de nuestros fiscales, jueces y gobernantes.

Llegando a la edad propicia para racionar y cuestionar, y topándonos en las universidades con la misma amnesia y las mismas mentiras, nos rebelamos. Surgió la famosa consigna “Debajo de las togas, el tufo de mil años”, haciendo alusión a las vestimentas medievales que en aquel entonces todavía usaban los catedráticos dando clases – y al “imperio de mil años” proclamado por Hitler.

La hipocresía de la generación de nuestros padres y profesores produjo la rebelión estudiantil de los años sesenta.

La historia es para conocer y entenderla. Y para actuar. Saludos,

44298-firma-paolo
(MAS! / El Diario de Hoy)

Carta a los dinosaurios y quienes los preservan: La paja y la viga en los ojos

Hay un montón de gente de derecha que siempre me aplaude ciegamente cuando critico al FMLN. Pero los mismos se ponen bravos e intransigentes cuando me atrevo a criticar a ARENA, sobre todo a su corriente conservadora e intolerante. Cuando publiqué mi Carta a Mauricio Interiano, cuestionando cómo estaba manejando las primaras y bloqueando la renovación de su partido, me reclamaron que no mencioné que el FMLN y su cúpula son peores.

Según ellos, la única manera permitida de criticar a ARENA sería más o menos así (les pongo un párrafo de mi carta reeditada con los mandatos de los amigos conservadores):
Seguiste hablando de apertura, pero tu COENA la bloqueó en la práctica. (Hay que señalar que el FMLN está peor, ahí ni siquiera pronuncian palabras como “apertura” o “pluralismo”). Para esta primaria el COENA hubiera tenido que motivar y proactivamente reclutar a mujeres y hombres críticos, frescos, renovadores, competentes a competir por alcaldías y diputaciones. (Claro, el FMLN tampoco admite a personas críticas). El COENA hizo contrario: Vetaron a los pocos que se animaron. (En el FMLN nadie se anima a apuntarse como diputado con la pretensión de renovar este partido). Le diste rienda suelta a personajes que no permitieron que entrara gente que pensara diferente. (Y así como ustedes tienen sus dinosaurios, que por cierto son especie en extinción, en el FMLN reinan los Tiranosaurios, sin ningún indicio de que estén en peligro de extinción).
No me jodan, el día que comience a escribir así, siempre cubriendo todos los flancos y calmando los nervios a todos, mejor dejo de escribir. Si a ARENA solo se le puede criticar si al mismo tiempo se condena al FMLN (o viceversa), el debate político deja de tener sentido.

No soy el único a quien los retrógrados tratan de imponer un discurso de este tipo. Ahora le está pasando a Juan Valiente. Nunca ha escondido que es católico practicante y, como tal, en contra del aborto. Pero tampoco ha escondido su convicción de que como diputado no puede imponer a la sociedad sus principios personales y que está abierto a un debate racional para buscar legislaciones que concilien las creencias de unos con los derechos de otros. Ahora los fundamentalistas le quieren obligar a que cada intervención la introduzca jurando sobre la Biblia que es “pro vida”. Parece que en este país de fundamentalistas no cabe alguien quien diga: “Como persona defiendo mis convicciones religiosas, pero como diputado defiendo el mandato constitucional de un Estado laico”.

No les hagas caso, Juan. Vamos a seguir criticando sobre todo la viga en el ojo de los amigos, porque ahí podemos cambiar algo, y no limitarnos a señalar la paja en el ojo del otro. Vaya, ya estoy citando la Biblia (Lucas 6, 41-42). Pero no por obligación o para quedar bien, sino porque es de las partes que los fundamentalistas quieren obviar.

Saludos,
Posdata: Sólo esta vez les voy a hacer caso. Lo que aquí planteo a los dinosaurios de derecha, también va a los Tiranosaurios de la izquierda.
(MAS! / El Dairio de Hoy)

 

Carta al presidente de la República: Desarme a los francotiradores

Estimado Salvador Séanchez Cerén:
Las pláticas con el Banco Mundial por buenas razones son reservadas, aunque todos sabemos que existen – y que constituyen la única salida viable para el país de salir de su crisis de las finanzas públicas.

Sólo así, amarrando compromisos con la oposición y al mismo tiempo con el Banco Mundial, el gobierno del FMLN puede evitar que los últimos dos años de su mandato lleven al colapso a todos: al gobierno, al partido de gobierno, y a la economía del país. Lo de poner parches ya no funciona, se necesita una solución integral, que incluye pensiones, reducción de gastos y aumento de ingresos, o sea impuestos y futuros préstamos para financiar el déficit fiscal hasta que se pueda eliminar. Es más: lo necesitan ambos gobiernos, el actual igual que el próximo que elegiremos en 2019.

El gobierno no debe dinamitar este posible acuerdo integral con acciones desesperadas, como por ejemplo imponer una reforma de pensiones no consensuada, para salir de su aprietos actuales. Y la oposición tampoco debe poner en peligro la solución integral con intransigencias que agudicen la desesperada situación fiscal del gobierno.

En ambos campos hay quienes entienden esto y están tejiendo, junto con el Banco Mundial, la solución integral.

Pero también hay francotiradores. Es tiempo de desarmarlos. El problema es que del lado del gobierno y su partido hay una falta de liderazgo preocupante. El presidente no toma decisiones firmes y no corta en seco el doble discurso y doble juego dentro del gobierno, dentro del FMLN y entre partido y ejecutivo. Hay que reconocer que ARENA, a pesar de sus conflictos internos, ha mostrado mucho mayor coherencia.

Si esta falta de liderazgo y este miedo de tomar decisiones no se resuelven, esta oportunidad de llegar a una solución integral patrocinada por el Banco Mundial se va a perder. Es obvio que se trata de decisiones no necesariamente populares. Por esto es indispensable que gobierno y oposición juntos asuman los costos políticos.

La ventaja es que se trata de un problema esencialmente técnico, y que se tiene en la mesa a los técnicos no solo del Banco Mundial, sino también del gobierno y de la oposición, no sólo los políticos. Estos últimos suelen ser los francotiradores, y alguien, repito, tiene que desarmarlos. Y si no lo hace el presidente de la República, por su lado, y si no lo sigue haciendo el presidente del COENA, cada uno con los suyos, ¿quién lo hará?

Dejen trabajar a los expertos y cúbranles las espaldas.

Urge que usted, como presidente de la República, ponga orden en su gobierno, y que ARENA no permita que su crisis de dirección le reste coherencia.

Saludos,

44298-firma-paolo
(MAS! / El Diario de Hoy)


Columna Transversal: Pensar fuera de la caja

Si ARENA decide no apostar a la apertura, habrá que pensar en una alternativa. Parece que esta decisión ya está tomada y consumada. El momento de la apertura como estrategia para construir una nueva mayoría en el país ya pasó, ya se perdió. Se hubiera tenido que producir en el proceso interno de selección de candidatos para alcaldes y diputados, ampliando la oferta electoral del partido con candidatos que pueden bajar y tal vez borrar esta barrera que existe entre ARENA y los sectores que necesita atraer para desplazar al FMLN.

Esta oportunidad no se aprovechó – no por accidente o por actuaciones torpes de algunos dirigentes, sino por diseño del actual liderazgo partidario. El resultado: El partido les tiró la puerta en la cara a quienes estaban dispuestos a arriesgarse con ARENA, confiando en las promesas de renovación. Y en consecuencia, renunciaron a su reelección los únicos dos diputados que habían apostado a este acercamiento con la sociedad civil. El partido se auto-amputó una pierna, por que no aguantó la picazón del hongo de pie…

Aunque esto ya parece no tener solución dentro de ARENA, subsiste la necesidad de construir una mayoría social y electoral capaz de sostener un proyecto político de regeneración del país y sus políticas públicas. Sigue siendo una prioridad ineludible para todos. Entonces, si la apertura de ARENA está descartada, hay que buscar otra forma. Y hay que buscar esta otra forma de manera responsable y con cabeza fría. Ya estuvo el berrinche, es hora de estrategia.

Por esto es lógico que ahora está surgiendo con fuerza el debate sobre candidaturas no partidarias. Lo que siempre parecía una opción quijotesca para gente excéntrica, en este contexto puede convertirse en la opción sensata y necesaria. Existe una mayoría social que no acepta que el FMLN se prolongue en el poder, erosionando la institucionalidad democrática y la factibilidad económica y social del país, pero que tampoco conecta con ARENA, y mucho menos ahora. Los únicos que podrían movilizar estos sectores de la sociedad, para evitar que caigan en las tentaciones de la anti-política o en apatía, por el momento son candidaturas no partidarias. Pero pueden adquirir sentido estratégico sólo bajo condiciones que ahora urge discutir friamente:
  • No pueden ser iniciativas individuales, sino tienen que tener el respaldo de un movimiento ciudadano que les dé representatividad y mandato; además será la única forma de superar los obstáculos legales puestos por el sistema partidario actual para evitar que haya diputados no partidarios;
  • Este movimiento hay que construirlo con claridad de propósito. El primero es: aportar a construir una mayoría nueva más allá del FMLN y sus aliados; para esto hay que tener claridad que ARENA tiene que ser parte de esta mayoría a construir. Yo sé que a muchos no les gusta esta idea.
  • El segundo propósito: usar las candidaturas no partidarias del 2008 y la intervención activa en las elecciones presidenciales para construir una nueva fuerza partidaria que en el 2021 puede competir y cambiar el mapa político.
Si el primer propósito exige disposición de alianza con ARENA, el segundo requiere de disposición de competir contra ARENA.

En esta dialéctica tienen que saber moverse quienes acepten el reto de las candidaturas independientes. No se trata de meter a un par de iluminados a la Asamblea, sino de construir una tercera fuerza. Los llamados a emprender esta aventura son los que están fuera de ARENA, pero quienes quieren renovar la política y, sobre todo, desplazar al FMLN antes de que arruine el país. A los renovadores dentro de ARENA, en especial a mis amigos Juan Valiente y Johnny Wright, recomiendo no participar en este proyecto. En ARENA queda mucho por hacer, porque sin una fuerte ala renovadora dentro del partido no funcionará ninguna alianza amplia.

Dentro de este movimiento que se convertiría gradualmente en partido deben tener cabida todos que han entendido que para defender el sistema republicano y construir un país de oportunidades hay que evitar que el FMLN siga gobernando, pero que también hay que evitar que ARENA sea la única opción.

Los militantes y dirigentes de ARENA no deberían ver esto como amenaza, sino como la tal vez incómoda pero indispensable oportunidad de llegar a lo que se necesita: una nueva mayoría para regenerar el país. Una nueva fuerza céntrica será muy incómoda para ARENA, porque actuará como permanente correctivo y reto. Pero será indispensable porque será su complemento.

Los primeros en entender esto deberían ser Javier Simán y Carlos Callejas. Ellos saben que sólo con ARENA (y mucho menos con una ARENA sin apertura) sus proyectos políticos no tendrán sustento.

(El Diario de Hoy) 

Carta al ministro de Seguridad: ¿Autocensura quiere?

Comisionado Landaverde:
Entiendo que no le gusta que los medios informen y opinen sin restricciones sobre la violencia en el país. A nadie que dirige una política de Seguridad fracasada le conviene. Además, como buen soldado (disculpe: policía) del FMLN, está en su ADN el desprecio al desorden que significa una prensa no regulada. O cualquier cosa no regulada por el Estado, más bien por el gobierno, sobre todo por su gobierno.

Pero como no puede regular el ejercicio de la libertad de prensa, porque la Constitución no lo permite, se inventa una ley que ordena a los medios ejercer “autorregulación”.

Surge entonces un proyecto legislativo con el aparatoso nombre “Ley del Sistema Nacional de Prevención de la Violencia”, y entre un montón de previsiones dudosas esconden el artículo 30, que manda que los medios de comunicación tienen que “contribuir en la promoción de la prevención de la violencia, la convivencia y la cultura de paz en la población, procurando la autorregulación ética de la información y contenidos no violentos para no afectar la salud mental de la población, sin perjuicio del respeto a la libertad de expresión, de prensa y de información.”

Una joya de redacción, comisionado. No puede existir una autorregulación mandada por ley. Y mucho menos una autorregulación obligatoria sin perjuicio de la libertad de prensa y de la expresión. Es un absurdo. O es autorregulación, o sea voluntaria y autónoma del Estado, o es regulación, o sea censura.

Lamentablemente para ustedes y afortunadamente para los periodistas, la censura no puede existir. Los periodistas vamos a seguir publicando lo que logremos investigar sobre la violencia y los crímenes, incluyendo los cometidos por una policía mal dirigida; sobre los fracasos de su política de mano dura y sobre la militarización de la PNC.

Los opinadores vamos a seguir diciendo las cosas por su nombre, aunque usted piense que esto va en detrimento de la salud mental de la población. Pero la salud mental que tienen en mente ustedes es la tranquilidad de un pueblo que confía en su gobierno y se traga restricciones de sus libertades. Nosotros trabajamos para una salud mental informada, crítica y activa.

Para nosotros, los periodistas y opinadores, esta ley que usted propone significa otra forma de censura. Cuando publicamos investigaciones, fotos, videos, análisis o columnas que demuestran la realidad cruda de inseguridad, la falta de control de las fuerzas de seguridad, y las barbaridades que cometen estos en su desesperación, no nos va a llamar la atención un censor del gobierno – nos va a censurar el editor o director del medio, que por ley estará obligado a la “autorregulación”. El efecto será el mismo: silencio, información tibia, opinión sin dientes…

La verdadera intención de esta ley, que ustedes tratan de esconder en frases ambiguas sobre “autorregulación sin perjuicio de la libertad de prensa”, la revela sin tapujos el diputado Misael Mejía, su hombre en la Comisión de Seguridad de la Asamblea: “Los medios deben sacar lo bueno del Gobierno y dejar de vender noticias negativas”. Así de simple, sin tanta paja.

Olvídese, comisionado: En este país nunca habrá autorregulación por ley – por más que anhelen tener aquí algo como la famosa “Ley RESORTE” en Venezuela, que permite al gobierno sancionar y cerrar medios cuando no respondan a la “responsabilidad social” definida por el gobierno, o cuando a criterio del ejecutivo “alteran el orden público, difundiendo noticias que alteran la salud mental de la población”.

No con nosotros, comisionado. Saludos,


44298-firma-paolo

(MAS! / El Diario de Hoy)

Carta a los futuros conductores: Contesten contra todos sus instintos

Estimados patanes:
Necesitamos un descanso de tanto debate político. Mejor les voy a revelar las seis preguntas del test sicológico para conductores. Hace siete meses, cuando decidieron imponerlo, le hice una propuesta al VMT. Me alegra que me hicieron caso, con pocas variaciones. Nelson García incluso lo ha mejorado. Es que entre patanes se entienden…

Aquí el test:

Usted ve a un peatón cruzar la calle frente a su vehículo debajo de una pasarela. ¿Cómo reacciona?
  • Acelero, pero en el último momento freno chillando las llantas – para que el h.j.p. aprenda.
  • Pito para que corra.
  • Freno para dejarlo pasar.
  • Nada, a ver si logra pasar. De todos modos, tenia que haber usado la pasarela.
En un retén le dan el alto, porque va en contrasentido. Una agente joven le pide los papeles. ¿Cómo reacciona?
  • “Hola, mamita chula, que tal si arreglamos esto con una cervecita más noche.”
  • “Mire, yo soy amigo del subjefe de la Policía de Tránsito.”
  • Le doy mis papeles y firmo la esquela.
  • “¿Y usted sabe manejar, muñeca? Mejor arreglo con su compañero.”
El consumo del alcohol tiene mucho que ver con la seguridad vial. Abajo encuentra 4 explicaciones científicas. Marque la correcta.
  • Con un par de cervezas el hombre se pone menos tenso y maneja mejor.
  • El alcohol afecta la capacidad de reacción.
  • Sin un par de tragos nadie aguanta el caos que reina en el tráfico.
  • Como de noche todos andan bolos, entre ellos se entienden.
Usted sale con su esposa de una fiesta. Ha tomado varias cervezas. Su esposa le dice que le deje manejar. ¿Cómo reacciona?
  • “Yo a pija todavía manejo mejor que vos, vieja.”
  • “Gracias, mi amor.”
  • La dejo manejar, pero como es mujer, le digo cuándo cambiar velocidades, dónde doblar y cuándo pitarle a otros bolos que andan por la calle.
  • Le doy una cachetada y le enseño cómo se maneja.
El vehículo que anda delante de usted atropella una moto y se da a la fuga. ¿Cómo reacciona?
  • Me paro, reviso cómo está el motociclista y hablo al 911.
  • Me voy a la mierda. Si el otro se fue, ¿por qué voy a perder tiempo yo que no hice nada?
  • Voy detrás del carro que se fugó.
  • Llamo al 911 y me voy.
Usted se parquea en frente de una cochera. Mientras se baja, aparece el vecino y le pide mover el vehículo. ¿Cómo reacciona?
  • Depende del tamaño del vecino.
  • Le saco la pistola, a ver si respeta.
  • Me disculpo y muevo el carro.
  • Le menciona su madre, cierro el carro y me voy al chupadero enfrente.
La recomendación: Marque las respuestas que le parecen las más culeras, y no va a tener ningún problema con el test. Una vez tenga su licencia, hágale caso a sus instintos. 
Saludos,

44298-firma-paolo
(MAS! / El Diario de Hoy)

 

Carta a Mauricio Interiano: Este COENA tiene que apartarse

Estimado Mauricio:
No soy el primero que te lo dice, aunque los otros (y mucho más idóneos) lo hicieron detrás de puertas cerradas: Tenés que renunciar. Tenés que dejar que otros arreglen el desmadre que tu COENA ha creado. ¡Y ya!, antes de que el barco averiado haga agua. Es lo único decente: reconocer que para la solución que necesita tu partido, ustedes ya no pueden aportar, porque son el problema a resolver y el obstáculo a remover.

Estoy seguro que algunos te plantean una solución intermedia: Quedate, sólo hacé una recomposición del COENA, sacá a los más impresentables (el Grillo Barrientos, Calvo…), y meté alguna gente nueva. No creo en esto: Tuviste varias oportunidades de recomponer a tu COENA, muchos te lo urgieron – y nunca quisiste hacerlo. Esto se llama falta de liderazgo.

Ya no es un problema del COENA, sino del partido, de su futuro y su capacidad de ganar elecciones. Tu mandato ha sido: Poner al partido en condiciones de ganar las elecciones del 2018 y 2019. Para esto había que convencer a la mayoría escéptica del país: harta del FMLN y desconfiada de ARENA. En esto fracasaste: Armaste un COENA excluyente que no superó la división existente; diste poder a dinosaurios que, lejos de promover la renovación, buscaron la restauración.

Seguiste hablando de apertura, pero tu COENA la bloqueó en la práctica. Para esta primaria el COENA hubiera tenido que motivar y proactivamente reclutar a mujeres y hombres críticos, frescos, renovadores, competentes a competir por alcaldías y diputaciones. Hicieron lo contrario: Vetaron a los pocos que se animaron. Le diste rienda suelta a personajes que no permitieron que entrara gente que pensara diferente. Gente dispuesta de luchar para sacar al FMLN del gobierno, dispuesta a acercar a ARENA votantes más allá del ámbito conservador.

¿Cómo van a ampliar la base electoral de ARENA, incursionando en el corazón de la juventud, de las profesionales, de la clase media, si no amplían la oferta electoral con gente como Aida Betancourt, que representa estos sectores decisivos para las elecciones? Tu tarea era reclutar como candidatos a docenas de Aidas, Johnnys y Juan Valientes, para que la sociedad civil vea que en ARENA habrá quienes los representan – pero terminaron vetando y humillando a la única que tuvo el valor de inscribirse; y empujaron a renunciar a los únicos dos diputados que gozan de amplio reconocimiento en los sectores que ARENA necesita movilizar para ganar las elecciones.

El barco todavía no hizo agua. Aun hay tiempo para sacarlo a flote. Para esto se necesita un nuevo COENA, dirigido por alguien que sepa unificar al partido y relanzar su renovación. Y para reparar el daño ya hecho Juan Valiente y Johnny Wright deben formar parte de la solución, o sea del nuevo COENA.

No se trata de marginar la parte conservadora del partido y sus bases. Se trata de abrir espacio para la parte que ustedes han marginado, vetado, maltratado. Se trata de componer un partido amplio y plural que podrá construir una mayoría amplia con todos los que quieren desplazar al FMLN y defender las libertades: conservadores, liberales, social-liberales, y socialdemócratas.

El problema es que todos ellos, que no tienen expresión partidaria pero quieren participar en la regeneración del país, ya no tienen confianza en ARENA, porque no tienen confianza en vos y este COENA. Por esto te tenés que apartar y dejar espacio a otros que sí pueden recuperar la credibilidad, la confianza y la esperanza, dentro y fuera del partido.

Vos podés ser parte de esta solución – o el hombre que permite que se hunda el barco. Saludos,


(MAS! / El Diario de Hoy)


Carta a Federico Hernández Aguilar: Me declaro culpable

Estimado Federico:
Publiqué una carta que no te gustó (Carta a los areneros: Aprendan de Angela Merkel). Me anunciaste que me ibas a contestar en una columna tuya (ya la publicaste) y me retaste “de llevar nuestro intercambio hasta el final, sin abandonarlo con excusas.”

Vaya, no lo voy a abandonar con ninguna excusa, la voy a concluir con esta carta. Escojo el formato de carta, porque es más corto y al grano. De todos modos, tus teorías no dan para ensayos…

Tal vez este intercambio no sea conmigo, sino mejor con un constitucionalista, por ejemplo con Rodolfo González, ya que tanto citas a Hans Kelsen. Me imagino que nos es casualidad que el magistrado firme sus tuits como @RodolfoKelsen. Tal vez él se anime. Debería, porque francamente: tus planteamientos son contrarios a nuestro orden constitucional…
En una cosa tienes razón: Como demócrata que pretendo ser, parto y defiendo que el único que puede dictar leyes, incluyendo constituciones, es el poder legislativo que emana del voto popular. Ojo: Los parlamentos se pueden equivocar y promulgar malas leyes – el nuestro lo hace sistemáticamente. Pero no hay otra forma democrática y legítima de dictar leyes. Además, para corregir fallas hay tribunales y salas constitucionales, aunque también se pueden equivocar.

Pero así es la democracia: nunca perfecta, pero mejor que cualquier otra forma de gobierno, donde deciden sobre las leyes autoridades morales que no dependen de elecciones populares, y que se arrogan a interpretar e imponer lo que llaman ley natural o ley de Dios. Son dictaduras o teocracias. Tienden a equivocarse mucho más que los deficientes votantes, diputados y jueces en la imperfecta democracia representativa.

Ah, vas a decir: Otra vez se muestra que soy anti-religión. “Su inocultable desprecio contra las creencias religiosas ajenas, por otra parte, constituyen un rasgo de su personalidad”, escribiste. Muy equivocado, estimado Federico: No soy creyente, pero tengo mucho respeto por la fe de los demás. Varios personajes de diferentes religiones (católicos, judíos, budistas, musulmanes) te lo podrían confirmar. Lo que sí es cierto (y precisamente ahí nace nuestra controversia): No acepto que las creencias religiosas se impongan a toda la sociedad mediante leyes, estados no laicos, y mucho menos mediante entidades que se arroguen saber interpretar si nuestras leyes corresponden a la ley natural o ley de Dios. No lo acepto yo, y por suerte no lo acepta nuestra Constitución.

Porque el problema siempre es: ¿Quién decide lo que es correcto y equivocado, verdad o no verdad en asuntos tan complicados como la pena de muerte, educación sexual, matrimonios homosexuales, aborto? ¿Quién está legitimado a decidir, si no el parlamento elegido en votación popular?

Repito: Las mayorías votantes pueden equivocarse; los parlamentos electos pueden equivocarse; los magistrados constitucionales también. Pero si se equivocan, los ciudadanos podemos cambiar las mayorías y por tanto las composiciones de parlamentos y salas. Pero si la decisión sobre bien y mal, verdad y mentira, moral y amoral depende de ayatolas, obispos, filósofos o ideólogos que no están legitimados por ninguna elección y que no podemos remover – entonces las leyes carecen de legitimidad.

Tienes razón: No creo en valores o verdades absolutos, porque desconfío profundamente de las autoridades que las definen, cuando estos no son controlables y removibles democráticamente. Confío en las leyes, aunque sean imperfectas.

Me imagino lo que expreso es precisamente es el relativismo filosófico y moral del que me acusas. Si es así, me declaro culpable. Prefiero que los valores, las verdades y las leyes sean relativas, dependiendo de la voluntad ciudadana, que a su vez es resultado de transformaciones sociales, económicas y culturales. Este volado se llama evolución, como señala Joaquín Samayoa.

Para regresar al meollo de este debate: Si en nuestro país existe una mayoría ciudadana a favor de cambiar las leyes que de manera absoluta penalizan el aborto, o a favor de permitir al matrimonio para todos, incluyendo parejas homosexuales – y si esta mayoría se refleja en una Asamblea dispuesta a legislar en este sentido, es legítimo. Si esta mayoría existe no la vamos a decidir ni tú ni yo, sino elecciones populares, votaciones parlamentarias y la conciencia de cada diputado.

Esto es todo lo que tengo que decir sobre el tema. Saludos,


La carta de Paolo Luers que comenta Fedrico Hernández Aguilar:
Carta a los areneros: Aprendan de Angela Merkel


La respuesta de Federico Hernández Aguilar:
Carta a los arenero: cuidado con los “consejos” de Paolo


La columna de Joaquín Samayoa:
ARENA persiste en ignorar a Darwin

        La segunda respuesta de Federico Hernández Aguilar
        Carta a los areneros: ¿Ven que tenía razón?


(MAS! / El Diario de Hoy)


Carta a Juan Valiente y Aida Betancourt: Vayan por más

Muy estimados amigos:
Que cosa más absurda: Nadie da un pepino por suplentes, nos van sobrando. Pero a pesar de esto, se armó un escándalo por la decisión del COENA de no permitir que Aida se inscriba como suplente de Juan. Muchos que hubiéramos preferido que los diputados suplentes se hubieran eliminado de una vez por todo, nos indignamos por esta decisión arrogante y ciega que Aida no puede ser diputada suplente de Juan bajo la bandera de ARENA.

En este conflicto no se trata de suplentes. Juan, no escogiste a Aida sólo como suplente. Escogiste una persona con la calidad humana y académica de Aida como parte integral de tu proyecto legislativo. Sabiendo que ibas a despertar en los círculos conservadores un ‘shit storm’, escogiste a una mujer crítica, independiente, luchadora contra la corrupción, vocera de la sociedad civil desencantada con los partidos – no para que de vez en cuando te sustituya en la plenaria o en las comisiones, sino para crear un puente entre el trabajo legislativo de ARENA y los debates y exigencias de la sociedad civil.

Es eso lo que vetó la cúpula, por miedo que un equipo con las cualidades y alcances de ustedes dos se escapara de su control. Y porque fuera del partido muchos intuimos esto, nos metimos en este pleito. Porque no es un pleito interno del partido, sino uno que va a definir la relación partido-sociedad.

La misma lógica (que es ilógica) la aplicó el COENA a la dupla Johnny Wright/Gaby Trigueros. El COENA no quiere tener equipos de trabajo fuertes dentro de su fracción, los mandamases se sienten amenazados por la influencia que pueden ganar en el trabajo legislativo, en el partido y en el debate público…


El COENA no debería tener este poder de decisión sobre las candidaturas. Es contrario a la lógica de las primarias y de la democratización de los partidos. Pero ni modo, por el momento el COENA ejerce este poder – pero no ejerce el poder sobre los votantes. Ahí hablarán los ciudadanos, en marzo 2018.
(Ahora viene la parte de mi carta que ya no tiene caso. Lo dejo, porque es importante saber que hubo otra opción. Que Johnny Wright, Juan Valiente y Aida Betancourt no la adoptaron, es lamentable, pero lo respeto profundamente…)
Con los apoyos internos y externos que ya tienen, pueden convertir las primarias y las elecciones en referéndum sobre la renovación y la apertura del partido. Expongan el caso a las bases. Hagan que conviertan a Juan Valiente y Johnny Wright en los candidatos más votados en las primarias. Luego expongan el caso a los ciudadanos. Hagan que en marzo los votantes los conviertan en los diputados con más votos: votos por cara, votos por un proyecto político y legislativo de renovación.

Vos, Aida, no tenés que ser suplente de nadie. Serás parte de un proyecto político que da la cara a la ciudadanía. Esto nadie lo puede vetar. Juan te puede contratar como asesora, para que enseñes a la Asamblea cómo convertir las asesorías de un club de cheros en un tanque de pensamiento.

Sobre la renovación no tiene la última palabra el COENA, sino las bases y los ciudadanos.
Adelante, Aida y Juan, Johnny y Gaby, no están solos.

Posdata
: Me dejaron colgado de la brocha con esta carta. Ayer los diputados Juan Valiente y Johnny Wright renunciaron a la su candidatura. Dijeron una frase muy dura: “La renovación de la cual ha hablado el partido ha sido un engaño para todos los salvadoreños. No permitiremos que usen nuestros nombre para decorar de renovación un partido anclado en el pasado.” Y otra frase que crea expectativa: “No se están librando de nosotros. Vamos por más, nuestra voz va a sonar más fuerte dentro y fuera del partido.”

Por dónde vaya este camino, ¡mucha suerte!

 

Lea también: Carta al COENA: ¿Primarias controladas?

(MAS! / El Diario de Hoy)

Urge un líder

LOS MESIAS
Lo que menos necesita nuestro país es otro líder iluminado por una visión. Con los mesías hemos navegado de una crisis a otro desastre: Napoleón Duarte, quien en los años ochenta hizo la guerra a los insurgentes, pero al mismo tiempo a la empresa privada, iluminado por su sentido de misión – y quien se terminó vendiendo a Ronald Reagan para mantenerse en el poder; Tony Saca, quien como presidente inventó la derecha social – y quien ahora se encuentra preso, acusado de haberse robado 240 millones de dólares; Mauricio Funes, quien en 2009 sedujo a la clase media a que le llevara al poder, con la promesa de transformar la izquierda – pero luego sus seguidores se dieron cuenta que lo que se entronizó en el poder era la izquierda ortodoxa y que Funes sólo fue un caballo de Troya. Luego se fugó a Nicaragua.


Está más que satisfecha nuestra cuota de políticos que llegan al poder como mesías, predicando unir al país para luego dejarlo más dividido y desilusionado. Terminan defraudando a su clientela junto con los incapaces y corruptos abonando al desencanto en la política. Irónicamente, en este desencanto nacen los siguientes mesías

LOS LÍDERES
Lo que necesitamos es lo contrario: gobernantes que sepan analizar fríamente la realidad; administradores eficientes capaces de optimizar recursos y definir prioridades; líderes que se atrevan a decir a los ciudadanos verdades impopulares en vez de crearles ilusiones, y que prioricen el trabajo en equipo sobre el liderazgo personal.

Así como está el país luego de tres presidencias erráticas de corte populista, nos urge un gobernante que sea más CEO (director ejecutivo) líder visionario, carismático y mediático.

El país necesita un presidente que dé a la gente la verdad, no ilusiones y certezas ideológicas. En un país tan polarizado como el nuestro, las visiones nunca logran unificar la sociedad, por lo contrario, profundizan sus divisiones.

Necesitamos gobernantes que no se presenten como personificación de cualquiera de las visiones ideológicas del espectro político-partidario, sino como líderes que sepan asegurarse el respaldo de su partido, pero a la vez tengan capacidad y voluntad de trascenderlo y representar el amplio espectro al centro de la sociedad que se siente defraudada por los partidos.

LOS OUTSIDERS
Por tanto parece casi indispensable que los candidatos a la presidencia surjan desde afuera de los partidos. Ambos, ARENA y el FMLN, van a terminar llegando a esta conclusión. Pero ser outsider no es suficiente. Tienen que proyectar con credibilidad que no formarán un gobierno de partido, sino un equipo de profesionales con criterio de independencia.

En el caso del FMLN esto es casi imposible. Va contra su ADN. Además el único vestido de outsider disponible para el Frente es Bukele, o sea otro Caballo de Troya con discurso de independencia, pero en el fondo incluso más ideológico y populista que su partido. Para actuar independiente del partido se necesita tener sustancia.

El FMLN tuvo su oportunidad histórica con Héctor Silva, pero decidió no aprovecharla, porque sabía que su independencia era real y no compatible con un partido centralista. Schafik Handal dijo en esta ocasión: “Prefiero que perdamos las elecciones pero conservemos la identidad como partido revolucionario. Si llevamos a Héctor, peligroso que gane y nos transforme en un partido socialdemócrata…”

En el caso de ARENA, una de las principales capacidades del candidato tiene que ser saber construir una alianza ciudadana amplia que incluya todos los sectores y corrientes que quieren que el FMLN salga del gobierno. Tiene que tener la capacidad de atraer a sectores que el partido no puede atraer; por su pasado, por su incapacidad de renovarse, por su corte conservador.

LOS PROFESIONALES
Se necesita a un candidato que desde el inicio de la campaña (incluso de la campaña interna) tenga capacidad y valor de definir prioridades: identificar los principales problemas y sus soluciones, incluyendo los sacrificios que esto exige. Esto requiere de una gran capacidad de comunicación.
Urge un presidente capaz de convencer a las mejores mentes del país a trabajar en su equipo de gobierno, garantizándoles que pueden trabajar libres de presiones partidarias e ideológicas. Tiene que reclutar para su gabinete a las personas que cuesta convencerlos meterse en política, y quienes felizmente regresarán a sus carreras profesionales o empresariales una vez termine su mandato.

Urge un presidente que realmente entienda que la independencia de las instituciones, la transparencia y la rendición de cuentas que son esenciales para la democracia, aunque choquen con intereses de preservación de poder de los gobernantes y partidos.

Urge un gobernante quien, independientemente de sus convicciones religiosas personales, esté comprometido con el carácter laico del Estado; que priorice la libertad sobre sus propias convicciones. Sólo así podrá proteger la libertad de todos.

QUE LOS CANDIDATOS DEFINAN
QUÉ TIPO DE LÍDER QUIEREN SER
Urge un líder que esté dispuesto de tomar decisiones impopulares, incluso en su propio partido. Alguien que no descarta una solución por el costo político que puede significar para el partido o para el sector económico del que proviene. Esto es un asunto de carácter, pero también (o incluso más) de haber construido desde el principio de su candidatura una correlación de fuerzas que le permita actuar con independencia.

Dirían que este candidato hay que mandarlo hacer en Ilobasco. No lo creo. Los que se apuntan como candidatos tienen que saber en qué tipo de líder se tienen que convertir; qué rol quieren jugar; y quiénes sepan elegir a quien escuchar: ¿a los mercaderes de ilusiones o quienes los retamos a analizar y pensar

(El Diario de Hoy)


Carta a los areneros: Aprendan de Angela Merkel

Estimados amigos:
Yo sé que los temas controversiales les causan dolor de estómago y los meten en dilemas. La mayoría de sus votantes duros están en contra del matrimonio para todos, incluyendo homosexuales; y de manera más decidida contra una flexibilización de la prohibición del aborto. Pero por otra parte, la mayoría de los votantes blandos están a favor de ambas reformas. Estoy hablando de los ciudadanos, que por una parte están hartos del FMLN, pero por otra parte no comulgan con las posiciones conservadores que predominan en ARENA. No hay encuestas que lo comprueban, pero yo les reto hacerlas – y apuesto a que este centro político se les dirá que el mayor obstáculo para votar por ARENA es su conservadurismo, para no decir sus posiciones reaccionarias, en cuanto a matrimonio y aborto.

Entonces, ¿qué hacer?

Aprendan de Angela Merkel, la gobernante de Alemania. Ella sí tiene encuestas que son muy claras: 61.4% de los alemanes están a favor de legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo; sólo 26.5% están en contra. Pero estos 26.5% casi todos son voto duro del partido de Merkel. Por otra parte: Todos los demás partidos le pusieron de condición para una futura coalición que se pase la ley del “matrimonio para todos”. Entonces, la canciller alemana se hizo la misma pregunta: ¿Qué hacer? ¿Cómo salir de este dilema?

La solución fue muy típica para Frau Merkel: 1) Luego de años de bloquear una votación sobre el asunto espinoso, dijo en una entrevista que estaba en favor que la propuesta llegara al pleno; 2) como presidente del partido declaró que este era un “asunto de conciencia” y que cada diputado estaba libre de votar como su conciencia le dictara; 3) a la hora de la plenaria, ella razonó y votó en contra.

Claro, una mujer que a pesar de graves crisis logró mantenerse en el poder por 12 años (y va por más), sabe leer la tendencia de la historia. Ella sabía que hay una nueva mayoría, porque muchos diputados de su partido iban a votar a favor de la ley. Y cabal, la ley pasó con 393 contra 226 votos, porque 75 diputados (=25%) de su partido la apoyaron.

Problema resuelto. La ley pasó, Merkel al final del año podrá entrar en negociaciones para formar su gobierno de coalición. Su partido, aunque mayoritariamente en contra del “matrimonio para todos”, fue suficiente democrático para no bloquearlo. Ella mostró lealtad a la mayoría conservadora de su partido, pero al mismo tiempo apertura a la mayoría de ciudadanos…

Así se hace política. Aprendan de esto, areneros. Y no es un truco barato: Declarar una ley de este tipo asunto de conciencia es lo más decente que un partido puede hacer.

Si ustedes tuvieran el valor de hacer lo mismo en el caso de la flexibilización del aborto, un grupo de diputados de ARENA votaría sí, pero sin que el partido entre en crisis.

Los ciudadanos no exigimos de ustedes que abandonen sus convicciones. Sólo esperamos que sean demócratas y permitan que cada diputado vote según su conciencia. Preservarían la unidad del partido y al mismo tiempo credibilidad ante los sectores que queremos votar contra el FMLN – pero no a favor de un brazo electoral de Opus Dei.

Piénsenlo. La apertura y la tolerancia no duelen.
Saludos,


(MAS!/El Diario de Hoy)

 

Columna Transversal: Respuesta de un ‘cochinito hipócrita’

Los ficsales generales y sus aliados: Luis Martínez con Ricardo Perdomo; Douglas Meléndez con Howard Cotto

A muchos no le gustará, pero retomo el tema de “la tregua” y su juicio penal. El fiscal general, lejos de haber comprobado la culpabilidad de los acusados, se volcó al tribunal paralelo de la opinión pública. En la mejor tradición de su antecesor, Douglas Meléndez tildó la tregua de “cochinada”. Luis Martínez (ahora preso, acusado de fraude procesal) fue más prudente: hizo campaña política y mediática contra lo que llamó “tregua hipócrita”, pero como no pudo comprobar delitos, se abstuvo de presentar acusación. Sabiendo que no tenía caso, se limitó a sus bravuras mediáticas. Sí mandó a su mano derecha Julio Arriaza (otro acusado de fraude procesal, actualmente prófugo) a componer una acusación, pero no para presentarla a un juez, sino como instrumento de extorsión política.

El nuevo fiscal no entendió esta jugada, y presentó el caso así como Julio Arriaza lo había armado. Echó preso a 21 personas, incluyendo al mediador Raúl Mijango, a quién mandó a desfilar por la primera audiencia en ropa interior blanca, e irresponsablemente mandó a publicar las fotos de oficiales policiales a los cuales se asignó, paralelo a la tregua, una delicada y peligrosa misión de contrainteligencia como agentes encubiertos.

Los fiscales Luis Martínez y Douglas Meléndez ganaron el juicio mediático, mucho antes de que intervinieran jueces y defensores. Lograron diabolizar la tregua, declarándola culpable del auge de la violencia que se produjera luego de que Mauricio Funes se desmarcara de su propia política de facilitar la mediación; e incluso de la explosión de violencia que vivió el país, una vez que asumiera el segundo gobierno del FMLN y comenzara a implementar su nueva política de seguridad: enfrentamiento total, militarización de la PNC, estado de excepción en los penales…

La alianza de los opuestos


En esta labor de diabolizar la tregua y a todos sus protagonistas, los fiscales generales encontraron poderosos aliados: Luis Martínez se apoyó en Ricardo Perdomo, quien en junio 2013 asumió el ministerio de Seguridad. A pesar de que como director de la OIE fue uno de los funcionarios al cargo de implementar la política oficial de facilitar y hacer sostenible la tregua, Perdomo luego asumió la misión de desmantelar todos los mecanismos de mediación y facilitación. También se convirtieron en caja de resonancia de esta campaña los partidos políticos: ARENA tratando de ganar las elecciones presidenciales con consignas de mano dura; y el FMLN, que nunca estuvo de acuerdo con la tregua y la mediación, por la simple razón que se escaparon de su control y su interés partidario, porque los mediadores eran independientes.

Combinadas estas alianzas extrañas con la tendencia de los medios de comunicación masiva de apelar a los resentimientos y miedos de la población que quiere ver culpables – y el resultado fue una “tormenta perfecta” que devora el análisis racional.

Ausencia de análisis


Nunca el gobierno, los partidos, los medios, la academia, el Consejo de Seguridad Ciudadana hicieron un análisis crítico (mucho menos autocrítico) del proyecto de reducción de violencia del 2012/13. Y esto a pesar de que en su tiempo este intento de pacificación tuvo el aval del PNUD, la OEA, y la Unión Europea. El problema es que estos organismos multinacionales no pueden implementar políticas que no sean consensuadas con el gobierno. Así que no les quedó otra que acomodarse con las nuevas políticas de Seguridad del gobierno del FMLN, que fue suficiente inteligente de ofrecerles aparente participación en su Consejo de Seguridad Ciudadana. No importa que ahí nunca se discuten las políticas “duras” de represión, exterminio y militarización, sino solo la políticas “blandas” de prevención…

Nunca se hizo un análisis para entender porqué la violencia se profundizó y masificó a partir de que el gobierno abandonara la política de facilitar la mediación y la tregua. Sin ningún análisis y debate, los detractores del proceso lograron establecer en el imaginario popular y político su tesis: La violencia aumentó como resultado de la tregua que fortaleció a las pandillas.

Nunca se analizó con seriedad y rigor la tesis contraria: El incremento de la violencia fue resultado de la manera irresponsable como el gobierno abortó el proceso de diálogo, mediación y facilitación, y sobre todo de las políticas de mano dura que aplicó luego de el FMLN recuperara en 2014 el control total del aparato de seguridad: ministerio, centros penales, PNC, academia policial, oficinas de inteligencia.

Como nadie –ni la oposición, ni los medios, ni la academia, ni instituciones estatales como la PDDH o la Asamblea- ejerce un escrutinio crítico sobre el gobierno y la fiscalía en el terreno de la seguridad pública, estos dominan la opinión pública. Diabolizar e criminalizar la tregua sirve para deslegitimar a cualquiera que proponga que sin mecanismos de diálogo y mediación no habrá solución al problema de la violencia – y para legitimar las políticas de Seguridad del FMLN, aunque hayan cobrado un altísimo costo en vidas humanas y violaciones los Derechos Humanos.
Es en este contexto que se desarrollará la vista pública del “caso tregua”.
(El Diario de Hoy)