Carta a Elías Antonio Saca

Estimado señor expresidente:
Como cualquier otro ciudadano, usted tiene el pleno derecho de aspirar a la presidencia de la República. Pero como expresidente tiene que darnos una razón muy fuerte para romper con una regla no escrita que hasta ahora hemos respetado: Presidente que sale de Casa Presidencial, sale para siempre.

Usted tendría que mostrarnos las obras que ha realizado durante su mandato de 2004 al 2009: autopistas, puertos, aeropuertos, hospitales, represas hidroeléctricas... El problema es: No hay nada que mostrar. Lo que hay, son muy serias dudas sobre el manejo financiero de los megaproyectos no terminados por su administración: el hospital de maternidad, la Diego de Holguín, el by-pass de Usulután, la represa El Chaparral... Al final no hubo obras, pero tampoco hubo plata para terminarlas. Que el 'gobierno del cambio' rápidamente cambió de opinión y dejó de hablar de la corrupción que encontró al asumir el gobierno, tiene que ver con la alianza que usted hizo con Funes para darle gobernabilidad y votos en la Asamblea - pero esto no va a callar las preguntas incómodas e insistentes que como candidato tendrá que confrontar.

Para aceptar que un expresidente regrese al poder, este tendría que mostrar que su gobierno ha sido eficiente, transparente y responsable con el gasto público. ¿Usted puede mostrar esto, ciudadano Saca? ¿Cómo?

El argumento más fuerte que oigo en favor de su nueva candidatura es la mala calidad de los candidatos postulados por los dos partidos mayoritarios. Mucha gente dice que ambos son más de lo mismo. Pero querer salvar esta situación lanzando al mismito que gobernó antes, me parece lo más absurdo. Tendremos tres candidatos que representan más de lo mismo. Tendremos tres variaciones del mal menor...

¿Cómo me va a convencer que su candidatura no es con compadre hablado, parte de una estrategia común del bloque FMLN-Funes-Saca que nos está gobernado ahora, para instalar en el 2014 un gobierno que dé continuidad al mismo pacto, gane Salvador Sánchez Cerén o gane Elías Antonio Saca?

Si usted se lanza, lo más probable es que el FMLN siga gobernando. Por más que usted trate de proyectarse como el hombre que salvará al país del FMLN, muy pocos se van a dejar engañar. Durante todo el gobierno de Funes-FMLN usted jamás ha ejercido la oposición. Por lo contrario, usted y su gente en Gana siempre han apoyado al FMLN contra la oposición. ¿Y de repente, por arte de magia, usted va a surgir como líder de la alternativa al FMLN? Poco creíble, poco probable...

Si usted se mete como tercer candidato, es con la intención de dividir la derecha y abrirle espacio al partido del ALBA. ¿Quiere jugar este papel? En el 2009 hubo rumores que usted le regaló el triunfo al FMLN. Esta vez no serán chambres, sino la irrefutable verdad.

Saludos, Paolo Lüers
(Más!/EDH)

Los zopilotes en el velorio del tío

Se está muriendo el tío pistudo, y llegan a la casa todos los sobrinos pobres e inútiles, a ver si los incluyen en el testamento, o que por lo menos le siga llegando la mesada. Y para ver quién será el heredero de la fortuna, para comenzar a hacerle pleitesía...

Esta es la escena que vi en Caracas cuando salieron en televisión las imágenes de Evo Morales, Daniel Ortega con su Chayo (que nunca lo deja solo), la Kirchner, el padre Lugo, asistiendo a este extraño velorio de su benefactor Hugo, el pasado 10 de enero. Bueno, y en medio de estos buitres... dos personajes que daban pena ajena: uno Pepe Mojica, que yo pensaba que tenía más carácter, y el profesor Salvador Sánchez Cerén, porque lo presentaron como nuestro vicepresidente y representante del pueblo salvadoreño...

Digo velorio extraño, porque aún no hay muerte declarada. No podía haber, porque necesitaban que el hombre, este mismito día, asumía su nuevo mandato presidencial, aunque sea en ausencia. Permitiendo de esta manera, aunque sea fuera de la constitucionalidad, que su Gobierno y su vicepresidente sigan ejerciendo el poder. Porque si estuviera muerto (o muriéndose), la Constitución manda que el presidente de la Asamblea Nacional asuma la presidencia temporal, mientras se convocan nuevas elecciones presidenciales. No que este señor, un ex-teniente golpista con el bello nombre Diosdado, sea opositor. Lejos de esto, es conocido como el más represivo y corrupto de los lugartenientes de Chávez. El problema es que no es amigo de los cubanos, ni siquiera es de izquierda: es el líder del chavismo verde olivo, o sea de los militares fieles a Chávez, porque les abrió la puerta a negocios lícitos e ilícitos.

El verdadero problema (aparte de la pérdida del máximo líder) es que Nicolás Maduro, el sucesor designado por Chávez (y los hermanos Castro), es el típico funcionario dócil, sin ninguna luz propia. Es un tipo tan poco carismático que no se atreven a presentarlo en elecciones presidenciales, sin de antemano convertirlo en presidente, colocarlo en palacio, dotarlo de las insignias y, sobre todo, de la chequera del poder.

Bueno, regresemos a los sobrinos que se reunieron en este extraño velorio de Caracas. Si asistía uno, todos tenían que venir. Si lloraba uno, los otros tenían que llorar aún más. Si uno tomó el micrófono para jurar lealtad al comandante moribundo, todos lo hacían igual o peor. Así se explica el discurso del vicepresidente salvadoreño, hasta ahora más bien ausente de las frecuentes reuniones de la familia ALBA.

Para nosotros aquí sonaba extraño este discurso tan declaradamente chavista, socialista y antiimperialista de nuestro profe, lo que muestra que ya nos empezó a calar el lenguaje de abuelito inofensivo que durante meses nos estaba predicando el "buen vivir". Es un lenguaje diseñado a dormirnos. O por lo menos a hacernos olvidar que este hombre comandaba una guerrilla en los 80 y que todavía en 2001, luego de los ataques terroristas contra el World Trade Center, lideraba manifestaciones donde se quemaban banderas yanquis.

Hay dos posibilidades de explicarse el discurso de Salvador Sánchez Cerén en el velorio. O realmente cree lo que dijo en Caracas: que el régimen del teniente coronel Hugo Chávez es un ejemplo de democracia, o sea que le gusta la manera como los chavistas han superado el principio de la separación e independencia de los poderes del Estado, y que le gusta cómo en Venezuela el partido y el Estado intervienen en la economía. Entonces nos está mintiendo aquí. Entonces, está fingiendo aquí.

La otra posibilidad es que Sánchez Cerén es otro buitre dispuesto a hacer cualquier sacrificio (incluyendo de su propia credibilidad), con tal de quedar bien con los ejecutores de la fortuna de petrodólares venezolanos, de la cual tienen años de alimentarse el FMLN y sus dirigentes. Entonces estaba fingiendo en Caracas.

Ambos casos son igualmente graves.
(El Diario de Hoy)

Carta a los periodistas

Estimados colegas:
Lo que hace 10 meses empezó con la tregua entre pandillas y ahora está aterrizando en los primeros pactos municipales de paz está poniendo a prueba nuestra noble profesión. Está bien que unos estemos en favor y otros estén en contra. Está bien que unos creamos que ahí se está abriendo una oportunidad al país a resolver el problema endémico de violencia y crimen - y otros creen que sólo se va fortaleciendo el crimen organizado. El país necesita este debate...

Pero otra cosa es permitir que nuestros resentimientos y miedos nos lleven a tergiversar los hechos. Podemos opinar diferente, pero los hechos son los hechos - y dejemos que los hechos hablen. Dejemos que los ciudadanos, con base en los hechos que nosotros reportamos, formen su opinión.

Voy a poner dos ejemplos, para ilustrar de qué estoy hablando. El sábado 20 de enero hubo en el penal de Mariona una conferencia de prensa de los voceros de las cinco pandillas que operan en el país. Dijeron que aceptan plenamente el reto de construir los llamados 'Municipios libres de Violencia'.

Un colega hizo una pregunta bien específica: ¿En los municipios declarados de paz, las pandillas dan garantías a los miembros de otras pandillas rivales de poder moverse libremente en zonas de control de una pandilla rival? ¿Por ejemplo, los miembros de la 18 podrán moverse en Santa Tecla, donde reina la MS, sin ser atacados por pandilleros de la MS?

Respondió un dirigente histórico de la MS de Santa Tecla, Dionisio Arístides Umanzor 'El Sirra': "En Santa Tecla, por ejemplo, los pandilleros podrán salir junto con sus familias al parque, a los hospitales, a centros turísticos sin temor y sin cometer ilícitos".

Y así lo cita el día siguiente un matutino. Sólo sin mencionar la pregunta. La única manera de entender la nota es que las pandillas buscan el beneficio de moverse libremente en sus 'santuarios', sin que la policía intervenga. Conclusión: están buscando inmunidad, refugio, amnistía. Por esto algunos medios siguen hablando de municipios 'santuarios'. Lo que pasó aquí, colegas, no es un malentendido. La pregunta y la respuesta eran clarísimas. Es mala fe.

Quedemos con la misma nota. El titular: "Pandillas sin compromiso de reducir el delito de las extorsiones", cuando en la misma nota queda claro que ellos dijeron que no se pueden comprometer de erradicar las extorsiones, pero sí a reducirlas gradualmente.

Otra mentira: "Al ser consultada por los periodistas la posibilidad de una reversión del proceso, los pandilleros prefirieron no opinar." La verdad: frente a docenas de colegas de testigos, uno de los pandilleros dijo que para ellos este proceso de reducción de la violencia era irreversible.

Otra nota, otro matutino: El día 22 de enero, el alcalde de Ilopango convoca al parque central de su ciudad: la firma pública del primer pacto municipal de paz. También lo firman las cabecillas locales de las pandillas. Uno de ellos toma el micrófono: "Nos comprometemos con este pacto de paz, nos comprometemos a comenzar a construir un municipio sin violencia. Vamos a cumplir". Y en este momento, unos 100 pandilleros presentes en el parque levantan la mano, haciendo la seña de su respectiva pandilla, gritando "Sí". El día siguiente, esto se refleja, en uno de los matutinos, en una foto de los pandilleros de Ilopango levantando sus manos. El pie de foto: "Mareros hacen alarde de su estructura criminal". Mentira. Nadie en la plaza pudo tener duda que los pandilleros, con sus gestos, estaban apoyando el compromiso de paz firmado por sus líderes. Un compromiso que incluye abandonar la violencia y el crimen.

Seamos más serios, colegas. Paolo Lüers
(Más!/EDH)

Carta al presidente de la República

Estimado ciudadano Funes:
Antes de que usted se enrede aún más en el pleito sobre la Geotérmica; antes de que con sus declaraciones imprudentes y beligerantes sobre un asunto meramente legal cause daños irreparables a la credibilidad de nuestro país frente a los inversionistas internacionales (pero también nacionales), aclaremos algunos conceptos básicos. Quién quita, quizá esto le ayude a calmarse y asumir actitudes dignas de un presidente...

El pleito es sobre el convenio que la CEL (bajo el gobierno de Francisco Flores) suscribió con la compañía italiana ENEL, para que entrara como socio estratégico e inversionista en LaGeo. En este pleito jurídico, todas las instancias competentes dieron la razón a ENEL y ordenaron al gobierno salvadoreño y la CEL cumplir con el contrato.

Pero en el fondo el pleito es sobre una cuestión más de fondo: ¿Puede un socio extranjero tener la mayoría de acciones en una compañía como LaGeo, que genera electricidad explotando la energía térmica que tenemos en nuestro subsuelo volcánico? ¿O viola esto la soberanía y la integridad del patrimonio nacional? Esta última es la tesis que lleva a usted a decir: Me valen las instancias internacionales y sus fallos, y YO no voy a permitir que unos extranjeros se queden con nuestro patrimonio natural...

Tal vez usted tuviera razón si el "patrimonio" en cuestión fuera petróleo, oro, uranio, hierro o gas natural –cosas que "los extranjeros" pueden llevarse de nuestro país, dejándonos sin nada. ¿Pero cómo a adónde los italianos se van a llevar el vapor de nuestros subsuelos? ¿Y qué van a hacer con el vapor en Italia? ¿Calentar baños romanos? Es absurdo.

La Geo no se dedica a extraer recursos naturales, sino a aplicar tecnologías instaladas en El Salvador que aprovechan el calor volcánico (el vapor) para la generar electricidad. Nuestro vapor sólo tiene utilidad ahí donde está, en el subsuelo. Y sólo cuando hay inversión tecnológica para aprovecharlo. No es un bien robable. Es como el viento, que puede usarse para generar energía eólica. O como la fuerza de las mareas, que también puede usarse para generar electricidad. O el calor del sol que se usa para plantas de energía solar.

¿Usted va a argumentar que las plantas de energía solar o eólica no podrán estar en manos de inversionistas extranjeros, diciendo que "este sol y este viento son nuestros, igual que el vapor, son patrimonio nacional, y YO voy a defenderlo contra quien sea..."?

Así de ridículo es el argumento que usan usted y su antecesor Elías Antonio Saca (y los amigos que ustedes han puesto a administrar el multimillonario negocio energético) para "defender el vapor salvadoreño".

Las únicas cuestiones relevantes en todo este asunto son dos: ¿Cómo asegurar que se hagan las inversiones necesarias y se apliquen las tecnologías adecuadas para garantizar que tengamos energía suficiente, sostenible y barata? y la otra: ¿Cómo lograr que los inversionistas nacionales e internacionales tengan confianza en El Salvador y sus seguridad jurídica?

Estas dos cuestiones usted está obligado a solucionar como presidente de la República. En ambos campos usted está fracasando. Y esto sí afecta el interés nacional. Si esta tecnología necesaria proviene de inversiones privadas o públicas, nacionales o extranjeras, es irrelevante. De todos modos están bajo regulación del Estado. No se preocupe y no les meta miedo a los salvadoreños: Nadie nos va a robar el vapor, el aire, las mareas y el sol. Lo único que usted está haciendo es botar lo que con la otra mano está tratando de construir: los asocios públicos privados que atraerán inversión y desarrollo al país.

Saludos, Paolo Lüers
(Más!/EDH)