Carta al ministro del subsidio

Estimado Tharsis Salomón López:
¿Usted realmente se creyó ministro? Bueno, ¡bienvenido a la realidad! Usted hizo el tímido intento de hacer algo que realmente corresponde al ministro de Economía (focalizar el subsidio al gas) - y mire lo que le pasó: inmediatamente el partido y Casa Presidencial lo pusieron en su lugar. No joda ministro, no se meta en cosas políticas… Y le obligaron inmediatamente a restablecer el subsidio al gas a 35 mil familias que su ministerio había dejado sin subsidio porque no lo necesitan.

Hace años, el 7 de abril del año 2011, publiqué una carta al Dr. Héctor Dada, quien en aquel entonces ocupaba la silla donde usted está sentado ahora: la del ministro de Economía: “Vos tenías un plan de focalización: quien puede pagar el precio de mercado, que lo pague. Quien no, que reciba subsidio. Pero vino tu presidente y te hizo pedazos tu plan de ahorro. Ya no era focalización, sino ‘racionalización’. Ya no era ahorro para el Estado, porque el presidente decretó que la mayoría de la gente siga recibiendo subsidio.”

Cómo se repite la historia. En aquel entonces el presidente era Mauricio Funes, y ahora se llama Salvador Sánchez Cerén. En aquel entonces mi amigo Héctor Dada trató de hacer lo que es la obligación de un ministro, y al final tuvo que renunciar, porque se dio cuenta que Funes no necesitaba a un ministro sino a un oportunista que se adapta a las estrategias populistas y se callara. Hoy le toca a usted esta amarga realidad.

La carta a Héctor la terminé con una frase que sigue válida, por esto se la repito, señor ‘ministro’: “No te amargués la vida cubriéndole las espaldas a un jefe que no te cubre las tuyas.”

Los dos ‘gobiernos del cambio’ cambiaron todo para que nada cambie. Funes heredó de Saca un subsidio al gas universal. Todos, sin importar nuestros ingresos, recibimos subsidio al gas (y al agua, la luz, el transporte público…). Hablaron de cambiar esto y que sólo recibieran subsidio los pobres. Probaron varios métodos de cómo pagar el subsidio. Al final crearon todo una burocracia estatal nueva para este fin. Resultado: 1.3 millones de hogares fueron declarados suficiente ‘pobres’ para recibir mes a mes subsidio al gas. O sea, el 80% de la población. Casi universal como antes.

Y cuando usted, queriendo por lo menos aparentar que hace su trabajo profesional de ministro, decide eliminar a el subsidio a unos 35 mil hogares que obviamente no lo necesitan, porque obviamente no son pobres, su presidente lo hace recularse y lo deja ante la ciudadanía como un niño regañado.

Realmente le recomiendo que hable con Héctor Dada. O si no quiere hacer esto, lea su carta de renuncia del 26 de abril del 2012. En ella, Héctor, con la caballerosidad que lo distingue, expresa que no ve espacio para poder, desde su cargo de ministro, influir las políticas públicas del gobierno.

No se qué ha motivado a usted, un empresario que ha trabajado en los gremiales del sector privado, a pensar que puede influir las políticas públicas en un gobierno del FMLN. Pero si una vez lo ha pensado, ahora se topó con la realidad.

Si a pesar de esto se queda jugando a ministro, ya no será por ingenuo.
Saludos, Paolo Lüers
(Mas!/El Diario de Hoy)




Aqui la carta al doctor Héctor Dada del 7 de abril 2011:

Carta al ministro de economía Dr. Héctor Dada

Muy estimado Héctor:
entiendo perfectamente que este asunto del gas te tiene chino. Pero calma, no te lo desquités con el Diario de Hoy, maltratando a los reporteros que te quieren entrevistar.
Claro que por lo del gas tenés mala prensa. Pero no es culpa de los medios. No es el Diario de Hoy que te está jodiendo tu proyecto de focalizar el subsidio, es tu presidente. Vos tenías un plan de focalización: quien puede pagar el precio de mercado, que lo pague. Quien no, que reciba subsidio. Siempre era un huevo tocar el subsidio, pero por lo menos ibas a ahorrar el Estado un montón de pisto. Vale la pena meterse en un buen pleito por 100 millones de dólares.
Pero vino tu presidente y te hizo pedazos tu plan de ahorro. Ya no era focalización, sino ‘racionalización’. Ya no era ahorro para el Estado, porque el presidente decretó que la mayoría de la gente siga recibiendo subsidio.
Ustedes en Economía ya tenían diseñada toda una campaña informativa, pero viene tu presidente y te la bota. Y manda a hacer a sus socios en Polistepeque una millonaria campaña de justificación: “Subsidio justo para las mayorías”.... Ya no se trata de una campaña para informar a la gente, sino para confundirla y ‘orientarla’ políticamente. Típica campaña propagandística al estilo de Tony Saca. ¿Quién dice que el presidente no está aprendiendo?
¿Por qué no dejás que el presidente pague el costo político para el desastre del gas? Él se metió, él tomó las decisiones, sus socios están ganando un pistal con la campaña - deje que él se pelee con la prensa cuando haga preguntas incómodas.
No te amargués la vida cubriéndole las espaldas a un jefe que no te cubre las tuyas.
Saludos, tu amigo Paolo Lüers
(Más!)

Carta al doctor Quijano

Querido Norman:
Yo hubiera preferido verte como alcalde nuevamente. Pero más que verte de alcalde, hubiera querido verte pelear con el señor Bukele y sus ‘nuevas ideas’. Me hubiera encantado observar el espectáculo de vos obligándole a bajar a las quebradas y ensuciarse los zapatos de marca en los pasajes de los barrios donde vive la mayoría de los que eligen alcalde en San Salvador.

Yo hubiera gozado de todo esto. Pero acepto (y en cierta manera admiro) tu decisión de dejar a tu partido libre para buscar a un candidato que logre unir al partido detrás de su campaña. Por una parte me entristecen las actitudes mezquinas, no de todos, pero de muchos en tu partido. Suficiente para que tomaras la decisión de irte antes de que te echen o que te hagan correr el riesgo de perder. Pero por otra parte, también me llama la atención la nobleza de otros en tu partido (y fuera de él) que te siguen apoyando y que no van a permitir que te agarren como chivo expiatorio para esconder su parte de la responsabilidad de haber perdido las elecciones presidenciales.

Me alegra que en este circo político todavía haya personas que actúan con sentido de dignidad. Porque esto es lo que estás haciendo, Norman: salir con la cabeza en alto sin animo de revancha o de división. Poner el interés común encima de las aspiraciones y protagonismos personales. Tu mensaje central: Si yo no puedo unir al partido, mejor desisto de mi candidatura. Si mi candidatura corre riesgo de dividir, mejor apoyar a quien pueda construir unidad.

Claro, el problema que se desnudó con tu retirada de la candidatura es que ARENA no tiene candidato. Para evitar esto, el COENA seguramente hubiera preferido que vos no anunciés tu decisión mientras no está el sustituto. Pero esto es problema de ellos, no tuyo. En el partido hubo quienes irresponsablemente mataron al rey sin tener rey. Desmontaron al único candidato que podía ganar sin saber quien puede exitosamente encarar esta batalla contra el Frente y sus aliados. Esto es una estupidez política que para la cual alguien tendrá que pagar. Así como van las cosas hoy en ARENA, donde el debate y la crítica ya no se dejan sofocar, estos errores se pagarán – y si por esta vía se abre una vacante en el COENA, vos la podrás reclamar con todo derecho.

El que asuma la candidatura siempre puede ganar, simplemente porque la candidatura de Bukele tienen muchas debilidades. Pero no se pueden equivocar en la selección del candidato. Si buscan un Nayib propio, pierden. Si encuentran a alguien de doble tracción y que realmente une al partido, pueden defender la alcaldía. De todo los nombres que han mencionado, la única con suficiente garras, fuerza, y tracción es Ana Vilma de Escobar. Pero el riesgo es que terminen con una nueva candidata que tenga el mismo problema que vos tenías y que te llevó a apartarte: el bloqueo por parte de un sector del partido. Terminarían en los mismo, sólo con menos ventaja ya acumulada que Norman. Si piden a Ana Vilma que asuma la candidatura, tiene que ser con la garantía que el partido la apoye sin vacilaciones.

Y vos, Norman, no tenés porque sentirte mal. Diste batalla tras batalla, pero te negás a ir a una batalla sin que tus generales, tenientes y tropas estén plenamente de tu lado. Esto no ser cobarde, esto es no ser pendejo.

Claro que los Bukeles y Araujos del país van gritar triunfo. En campaña se grita cualquier cosa. Pero la verdad es que no te vencieron. Tu batalla no fue con ellos sino interna. Con ellos la batalla ni siquiera había comenzado. Y cuando comience, se darán cuenta que siguen enfrentados con Norman Quijano, su legado, sus obras, sus cientos de directivas comunales. Y que vos vas a ser protagonista de esta batalla. Porque los que te conocemos sabemos que no tiraste la toalla, que no te vas a ir a tu casa; que vos y tu partido necesitan que sigás jodiendo.

Los salvadoreños te agradecen la franqueza con la cual enfrentaste y solucionaste el problema. Sin paja. Poniendo la cara. Sin berrinche, pero con firmeza.

Ya te veo den la próxima Asamblea, y a Bukele vendiendo motos. Saludos, Paolo
(Mas!/El Diario de Hoy)

Carta al presidente de la CEL sobre los hoyos negros

Estimado arquitecto David López:
Tengo entendido que el presidente Sánchez Cerén y el partido FMLN decidieron asumir directamente el control del área energética, desarmando las redes de influencia que ahí habían establecido diferentes fracciones de los amigos de Mauricio Funes, y que estaban disputándose el control: la gente de Salume, la gente de Mecafé, la gente de Herbert Saca. Durante todo el primer gobierno del FMLN, la CEL y sus dependencias habían sido un feudo donde el partido no tuvo ningún control y ninguna incidencia sobre los negocios, las licitaciones y los flujos de fondos.

Entonces, al salir Funes y entrar Sánchez Cerén, el partido hizo un movimiento lógico: nombraron presidente de la CEL a alguien de suma confianza: a usted, el cuñado del secretario general del partido, Medardo González. Con una misión delicada: limpiar este pantano, desplazar a los pícaros, romper las redes de Funes y sus amigos. No le envidio este trabajo, arquitecto. Por nada.

Esta limpieza se puede hacer de diferentes formas: transparente o no transparente. Creando justicia o creando impunidad. Hasta la fecha no se ve muy claro en cual de las dos direcciones usted está encaminando la cosa.

Si de transparencia y justicia se trata, usted debe aclarar un sinfín de hoyos negros en las administraciones anteriores: el destino de las multimillonarias ganancias de LaGeo, que año con año acumula Inversiones Energéticas INE (una sociedad de capital variables 100% propiedad de CEL); el manejo de los seguros de la CEL en la administración de Salume; los contratos de suministro de combustible Búnker con el hijo de Salume; las licitaciones de los proyectos Chaparral y Ampliación de la 5 de Noviembre; los sobresueldos a funcionarios de CEL e INE; los gastos millonarios del equipo legal que ha representado (sin ningún éxito) a la CEL en el litigio contra ENEL, el socio en LaGeo. De paso le pregunto: ¿Y Julio Valdivieso, quien más ganó de esta piñata, todavía trabaja para usted?

Hasta ahora los ciudadanos no hemos sido informados sobre los resultados de sus investigaciones, arquitecto López. Que yo sepa, no fue por iniciativa de usted que la Fiscalía General abriera una investigación formal sobre el proyecto Chaparal, donde en un enorme hoyo han desaparecido 108 millones de dólares. Bueno, la fiscalía más bien está investigando en las bolsas de quién terminó la porción de estos108 millones que no se desvaneció en el hoyo del Chaparral.

Tampoco hemos escuchado nada sobre las supuestas negociaciones que la CEL, por encargo del presidente de la República, está llevando a cabo con la compañía italiana ENEL para lograr un acuerdo extrajudicial antes de que el país pierda la siguiente ronda de la litigación internacional, esta vez ante una corte del Banco Mundial en Washington.

Así que todos los hoyos negros de la CEL y de la INE siguen siendo negros, sin transparencia. Solo en el caso Chaparral hay una pequeña luz de justicia al final del túnel, pero esta no la encendió usted sino la fiscalía.

De manera que más bien hay que comenzar a dudar si la misión de usted realmente es desmontar las redes de corrupción – o si simplemente va a cambiar de manos…

Por el bien del país, esperemos que esto no sea el caso, y que usted, cualquier día de estos, salga presentando al público el resultado de sus investigaciones, y con los cambios que garantizan que tengamos una política energética eficiente, transparente y sostenible.

Suerte en esta tarea le desea Paolo Lüers 
(Mas!/El Diario de Hoy)