Carta a la ‘mesa fiscal’: Aprobar préstamos tiene que ser el último paso y formar parte del presupuesto

Estimados negociadores:
El tema central que tienen sobre la mesa es el presupuesto para el año 2017. Si de esta negociación no sale un presupuesto completo, realista y financiado, cualquier otra cosa que discutan es paja.

Cuando el dinero no alcanza para todo, no se puede establecer un presupuesto sin antes definir las prioridades. Los gastos –y el eventual endeudamiento- tienen que responder a decisiones políticas sobre los problemas prioritarios del país. Si el gobierno tiene mal las prioridades, el presupuesto que presenta lo va a reflejar. Y si el gobierno no tiene los votos necesarios para aprobar el presupuesto y los préstamos necesarios para equilibrarlo, tiene que negociar con la oposición. Y esta negociación, que actualmente se refleja en la ‘mesa fiscal’, no tiene ningún sentido si el gobierno no está dispuesto a discutir y modificar la prioridades.

¿Cómo se construye un presupuesto, no desde la lógica del gobierno, sino desde la lógica democrática-legislativa?

En una columna se ponen todos los gastos e inversiones que se quieren hacer, correspondiendo no simplemente a las prioridades del gobierno de turno y sus intereses políticos-electorales, sino también tomando en cuenta que estas prioridades requieren de mayoría legislativa. Porque no es una cosa simbólica que el final el presupuesto tiene que ser aprobado por la Asamblea. Es real.

De este ejercicio sale una suma X.

En la otra columna se ponen todos los ingresos que el Estado va a percibir el año entrante. Con cálculos realistas que convencen a todos los participantes, por lo menos a una mayoría legislativa.

De este ejercicio sale una suma Y.

En el caso de nuestro país, obviamente la suma X (egresos) va a superar la suma Y (ingresos). Esto es el déficit que hay que cubrir.

Supongamos que se cumplió el primer mandate de la Constitución en materia del presupuesto: que esté completo y verídico.

Entonces, el siguiente paso que manda la Constitución es: equilibrar el presupuesto. Para hacer esto, la ‘mesa fiscal’ tiene que revisar cuáles de esos egresos se pueden eliminar o reducir. Otra vez esto será una discusión sobre prioridades, pero también un ejercicio técnico, o sea una revisión exhaustiva de la eficiencia del Estado.

Una vez agotadas la posibilidades de reducir los egresos, cortando grasa, eliminando gastos superfluos, reduciendo gastos no prioritarios, saldrá una suma X2.

Revisando también las posibilidades de mejorar la eficiencia de la recaudación, o llegando a acuerdos de introducir nuevos impuestos o aumento de los existentes, saldrá una nueva suma Y2 de ingresos.
Seguramente, todavía habrá un déficit, pero será menor. Este déficit hay que cubrirlo con préstamos. Se define el monto del endeudamiento adicional necesario para equilibrar el presupuesto – y ojo: esto forma parte del presupuesto.

Al final se tendrá un presupuesto que refleja prioridades políticas que pueden ser asumidas por una mayoría legislativa calificada, en concreto por 56 diputados, porque el presupuesto incluye endeudamiento. Por esto existe esta ‘mesa fiscal’ entre FMLN y ARENA: para facilitar una mayoría calificada que solo es posible si ambos partidos grandes llegan a un acuerdo.

Además se cumplirá el mandato constitucional que el presupuesto sea equilibrado, aunque con nuevos préstamos; y que sea completo y verídico, no una lista de supuestos, obviaciones y mentiras.

¿Por qué es importante definir, paso por paso, los procedimientos? Porque el gobierno solo quiere que la ‘mesa fiscal’ autorice los préstamos. Pero definir y autorizar préstamos tiene que ser, por lógica, el último paso. Voy a citar nuevamente la comparación genial de mi colega Manuel Hinds: “Primero hay que parar la hemorragia, y al final poner la sangre que sea necesaria. Pregunten a cualquier neurocirujano.” No se puede hacer al revés.

Solo si la ‘mesa fiscal’ opera de esta manera, aplicando criterios políticos (priorización) y técnicos (eficiencia del gasto y de la recaudación), y si además fortalece los mecanismos de control, podemos salir de esta crisis fiscal. Y si esto no sale antes de fin de año, no importa, con tal que salga bien. Lo que no se puede hacer: Aprobar un presupuesto mentiroso con 43 votos, y luego pedir que la oposición aprueba préstamos para equilibrarlo.

Hagan su trabajo, ambos gobierno y oposición. Saludos,


44298-firma-paolo

(MAS!/El Diario de HOY)

 

Carta al presidente: Me permito contestarle

Estimado profesor Salvador Sánchez Cerén:
El martes en la noche nos sorprendió con una de sus cadenas nacionales. Siempre cuando la anuncian, uno se pone nervioso, temiendo que usted se va a pronunciar sobre un desastre, o anunciar alguna decisión desastrosa de su gobierno. Porque esto, teóricamente, es la única justificación para decretar cadena nacional: Dar a conocer algo que los ciudadanos necesitamos saber.

Con gran alivio nos dimos cuenta que no había nada nuevo. Sólo la repetición resumida de los discursos de todos sus funcionarios. Y en lo que a desastre se refiere, ya lo conocemos: Es el desastre generalizado, aunque usted hizo todo lo posible para pintarlo de rosa…

Usar la cadena nacional para mentir sobre la realidad del país, es una irresponsabilidad y una falta de respeto al ciudadano. Así como lo es el 90% de la publicidad del gobierno: En vez de proveer al ciudadano de la información necesaria, lo trata de convencer que el país va bien, cuando todas las encuestas indican que los ciudadanos saben que va mal y sin rumbo.
Me voy a tomar la libertad de escoger 5 de sus frases destacadas y contestarlas.

“En comparación al año pasado tendremos una reducción aproximada de mil 200 homicidios.”
Matemáticamente es cierto. No es mentira, pero sí es engaño. Lo cierto es que su gobierno, con sus políticas de Seguridad equivocadas, produjo en el año pasado (2015) un nuevo record de violencia: 6,656 homicidios. Estos fueron 2,744 homicidios más que en el año 2014, cuando usted tomó las riendas del país; y más de 4 mil más que en los años 2012 y 2013. Usted proyecta que este año vamos a cerrar con 5,450 homicidios, y nos quiere vender como éxito que sean 1,200 menos que en el 2015 – pero sin mencionar que todavía son 1,200 más que en cualquier año desde que tenemos estadísticas confiables. Esto se llama engaño, señor presidente.

3

Tuvimos un crecimiento económico de 2.5 por ciento, el más alto en los últimos 16 años.
Falso. El crecimiento de 2.5% de la economía, que usted reclama para el 2016, está por debajo de las cifras de su propio Banco Central de Reserva para el 2005 (3.5%), 2006 (3.9%) y 2007 (3.9%). Esto se llama mentira, señor presidente..
Tenemos inversiones históricas en energía limpia y renovable para acelerar el desarrollo industrial, crear empleo y generar electricidad más barata para las familias y las empresas.
Falso. Su gobierno no ha hecho nada para aumentar nuestra capacidad de generación de energía renovable. Las inversiones en el sector hidroeléctrico son ineficientes y plagados de corrupción. Y el desarrollo de la generación geotérmica se estancó cuando ustedes decidieron sacar del país al socio estratégico de la CEL, la compañía italiana ENEL. Hoy no hay más (ni más barata) generación de energía que cuando usted asumió el gobierno. Esto se llama engaño, señor presidente.
Estamos fortaleciendo la inclusión y la calidad educativa.
Solo le pido estudiar los resultados de la PAES, señor profesor.
“Enfrentamos una grave crisis de liquidez del Estado, generada por las equivocadas acciones del pasado, como la privatización de las pensiones, la corrupción, el endeudamiento irresponsable y la baja recaudación provocada por la evasión y la elusión fiscal.”
Tiene razón en decir que la crisis fiscal es grave. Lo felicito: El primer paso necesario es reconocer el problema. Pero el segundo paso para resolverlo es asumir sus errores. Usted es incapaz de reconocerlos. Prefiere culpar a otros. Y para hacer esto, nuevamente distorsiona los números, igual que en los temas de crecimiento y seguridad. Las pensiones son un problema que hay que resolver – para mejorar los ingresos de los pensionados, pero no para resolver los ingresos del gobierno. Las pensiones no son causantes de la crisis de solvencia de su gobierno. Y la recaudación tributaria, en ambos gobiernos del FMLN, no ha bajado, sino ha aumentado sustancialmente. Enfrentar el peligro de insolvencia pasa por contestar la pregunta que hasta la embajadora de Estados Unidos le hace: ¿Dónde están los miles de millones de dólares adicionales que los gobiernos del FMLN han tenido a su disposición?

Con gusto le escucharemos una cadena nacional cuando se disponga a contestar esta pregunta: ¿Dónde está el pisto? Antes, no. Saludos,


44298-firma-paolo

Vea el discurso completo del presidente

(MAS!/El Diario de Hoy)

 

Carta a Rodrigo Bolaños: La inclusión no solo es posible, puede ser hasta rentable

Estimado Rodrigo:
Pocas veces en El Salvador se generan buenas noticias o tal vez el problema es que entre tantas noticias malas de corrupción y violencia no nos fijamos en ellas. Por esto las noticias buenas ocupan, tal vez injustamente, tan poco espacio en los medios, incluyendo en estas cartas.

Lo más irónico: De repente desde afuera, desde la distancia, se fijan en algo positivo que nosotros mismos ni siquiera conocemos y apreciamos.

Usted acaba de recibir en Londres el Premio 2016 llamado “Capitalismo Responsable”, otorgado por la organización británica FIRST, una red de líderes empresariales, académicos y políticos europeos que se dedica generar nuevas formas de cooperación entre políticas públicas y estrategias empresariales para resolver problemas que enfrentan nuestras sociedades.

Usted recibió este prestigioso premio por el modelo de inclusión social que ha puesto en marcha en El Salvador en su empresa textil League. Pero nadie recibe este premio solamente por hacer buenas obras. FIRST no busca a empresarios que entiendan la “responsabilidad empresarial” como caridad, donando parte de sus ganancias a proyectos sociales o humanitarios. Buscan a líderes que desarrollen modelos donde la inversión en la solución de los problemas sociales se convierta en factor de éxito empresarial. Esto lo llaman ellos “capitalismo responsable”.

¿Cuál es el modelo de League? La inclusión social como factor de productividad. Lo revolucionario que usted está practicando es bien simple: Si la exclusión social, la marginación, es un factor destructivo para la sociedad, generando inestabilidad social y política, violencia y delincuencia, entonces también lo es para las empresas y su productividad. Esto evidentemente es el caso en El Salvador.

La conclusión que usted sacó también es simple: Tengo que organizar mi empresa y su producción alrededor de la idea central de la inclusión. Suena fácil, pero para ponerlo en práctica requiere de mucha visión, de mucho valor y de mucha creatividad. Requiere, sobre todo, de tomar una decisión: Como empresario no voy a esperar que el Estado resuelva los problemas sociales – incluyendo las de inseguridad – que frenan la productividad en El Salvador. Si el gobierno no tienen políticas que atacan los problemas de exclusión que están generando un clima tan adverso para las inversiones privadas, lo vamos a hacer desde nuestra empresa y su rol en la comunidad.

Usted ha ido, como varios empresarios, al encuentro del gobierno, participa en el Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana, pero no para esperar que el gobierno cambie sus políticas, sino para exhibir su modelo y exigir que el Estado haga lo suyo. Y si la triste realidad es que el gobierno no lo hace, sino apuesta más bien a estrategias de represión, usted como “capitalista responsable” no se resigna, sino que sigue adelante con su modelo.

¿Cómo funciona el modelo de inclusión social de una fábrica textil salvadoreña como League, que produce uniformes deportivos para cientos de colegios y universidades en Estados Unidos? Reclutar su mano de obra prioritariamente en los sectores más excluidos de las comunidades que rodean su empresa: discapacitados, expandilleros, los famosos “jóvenes en riesgo”, migrantes deportados, miembros de minorías discriminadas en la sociedad por su orientación social. Invertir no solo en su capacitación vocacional, sino sistemáticamente en su educación escolar y hasta universitaria.

¿Qué se logra con esto? La empresa logra una fuerza laboral altamente motivada. Gente que nunca ha tenido oportunidades, se convierten en colaboradores disciplinados y fieles.

¿Qué ganan las comunidades que rodean la empresa? No solo desarrollo económico, sino que baja la tensión social, también la delincuencia y la violencia.

¿Qué gana el país? De repente hay un modelo que fácilmente puede reproducirse en otras empresas. League comprueba que dedicar fondos a la creación de oportunidades, la inclusión social y educación no es un costo extra, sino inversión que mejora la productividad y crea un clima propicio para crecer.

Y todo esto está pasando en el sector industrial salvadoreño, que por las malas prácticas durante el boom de las maquilas tiene una imagen de explotación y de “irresponsabilidad capitalista”.

Otras empresas importantes, como Calvo y Río Grande, están desarrollando modelos parecidos, que tampoco han encontrado la debida atención en la opinión pública y mucho menos en la política. Solo falta que algún día un gobierno detecte el potencial de estos modelos, y de repente tendremos una estrategia integral nacional para enfrentar de verdad, desde sus raíces, el problema de violencia que sufrimos como país.

Gracias, Rodrigo Bolaños, por ser pionero. Gracias por permitirme escribir una buena noticia. Saludos,

44298-firma-paolo

(MAS!/El Diario de Hoy)