Carta a monseñor Fabio Colindres

Estimado monseñor:
Con el peligro que usted se enoje: Voy a escribir en esta carta sobre la misa de Jueves Santo que usted celebró en el penal de Mariona, porque es importante que se sepa. Es importante que genere el debate que tiene que generar el hecho que usted les lavara y luego besara los pies a unos delincuentes condenados. Un obispo de la Iglesia Católica besándoles los pies a pandilleros, ¿adónde hemos llegado?


Penal La Esperanza en Mariona, 28 de marzo 2013

Voy a contar la historia desde el principio. El miércoles recibí una llamada de alguien que puedo describir como 'contacto con los pandilleros de la cárcel', trasladándome su invitación de participar en la misa de Jueves Santo, a la cual ellos también, desde los diferentes cárceles, estaban invitados. Cuando llegué a Mariona, lo primero que usted me dijo era: "Paolo, está aquí como testigo y amigo, no como enviado de un periódico. Hemos decidido no convocar a los medios, porque no queremos convertir esto en un show."
Y así fue. Usted, en esta misa, no habló a las cámaras. Habló -y con la fuerza que sólo permite el diálogo directo - al millar de presos de todos los penales que representaban la población reclusa del país. Hombres y mujeres. Pandilleros y 'civiles'. Jóvenes y viejos. Ladrones y asesinos.
Luego celebró exactamente la misma ceremonia que horas antes, en una cárcel en Roma, había celebrado el Papa Francisco. La foto del papa, besando el pie a un criminal condenado, recorrió el mundo y fue tomada como muestra de la humildad del nuevo papa. Y como acto que confirma que va en serio con el mensaje que dio a los cardenales antes de que lo eligieran papa: "La Iglesia está llamada a salir de sí misma e ir hacia las periferias, no solo las geográficas, sino también las periferias existenciales: las del misterio del pecado, las del dolor, las de la injusticia, las de la ignorancia y prescindencia religiosa, las del pensamiento, las de toda miseria."
Pero yo sabía que este mismo acto, sólo que en una cárcel salvadoreña, y no con 12 delincuentes anónimos del otro lado del mundo, sino con una docena de delincuentes nuestros, incluyendo connotados pandilleros, iba a crear, en muchos, lo contrario: rechazo, incomprensión, miedo. Por esto, estimado monseñor, tomé la decisión de publicar las fotos de Mariona que muestran a un obispo nuestro lavando y besando los pies a pandilleros nuestros. Y si esto causa un gran debate, ¡bienvenido sea!
Los presos, tatuados o no, en esta cárcel que oficialmente se llama 'La Esperanza', no podían malentender el mensaje que usted les mandó. No era un mensaje de tolerancia al crimen y la violencia. Por lo contrario, usted les hizo un reto muy fuerte: Dejen de ejercer el mal (el crimen y la violencia) - y tendrán quienes les echarán la mano para rehacer sus vidas. El mensaje que usted dio a los presos era muy simple, ya traducido del lenguaje religioso al lenguaje común: Nadie está condenado a seguir el círculo vicioso de la violencia. Literalmente usted dijo: "Ustedes están privados de libertad, pero no privados de recibir amor." Yo y los presos entendimos: Ustedes se hicieron enemigos de la sociedad, pero hay puertas abiertas a la reinserción.

Está bien que usted siga hablando así a los delincuentes recluidos en las cárceles. Es necesario. Y me consta que hay una sed de escuchar. Pero más importante aún, estimado monseñor, es que hable de la misma manera clara, sincera y desafiante a la gente afuera de las cárceles, a la gente de bien, a los que les cuesta ver a los presos como seres humanos y como parte de la sociedad...
Por esto escribo esta carta, contando lo que pasó el Jueves Santo en Mariona, y haré públicas las fotos. Esto no convierte lo que usted hizo en show, porque usted lo hizo como gesto humano, gesto de pastor, gesto de ciudadano, sin pensar en cámaras.
Gracias por todo le dice 


(Más!/EDH)
Vea la galería de fotos de la misa de Jueves Santo en Mariona en facebook



"La Iglesia está llamada a salir de sí misma e ir hacia las periferias": El programa de reforma del Papa Francisco

El último discurso del cardenal Jorge Mario Bergoglio antes de convertirse en Papa Francisco

El arzobispo de Havana, cardenal Jaime Ortega, publicó en el sitio WEB de su diócesis "Palabra Nueva" y con consentimiento del Papa el corto pero decisivo discurso que como cardenal pronunció ante sus homólogos al inicio del cónclave para elegir al sucesor de Benedicto XVI. 
Muchos cardenales luego han mencionado que este discurso del cardenal Jorge Mario Bergoglio ha sido instrumental para su elección como Papa Francisco y que constituye un claro programa de reformar la Iglesia.  
Aquí la transcripción completa del manuscrito que cardenal Bergoglio entregó a Jaime Ortega y que este publicó como facsímile. Transcripción tomada de blogradiovatikan.de  (P.L.)

La dulce y confortadora alegría de evangelizar

Se hizo referencia a la evangelización. Es la razón de ser de la Iglesia. – “La dulce y confortadora alegría de evangelizar” (Pablo VI). – Es el mismo Jesucristo quien, desde dentro, nos impulsa.

1.- Evangelizar supone celo apostólico. Evangelizar supone en la Iglesia la parresía de salir de sí misma. La Iglesia está llamada a salir de sí misma e ir hacia las periferias, no solo las geográficas, sino también las periferias existenciales: las del misterio del pecado, las del dolor, las de la injusticia, las de la ignorancia y prescindencia religiosa, las del pensamiento, las de toda miseria.

2.- Cuando la Iglesia no sale de sí misma para evangelizar deviene autorreferencial y entonces se enferma (cfr. La mujer encorvada sobre sí misma del Evangelio). Los males que, a lo largo del tiempo, se dan en las instituciones eclesiales tienen raíz de autorreferencialidad, una suerte de narcisismo teológico. En el Apocalipsis Jesús dice que está a la puerta y llama. Evidentemente el texto se refiere a que golpea desde fuera la puerta para entrar… Pero pienso en las veces en que Jesús golpea desde dentro para que le dejemos salir. La Iglesia autorreferencial pretende a Jesucristo dentro de sí y no lo deja salir.

3.- La Iglesia, cuando es autorreferencial, sin darse cuenta, cree que tiene luz propia; deja de ser el mysterium lunae y da lugar a ese mal tan grave que es la mundanidad espiritual (Según De Lubac, el peor mal que puede sobrevenir a la Iglesia). Ese vivir para darse gloria los unos a otros. Simplificando; hay dos imágenes de Iglesia: la Iglesia evangelizadora que sale de sí; la Dei Verbum religiose audiens et fidenter proclamans, o la Iglesia mundana que vive en sí, de sí, para sí. Esto debe dar luz a los posibles cambios y reformas que haya que hacer para la salvación de las almas.

4.- Pensando en el próximo Papa: un hombre que, desde la contemplación de Jesucristo y desde la adoración a Jesucristo ayude a la Iglesia a salir de sí hacia las periferias existenciales, que la ayude a ser la madre fecunda que vive de “la dulce y confortadora alegría de la evangelizar”.

Carta al ministro de Obras Públicas

Estimado Gerson:
Hoy en Semana Santa iba a escribir cartas algo 'light', con temas más bien humanos y no tan políticos y serios. ¡Pero vos me robaste la idea!

Mientras todavía estaba viendo qué 'tema humano' tocar en mi carta, me topé en facebook con una historia de "Sociedad Civil" (uno de los brazos de propaganda del FMLN) con una foto tuya acompañado de un empleado del MOP repartiendo torrejas a los trabajadores constructores de la carretera de Los Chorros. La narración de oficial decía: "Gerson Martínez, supervisó esta mañana el avance de la autopista de Los Chorros, de paso llevó torrejas para los trabajadores, aclarando que fue pagado por él y no del dinero de los impuestos."
Bueno, si esto no es una historia humana: El señor ministro, a tempranas horas en Semana Santa, en vez de broncearse en la playa, va al sitio de construcción para regalar torrejas a los pobres trabajadores que incansablemente trabajan en Semana Santa para la ciudadanía. Más humano imposible, a menos que de una vez los publicistas de "Sociedad Civil" se hubieran inventado que vos no sólo pagaste por la torrejas sino que las preparaste con tus propias manos...


Conociéndote no tengo problema creerte que vos pagaste por las torrejas de tu bolsa. ¿Pero quién paga al gordo que en camisa del MOP anda distribuyéndolas? ¿Quién paga a los fotógrafos y camarógrafos del equipo de comunicaciones del MOP que (por pura casualidad) andaban pasando ahí justo en el momento en que se hizo el show del buen samaritano y ministro? ¿Quién paga el transporte de toda la comitiva? Paga el ministerio, o sea todos nosotros...
Gerson, te conozco como mente crítica, incluso como un tipo con capacidad de verse él mismo con ironía (excepción entre los personeros de tu partido). ¿No te da pena ajena este show? Si vos hubieras hecho lo mismo, pero sin poner cámaras, simplemente como gesto humano con tus trabajadores, yo sería el primero en aplaudirte. Pero entonces, no me daría cuenta. Y precisamente por esto, por que nadie se daría cuenta, no se te ocurre...
Yo entiendo, ustedes ya están en campaña, y lo que más le urge al FMLN es ponerle cara humana a sus dirigentes.
De paso te pregunto, ¿qué ocurrió con la fecha que el MOP difundió para entregar la carretera de Los Chorros junto antes de Semana Santa? ¿No era el 20 de marzo? ¿No era para evitar los grandes embotellamientos en estas vacaciones?
De todos modos, ya aparecerá en todo el país la valla con la foto de Los Chorros, al igual que ya salió la de la Diego Holguin, en la campaña "Promesas cumplidas" de tu partido. ¿Y la promesa de la 'fábrica del empleo'? ¿Y la promesa de poner a trabajar al puerto La Unión? ¿Y la promesa de promover el crecimiento y la inversión? Estas las va a poner ARENA en su campaña "Las promesas incumplidas de los incapaces"...
Cada quien como puede. Y vos por lo menos repartiste torrejas en Semana Santa.
Saludos, 
(Más!/EDH)

Carta a las actrices del Teatro del Azoro

Muy queridas amigas: 
Yo no soy mucho de teatro. Normalmente me aburre o me da pena ajena. Cuesta que me lleven a una sala de teatro...
Pero lo que sí me fascina es el experimento creativo audaz - y la acción política provocativa. Por esto, cuando ustedes me buscaron para preguntarme si podía organizar una función de su obra 'Los más solos' en un penal lleno de pandilleros, inmediatamente dije que sí. Porque sentí que ahí se estaba gestando un experimento artístico (¡y político!) muy audaz. Porque su obra es de diversión. Es como una bofetada, más bien como una sesión de tortura para la paciencia del público. Es una historia basada en un reportaje del Chele Carlos Martínez de El Faro sobre la vida de 4 reos, que se volvieron locos en las cárceles y fueron remitidos al hospital psiquiátrico de Soyapango: los más abandonados por Dios y la humanidad. Y esto lo íbamos a llevar a Ciudad Barrios para que lo vean entre 1500 y 2000 pandilleros...
De paso sea dicho: Ellos tuvieron la misma reacción inmediata y positiva cuando fuimos a presentarles la idea. ¡Démosle! Quedamos de viajar a Ciudad Barrios un viernes en la tarde con todo el elenco (cuatro mujeres) y todos los chunches que necesita un teatro: luces, audio, proyector de vídeo, escenografía...


Ustedes realmente no tuvieron idea en qué huevo se estaban metiendo. Yo les dije: "No tengan ningún miedo a los reos, ustedes como invitadas estarán más seguras que en cualquier otro lugar de El Salvador... pero tengan miedo al impacto emocional que este experimento va a causar al público (¡y a ustedes mismas!). Están generando como una reacción química incontrolable... Esta visita va a cambiar la manera cómo ustedes ven a las pandillas y por ende, a su país y su futuro", les dije. Bueno, ustedes se lanzaron de todos modos...
¡Me convencieron! Se arriesgaron y entraron al penal de los pandilleros con la mente y el corazón abiertos. Encontraron de inmediato cómo hablarles. Y cómo escucharles. Se armó una reunión intensa con unos 40 pandilleros involucrados en grupos de teatro, los reos-teatreros hablando del arte como herramienta contra la violencia y el odio... De repente, la reunión se convirtió en una sesión improvisada pero muy intensa de técnicas teatrales. 40 pandilleros, obedeciendo ciegamente las ordenes de 4 chicas, como si fueran alumnos de colegio y no asesinos condenados y manchados de cuerpo, cara y alma...
Y en la noche la función, el show. Unos 1500 reos (el resto de los 2500 habitantes del penal no cupo en el patio central). Un escenario de teatro mil veces más realista que en cualquier sala profesional. Silencio total. Y de repente los gritos de ustedes, transformadas en reclusos del manicomio, expresando el dolor, el odio, la esperanza de "los más solos"... Ustedes nunca han tenido un público tan cautivo, tan atento, tan obediente de seguir el tren de emociones del teatro... Ellos nunca han tenido visitantes tan abiertos, que se hacen tan vulnerables, como ustedes. Al final abrazos, lágrimas de los dos lados. Palabras de mutuo respeto, mutuo agradecimiento. La despedida: ustedes diciendo a los 1500 pandilleros que esta noche cambió su vida. Pandilleros diciendo lo mismo, en otras palabras menos poéticas, más rudas.
Y yo, por un instante, recuperé la confianza en el lenguaje universal del arte, del teatro, del diálogo.
Gracias, Alicia Chong, Paola Miranda, Pamela Palenciano y Egly Larreynaga, las actrices. Gracias, Luis Felpeto, quien junto con Egly pusiste en escena esta aventura. Gracias a Tiberio Ramírez 'El Snyder' por organizar este evento desde adentro del penal.
Gracias les dice 
(Más!/ED)
Vea fas fotos de  este evento en  la página de facebook de Paolo Luers