Carta a los colombianos: Guerra y paz no deben decidirse vía referéndum

Estimados amigos:
Es una locura lo que están haciendo en Colombia. Hay docenas de discusiones paralelas sobre los Acuerdos de Paz – pero al final obligan a ustedes a votar por dos alternativas: Sí o no. Hay millones que están de acuerdo que al fin hay una salida negociada al conflicto armado, pero que tienen objeciones a ciertos arreglos en los Acuerdos presentados. Hay quienes están de acuerdo con la justicia transicional que equivale a una amnistía, pero tienen pánico de la reforma agraria que en ningún país (incluyendo El Salvador) ha sido un desastre. Y viceversa. Hay quienes están dispuestos a aceptar todo lo demás, pero no creen que las FARC van a entregar los miles de millones de dólares que ganaron con el narcotráfico. Hay quienes con todo corazón anhelan la paz, pero no están de acuerdo que los dirigentes de las FARC, en vez de ir a la cárcel, irán al Senado.

Sin embargo, tienen que decidir entre un rotundo sí o un rotundo no. Es una farsa.
Más aun es una farsa que Santos celebró, en una acto oficial y con presencia de jefes de Estado invitados, la firma oficial de los Acuerdos una semana antes del referéndum.
Guerra y paz no deben ser sujetos a un referéndum. Acuerdos tan complejos, que involucran reformas a la Constitución, no deben ser decididos en un plebiscito. Claro que ambas campañas, por el sí y por el no, tienen que recurrir a argumentos demagógicos. Lo mismo pasó en Gran Bretaña con el referéndum sobre la salida de la Unión Europea. No hay otra forma que la demagógica, cuando un asunto tan serio se expone a una votación popular y un problema tan complejo se reduce a dos opciones: Sí o no.

Precisamente esto está pasando en Colombia: ambos campos reducen la discusión a una caricatura. Unos quieren convencer a ustedes que el sí es un voto por la paz, y otros que el no es un voto por la guerra. No es así la realidad: El Acuerdo de Paz no garantiza por si mismo la paz – y el rechazo de los Acuerdos, así como los negociaron en Cuba, no significa por si la continuación de la guerra.
Ustedes, con enormes sacrificios, han logrado construir en las últimas décadas una democracia consolidada, con instituciones fuertes e independientes. En una democracia consolidada, los que tienen que decidir sobre guerra y paz, reformas constitucionales y el concepto de reinserción y justicia luego de un conflicto armado son las instituciones constitucionalmente legitimadas, no el pueblo en una votación reducida a sí o no.

Si Santos tiene una mayoría sólida en el Congreso, él y sus aliados deberían asumir la responsabilidad de convertir en leyes lo negociado con las FARC – y asumir los costos políticos. Sometiendo los acuerdos negociados al examen del Congreso, no reduce la complejidad a un simple sí o no, sino da espacio para modificar los contendidos, crear consensos, y luego ir a renegociar con las FARC. Si el acuerdo gobierno-FARC es tan sólido y la voluntad de alcanzar las paz tan sincera, resisten los exámenes institucionales por parte del Congreso y la Corte Suprema y la eventual renegociación. Si no resisten, no sirven.

El camino democrático, transparente e institucional hubiera sido debatir, consensuar y aprobar los Acuerdos y las reformas en el Congreso, y luego convocar elecciones nuevas, para formar un parlamento que los ratifique. Este procedimiento institucional hubiera hecho que la paz sea sólida, mucho más que por vía de un referéndum.

Los referéndums, lejos de fortalecer la democracia, más bien debilitan las instituciones constitucionales y abren espacio para que demagogia y populismo sustituyan el debate racional y la construcción de consensos. Por más complejos los asuntos a decidir, más peligroso es un referéndum…

Bueno, pero su gobierno tomó el camino más cómodo de una referéndum. Ni modo, no les queda otra que votar por el sí, y luego cobrar a Santos y sus aliados sus errores.

Les deseo, con toda corazón, que alcancen la paz. Saludos,


44298-firma-paolo



                                                   





 (MAS!/El Diario de Hoy) 

 

Carta al albañil del pueblo: ¿Quieres ser candidato?


Estimado Gerson:
Ya todo el mundo te menciona como candidato del FMLN para una tercera presidencia. No tan mala idea, tomando en cuenta a los otros pretendientes…

Pero cuidado con lo del FOVIAL. Si a vos te ven como culpable del aumento de la ‘contribución’ (que es un impuesto, no nos demos paja) que pagamos para el FOVIAL cada vez que echamos gasolina, te tocará cuesta arriba. Ya suficiente cargás con el SITRAMSS. Ambas cosas encachimban a miles de gentes todo los días. Una porque nos hace perder pisto, la otra porque nos hace perder tiempo y nervios… De paso te pregunto: ¿De veras querés, en medio de dos campañas electorales, echarte encima esta locura de llevar al SITRAMSS hasta Santa Tecla?

Pero hablemos del FOVIAL. William Pleitez del Fomilenio hizo una presentación impactante sobre el lamentable estado de nuestras carreteras. Es cierto, si no invertimos en el mantenimiento de nuestras carreteras, vamos a otros desastre.

Panamericana, Ahuachapán, agosto 2016
Panamericana, Ahuachapán, agosto 2016

Pero para esto está el FOVIAL. Cito artículo 46 de la Ley FOVIAL: “El FOVIAL, sin menoscabo de la Conservación Vial podrá asignar recursos de inversión a proyectos de reconstrucción, rehabilitación o mejoramiento dentro de la Red Vial.”

La palabra clave: “sin menoscabo”. Pero en los últimos años, bajo tu mando, el FOVIAL no sólo ejecuta y financia “proyectos de reconstrucción, rehabilitación o mejoramiento”, sino se encarga de las obras nuevas. Los mejores ejemplos: los túneles de Multiplaza y Masferrer. Pero estos son proyectos que por ley debería asumir el MOP, con fondos debidamente incluidos en el Presupuesto General. Pero como ustedes tienen la maña de presentar presupuestos que no incluyen todos los gastos y las inversiones reales, mejor sacan el dinero del FOVIAL.

Claro que no les queda pisto para la verdadera tarea del FOVIAL: la conservación permanente de la red vial. Por esto, nuestras carreteras son un desastre. Y por esto, ahora nos quieren cobrar más por cada galón de gasolina. No se vale.
La ley es clara:
“Art. 1.- La presente Ley tiene como objeto establecer el marco legal para el financiamiento y gestión de la conservación de la Red Vial Nacional Prioritaria Mantenible y de la Red Vial Urbana Prioritaria Mantenible (…)

Art. 3.- Para los efectos de esta Ley, se definen los siguientes conceptos: Conservación Vial: Amplio conjunto de actividades destinadas a preservar en forma continua y sostenida el buen estado de las vías terrestres de comunicación, de modo que se garantice un servicio óptimo al usuario.
La conservación NO comprende la construcción de vías nuevas, tampoco la reconstrucción o la rehabilitación total o el mejoramiento de la vía para elevar su nivel de servicio; dichas actividades serán atribuciones del Ministerio de Obras Públicas, Transporte y de Vivienda.”
Hay que reconocer: A diferencia de muchas leyes enredadas y ambiguas que nadie entiende, esta ley la dictaron con absoluta claridad. No hay pierde.

Y luego viene el artículo 46, que ya citamos, y que solo permite al FOVIAL financiar otros proyectos SIN MENOSCABO DE LA CONSERVACION VIAL. Pero aun así la ley no permite usar fondos del FOVIAL para construcciones nuevas de túneles, pasos a desnivel, bypasses, etc.

Ministro, no hay vuelta de hoja: Ustedes están de manera consiente y sistemática violando la ley FOVIAL – y además la Constitución, al presentar presupuestos nacionales, que no reflejan las inversiones reales, que por ley tocan a tu ministerio. Es grave.

No te preocupés, no sos el único ministro que incurre en estas irregularidades, para no decir delitos. Pero hay una complicación: Los otros ministros no aspiran a ser presidente de la República y no estarán sujeto a un año de escrutinio minucioso durante la campaña electoral.

Así que, ministro, antes de aumentarnos el impuesto para poder seguir violándola ley, pensálo dos veces. Saludos,

44298-firma-paolofovial

fovial2


(MAS/El Diario de Hoy)

 

Carta al FMLN: Están quedando solos, camaradas

Estimados amigos militantes del Frente:
No sé hasta cuándo lo pueden negar sus dirigentes, pero ustedes se están quedando solos en el mundo. Sus principales aliados, ídolos ideológicos y financistas están en serios problemas o agarran otros caminos. Están demasiado ocupados para sobrevivir (algunos para no ir a la cárcel o para tener que buscar ‘asilo político, como lo hizo su primer presidente, Mauricio Funes de ingrata recordación), para poderles ayudar con dinero, apoyo político y fuerza ideológica.

En Brasil, Dilma Rousseff y el PT están fuera del poder, por manejar mal la misma crisis fiscal que ustedes también están enfrontando sin saber cómo solucionarla. Y Lula está enfrentando juicios de corrupción que lo pueden llevar a la cárcel, pero seguramente liquidarán su capital político como líder creíble de la izquierda. Lo ismo está pasando a su gran amiga Cristina Kirchner en Argentina, quien luego de haber perdido las elecciones está siendo abandonada por su propio partido en la lucha que le tocará ante la justicia.

En Nicaragua, Daniel Ortega dio un paso falso hacía el desmontaje de la democracia, y ahora enfrenta un boicot financiera por parte de Estados Unidos y los organismos internacionales, precisamente cuando el presidente Sánchez Cerén está pidiendo ayuda en Washington para salvar su gobierno.
En Cuba, el papa emérito de la izquierda latinoamericano Fidel sigue hablando de revolución y solidaridad, mientras su hermano Raul está haciendo las paces con Estados Unidos y abre el camino para una transición al capitalismo.

En Venezuela, el chavismo (el ‘faro’, que durante años ha iluminado y financiado al FMLN) enfrenta ahora ya no un movimiento opositor, sino a una movilización popular contra la miseria, la corrupción y la ruptura de la Constitución. El régimen fundado por Hugo Chávez, quien siempre supo movilizar a los pobres resentidos de su país para dar sostén a su ‘revolución bolivariana’, hoy se topa con la ira de los barrios, que siempre han sido baluartes chavistas impenetrables para la oposición.

Y la situación económica, que los chavistas han provocado en Venezuela, es tan dramática que incluso el actual gobierno de Maduro tuvo que cerrar el chorro de dólares y petróleo barato, que Chávez abrió para apoyar a los partidos alienados al ALBA y así convertir a Venezuela en una potencia regional. Siguen sosteniendo (transitoriamente y de manera reducida) la economía de Cuba, pero para poder hacerlo han tenido que sacrificar a sus ‘amigos’ en Bolivia, Ecuador, Nicaragua… y El Salvador.

Les quedan a ustedes sus fieles ‘aliados’ Evo Morales en Bolivia y Rafael Correa en Ecuador, ¿pero qué apoyos pueden esperar de ellos, a parte de sermones del ‘buen vivir’? Nada, porque con los cambios en Argentina, Brasil, Venezuela y Cuba ellos han quedado igual de abandonados y huérfanos que ustedes mismos.

Triste panorama para un partido que a la mitad de su segundo gobierno está agotado de soluciones, incluso de discursos, condenado a administrar por dos años y medio la crisis de seguridad y el descalabro fiscal, teniendo que pedir cacao a la oposición, a la empresa privada, al Fondo Monetario Internacional (el símbolo de imperialismo y neoliberalismo en su discurso ideológico de décadas) y a Washington…

Sus dirigentes ni siquiera siguen siendo dueños del imperio ALBA, que José Luis ‘Ramiro’ Merino ha construido con los petrodólares venezolanos. De este imperio quedará una cadena de gasolineras adornadas por la estrella del Frente, pero propiedad de los venezolanos, quienes necesitan recuperar algo de sus inversiones en El Salvador. Y el comandante ‘Ramiro’, durante años el paymaster y hombre fuerte del FMLN, ha desaparecido de la escena pública, seguramente para planear su defensa (o su asilo) para el momento que al fin le alcancen los casos de corrupción que ventila la fiscalía.

Se acabó la fiesta, camaradas. O regresan a la realidad y negocien con la oposición una transición que les puede asegurar un futuro como oposición consolidada, o se hunden como sus falsos a amigos del Sur.

Piénsenlo, amigos en el Frente, comiencen a movilizar energía renovadora, antes de que sea tarde. Tal vez haya futuro para una izquierda salvadoreña que se libere del autoritarismo. Muchos estaríamos dispuestos a ayudarles. Saludos,

  

                                                                44298-firma-paolo  
(MAS!/El Diario de Hoy) 

 



Carta a Mauricio Interiano: Puedes hacer historia

Estimado Mauricio:
Primero de todo, felicidades por el cargo que hoy estás asumiendo como nuevo líder de la oposición. Es un gran reto, y una gran oportunidad.

Segundo, espero que no me tomés mal que haya expresado, en una de mis cartas, mi apoyo a Edwin Zamora y no a vos. Como bien sabés, me hubiera encantado poder apoyar a una fórmula integrada de renovación Mauricio/Edwin o Edwin/Mauricio…

¿Cuáles son las enormes expectativas que te esperan?: continuar empujando el proceso de renovación de tu partido, para que cuando un nuevo gobierno asuma en el 2019, lo haga con el mejor equipo ejecutivo del país – y con una visión aterrizada de cómo salir de todas las crisis heredadas por tres gobiernos incompetentes. Porque si no avanza en su renovación programática y en la apertura hacía la sociedad civil crítica, ARENA posiblemente podrá ganar las elecciones del 2018 y del 2019, pero solo administrará las mismas crisis. Es decir, ganar es la parte más chiche, ya que ‘el cambio’ de Funes y el FMLN ya fracasó.

Lo peor que nos podría pasar es un nuevo gobierno de ARENA con las viejas recetas recicladas. ARENA no puede echar al FMLN toda la culpa de las múltiples crisis que sufre el país y que bloquea su desarrollo. Sus dos gobiernos tienen mucha responsabilidad, pero ARENA también ha sido parte del esquema que hundió al país en institucionalidad débil, corrupción, marginación de territorios y sectores, y la consiguiente crisis de violencia. Reciclar viejas políticas deficientes significaría nunca romper los círculos viciosos. ARENA no puede cometer este error: El próximo gobierno tiene que reinventar el país.

Para asegurar que ARENA adquiera esta capacidad, vos enfrentás un reto que comparo con la de un nuevo coach que llaman a revitalizar a un club de fútbol agotado. ¿Qué hace este coach? Rediseñar la estrategia futbolística, y en el camino hacer una obra de arte: encontrar para cada uno de los jugadores el lugar donde se siente cómodo, donde desarrolla a plenitud sus capacidades, y donde deja de pelear con sus compañeros. Y si en esta reestructuración se da cuenta que le faltan jugadores claves, tiene que saber cómo reclutarlos e integrarlos al equipo. Igual, algunos tendrán que salir…

Así más o menos han descrito su misión los grandes entrenadores, como Klopp, Guardiola, o Tuchel. Para lograrlo, siempre se ofrecen dos métodos: Uno es el autoritario, convirtiéndose en dictador, que ordena a cada uno lo que tiene que hacer y cómo; pero esto puede funcionar a corto plazo, pero luego siempre fracasa. El otro método es el difícil, pero exitoso: liberar el potencial de cada uno de los jugadores, y componer de todos los egos un equipo, donde cada uno detecta como brillar, pero en función de un propósito común: ganar, jugar bien.

Y ojo, Mauricio: En esta tarea, el exceso de democracia es igual de dañino que el exceso de autoritarismo. En ningún club, la asamblea general de jugadores ha construido victorias.

Estoy convencido que vos has sido electo exactamente para ser este tipo de coach. Hoy te toca asumir este papel, y rápido; dejar de ser un jugador más y convertirte en un líder, libre de los amarres hasta de los que te han llevado al cargo; trascender las divisiones y tendencias. Siempre van a existir, pero habrá un coach encima de ellas.

Una de tus tareas principales será generar y garantizar los espacios para que entren los jugadores que se necesitará para componer el equipo para ganar y gobernar. El partido necesitará un candidato presidencial que (a mi criterio) no surgirá entre los actuales jugadores. Surgirá en algún punto de intersección entre política y sociedad civil. La oposición que se prepara para gobernar necesita con urgencia un ‘gabinete de sombra’, que integre a las mejores mentes del país, estén o no afiliados al partido, para sostener el debate con la sociedad, construir soluciones y darles caras visibles. El partido necesita seguir con la revitalización de su fracción legislativa, en vez de seguir reciclando liderazgos tradicionales. La próxima fracción tiene que ser de lujo – y representativa de las expectativas que la sociedad civil tiene de la nueva ARENA que va a gobernar a partir del 2019.

Si vos conducís al partido en esta dirección, vas a generar no solo simpatía, sino apoyos decididos en sectores que ahora más bien expresan frustración con el sistema partidario, incluyendo ARENA.

En este sentido, te deseo el mejor de los éxitos,

44298-firma-paolo


(MAS!/El Diario de Hoy)