Carta a las juezas: ¿El Salvador, un país donde corre peligro la vida de un político acusado?

Estimadas magistradas:
Ustedes son las expertas en leyes. Yo no. Soy un ciudadano que, tal vez ingenuamente, asume de que la justicia sea regida por lógica y sentido común.

Trato de entender qué está pasando con el caso de Mauricio Funes. El caso penal ni siquiera se ha abierto, pero esto no es problema suyo, sino del fiscal general. Y el caso civil, que sí está al cargo suyo, se va prolongando, con la audiencia nuevamente aplazada. Ahora leo en un matutino que ustedes han sacado una resolución, permitiendo que el ex presidente, autoexiliado en la República Sandinista de Daniel Ortega, declare ante el consulado salvadoreño en Managua. El sentido común, como muchos lo entendemos, hubiera dicho: “Señor, la audiencia ante la Cámara de lo Civil es tal día a tal hora, tiene todo el derecho de asistir y defender su caso, y si no quiere hacer uso de este derecho, mande a sus abogados.”

Pero la sentencia dice así:

“Se ofertó la declaración del señor Funes Cartagena para ser rendida en este tribunal; sin embargo, la condición de asilado le imposibilita regresar al país, ya que dicha protección se limita únicamente al territorio de Nicaragua. Pretender obligar que el demandado se apersone a este tribunal a rendir su declaración atenta contra sus derechos fundamentales.”
Esta resolución, otra vez aplicando el sentido común, se entiende así: La Cámara Segunda de lo Civil confirma que el alegato que hizo Mauricio Funes, al pedir asilo político en Nicaragua, es cierto, sólo porque el gobierno de Daniel Ortega lo aceptó. El alegato de Funes era: “En El Salvador soy sujeto a persecución política, por mi lucha por la democracia y la justicia, y mi vida corre peligro.”

Hay que masticar esto bien para poderlo digerir: Un ex presidente postulado por el FMLN alega que en su país, gobernado por el segundo gobierno del FMLN, hay persecución política que pone en peligro su vida.

Mis amigos letrados me han explicado que ustedes le hacen esta concesión al ex presidente para no dar pauta a que él y sus aliados en el partido de gobierno critiquen la actuación de su Cámara como parcializada y violatoria al debido proceso. Me parece bien esta intención, ya que es importante que su fallo, sobre todo cuando sea condenatorio para Funes, sea impecable y pueda ser aceptado por la opinión pública.

Sin embargo, no es poca cosa que ustedes están diciendo a Salvador Sánchez Cerén: Bajo su gobierno no están garantizados los derechos fundamentales de un acusado, por tanto tuvo que pedir que los proteja su amigo Ortega.

Por otra parte, tampoco es algo tan sorprendente para los dirigentes del FMLN, si ellos mismos confesaron que aconsejaron a su compañero Mauricio Funes huir del país y pedir asilo en un país donde saben que tal vez no son muy respetados los derechos fundamentales de sus ciudadanos, pero sí los intereses de sus compinches, disculpe compañeros.

Así que, estimadas magistradas, la forma como redactaron esta concesión que decidieron dar a Funes, puede interpretarse de una manera muy fea: “La condición de asilado le imposibilita regresar al país”, reza la resolución, y esto se puede interpretar así: Su asilo es justificado, ya que vivimos en un país donde alguien que dice luchar por la democracia y la justicia, se expone al peligro de persecución y atentados a su vida.

Todos sabemos, y ustedes mejor que cualquiera, que el único peligro que corre Funes en El Salvador es que tenga que enfrentar la justicia. Cierto, esto podría implicar su detención, si el fiscal general tuviera a bien presentar la acusación penal y solicitar orden de captura. Para no exponerse a este peligro, que es constitucional y justo, Funes pidió asilo y se niega a aparecer ante la Cámara de lo Civil.

Lo único que queremos es que se haga justicia, primero en el caso civil y luego en el caso penal. Lo primero está en sus manos, y esperamos que aparte de esta pequeña concesión, el caso proceda apegado a ley.

Con mucho respeto por su difícil tarea,


44298-firma-paolo
(MAS!/El Diario de Hoy)

Otra carta a los alcaldes: Les están tomando el pelo

Estimados amigos:
En el derecho penal y en el trato psicológico a vicios existe la figura del reincidente. Hay una regla que aplica tanto al delincuente como al alcohólico reincidente: No hay que creerle cuando dice que va a mejorar.

Así es el gobierno del FMLN: como un delincuente, drogadicto o alcohólico, que cada vez jura que nunca más va a caer en las viejas tentaciones – pero ya sabe que es paja. Y por supuesto, recae.

Lo peor que se puede hacer con los reincidentes es consentirlos. Hay que exigirles cumplimiento, obligarles a rendir cuentas, y castigarlos cada vez que reinciden.

El gobierno del profesor Salvador Sánchez Cerén es caso clásico de reincidente. Tiene todos los síntomas de los vicios, las mentiras, las promesas rotas y las ofensas del reincidente. El 16 de diciembre del año pasado, Casa Presidencial, en su sitio WEB oficial, citó al presidente de la República: “Entre miércoles y jueves vamos a cancelar el FODES a todas las alcaldías de octubre, noviembre y diciembre.” Estaba hablando de miércoles 20 y jueves 21 de diciembre. Si el presidente no hubiera mentido (o hecho falsas promesas, que lo mismo), las alcaldías hubieran podido pagar antes de navidad aguinaldo y el salario de diciembre.

Pero el gobierno no cumplió: transfirieron los fondos al ISDEM hasta el 28 de diciembre, de manera que llegó a las alcaldías en enero. Y no pagó, como ha prometido, todo lo adeudado, sino solamente los correspondiente a octubre y noviembre.

Luego el gobierno, mediante su ministro de Haciendo, se comprometió a pagar lo más tarde el 16 de enero el FODES de diciembre. Ahora estamos en febrero, y ninguna alcaldía ha visto ningún centavo de los 22 millones de dólares.

El problema de ustedes es que no entienden que el gobierno es como un delincuente drogadicto reincidente. Muchos de ustedes, sobre todo los alcaldes del FMLN, le siguen creyendo. El reincidente ya cuenta con esto, es su forma de operar. Ustedes, si no le ponen paro, permiten que se convierte en delincuente sistemático. Esto es exactamente lo que está pasando, y en parte tienen la culpa. Hasta ARENA ha caído en esta trampa – hasta que se cansaron y se levantaron de la ‘mesa de diálogo’ que en Casa Presidencial han instalado para darles paja con acuerdos que nunca piensan cumplir…

No les tengo que explicar a ustedes que estos 22 millones mensuales del FODES no son regalos del gobierno. Es la parte de la recaudación mensual de impuestos que por ley corresponde a los municipios. El gobierno los está gastando en otras cosas, sin que nadie realmente entiende, en qué, y esto de entrada es ilegal. Por esto estamos hablando de delincuentes reincidentes.

Es mentira que ustedes no pueden hacer nada. Juntas las alcaldías tienen mucho más poder político que el gobierno. El gobierno no resistiría una movilización fuerte y permanente de las alcaldías y sus bases sociales. No en un año preelectoral. Dejen de consentir los vicios, las mentiras y las actuaciones ilegales del gobierno.

Saludos,

44298-firma-paolo

(MAS!/El Diario de Hoy)


Carta a la familia de Paco Flores: No es venganza, es justicia

Estimados amigos:
El 25 de enero 2016, a sólo cinco días de la muerte de Paco, publiqué una carta diciendo: “Espero que te recuperés, y plenamente. Te lo deseo, de toda corazón, por el bien tuyo y de tu familia, obviamente, pero también por el bien del país, de la justicia. La gente quiere (y merece) justicia. Y el caso tuyo es emblemático: la primera vez que un ex presidente enfrenta la justicia. Casi automáticamente, tu caso se ha convertido en el gran test del sistema: ¿Habrá justicia o habrá impunidad? Y yo agrego otra disyuntiva: ¿Habrá justicia o habrá venganza?”

No hubo justicia: Paco Flores no tuvo oportunidad de limpiar su nombre ante la corte. Hubo venganza: Lo dejaron morir al no concederle las condiciones de arresto adecuadas a su estado de salud.

Los principales culpables ya están pagando sus pecados. El autor intelectual, Mauricio Funes, auto-exiliado en Managua, sin amigos, sin injerencia política; y Luis Martínez, el manipulador del sistema judicial, preso en Mariona, jugando naipes con el Gordo Max y Tony Saca.
La justicia les va a caer, aunque por el momento no por la persecución política que llevó a la muerte de Paco Flores. No importa: Todos entienden que estos dos, que tanto manipularon y tantas voluntades transaron, también lo hicieron en su proyecto más emblemático: destruir política, moral y físicamente a Paco Flores.

Sé que para ustedes, esta herida nunca va a sanar. Tampoco con venganza. Mauricio Funes y Luis Martínez se están cayendo, no porque alguien se quiera vengar de ellos, sino por la cantidad de maldades que hicieron, que hasta la fecha ni siquiera se están judicializando.

Lo irónico: Funes y Martínez están sintiendo, en carne propia, las tempestades que ellos mismos despertaron. Cuando Funes comenzó su campaña mediática contra Paco, yo le dije en una carta: “Cuidado con esta Caja de Pandora, presidente. Una vez abierta, no la podrá cerrar, cuando salgan demonios que le asustan a usted.” Pero Funes la abrió, sembró las tempestades de la persecución política y de la justicia convertida en venganza – y ahora todos los fantasmas y morbos que él despertó, lo persiguen a él.

Por obra de Mauricio Funes y Luis Martínez ya no hay juicio de corrupción que no se convierta en circo mediático – o en Circo Romano, con él tirado a los leones.

Nadie de nosotros –ni el propio Paco, ni ustedes como familia, ni sus amigos, ni los que hemos criticado la justicia por caer en persecución política – pedimos venganza. Siempre pedimos justicia. Nada de impunidad, y nada de juicios mediáticos.

Yo lo sostengo incluso en los casos contra Saca, Funes y el ex fiscal. No necesitamos que les humillen.

Yo no soy el indicado para hablarles a ustedes de las cualidades de Paco. No he sido su amigo. Pero hay que proteger el derecho de defender la dignidad y la inocencia no para los amigos, sino para todos. Ustedes, como familiares, han mostrado dignidad. Es el homenaje más grande que podemos dar a Paco: no permitir que se siga politizando la justicia.

Les saludo con mis respetos,


44298-firma-paolo

(MAS!/El Diario de Hoy)