Defensa cerrada del interés cupular

¿Por qué tanta insistencia del FMLN en mantener el voto por bandera? ¿Por qué tanta resistencia del FMLN contra una reforma electoral consecuente que daría al votante el poder de escoger, entre los candidatos propuestos, a sus diputados?

Nada tiene que ver con la cantidad votos y de diputados que ganará cada partido. La reforma electoral con listas desbloqueadas, como la planteó la Sala de lo Constitucional, no afecta en nada el caudal de votos de cada partido. No cambia en lo mínimo la correlación de fuerzas entre los partidos que compiten.

Por tanto, la resistencia de la dirigencia del FMLN contra esta reforma no significa que están defendiendo el voto y el interés de su partido, lo que sería entendible. Significa que la cúpula del partido está defendiendo su interés particular dentro del partido.

Porque la implementación consecuente de las listas desbloqueadas únicamente cambia la correlación de fuerzas dentro del partido, no entre partidos.

La dirigencia del FMLN está defendiendo el derecho de la cúpula de seguir controlando quienes de sus militantes propuestos como candidatos entren al parlamento. Es una ofensa a su propia militancia y a sus propios votantes. No quieren dar a sus bases y simpatizantes el derecho de decidir, con su voto por el candidato individual identificado con nombre y foto, quienes entre los 24 candidatos a diputado para San Salvador al final entren a la Asamblea.

Con esta actitud reducen a la mayoría de sus candidatos a prestanombres que sólo figuran en la lista para llenarla, no para ser electos. Y a sus bases y votantes los reducen a una masa sin criterio ni capacidad para escoger a sus diputados. Solo les dan el derecho de escoger entre banderas e ideologías, pero no entre personas honestas y corruptos, o entre personas capaces o incapaces. ¡Que menosprecio a su propia gente!

Es la actitud de un Politburó que incluso después de tantas expulsiones y limpiezas de su padrón interno no confía en sus militantes, ni mucho menos en sus votantes. Es una dirigencia compuesta por gente que tiene décadas de comandar al FMLN y que no quiere correr el riesgo que su propia gente escoja como diputado al número 20 de la lista y no a los compañeros de confianza de la dirigencia que ocupen los primeros puestos.

¿Cómo explican esta actitud al compañero que ocupará el número 20 en las lista para San Salvador?

El fondo del pleito es que el FMLN quiere que en la reforma se mantengan dos cosas: uno, que se puede seguir votando por la bandera. Segundo, que todos los votos dados por la bandera sean abonados a los primeros en la lista elaborada por la Comisión Política. No a los que hayan logrado más apoyo. De manera que el pobre pendejo en posición número 20, aunque haya obtenido el mayor número de votos personales de toda la lista, al final no entraría. Entraría el miembro de la Comisión Política en uno de los puestos ganadores.

La de la dirigencia del FMLN es una batalla por mantener el control estricto sobre el partido y sus diputados.

Haciendo la reforma como la Constitución manda lo les hará perder ningún voto como partido, pero sí perderían votos los dirigentes y los candidatos ungidos por ellos.

Por tanto, la reforma cómo la exige la Sala de lo Constitucional, la sociedad civil (y con su veto también el presidente de la República) de ninguna manera atenta contra el interés de ningún partido. Atenta contra el verticalismo y autoritarismo dentro de los partidos. Por el momento parece que de todos los aparatos partidarios solo la dirigencia de ARENA está dispuesta a asumir los riesgos de la democratización.

La propuesta de FUSADES parece la más viable: permitir que el votante vote por su bandera o por una persona particular dentro de la lista. Pero tomar los votos por bandera solamente en cuenta para definir cuántos diputados corresponden a cada partido. Para definir quienes de los candidatos salgan electos, solo se toma en cuenta los votos individuales que cada uno ha recibido. Una solución salomónica.

(El Diario de Hoy/Observador)

La renuncia de Zapatero a la candidatura

(El texto íntegro de la intervención de Zapatero ante el Comité Federal del PSOE)

02/04/2011

"Compañeras y compañeros, celebramos este Comité Federal transcurrido un mes después desde nuestro último encuentro, una vez que se han convocado oficialmente las elecciones autonómicas y municipales y tras una semana nuevamente intensa en la consolidación de nuestra presencia internacional y en la lucha por el fortalecimiento de nuestra economía.

En efecto, y como sabéis, el mes de marzo ha estado en buena medida definido por la celebración de dos sesiones del Consejo Europeo destinadas a mejorar la gobernanza de las economías europeas, a establecer un mecanismo permanente de estabilidad financiera en la zona euro, y a adoptar un pacto, el llamado Pacto por el Euro Plus, para reforzar la competitividad de la economía europea, la competitividad de todas y cada una de nuestras economías europeas.

Sobre su significado informé al Congreso de los Diputados pormenorizadamente el pasado miércoles, especialmente en lo referido a los ocho compromisos concretos que asumí en el mismo Consejo Europeo del pasado 25 para hacer realidad en España la mejora de nuestra competitividad, la recuperación del empleo, como la gran tarea, la sostenibilidad de nuestras cuentas publicas y la estabilidad de nuestro sector financiero.

Son todos ellos la última manifestación de nuestra voluntad tenaz de hacer todo lo necesario para intensificar nuestra capacidad de crecimiento y con ella y ante todo, nuestra capacidad para volver a crear empleo. Es una voluntad que se suma al convencimiento de que sólo lo lograremos si aprendemos todas las lecciones de la crisis, y por tanto, si cambiamos nuestro sistema productivo, si asumimos una vocación reformista, si apostamos por modernizar nuestro país. Esa es nuestra voluntad.

Estamos comprometidos con un intenso proceso de modernización de la economía española, el que se requiere para superar la crisis a la que nos hemos tenido que enfrentar. Una crisis que ha producido mucha inseguridad en no pocos conciudadanos de nuestro país, sobretodo los que han perdido su empleo y ahora tarda en encontrarlo y se siente débiles en sus relaciones familiares y sociales, con la tentación de perder la esperanza. También los que han perdido su negocio, levantado y mantenido en muchas ocasiones con gran esfuerzo.

Una crisis que ha producido también incertidumbre en ciudadanos que se identifican con nosotros, que nos apoyan, sobre el sentido de nuestra acción de gobierno, y sin embargo, no lo olvidemos ni por un momento, con cada medida económica que aplicamos, con cada iniciativa que impulsamos, con todo lo que hacemos, no pretendemos sino crear las condiciones que favorezcan la recuperación del empleo en nuestro país al tiempo que preservamos nuestra cohesión social.

Cuando concluya esta crisis, y sólo concluirá cuando se cree empleo de forma estable, se podrá decir que logramos sentar los fundamentos de un modelo productivo renovado, más competitivo e innovador, más sostenible, para garantizar nuestro bienestar. Y que mientras lo hacíamos, no dejamos de velar por la máxima cohesión social ante la amenaza de una crisis tan dura como la que hemos sufrido.

Compañeras y compañeros, los últimos meses han sido todavía muy duros para la acción de gobierno, porque después de pedir esfuerzos extraordinarios a los ciudadanos en un clima de incertidumbre por la inestabilidad financiera en Europa que afectaba a nuestro país, ha continuado la destrucción de empleo aunque fuera a un ritmo claramente menor.

Pero lejos de amilanarnos, hemos seguido con las reformas, buscando trabajosamente los apoyos parlamentarios para sacarlos adelante, y hemos logrado recuperar el dialogo social, es verdad que no sólo a nuestro esfuerzo, sino también gracias a la actitud responsable y constructiva de los sindicatos y de la nueva representación de los empresarios.

Mucho trabajo, os lo puedo asegurar, y en la dirección adecuada, acabando sus frutos incluso en contextos tan complicados como el de esta crisis. Ya durante 2010 comenzamos a crecer, todavía de una manera lenta, pero más de lo que vaticinaban todas las previsiones, Y ahora ante la crisis en Portugal y el encarecimiento de su deuda soberana, la financiación exterior de España lejos de encarecerse sigue bajando y ello sólo se explica por la confianza creciente que fuera y dentro de España inspira este arduo y esforzado proceso de reformas que estamos llevando a cabo.

Recuperada la estabilidad y asegurada la continuidad de la recuperación, el siguiente paso de este proceso es en buena lógica la intensificación del crecimiento y con él, al fin, la creación de empleo. No va ser fácil y tampoco rápido, pero para llegar ahí y para hacerlo cuanto antes, no vamos a bajar la guardia, vamos a completar la tarea en estos próximos doce meses de legislatura.

Vamos a aplicar las reformas aprobadas, a culminar las que están en marcha, -y algunas de ellas necesitan de la definitiva aprobación parlamentaria-, y a impulsar todas las nuevas que hemos comprometido, como las incluidas en el Pacto por el Euro, a las que me he referido y que se irán aprobando en los sucesivos Consejos de Ministros.

Durante estos últimos quince meses, desde que presenté la Estrategia de economía sostenible en el Parlamento, hemos realizado ajustes (algunos extraordinarios, pidiendo un esfuerzo especial a algunos colectivos de ciudadanos, a los que quiero dar las gracias de nuevo por su solidaridad), ajustes y reformas.

Hemos hecho los ajustes imprescindibles, con el máximo sentido de la equidad y dejando a salvo las grandes políticas sociales y casi todos los avances de nuestra primera Legislatura. Lo hemos logrado a pesar del extraordinario esfuerzo de austeridad que estamos llevando a cabo. Ajustes, por tanto, los imprescindibles, para asegurar el cumplimiento del objetivo de déficit; y que en su gran mayoría están ya encauzados. Las previsiones, afortunadamente, se van cumpliendo.

Ajustes, los imprescindibles, y reformas todas las necesarias para que nuestra economía sea más competitiva. Porque sólo así estaremos en condiciones de seguir reforzando nuestro Estado del bienestar, que es la gran aspiración de nuestro proyecto político.

Las reformas están en el adn de los socialistas españoles, y por eso hemos sido partido de gobierno, con diferencia, más tiempo que ninguna otra formación política en el período democrático. Un período, no lo olvidemos, en el que hemos sabido vencer los momentos difíciles como el actual, hasta ser capaces, como sociedad, como país, de dar un salto verdaderamente histórico en nuestras aspiraciones.

Ahora, necesitamos las reformas para acelerar el cambio de modelo productivo; las necesitamos para incrementar la competitividad, la eficiencia de la economía española, del sector público y del privado, y el objetivo político que perseguimos con ellas es, insisto, mantener intacta nuestra ambición por enriquecer el Estado social, la educación, la sanidad, la igualdad de oportunidades, la protección de los más desfavorecidos, el equilibrio y la cohesión en nuestro país.

Compañeras y compañeros. Hemos podido cometer errores. Pero hemos dado la cara en todo momento -no recuerdo ya cuantas veces he comparecido en el Parlamento, como dice nuestro portavoz, José Antonio Alonso, nos estamos dejando la piel en la batalla diaria contra la crisis, estamos en el camino adecuado. En el diagnóstico de lo que hay que hacer para sentar las bases de una nueva etapa de crecimiento duradero y sin habernos dejado por el camino, no sólo los servicios básicos del Estado del bienestar, sino incluso la mayoría de las conquistas más recientes, como el Sistema de Atención a la Dependencia tan querido por todos nosotros.

Lo hemos hecho hasta ahora y lo seguiremos haciendo así hasta el final de la legislatura. Tenemos claro el programa de acción para lo que queda de legislatura. Son decisiones que afectan a la Economía, como la reforma de los servicios profesionales, la reforma aeroportuaria, la sostenibilidad urbana, la ordenación de las telecomunicaciones, la culminación del proceso de reestructuración de las cajas de ahorros, la flexibilización de horarios comerciales en determinadas zonas turísticas, o el afloramiento del empleo sumergido.

Decisiones que mejorarán el funcionamiento de la Justicia, como la regulación de la mediación y el arbitraje o la agilización de su funcionamiento, o la implantación definitiva de la nueva oficina judicial. Decisiones que modernizarán las administraciones, como un nuevo programa de reducción de cargas administrativas, o la implantación del silencio positivo como nueva y radical pauta de comportamiento ante los ciudadanos, o la supresión de una parte de las licencias a que hoy se ven sometidas las iniciativas emprendedoras de muchos de ellos, o el nuevo elemento para asegurar la estabilidad de nuestras cuentas públicas que será la nueva regla de gasto para el conjunto de las administraciones.

Decisiones que supondrán una revisión a fondo de nuestro sistema de Formación Profesional para desarrollar todo el potencial de las nuevas políticas activas de empleo y también de nuestro sistema de Ciencia e Innovación para aplicar la nueva ley.

Decisiones que afectarán al Bienestar Social, como la universalización de la asistencia sanitaria, o la integración de los trabajadores agrarios en el sistema general de la seguridad social. Decisiones que culminarán el Diálogo Social, de máxima trascendencia, como la reforma de la negociación colectiva, confiando en el acuerdo al que han de llegar empresarios y sindicatos.

Decisiones que mejorarán la actividad de las empresas al afectar a la eficiencia y el ahorro energético y a su internacionalización. Decisiones que incrementarán los derechos de los ciudadanos, como la Ley de igualdad de Trato o la Ley de muerte digna.

Decisiones, en fin, destinadas a incrementar la estabilidad de la economía y la confianza en ella como, serán la preparación y aprobación de los Presupuestos Generales para 2012 para lo que ya hemos iniciado los contactos al objeto de contar con los apoyos necesarios.

Es una tarea ambiciosa. Un programa realista, porque sé que seremos capaces de llevarlo a cabo. Y es también un programa de decisiones que no puede esperar y que hay que culminar ya. Sé que el Gobierno podrá hacerlo y sé que contaré con vuestro apoyo. Lo haré, eso sí, actuando con la autonomía con que debo actuar como presidente del gobierno, como presidente que soy de todos los ciudadanos.

Queridos compañeros y queridas compañeras. Porque sé que seguiré contando con esta autonomía y con vuestra confianza para ejercerla, creo que hoy puedo abordar con tranquilidad y con normalidad la expectativa abierta sobre mi posición en relación con la candidatura a las elecciones generales.

Y lo voy a hacer donde siempre pensé que debía. Aquí. Ante vosotros. Ante el órgano de nuestro partido soberano entre congresos.

Cuando fui elegido presidente del gobierno en 2004 pensaba que dos legislaturas era el periodo razonable al que podía aspirar para estar al frente de los destinos del país. Dos legislaturas. Ocho años. No más. Pensaba que era los más conveniente, no ya para nuestra formación política, a la que me unen unos vínculos emocionales que no hace falta que os recuerde hoy aquí, sino también para el país, para el país que, desde mi propia visión de liderazgo democrático, le convienen dos periodos al frente de los destinos de España. Permitidme que añada que también pensaba que sería lo más conveniente para mi familia.

Esa era mi convicción hace siete años y los años han pasado y en los más recientes nos ha tocado luchar desde el gobierno y a mí, como es mi obligación, en primera línea frente a una crisis económica tan intensa y tan compleja como la que aún estamos combatiendo. De modo que, después de este tiempo, mi forma de pensar no ha hecho sino afianzarse en mi ánimo.

Lo que es una convicción se convirtió en una determinación personal, en una decisión firme y esta es la decisión que hoy os traslado y hago pública: no voy a ser candidato en las próximas elecciones generales.

Gracias por vuestro respeto y por vuestro afecto. Ahora quiero explicaros por qué he decidido hacer público en este momento mi voluntad. Para determinar el momento del anuncio no hay, como bien sabemos en nuestra historia democrática, precedentes indiscutibles o simplemente consolidados. Solo cuento para esta tarea con la guía de la responsabilidad personal con el país. Con mi país y con el partido, con mi partido.

Una responsabilidad rigurosamente intransferible de cuyo ejercicio me considero obligado a dar cuenta, a motivar ante vosotros y ante todos los ciudadanos. El razonamiento que me ha llevado a hacer el anuncio hoy es el siguiente:

Queda un año para las elecciones generales. Un plazo que me ha parecido razonable para hacer pública mi decisión, para clarificarla formalmente ante el partido y la propia sociedad española. Es un plazo que nos permite, que nos debería permitir asumir con naturalidad y con responsabilidad, ahora ya colectiva como organización, la puesta en marcha más conveniente en cuanto al tiempo de los procedimientos que fijan los estatutos de nuestro partido para elegir a la persona que encabece nuestras listas en marzo de 2012. Y para que ella pueda, a su vez, después de ser elegida, disponer de tiempo suficiente para forjar un proyecto político para el nuevo periodo y también para explicárselo a los ciudadanos.

El mecanismo del dedazo simplifica mucho las cosas, pero no es el nuestro ni el de la mayoría de la sociedad española, que no entiende, con razón, que los liderazgos democráticos puedan gestarse a través de otros procedimientos, Y nadie podía esperar de mí una actitud distinta. Por otra parte, nunca estuvo en mi ánimo apurar hasta el final, ni prolongar innecesariamente la especulación sobre mi candidatura. Lo he vuelto a meditar durante las últimas semanas. He escuchado unos u otros argumentos sobre la oportunidad de hacerlo antes o después. Seguro que no es fácil acertar, que es una cuestión opinable y habrá opiniones para todos los gustos.

Finalmente he creído que lo mejor era hacerlo ahora, también para poner fin a lo que se percibía como una incertidumbre que nos podía acabar distrayendo de nuestra tarea principal que es desarrollar las reformas, consolidar la recuperación económica y abrir el tiempo de la creación de empleo y, por supuesto, el reto electoral que tenemos ante el 22 de mayo.

Ahora vamos a seguir respetando los tiempos y los procedimientos y os pido a todos que lo hagamos. Nuestra fortaleza como partido reside precisamente en esos procedimientos, los establecidos en nuestros estatutos y en que los activemos cuando corresponda. Estoy seguro de que si lo hacemos así estaremos en condiciones de ofrecer la mejor candidatura posible a la sociedad para el nuevo período político en representación del Partido Socialista.

Queda un año de legislatura. Por delante unas elecciones autonómicas y locales y una intensa actividad de gobierno en un periodo trascendente para nuestro país.

Os propongo que sea el Comité Federal, en la próxima reunión que tengamos, después de las elecciones autonómicas y municipales, el que fije el momento de activar el proceso de primarias previsto en los Estatutos del partido para elegir nuestra candidatura a las próximas elecciones generales.

Podemos sentirnos, pues, satisfechos y hasta orgullosos de que nuestros procedimientos sean los que son, democráticos. Orgullosos, pero, a la vez, plenamente consecuentes con lo que implican. Y lo que implican es: pleno respeto y actitud leal con los tiempos; pleno respeto y actitud leal con el hecho mismo de la concurrencia de una diversidad de candidaturas, si se produce, y pleno respeto y actitud leal, por supuesto, con los resultados. Y pleno respeto y actitud leal por parte del ganador, lo cual tiene una traducción muy clara, a mi juicio, y en su momento traté de ser consecuente con ella: voluntad integradora. Voluntad integradora para sumar, para valerse de todos como mejor forma de servir a nuestros partido y a los ideales que defendemos.

Si actuamos así, y yo me siento responsable como vuestro Secretario General que así sea, sacaremos fuerzas de la democracia para ser más fuertes que nadie en democracia.

También estoy seguro de que nuestras posibilidades de revalidar la confianza mayoritaria de los ciudadanos para este nuevo periodo dependerán, en buena medida, de que ahora sigamos centrándonos en el trabajo que estamos haciendo por nuestro país. Desde el Gobierno de España, en primer lugar, pero también desde las Comunidades Autónomas y Ayuntamientos que gobernamos y desde los que podamos hacer después de las próximas elecciones.

Quiero expresarme sobre este punto con la misma claridad que he tratado de hacerlo hasta ahora. Voy a ejercer mi responsabilidad como Presidente del Gobierno hasta el final de la legislatura, hasta el último día y lo voy a hacer como hasta ahora: cumpliendo con los compromisos que asumí en el Parlamento ante los representantes de todos los ciudadanos. Desde el discurso de investidura hasta las sucesivas comparecencias que hemos tenido en el Congreso en la lucha contra la crisis.

Compañeros y compañeras. Ahora el partido se va a volcar, se debe volcar en las elecciones autonómicas y municipales. En ambas está en juego el día a día de nuestro estado social, el rigor en la gestión de las cuentas públicas, la sensibilidad de los servicios públicos y sus destinatarios y, además, la búsqueda de la cooperación entre administraciones para alcanzar la prestación más eficiente posible de esos servicios. Si os fijáis, esto es tanto como describir las cualidades políticas de los socialistas.

Son elecciones, pues, en las que debemos ir de cara al encuentro de los ciudadanos y a debatir con nuestros adversarios. Me alegro de que hayáis hecho esta oferta de debates de todos nuestros candidatos.

Estas son elecciones autonómicas y municipales y sería absurdo tratar de pervertir su significado, porque los ciudadanos saber perfectamente lo que votan el 22 de mayo. Pero sí quiero pediros que recordéis siempre a los ciudadanos que, ante la crisis, ha habido dos actitudes bien diferenciadas en nuestro país. El PP tomó una opción: apostar todo a que la crisis acabaría derrotando al Gobierno.

He sido líder de la oposición durante cuatro años y siempre traté de evitar que las opciones políticas de mi partido dependieran que a mi país le fueran mal las cosas para que así le fuera mal al Gobierno y por este solo hecho se incrementaran nuestras posibilidades electorales.

Quiero, por todo ello, pediros que en los debates que mantengáis, si se suscitan cuestiones de política general, aprovechéis la oportunidad para explicar lo que hacemos desde el Gobierno de España, el sentido de nuestras medidas, el significado de las reformas, nuestra preocupación por la cohesión social, la distinta actitud ante la crisis de unos y de otros. Que lo hagáis mostrando con humildad nuestra preocupación porque lleguen cuanto antes el empleo, los resultados del esfuerzo que estamos haciendo, pero también con la defensa de cómo estamos librando la batalla los socialistas ante una crisis tan dura y compleja como la que aún sufrimos.

Compañeras y compañeros, a trabajar; el Gobierno a gobernar; los candidatos a defender su programa, el partido a apoyar a los candidatos y las reformas. Vamos a demostrar, una vez más, quiénes somos y cómo somos. Somos un proyecto profundamente enraizado en la sociedad española, en los trabajadores, en los que no tienen de todo, en las mujeres y los hombres que aspiran a la igualdad. Somos una formación política histórica y cargada de futuro. Una formación democrática que ama la libertad interna y el coraje. Una formación en la que nos reconocemos porque nos llamamos compañeros.

Eso, compañeros, muchas gracias"

(El País/Madrid)

Carta a los diputados del partido oficial FMLNGANA

Señores diputados:

Si su plan es seguir destruyendo la democracia y la confianza de la gente en las instituciones, sigan con la sinvergüenzada. ¡Adelante, juntos el Frente con GANA lo pueden lograr!

Si quieren construir un sistema político diferente (inspirado en ejemplos como Arnoldo Alemán y Daniel Ortega en Nicaragua, o como Hugo Chávez y Rafael Correa en Suramérica), van en buen camino: Superen el veto del presidente (y de la sociedad civil) contra la “reforma” electoral burlada. Sigan haciendo madrugones como el que hicieron en la Asamblea la noche de jueves pasado, cambiando la composición de las Juntas Receptoras de Votos. Ahora, en esta entidad donde se ganan o pierden las elecciones, va a estar un representando de GANA, que por key nada tiene que hacer ahí...

Ustedes dicen que están defendiendo a los partidos como pilares de la democracia. Pero en realidad ustedes están metiendo a los partidos en una crisis fatal de falta de credibilidad y representatividad. Para defender a los partidos, hay que reformarlos y democratizarlos. Pero ustedes se oponen a estas reformas, o las pervierten, como en el caso de la reforma electoral.

Si quieren ver las instituciones democráticas en ruinas para luego construir sobre los escombros un estado populista, ya saben lo que tienen que hacer para completar la tarea: elegir al diputado Guillermo Gallegos a la Corte de Cuentas; ayudar al presidente Funes a tapar la corrupción en la CEL y su proyecto de la presa hidroeléctrica del Chaparral; crear una crisis constitucional entre Asamblea y Corte Suprema de Justicia, que no permitirá reglas claras para las elecciones del 2012...

Y luego, ¿qué? Sobre las ruinas de la democracia, ¿un candidato Tony Saca para la presidencia? ¿O un candidato del Frente, apoyado por Saca a cambio de impunidad?

¿Saben qué? Aunque parezca que su estrategia está teniendo frutos, no los podrán cosechar. Porque la gente ya no se deja engañar de populistas de izquierda ni de derecha. Por esto, antes de poder destruir la democracia que tanto nos ha costado, se van a destruir ustedes mismos.

Mucha suerte en el camino al suicidio político, les desea Paolo Lüers

(Más!)

Carta a los directores de la CEL

Estimados señores:

Ustedes integran la Junta Directiva de una entidad autónoma.

Según la Real Academia, ‘autonomía’ significa “Potestad que dentro de un Estado tienen municipios, provincias, regiones u otras entidades, para regirse mediante normas y órganos de gobierno propios.”

Quiere decir: Ustedes no reciben ordenes de nadie, ni siquiera del presidente de la República.

El presidente Funes declaró el martes: “He decidido intervenir en CEL.”

¿Cómo intervino la CEL? Bueno, él mismo cuenta que ordenó al ministro de Hacienda pedir la renuncia a la presidente interina Carmen Elena Pineda: “El director ejecutivo necesitaba poderes plenos que se lo tenía que dar la presidenta interina. Ella no quiso, entonces yo mismo le pedí al ministro de Hacienda que le pidiera su renuncia y nombrara otro director...”

¿Quién es el hombre a quien Funes quiere dar poderes plenos? Se llama Irving Tóchez, es vinculado al partido Gana y al ex-presidente Saca. Además, según Funes, Tóchez “está informando directamente al presidente de la República.”

Entonces, el director ejecutivo puesto por el presidente Funes (“Yo pedí al presidente anterior, al señor Salume, que nombrara a Irving Tóchez”) no informa ni responde a ustedes, los directores de la Junta Directiva, sino al presidente. Quiere decir, que Tóchez es el interventor presidencial.

Con esto, la CEL dejó de ser autónoma y se convierte en dependencia directa de Casa Presidencial. Como pasó con Concultura, el proyecto de focalización del gas, Protección Civil. Y mañana a la Fiscalía, si se deja...

Ustedes, señores directores de la CEL, tienen la obligación constitucional de defender la autonomía de su institución. No importa que varios de ustedes han sido nombrados por ministros, quienes a su vez han sido nombrados por el presidente: Una vez juramentados como directores de la CEL, no dependen de las ordenes de nadie. Dependen de la Constitución, de la ley y de su conciencia.

La frase de Funes: “Soy yo el que nombra el presidente de la CEL. Soy yo el que nombra a los miembros de su junta directiva que son nombrados por los ministros que también los nombro yo...”, contiene demasiadas veces la palabra ‘yo’. Suena más a Rey Luís XIV que a un ciudadano presidente.

Ustedes son directores de una autónoma, por favor actúen así.

Paolo Lüers

(Más!)

Carta al Fiscal General de la República

Estimado licenciado Romeo Barahona:

¡Póngase las pilas, señor! No es suficiente protestar, si quiere evitar que le pongan encima una Fiscalía Internacional que le quitaría la función que constitucionalmente corresponde a Usted y sus fiscales. Lo que tiene que hacer es muy simple: hacer que la Fiscalía cumpla esta función a cabalidad.

Si usted quiere proteger al país de una CCIG (Comisión Internacional contra la Impunidad) que de manera inconstitucional atenta contra la independencia de la Fiscalía (y por tanto contra el principio republicano de la división de poderes), lo único que tiene que hacer es: cumplir a cabalidad la constitución.

Para hacer esto, es indispensable iniciar una reforma integral de la Fiscalía. Esto incluye una depuración radical, para erradicar la corrupción y la penetración del crimen organizado; y una reingeniería general, para adaptar la Fiscalía al carácter del enemigo a combatir: el crimen organizado, las pandillas, el narcotráfico.

Usted declaró que en vez de crear organismos temporales y extra-institucionales (y por tanto inconstitucionales), hay que reforzar la Fiscalía. Correcto. Pero reforzar es mucho más que invertir más fondos. Reforzar es reformar, limpiar, modernizar. Reforzar es cambio estructural, de enfoque y de mentalidad. Y luego, más fondos.

Si Usted quiere defender la autonomía de la Fiscalía (lo que es su deber constitucional), tiene que impulsar todas estas reformas de la Fiscalía antes de que otras las hagan destruyendo en el camino la independencia y la institucionalidad.

Los únicos que quieren una entidad paralela o encima de la Fiscalía son los que están ansiosos de romper la independencia de los fiscales. Son los que quieren controlar desde el gobierno a quién investigar y a quién acusar ante los tribunales. El presidente Funes ya dijo que la Comisión Internacional que quiere implementar trabajaría bajo control de Casa Presidencial.

Su tarea, señor Fiscal General, es reformar y fortalecer la Fiscalía para blindarla contra estos intentos de controlarla o apartarla desde el ejecutivo. Si usted asume esta tarea con valentía y eficiencia, tendrá seguro el apoyo de la sociedad civil contra cualquier intento de cualquier presidente o cualquier partido de someter la Fiscalía.

Póngase las pilas. Así como está la Fiscalía, así como usted la heredó, será muy difícil defender su independencia. La única defensa es la reforma y la depuración. Si va por este camino, no estará solo.

Saludos, Paolo Lüers

(Más)

Don Tony me engañó, don Mauricio...

El 2 de marzo de 2009 escribí una columna que se llamaba: No minas en El Salvador, ¡Gracias señor presidente!. En sus momento creí genuinas las intenciones de Antonio Saca. Porque estaba claramente marcando distancias y sin temor enfrentaba a Pacific Rim, una empresa que durante años tuvo una campaña de mentiras en el país. Lo felicité por la convicción de sus palabras: “Están a punto de entablar una demanda internacional y prefiero pagar los millones a darles un permiso”. Pero la realidad es esta, no resolvió el problema. Lo heredó.


Escribí en ese entonces: “Puede que en el futuro nos recordemos de Tony Saca como el Presidente que libro a El Salvador de las minas. Esperemos entonces que esto no sea un pleito con Pacific Rim, sino que sea parte de una estrategia de desarrollo del país”, pero Tony Saca no será recordado por esto. Más bien parece que las regalías que ofrecía Pacific Rim no eran suficientes y más por eso, que por una estrategia de desarrollo, es que comenzó el pleito.


En esa misma columna le pedía que dedicará los últimos meses de su mandato para promover medidas ambientales, no hizo nada, poco a poco hemos visto llevarse acabo algunas de ellas, por ejemplo la Ley de Ordenamiento y Desarrollo Territorial. En el tema de mimas seguimos igual, el engaño de Don Tony persiste. Todavía no hemos reformado la ley de minas, nuestro actual presidente parece discípulo de Don Tony, un discurso muy firme en contra de las minas, pero en la realidad no vemos acciones al respecto.


Como quisiera ver que el presidente del Cambio, nos traiga una política que sea diferente a Tony Saca. De momento en materia de minas es una continuación de lo mismo. El FMLN parece que nos engaño a mucha gente. Prometió cambio y resulto un nuevo Tony. Como país hemos tenido muy buenas noticias, ganamos el arbitraje con Commerce Group por las minas de La Unión, pero todavía peleamos con Pacific Rim por las minas de Cabañas, ahora con un precedente. Espero que esta batalla la ganemos también.


Lo que no hay que perder de vista, es que sí seguimos peleando estas batallas, eventualmente nos ganaran alguna. Sí nuestra decisión es que no queremos minería metálica en El Salvador, entonces blindemos la posibilidad. Queremos una reforma a la ley de minas, en la que se excluya la posibilidad de hacer minería metálica en El Salvador. No vaya ser que una compañía nos gane la batalla y con la puerta abierta todas las demás nos destruyan el país.


Es urgente Señor Presidente que su discurso se transforme en acción. Necesitamos protegernos no solo de lo que pasa en El Salvador, sino de lo que pasa en Guatemala. Necesitamos que su Canciller y Ministro de Economía, enfrenten a sus similares de Guatemala. No sea que nosotros paguemos el precio de proteger nuestro país de la minería y Guatemala nos construya una mina en la cuenca del Lempa. Como tienen planes de hacer. Señor Presidente, ejerza este liderazgo necesario para solucionar este problema. Por favor comuníquele al Señor Ministro de Medio Ambiente que esta la tiene también que resolver él y no la puede mandar a la Secretaría de Asuntos Estratégicos, donde parece que le solucionan todos sus problemas. No es posible que nuestros funcionarios no platiquen entre ellos, no asuman las responsabilidades de dirigir la nación y sobre todo que se enfrasquen en discusiones teóricas mientras los problemas siguen avanzando.


Estimado Presidente Funes no me engañe, ni engañe a los salvadoreños queremos absoluta y cristalina transparencia. Parece que todos coincidimos en que no queremos minería metálica. Necesitamos que se cierren las puertas completamente a la minería metálica, por tanto hay que promover una reforma a la ley de minas. Sino se quedará en el discurso igual que Tony Saca, quien tampoco se atrevió a promover esa modificación a la ley. Entonces señor Precidente, marque distancias, usted si puede hacer algo distinto, sino seguirá siendo un discípulo de Tony Saca, por lo menos en materia de minas.