Carta a ARENA: Regresen al pasado donde se sienten más cómodos

Amigos:
Les hago una recomendación: Vuelvan a sacar los famosos spots de TV, donde Norman casi andaba llorando cuando dijo: “Un país libre de maras no es en sueño, es tu derecho. Yo sé lo que hay que hacer – y tú también. Todos sabemos. La obligación más urgente del próximo presidente es hacerlo. Soy el único -el único- de cara al pueblo y mirándote a los ojos, que asume el compromiso.” Vuelvan a hacer esta campaña, cambiando lo del próximo presidente, pero dejando claro que son ustedes los dueños de la mano dura, y los del FMLN los copiones…



Bueno, que cosa más irónica. Este spot, cuyo contenido y esencia ustedes vuelven a abrazar al votar por las medidas especiales del gobierno para profundizar la guerra, le hizo a Norman Quijano perder las elecciones. Y al darse cuenta que este mensaje era perdedor, lo cambiaron para la segunda vuelta y comenzaron a hablar de soluciones integrales, de prevención, de reinserción… y casi ganaron.

Pero hoy viene el colmo de lo irónico que es el bipartidismo: El candidato que ganó, Sánchez Cerén del FMLN, pone en práctica el spot que hizo perder a Norman. Y ahora, que Sánchez Cerén los arrincona con su propuesta de estado de emergencia, los agarro con la manos vacías, por no decir con los pantalones abajo: En febrero del 2014 cambiaron de discurso (y casi ganan la segunda vuelta), pero no elaboraron una estrategia alternativa a la guerra frontal que practica el gobierno del FMLN. Año y medio después, y todos los días viendo el fracaso aparatoso de la política de Seguridad del FMLN, ARENA no dispone de una alternativa. Tiene que ir al baúl del recuerdo…

En esta situación, cuando el gobierno hace su propuesta de profundizar la guerra y para conseguir los préstamos necesarios para mantener a flote no solo esta guerra sino su gobierno entero, ustedes no pueden simplemente decir NO. Entonces, aunque saben que esta política del FMLN va a seguir fracasando y que vamos a seguir pagando esta altísima cuota de sangre por varios años más, ustedes deciden abandonar la oposición y sumarse a la Unidad Nacional contra la Delincuencia - ¡bajo el liderazgo del profesor Salvador Sánchez Cerén!

Lo que hicieron el viernes, significa nada menos que la suspensión de la oposición. Ustedes abandonaron el rol de oposición. Una vez que se unieron al plan de Seguridad, van a tener que aprobar los fondos necesarios para que funcione. Van a tener que aceptar que el gobierno abuse de la libertad de contrataciones libres y de poder actuar en los penales sin supervisión de los jueces de Vigilancia…

No estoy diciendo que una oposición no puede concertar y apoyar al gobierno cuando hay políticas concertadas. Claro que sí. Por supuesto. Pero ARENA no concertó. El rumbo y las líneas principales de la política de Seguridad del FMLN, aunque fracasados, no se modificaron, se complementaron. Ustedes se dejaron chantajear, y como nadie en ARENA ha desarrollado una política alternativa a la política guerrerista del FMLN, pasó lo inevitable: ARENA recayó en sus posiciones tradicionales de mano dura, y por tanto Rodrigo Ávila y Norman Quijano no tuvieron ningún problema de abrazar las propuestas del FMLN. El gobierno, muy sabiamente, incluso les hizo creer que las ideas provienen de ellos…

Qué historia más tragicómica: En el 2009, ARENA postula a la presidencia a Rodrigo Ávila, porque Saca y Figueroa piensan que con la imagen de Rambo se ganaría fácilmente. Pero Rodrigo perdió…
En 2014, ARENA postula a Norman Quijano e invierte millones para vestirlo también de Rambo: “Soy el único de cara al pueblo y mirándote a los ojos, asume el compromiso de liberar al país de los mareros.” Y otra vez, ARENA pierde. Recibe en la primera vuelta una gran cachimbeada.

Ustedes sacaron la única conclusión lógica: Hay que cambiar el discurso. Lo cambiaron, se llama a Ruano y Neto (y hasta a Paolo) a ir donde asustan para explicar el cambio de discurso – y casi ganan.
Pero sólo cambió el discurso, y no la esencia. A la primera que la cosa se pone ruda, ustedes se ahuevan - y muestran su disposición de sacrificar a Neto Muyshondt y Salvador Ruano, sólo por que se habían reunido con pandilleros. Y cuando el FMLN aprovecha la masacre de Opico (donde por cierto hasta la fecha nadie ha encontrado pruebas que fue obra de las pandillas) para ofrecer al frustrado pueblo más represión y más mano dura, ustedes no son capaces de ofrecer alternativas.

Cuando uno no tiene alternativas, no tiene nada para enfrentar al populismo. Por tanto se sube al tren, aunque saben que está condenado a chocar. Y el FMLN ha logrado dos éxitos estratégicos: A partir de ahora, ustedes son corresponsables de todos los fracasos de esta política – y pagarán la mitad del costo político. Y segundo: Se liberaron de la incomodidad de tener que enfrentar oposición.

Así que les recomiendo: Llaman a JJ Rendón y vuelvan a activar la campaña de “Todos sabemos lo que hay que hacer, pero nosotros sabemos hacerlo.” A ver si logran competir con el FMLN en el concurso de quien es el mejor Rambo. Les saldrá difícil, porque ellos tienen las armas y pueden matar, ustedes sólo pueden hablar y aprobarles decretos.

Saludos,
e2b99-firma-paolo 
PS: Háblenme cuando estén listos para constituir una alternativa.

(Mas!/El Diario de Hoy)


- - - - - - - - - -


No es que no se le haya advirtido. Aquí la "Carta de Paolo" del 9 de marzo 2016:


Carta a los diputados: Ciudado, trampa cazabobos

Paolo Luers, 9 marzo 2016, EDH

Dirijo esta carta a todos los diputados, ya que ustedes, en los próximos días, tendrán que autorizar o rechazar el plan del gobierno de decretar un régimen de excepción, supuestamente para mejorar su capacidad de combatir a las pandillas. Pero muy en particular esta carta va a aquellos diputados de la oposición, quienes inmediatamente, sin discusión, sin ni siquiera conocer una solicitud del gobierno, ofrecieron sus votos para establecer en El Salvador nuevamente el estado de excepción que tuvimos durante toda la guerra de los 80.

Entre los 84 diputados hay muchos que por su participación en la guerra, de uno y del otro bando, saben perfectamente que incluso durante la guerra, el estado de excepción muy poco sirvió a la Fuerza Armada para vencer a la guerrilla y que, más bien, sirvió para la sistemática represión de los derechos civiles de toda la nación, facilitando prácticas de tortura, censura y represión de organizaciones sindicales, de estudiantes y de campesinos. Sería interesante que en los pasillos de la Asamblea hubieran pláticas bilaterales entre el ex general Mauricio Vargas y el ex comandante “Milton” Medardo González. Siendo honestos, coincidirían con que el permanente Estado de Excepción, prolongado cada rato por la Asamblea, no sirvió para nada bueno.

Aun así, ahora me encuentro con la absurda vuelta de la historia que ambos, Vargas y Medardo, quieren implementar nuevamente un Estado de Excepción, esta vez en una guerra contra las pandillas. Con Rodrigo Ávila, Norman Quijano y otros apoyando a un feliz Guillermo Gallegos, quien tiene años de estar proponiendo cosas como la pena de muerte y un régimen de excepción. Por suerte, y para salvar el honor de su partido, también hubo dirigentes y diputados que inmediatamente dijeron no a la intención del FMLN de implementar un estado de emergencia.

Manuel Hinds comprueba en su columna en esta misma edición que ninguna de las garantías constitucionales que un decreto de régimen de excepción suspendería ha sido obstáculo para reducir la violencia, ni para combatir a las pandillas. Por tanto: Ninguna de las facultades extraordinarias, que el régimen de excepción puede dar al gobierno,  sirve para evitar masacres como la de Opico, donde se supone (pero tampoco comprueba) que los responsables fueron pandilleros. Mucho menos para prevenir masacres como la de San Blas y otras, donde los responsables fueron agentes del Estado.
Sería realmente interesante ver si en la Asamblea hay 43 diputados dispuestos de dar al gobierno el poder de suspender garantías constitucionales, aunque nadie puede explicar en qué va a favorecer a los salvadoreños que quieren que termine la epidemia de violencia. Más aun, sería interesante ver cuántos diputados opositores estarían dispuestos a dar sus votos para que con 63 votos (mayoría de tres cuartos) se apruebe la suspensión por 14 días de todos los derechos que protegen a los detenidos. Como dice Manuel Hinds: Esto abre la puerta al fantasma de la tortura.

El presidente, hasta ahora, no ha hecho una solicitud formal. Solo ha dicho a los presidentes de la Asamblea y la Corte Suprema y al fiscal general que está considerando un decreto de emergencia haciendo uso de los artículos 29-31 de la Constitución.

El FMLN, desde su historia guerrillera, siempre ha sido experto en trampas cazabobos. Y esta le funcionó perfectamente: El FMLN sólo menciona el régimen de excepción como una posibilidad, y sólo se pone a esperar hasta que desde la oposición salgan las voces de quienes piensan que tienen que ganarle al FMLN en los terrenos de populismo y mano dura. Y cabal: Los tres areneros de la Comisión de Seguridad se suman al grito de guerra de Gallegos y exigen al gobierno que decrete el régimen de excepción. Bueno, dirá el presidente, si hasta la oposición me lo pide…

Todavía hay tiempo para analizar y recapacitar. La Asamblea, sobre todo la oposición en ella, tienen la función de defender la institucionalidad y el Estado de Derecho contra cualquier intención autoritaria de limitar nuestras libertades y garantías constitucionales.

La Asamblea no tiene porque avalar un estado de excepción. Si el gobierno realmente lo quiere, tiene derecho de decretarlo en el Consejo de ministros, menos las garantías que los artículos 12 y 13 dan a los detenidos.

Su ineptitud lleva al gobierno a proponer dos medidas de excepcionalidad: expropiar los fondos de pensiones, para salir de su crisis fiscal; y un régimen de excepción para crear la ilusión que están haciendo lo necesario para combatir el crimen. La batalla política es sobre quien va a asumir la responsabilidad y el costo político para estas locuras. El gobierno quiere que entre todos lo asumamos. Aceptarlo sería suicidio político.

Saludos,
e2b99-firma-paolo

“Su ineptitud lleva al gobierno a proponer dos medidas de excepcionalidad: expropiar los fondos de pensiones, para salir de su crisis fiscal; y un régimen de excepción para crear la ilusión que están haciendo lo necesario para combatir el crimen.”

Carta a los pandilleros: Hagan lo correcto

El mismo día que el gobierno aplicó el Estado de Emergencia en todos los penales donde hay gente de ustedes, con un discurso bastante guerrerista, ustedes declararon que quieren sostener ‘indefinidamente’ esta especie de cese al fuego unilateral, que habían originalmente decretado a todas sus clicas por 72 horas al final de Semana Santa.

Cuando salió el primer vídeo con su anuncio de los 72 horas, muchos dijeron: “Claro, como el gobierno ya comunicó que al sólo salir de vacaciones iba a presentar sus famosas ‘medidas extraordinarias’ contra las pandillas, estos babosos vienen a pedir cacao…”. Ustedes mismos dijeron:
“Vamos a suspender la violencia para mostrar que no es necesario un estado de excepción”.

Cuando el gobierno, como había anunciado, procedió con sus medidas en los penales, comenzando con el traslado de 299 mandos medios de las pandillas a una nueva sección de alta seguridad en Quezaltepeque, lo lógico era esperar que ustedes reaccionaran con el machete desenvainado…
Sin embargo, hicieron lo contrario, prometiendo a la nación que iban a prolongar ‘indefinidamente’ el cese al fuego.

Nadie entiende bien lo que está pasando. ¿Hay detrás del discurso guerrerista del gobierno nuevos puentes para buscar entendimientos con ustedes? ¿O es realmente una medida unilateral de las pandillas, sin condiciones y sin exigir gestos recíprocos por parte del gobierno? ¿Es un gesto para señalar que, así como en los últimos dos años el conflicto escaló, con buena voluntad puede desescalar?

Algunos, con los pelos parados, especulan que estamos ante una ‘nueva tregua’, esta vez entre ustedes y el gobierno. El gobierno jura que no hay ni nunca habrá diálogo con ustedes.

Yo, que siempre he luchado por que no se cierran los canales de diálogo entre la sociedad y ustedes, les tengo que decir: ¡No jueguen con los sentimientos de la gente! No jueguen ni con el terror ni mucho menos con la esperanza de la gente. Y lo mismo digo al gobierno, a los partidos.

Nadie tiene derecho de subir y bajar los homicidios, según conveniencia. Nadie tiene derecho de dosificar la cuota de sangre que el país está pagando, dependiendo de lo que quieran conseguir del otro bando o de la opinión pública, ni el gobierno ni ustedes. Nadie.

No se hagan ilusiones: Este gobierno no va a cambiar su política. Ustedes de su propia experiencia saben que el FMLN nunca estuvo de acuerdo con la tregua de los años 2012-2013. La tregua tuvo lugar en el interludio de 2 años y medio que el partido FMLN no estaba controlando la política de Seguridad. Y cuando el Frente recuperó el control de la PNC, de Centros Penales, del Ministerio de Seguridad y de los aparatos de inteligencia, inmediatamente adoptaron estrategias de mano dura y solución militar, e incluso de exterminio. Esto no va a cambiar, porque el FMLN sabe que el único terreno donde puede ganar apoyo popular es aplicando mano dura, mucho más dura que todos los gobiernos anteriores.

Todos los diálogos que el FMLN les ha ofrecido a ustedes antes y durante sus gobiernos han sido pactos de tipo electoral, no para buscar soluciones a los problemas detrás de la violencia y la marginación. Y ARENA ni siquiera ha comenzado a reflexionar sobre qué tipo de política de Seguridad quiere implementar si en el 2019 regresa al poder: seguir con la confrontación o iniciar un diálogo nacional que no excluya a nadie, para construir bases para la paz y la reinserción.

Ustedes están haciendo lo correcto, cuando deciden volver a reducir la violencia. Sólo que nadie sabe si lo hacen por las razones correctas. Si lo hacen por razones tácticas, no va llevarnos más cerca de la paz. Si lo hacen porque realmente han entendido que en esta guerra, de la cual son parte y protagonistas, víctimas y victimarios, vamos a perder todos, incluyendo sus comunidades, sus familias, sus hijos, y ustedes mismos.

Si es por esta última razón que suspenden la violencia, poco por poco la gente les va a abrir canales de diálogo y puertas de reinserción. En cambio, si lo hacen jugando con la gente y sus sentimientos, la mayoría seguirá apoyando a cualquier político que ofrece soluciones a fuego y sangre, represión y exterminio.

Ustedes no pueden seguir matando y extorsionando a la gente. Lastimosamente, todos sus líderes que en el 2012 llegaron a esta conclusión, están fuera de la jugada, en Zacatraz y ahora en Quezaltepeque, por que el gobierno así lo decidió. Ya no son interlocutores para la sociedad, y también perdieron el control de las pandillas. Ahora todo depende de ustedes, los pandilleros de tercera y cuarta generación en los barrios.

Dieron un paso correcto. Mantengan esta voluntad, haga lo que haga el gobierno. ¿Les va a costar? Correcto. ¿Van a perder vidas? Sí. Pero mucho más caro les sale seguir con la guerra. Si ustedes dejan de matar a la loca, la sociedad va a obligar al gobierno a suspender acciones de aniquilamiento y a controlar los grupos de exterminio. La paz, una vez que agarre fuerza, es invencible.
Hagan lo que es mejor para sus familias y su futuro.

Saludos,
e2b99-firma-paolo 

(Mas!/El Diario de Hoy) 

 

#RingDeHoy: ¿Es necesario un estado de excepción para detener el alza de violencia y asesinatos en el país? De Guillermo Gallegos y Paolo Luers

Guillermo Gallegos y Paolo Luers debatiendo sobre estado de excepción y otras medidas extraordinarias de Seguridad

EDH20160330OPI029P

Sí es necesario. De Guillermo Gallegos

 

En las democracias modernas se han establecido disposiciones constitucionales para definir los lineamientos para  que los gobiernos puedan declarar y aplicar normas excepcionales de emergencia en casos de graves conflictos externos e internos.

Debido a los inaceptables niveles de  una salvaje  criminalidad  de las pandillas que afecta  la seguridad de los salvadoreños, especialmente de aquellos que residen en las comunidades identificadas como de alta incidencia delincuencial, se hace necesario  buscar alternativas urgentes de solución que sean respetuosas del marco constitucional y legal del país.

Por ello, he propuesto con el claro objetivo de disminuir y controlar la espiral de violencia, la  urgente aplicación del Régimen de Excepción Focalizado referido en el artículo 29 de la Constitución, en aquellos municipios identificados por su alta incidencia  criminal, en virtud de la grave perturbación al orden público que provoca y  a efecto de restituirles la tranquilidad a las familias decentes y honradas, salvaguardando  su vida, sus valores y bienes jurídicos.

Nos hemos basado en sólidas premisas jurídicas y constitucionales, no de exabruptos ideológicos o de mezquinos oportunismos políticos con objetivos electorales de sectores anacrónicos claramente  evidenciado, que mienten descaradamente y  manipulan  la realidad de los acontecimientos e iniciativas hechas con visión de nación.

La suspensión de  ciertas garantías constitucionales se hará únicamente en los municipios y comunidades en aquellos lugares identificados como de alta incidencia delincuencial, por las autoridades de seguridad pública.

Pero ante todo, queremos expresar con claridad y firmeza para que no se manipule nuestra posición, que los hombres y mujeres libres de GANA mantenemos  nuestra  enérgica  oposición  a  que los regímenes de excepción focalizados,   se utilicen como una justificación para implementar medidas de corte totalitario, como la supresión de  la  libertad del pensamiento, la libertad  de expresión y el derecho a la  información.

Estas facultades de suspensión de ciertas garantías constitucionales, dentro de un Estado de Derecho son una forma de protección especial del derecho fundamental a la vida, deben ser evaluadas como una medida adicional dentro de un conjunto de medidas excepcionales contempladas con visión sistémica e integral, no como una panacea aislada como la presentan malintencionadamente los grupos que  buscan cínicamente  agudizar la crisis nacional,  para obtener los votos de los salvadoreños espantados por el inhumano genocidio que  realizan las pandillas.

Los Estados ejercen estos poderes extraordinarios con fundamento en el marco constitucional y jurídico, pues ello regula su ejercicio y establece los límites necesarios al poder público, así como también determina las eventuales responsabilidades legales provenientes de las infracciones que cometan las autoridades en el ejercicio de dicha facultades.

El Salvador ha reconocido el Pacto de las Naciones Unidas sobre Derechos Civiles y Políticos suscritos en Nueva York el 16 de diciembre de 1966  que regula los estados de excepción de la siguiente manera: “En situaciones excepcionales que pongan en peligro la vida de la nación y cuya existencia haya sido proclamado oficialmente, los Estados parte en el presente Pacto podrán adoptar disposiciones que en la medida estrictamente limitada a las exigencias de la situación suspendan las obligaciones contraídas en virtud de este Pacto…”.

Las circunstancias excepcionales que vive nuestra nación no admiten los argumentos de los “envenenados ideológicamente”, ni de “oportunistas políticos”, ni mucho menos de “garantistas románticos”, que se llenan la boca con verborrea cargada de tecnicismos inconsistentes que se desmoronan ante la cruda y dolorosa realidad que vivimos todos los salvadoreños. !!!Nosotros sostenemos que las ideologías dividen y los principios unen !!!
Estamos plenamente convencidos  de nuestro compromiso cristiano  para detener la sangre derramada de nuestros hermanos, el cual es compartido incluso por el Arzobispo de San Salvador, que  con sinceridad clama por acciones inmediatas para salvar la vida de cada una de nuestras familias.
 @GGallegos24

No es necesario. De Paolo Luers

Paolo
 


Un estado de excepción según artículo 29 de la Constitución no aportaría nada para el combate a la delincuencia, y mucho menos para la reducción de la violencia. Los derechos constitucionales que permitiría suspender, no constituyen obstáculos para que la PNC, la Fuerza Armada y la Fiscalía hagan más eficiente su trabajo. Suspender las libertades de expresión, de asociación y de libre movimiento solamente afectaría a los ciudadanos comunes, ya que los pandilleros de todas formas se mueven fuera de la legalidad, con o sin régimen especial.

Provocar un debate sobre un estado de excepción fue una clásica trampa cazabobos del FMLN. El primero que cayó fue el fiscal general: fue él quien en la reunión en Casa Presidencial propuso un régimen de excepción, no el presidente, quien solo hablaba en términos generales de ‘medidas excepcionales’. Luego cayeron varios diputados opositores. Como ya le pidieron un estado de excepción, el gobierno de repente ganó legitimidad para pedir por lo menos un ‘estado de emergencia’ y/o ‘medidas excepcionales’. De repente, a pesar del fracaso de sus políticas de seguridad, goza de amplio apoyo…

Un ‘estado de emergencia’ no suspende derechos constitucionales, pero le libera al gobierno de las limitaciones y reglas presupuestarias; le da el derecho de mover libremente fondos y contratar servicios o compras sin licitaciones públicas.

¿Es necesario un ‘estado de emergencia’ para detener la violencia en el país? Tampoco. El obstáculo para enfrentar con más eficiencia la violencia es la falta de un plan integral, o sea la incapacidad del gobierno de definir las prioridades de sus inversiones sociales. Un gobierno que no sabe priorizar estratégicamente sus inversiones, no necesita más flexibilidad en el manejo del presupuesto, necesita más flexibilidad mental que le permita abandonar los conceptos clásicos de mano dura y, aun peor, de la estrategia contrainsurgente aplicada a seguridad pública. El derecho de hacer uso discrecional de los fondos públicos no mejora la capacidad del combate a la delincuencia, sólo abre nuevos espacios para la corrupción.

Quedan entonces las ‘medidas extraordinarias’ que el ejecutivo presentará a la Asamblea después de vacaciones. Lo irónico: pedirán apoyo legislativo incluso para medidas que ni siquiera requieren aprobación parlamentaria.

La principal medida extraordinaria que implementarán es la intervención de los centros penales, con medidas muy drásticas: suspensión total de visitas (familiares, abogados, delegados de la Cruz Roja Internacional); encierro en celdas las 24 horas; requisas permanentes en todos los penales; toma de control de seguridad penitenciaria por parte de la PNC.


Nada de esto requiere aprobación legislativo. Lo que buscan es el aval de la oposición para sus planes, pero sin revisión del rumbo de su política de seguridad. Quieren que la oposición comparta el costo político, en caso que la situación, en vez de mejorar, se empeore a partir de las ‘medidas extraordinarias’.

¿Medidas extraordinarias de este tipo tienen sentido para reducir la violencia? No. Aunque es cierto que muchos delitos son ordenados o aprobados desde las cárceles, no existe ningún indicio para esperar que se cometerán menos delitos, con menos violencia, si se corta totalmente la comunicación con los pandilleros presos. Por lo contrario, es más probable que la violencia se multiplicará – como ha pasado cuando en febrero 2015 sometieron a aislamiento total en Zacatraz a las máximas cúpulas pandilleras. Intervenir los penales es otra medida populista con el cual el gobierno mostraría mano dura, pero la experiencia indica: Por más atomizadas y desorganizadas las pandillas, más agresivas y violentas se vuelven. La incapacidad de controlar los territorios no se resuelve incrementando la represión en los penales.

La mejor medida excepcional que sería que el gobierno retome y ejecute con eficiencia y consistencia todas las funciones regulares que el Estado ha dejado de cumplir para buena parte de sus territorios. Como escribió Sandra de Barraza: “En situaciones excepcionales, deben tomarse medidas extraordinarias. Extraordinario es utilizar el valioso talento y los millonarios recursos disponibles en el sector público extraordinariamente.”

@paololuers

Carta a los futbolistas de playa: No se dejen manipular

Estimados amigos:
Otra vez todo el mundo habla de ustedes. Grita el coro nacional: ¡Qué bárbaro que tuvieron que amenazar, a medio torneo internacional, con huelga para que les paguen los viáticos! Pero yo diría: ¡Qué descaro que les paguen $15 al día, como si les hubieran contratado para cortar la grama o para lavar los vehículos a la FESFUT!

Ustedes de por sí son un fenómeno: de la nada, o más bien de las playas más abandonadas del país, surgió un equipo deportivo de calidad mundial. Sólo esto daría materia para estudios de la gente más experta en deporte que yo

Es sorprendente (¡y sumamente motivante!) que en un siglo donde los grandes éxitos deportivos son resultado de complejas operaciones científicas y financieras, siguen surgiendo, de vez en cuando, leyendas deportivas directamente del barrio, de la calle… o en su caso, de las playas populares. Así siguen naciendo muchas de las grandes leyendas del boxeo: en los guetos de inmigrantes de afroamericanos de Chicago y Nueva York. Así nació la leyenda del futbol brasileño: en los barrios de Sao Paulo y Rio de Janeiro. Así nació la leyenda del fútbol alemán: en los barrios obreros de las ciudades mineras como Dortmund y Schalke. Algunos clubes, como el BVB Dortmund o el Leicester City FC todavía preservan algo de esta leyenda, a pesar de que también están convirtiéndose en corporaciones millonarias, que son dueños de equipos sintéticos con jugadores comprados en el mercado global…

Seleccion-Futbol-PLAYA

Pero detrás de este fenómeno deportivo que son ustedes, nacido de un fenómeno social, se esconde otro fenómeno que tiene que ver con la sicología colectiva de todo un país. Con la frustración de todo un pueblo que ama su tierra, pero no encuentra razones de enorgullece de su país. La economía estancada, la corrupción galopante, la violencia imparable, no hay liderazgo ni político ni moral en que confiar. En estas situaciones, los pueblos tienden a proyectar todo en su equipo nacional de fútbol. Los argentinos, metidos en la más profunda crisis política, moral y económica, encontraron en el fútbol el orgullo nacional perdido y elevaron a Maradona a Dios.

Aquí la gente vibra, canta, sufre, celebra con la Selecta, pierda o gane. Hasta que todo se cae con los escándalos de los amaños, de la FESFUT y de la mera FIFA. Y en este gran vacío, cuando ya no había nada que celebrar y nadie que apoyar, surgen ustedes, los “guerreros de la playa”, como rápidamente los tildan. Unos futbolistas tan humildes que van abajo del radar de la corrupción. La antítesis a los funcionarios y jugadores estrellas corruptos… Nace la leyenda.

¡Qué peso que tienen encima ustedes! Todas las frustraciones sobre la falta de oportunidades, el auge de violencia, la corrupción –y encima de esto los fracasos de la Selecta- encuentran una nueva válvula de escape: el amor a la Selecta de Playa, a los deportistas del pueblo, los incorruptibles, los que nos permiten sentirnos orgullosos.

Y vienen todos los buitres para explotar este fenómeno. Los buscan los partidos para hacerse foto con candidatos. Sale un alcalde regalándoles motores de lancha.

Y nadie de estos buitres mueve un dedo para garantizar que este nuevo deporte nacional tenga condiciones dignas para desarrollarse. Nadie de estos buitres entiende que la lección que ustedes dan es que hay que apoyar al deporte desde abajo, no desde arriba.

No se dejen impresionar de tanta gente hipócrita y oportunista que los festejan como ‘guerreros’ o ‘héroes’ – mejor aprovechen el poder que ahora tienen para cambiar las reglas del juego en las políticas de deporte. Hagan sus huelgas, no sólo para que les paguen viáticos dignos, sino para erradicar la corrupción que tiene en crisis al deporte nacional. El apoyo ya se lo ganaron con creces…

Saludos,

e2b99-firma-paolo