Carta a los pandilleros: Hagan lo correcto

El mismo día que el gobierno aplicó el Estado de Emergencia en todos los penales donde hay gente de ustedes, con un discurso bastante guerrerista, ustedes declararon que quieren sostener ‘indefinidamente’ esta especie de cese al fuego unilateral, que habían originalmente decretado a todas sus clicas por 72 horas al final de Semana Santa.

Cuando salió el primer vídeo con su anuncio de los 72 horas, muchos dijeron: “Claro, como el gobierno ya comunicó que al sólo salir de vacaciones iba a presentar sus famosas ‘medidas extraordinarias’ contra las pandillas, estos babosos vienen a pedir cacao…”. Ustedes mismos dijeron:
“Vamos a suspender la violencia para mostrar que no es necesario un estado de excepción”.

Cuando el gobierno, como había anunciado, procedió con sus medidas en los penales, comenzando con el traslado de 299 mandos medios de las pandillas a una nueva sección de alta seguridad en Quezaltepeque, lo lógico era esperar que ustedes reaccionaran con el machete desenvainado…
Sin embargo, hicieron lo contrario, prometiendo a la nación que iban a prolongar ‘indefinidamente’ el cese al fuego.

Nadie entiende bien lo que está pasando. ¿Hay detrás del discurso guerrerista del gobierno nuevos puentes para buscar entendimientos con ustedes? ¿O es realmente una medida unilateral de las pandillas, sin condiciones y sin exigir gestos recíprocos por parte del gobierno? ¿Es un gesto para señalar que, así como en los últimos dos años el conflicto escaló, con buena voluntad puede desescalar?

Algunos, con los pelos parados, especulan que estamos ante una ‘nueva tregua’, esta vez entre ustedes y el gobierno. El gobierno jura que no hay ni nunca habrá diálogo con ustedes.

Yo, que siempre he luchado por que no se cierran los canales de diálogo entre la sociedad y ustedes, les tengo que decir: ¡No jueguen con los sentimientos de la gente! No jueguen ni con el terror ni mucho menos con la esperanza de la gente. Y lo mismo digo al gobierno, a los partidos.

Nadie tiene derecho de subir y bajar los homicidios, según conveniencia. Nadie tiene derecho de dosificar la cuota de sangre que el país está pagando, dependiendo de lo que quieran conseguir del otro bando o de la opinión pública, ni el gobierno ni ustedes. Nadie.

No se hagan ilusiones: Este gobierno no va a cambiar su política. Ustedes de su propia experiencia saben que el FMLN nunca estuvo de acuerdo con la tregua de los años 2012-2013. La tregua tuvo lugar en el interludio de 2 años y medio que el partido FMLN no estaba controlando la política de Seguridad. Y cuando el Frente recuperó el control de la PNC, de Centros Penales, del Ministerio de Seguridad y de los aparatos de inteligencia, inmediatamente adoptaron estrategias de mano dura y solución militar, e incluso de exterminio. Esto no va a cambiar, porque el FMLN sabe que el único terreno donde puede ganar apoyo popular es aplicando mano dura, mucho más dura que todos los gobiernos anteriores.

Todos los diálogos que el FMLN les ha ofrecido a ustedes antes y durante sus gobiernos han sido pactos de tipo electoral, no para buscar soluciones a los problemas detrás de la violencia y la marginación. Y ARENA ni siquiera ha comenzado a reflexionar sobre qué tipo de política de Seguridad quiere implementar si en el 2019 regresa al poder: seguir con la confrontación o iniciar un diálogo nacional que no excluya a nadie, para construir bases para la paz y la reinserción.

Ustedes están haciendo lo correcto, cuando deciden volver a reducir la violencia. Sólo que nadie sabe si lo hacen por las razones correctas. Si lo hacen por razones tácticas, no va llevarnos más cerca de la paz. Si lo hacen porque realmente han entendido que en esta guerra, de la cual son parte y protagonistas, víctimas y victimarios, vamos a perder todos, incluyendo sus comunidades, sus familias, sus hijos, y ustedes mismos.

Si es por esta última razón que suspenden la violencia, poco por poco la gente les va a abrir canales de diálogo y puertas de reinserción. En cambio, si lo hacen jugando con la gente y sus sentimientos, la mayoría seguirá apoyando a cualquier político que ofrece soluciones a fuego y sangre, represión y exterminio.

Ustedes no pueden seguir matando y extorsionando a la gente. Lastimosamente, todos sus líderes que en el 2012 llegaron a esta conclusión, están fuera de la jugada, en Zacatraz y ahora en Quezaltepeque, por que el gobierno así lo decidió. Ya no son interlocutores para la sociedad, y también perdieron el control de las pandillas. Ahora todo depende de ustedes, los pandilleros de tercera y cuarta generación en los barrios.

Dieron un paso correcto. Mantengan esta voluntad, haga lo que haga el gobierno. ¿Les va a costar? Correcto. ¿Van a perder vidas? Sí. Pero mucho más caro les sale seguir con la guerra. Si ustedes dejan de matar a la loca, la sociedad va a obligar al gobierno a suspender acciones de aniquilamiento y a controlar los grupos de exterminio. La paz, una vez que agarre fuerza, es invencible.
Hagan lo que es mejor para sus familias y su futuro.

Saludos,
e2b99-firma-paolo 

(Mas!/El Diario de Hoy)