Carta a la Juventud Republicana: No se dejen amordazar.

JRN.jpg


Bichos:
Escucharon durante años el discurso de renovación y apertura de los dirigentes de ARENA. Algunos incluso hablaron, con toda pompa, del ‘relevo generacional’. Entonces, ante tanta insistencia, ustedes les tomaron de la palabra, se metieron al partido y cuando había que renovar la dirección de la JRN, el brazo juvenil de ARENA, se apuntaron: con entusiasmo, con ganas – y con la energía creativa y rebelde que se necesita para empujar un proceso de renovación. Cuando una buena mañana de diciembre del año pasado ustedes fueron juramentados, nuevamente escucharon del presidente del partido el discurso de renovación: “Definitivamente hay que cambiar la manera de hacer política en el país, y los jóvenes son un pilar muy importante para ello.”

Me llamó mucho la atención el video que vi de este acto: caras frescas, algunas ya conocidas por su participación en movimientos de la Sociedad Civil; nada de chalecos tricolor, sino con camisetas que anunciaron el lema de este nuevo equipo: “Somos País”.

Vaya, me dije, al fin hay vientos nuevos en ARENA; al fin se ve una juventud que no quiere servir de pelotón de pinta y pega, sino de motor de la renovación, de debate y de pluralismo. Platiqué con algunos de ustedes, y me encantó lo que escuché: “Nosotros seremos el vínculo entre el partido y la sociedad, sobre todo con la juventud, con todos que quieren un cambio en el país, pero que siempre han visto un partido cerrado. Vamos a abrir la puerta a la juventud y la renovación…”

Que bueno que el nuevo COENA al fin entendió que la juventud de su partido tiene que ser el motor de la renovación que no se puede hacer desde arriba. Pensaba yo.

Parece que me equivoqué. Hoy, sólo seis semanas después, parece que el COENA ya quiere cortarles las alas, por miedo que se les vuelvan rebeldes, independientes y críticos. El director de Comunicación, el empresario de publicidad Sherman Calvo, ya les dijo que todo lo que publiquen en redes (que es el hábitat idóneo para comunicarse con los jóvenes del país) tiene que pasar por el filtro del COENA. También el discurso de Mauricio Interiano ha cambiado: ahora les dice que hay una línea del partido y que se olviden de ir contra corriente. Un dirigente les dijo que sean conservadores. ¡¿Adónde se ha vista una juventud conservadora?!

Les digo una cosa, bichos: Juventud que no va contra corriente no vale la pena. Los partidos modernos y exitosos necesitan un contingente de juventud crítica e irreverente. El brazo juvenil partido sólo es fuerte si es el caldo de cultivo de la renovación. Si es un apéndice del establishment, no sirve para nada, mucho menos al partido a prepararse para el futuro.

Si el liderazgo del partido no tiene capacidad o voluntad de seguir transformado el partido, los únicos que pueden mantener abierta esta opción son ustedes – y para esto necesitan autonomía de criterios.
Ustedes decidan: O van a hablar el lenguaje de la juventud salvadoreña, que por cierto es muy escéptica de todos los partidos; o van a ser loros para repetir el discurso oficial de la generación en el poder. Tienen que decidirse, y lo tienen que hacer con audacia y sin miedo de enfrentar los obstáculos que les van a poner. Si acceden a adoptar el discurso del establishment, le privan a la oposición de un instrumento vital para romper las barreras entre partido y sociedad. Si se atreven a dar las batallas necesarias para hacerse respetar como la Juventud Republicano que la oposición necesita, también la sociedad, los universitarios, los jóvenes de las colonias los van a respetar y escuchar. Si no se hacen respetar en el partido, nadie afuera les va a respetar.

Tengan seguro que si hoy demuestran temple y principios, van a encontrar muchos aliados en sectores que hasta ahora ni han vuelto a ver al partido. Si el partido aun no entiende que esta es su función como Juventud Republicana, convénzanlos con éxitos mostrables.

Pero no tiren la toalla antes de dar la batalla. ¡Nunca! Saludos y adelante,

44298-firma-paolo
Solo por contraste: la juventud de la competencia

juventud-fmln

(MAS!/El Diario de Hoy)

Columna transversal: Mejor prevenir que lamentar

Los caudillos populistas no caen del cielo, crecen en el caldo de cultivo que muchos generadores de opinión y políticos han preparado durante años, y que la clase “ilustrada” no ha tomado en serio.


La culpa no es de Trump. Es de los 50 millones de estadounidenses que votaron por él. Trump subió al poder porque 50 millones que creen que construyendo un muro van a parar la inmigración no autorizada a Estados Unidos – y que al cerrar la frontera habrá más jobs y menos violaciones en Estados Unidos. Trump llegó a la Casa Blanca, porque la cultura política en Estados Unidos es tan baja que 50 millones de ciudadanos creen que un presidente puede retroceder el reloj y hacer al país regresar al tiempo de antes de la globalización y de la revolución digital. Si en un país hay tanta gente que cree que un presidente puede devolverles los millones de puestos de trabajo en las industrias tradicionales, aparece alguien como Trump que les promete precisamente esto. Si las encuestas hubieran indicado que existen 50 millones de votantes que aceptarían censura de la prensa, Trump se hubiera puesto a la cabeza de este movimiento. Bueno, no está muy lejos de esto…

El hecho que hubo otro candidato, para variar con discurso de izquierda, que logró movilizar a otros millones de votantes prometiendo la felicidad si el país parara la globalización y la revolución digital y regresara a la era industrial, demuestra que Estados Unidos tiene serios problemas, independiente de quién de los dos populistas ganaba. Juntos, Trump y Bernie, comandaron una mayoría tan ruidosa que ni la esposa de Bill Clinton se atrevió a defender los tratados de Libre Comercio.

Existe la tentación de burlarnos de los “gringos tontos” y decir: You got what you asked for – consiguieron lo que pidieron. Pero cuidado, veamos nuestra propia realidad: No es por arte de magia que los últimos tres presidentes de El Salvador hayan sido hombres como Tony Saca, ahora preso; Mauricio Funes, ahora evadiendo la justicia; y el profesor Salvador Sánchez, quien nos tiene a la orilla del abismo. Han sido electos por gente que querían escuchar sus mensajes simplistas de Súper Mano Dura (Saca), Fábrica de Empleos (Funes), Buen Vivir y Guerra a la Pandillas (Sánchez Cerén). Consiguieron lo que pidieron – y en cada uno de los tres casos, luego se asustaron.

Los caudillos populistas no caen del cielo, crecen en el caldo de cultivo que muchos generadores de opinión y políticos han preparado durante años, y que la clase “ilustrada” no ha tomado en serio.

Mientras que en las redes sociales, los medios y en los cafetines sobran las voces que siembran entusiasmo con la idea de que hay que eliminar a todos los delincuentes, el FMLN sigue estando en la jugada. ARENA hizo propaganda con Mano Dura, pero el FMLN tiene el estómago de ponerla en práctica, presuntamente ejecutando a pandilleros y persiguiendo sin piedad a los jóvenes sospechosos, aunque en su Consejo de Seguridad Ciudadana siga sermoneando de prevención.

El FMLN bien sabe que esto es el único campo donde todavía puede recoger apoyo electoral. Por eso actúa de manera más represiva y militarista de lo que se podría atrever la derecha con su pasado oscuro de represión. Aunque parece que a muchos areneros de la vieja escuela no les faltan las ganas de también comer de este pastel de apoyo popular de las masas frustradas y asustadas que piden sangre…

Mientras la parte de nuestra clase política que no es partidaria (la que trabaja en medios, universidades, iglesias, organizaciones civiles y gremiales) no se decide y coordina para secar los caldos de cultivo del populismo, no podremos evitar que nos sigan gobernando caudillos que sepan instrumentalizar los resentimientos, miedos y agresiones de los frustrados e ignorantes que piden soluciones simplistas como la pena de muerte, la lucha contra la oligarquía, mano dura, solidaridad con Maduro y Castro (unos) o con Trump (los otros). Ojo: Este tipo de consignas vienen empaquetados en discurso de izquierda y de derecha.

Propongo una reflexión: Qué bueno que al sólo asumir el poder Trump millones de personas salieron a las calles y prometieron resistencia. ¿Pero dónde estaba toda esta energía democrática antes y durante las elecciones? Trump no está haciendo nada que no haya anunciado de manera clara y pelada durante su campaña. ¿No le creyeron? ¿No creyeron que podía ganar? ¿O propagaron mejor no votar, porque tampoco les gustaba la otra candidata? Sea como sea, hubiera sido mejor activarse a tiempo para prevenir, y no ahora, para llorar y resistir.

¿Qué significa esta última reflexión para nuestra situación en El Salvador? Significa que todos los sectores que prefieren una sociedad abierta y no autoritaria tienen que activarse a tiempo para contrarrestar el populismo (sea de izquierda o de derecha), que sólo espera al caudillo que sepa cosechar los resentimientos y las exigencias falsas que nacen en el caldo de cultivo del miedo, de la frustración y la ignorancia.

No quiero tener que salir a protestar el 2 de junio de 2019, el día después de la toma de poder del siguiente presidente autoritario en El Salvador.

(El Diario de Hoy)




Lo que aprobaron los diputados prorrogando las “medidas extraordinarias” es un Estado de Excepción

carsansal6301 

En la plenaria de jueves 9 de febrero 2017, la Asamblea aprobó la solicitud del gobierno de prorrogar por un año más la vigencia del Decreto 321 conocido como “medidas extraordinarias”. El FMLN logró el apoyo de todos los partidos, incluyendo la oposición, con la única excepción del diputado arenero Johnny Wright Sol, quien votó en contra.

El debate en la plenaria mostró que los diputados ni siquiera han vuelto a leer el Decreto 321. Debatieron sobre prevención, sobre el Plan El Salvador Seguro, sobre el control territorial, sobre los fondos de las contribuciones especiales para Seguridad, sobre los bonos para policías, etc. – todas cosas que no tienen nada que ver con las medidas contenidas en el decreto.

Lo único que hace el decreto es declarar un Estado de Excepción parcial en los centros penales, suspendiendo explícitamente (Art. 10) los derechos de los internos garantizados en la Ley Penitenciaria (vea anexo abajo).

Nadie discutió esto en la Asamblea. Nadie reflexionó que las garantías establecidas en la Ley Penitenciaria reflejan garantías constitucionales y normas de Convenios Internacionales sobre Derechos Humanos y sobre Tortura y Trata Inhumano a Privados de Libertad. Los partidos debatieron y votaron como si se tratara de dar un voto de confianza al “Plan El Salvador Seguro”, aunque este no menciona ningún Estado de Excepción ni suspensión de garantías, sino principalmente enfoca en prevención. Las declaraciones de los representantes del gobierno, p.ej. el vicepresidente Oscar Ortiz, luego de la votación indican que el gobierno interpreta esta votación como aval a su política de Seguridad y como cheque en blanco para seguirlo implementando en todos sus componentes, incluyendo la militarización de la PNC, el despliegue de la Fuerza Armada en tareas de seguridad, las operaciones de exterminio y la política de detenciones masivas, a pesar de que no hay espacios en bartolinas ni penales que garanticen protegen de los Derechos Humanos de los internos, incluyendo miles de ciudadanos en detención preventiva y sin condenas.

Con esta nueva prorroga de las medidas extraordinarias y transitorias, las mismas definitivamente se vuelven ordinarias y permanentes. Además las medidas no se aplican en casos individualizados, sino de manera general a poblaciones enteras de 7 penales, independientemente de las evaluaciones individuales de cada interno por parte de los Consejos Técnicos. Esta dos características de las medidas las vuelven jurídicamente insostenibles.

La Asamblea hubiera podido prorrogar las medidas que tienen que ver con los sistemas de comunicación telefónica y digital, también las medidas para mejorar la organización y depuración del personal de Centros Penales, pero sin las disposiciones que de manera general, indiscriminada y permanente suspenden garantías constitucionales, incluyendo el derecho a una efectiva defensa y el derecho a salud.

Publicamos aquí el texto completo del Decreto 321 recién prorrogado por 12 meses, y partes de la Ley Penitenciaria. Ambos obviamente los diputados, con excepción de Johnny Wright Sol, no los han leído antes de votar. Lo triste de todo esto es la ausencia de un debate sobre un asunto tan importante y delicado. Parece que en este tema de Seguridad, nos gobierna una gran coalición de todos los partidos, conducida por cuadros del FMLN.

No tener oposición en este tema, que es el único campo donde el gobierno puede esperar conseguir apoyo popular, es un gran regalo para el FMLN y su estrategia electoral.

Paolo Luers

decreto-321-1

decreto-321-2 decreto-321-3

decreto-321-4 decreto-321-5 decreto-321-6 decreto-321-7 

Ley Penitenciaria

ley-penitenciaria1


ley-penitenciaria-2-copia 

(SEGUNDA VUELTA)

Carta a los miembros de la Asamblea: No están cumpliendo a la historia

Diputados:
Les dicen “padres de la patria”. Pero ser padre significa sobre todo: cuidar a su familia, protegerla de peligros, mantenerla unida a pesar de diferencias.

Viéndolo así, están fallando.

No estoy hablando de las tantas deudas que el órgano legislativo ha acumulado en asuntos de interés nacional no resueltos: reforma del sistema de pensiones; una reforma fiscal que regule los gastos del Estado y amplíe la base tributaria; presupuesto equilibrado y financiado; ley de la administración pública; reforma del sistema penitenciario…

Estoy hablando de algo aún más urgente. Ayer unos ciudadanos han entregado a la FGR demandas contra casi todos los dirigentes del FMLN histórico de la guerra y de los Acuerdos de Paz, para abrir las investigaciones de crímenes de guerra cometidos por la guerrilla. Por otra parte, ya hay una demanda parecida para reabrir el caso El Mozote contra oficiales de la Fuerza Armada.

Con la sentencia de la Sala de lo Constitucional que derogó la amnistía, se ha abierto la caja de Pandora, y ahora están saliendo los fantasmas. Si ustedes no paran esta locura, todos van a salir. Ambos bandos militares que firmaron la paz, serán envueltos en juicios. El país se va a fracturar entre quienes apoyan unos y otros. Esto sería un terremoto para el sistema político construido sobre los Acuerdos de Paz.

La culpa no es de la Sala, sino de la Asamblea. La sentencia explícitamente dejó abierta la posibilidad de que el Legislativo se haga cargo de la caja de Pandora y sus delicados contenidos antes de que explote – mediante una nueva Ley de Reconciliación que regule el derecho de las víctimas a que se conozca la verdad, pero que también evite que todos estos casos caigan a la justicia regular que no tendría capacidad de manejarlos. Pero la Asamblea no ha actuado, no existe este ley, ni siquiera un debate legislativo sobre cómo consensuarla.

Debido a esta negligencia, las víctimas no tienen otra opción que ir a la Fiscalía y hundir al sistema judicial con casos que necesitan otro tratamiento, por el contexto histórico en el que se dieron los hechos.

Si ustedes no actúan responsablemente, la locura va a andar suelta y nadie detendrá la nueva cadena de venganzas y persecuciones. Habrá docenas de casos en todos los juzgados de todo el país, el país de nuevo se envenenará, y las víctimas tampoco tendrían la justicia ni la verdad que buscan.

Los Acuerdos de Paz tenían como objetivo principal que los insurgentes que operaban fuera de la ley se pudiesen incorporarse al sistema político, creando el pluralismo incluyente que necesitaba el país. Todos los jefes guerrilleros ahora están siendo acusados ante la fiscalía, incluso el actual presidente de la República. Uno puede no estar de acuerdo con sus políticas, pero todos han cumplido los compromisos que asumieron al firmar la paz. Son parte de nuestro sistema político, con sus errores y aciertos. Igual que los militares.

Nunca me olvidaré de aquel día en enero del 1992 cuando todos los jefes militares y políticos de la guerrilla, llegando desde México bajaron del avión y fueron escoltados por miles de ciudadanos, observadores internacionales y embajadores al centro de la ciudad. Yo estuve en la multitud que los recibió en la plaza. Cuando los vi caminar por las calles del centro, esto fue el momento en que comencé a tener confianza en la paz. Comencé a caminar yo también por la ciudad sin miedo de venganzas o persecuciones. Este fue el día que terminó la guerra, no el día de la firma en Chapultepec. Este día comenzamos todos a pensar en el futuro y en cómo reconstruir el país…

¿Ustedes quieren permitir que esta confianza, compartida por miles (si no millones) de salvadoreños, se destruya 25 años después? No puede ser que pase esto, sólo porque no son capaces de cumplir su responsabilidad histórica y crear el marco legal que sustituya la amnistía? No podemos permitir que con la derogación de la amnistía quede un vacío legal y ético, en cual no habrá forma racional y responsable de lidiar con los pecados del pasado. Ustedes son los llamados de llenar este vacío – y no han hecho absolutamente nada al respecto.

Hagan lo que como padres de la patria les corresponde. ¡Pero háganlo ya!

Saludos,


44298-firma-paolo

(MAS!/El Diario de Hoy)

 

Carta al arzobispo de San Salvador: ¿Para adelante o para atrás?

Monseñor:
Usted se puso a la cabeza de una iniciativa de ley para prohibir la minería metálica. Ayer fue a la Asamblea para presentarla. Así que ahora los diputados tienen en sus manos un proyecto de ley avalado por todo el peso moral de la Iglesia Católica. Me imagino que aprovechó su visita para pedir a los diputados, a nombre de la Iglesia, lo que ya les dijo en su conferencia de prensa dominical: que prorroguen por un año más las “medidas extraordinarias transitorias”, aunque han sido señaladas como violatorias a los Derechos Humanos. Pero bueno, esto no es tema de esta carta…

Tampoco es el tema lo problemático que es que la Iglesia está tomando este rol en la política. Dejando esto aparte, hablemos de medio ambiente, economía y desarrollo.

Cuando era niño, muchos fines de semana fuimos a visitar unos tíos que tenían una hermosa casa en la ribera del rio Rin. No se imagina mi frustración cuando no me dejaban bañarme en el río, porque era una cloaca apestosa. Todavía habían peces en el Rin. Me dejaron que pescara, pero nunca pudimos comer los peces. A veces tenían tres ojos. Así era de contaminado el Rin, este rio emblemático de los poetas románticos alemanes. Lo habían matado las grandes industrias químicas de Suiza y Alemania asentadas en su orilla.

Años más tarde, en noviembre del 1986, en una de estas fábricas en Suiza, hubo un incendio que puso en grave peligro de intoxicación a cientos de miles de personas. Lo lograron apagar y evitar una catástrofe, pero creando otra: Millones de hectolitros de agua que usaron para apagar el incendio –agua roja, tóxica y pestilente- se derramaron al Rin, matando a todos los peces en su largo trayecto al mar.

¿Qué iban a hacer los países afectados? ¿Prohibir la industria química, motor de exportación e innovación tecnológica para Suiza, Francia y Alemania? Hubo quienes lo pidieron. Los gobiernos de estos países hicieron otra cosa: Obligaron a la industria a invertir miles de millones en sistemas de protección ambiental que garantizaran que en 20 años la recuperación del Rin como zona turística, con balnearios – e incluso como fuente de agua potable para las grandes conglomeraciones urbanas en su orilla.

La última vez que fue al Rin, me di cuenta que este plan se cumplió. Me bañé en el rio, como miles de veraneantes, comí pescados del río, y tomé el agua del Rin que las municipalidades procesan.

down the river...
El Rin en Suiza, cerca del sitio del incendio de Sandoz de 1986, 30 años después

Regresemos a la minería metálica. Es obvio que no se puede permitir que la minería opere en El Salvador como antes, sin imponer a las empresas las mismas regulaciones ambientales que ellas cumplen en Canadá, Estados Unidos o Australia, que tienen leyes muy estrictas – y tienen minería metálica. Entonces, ¿por qué en vez de prohibir un rubro económico que puede generar empleo a la zona norte tan apartada del desarrollo económico y social del país, no creamos leyes de protección ambiental como los países del primer mundo? Las compañías que no están dispuestas a hacer las inversiones necesarias para cumplir con estas leyes, entonces no vendrán, porque no les damos permisos. Es el mismo efecto que tendrá la ley que ustedes ahora promueven.

Pero nos dejaríamos abierta la posibilidad que otras compañías, con nuevas tecnologías que ya están empleando para poder explotar la minería en otros países, inviertan en El Salvador.

Las leyes ambientales son para mediar los choques que siempre habrá entre la lógica económica y la ecología. No estamos condenados a privarnos de desarrollo económico y social para protegernos de riesgos ecológicos. Para esto hay instrumentos de regulación, y para esto hay tecnología.

El problema lo tenemos con toda la industria. ¿Vamos a prohibir los ingenios de caña, o vamos a obligarlos a invertir en tecnología de protección ambiental? ¿Vamos a prohibir la industria del cuero o la vamos a obligar a procesar el agua que utilizan de manera que no contamine nuestros ríos? ¿Vamos a prohibir los buses e ir a pie, o vamos a crear un sistema de transporte masivo que no contamina el aire?

Para resumir: ¿Vamos a ir para adelante o para atrás? Espero le haya dado algunas ideas para futuras homilías y conferencias. Atentamente,



44298-firma-paolo

(MAS!/El Diario de Hoy)