Carta al dueño de la caravana de la prepotencia

Estimado ciudadano Funes:
Muchos hablan de su ‘caravana de la muerte’. A mi parece exagerado, porque que yo sepa, todavía no hay ninguna víctima fatal. Hay varios ciudadanos que tuvieron la mala suerte de estar en el lugar equivocado en el momento equivocado que pasó usted con su caravana de motos, pickups y camionetas de lujo, pero nadie ha pagado esta imprudencia con su vida. A menos que aquella señora, que terminó en un hospital privado, donde todos nosotros le perdimos la pista, haya fallecido clandestinamente. A mi todo el mundo me asegura que esta pobre señora no salió del hospital en un ataúd, sino con un jugoso cheque y la promesa de callarse...


Así que yo no voy a hablar de la ‘caravana de la muerte’ mientras no me consta. Para mi es la ‘caravana de la prepotencia’. Es un poco difícil de entender por qué usted y sus familiares se transportan de esta manera asustando y apartando gente – y cuando no se aparta a tiempo, vapuleándola. No parece lógico. Porque ya todos sabemos que usted es el señor presidente, que tiene buenos carros y el poder de usarlos a su gusto y placer. No hace falta esta muestra ostentativa del poder ni este uso excesivo de la fuerza...

Yo ni iba a dedicar carta al incidente con el ciudadano Francisco Gómez. Pero usted, en vez de simplemente callarse y dejar que la justicia opere, tomó la palabra para defender al miembro de su batallón presidencial que había vergueado, sin necesidad ninguna, al ciudadano Gómez, y para acusar a la víctima de cosas que a usted imposiblemente le pueden constar, porque usted no fue testigo de lo que ocurrió luego de su paso fugaz por e lugar. Si ya la caravana en sí (la cantidad de carros de lujo, las sumas de dinero que se derrocha, la manera cómo se abre espacio, la cantidad de familiares que hace uso de esta locura) es una muestra de prepotencia, sus declaraciones sobre el atropello al ciudadano Gómez van más allá y requieren de respuestas. 


¿Se olvidó de todo lo que monseñor Romero y los jesuitas le enseñaron cuando usted era joven y opositor? ¿Se olvidó del concepto de humildad? ¿Se olvidó del principio de estar del lado del débil, sobre todo cuando éste está siendo atropellado por los poderosos?

Lastimosamente, estas preguntas ya no lograrán pasar por el escudo de prepotencia que usted se puso para protegerse de dudas.

Le saluda, no tan respetuosamente, un servidor de tragos.

Paolo Lüers
(Más!/EDH)

“No buscamos santuarios, sino reconciliación”

A veces, en vez de registrar lo nuevo, sólo escuchamos lo que estamos predispuestos a escuchar. Es la negación a reconocer la realidad o los cambios en ella. En el fondo es una resistencia a enfrentarnos a lo que nos obligaría a repensar posiciones tomadas... Cualquiera puede cometer este error - menos los periodistas. Nuestro oficio es registrar lo nuevo.


El día martes 4 de diciembre, el gremio de periodistas fue convocado al penal Mariona para recibir, directamente de la boca de sus voceros, la respuesta de las pandillas a la exigencia de establecer ‘Municipios de Paz’, que una semana antes les habían lanzado tanto a ellos como al gobierno monseñor Fabio Colindres y Raul Mijango, los mediadores de la tregua. Esta propuesta fue conocida por una palabra muy mal escogida por los mediadores: ‘municipios santuarios’. Y como era de esperar, fue rechazada por la opinión pública, porque percibe como ilógico e inaceptable la idea de crear zonas donde delincuentes se pueden refugiar de la justicia...

Los pandilleros pasaron más de una semana discutiendo y analizando la propuesta, en reuniones dentro de las diferentes cárceles y comunidades. Y en dos ocasiones en reuniones en el penal de Mariona, donde a solicitud de los mediadores fueron concentrados por la Dirección de Centros Penales los voceros de las ambas pandillas. Tuve la oportunidad de presenciar una de estas reuniones, el día 4 de diciembre, la misma que al final culminó con la mencionada conferencia de prensa. En esta reunión, uno de los temas centrales de discusión fue el erróneo concepto de los ‘municipios santuarios’. Y no hubo ni un solo pandillero que expresara acuerdo con este concepto. En consecuencia, en el comunicado, que al final entregaron a la prensa, ya no aparece el término ‘santuario’. Es más, varios de los voceros aprovecharon la conferencia de prensa para explicar que no buscaban santuarios, ni refugios, ni protección ante la ley, sino reinserción y reconciliación. Y que la idea de los ‘municipios de paz’ nada tenía que ver con zonas de protección de pandilleros, sino más bien con zonas de protección garantizada para la población. Que se trataba de zonas libres de extorsión y violencia. Y que ellos estaban claros que cualquiera que seguía delinquiendo (o tenía orden de captura) será perseguido por la policía y la justicia. Dentro y afuera de los lugares declarados municipios de paz. Lo que sí plantearon: que en municipios donde las pandillas ya no delinquen, no se les persiga por pura pertenencia a pandilla.

¿Cómo es posible que a los periodistas se les escapara este importante giro en la discusión sobre la tregua y sobre la propuesta de los crear municipios de paz? El Faro, supuesto medio líder en seguimiento a asuntos pandilleros, tituló el día siguiente: “Pandillas dicen que 900 mil salvadoreños habitan municipios propuestos como santuarios de paz”. El titular de El Diario de Hoy: “Las pandillas quieren municipios santuarios”. La Pagina tituló: “Pandilleros eligen municipios considerados ‘santuarios’ en segunda fase de tregua”. El Mundo tituló correctamente “Pandillas entregarían armas en 10 municipios”, pero comete el mismo lapso en el primer párrafo de su nota: “Líderes de las pandillas, anunciaron que aceptaban la propuesta de la segunda fase de la tregua, consistente en crear municipios ‘santuarios’ o zonas libres de violencia.” La Prensa Gráfica (¿a quién le extraña?) ni siquiera se tomó la molestia de registrar el hecho que los pandilleros se pronunciaran sobre la propuesta que les exigía la suspensión total de extorsiones en ciertos municipios.

Como el concepto del “santuario” fue el más criticado dentro la propuesta original de los mediadores, como periodista enfoqué en este tema, cuando el 4 de diciembre al fin tuve la oportunidad de encarar a los dirigentes de las pandillas. Aquí partes de las conversaciones con los principales voceros de ambas pandillas, reunidos el 4 de diciembre en Mariona.

‘El Duke’ (Víctor Antonio García Cerón, vocero de la 18-Revolucionarios, preso en Quezaltepeque): “No buscamos refugio. Buscamos un lugar donde podamos concentrar nuestros esfuerzos para liberar la comunidad de toda la delincuencia que nosotros como pandillas generamos. Y donde que no sólo los pandilleros sino la policía local, los alcaldes, los lideres de las directivas se involucran para resolver los problemas de ese municipio. No es para que no nos persigan, sino para poder concentrarnos en crear municipios libre de delincuencia.”
¿De Dónde surgió esta idea?
Los facilitadores la propusieron. Nosotros, juntos con la letras, nos sentamos y hablamos. Si la idea es crear un municipio libre de delincuencia, sin andar robando, ni intimidando a la gente, ni extorsionándola, ni mucho menos asesinándola – entonces entramos. Si la idea es que el pandillero que en realidad quiere reinsertarse y ya no seguir en lo mismo, en estos municipios participe activamente para crear nuevas alternativas, junto con los demás que entren en este pacto municipal: alcaldía, empresas, comunidades – entonces, le entramos.”

‘El Viejo Lin’ (Carlos Ernesto Mojica Lechuga, líder histórico de la 18, preso en Cojutepeque): “No buscamos refugio ni protección ante la justicia. Buscamos una oportunidad de poder reinsertar a nuestros compañeros, con oportunidades de empleo y de aportar a la comunidad. Yo tengo mi propio término, yo digo: ‘popularizar este proceso’.”
¿Para declarar un municipio como municipio libre de violencia, cuáles condiciones ustedes ponen al gobierno?
“Ningunas. No pedimos nada. Sencillamente es un paso más que nosotros vamos a dar. La pandilla 18 está con la total disponibilidad a dar este paso.”
¿Qué esperan en cambio?
“Desde luego, sólo somos una de las partes en este proceso. Esperamos que las otras partes implicadas pongon cada uno lo suyo y haga lo correcto. La sociedad entera -y por supuesto, el gobierno- tienen que comprometerse a crear las condiciones para facilitar a nuestros compañeros en las calles la inserción.”
¿Pero ustedes se comprometen que en este municipio, una vez que lo declaran libre de violencia, desaparece la extorsión?
“Desde luego, desaparecería de manera terminante e incondicional.”

Conversación con 3 voceros de la MS:
‘El Diablito’ (Borromeo Enrique Henríquez, preso en Ciudad Barrios): “El llamado que han hecho los mediadores es una oportunidad para ir resolviendo gradualmente lo que no se ha podido tratar a nivel nacional.”
‘Sniper’ (Carlos Tiberio Ramírez Valladares, preso en Ciudad Barrios): “Nos indigna que piensen que buscamos santuarios, porque nosotros no buscamos refugio, simplemente queremos crear lugares donde podemos demostrar que sí estamos en la disposición de buscar una reinserción al sistema social.”
‘Speedy’ (Edson Zaachary Eufenia, preso en Gotera): “Nosotros desde el inicio del proceso buscamos involucrar a todos nuestros compañeros que están en la calle, para que entren un una reconciliación con la población.”
‘El Diablito’: “Esto de los Municipos de Paz es la forma de reconciliarnos con con nuestro propio barrio, con la gente que nos ha visto crecer, y que lamentablemente le hemos causado daño. El primer beneficiado va a ser la población civil, los comerciantes – y por supuesto también la gente nuestra, que deja de ejercer violencia y delincuencia y se inserta en la comunidad.
¿Es una iniciativa de ustedes?
“No. Es una iniciativa de los mediadores. Ellos hacen el llamado a los alcaldes, a los empresarios, a la comunidad, a la policía, a todas las instituciones que quieran participar en esto de la paz y la resinserción nuestra - y por supuesto ese llamado nos abarca a nosotros. Y nosotros en nombre de la MS estamos diciendo sí le entramos.”

El Faro reporta la conferencia de los pandilleros ecribiendo: “Para hacer posible la creación de los municipios santuarios, los pandilleros reclaman la derogación de la ‘opresora’ Ley de Proscripción de Pandillas.” Falso. Los voceros de las pandillas plantearon explícitamente que NO ponen condiciones, que ellos están dispuestos de comprometerse con los municipios en paz como gesto unilateral, y que esperan que luego “el gobierno haga lo correcto” (‘Diablito’).  Así lo explica ‘El Duke’: “Dicen que nosotros estamos poniéndole condiciones al gobierno, cuando en realidad a nosotros se nos presentó esta propuesta de los municipios seguros y hoy estamos respondiendo: Podemos trabajar para lograr tener un municipio seguro con las condiciones que se necesitan para disminuir la violencia hasta el máximo, pero sin que pongamos condiciones previas al gobierno o a la policía.”

Ocupé esta columna para corregir percepciones erróneas creadas por la cobertura noticiosa en los medios. Y para mejor poner a hablar a los protagonistas. Cada uno decida si creerles o no. Pero por lo menos tenemos que saber lo que plantean.
(El Diario de Hoy)

Carta al nuevo fiscal general

Estimado Luis Martínez:
Le felicito. Tenemos razón de celebrar: Al fin tenemos fiscal. Y con voto unánime, o sea con un mandato fuerte.
Como no lo conozco, ni tampoco sé cómo se dio al fin el acuerdo entre todos los partidos de elegirlo a usted, mejor reproduzco una carta que le mandé hace como 4 meses, cuando empezó el pleito por la fiscalía. Creo que cada palabra sigue válida:

Estimado futuro fiscal: Todavía no lo conozco... Sin embargo, tengo una visión bastante clara de su perfil. Hay quienes sueñan con tener a un fiscal general que proceda a echar preso a un presidente, sólo que cada uno está hablando de otro: Muchos piensan en Tony Saca. Otros esperan que enchuchen al actual presidente una vez que termine su mandato. Y hay quienes quieren saldar cuentas pendientes más antiguas. Yo nada de esto. Tengo claro que esto no va pasar. Usted no va a enjuiciar a ningún presidente, quizás algún primo o uno que otro personaje prestanombre que resulte dispensable o sirva de chivo expiatorio o para mandarle un mensaje a algún presidente - pero de ahí no va a pasar. No hay manera que los partidos se pongan de acuerdo sobre un fiscal que llegue más lejos. Así que no nos hagamos ilusiones.


Lo que sí espero es que usted sea un profesional serio que tampoco se presta a extorsionar a nadie con sus investigaciones. Alguien que no se deje presionar por ningún partido a joder a los demás. Pero que al mismo tiempo pinte la raya y deja claro, con sus acciones, que el hecho que aquí no se investiga a presidentes no significa que cualquier ministro, presidente de autónoma o funcionario esté debajo del radar de la fiscalía.
Me imagino a un fiscal que se concentre en elevar la capacidad de investigación científica; un fiscal que haga eficiente la fiscalía, organizando fuerzas de tarea que no se dispersan en el mar de delitos cometidos, sino focalizan en las estructuras criminales a desmantelar; un fiscal que construya paso por paso la profesionalidad de la institución; un fiscal que se enfrenta a las presiones políticas - y que de esta manera sienta las bases para que un día, cuando todo esto redunde en una fiscalía verdaderamente independiente, usted o su sucesor pueda investigar a un presidente - y tal vez enjuiciarlo.... un fiscal que no tenga ilusiones, pero que tampoco abandona el sueño del fin de la impunidad. Es decir, a un hombre ... con paciencia y principios.
Espero conocerlo pronto. Saludos, P.L.

Esto escribí en agosto de este año, cuando aun ni siquiera conocía su nombre. Espero que usted, lic. Martínez, sea este fiscal. Hoy sí espero con ansiedad conocerlo - por sus actos.

Saludos, Paolo Lüers
(Más!/EDH)

Carta al nuevo presidente de México

Estimado Enrique Peña Neto:
Le felicito. No tanto por su toma de posesión como presidente, el día sábado 1 de diciembre - porque esta fiesta estaba aguada por todas las dudas sobre la manera como usted llegó al poder: la campaña, el rol de Televisa en ella, las acusaciones de fraude y compra de votos...

Lo felicito por lo que logró el primer día de su presidencia: firmar con los tres partidos mayoritarios un Pacto por México, que compromete a gobierno y partidos a realizar juntos las reformas políticas y económicas que necesita el país.

Lograr que las principales fuerzas del país y sus liderazgos, en vez de seguir mirando hacia los problemas del pasado, acuerden mirar las soluciones futuras, es un buen arranque para un gobernante. Sobre todo cuando su partido (el PRI que gobernó durante 70 años, estableciendo lo que Álvaro Vargas Llosa llamó la 'dictadura perfecta'), es tan cuestionado y despierta tanta desconfianza. Pero especialmente es un buen arranque para un presidente cuyo partido no dispone de las mayorías legislativas necesarias para cualquiera de las reformas que necesita México para recuperar su paz y asegurar su crecimiento económico. Mucho menos para consolidar su frágil institucionalidad democrática. Lo que tal vez ni siquiera está dentro de sus prioridades, pero sería uno de los resultados del Pacto...

A pesar de todas las deficiencias señaladas del proceso electoral (e independientemente si estas denuncias son ciertas o no), los electores mexicanos han decidido devolver la presidencia al PRI, castigando la corrupción y las políticas de seguridad erróneas del PAN y la radicalidad retórica que mostró la izquierda antes de que al fin se desmarcara de su líder López Obrador. Se desmarcó hasta después de las elecciones presidenciales, en las cuales López Obrador fue candidato. Y por esto perdió contra usted, la cara nueva del PRI.

Hasta qué punto usted representa un PRI renovado y democrático, no tengo forma de saber. Pero sí es visible que usted representa un PRI que ante el hecho de no poder gobernar y legislar sólo decidió concertar y no meter a su país a una estéril confrontación y parálisis. La gran figura fuera del pacto por México, Andrés López Obrador, nuevamente es el gran perdedor. Primero en las elecciones, cuando el pueblo no apoya su radicalismo. Y ahora, cuando la izquierda mexicana se niega a acompañarlo nuevamente en su berrinche contra lo que llama "un presidente ilegítimo".

Nuevamente, don Enrique, felicitaciones por el pragmatismo y la apertura en el primer paso de su gobierno. Me tomo la libertad de publicar esta carta en El Salvador, porque aquí nos urge que los políticos (de todos los colores y historiales) lleguen a entender que las nuevas generaciones de ciudadanos les exigen soluciones, no bloqueo de soluciones a nombre de fidelidad ideológica y pureza partidaria.

Saludos, Paolo Luers

PS: Disculpe que tanto el presidente de nuestro país como su vice han sido demasiado ocupados para poder asistir a su toma de poder. Uno lidiando con los problemas de las caravanas de la familia presidencial; el otro estudiando la elecciones sobre el 'Buen Vivir' que le encomendó Rafael Correa para desmarcarse del lenguaje ofensivo de Hugo Chávez....

(Más!/EDH)