Carta a los diputados de la Asamblea Legislativa

Estimados padres de la patria:

No puedo creer que en la Asamblea Legislativa no existe ni siquiera una voz que se haya expresado en contra de una ley que...

· ... en vez de abolir de una vez por todo la oficina de censura de Gobernación, le da competencias adicionales de control sobre lo que puede o no puede publicarse en los medios y la publicidad. Felicidades, don Humberto Centeno, al fin tendrá sentido ser ministro de Gobernación...

· ... establece dos tipos de asesinatos, con penas diferentes; matar a un niño de 3 años o a un anciano de 85 ahora saldrá más barato que matar a una mujer.

· ... pone multas a nuevos ‘delitos’ como “elaborar y publicar imágenes o mensajes con contenido de odio o menosprecio a las mujeres”; o “utilizar expresiones verbales o no verbales relativos al ejercicio de la autoridad parental que tengan por fin intimidar a las mujeres...” (Entiéndase: educar con criterios ‘machistas’ a sus hijos...);

· definir como delito “burlarse de las mujeres dentro de sus ámbitos de trabajo, educativo, comunitario, espacios de participación política y ciudadana...” ¡Cuidado, Alecus, con tus caricaturas de doña Violeta!

Para dejarlo claro: Era necesario una ley que obligue a las autoridades a proceder debidamente con las investigaciones y juicios en todos los casos de violencia intrafamiliar y contra mujeres. Era necesario una ley que obligue a las autoridades estatales a remover los obstáculos que enfrentan mujeres para avanzar en su educación y profesión.

Me imagino que el sentimiento de culpa que todos ustedes sienten por no haber resuelto estos vacíos legislativos durante años y décadas, los tiene tan ahuevados que ahora permitieron que de contrabando les metieron cualquier tipo de barbaridades en esta ley.

Qué patético este cuadro: Como única manera de conseguir que dejen de chingar las feministas y que se callen los abogados de lo ‘políticamente correcto’, nuestros diputados (¡todos!) aprueban una ley, donde mezclan reformas necesarias con verdaderos atentados contra el sentido común.

Y ni una sólo voz se levanta en la Asamblea para decir: ¡Alto!, discutamos bien antes de hacer leyes contra toda lógica. Que ahuevada...

Paolo Lüers

(Más!)

There's No Escaping Hauser's Law

Even amoebas learn by trial and error, but some economists and politicians do not. The Obama administration's budget projections claim that raising taxes on the top 2% of taxpayers, those individuals earning more than $200,000 and couples earning $250,000 or more, will increase revenues to the U.S. Treasury. The empirical evidence suggests otherwise. None of the personal income tax or capital gains tax increases enacted in the post-World War II period has raised the projected tax revenues.

Over the past six decades, tax revenues as a percentage of GDP have averaged just under 19% regardless of the top marginal personal income tax rate. The top marginal rate has been as high as 92% (1952-53) and as low as 28% (1988-90). This observation was first reported in an op-ed I wrote for this newspaper in March 1993. A wit later dubbed this "Hauser's Law."

Over this period there have been more than 30 major changes in the tax code including personal income tax rates, corporate tax rates, capital gains taxes, dividend taxes, investment tax credits, depreciation schedules, Social Security taxes, and the number of tax brackets among others. Yet during this period, federal government tax collections as a share of GDP have moved within a narrow band of just under 19% of GDP.

Why? Higher taxes discourage the "animal spirits" of entrepreneurship. When tax rates are raised, taxpayers are encouraged to shift, hide and underreport income. Taxpayers divert their effort from pro-growth productive investments to seeking tax shelters, tax havens and tax exempt investments. This behavior tends to dampen economic growth and job creation. Lower taxes increase the incentives to work, produce, save and invest, thereby encouraging capital formation and jobs. Taxpayers have less incentive to shelter and shift income.

On average, GDP has grown at a faster pace in the several quarters after taxes are lowered than the several quarters before the tax reductions. In the six quarters prior to the May 2003 Bush tax cuts, GDP grew at an average annual quarterly rate of 1.8%. In the six quarters following the tax cuts, GDP grew at an average annual quarterly rate of 3.8%. Yet taxes as a share of GDP have remained within a relatively narrow range as a percent of GDP in the entire post-World War II period.

This is explained once the relationship between taxes and GDP growth is understood. Under a tax increase, the denominator, GDP, will rise less than forecast, while the numerator, tax revenues, will advance less than anticipated. Therefore the quotient, the percentage of GDP collected in taxes, will remain the same. Nineteen percent of a larger GDP is preferable to 19% of a smaller GDP.

The target of the Obama tax hike is the top 2% of taxpayers, but the burden of the tax is likely to fall on the remaining 98%. The top 2% of income earners do not live in a vacuum. Our economy and society are interwoven. Employees and employers, providers and users, consumers and savers and investors are all interdependent. The wealthy have the highest propensity to save and invest. The wealthy also run the lion's share of small businesses. Most small business owners pay taxes at the personal income tax rate. Small businesses have created two-thirds of all new jobs during the past four decades and virtually all of the net new jobs from the early 1980s through the end of 2007, the beginning of the past recession.

In other words, the Obama tax increases are targeted at those who are largely responsible for capital formation. Capital formation is the life blood for job creation. As jobs are created, more people pay income, Social Security and Medicare taxes. As the economy grows, corporate income tax receipts grow. Rising corporate profits provide an underpinning to the stock market, so capital gain and dividend tax collections increase. A pro-growth, low marginal personal tax rate stimulates capital formation and GDP, which triggers a higher level of tax receipts for the other sources of government revenue.

It is generally accepted that if one taxes something, one gets less of it and if something is subsidized one gets more of it. The Obama administration is also proposing an increase in taxes on capital itself in the form of higher capital gains and dividend taxes.

The historical record is clear on this as well. In 1987 the capital gains tax rate was raised to 28% from 20%. Capital gains realizations as a percent of GDP fell to 3% in 1987 from about 8% of GDP in 1986 and continued to fall to below 2% over the next several years. Conversely, the capital gains tax rate was cut in 1997, to 20% from 28% and, at the time, the forecasts were for lower revenues over the ensuing two years.

In fact, tax revenues were about $84 billion above forecast and above the level collected at the higher and earlier rate. Similarly, the capital gains tax rate was cut in 2003 to 15% from 20%. The lower rate produced a higher level of revenue than in 2002 and twice the forecasted revenue in 2005.

The Obama administration and members of Congress should study the record on how the economy reacts to changes in the tax code. The president's economic team has launched a three-pronged attack on capital: They are attacking the income group that is the most responsible for capital formation and jobs in the private sector, and then attacking the investment returns on capital formation in the form of dividends and capital gains. The out-year projections on revenues from these tax increases will prove to be phantom.

(The Wall Street Journal; Mr. Hauser is chairman emeritus of the Hoover Institution at Stanford University and chairman of Wentworth, Hauser & Violich, a San Francisco investment management firm. He is the author of "Taxation and Economic Performance", Hoover Press, 1996).

Carta al Consejo Económico Social

Estimados sindicalistas, empresarios, y académicos que forman parte del Consejo Económico Social del país:

Me encontré una nota en La Prensa Gráfica del día martes 23 de Noviembre, diciendo que “el presidente de la República, Mauricio Funes, reveló ayer que instruyó al secretario técnico de la Presidencia, Alexander Segovia, para que se inicie la discusión del tema de pacto fiscal al interior de esa entidad.

Que raro: Yo no sabía que el Consejo Económico Social era una dependencia de Casa Presidencial que recibía ordenes del mandatario de turno. Inocentemente, yo creía que el tal CES iba a ser “UNA INSTANCIA DE DIALOGO, DE CONCERTACIÓN, EN LA QUE LAS PARTES ACTÚAN EN CONDICIONES DE IGUALDAD; UN ORGANISMO IDÓNEO PARA EL INTERCAMBIO DE OPINIONES Y PROPUESTAS EN FUNCIÓN DEL DESARROLLO NACIONAL.”

Lo creó, porque así lo explicó el presidente en su discurso del 3 de septiembre en el acto celebre de inauguración del CES.

Entonces, ¿cómo es eso que ahora el señor dice sobre el mismo CES: “Es una institución que no ha muerto, está trabajando, y yo le he dado instrucciones al secretario técnico para que comiencen a trabajar ya el tema del pacto fiscal”?

Así lo citan al presidente en la mentada nota de prensa.

¿Y con esto están de acuerdo ustedes, los dirigentes gremiales de los trabajadores y de los empresarios? ¿Y los académicos y rectores de universidades que están ahí para asesorar y aportar? ¿Y el representante de Naciones Unidas que está ahí para mediar? ¿Todos ustedes están de acuerdo que al CES le da instrucciones el presidente de qué y cuándo discutir? No lo puedo creer.

Creo que hace falta una reunión seria de ustedes con el presidente, para que le expliquen qué es un Consejo Económico Social, a diferencia de una secretaría de Casa Presidencial. Tal vez le mandan antes copia de la ley de creación del CES en España, donde dice: “No se prevé la participación de representantes del Gobierno, dado el carácter del Consejo de órgano consultivo del mismo, y la necesidad, por tanto, de garantizar su independencia en la formación y emisión de sus criterios. En razón a esta necesaria autonomía funcional se le dota de amplias facultades de autoorganización.”

Vaya, pero esto es en España, donde ya entendieron que la palabra ‘mandatario’ no viene del verbo ‘mandar’, sino del la palabra ‘mandato’.

Les deseo sabiduría y mucho coraje en su trabajo,

Paolo Lüers

(Más!)

La incertidumbre es pecado de todos


Certidumbre es la palabra mágica, cuando se habla del futuro económico del país. O incertidumbre, dependiendo de qué ángulo se enfoca la realidad. Confianza es la otra. O desconfianza. Dependiendo si somos optimistas a pesimistas; luchadores o frustrados; al punto de arreglar al país o abandonarlo...

Pongamos el ejemplo de nuestro sistema monetario. Cada vez que alguien dice "desdolarización", se genera incertidumbre. Si es algún economista desfasado, un poquito. Si es alguien cercano al gobierno, más. Si es alguien con poder dentro del gobierno o del partido de gobierno, aún más.

Habló el presidente: "Por parte de mi gobierno, no habrá desdolarización". Que bueno, por lo menos de aquí a 2014 tendremos certidumbre temporal, si podemos confiar en la palabra del presidente. ¿Y de 2014 en adelante? ¿Y por parte de un gobierno del FMLN sin Funes, si es que el partido de gobierno gana en el 2014, qué certidumbre tenemos? Ninguna.

El país necesita inversiones. Pequeñas y grandes. Por lo menos las grandes necesitan certidumbre a largo plazo. Un proyecto de inversión grande, si ahora se decide, comenzará a funcionar en tres, cuatro o cinco años. Uno nunca sabe quién va a gobernar en cinco años. Mientras uno de los partidos que puede llegar a gobernar en 4 años siga pensando en cambiar las reglas del juego económico y político, no existe el tipo de certidumbre que necesitan las inversiones grandes, que impactan nuestra economía a largo plazo, para decidirse a apostar a El Salvador.

No es suficiente que el presidente diga que en su gobierno no habrá desdolarización. Para que haya certidumbre, lo tiene que decir el partido que compite por la presidencia en el 2014. Y si este partido no lo dice, con claridad y de manera irreversible, el presidente de la República –si realmente quiere generar certidumbre– tiene que tomar posición y decir: No voy a apoyar al FMLN ni en el 2012 ni en el 2014, ni activamente ni pasivamente. O está conmigo construyendo certidumbre, o está contra mi apuesta a la certidumbre...

La disyuntiva de mantener o modificar la dolarización es sólo uno de los grandes problemas donde esta lógica aplica. No es suficiente que el presidente haya dicho que no está en favor de la penalización delitos relacionados con el uso de la libertad de expresión; lo necesitamos escuchar del partido del gobierno, el FMLN. Y del otro partidito de gobierno que se llama GANA. Y si no, tenemos que escuchar del presidente que no va a estar del lado de estos partidos en las elecciones del 2012 y del 2014.

Y así en otros temas: control de precios por parte del estado; erosión de la democracia representativa en favor de lo que el FMLN llama democracia directa o popular; acercamientos al ALBA; política tributaria. El FMLN está hablando que generosamente a las empresas les va a permitir ganancias de 20%, lo que significa que va a tomar medidas que eviten que las ganancias sean más altas. El presidente de la República, si quiere aportar a la generación de certidumbre y confianza, tiene que hacer las alianzas políticas pertinentes para evitar que estas visiones del FMLN, en un futuro, se vuelvan políticas oficiales. No es suficiente decir que él no está de acuerdo, porqué él solamente va estar hasta el 2014, y la certidumbre necesita alcances mayores.

Pero hay otros factores que generan incertidumbre. Cada día que pasa sin que el ex presidente Tony Saca tome posiciones de oposición y de voluntad de enfrentarse al FMLN en las batallas electorales de 2012 y 2014... genera más incertidumbre.

Cada día más que PCN y PDC sostienen políticas de estar con una pata en el gobierno y con la otra en la oposición... genera incertidumbre.

Cada día que el empresariado y sus voceros no asuman una posición que combine la defensa consecuente de nuestro sistema de libertades políticas y económicas con propuestas claras y compromisos de cómo combatir la pobreza... genera incertidumbre.

Cada centímetro de terreno que ARENA no ocupe en el centro del espectro político y socioeconómico, atrincherándose en posiciones conservadores; y cada día que ARENA pierda para convertirse en la fuerza motriz del reformismo, del liberalismo y del pluralismo... es pérdida en la batalla por construir certidumbre y confianza.

Por default (porque no hay otro que puede asumir esta responsabilidad), ARENA tiene el compromiso histórico de convertirse en el movimiento plural, democrático, libertario que necesita el país para hacer las reformas que son indispensables para fortalecer y blindar la institucionalidad democrática y la economía social del mercado.

La izquierda democrática ha fallado ante esta responsabilidad, algunos por sus pactos errados con la izquierda antidemocrática, otros por falta de incidencia. Ahora queda en manos de la derecha democrática y liberal asumir esta responsabilidad. Por esto hay que señalar: Cada día que ARENA (sea por falta de claridad, o cobardía, u oportunismo, o claudicación) pierde en asumir ofensiva y abiertamente esta tarea, abona a la incertidumbre que tiene secuestrada al país y su economía.

(El Diario de Hoy)

Carta al ministro de Economía, Dr. Héctor Dada

Estimado Héctor:

Te invito a la bella ciudad de Suchitoto. Te llevaré a tomarte un fresco en mi tienda preferida, donde la niña Cande, a la hora de la sabrosa brisa que sube del lago en la tarde....

La última vez que fui, la Cande me pidió explicarle porqué a ella y su familia no le va tocar el subsidio del gas. Me enseñó sus recibos de luz, y cabal, está encima de los 200 kw. al mes que ustedes han definido como frontera de la pobreza...

¿Sabe por qué? Porque vive de su tiendita, y la tienda está dentro de su casa. Así que su recibo de luz es de casa y tienda. Lo que le mata son las refris de la tienda, que además son viejas y consumen mucho... Si tuviera dinero para comprar refris, no pagaría los $80 mensuales de luz y calificaría para el subsidio de gas en el nuevo sistema que tu ministerio está diseñando.

Entonces, Héctor, algo está mal con este sistema que mide la pobreza por el consumo de electricidad. Si la familia de niña Cande no tuviera tienda, sino que tuviera el mismo ingreso por un empleo, tuviera una cuenta de luz pequeña y calificaría para el subsidio de gas.

Incluso, sui tuviera su tienda no en su casa, sino en al garaje del vecino, con contador aparte, estaría felizmente cocinando con subsidio... Como yo, que tengo mi negocio en otra parte y por tanto en mi vivienda no consumo mucha luz... Aunque no soy pobre como la familia de Cande...

No es lógico. Tampoco justo. ¿Sabe lo que la niña Cande va a hacer si pierde el subsidio de gas? Regresar a la leña. Según ella, todos su vecinos harán lo mismo. ¡Pobres cerros de Suchitoto! ¡Pobres cerros del país entero!

Pero sería buena que la Cande y sus vecinos mismos te expliquen la angustia que les está causando lo del gas. Y que vos les expliqués cómo pueden mantener el subsidio. Debe haber un método más justo que simplemente medir el consumo de luz. Porque algunos, como Cande, consumen mucha luz, aunque sean pobres, o mas bien, porque son pobres y no pueden cambiar sus refris....

Por todo esto te invito a Suchi para que nos tomemos un fresco donde la niña Cande.

Saludos, tu amigo Paolo Lüers

(Más!)

"No me arrepiento de nada"


Una entrevista del periódico Tal Cual de Venezuela al comisionado Iván Somonovis, quien hoy cumple 6 años de prisionero político.









"Señores, no está autorizado desviar la marcha al centro de Caracas. Resulta inapropiado. Hagan caso omiso a ese llamado". Así se expresaba el 11 de abril de 2002 desde el techo de un vehículo en la sede de Pdvsa Chuao, el entonces secretario de Seguridad Ciudadana de la Alcaldía Mayor, Iván Simonovis.

A raíz de esos hechos, el también ex funcionario de la PTJ fue sentenciado a 30 años de prisión en abril de 2009 y permanece recluido en el Helicoide, por los cargos de cómplice necesario en la comisión de los delitos de homicidio calificado, homicidio calificado frustrado, lesiones personales graves en complicidad correspectiva y lesiones personales leves.

Aunque lo acusan de haber dado órdenes de disparar contra los "pistoleros de Puente Llaguno", Simonovis asegura que "la Policía Metropolitana hacía lo humanamente posible por contener el fuego de las más de 67 personas con armas largas y cortas que disparaban hacia la PM y las personas que venían de la marcha desde Chuao".

También explica que, como secretario de Seguridad, su labor era "diseñar políticas de seguridad y coordinar las actividades, no dirigirlas. La dirección correspondía a sus jefes naturales, comandantes de bomberos, de Defensa Civil o de las diferentes policías".

–A año y medio de la condena, ¿qué irregularidad agregaría usted al juicio que lo mantiene en prisión?
–Realmente el juicio en sí no fue más que una farsa. Es tan aberrante la decisión que ni siquiera está publicada en la página web del TSJ. En este caso, el menos común de los sentidos fue que los abogados tardaron varios meses en armar el recurso de 8 mil folios que se interpondría y, en menos de una semana, fue declarado inadmisible. Por si fuera poco, nos dieron 30 años de condena sin ningún beneficio, es decir, debemos salir en libertad en 2039. Es simplemente una condena a muerte.

–¿Se arrepiente de alguna decisión que tomó el 11 de abril de 2002?
–No tengo nada de qué arrepentirme. Ese día gerencié la situación con el mejor criterio posible. En mis 23 años en PTJ me caractericé por tomar decisiones difíciles y acertadas. Estaba en mi oficina y desde allí monitoreaba lo que sucedía. Mis instrucciones estuvieron apegadas a la ley toda vez que me enfoqué en que tanto la PM como los bomberos metropolitanos prestaran el apoyo correspondiente a su área de trabajo. Los jefes de cada una de estas organizaciones actuaron apegados a las leyes, reglmentos internos y protocolos internacionales.

–¿Cuál era su vínculo con la política antes de pasar por esta situación?
–Estoy preso por circunstancias políticas, pero más allá de eso jamás participé en la política. Ingresé en 1980 a la PTJ y fue el único empleo que tuve hasta que en 2000 fui enviado en comisión de servicio a trabajar en la Alcaldía Mayor como secretario de Seguridad Ciudadana.

–¿Qué mensaje le envía al Presidente de la República?
–Hugo Chávez no es más que un abyecto político que llegó al poder en un momento de crisis, donde mucho tuvo que ver la subestimación de sus adversarios. Para mí no es más que un rufián ególatra. Quizás algún día le interesó el país, pero ¿qué líder del siglo XXI puede pensar que una nación podrá ser próspera con un discurso excluyente, sesgado, impulsado con el lema "Patria, socialismo o muerte"? Siempre me pregunto: '¿La muerte de quién?'. Él, sencillamente, ha hecho uso de las más perniciosas emociones del hombre, la envidia y el resentimiento, y así mantiene encantada a una minoría de resentidos que lamentablemente se dejan manipular. Yo no tengo nada que decirle.

UNA VIDA PARADÓJICA

Simonovis no pierde la esperanza de ser liberado antes de lo establecido. Sin embargo, no ha definido qué hará cuando eso suceda. "He llegado a la conclusión de que el mejor plan es no tener plan, porque no sé ni cuándo ni cómo saldré de aquí. Lo único que sí puedo asegurar es que haré todo lo que esté a mi alcance por recuperar el tiempo perdido con mi esposa e hijos", expresa.

–¿Realmente cree que permanecerá 30 años detenido?
–Todos los días pienso en eso, pero debo confiar en que este eficaz sistema de terror debe terminar. Si asumo que pasaré 30 años aquí, me echo a morir. A veces pienso que el pueblo ha sido desvirilizado; espero que los venezolanos despierten y dejen la costumbre del disimulo. Tarde o temprano a cada uno le tocará rendir cuenta al régimen, bien sea con una expropiación, con la pérdida del empleo, falta de luz y agua o, peor aún, como víctima del hampa.

–¿Cómo son sus días en la prisión?
–Cada día es una fotocopia del otro. Hay días malos y peores. No he enloquecido por el apoyo de mi familia y porque he interiorizado que en la cárcel no hay espacio para los excesos, pues realmente lo único que controlo son las pocas pertenencias que tengo en mi calabozo. Chávez estuvo en la cárcel por participar en un golpe de Estado con más de 300 muertos. Sin embargo, salió a los dos años en libertad y estuvo en una casa en Yare con actividades, visitas de periodistas y representantes del Gobierno. Aquí no entran ni alcaldes, ni periodistas, ni diputados; sólo mi familia y algunos amigos.

–¿Qué ha aprendido a lo largo de esta reclusión?
–A estas alturas me declaro en rebeldía total contra el régimen. Desde hace seis años, mi vida ha sido reducida a un calabozo de 2x2 metros cuadrados, un pasillo de 20 metros de largo y un área común de 60 metros. El sol lo veo seis horas al mes, el ocio es parte de la rutina diaria y mis movimientos son monitoreados a través de cámaras. La paradoja de esto es que trabajé 23 años en la otrora PTJ, participé en el esclarecimiento de decenas de complejos casos de investigación criminal y fui nombrado Secretario de Seguridad para contribuir en el diseño de políticas de seguridad pública; toda una carrera dedicada a la justicia y, por ende, a la libertad.

–¿Qué cambio importante ha percibido usted en su esposa e hijos?
–De los 72 meses que tengo tras las rejas, sólo he podido compartir con ellos dos meses en total. Mis hijos, con fortaleza de acero, no se aminoran ante las oleadas y arremetidas de este Gobierno que incluye ataques con bombas molotov a mi casa. Mi hija mayor se graduó de abogado y obviamente no pude asistir a su acto.

Mi hijo Iván se gradúa este año de bachiller; cuando me encerraron era un niño de 11 años, sólo medía 1,50. Ahora mide 1,80, ha pasado todo el bachillerato sin el apoyo de su padre, ha tenido que aprender a ser hombre por sí mismo. Ivána, la menor, tenía 7 años y ahora es una adolescente de 13 años. Lo que más recuerda de la mitad de su vida es la visita en los pasillos de la Disip. Mi esposa es una mujer con mucha inteligencia, personalidad y belleza que hace su mejor esfuerzo por mi libertad y por hacer de mis hijos un hombre y una mujer útiles, con valores y principios familiares, pero sobre todo para que no sean unos resentidos como muchos de los que hoy ostentan el poder.

Sin mi familia no pudiese soportar esta situación. Todos los domingos vienen como si fuera el primero. En estos años se han celebrado muchos momentos familiares que no he podido compartir. Este año será nuestra séptima navidad separados. Sencillamente, hemos perdido un espacio de nuestras vidas que jamás podremos recuperar.

LIMITACIONES QUE NO FRENAN

El espíritu de lucha del ex secretario de Seguridad de la Alcaldía Mayor no se ha desvanecido. A pesar de su condición de recluso asegura seguir teniendo fuerza para "recuperar la democracia de Venezuela".

–¿Qué observación le haría usted a las actuales fuerzas de oposición?
–Pienso que la Mesa de la Unidad ha hecho una loable labor en la unión de todos los factores democráticos. Sin embargo, siguen prevaleciendo algunos intereses personales por encima de los colectivos.

–¿Ha habido algún cambio en su percepción respecto a la política venezolana?
–Ciertamente, ha habido un aprendizaje, sobre todo después de entender que estamos pagando las consecuencias de habernos retirado en 2005 para dejarle toda la Asamblea Nacional al oficialismo. De hecho, fui candidato en esa oportunidad y, dado que abandonaron la contienda, no pude ni ser diputado ni obtener mi libertad. La legitimidad en que descansa el régimen es arbitraria y tiránica; es una legitimidad ilegitima. Por eso, aún tras las rejas y con las limitaciones que me impone el chavismo, seguiré dando lo mejor de mí por la democracia, la justicia y la libertad.