Carta al presidente de la CEL: ¿Qué pasa en El Chaparral?

Estimado David López:
Sigo jodiendo. El 30 de mayo de 2018 publiqué una carta a usted, recordándole que este día estaba venciendo el plazo que usted mismo dio para terminar y poner a operar la presa El Chaparral. Usted me lo dijo en una entrevista en enero del 2017: “Tenemos la orden que en el primer trimestre del 2018 se tiene que terminar, para poder empezar a recibir las primeras lluvias de junio 2018 y ya empezar a generar en esa época.”

No he recibido respuesta.

Me dijo, en enero 2017, que la obra estaba avanzada en un 50%. Yo puse en duda si era realista terminar la presa y ponerla a producir energía en solo 16 meses, y me aseguró que sí, con toda seguridad. Ahora ustedes dicen, en su página WEB, que a la fecha (julio 2018, 18 meses luego de la entrevista) la CEL ha ejecutado el 63.64% de la obra del Chaparral – y que la van a poner a operar en diciembre 2019.

¿Solo 13.64% de avance en 18 meses?

¿36 meses para terminar, en vez de los 12 meses que usted prometió?

¿Qué está pasando en la CEL?

Usted me dijo que bajo su dirección la CEL se ha convertido en una institución de técnicos, dirigida por técnicos, libre de los juegos políticos.

¿Cómo explicar que el proyecto Chaparral, desde su inicio cuestionado por la altísima inversión y el escaso margen de rentabilidad, sigue tan estancado – y al mismo tiempo cada vez resulta más caro?

En la entrevista de enero 2017 entre los dos llegamos a la conclusión que el costo total del Chaparral iba a ser de 418 millones. Pero esto estaba proyectado para terminar la obra en mayo 2018, ahora será diciembre 2019. ¿Cuánto más hay que sumar a los 418 millones con el retraso de 18 meses?
Para que los lectores entiendan el dilema, reproduzco aquí lo que yo le expuse en enero 2017 sobre la explosión de costos del Chaparral:

“Recapitulemos el historial de El Chaparral: La prefactibilidad la hizo una empresa que se llamaba Harza. Ellos dijeron que iba a ser un proyecto de $98 millones para 60 MW. Después vinieron los japoneses de J-Power y dijeron que iba ser de 67 MW, y el tope era que para ser rentable podía costar $140 millones. En el diseño de Intertechne, el costo subió a $166 millones. En la primera licitación los brasileños ofertaron por 240 millones y se le bajó en la negociación a 195. Se hizo la segunda licitación, y se adjudicó a Astaldi sobre 200 millones. Y hoy estamos pasando de 400 millones. Esto se llama explosión de costos. Si en la pre factibilidad le dijeron a CEL que esto puede costar 98 millones, y pasando de esto no será rentable, ¿cómo puede ser rentable con 418 millones?”


Queda abierta esta interrogante. Y voy a insistir en ella hasta que ustedes rindan cuentas: a la Corte de Cuentas, a la fiscalía, a la opinión pública.


Saludos,


Lea también:

La entrevista a David López; El legado para los siguientes gobiernos es una gran hipoteca …

CEL sigue invirtiendo basado en supuestos irreales. De Paolo Luers




Carta a mis lectores: Cuando en medio de tanta paja uno habla claro, causa confusión

Estimados lectores:
Es hora de exigir al TSE que inscriba como partido a Nuevas Ideas y que ratifique la existencia como partido de Cambio Democrático. Ya no se justifican más demoras. Que comience el proceso electoral con todos compitiendo.”


Este comentario, que publiqué e pasado martes, causó un inesperado impacto en las redes sociales. Entre los cientos de tuiteros que me respondieron, la mayoría seguidores de Bukele, había docenas quienes pensaban que estaba bolo o drogado al escribir este comentario, o que al fin había caído el señor Alzheimer. Otros especularon que me habían hackeado la cuenta. Y no pocos celebraron que al fin me había convertido a la fe de Nuevas Ideas: Puede que Paolo haya visto la luz.”

El premio se lleva esta respuesta de un tal Luis: “Quizás planean un mega fraude en las votaciones. Hay que tomar las medidas de seguridad necesarias.”

Pero también había algunos seguidores de Bukele que llegaron a la conclusión que ahí se trataba de otra maliciosa maniobra para joder a su líder. Son ellos los que tal vez mejor entendieron el mensaje. Es cierto: La única manera de derrotar, de una vez por todo, esta farsa populista que venden Bukele, Dagoberto Gutiérrez, Walter Araujo y sus apóstoles es: Dejar que participen en las elecciones presidenciales, y derrotarlos limpiamente en las urnas.

Pero hay un argumento más de fondo: Hay que defender el pluralismo. La exclusión de las corrientes incómodas es cosa del pasado desde los Acuerdos de Paz.

Estas ideas mías no son nada nuevas. En una carta de mayo 2018, incluso antes de que el CD le ofreciera a Bukele su taxi amarillo como vehículo electoral, había escrito lo mismo:
  • “Bukele quiere hacerse la víctima. No le hagan el favor.”
  • “Recomiendo al Tribunal Electoral hacer horas extras para ratificar lo más antes posible las firmas que presentó Nuevas Ideas para constituirse como partido. Aprovechar al máximo el plazo que concede la ley sería un torpe abuso de poder, que Bukele puede interpretar -con cierta razón- como obstrucción.”
  • “Si la ley no permite que se inscriba como candidato de Nuevas Ideas, no le pongan ninguna traba para inscribirse montado sobre uno de los partiditos. No se les ocurra cancelarlos. Dejen que Bukele se suba a estos barquitos podridos y se hunda con ellos al zarpar al movido mar electoral.”
  • “El mismo mensaje va a todos que pretenden inhabilitar la candidatura presidencial de Bukele con juicios penales.”
  • “Para los medios, esto significa ser acuciosos y no dejarle pasar a Bukele y sus instrumentos de desinformación ninguna mentira. La demagogia se enfrenta con buen periodismo, no corriendo a la fiscalía.”
  • “Moraleja: Este hombre desafía a todos, a todo el sistema político, y en las elecciones del 2019 hay que vencerlo entre todos, de una vez por todas. Pero en contienda limpia, como corresponde en el sistema que queremos defender.”

No tengo nada que agregar. Y no entiendo porque esta lógica política causa tanta extrañeza entre propios y extraños.

Saludos,




Lea también:
Carta a los magistrados electorales y muchos otros
del 19 de mayo 2018


Carta a ARENA: Vamos a chingar hasta que entiendan

Estimados areneros:
El recado que recibí hoy de varios de ustedes es que somos muy bravos – y que dejemos de chingar. Así no funciona. Los ciudadanos independientes vamos a chingar por la elección de una Sala de lo Constitucional decente, independiente, honrada y competente hasta que entiendan el mensaje y remuevan de su lista de ‘elegibles’ a Carlos Pineda, Sandra Cortez de Madriz y Harold Cornejo. Y no solo los tienen que dejar de promover, los tienen que vetar.

Ojo: Todavía no han visto “bravo”. Bravos nos verán si eligen a estos personajes.

Chingamos a ARENA, porque es el único partido que tiene el poder de veto. Ningún magistrado (o suplente) puede ser elegido sin votos de ARENA. Ustedes tienen la llave en sus manos. Porque nosotros se la dimos. Ustedes fueron electos para evitar que surja una Sala sin dientes. Ustedes prometieron esto, y con nuestros votos recibieron este mandato. ¡Cúmplanlo!

Es cierto que ustedes no tienen los votos suficientes para elegir magistrados, ni siquiera con juntos sus aliados PCN y PDC. Necesitan 6 votos más, sea del Frente o de Gana. Pero esto no significa que tienen que darles el derecho de meter 2 manzanas podridas, que son suficientes para bloquear la Sala y su debido control constitucional sobre la Asamblea y el Ejecutivo. Mientras ustedes no dejan absolutamente claro que ARENA no va a dar ni un solo voto para que elijan manzanas podridas, ni siquiera tiene sentido sentarse a negociar con el Frente o con Gana. Tienen que negociar sobre la base del imperativo de la idoneidad.

Entre los candidatos idóneos hay varios que no son enemigos del Frente o de Gana. Mientras ustedes se comportan tan pusilánimes, el Frente y Gana van a tratar de meter sus fichas. Al darse cuenta que esto no va a prosperar, van a terminar aceptando el criterio de idoneidad y optar por apoyar a los candidatos que califican por sus méritos pero que no son hostiles hacía ellos.

No les quedará otra opción, porque si ustedes defienden el criterio de la idoneidad, ni Gana ni el Frente pueden darse el lujo de bloquear la elección de los magistrados, porque el costo político que les cobraría la ciudadanía (o sea, el electorado) será impagable.

¿Esto significa que la elección de los magistrados se va a atrasar aun más, y que por unos días no tendremos Sala de lo Constitucional? Sí. Es grave, pero mucho más grave sería elegir una mala Sala. Por que la mala Sala estaría haciendo daño al país por nueve años.

Además, si ustedes defienden bien su postura de principios, el costo para una vacancia en la Sala no recae sobre ustedes. Pero el costo por una mala elección caería 100% a ARENA. Porque ustedes son los únicos que pueden vetar a las manzanas podridas. ¡Háganlo!

Carlos Callejas se pronunció sobre el tema, pero como siempre en términos muy generales: “Como un salvadoreño más, hago un llamado a todos los diputados a que elijan magistrados en base a méritos. Elegirlos por idoneidad, honestidad y trayectoria, garantiza independencia de partidos y grupos de poder.” Pero Calleja no es “un ciudadano más”. Él es el candidato presidencial que va a pagar por los platos rotos. Espero que en privado les haya mandado la traducción de este mensaje: “Depuren su lista, no voten por Carlos Pineda, Sandra Cortez de Madriz y Harold Cornejo.”


Si esta orientación de su candidato no se convierte en línea de la dirección del partido, a los diputados no les queda otra que rebelarse y votar por su conciencia.


Saludos,


Posdata: En mi última carta cometi un error: recomendí como ‘elegible’ al candidato a magistrado Harold Cornejo. Pido disculpas y retiro esta recomendación. Fui mal asesorado.

Lea también:

La hora de la verdad para ARENA. De Manuel Hinds
Aquí la lista de los buenos. De Paolo Luers