Carta al Tribunal Suprema Electoral

Estimados magistrados:
El spot de Norman, donde se dirige directamente a su contrincante en estas elecciones, hablando de las pandillas, no me gusta por nada. Detesto el contenido, me da cólera. Sin embargo, cuando me di cuenta que ustedes censuraron este anuncio, me dio aun más cólera. ¿Cómo es posible que una institución, que por definición es árbitro del proceso electoral, se ha vuelto tan descaradamente parcial?

Imagínense qué irónico: Yo como periodista y columnista, que no tengo ninguna obligación de ser imparcial y neutral, sino de generar debate y opinión, tengo que defender un spot cuyo contenido detesto. Lo tengo que hacer, porque soy enemigo de la censura y defensor de la libertad de expresión. Y ustedes, quienes por Constitución y decencia están obligados a ser imparciales, intervienen en la campaña electoral con los dados cargados, censurando al candidato opositor...

Por una parte ustedes permiten, con una negligencia que huele a complicidad, que el presidente de a República (otro que por ley y decencia estaría obligado a mantenerse fuera del combate electoral) usa su investidura y los recursos del Estado para hacer proselitismo. Lo hace todos los días: con la lluvia de anuncios de la “Presidencia Funes” inundando los canales de televisión, prácticamente pidiendo el voto para el FMLN; con actos públicos de “inspección a obras del gobierno” (como en Maternidad), cuando la ley lo prohíbe a esta altura de la campaña; con cadenas nacionales dedicadas a criticar al partido de oposición y su candidato; y cada sábado con su programa radial dedicado a Paco Flores, Norman Quijano y ARENA...

Todo esto nuestros árbitros lo permiten sin pitar. No lo quieren ver. Pero por otra parte censuran un spot del candidato de la oposición, por el solo hecho de dirigirse directamente al candidato del gobierno. Porque ustedes el contenido no lo pueden censurar, esto nos toca a los opinadores, y por parte mía, lo hice hasta saciedad.

¿Cómo pueden sostener que en una campaña electoral sea prohibido que los candidatos se dirijan la palabra? Ya en el “debate” televisivo, que ustedes organizaron, el Tribunal Supremo Electoral prohibió cualquier interacción entre los candidatos. No se podían hacer preguntas, ni críticas, ni siquiera a los espectadores nos dieron permiso a ver cómo se miraban entre ellos. Ni una sola vez los vimos juntos, tal vez por miedo que se iban a hacer muecas. Por esto fue tan insulso el foro.

¡Y ahora vienen ustedes, la máxima autoridad electoral, y prohíben que un candidato hable al otro! ¿Hasta dónde quieren llevar esta farsa, señores magistrados?

¿Hasta qué punto perverso ustedes van a cerrar los ojos ante la inconstitucionalidad del comportamiento del presidente de la República, y regalarles penaltis al candidato que este señor apoya? Menos mal que la consigna del FMLN es “juego limpio”... Claro, con el árbitro de tu lado no hay foul que te piten. La nueva definición de “juego limpio” es que el árbitro es tuerto...

Asuman su rol de árbitro, magistrados. Saludos, Paolo Lüers
(Más!/EDH)

Carta de "La Revolución" a Paolo Luers

Los pandilleros del Barrio 18/Revolución me hicieron llegar una carta confirmando su compromiso con el proceso de paz que hace 2 años iniciaron con la tregua enre pandillas. Lo reproduzco textualmente, así como me llegó. Paolo Luers



Paren la guerra sucia a costa de la seguridad ciudadana

La historia que los diputados Roberto D’Aubuisson y Mario Valiente quieren venderlos es una mentira. Mentira electoral para joder al FMLN.
Irónicamente es la misma mentira que en marzo del 2012 se inventaron los encargados de inteligencia y guerra sucia del FMLN para filtrarla al Faro. En aquel entonces, fue una mentira para joder al general Munguía Payez, a quien no perdonaron de haber desplazado al FMLN de los cargos de dirección en Inteligencia, policía y Seguridad.
La mentira es que la tregua nació con un pacto oscuro del gobierno con las pandillas; que el gobierno pagó dinero a los cabecillas de las pandillas y les prometió “privilegios” carcelarios, y que a cambio ellos iban a reducir las tasa de homicidios. Monseñor Fabio Colindres y este servidor somos testigos que esto no es lo que pasó.  En el 2012, cuando el FMLN quería destruir la reputación de Munguía Payez, filtraron al El Faro la información falsa que los cabecillas habían echo tratos pecuniarios con el gobierno, a espaldas de sus pandillas - y casi logran descarrillar el incipiente proceso de diálogo con los pandilleros.

Ahora en el 2014, a pocos días de las elecciones, operadores de guerra sucia del ARENA despolvan la misma mentira, se roban grabaciones de testimonios ante la Fiscalía de dos funcionarios recién despedidas por la administración Funes; las editan a su conveniencia, y las presentan fuera de su contexto. Además falsifican dos cartas (una supuestamente de un pandillero al presidente; la otra supuestamente de Casa Presidencial al ministro de Seguridad, instruyéndole de cumplir las demandas del pandillero) - y listo el tamal tóxico. Esta fabricación en algún momento caerá por el propio peso de su incongruencias. Pero esto no importa, porque entonces las elecciones ya habrán pasado.  La mentira de ARENA va mucho más allá de la mentira original (del pacto gobierno-pandillas y del pago a los cabecillas): los operadores de ARENA se tomaron la molestia de falsificar la carta del supuesto jefe pandillero “Grillo” al presidente, para esconder ahí otra mentira más: que la tregua es resultado de un pacto entre FMLN y pandillas que viene de antes de las elecciones del 2009. Y que cumpliendo este pacto ahora, en el 2014, los pandilleros están movilizando a sus comunidades a votar por el FMLN.
Para explicar porqué los pandilleros ahora llaman a su gente a votar por el FMLN, no hay que inventarse cuentos conspirativos ni asumir que tengan una preferencia por el FMLN: solo hay que ver en la tele la campaña de Norman..  Es absurdo suponer que detrás de la tregua y detrás del actual comportamiento electoral de las pandillas exista un pacto con el FMLN. Es al revés: La tregua nació en contra de la voluntad y de la política de seguridad del FMLN. Por esto, cuando en marzo tomó forma el proceso de  la tregua, fueron la gente del FMLN en la policía y  en el aparato de inteligencia que trataron de dinamitarlo, filtrando información falsa a los medios.  La idea de la tregua comenzó a articularse cuando al fin, en noviembre del 2011, presidente Funes cedió a las presiones de la opinión pública y separó al FMLN del gabinete de Seguridad.
Cuando en marzo del 2012 yo me incorporé al proceso del diálogo con las pandillas y la mediación, docenas de pandilleros, de diferentes organizaciones y en diferentes penales, me contaron (con rabia y desprecio) de las “negociaciones” antes de las elecciones del 2009. Parece que emisarios del FMLN y de ARENA hicieron cola en los penales para seducir a los pandilleros a que les ayudaran en las elecciones presidenciales, prometiéndoles cualquier cosa. Y de todos se sintieron sumamente defraudados. Es más, una de sus condiciones para avanzar en el diálogo fue: No volvemos a hablar con gente de los partidos ni del gobierno.
Nosotros siempre, desde el primer día, les dejamos cristalinamente claro que estábamos ahí con consentimiento del gobierno (de otra manera uno no puede entrar a las cárceles, mucho menos al penal de alta seguridad), pero que no éramos emisarios del gobierno ni recibíamos instrucciones. Éramos mediadores no sólo entra las diferentes pandillas, sino también entre todos ellos y el Ministerio de Seguridad y La Dirección General de Centros Penales, ambos bajo dirección de David Munguía Payez. Si nos hubieran visto como emisarios del gobierno, o como gente que depende del gobierno, no hubiéramos llegada a nada con estos diálogos.
Es más, mis credenciales de férreo crítico del gobierno y del FMLN me ayudaron a ganar la confianza de ellos. Igual en el caso de monseñor Fabio Colindres: En esta situación, con un gobierno del FMLN, sólo un obispo conservador podía superar las sospechas de ser agente gubernamental. Y solo un comandante guerrillero disidente, que muchos en el FMLN siguen viendo como traidor, podía jugar el papel que jugó Mijango. A cualquier emisario del FMLN lo hubieran sacado del penal a patadas.
En los últimos meses hemos tenido largas discusiones con los dirigentes de las pandillas sobre su rol en las elecciones. Nosotros los pudimos convencer que ellos tenían que abstenerse de cualquier acción violenta contra el proceso electoral y contra cualquier partido. Se comprometieron, y cumplieron. Yo personalmente he tratado de convencerles que no apoyen a ningún bando en estas elecciones. Para facilitar esto, he argumentado con la dirigencia de ARENA que maticen su discurso, que sigan diciendo que no van a negociar con delincuentes, pero que al mismo tiempo digan que a diferencia de Funes sí van a priorizar la inversión social en las comunidades marginadas y en proyectos de reinserción. Nadie me hizo caso.
Repito: Observando el tono y contenido de la campaña de ARENA, es obvio que los pandilleros y sus familias votarán contra ARENA. Les sigo haciendo el llamado urgente: Tienen el derecho de votar por quien quieren, pero no de intimidar a nadie a no votar o a votar diferente a su voluntad. A pesar de la provocación de parte de ARENA, cumplan su palabra de no intervenir con violencia o amenazas en el proceso electoral. Voten y punto.
A ARENA y al presidente Funes, quien también está hablando barbaridades y echando combustible al fugo de la violencia, les hago un llamado a la cordura. Es tan irresponsable la guerra sucia de ARENA contra la tregua y sus protagonistas (entre ellos, este servidor), como la guerra sucia de Funes acusando a ARENA de estar detrás del aumento de homicidios de los últimos días.  No sigan complicando la ya delicada situación de inseguridad con mezquinas movidas electorales. Seamos todos más responsables.

Posdata: Felicidades a los pueblos y las alcaldías de Santa Tecla y Quezaltepeque que esta semana también cumplen un año exitoso de poner en práctica un Pacto Municipal por la Vida y la Paz para construir municipios sin violencia.
(El Diario de Hoy)



Carta a los ciudadanos de Ilopango

Estimados amigos:
Felicidades a todos ustedes que viven y trabajan en Ilopango. Ayer tuvieron un aniversario que nadie celebró, pero que tal vez es más importante que otros que se festejan con pompa y música todos los años. Un lunes 22 de enero yo estuve presente cuando frente a su alcaldía se firmó el “pacto por la vida y la paz”. Es más, yo lo firmé como testigo, a la par del alcalde Salvador Ruano, del ministro de Seguridad de entonces, el general David Munguía Payez, de monseñor Fabio Colindres, del pastor Carlos Rivas, de mi amigo Raul Mijango, y de dos representantes de las pandillas locales de Ilopango, uno por la MS13, el otro por el Barrio 18. Todos firmamos aquel día hace un año el compromiso a trabajar para un Ilopango con menos violencia y con más oportunidades.

Es increíble lo que con liderazgo adecuado se puede lograr en un año. Obviamente no se pudo erradicar la violencia, pero sí reducirla. De 117 homicidios en el año 2011, Ilopango ha llegado a 62 en el 2012 y 47 en el 2013. ¿Es retroceso o progreso?

Obviamente no pudimos erradicar de Ilopango el flagelo de las extorsiones. Pero Apulo se quedó libre de extorsiones, con todos sus negocios relacionados al turismo del lago, que da de comer a centenares de familias. Me cosnta que también en Changallo las pandillas han levantado la mayoría de las extorsiones.

Pero en otras partes las extorsiones siguen. También ha habido asesinatos. Cada uno de los 47 homicidios del año pasado es uno demás. Pero es absurdo que algunos quieren responsabilizar de las extorsiones y los homicidios que aun se están cometiendo al proceso de paz que ha logrado reducir estos flagelos. De repente parece que la tregua y los acuerdos locales de paz, como el de Ilopango, son los causantes de los 47 homicidios que todavía no se ha podido prevenir, cuando realmente son los responsables de los 70 homicidios no cometidos en comparación con el año 2011.

Ustedes en Ilopango tienen la suerte de tener a un alcalde con visión, con humanismo – ¡y con huevos! Se ha sentado en una mesa con pandilleros, pastores, empresarios y policías para ver cómo prevenir la violencia, cuando nadie lo quería hacer. Ustedes también tienen la suerte de que en Ilopango hay líderes pandilleros como Marvin y William, quienes tuvieron el coraje de dar la cara por la idea de terminar la guerra entre sus pandillas. Irónicamente, a William, luego de dar en público la cara por la pacificación de Ilopango, lo detuvieron por “asociación ilícita” – pero desde su celda sigue aportando al proceso.

Yo sé que muchos de ustedes aun no logran acostumbrarse a la idea de esta paz que conlleva la reconciliación y convivencia con los pandilleros que tanto daño han hecho a la comunidad. Pero en Ilopango, en comparación a otros lugares, ya hay más gente que entienden que esto es el único camino para terminar con la escalada de violencia.

Felicito a los habitantes de Ilopango, a su alcalde y sus concejales, a los pandilleros que han dado pasos firmes hacia la reconciliación. Felicito a todos ellos por su esfuerzo de rehabilitar sus comunidades, reparando su tejido social, que es la única receta para resolver de raíz el problema de la violencia y delincuencia.

Saludos, Paolo Lüers
(Más!/EDH)

Columna transversal: Quitemos el freno

En las últimas semanas he conversado con innumerables empresarios, ejecutivos, gerentes, economistas del país - para saber cómo ven la posibilidad del país de recuperar el camino del crecimiento y de la generación de empleos y oportunidades. Los resultados de estas consultas son mucho más alentadoras que lo que normalmente se expresa en la opinión pública, que uno percibe en la calle, en las pláticas de cafetín y tengo que agregar: en los medios de comunicación. Aplica un dicho de mi madre: “No dejen que las lágrimas les nublen la vista y ya no vean el camino...” Mucho se está llorando en El Salvador, porque de hecho hay mucha razón de lamentarse, pero existe el peligro que nos agarre un pesimismo que nos impida ver qué es lo que hay que hacer para volver a crecer.

Sin embargo, entrando en serio en el problema, resulta que los que manejan nuestra vida productiva y comercial -tanto las pequeñas, medianas y las grandes empresas- tienen la visión muy clara. No la tienen nublada de lágrimas.

El denominador común: Si nos quitan los frenos, nosotros estamos listos para arrancar.

El freno, en resumida cuenta, se llama mal gobierno. Para ser más concreto: un gobierno que gasta mucho, pero sin definir prioridades; que no define bien las reglas jurídicas para la economía, sino los pone en juego y en duda; que no paga a tiempo a sus proveedores privados y así los mete en crisis de liquidez; que en vez de modernizarse aumenta la tramitología; que como gobierno entra en crisis fiscal y de liquidez...

Uno podría decir: Bueno, pero este mal gobierno ya se va, en 128 días Funes sale de Casa Presidencial. El problema agravante es que el FMLN, que según todas las encuestas tienen posibilidades reales de ganar las elecciones y seguir gobernando, promete “profundizar y hacer irreversibles los cambios”. Lo que todos entendemos como la amenaza de al fin producir aquellos cambios que gobernando junto con Funes y sus amigos no han podido hacer en la profundidad y radicalidad que el partido deseaba: la afiliación de El Salvador al ALBA; la remoción de los contrapesos y mecanismos de control que hasta ahora garantizan que se mantengan intactos la
democracia representativa y el sistema republicano de la alternancia y la división de poderes; una reforma fiscal que castiga el éxito empresarial y así la inversión; la ampliación de una economía paralela (tipo ALBA), donde se mezclan partido y sociedades anónimas con un estado controlado por el mismo partido; aumento de las subvenciones para consolidar una base electoral de pobres que dependen del Estado, del partido y de ALBA...

Entonces, un mal gobierno que le ha metido freno a nuestra economía; combinado con un partido que promete en los próximos 5 años profundizar y hacer irreversibles estos frenos – esto es lo que los propietarios y los administradores de nuestras empresas ven. En toda la campaña electoral de casi dos años no se ha escuchado, por parte del FMLN, ninguna crítica al gobierno de Funes ni a ninguna de sus políticas públicas. Sólo repite y repite que lo producido en estos 5 años son “buenos cambios” y que hay que continuarlos, profundizarlos y hacerlos irreversibles.

Pero al tener claridad sobre todo esto, casi de manera automática se adquiere claridad sobre lo que hay que hacer. Si el freno está bloqueando la marcha, hay que quitar el freno. Lo que realmente tenemos no es un mal vehículo, nuestra economía no está quebrada ni ha llegado al límite de su potencial. Nuestro problema no es el vehículo, sino el conductor que confunde acelerador, clotch y freno. Y nuestro problema aun más grave es que este mal conductor quiere entregar al carro a otro conductor aun peor, a un hombre que apoya incondicionalmente a los regimenes de Cuba, Nicaragua y Venezuela.

La receta de recuperar la marcha de la economía es tan fácil que algunos no la perciben: quitar el freno. Es sector privado salvadoreño tiene la fuerza y las reservas para recuperar el crecimiento. Obviamente, va a necesitar más que quitar el freno: urge echarle combustible e innovación. Y para esto necesitará el apoyo del próximo gobierno: inversiones en seguridad, paz social, educación, un sistema eficiente de salud, fomento de tecnología. Y liderazgo.

En los próximos días vamos a publicar varias de las pláticas con empresarios que me han llevado a estas conclusiones. Y al optimismo.
(El Diario de Hoy)

Carta a los que quisiera ver a la par de Norman para poder votar por él

Estimados amigos:
El FMLN ya anunció algunos nombres que incluiría en su equipo de gobierno, en caso que ganen la presidencia: Gerson Martínez y Vanda Pignato. O sea, más de lo mismo. Parecen muy confiados que la gente quiere que sigan gobernando igual que en los últimos años...


Norman Quijano todavía nos debe la respuesta a la pregunta del millón: ¿Con quienes va a gobernar si resulta electo? ¿Serán los mismos de antes o caras nuevas? ¿A quiénes de los ex-funcionarios de anteriores administraciones escogerá, con qué criterio, y en qué áreas del gobierno entrarán cabezas nuevas, con ideas nuevas y diferente forma de entender y hacer política?


La única cara nueva que ya nos presentó Norman es su compañero de fórmula, el Dr. René Portillo Cuadra, un académico que se destacó en el movimiento ciudadano por la defensa de la Sala de lo Constitucional contra el intento de Funes, el FMLN y UNIDAD de desmantelarla. Pero si el Dr.
Cuadra Portillo queda sólo, ¿qué diferencia puede hacer en un futuro gobierno? Un hombre sólo, y además vicepresidente, no puede ser garantía de que el gobierno de ARENA se mantiene en su línea de defensa de la Constitución, de la transparencia, de la rendición de cuentas, y de la separación de poderes.

Por esto les pregunto a ustedes: Están dispuesto de acompañar a René Cuadra, para que juntos sean una garantía que el gobierno de Norman sea abierto a la reforma y fiel a la Constitución?

Te hago la pregunta a vos, Claudia Umaña. Te quiere ver en un nuevo Ministerio de Justicia, separado de Seguridad. Lo pregunto a Joaquín Samayoa, a quien quisiera ver al cargo de la verdadera reforma educativa. Lo pregunto a Facundo Guardado, quien podría en Seguridad ayudar a Norman a evitar la locura de probar nuevamente políticas desfasadas y fracasadas.

Lo pregunto a Salvador Samayoa, quien podría volver a montar las instancias estratégicas que Saca desmontó: la Comisión Nacional de Desarrollo y el Consejo de Seguridad Pública.

Lo pregunto a Miguel Ángel Simán, quien podría devolver eficiencia a la Secretaría Técnica.

Pregunto a José Antonio Rodríguez si está dispuesto a regresar a su país (a pesar o incluso porque lo ha tratada tan mal), y hacerse cargo de la política energética que nos urge diseñar e implementar.

Pregunto a Claudia Cristiani si aceptaría el reto de transformar la Secretaría de Cultura en una verdadera autónoma al cargo de las instituciones culturales y de la política de fomento de las artes y la cultura. Y que nadie me diga que Claudia no puede asumir este cargo porque es hija de un expresidente. Nadie puede dudar de su calificación e independencia.

Pregunto a Carolina Avalos si estaría dispuesta de quedarse al cargo del FISDL para convertirlo en un Ministerio de Inversión Social.

Pregunto al Dr. Francisco Bertrand Galindo si se atrevería a ser el primer ministro civil de Defensa. Y a Roberto Rubio le pido considerar a asumir Economía.

Tengo muchos “candidatos” más. Pero estoy claro hay que dejar un par de ministerios a areneros de camisa sudada.

Saludos, Paolo Lüers

Aclaración: No he pedido permiso a ninguno de los mencionados. Disculpen mi atrevimiento. Pero sus nombres sirven para explicar qué tipo de liderazgo necesitamos.
(Más!/EDH)