Carta al Secretario de Seguridad de Trump: Su frontera Sur no es problema nuestro

Dear John Kelly:
Usted no entiende nuestros problemas de violencia, inseguridad, pandillas y guerra contra pandillas. El tanque de pensamiento “Atlantic Council” acaba de presentar un informe sobre los problemas del “Triángulo Norte”, compuesto por Guatemala, Honduras y El Salvador. Expertos reconocidos de Estados Unidos y Centroamérica hicieron un análisis de la complejidad de problemas sociales y de debilidad institucional no resueltos que han resultado en la actual crisis de violencia en nuestra región. Y llegaron a conclusiones y recomendaciones que, al escucharlos bien los gobiernos, sobre todo el de Estados Unidos, podrían conducirnos a soluciones.

Como máximo responsable de las políticas de Seguridad de Estados Unidos, lo invitaron a hablar en la presentación del informe. Su discurso mostró que o no se tomó la molestia de leer este aleccionador informe, o no coincide por nada con sus enfoques.

Usted coincide con el enfoque clásico de la política de Seguridad Nacional de Estados Unidos que ve a Centro América simplemente en función de sus estrategias contra el narcotráfico y contra la inmigración. El lema de su discurso dice todo: To Secure the United States’ Southern Border, Look to Central America. Para asegurar la frontera sur de Estados Unidos, hay que enfocar en Centroamérica.”

Asegurar su frontera sur es la obsesión de Donald Trump. Pero no es nuestro problema, mucho menos nuestra prioridad. Mientras todas las políticas hacía Centroamérica (de seguridad, de desarrollo, de crecimiento económico) están supeditadas a la meta única de asegurar su frontera sur contra la entrada de drogas e inmigrantes, toda la cooperación con nuestros países está condenada al fracaso.

Si usted hubiera leído el informe, se hubiera dado cuenta cuáles son nuestros problemas sociales y económicos – y ninguno de ellos está causado por el narcotráfico. Como ex jefe del Comando Sur de Estados Unidos, sabe que el movimiento de drogas de Suramérica hacia el Norte nada tiene que ver con los fenómenos de marginación, comunidades excluidas del desarrolla social, y descomposición del tejido social que en nuestros países son responsables de la violencia y delincuencia. A diferencia de la pandillas, el narcotráfico no nace de la marginación y miseria.

Lo que pasa en los cordones de guetos de pobres de San Pedro Sula, Guatemala y San Salvador lo va a entender si lee el informe del “Atlantic Council”. Detrás de este caldo de cultivo de la violencia no está el narcotráfico, como usted afirma, sino la falta de políticas de desarrollo e inclusión social. Pero mientras los militares como usted (que dominan las políticas del gobierno Trump) supeditan todo al objetivo de “asegurar la frontera sur”, ustedes conducen a nuestros gobiernos a políticas erradas, buscando soluciones militares a problemas sociales.

Usted nos presentó las políticas de Seguridad del presidente hondureño como ejemplo a seguir. Así El Salvador se va hundir más, y tampoco van a “asegurar su frontera sur” contra drogas e inmigrantes.

Saludos,

LEA SOBRE EL TEMA:

Secretario Kelly: narcotráfico está detrás de violencia y corrupción

To Secure the United States’ Southern Border, Look to Central America

EL INFORME DEL ATLANTIC COUNCIL: BUILDING A BETTER FUTURE. A Blueprint for Central America’s Northern Triangle

(MAS!/El Diario de Hoy)

Columna Transversal: La independencia de los mendigos

Todos hablan de la independencia de la Fiscalía General de la República, pero nadie entra al meollo del asunto: su dependencia presupuestaria.

La situación que tenemos es absurda. Exigimos a la FGR que se persiga la corrupción, sea de quien sea. Perseguir la corrupción significa investigar a fondo a pasados y actuales gobernantes y funcionarios, afectando a todos los partidos políticos: el que ha gobernado antes, el que está gobernando actualmente, y a los otros que hicieron pactos oscuros de gobernabilidad con los gobiernos de turno. Pero permitimos que el Fiscal General, al tiempo que investiga casos que afectan al gobierno y a todos los partidos, tenga que negociar con este mismo gobierno y estos mismos partidos el presupuesto que necesita su institución para operar y para poder llevar a cabo adecuada y profesionalmente estas investigaciones.

No importa quién esté al mando de la FGR, si como persona es corrupto o es honesto, esta es una situación que inevitablemente compromete la actuación de su institución. La independencia que necesita una fiscalía para poder investigar a quien sea que amerite investigación será frágil si para conseguir los fondos requeridos está dependiendo de la buena voluntad de los poderes que está investigando. La independencia de una fiscalía es incompatible con una constante incertidumbre presupuestaria. La independencia de una fiscalía no puede ser sólida si el gobierno o cualquiera de los partidos le pueden aprobar o negar el presupuesto de operaciones.

No estoy escribiendo esto para cuestionar o poner en duda la vocación de independencia del actual fiscal general. Estoy cuestionando el sistema actual que le obliga a negociar sus presupuesto. Estoy cuestionando un sistema que da al gobierno y a los partidos la posibilidad de extorsionar a la fiscalía, o por lo menos a tener influencia sobre el alcance de sus investigaciones, controlando y dosificando con criterios políticos-partidarios los fondos de la fiscalía.

Mauricio Funes, ahora asilado en Nicaragua, llegó al colmo de transferir al fiscal general de entonces, actualmente residiendo en Mariona, más de medio millón de dólares de fondos de Casa Presidencial para poder acelerar las investigaciones contra su archienemigo Paco Flores. Incluso si Luis Martínez no haya usado ni un dólar de “refuerzo” para mejorar su vida personal, esta transferencia constituye una aberración institucional. No puede un presidente promover la persecución penal de sus adversarios políticos financiándola con fondos de Casa Presidencial.

Y ojo: Así como un presidente puede hacerle concesiones presupuestarias para promover cierta investigación y persecución, lo puede hacer para que otras investigaciones no se hagan.

Los Acuerdos de Paz, para llevar las discusiones sobre la independencia del sistema judicial del discurso a la realidad, terminaron incluyendo en las reformas constitucionales del 1992 un artículo que garantiza a la Corte Suprema y al sistema judicial un porcentaje fijo (6 %) de los ingresos corrientes del Presupuesto del Estado. Ningún magistrado de la Corte Suprema tiene que sentarse con el presidente ni con la Asamblea para negociar presupuesto.

Lamentablemente, los negociadores de la paz no incluyeron en esta sabia regla a la fiscalía. Ha llegado la hora de hacerlo, ahora que la sociedad salvadoreña ha puesto en la agenda nacional la lucha contra la corrupción y la independencia de las instituciones. De qué forma, no sé. Puede ser que se incluya a la FGR dentro de la cuota constitucional del sistema de justicia, puede ser por aparte. Puede ser mediante una reforma constitucional, o puede ser mediante un acuerdo político entre los partidos. Pero tiene que cumplir un objetivo: Hacer la FGR realmente independiente, y evitar que el fiscal general tenga que andar de mendigo o de extorsionista negociando su presupuesto con los poderes que pueden salir afectados de sus investigaciones. Esta situación es indigna y significa que la justicia siga siendo sujeto a negociaciones políticas.

Si no resolvemos este problema institucional de independencia presupuestaria, ¿qué esperamos que el Fiscal General haga cuando en las próximas negociaciones presupuestarias con Casa Presidencial o con la Asamblea tenga del otro lado de la mesa a personas que tenga que investigar?
(El Diario de Hoy)



 

Carta al fiscal general: Algo huele mal en su fiscalía

Estimado Douglas Meléndez:
Me imagino que no le han enseñado el video que Tatiana Alemán puso ayer en Facebook, luego de enterarse que pospusieron la audiencia contra su hermano Daniel. Tiene obligación moral de ver la desesperación de esta muchacha y su familia.


En esta audiencia el juez tenía que liberar a Daniel, dado que ya está comprobado que los agentes de la PNC Altavista lo detuvieron ilegalmente, con testimonios y cargos falsos. La misma Fiscalía emitió ordenes de captura contra estos agentes y los acusa de fraude procesal, igual que a otro agente de Altavista por tenencia de drogas. Pero la Fiscalía no retiró los cargos a Daniel, preso desde el 10 de enero, por tenencia de droga que los policías de Altavista le pusieron para justificar su detención arbitraria.

La PNC actuó muy mal en este caso. Con una excepción que hay que resaltar: la Unidad de Control de la PNC investigó las circunstancias de la captura de Daniel, a pesar de que públicamente lo precondenó el director general de la PNC.

Pero no toda la culpa es de la PNC. La dirección de las investigaciones corresponde a la Fiscalía. El fiscal asignado al caso de Daniel debería estar preso igual que los malos policías. Le pregunto: ¿Como Fiscal General ha ordenado una investigación del fiscal que avaló y llevó a la justicia el caso amañado contra Daniel? Es más: ¿Van a investigar a los jefes fiscales que supervisaron este caso y permitieron que Daniel siga preso?

El colmo: La audiencia programada para el 3 de mayo, en la cual tenía que salir libre Daniel, fue suspendida por inasistencia del fiscal encargado. ¿Cómo es posible que el fiscal responsable de la acusación falsa no da la cara ante el juez – y ante el ciudadano acusado y su familia?

El argumento fue: La Fiscalía no tiene suficientes recursos. O sea, ¿el costo por este pleito institucional sobre el presupuesto de la FGR lo van a pagar el muchacho y su familia?
Cuando se trató de quedar bien con Estados Unidos y la opinión pública, usted se jactó públicamente que asignó 50 fiscales al caso de Chepe Diablo. ¿Y ahora usted no tiene a un solo fiscal para ir a la audiencia en Ilopango para dar trámite a la liberación de Daniel?

Igual que Howard Cotto es responsable de las actuaciones fuera de la ley de sus agentes, usted lo es para la pésima labor de sus fiscales en este caso. Repito: No es la PNC que dirige las investigaciones, sino la Fiscalía. Solo ella, y en última instancia usted mismo, es responsable de las acusaciones, sobre todo de las falsas.

Cada día que Daniel y su familia pasan por el infierno de una justicia inoperante corre a cuenta de usted, señor Fiscal General. Saludos,


44298-firma-paolo



(MAS!/El Diario de Hoy)

Carta a los trabajadores salvadoreños: Vanguardia ahuevada

Sindicatos o son autónomos del poder político y económico, o se reducen a una farsa. No hay nada más deprimente que sindicatos sumisos y ahuevados, que han vendido su alma a un partido oficial. Esta era la imagen del 1 de mayo 2017 en las calles de San Salvador.

Lo lógico hubiera sido que los trabajadores salieran a su tradicional marcha del 1 de mayo para enfrentar al partido oficial y su gobierno, que hoy día constituyen la principal amenaza a lo más precioso e indispensable de un movimiento sindical: su autonomía.

Hay sindicatos que no están de acuerdo con las políticas del Gobierno del FMLN, con el robo de las pensiones y con la creación de sindicatos paralelos desde los despachos del Ministerio de Trabajo. Hemos visto a los médicos, trabajadores de Salud y maestros enfrentándose a la corrupción, ineficiencia y mala calidad de los servicios públicos. Uno hubiera esperado verlos este 1 de mayo 2017 haciendo una marcha autónoma. Pero viendo el Día de los Trabajadores secuestrado por el FMLN, se quedaron en sus casas…

Los que salieron este 1 de mayo fueron las bases del Frente, encabezadas por su cúpula, y los empleados públicos, encabezados por sus capataces y ministros, en una marcha en apoyo al Gobierno.

Lo que es nuevo es el ánimo de derrota que muestran los mismos dirigentes. Los discursos de Sánchez Cerén y Medardo González demuestran que están asustados. Tienen 8 años de gobernar… y nada que ofrecer.

El FMLN escogió para este 1 de mayo dos causas perdidas y profundamente impopulares: la nacionalización de las pensiones, rechazada por 80 % de la población; y la solidaridad con el régimen de Nicolás Maduro, rechazado diariamente por cientos de miles de trabajadores en las calles de Venezuela.

El FMLN se ha quedado sin gasolina. No tiene ninguna causa que una mayoría de salvadoreños pueda abrazar. Están en defensiva, viendo con asombro cómo el partido ARENA, a pesar de todos sus errores y deficiencias, comienza a repuntar en las encuestas. El pánico está visible en las caras de los dirigentes este 1 de mayo, y se refleja en la pasividad pasmosa de su gente acarreada en la plaza.

¿Cómo pueden pensar que con su proyecto de robarse las pensiones de los trabajadores y con consignas como “Vamos a derrotar la derecha, como en Nicaragua y Venezuela” (Salvador Sánchez Cerén en su discurso) pueden movilizar a los trabajadores que noche a noche ven en televisión cómo los amigos del FMLN en Venezuela están reprimiendo marchas de opositores? ¿Qué tan tontos creen que son los trabajadores?

Es tiempo de que los verdaderos sindicalistas comiencen a construir un movimiento sindical autónomo que realmente represente los intereses de los trabajadores. Saludos,

(MAS!/EL DIARIO DE HOY)