Preguntas al presidente de la Asamblea

Estimado Sigfrido Reyes:
Vamos a empezar, donde todo empieza: la compra de la Villa Dueñas por parte de la Asamblea Legislativa que usted preside.

¿A quién encargó la Junta Directiva de la Asamblea la negociación con el IPSFA para comprar la Villa Dueñas?

¿Usted participó de alguna manera directa o indirecta en la negociación de la compra de la Villa Dueñas y de su precio?

¿Cuándo la sociedad anónima TERREIN, de la cual usted es accionista junto con Byron Larrazábal, negoció con el IPSFA la compra de 5 terrenos en Nuevo Cuscatlán, intervino algún funcionario del IPSFA involucrado en la negociación anterior con la Asamblea para la compra-venta de Villa Dueñas?

¿Qué institución o empresa contrató la Asamblea Legislativa para determinar el valor del inmueble Villa Dueñas? ¿En cuánto fue valorado?

¿Cuánto pagó la Asamblea al final al IPSFA por Villa Dueñas? ¿Es correcto que el precio fue de 4.8 millones de dólares, como reportó La Prensa Gráfica el 8 de diciembre del 2014?

¿Usted puede afirmar con autoridad que las dos negociaciones con el IPSFA (la que usted hizo como Asamblea y la que se hizo como TERREIN SA de CV) no tienen nada que ver una con otra? ¿Pura coincidencia?

La sociedad TERREIN SA. de CV, de la cual usted es accionista, publicó el 19 de diciembre un comunicado diciendo que “los fondos utilizados para pagar el precio de compra de los referidos lotes provinieron de financiamientos otorgados a la sociedad por accionistas de la misma e inversionistas particulares”.  Como TERREIN solo tiene dos accionistas y usted es uno de ellos, esta frase significa que usted personalmente invirtió en la compra de los terrenos. ¿Cuál es el monto que usted como accionista aportó a TERREIN para la compra de los 5 terrenos y de dónde provinieron estos fondos?

¿Aparte de la asesoría en negocios inmobiliarios que ya se sabe que brindó a usted, el señor Byron Larrizábal, para qué tipo de asesoría para la Asamblea Legislativa fue contratado?

¿Cuál es la calificación específica que tiene el señor Byron Larrizábal para el cargo específico por el cual lo contrató la Asamblea? ¿Cuánto ha ganado el señor Larrizábal como asesor de la Asamblea?

¿Usted ha sido el jefe inmediatito del asesor Byron Larrizábal en la Asamblea, o ha tenido otro jefe a quien reportar? ¿Usted puede informar sobre los resultados concretos (informes, proyectos, propuestas) de su trabajo como asesor, no tomando en cuenta los resultados que se reflejan en sus negocios personales?

Ya que no quiso ceder una entrevista a La Prensa Gráfica, tal vez quiera contestar las preguntas mías. Me comprometo a publicar sus respuestas sin ninguna alteración. Saludos,

(Mas!/El Diario de Hoy)

Carta al Fiscal General: Falta poner punto final al pleito sobre con ENEL

Estimado Luis Martínez:
El Diario de Hoy publica hoy un artículo titulado “Italiana ENEL se despide...”. Un buen resúmen de una triste historia, en la cual usted tiene uno de los papeles de villano. La historia como un país no supo aprovechar la oportunidad de juntar esfuerzos con una empresa líder a nivel mundial para explotar uno de los pocos recursos naturales que tenemos: la energía geotérmica. La historia como dos gobiernos (de Saca y de Funes) bloquean la inversión italiana en LaGeo, hasta que el socio al final, aunque ha ganado el pleito en todas las instancias internacionales, prefiere vender sus acciones y abandonar El Salvador para invertir en otras partes. La historia como un fiscal general (o sea, usted) se deja instrumentalizar para poner su institución al servicio de esta política errada y, peor aun, de la persecución política y de los intereses electorales del presidente Funes. Cualquiera puede leer esta triste historia en El Diario de Hoy del día 16 de diciembre.

El único error en esta historia periodística es la introducción. Dice: “El Estado savadoreño y la emresa italiana Enel Green Power escribieron ayer la última página de una convulsionada historia…”  ¡Falso! Faltan dos páginas por escribir, y la primera le toca a usted, señor fiscal general: falta poner punto final a las acusaciones penales que su fiscalía lleva contra nueve exfuncionarios, entre ellos don Billy Sol Bang. La base de la acusación es la supuesta ilegalidad del convenio que ellos negociaron y firmaron con ENEL en el año 2002. Ahora, usted mismo, como representante del Estado salvadoreño, firmó un acuerdo con ENEL, que pone fin al pleito. La solución: El Salvador compra a ENEL todas sus acciones. Con esto, el Estado -¡al fin!- reconoce la legalidad del convenio CEL-ENEL del 2002. Si no, no le podía comprar a los italianos sus acciones. Usted no pudo haber firmado un documento de compra de acciones ilegalmente adquiridos por un valor de por 280 millones de dólares.

Por tanto, usted tiene que sobreseer la acusación que abrió, no solo contra ENEL, sino también contra los nueve exfuncionarios. Y tiene que levantar el ambargo de bienes por valor de 2000 millones de dólares, no sólo contra ENEL, sino contra todos los acusados. Esta es la pagina que a usted le toca escribir para llevar a buen término la triste historia.

También está equivocado David López, presidente de la CEL y cuñado del secretario general del FMLN Medardo González, cuando dijo a los medios que con la solución comercial entre el Estado y ENEL “se facilitará el desarrollo de los procesos penales”. ¡Falso! No facilita el desarrollo de los procesos sino obliga a suspenderlos. Ya no hay causa. Bueno, parece que nunca la hubo. Pero ahora, la supuesta causa se vuelve definitivamente insostenible. El convenio con ENElL de diciembre del 2015 (de compra-venta de las acciones de ENEL en LaGeo) sólo es válido si fue válido el convenio original del 2002, mediante el cual los italianos adquirieron estas acciones. Así de simple.

Bueno, es simple. Pero entiendo que para usted es difícil salir de este dilema. Tiene que sobreseer, pero no quiere decir: Fíjense, me equivoqué, son inocentes, porque ahora me di cuenta que el convenio del 2002 sI era legal y válido. Ya con 280 millones sobre la mesa mesa, pensándolo bien, no hubo delito…

Pero esto es su dilema, señor. Usted se metió en este huevo, usted llevó a la corte esta acusación política de Funes y de la Santa Inquisisción de la Asamblea, usando valuos manipulados y rompiendo reglas básicas de procedimiento. Ahora es su problema cómo salir de este dilema sin perder la cara.

La otra pagina le toca escribir al gobierno de Salvador Sánchez Cerén: Esta historia solo termina cuando el gobierno presente un plan de cómo desarrollar la industria geotérmica y así asegurar el futuro energético del país - sin el socio estratégico y su capacidad de invertir dinero y tecnología. Y sin posibilidad de conseguir otro, porque ninguna empresa internacional va a entrar al campo minado donde acaba de de salir ENEL.

A la espera de las dos páginas finales de esta triste historia, le saluda Paolo Lüers

(Mas!/El Diario de Hoy)



Columna transversal: Alegato por el Gran San Salvador

Los gobiernos -¡todos!- han mostrado que son incapaces de resolver los problemas de tráfico y transporte público del área metropolitano. Lo mismo es cierto para los problemas ecológicos, el manejo de riesgos, el agua potable, el tratamiento de aguas negras y de la basura en este complejo urbano llamado Gran San Salvador, donde vive más del tercio y trabaja, comercia o estudia más de la mitad de la población del país.


Las alcaldías, así como son concebidas en nuestro esquema de Estado centralizado, no tienen la capacidad financiara ni las competencias legales para exitosamente solucionar estos problemas que afectan no sólo la vida de todos los ciudadanos de nuestras ciudades, sino además el desarrollo económico y social del corazón económico, productivo, comercial y cultural del país.

Antes de que a este corazón le de un infarto, hay que crear la base para poder enfrentar todas las enfermedades que padece el Gran Salvador. Y esta base se llama descentralización del Estado. Hay que crear verdaderos gobiernos municipales, pasando competencias y fondos del gobierno central a las alcaldías. Y hay que crear, entre los gobiernos municipales del Gran Salvador, instancias metropolitanas capaces de construir soluciones estructurales y sostenibles: la Autoridad Metropolitana de Tráfico y Transporte Público; la Autoridad Metropolitana de Desechos Sólidos; y la Autoridad Metropolitana de Agua. Y una Autoridad Metropolitana de Planeación Urbana que trascienda las competencias de la OPAMS.

Tomemos como ejemplo el desastre del SITRAMSS. Este megaproyecto tiene una falla de nacimiento: No ha sido coordinado con los gobiernos municipales, aunque afecta a todos los municipios del área metropolitano. Afecta en especial y de manera directa San Martín, Ilopango,  Soyapango y San Salvador, donde la primera fase del SITRAMSS ya está causando daños incalculables; y si se realizara, así como pretende imponer el gobierno, la segunda fase, igualmente saldrían perjudicados Santa Tecla, Antiguo Cuscatlán - y en San Salvador todo el sector sur-occidental. Pero es peor: el SITRAMSS también tiene impacto negativo sobre el resto de las ciudades del Gran San Salvador (Apopa, Mejicanos, Tonacatepeque, Cuscatancingo, Ayutuxtepeque, Ciudad Delgado, Nejapa, San Marcos, cuyos habitantes mayoritariamente se desplazan a San Salvador diariamente), porque altera todo el sistema de transporte público y el tráfico vehicular en todo el Gran Salvador. A esta lista hay que agregar, a esta altura del crecimiento urbano, municipios vecinos como Cojutepeque, Santiago Texacuango, Santo Tomás, Colón, Quezaltepeque, Nuevo Cuscatlán y Zaragoza. Y los alcaldes de todas estas ciudades afectadas no tienen ninguna participación en la planificación, el diseño y la administración de este proyecto.

La primer cosa que deberían hacer los candidatos a alcalde serios (del partido que sean) es exigir que el gobierno central suspenda la implementación del SITRAMMS y entre en una negociación seria con los alcaldes electos en marzo 2015, con el fin de crear un sistema consensuado, bien planificado e integral que corresponda a las necesidades de las ciudades y sus habitantes. Esto significa no sólo suspender la segunda fase, para evitar que el actual caos se expanda a la Escalón, San Benito, Antigua Cuscatlán, Merliot y Santa Tecla. Significa también suspender la puesta en marcha de la primera fase, que ya tiene hasta la madre a los habitantes de Soyapango, Ilopango, el Centro y la parte Oriental de San Salvador.

Los futuros alcaldes, desde sus campañas actuales, tienen que tomar la iniciativa y crear un liderazgo que puede obligar al gobierno a recapacitar y a la Asamblea a legislar al respecto. Repito: No importa de qué partido sean. No es un conflicto entre partidos. Es un conflicto de intereses entre el poder local, que representa a los ciudadanos y sus comunidades, y el gobierno central, que quiere acaparar los fondos y el poder de decisión, bloqueando la democracia participativa y el desarrollo orgánico de las ciudades y de su conjunto, el Gran San Salvador.

Lo del SITRAMMS sólo es el ejemplo más urgente y que está a la vista de todos. Pero lo mismo hay que hacer respecto al manejo de aguas y en un tema central: la planificación del desarrollo urbano sostenible económica y ecológicamente. Para mostrar que las alcaldías están listas y dispuestas a convertirse en gobiernos locales, los futuros alcaldes tienen que tomar medidas en los campos que ya son de su competencia y que cada municipio por separado no puede enfrentar exitosamente: la basura y el mantenimiento de las calles urbanas. Se ha mostrado hasta la saciedad que las alcaldías, así como están concebidas, no pueden enfrentar el cartel mafioso de MIDES, que tiene el monopolio del manejo de los desechos sólidos y lo aprovecha estrangulando las finanzas de todos los municipios. Y en cuanto a las calles urbanas, los futuros alcaldes tienen que luchar por crear un FOVIAL del Gran Salvador, concentrando sus recursos propios y peleando con el gobierno central la parte que al Área Metropolitana corresponde de los fondos del MOP y del FOVIAL central.

Candidato a alcalde que siga filosofando (“buen vivir”, “nuevas ideas”, “la señal de los nuevos tiempos”, “tú eres tu sueño”, “por amor a El Salvador”), pero no propone soluciones concretas y no está dispuesto a luchar por la descentralización del Estado, está engañado a la gente. Candidato que sólo habla de su municipio, cuando los problemas son comunes y requieren soluciones conjuntas, está hablando paja.

Los ciudadanos exigen a los candidatos a alcalde, sobre todo de la capital, que hablen claro. No vamos a seguir votando por candidatos que venden fantasías y humo, sino por líderes que conjuntamente construyen soluciones. Partido que no articule una plataforma conjunta de sus candidatos a las alcaldías del Gran Salvador y de su bancada legislativa en pro de la creación de verdaderos gobiernos municipales y competentes autoridades metropolitanas, falla a la ciudadanía.

Ojala que los candidatos piensen en esto antes de lanzar sus campañas de cancioncitas y poemas. 
(El Diario de Hoy)

Carta a los magistrados electorales: Devuelvan la pelota a la cancha de la Asamblea

Estimados magistrados del TSE:
La Asamblea les tiró la pelota a ustedes. O más bien la papa caliente, sobre la cual no supieron ponerse de acuerdo: la legislación de cómo aplicar el voto cruzado. Para los diputados del FMLN y GANA, la salida fácil: que decidan los magistrados del Tribunal Electoral, y si no se pongan de acuerdo, que decidan con mayoría simple.

Les doy un consejo: Agarren la pelota, pero no la jugada. Hagan su propio juego, el que les corresponde: ustedes son la autoridad técnica competente en materia electoral. Jueguen este papel: elaboren el esquema de cómo contar los votos cruzados, de manera apegada al principio de que cada voto vale lo mismo. Jueguen de acuerdo a las reglas constitucionales, y devuelvan la pelota (la papa caliente) a los diputados: Aquí está el proyecto de ley, señores diputados, bien fundamentado, bien aplicable - ¡ahora hagan su trabajo y legislen!

Si arman un paquete técnicamente perfecto, que dé plena  seguridad y certidumbre a los votantes, a los partidos y a los candidatos independientes, ¿con qué cara los diputados se van a atrever a no aprobar, como Dios y la Constitución mandan, un proyecto elaborado por el organismo competente, que es el Tribunal Supremo Electoral?

Pero cuidadito: no acepten la jugada chuca de los 44 diputados de tirarle la papa caliente al TSE. Es una trampa: quieren que sean ustedes los que se quemen las manos con un reglamento perverso. En este caso serán ustedes, y no los diputados, los acusados ante la opinión pública – y ante la Sala de lo Constitucional, que tiene la obligación de vigilar que votemos con reglas claras y apegadas a su sentencia. Jueguen bien, elaboren una legislación limpia, y exijan a la Asamblea que haga lo que a ella (y solo a ella) corresponde: aprobarla y darle fuerza de ley.

Si aceptan el reto y desarrollan bien la normativa del voto cruzado, de una sola vez el Tribunal Supremo Electoral se erige como la instancia creíble, legítima, imparcial y competente que necesitamos para que el proceso electoral goce de credibilidad - y sus resultados de legitimidad indiscutible.

Ustedes disponen del aparato técnico que la Asamblea lamentablemente no tiene, porque los partidos nunca lo han querido construir: un equipo técnico con experiencia, experticia y autoridad técnica, que trata los problemas como lo que son: técnicos, en última instancia matemáticos - sin llevarlos al terreno liso de lo ideológico. Toda esta discusión absurda sobre si hay que votar por bandera o por personas, sobre colectivismo o individualismo, sobre el partido encima de los ciudadanos – todo esto es discurso ideológico, y para algunos casi una lucha religiosa. Ustedes son la instancia adecuada que puede y debe bajar esta discusión al terreno práctico y técnico. La Sala, en sus sentencias, ya decidió que vamos a votar por cara y además por caras de diferentes listas y partidos. A ustedes sólo les toca el cómo.

Pero cuidado: Ustedes no son legisladores. La pelota tiene que regresar al campo de la Asamblea – solo ella puede meter el gol y aprobar la ley. Ustedes son los árbitros, no los jugadores. El equipo de FMLN/GANA, en su desesperación, tiró la pelota fuera del campo. Agárrenla, revísenla bien, límpienla - y regrésenla a los diputados.

Saludos, Paolo Lüers
(Mas!/El Dario de Hoy)