Carta a Angela Merkel: Usted tiene coraje

Liebe Frau Merkel:
Necesito expresar que me siento orgulloso de Usted. Jamás me hubiera imaginado que iba a decir esto sobre alguien de la Democracia Cristiana. 

Cuando usted decidió decir a los miles de refugiados sirios varados en Hungría que eran bienvenidos en Alemania, usted sabía que esto le podía costar el apoyo de su propio partido - y tal vez el poder. Usted, la pragmática, la eterna buscadora de consensos, tomó una decisión basada en principios, poniendo todo su prestigio personal y todo su capital política en juego para mover a la opinión pública de su país a la única posición éticamente aceptable: dar la bienvenida y protección a los seres humanos que huyeron del fuego cruzado entre dos fuerzas igualmente diabólicas: la del dictador Assad y la de ISIS. 


Su gesto tan enérgico y claro tuvo el impacto esperado: Los alemanes, en su gran mayoría, adoptaron lo que se dio a llamar la “cultura de la bienvenida”: una ola de solidaridad y colaboración práctica sin precedentes. Miles de ciudadanos alemanes recibiendo a los refugiados, ofreciéndoles techo, comida, y calor humano. Voluntarios trabajando día y noche en los albergues abiertos para los refugiados. Parecía que bajo su liderazgo, Frau Merkel, el país se unía alrededor de una nueva identidad nacional: de generosidad, tolerancia, y hermandad. Pocos políticos logran esto.

Pero cuando el flujo de refugiados no cesaba y llegaba al millón de personas, la opinión pública comenzó a cambiar. Todavía seguían trabajando los miles de voluntarios, pero a  la mayoría de la gente le comenzaron  entrar dudas: ¿Puede nuestro país acoger a tanta gente, además de otra cultura y religión? Los moderadores de los talk shows comenzaron a cuestionar la posición de su gobierno. En su propio partido surgió crítica. Comenzaron a asustar con el fantasma de la ultra derecha.

Pero usted siguió diciendo: Somos un país rico y fuerte que puede y debe absorber a los refugiados. Tenemos la capacidad si tenemos la voluntad…

Surgió una exigencia dentro de su propio gobierno y partido: Hay que reducir el flujo. Hay que definir un límite. Hay que cerrar las fronteras.

Pero usted sigue diciendo: El derecho humano al asilo no conoce límites. Los valores que nos definen nos obligan a acoger a los seres humanos que buscan asilo en Alemania y Europa.

Pasó lo de Paris, y creció la presión de cerrar las fronteras para que no entren más extraños. Surgió la frase: Seguridad va encima de humanidad.

Usted dice: No. Vamos a reforzar la seguridad para evitar atentados terroristas, pero no vamos a cerrar las fronteras a los que precisamente huyen de este terrorismo.

En Estados Unidos, el presidente Obama adopta un discurso parecido, frente a la exigencia de los republicanos de no dejar entrar a ningún sirio al país - ya vieron lo que pasó en Paris. Pero hay una diferencia abismal entre usted y Obama: Usted dio asilo a cientos de miles de sirios, arriesgando su capital político, ya están en Alemania, tienen techo, comida, seguridad y acogida. En cambio,  Obama solo habla y habla y habla – y hasta la fecha no ha acogido a nadie. Y Hillary se hace la maje…

Son muy contadas las ocasiones cuando el discurso de los políticos (la declamación de principios) es coherente con su acción. Es muy extraño que los polítcios, para aplicar un principio, están dispuestos de arriesgar su poder. Cuando esto pasa, presenciamos historia. Cuando esto pasa, podemos volver a confiar en el liderazgo político. Usted, Frau Merkel, ha dado este extraño ejemplo. Con esto se gana el respeto de muchos.

Saludos, 
(Mas!/El Diario de Hoy)

Columna transversal: Errado discurso del FMLN… y errada política de ARENA

"Errado discurso del FMLN ” es el título de una reciente columna de Claudio de la Rosa, asesor de ARENA  en la Asamblea Legislativa. Totalmente de acuerdo: El discurso del FMLN es erróneo, aunque hay que preguntar: ¿Cuál es la novedad?  Pese a que en tiempos de campaña electoral el FMLN  tiende a ocultarlo, en el fondo nunca ha renunciado a su carácter revolucionario, sus pretensiones socialistas, su forma partidaria leninista, y su teoría marxista. Así que la frase de Claudio de la Rosa es correcta, pero de ninguna manera puede dar pauta a sorpresa  ni a la indignación que resulta de la sorpresa.

ARENA tomó el contenido de los documentos aprobados por el FMLN  en su Congreso como pretexto para renunciar a la Interpartidaria. Digo pretexto, porque entiendo que ARENA se encontraba en una situación sumamente incómoda dentro de la tal Interpartidaria: Bajo presión de la OEA y Naciones Unidas, ARENA había cometido el error de entrar a esta instancia sin tener una estrategia. ARENA fue a la reunión de Ataco sin tener claro que participar en la Interpartidaria solo tenía sentido si se lograba convertir este foro en el mecanismo para producir los cambios necesarios a las políticas públicas del gobierno, sobre todo en materia de Seguridad. Entonces, el error inicial fue no insistir en que la agenda de la Interpartidaria comenzara con un exhaustivo análisis crítico de las políticas del gobierno.

Tal vez el FMLN, que obviamente no está dispuesto a someter sus políticas, por más fracasadas que sean, a un mecanismo de revisión y corrección de este tipo, se hubiera negado. Bueno, en este caso ARENA, luego de un debate transparente sobre este tema, habría tenido todo el derecho de decir: A una Interpartidaria que de antemano solo sirve para avalar políticas ya definidas no me incorporo.

Un partido de oposición tiene todo el derecho del mundo de condicionar su entrada a un mecanismo interpartidario de concertación. Tiene derecho de no entrar si no hay condiciones para que la concertación sea provechosa para el país. Pero una vez que se siente en la mesa, tiene que tener claro que levantarse y abandonarla tiene un altísimo costo político.

Sin embargo, ARENA no tuvo un concepto estratégico claro cuando entró a la Interpartidaria  y,  por lo tanto, cayó en la emboscada de Ataco. La oposición aceptó tácitamente el plan “El Salvador Seguro” como guión, y permitió que la concertación no arrancara con una revisión de este plan, sino que solamente había que buscar consenso sobre la forma más adecuada de financiarlo. Como dicen: Solo les quedó escoger entre la forma en que nos van a estrangular con nuevos impuestos y más endeudamiento…



Claro que al darse cuenta de esta trampa, ARENA  comenzó a sentirse sumamente incómodo en la Interpartidaria. Y ahí cometió el segundo error: agarró el primer pretexto para retirarse. En este sentido, los impresentables documentos aprobados por el FMLN  en su primer congreso le llegaron como un regalo a ARENA… supuestamente.

Resulta que fue el peor pretexto que ARENA  podía escoger para corregir su error anterior de  ir a la Interpartidaria sin una estrategia clara. Lo correcto habría sido comenzar a convertir la Interpartidaria de verdad en mesa de debate político,  pero  con  los puntos concretos sobre la mesa, no sobre el carácter marxista o no democrático del FMLN . ARENA tuvo la oportunidad de aprovechar la Interpartidaria para poner a discusión, de manera transparente y profunda, la política de Seguridad Pública y el equivocado uso de la fuerza represiva para confrontación letal sin sentido estratégico; el presupuesto que no refleja prioridades ni mucho menos focalización en el gasto público; el erróneo uso masivo de subsidios; la falta de calidad en los sistema de educación y salud, etc.

Tal vez esta discusión pública, aprovechando la Interpartidaria, no hubiera llevado a acuerdos,  pero sin duda,  a más transparencia, a más claridad en la sociedad civil, a mejores condiciones para construir mayoría alrededor de propuestas claras. Y tal vez, quien sabe, en algún momento una salida lógica y digna de la Interpartidaria, en caso  de  que este mecanismo hubiera agotado su potencial.

Claro, para sostener esta discusión, la oposición primero tiene que tener propuestas propias claras para mejores políticas públicas - y saberlas comunicar, con voceros creíbles y competentes. Ahí existe una deficiencia de ARENA que explica sus errores…

Haberse salido de la Interpartidaria, con un razonamiento que, a todas luces,  es pretexto, sin ni siquiera haber puesto a prueba este mecanismo y agotado su potencial, fue un error más de ARENA. El tiempo para las elecciones de 2018 y 2019 corre, y no habrá espacio  para muchos errores más.
(El Diario de Hoy)



Carta a los payasos falsos y sus amos: No bailaré en su fiesta grotesca de disfraces

Ahora resulta que hasta a mi me quieren poner a bailar en esta perversa fiesta de payasos, caras enmascaradas y trolls. Cuando ya todos saben de dónde provenían los ataques cibernéticos contra los dos principales periódicos de El Salvador, de repente aparece mi nombre. Y aparece por una simple razón: porque desde el principio lo “sembraron” para confundir…

Según informó Arístides Perla, el apoderado legal de La Prensa Gráfica, para publicar las clonaciones de este periódico contrataron dominios falsos en compañías internacionales que otorgan las direcciones en Internet.

Es una operación simple, como me explican amigos que se dedican al honorable oficio de crear paginas WEB: Via Internet uno se comunica con uno de los proveedores, llena un formulario on-line con sus datos personales o de su empresa, y al final pone el número de su tarjeta de crédito. Y este dato, como es esencial para que te cobren, es el único importante y verficable. Con tal que pongas una tarjeta que funciona, puedes ponerte como nombre Vladimir Putin, Santa Claus… o Paolo Luers, siempre con sus respectivas direcciones, números de teléfono, etc. Lo único que verifican es tu tarjeta…

Para luego investigar quién realmente compró el dominio, la única forma es por la huella del pisto: averiguar de quién es la tarjeta de crédito con la cual se pagó. Y precisamente esto es lo que la Fiscalía, una vez que abrió la investigación formal por presión de La Prensa Gráfica, tuvo que haber hecho, solicitando apoyo a otros países. Y allí encontrarán a la persona que contrató el dominio para el fraude cibernético. Y no soy yo. A mi me pusieron para despistar. Pero no voy a bailar en esta fiesta de disfraces.
Alecus, 18 noviembre / EDH-MAS
Alecus, 18 noviembre / EDH-MAS
Más bien voy a hacer caso al proverbio chino que dice: “Sentate en la orilla del río y verás pasar flotando los cadáveres de tus enemigos…”

Es una cuestión de paciencia. Al rato la fiscalía va a recibir los informes internacionales con sus peritajes de los dominios de Internet usadas en la operación contra La Prensa Gráfica, y entonces sabremos quienes son los chistosos que pagaron por un dominio registrado a nombre de Paolo Luers para publicar ediciones clonadas y así fregar a sus enemigos que tanto odian: los medios de comunicación independientes y críticos.

Muy chistositos pueden aparecer los payasos, pero el último en reirse seré yo, sentado bien galán en la orilla del rio, viendo en las noticias las caras de los personajes de la vida pública quienes cobardemente usaron a un pobre técnico que ahora agarraron como chivo expiatorio - y quienes usaron también mi nombre para despistar. Al final van a salir del anonimato y de la impunidad.

Recuérdense, payasos falsos: Quien ríe de último ríe mejor. Saludos,

f4519-d851d-firma-paolo 
(Mas!/El Diario de Hoy)

Carta al presidente Ortega: ¡Dejálos pasar!

Daniel:
Las imágenes de Peñas Blancas, con mas de mil migrantes cubanos barrados en la frontera, bloqueado su paso por el ejército y la policía de Nicaragua, parecen mucho a las fotos que durante semanas hemos visto de Hungría, Eslovenia, Croacia y Serbia.

En ambos casos hay gente que solo pide paso libre para llegar adónde su sueño y su desesperación los llevan y dónde se sienten bienvenidos y respetados. Los que el ultraderechista y racista gobierno húngaro no quiso dejar pasar por Hungría, eran refugiados que huyen de las guerras en Siria, Irak y Afganistán y quieren llegar a Alemania o Suecia, y los que vos reprimís en Peñas Blancas son cubanos que no creen en el cambio en Cuba y quieren llegar a Estados Unidos. 

¿Quién sos vos para juzgar si tienen razón y derecho de haber salido de su país? ¿Qué te importa? Ellos no piden asilo en Nicaragua, solo libre paso. En vez de hablar por teléfono a Castro para que te diga que los detengás, la única cosa que tenías que hacer es hablar con los gobiernos de Honduras, El Salvador, Guatemala y México para organizar que lleguen a Estados Unidos.

Para vos, no son refugiados. Bueno, que yo sepa, pasar en lanchitas o baldas por un mar para salir de un país a riesgo de ahogarse no lo inventaron en el Mar Mediterráneo, lo inventaron en Cuba. Repite: ¿Quién te nombró juez sobre esta gente que está dispuesta de ir caminando de Ecuador a Estados Unidos?

Los gobiernos solo les tienen que dar la visa de paso, nada más. Estoy seguro que los nicas se harán cargo de darles comida, techo y consuelo. Igual que lo haríamos en El Salvador, si nuestros gobiernos se ponen de acuerdo de abrir las fronteras y dejarlos pasar.

Los centroamericanos no somos menos hospitalarios que los pueblos de Europa que recibieron con solidaridad a los refugiados de medio oriente. Los que no saben responder con humanismo son los gobiernos. Bueno, algunos gobiernos, como el tuyo aunque se dice revolucionario.

Simplemente déjalos pasar, Daniel. Ni al gobierno cubano ni al tuyo le conviene que los medios estén llenos de cubanos que se enfrentan a garrotes y fusiles sandinistas. Entienda una cosa: Una multitud que viene caminando  atravesando continentes, sufriendo hambre, enfermedades y hostilidades burocráticas, nadie la va a detener, a menos que esté dispuesto de masacrarlos. No creo que tengás el estómago para esto, Daniel.

Simplemente dejálos pasar. Saludos,

(Mas!/El Diario de Hoy)