Carta a los dueños de los ahorros de pensiones: No se dejen expropiar

Trabajadores del país:
Lo que pretende hacer el gobierno, en su desesperación por más pisto, es aberrante: nacionalizar los ahorros del sistema privado de pensiones, para resolver un problema fiscal - cuando la cosa es al revés: se necesita resolver el problema fiscal del país, con una reforma fiscal integral, para poder asegurar las pensiones.

Hay una verdad que no quieren decir: Para asegurar las pensiones hay un déficit de 24 mil millones de dólares - y son obligaciones del Estado. No pueden salir del sistema de pensiones, sea este estatal, mixto o privado. Por tanto, la reforma de pensiones que plantea el gobierno (no solo Carlos Cáceres, sino el gobierno), no aporta nada a la solución del problema de las pensiones.

Cuando se hizo la reforma del sistema e introdujo las AFP y el ahorro a título personal de cada cotizante, estas obligaciones del Estado ya existían. Vienen del sistema viejo (ISSS, INPEP e IPSFA), que casi no tenía ahorros, pero la obligación de pagar las pensiones de miles de salvadoreños.

Las cotizaciones en el nuevo sistema privado, y los fondos que se acumulan ahí no tienen absolutamente nada que ver con esta deuda previsional del Estado. Estas cotizaciones son para las futuras pensiones de los cotizantes de las AFP.

Otra cosa que mucha gente no sabe es que con las cotizaciones mensuales como las fija la ley,  los trabajadores que ganan menos del doble del salario mínimo nunca alcanzarán una pensión digna. Imposible. Ahí surgen nuevas obligaciones del Estado que tiene el deber de completar estas pensiones. El monto de una pensión depende principalmente del monto del salario. En un país con salarios bajos, las pensiones serán bajas y necesitan complementos por parte del Estado.

Además, cualquier política social que el gobierno promueve para pagar “pensión universal” a personas que no han cotizado, porque no son parte de la economía formal, aumenta más estas obligaciones del Estado en materia provisional. Si el Estado les quiere dar una pensión, lo tiene que pagar el Estado. No puede salir del sistema de pensiones.

En total estas obligaciones del Estado suman unos 24 mil millones de dólares. Ninguna reforma del sistema de pensiones, por más adecuada y eficiente que sea, podrá financiar estas obligaciones. Tienen que salir de ingresos del Estado - y para esto se necesita una reforma fiscal profunda y de largo plazo. Pero nadie habla de esto…

Lo que propone el FMLN, a través de su ministro Carlos Cáceres, es exactamente lo contrario, y por tanto irresponsable: usar los fondos privados y personales de pensiones, que son administrados por las AFP, para resolver su propio problema fiscal. Con esto, haría más grande el hoyo, o sea el déficit previsional. El FMLN nos quiere convencer que quieren expropiar a las AFP y sus accionistas, pero estarían expropiando a todos ustedes que son los dueños de estos fondos. Las AFP solo los administran y los invierten para que nuestros ahorros crezcan con la acumulación de intereses.
La reforma fiscal que necesitamos no es solamente para erradicar el déficit fiscal que resulta cada año del desbalance de ingresos y egresos del Estado, sino además tiene que abrir caminos para asegurar que en el las próximas décadas el Estado tenga con qué pagar los 24 mil millones de dólares de deuda previsional, o sea lo que necesita para seguir pagando las pensiones del sistema tradicional (ISS, INPEP, IPSFA) y para completar las pensiones de los cotizantes de salario mínimo.

Para que esta suma no se le haga aun más grande, es esencial que el sistema nuevo de las AFP funcione como estaba concebido. Esto significa: no expropiarle nada, y dejar de obligar a las AFP a prestar miles de millones al gobierno a tasas de interés ridículas. Puede ser que signifique también incrementar las cotizaciones mensuales, o incluso subir la edad de pensionarse. Pero ojo: Incluso si todo esto se hiciera de la manera más eficiente, lo único que lograría es consolidar el sistema privado de pensiones, pero jamás resolver el problema de pensiones que tiene el gobierno con los derechohabientes del sistema viejo estatal, en el ISSS, INPEP e IPSFA.

Para resolver esto se necesita una negociación entre gobierno, oposición, empresa privada y sociedad civil sobre una reforma fiscal que reduzca y priorice los gastos, amplíe la base tributaria, facilite el crecimiento económico y defina los impuestos que vamos a pagar para financiar las pensiones que no están cubiertos por el sistema privado. En Uruguay pagan 5 puntos de IVA extra para las pensiones.
El gobierno no está interesado en hablar de esto, sino solamente en caer a los 4 mil millones de dólares que suman nuestros ahorros en las AFP. Y para esto, solo necesitan 43 votos en la Asamblea..
La única forma de evitar esto es dejarle claro al FMLN y GANA que quien juega con nuestros ahorros, que cometen suicidio político y electoral.

Saludos,

(mas!/El Diario de Hoy)

Carta a la subcomisión que busca fiscal nuevo: las preguntas que faltan hacer

Estimados diputados:
Vi la lista de las 11 preguntas que ustedes van a hacer a los 72 aspirantes al cargo de Fiscal General. Algunas buenas, otras un poco aguadas, pero lo que más preocupa son las preguntas que faltan.

Así, con estas preguntas, difícilmente podrán encontrar, entre los 72 candidatos, al fiscal idóneo. Me permito mandarles algunas preguntas adicionales, para que en la segunda ronda, cuando hayan establecido los candidatos finalistas, puedan llegar al grano…

12. ¿Va a seguir manteniendo las buenas relaciones interinstitucionales entre la Fiscalía General de La República y la empresa del señor Enrique Rais?

13. Una vez electo Fiscal General, ¿usted haría uso de los helicópteros y aviones privados de las empresas de Enrique Rais, o tendrá otro patrocinador para sus viajes oficiales y privados?

14. ¿Como titular de la Fiscalía, usted seguirá usando las redes sociales, en particular su cuenta personal en Twitter, como canal alternativo para acusar a ciudadanos, en casos que lamentablemente no tiene pruebas suficientes para presentar acusación formal ante un juez?

15. ¿Está usted dispuesto a ordenar una investigación interna en la Fiscalía General para determinar si esta institución se ha utilizado para chantajes políticos y extorsiones?

16. ¿Está usted dispuesto a crear, para esta investigación y otras de la misma importancia y sensibilidad, dentro de la FGR comisiones con amplia autonomía y con participación de expertos internacionales?

Las pereguntas que la Subcomisión les hace a los 72 candidatos a la FGR
Las preguntas que la Subcomisión les hace a los 72 candidatos a la FGR

17. ¿Cómo define usted la misión principal de la FGR: perseguir, acusar y encarcelar a ciudadanos bajo sospecha de haber cometido delitos? ¿O garantizar que se haga justicia, aun cuando esto significa que el ciudadano acusado sea absuelto?

18. El Fiscal General saliente declaró como logro de su gestión que en los tres años de su mandato se han logrado 21,070 ingresos a centros penales. Aparte de que este número requiere de corroboración y precisión (¿cuántos de este total ingresaron con condenas, y cuántos ingresaron a penales sujetos a investigación?), ¿a usted este dato le parece un parámetro válido para medir el éxito de la Fiscalía y el grado de seguridad en el país?

19. ¿Qué evaluación tiene del Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia y del rol del Fiscal General dentro de este ente dirigido por Casa Presidencial? ¿Piensa que corresponde al Fiscal limitar el alcance de discusión del Consejo, expresando un veto tajante contra cualquier forma de diálogo con las pandillas?

20. ¿Usted va a cerrar los cuatro centros de escucha ilegales sobre los cuales la Fiscalía tiene documentación?

21. Y la pregunta del millón: ¿Es necesaria y constitucionalmente viable una participación internacional en el combate a la impunidad y corrupción en El Salvador? ¿Y cómo establece usted la relación entre la FGR y una posible participación internacional en el combate a la corrupción y la impunidad?

Y de último una pregunta específica para el señor juez de instrucción Miguel Ángel García Argüello: ¿Cuándo piensa recusarse como juez del caso Francisco Flores? ¿O acaso no ve un conflicto de interés entre su papel de juez en el caso judicial más politizado del país y su candidatura a Fiscal General?

Espero haberles dado insumos para el delicado proceso de elección del nuevo Fiscal General de la República. Tal vez logremos el salto de calidad que el país merece en materia de justicia.

Saludos,
firma paolo 
(Mas!/El Diario de Hoy)

Carta a don Cleo, el anti héroe de “Malacrianza”

¡Quiubo, viejo!
A partir del 22 de octubre, cuando comienza a correr en todos los cines la película “Malacrianza” del director salvadoreño Arturo Menéndez, todo el mundo te conocerá – sólo para darse cuenta que todos tenemos años de conocerte. Te conocemos del barrio donde crecimos, de la esquina donde compramos los periódicos y el pan del desayuno. Te conocemos como si fueras parte de la familia: el maje que siempre se mete (o lo meten) en huevos, que se caga del miedo, pero que nunca se rinde y al final… sobrevive.


Con esta su primera película largometraje de ficción, Arturo Menéndez logró captar e inmortalizar a un ícono guanaco, al anti héroe del barrio, con el cual millones de compatriotas se podrán identificar. Lograr esto no es poca cosa para un cineasta tan joven. Sólo con esto, Arturo muestra que es buen observador y escritor. Logró crear un personaje y una trama que conectan con la gente. Algo habrá aprendido de su tata, el pintor César (“Chele Coco”) Menéndez, quien tiene este don de entender, captar y plasmar íconos…

Pero lo más sorprendente es que Arturo no sólo tuvo una buenísima idea, sino que logró realizarla, ponerla en pantalla. Esto comienza con la capacidad de conseguir a todo el equipo que se necesita para rodar y editar un largometraje. Empezando con un actor como vos, Salvador Solís, que puede dar vida a don Cleo; los camarógrafos, los técnicos de luces y sonido, la mara de Meridiano89, los editores en México que agarraron el rough-cut y lo convirtieron en película.

Hay dos maneras de conseguir todo esto: o con pisto, o con la capacidad de contagiar a los amigos al punto que todos quieren ser parte del proyecto. Este es el segundo gran don de Arturo Menéndez: saber cómo entusiasmar a los amigos y los amigos de los amigos. Sin esto no se hace películas, porque el cine no es obra de un genio, sino de todo un equipo, pero que necesita detrás o un productor cagado en pisto – o un loco que sepa entusiasmar a los demás hasta que trabajen lo doble y de choto…

arturo-malacrianzaEl resultado: Una película que cuenta una historia humana, trágica y cómica a la vez, bien realizada, con escenas brillantes, diálogos con chispa, también con improvisaciones. Hasta las fallas son simpáticas: dejen ver que esta película fue hecha con las uñas.
“Malacrianza” es la historia de don Cleo, a quien quieren poner renta. Acompañamos a Cleo deambulando por la ciudad y sus barrios para salir vivo de este huevo. Con un desenlace sorprendente: los pandilleros, donde en sus desesperación Cleo busca compasión, se encachimban – pero no con él, sino con el extorsionista h.d.p. que se atrevió a invadir el negocio de ellos. Una película muy guanaca, muy de barrio, pero al mismo tiempo universal: cualquiera en Estados Unidos o incluso en Europa o Japón puede entender esta historia de angustia y amor…

“Malacrianza” muestra el gran potencial de Arturo Menéndez – y el potencial literario del drama que cotidianamente vive la gente en nuestros barrios. Si estos dos potenciales se juntan, nace arte. Puede ser literatura, o pintura, o teatro, o cine profesional, bien hecho, que puede competir en el mercado internacional. Cine que nos entretiene y nos provoca, pero sin sermonearnos…

Hay una gran expectativa por el estreno de esta película. Claro, no es cualquier día que se lanza una película de ficción y acción hecha en El Salvador. Veo en los redes sociales muchos que dicen que “¡hay que apoyar al arte nacional!” Gran paja: Hay que apoyar lo bueno. Y si lo bueno resulta hecho en El Salvador, mucho que mejor…

Cuidado con la consigna “Hay que apoyar los nuestro”. Con esta actitud nos quieren convencer que hasta Álvaro Torres es un gran artista. Hubo películas salvadoreñas feas como “Sobreviviendo Guazapa” o “Voces Inocentes”, unos melodramas panfletarios y mal hechos. Y por más que nos dijeran “No están tan malas, por ser salvadoreñas”, resultaron siendo espantosas.

No se trata de ir al cine para apoyar a un artista sólo por guanaco y aunque sea mediocre. Vayan al cine para ver a don Cleo, personificado por un actor genial, en una gran película llamada “Malacrianza”. Déjense divertir y provocar.

Se lo recomienda
Mas!/El Diario de Hoy